Argen­ti­na. Ama­ne­cer, entre ruinas

Sobre la impor­tan­cia del rol del Esta­do para enca­be­zar la lucha con­tra la pan­de­mia y para enfren­tar a los que pre­ten­den hacer de la cri­sis una opor­tu­ni­dad para seguir ganando

Por Car­los Saglul */​Resu­men Latinoamericano/​13 de abril 2020 .—

“Esta­mos en gue­rra”, la metá­fo­ra que se repi­te cuan­do se habla de la lucha con­tra el Coro­na­vi­rus. Y no es exa­ge­ra­do. Cuan­do todo esto ter­mi­ne, los sobre­vi­vien­tes se encon­tra­rán con un mun­do devas­ta­do eco­nó­mi­ca­men­te. Algu­nos lo com­pa­ran con el día des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Será sin dudas un ama­ne­cer entre ruinas.

¿Quién paga­rá la recons­truc­ción? ¿Los due­ños del poder eco­nó­mi­co que des­de el prin­ci­pio pre­sio­na­ron para que se levan­ta­ra la cua­ren­te­na? Les preo­cu­pa la eco­no­mía, dicen. En reali­dad, lo úni­co que los des­ve­la son sus pér­di­das. En Bér­ga­mo, Ita­lia ‑a dife­ren­cia de lo que paso en Argen­ti­na- el gobierno fue permea­ble a la pre­sión de Tena­ris (la empre­sa del Gru­po Roc­ca) y otras mul­ti­na­cio­na­les en cuan­to a la apli­ca­ción de la cua­ren­te­na. Los resul­ta­dos están a la vis­ta. Ya no hay lugar en los cemen­te­rios. Un dia­rio titu­ló “Geno­ci­dio patronal”.

“El deba­te sobre si el coro­na­vi­rus es una fabri­ca­ción de labo­ra­to­rio como arma de gue­rra o si es un emer­gen­te bio­ló­gi­co natu­ral de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral pue­de ser ocio­so des­de el pun­to de vis­ta de sus con­se­cuen­cias”, dice en un artícu­lo el pro­fe­sor de Teo­ría Eco­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y ex jefe gue­rri­lle­ro, Mario Eduar­do Fir­me­nich, quien afir­ma que los paí­ses deben estar pre­pa­ra­dos para la reite­ra­ción de con­tin­gen­cias de este tipo. Es inge­nuo pen­sar que esta cri­sis no pue­de vol­ver a repe­tir­se y es un argu­men­to más sobre la impor­tan­cia de la cen­tra­li­dad del Esta­do como úni­ca herra­mien­ta capaz de combatirla.

En Esta­dos Uni­dos, Ita­lia, Fran­cia y otros paí­ses de los deno­mi­na­dos ricos fal­tan camas, res­pi­ra­do­res. “La pan­de­mia nos sobre­pa­sa”, dicen los gobier­nos como si fue­ra una fata­li­dad. Y es men­ti­ra. El vacia­mien­to del Esta­do, el debi­li­ta­mien­to de la salud públi­ca en per­jui­cio de la mayo­ría de la pobla­ción para que solo ten­gan dere­cho a la salud quie­nes pue­den pagar­la fue una deci­sión polí­ti­ca. Un artícu­lo publi­ca­do en Le Mon­de Diplo­ma­ti­que seña­la que “en 1980 Fran­cia dis­po­nía de 1 cama cada 100 habi­tan­tes. Hoy tie­ne 6. En Esta­dos Uni­dos, las 7,9 camas cada mil habi­tan­tes inven­ta­ria­das en 1980 se redu­cen a 2,8 en 2016. Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, Ita­lia con­ta­ba con 922 camas x 1000 habi­tan­tes en 1980, con­tra 275 luga­res años más tarde”.

“Los cul­to­res del Esta­do míni­mo deben refle­xio­nar”, dijo el pasa­do domin­go el gober­na­dor Axel Kici­llof pasan­do por alto que no se tra­ta de sim­ples opi­nio­nes encon­tra­das sino de intere­ses con­tra­pues­tos. La des­truc­ción del Esta­do no fue “un exceso”.

Cuan­do se habla de la cen­tra­li­dad del Esta­do en el com­ba­te de la pan­de­mia, impli­ca la nece­si­dad de que todos los sec­to­res de la vida nacio­nal ‑como en una gue­rra- estén supe­di­ta­dos a ese come­ti­do. Las fábri­cas de coches deben dejar su ruti­na para hacer res­pi­ra­do­res. Los talle­res tex­ti­les se dedi­can la pro­duc­ción de bar­bi­jos. En los asti­lle­ros hacen camas de hospital.

El sec­tor ban­ca­rio debe­rá prio­ri­zar ayu­dar a pagar los sala­rios para que la gen­te pue­da sobre­vi­vir en la emer­gen­cia. Dar cré­di­to para man­te­ner los pues­tos de tra­ba­jo e incre­men­tar­los. Has­ta los por­te­ros deben cam­biar su rol, asis­tien­do en sus edi­fi­cios a los ancia­nos que viven solos.

La pobla­ción cola­bo­ra. Pero, ¿el Poder Eco­nó­mi­co tam­bién lo hace?

Así como emo­cio­na la acti­tud de los tra­ba­ja­do­res de la salud, los inves­ti­ga­do­res, indig­na la acti­tud de las gran­des empre­sas que des­pi­den y sus­pen­den con la ines­ti­ma­ble cola­bo­ra­ción de sin­di­ca­tos que han lle­ga­do al col­mo de fir­mar con­ve­nios don­de los obre­ros se pagan su pro­pia cesan­tía. Los ban­cos deri­van el aho­rro de los argen­ti­nos a la espe­cu­la­ción finan­cie­ra en lugar de finan­ciar a la pro­duc­ción. Le eva­sión sigue sien­do escan­da­lo­sa. El Esta­do ya no pue­de man­te­ner­se finan­cián­do­se de los que menos tie­nen median­te impues­tos al con­su­mo con­tra­ca­ra del frau­de fis­cal de los millo­na­rios que deri­van sus ganan­cias a paraí­sos fis­ca­les en medio de la impu­ni­dad más absoluta.

“La mano del mer­ca­do fun­cio­na pero hay que tener cui­da­do cuan­do se jun­tan los ban­que­ros, comer­cian­tes o empre­sa­rios por­que siem­pre van a tra­tar de armar mono­po­lios y el Esta­do debe con­tro­lar­los”. No lo escri­bió Car­los Marx sino Adam Smith en “La rique­za de las naciones”.

Es ver­dad ‑como insis­te el gobierno- que la lucha con­tra el coro­na­vi­rus y velar por la mar­cha eco­nó­mi­ca no son tareas con­tra­dic­to­rias. Tam­bién es cier­to que será difí­cil lle­var a buen puer­to esta lucha si no se actúa tenien­do en cuen­ta que la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de los ali­men­tos es un área estra­té­gi­ca. No pue­den estar en manos de espe­cu­la­do­res. Los pre­cios deben ser con­tro­la­dos, no impor­ta cuán­tas clau­su­ras haya que rea­li­zar. La ban­ca no pue­de seguir enri­que­cién­do­se con el aho­rro de los argen­ti­nos mien­tras se des­fi­nan­cia a la pro­duc­ción. Deben dete­ner­se los des­pi­dos. No es posi­ble que mul­ti­na­cio­na­les mul­ti­mi­llo­na­rias le paguen la mitad del suel­do a sus emplea­dos. Se nece­si­ta un Esta­do fuer­te más allá de lo decla­ma­to­rio. Retar a los ban­que­ros y millo­na­rios tie­ne poco efec­to. La mayo­ría de los argen­ti­nos ya lle­va­mos dema­sia­do tiem­po con la mano del mer­ca­do en el bol­si­llo para seguir come­tien­do el mis­mo error.

*Fuen­te: Canal Abier­to /​Ilus­tra­ción: Mar­ce­lo Spotti

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *