Bra­sil. La impo­si­ción de gran­des for­tu­nas gana fuer­za fren­te a la pan­de­mia de coro­na­vi­rus

Caro­li­ne Oli­vei­ra *, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de Abril de 2020.-

.

El impues­to sobre los más ricos está pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción y podría ayu­dar a luchar con­tra covid-19

.

La pan­de­mia cau­sa­da por el nue­vo coro­na­vi­rus res­ca­tó el deba­te sobre ini­cia­ti­vas des­ti­na­das a expan­dir la igual­dad social. Des­pués del ingre­so bási­co, que brin­da asis­ten­cia finan­cie­ra a los bra­si­le­ños duran­te el ais­la­mien­to social, el pro­yec­to para gra­var gran­des for­tu­nas está ganan­do fuer­za. 

El lunes (13), Bra­sil Fren­te Popu­lar y Popu­lar ‘s Fren­te Sin Mie­do comen­za­do la cam­pa­ña Gra­var For­tu­nas para sal­var vidas por medio de una peti­ción .

La cam­pa­ña pro­po­ne gra­var las ganan­cias y los divi­den­dos de las per­so­nas que poseen cuo­tas y par­ti­ci­pa­cio­nes en empre­sas; la ins­ti­tu­ción de una tasa sobre las ganan­cias remi­ti­das al exte­rior; la recau­da­ción del impues­to sobre gran­des for­tu­nas, pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción Fede­ral; hacer más efec­ti­va la recau­da­ción del Impues­to sobre la Pro­pie­dad Terri­to­rial Rural (ITR), actua­li­zan­do los valo­res de las gran­des pro­pie­da­des que están total­men­te des­ac­tua­li­za­das; y el prés­ta­mo obli­ga­to­rio de empre­sas con acti­vos supe­rio­res a R $ 1 mil millo­nes.

«La enor­me des­igual­dad social, resul­ta­do de la injus­ta car­ga tri­bu­ta­ria en Bra­sil, nos ha lle­va­do al nivel que tene­mos hoy. Es urgen­te que se imple­men­ten medi­das tri­bu­ta­rias en el últi­mo piso para que poda­mos avan­zar hacia la Jus­ti­cia Fis­cal. Los acu­mu­la­do­res de rique­za, los ban­que­ros, Los espe­cu­la­do­res del mer­ca­do finan­cie­ro, los millo­na­rios son los que pagan menos impues­tos en Bra­sil hoy y son los que más se que­jan de que el Esta­do es dema­sia­do gran­de. Tene­mos que gra­var a los que ganan más y dis­mi­nuir a los que ganan menos, los más pobres «, dice el tex­to de Pre­sen­ta­ción de la cam­pa­ña.

.

Pro­pues­tas en el Con­gre­so Nacio­nal

Des­de el comien­zo de la pan­de­mia, se han crea­do dos pro­yec­tos de ley en el Sena­do Fede­ral. El pri­me­ro, escri­to por la sena­do­ra Eli­zia­ne Gama (Cida­da­nia-MA), crea un impues­to que varía del 0.5% al​1%, depen­dien­do del valor de los acti­vos, con el obje­ti­vo de finan­ciar polí­ti­cas de pro­tec­ción social con­tra el covid-19. 

Como un impues­to solo se pue­de imple­men­tar a par­tir del año siguien­te a su crea­ción, el pro­yec­to tam­bién pre­vé un prés­ta­mo obli­ga­to­rio, que gene­ra­ría ingre­sos más rápi­da­men­te, pero que se paga­ría des­pués de 2021. En ambos casos, las for­tu­nas logra­das son aque­llas que exce­der 12 mil veces el lími­te de exen­ción del impues­to sobre la ren­ta, que actual­men­te es de R $ 1.903,98 mil. De apro­bar­se, la ley apun­ta­ría a acti­vos de más de R $ 22,8 millo­nes. 

Otro pro­yec­to de ley, del Sena­dor José Reguf­fe (Pode-DF), sigue el mis­mo camino: impues­tos, a una tasa del 0.5% anual, sobre acti­vos de más de 50 mil sala­rios míni­mos. En otras pala­bras, el pro­yec­to alcan­za for­tu­nas por enci­ma de R $ 52,2 millo­nes. Una per­so­na que tenía este patri­mo­nio, por ejem­plo, paga­ría un impues­to anual de R $ 261 mil. Sin embar­go, el pro­ce­sa­mien­to de ambos pro­yec­tos de ley encuen­tra obs­tácu­los y aún no ha comen­za­do en el Sena­do.

Estos pro­yec­tos se unen a otros dos que ya esta­ban en el Sena­do. El sena­dor Plí­nio Valé­rio (PSDB-AM), el año pasa­do, sir­vió de base para la crea­ción de la pro­pues­ta pre­sen­ta­da por el sena­dor Eli­zia­ne. El pro­yec­to más anti­guo es el del sena­dor Pau­lo Paim (PT-RS), pro­pues­to en 2015, que crea un impues­to del 1% sobre las gran­des for­tu­nas. Nin­guno de ellos fue apre­cia­do por las comi­sio­nes en la casa.

.

El impues­to está pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción

La Cons­ti­tu­ción Fede­ral de Bra­sil esta­ble­ce, en el artícu­lo 153, la exis­ten­cia de un impues­to sobre las gran­des for­tu­nas , pero tam­bién dice que debe estar regu­la­do por una ley com­ple­men­ta­ria, lo que nun­ca suce­dió. «A menu­do, cuan­do se tra­ta de apro­bar este impues­to sobre las gran­des for­tu­nas, el gran argu­men­to que la gen­te hizo es que las per­so­nas más ricas toma­rán dine­ro del país, lo lle­va­rán a otro lugar y lue­go, ade­más de per­der dine­ro del país, podrá impo­ner impues­tos ”, dice Gra­zie­lle David, estu­dian­te de doc­to­ra­do en eco­no­mía y ase­so­ra de Tax Jus­ti­ce Net­work.

Sin embar­go, una regu­la­ción pue­de adop­tar el con­trol de la eva­sión y eva­sión de impues­tos para evi­tar el flu­jo de capi­tal, expli­ca el eco­no­mis­ta. “Natu­ral­men­te, las regu­la­cio­nes sobre impues­tos sobre gran­des for­tu­nas deben ir acom­pa­ña­das de regu­la­cio­nes sobre los flu­jos de capi­tal. Eso ya rom­pe un pri­mer argu­men­to. Los pro­yec­tos de este tipo tam­bién se enfren­tan a cues­tio­nes polí­ti­cas: los legis­la­do­res son de fami­lias tra­di­cio­na­les, que tie­nen una gran rique­za y heren­cia, por lo que «no hay inte­rés en auto­im­pues­tos», dice David.

Los dos pro­yec­tos pre­sen­ta­dos des­pués del ini­cio de la pan­de­mia son váli­dos. Si se apro­ba­ra la ley del sena­dor Eli­zia­ne Gama, el impues­to ten­dría la mis­ma dura­ción que el lími­te de gas­to, ins­ti­tui­do por una enmien­da cons­ti­tu­cio­nal en 2016. La pro­pues­ta del sena­dor José Reguf­fe solo esta­ría en vigen­cia duran­te el perío­do de la pan­de­mia.

El dine­ro ya podría estar en cir­cu­la­ción y uti­li­zar­se para equi­par hos­pi­ta­les y com­prar equi­pos, según el sena­dor Plí­nio Valé­rio. «Si nues­tro pro­yec­to para gra­var gran­des for­tu­nas hubie­ra sido apro­ba­do, Bra­sil esta­ría con­tan­do con tan­tos miles de millo­nes más para com­ba­tir el coro­na­vi­rus», escri­bió en su per­fil en Twit­ter.

Autor del pro­yec­to más anti­guo en cur­so, el sena­dor Pau­lo Paim tam­bién habló en la red social. «Guiar la tri­bu­ta­ción de gran­des for­tu­nas es tiem­po pasa­do», dijo. El par­la­men­ta­rio vol­vió a pre­sen­tar su pro­pues­ta a fines de mar­zo, soli­ci­tó que las cua­tro ini­cia­ti­vas pro­ce­die­ran jun­tas y pre­sen­tó una soli­ci­tud de urgen­cia. Según él, con la apro­ba­ción sería posi­ble recau­dar R $ 40 mil millo­nes por año, dine­ro que debe­ría usar­se para com­ba­tir el coro­na­vi­rus.

No hay con­sen­so hoy, dice Gra­zie­lle David, sobre cuán­to Bra­sil podría recau­dar de la crea­ción del impues­to. Los núme­ros varían entre los R $ 40 mil millo­nes men­cio­na­dos por Paim y R $ 100 mil millo­nes por año. Ella expli­ca que es más sim­ple hacer el cálcu­lo cuan­do se tra­ta de gra­var los ingre­sos, ya que hay bases de datos dis­po­ni­bles. Sin embar­go, cuan­do se tra­ta de rique­za acu­mu­la­da, la pro­yec­ción es más difí­cil, ya que no hay infor­ma­ción sobre el tama­ño de los acti­vos de los ciu­da­da­nos.

David expli­ca que los impues­tos son impor­tan­tes por dos razo­nes. La pri­me­ra es que Bra­sil nece­si­ta recau­dar recur­sos finan­cie­ros no solo por la cri­sis gene­ra­da por la pan­de­mia, sino tam­bién por los rema­nen­tes de la rece­sión eco­nó­mi­ca. Otro fac­tor es la nece­si­dad del país de encon­trar meca­nis­mos de finan­cia­ción más equi­ta­ti­vos. Se tra­ta de la «posi­bi­li­dad de redu­cir la des­igual­dad, una res­pues­ta más demo­crá­ti­ca y más jus­ta para hacer fren­te a la finan­cia­ción esta­tal», agre­ga.

.

Sis­te­ma tri­bu­ta­rio regre­si­vo

El eco­no­mis­ta Pedro Hum­ber­to Car­valho, espe­cia­lis­ta en tri­bu­ta­ción e inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca Apli­ca­da (IPEA), expli­ca que un posi­ble mode­lo para Bra­sil sería ins­ti­tuir un impues­to para el con­tri­bu­yen­te cuya rique­za decla­ra­da supere los R $ 10 millo­nes. Los impues­tos se rea­li­za­rían con tasas que van del 0,5% al​3%, lo que gene­ra­ría una recau­da­ción de R $ 40 mil millo­nes de 70 mil con­tri­bu­yen­tes. El mon­to sería equi­va­len­te al 0.5% del Pro­duc­to Interno Bra­si­le­ño (PIB). 

Car­valho dice que este tipo de impues­to miti­ga­ría el efec­to regre­si­vo del sis­te­ma tri­bu­ta­rio del país . “Es una alter­na­ti­va lle­gar a la tri­bu­ta­ción de los bra­si­le­ños que real­men­te no pagan el impues­to sobre la ren­ta, ya que cae abrup­ta­men­te cuan­do lle­ga al 0.5% más rico de la pobla­ción. Esta cla­se de con­tri­bu­yen­tes tie­ne una bue­na par­te de sus ingre­sos exen­tos de impues­tos debi­do a la exen­ción de ganan­cias y divi­den­dos ”, expli­ca. 

Actual­men­te, la pro­pues­ta «Refor­ma jus­ta y soli­da­ria» se está pro­ce­san­do en el Con­gre­so Nacio­nal, que toca pre­ci­sa­men­te la regre­si­vi­dad del sis­te­ma tri­bu­ta­rio. Según el eco­no­mis­ta Eduar­do Fag­na­ni, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Esta­tal de Cam­pi­nas (Uni­camp), esta es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de des­igual­dad eco­nó­mi­ca en el país. Bra­sil ocu­pó el sép­ti­mo lugar entre los paí­ses más des­igua­les del mun­do en un infor­me del Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD) publi­ca­do en diciem­bre de 2019.

«No es cier­to que Bra­sil ten­ga la car­ga fis­cal más alta del mun­do, pero es cier­to que somos cam­peo­nes mun­dia­les en gra­var el con­su­mo, lo que repre­sen­ta casi el 50% del total recau­da­do, mien­tras que el pro­me­dio de los paí­ses de la OCDE es del 32% y, en los Esta­dos Uni­dos, 17%. El pro­ble­ma con gra­var el con­su­mo es que pena­li­za a los pobres, que con­su­men todo lo que ganan «, dice. 

La refor­ma cuen­ta con el res­pal­do de todos los par­ti­dos de opo­si­ción y hace refe­ren­cia a 40 exper­tos en el tema, inclui­dos eco­no­mis­tas y audi­to­res fis­ca­les. El obje­ti­vo es sim­pli­fi­car los impues­tos, pero tam­bién aumen­tar la pro­gre­si­vi­dad, aumen­tar los impues­tos sobre la ren­ta y la rique­za y redu­cir los impues­tos sobre el con­su­mo y la nómi­na. 

Según la pro­pues­ta, no se gra­va­rían los ingre­sos de has­ta cua­tro sala­rios míni­mos. Por lo tan­to, el 38.55% de los con­tri­bu­yen­tes esta­ría exen­to del Impues­to a la Ren­ta Per­so­nal (IRPF). Para ingre­sos que osci­lan entre cua­tro y 40 sala­rios, habría una tasa que comen­za­ría en 7.5% que aumen­ta­ría pro­gre­si­va­men­te a 27.5%. A par­tir de 40 sala­rios míni­mos, los impues­tos comen­za­rían en un 35% y podrían alcan­zar el 40%.

.

*Bra­sil Do Fato – Edi­ción: Cris Rodri­gues y Lean­dro Meli­to

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *