Pales­ti­na. Cár­ce­les y pri­sio­nes para Falas­tín-Pales­ti­na mol­dean el cuer­po de lo que lla­man Israel

Ramón Pedre­gal Casa­no­va /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​13 de abril de 2020 – En medio del cam­po bal­dío, cubier­tos con cha­pa metá­li­ca ondu­la­da, hay unos barra­co­nes que sir­ven de cole­gio a la infan­cia de las pobla­cio­nes cer­ca­nas. Delan­te de sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, que están de pie, en filas, una niña lee con voz encen­di­da: Bue­nos días patria mía. Bue­nos días tie­rra que­ri­da des­de siem­pre. ¡Viva Pales­ti­na libre y ára­be! ¡Viva!, gri­tan los demás. Enton­ces sue­na el himno de Pales­ti­na por un alta­voz, y jun­tos can­tan: Mi patria, mi tie­rra, la tie­rra de mis ances­tros. Mi patria, mi patria, mi patria, mi pue­blo, mi pue­blo eterno. Con mi deter­mi­na­ción, mi fue­go y el vol­cán de mi regre­so esca­lé mon­ta­ñas, luché, alcan­cé lo impo­si­ble, me libe­ré de mis cade­nas. …

Son las Niñas y Niños de Pales­ti­na la pró­xi­ma gene­ra­ción que va a pasar por las pri­sio­nes del ente sio­nis­ta. Ya lo están sien­do. El lla­ma­do esta­do de Israel ha meti­do en sus cár­ce­les al mayor núme­ro de pri­sio­ne­ros del mun­do, casi la mitad de la pobla­ción de Pales­ti­na ha esta­do en las cár­ce­les del inva­sor, en todas las fami­lias hay pri­sio­ne­ros, muer­tos y heri­dos. El año del esta­ble­ci­mien­to del régi­men sio­nis­ta fue 1948, des­de enton­ces han sido cien­tos de miles quie­nes han per­ma­ne­ci­do en cel­das y en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas. Por estas mis­mas fechas hace doce meses recor­dá­ba­mos el docu­men­to titu­la­do: “La solu­ción, un Esta­do pales­tino libre, inde­pen­dien­te y sobe­rano” http://​www​.rebe​lion​.org/​d​o​c​s​/​2​2​3​3​3​0​.​pdf en el que expo­ne­mos “… en Pales­ti­na es lo nor­mal, el ejér­ci­to inva­sor israe­lí detie­ne a la mayo­ría de los niños pales­ti­nos a altas horas de la noche de la mane­ra que he con­ta­do. En un cuar­tel se les inte­rro­ga sin defen­sa y emplean­do la vio­len­cia físi­ca y ver­bal, se les encie­rra en cel­das de ais­la­mien­to y se les encar­ce­la sin que pue­dan ver a nadie duran­te días, en cen­te­na­res de casos duran­te meses, ais­la­dos de todo. Los inva­so­res quie­ren que les cuen­ten de qué hablan en su casa, quién pro­tes­ta más con­tra los ocu­pan­tes, si saben de alguien resis­ten­te a la ocu­pa­ción,…

Cuan­do un gru­po de abo­ga­dos ingle­ses que for­man par­te de una aso­cia­ción de defen­sa de los niños, vio a las niñas y los niños tra­ta­dos como se ha des­cri­to, pro­tes­tó pidien­do res­pon­sa­bi­li­da­des; des­de la fis­ca­lía mili­tar de los inva­so­res de Pales­ti­na la res­pues­ta fue la siguien­te : “cada niño pales­tino es un terro­ris­ta en poten­cia”.

En la Secre­ta­ría Gene­ral de la ONU para la Cues­tión de los Niños tie­nen una res­pues­ta a esa afir­ma­ción: Se ha pro­pues­to “incluir al ejér­ci­to sio­nis­ta en la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas, como Al Qae­da, Boko Haram, Isis y Tali­bán”.

Algu­nos datos:

El Fon­do de las Nacio­nes Uni­das para la Infan­cia (UNICEF) infor­ma que “más de 370.000 niños pales­ti­nos de Gaza tie­nen nece­si­dad inme­dia­ta de apo­yo psi­co­so­cial, pri­me­ros auxi­lios y cui­da­dos, como con­se­cuen­cia de la agre­sión israe­lí.”

El 97% de los niños de Gaza ha sufri­do la vio­len­cia del ejér­ci­to israe­lí.

  1. El 70% de los niños pales­ti­nos de Cis­jor­da­nia ha sufri­do la vio­len­cia del ejér­ci­to israe­lí.
  2. Más del 40% de los niños pales­ti­nos ha per­di­do algún fami­liar en la últi­ma gue­rra.

Otro 40% de los niños pales­ti­nos ha teni­do a un fami­liar pre­so duran­te la gue­rra.

El 96% de los niños pales­ti­nos se ha vis­to expues­to a los gases lacri­mó­ge­nos.

El 85% de los niños pales­ti­nos ha sido víc­ti­ma de los alla­na­mien­tos noc­tur­nos del ejér­ci­to israe­lí.

El 28% de los niños pales­ti­nos tie­ne por lo menos un her­mano en pri­sión.

El 37% de los niños pales­ti­nos ha sido heri­do por muni­ción real del ejér­ci­to israe­lí.

El 50% de los niños pales­ti­nos ha sido dete­ni­do por el ejér­ci­to israe­lí.

Los Niños y Niñas son dete­ni­dos en la calle, en sus casas, en los cole­gios, y sobre ellos des­car­gan todo el odio de que son capa­ces, tor­tu­rán­do­les, ame­na­zán­do­les de muer­te, emplean­do con ellos la vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, el terror, no deján­do­les ver a su fami­lia ni hablar con ella por telé­fono, no per­mi­tién­do­les tener libros ni seguir sus estu­dios, inte­rro­gán­do­les con insul­tos y gol­pes para que digan, ya hemos vis­to antes, de qué se habla en su casa, quién está con­tra la ocu­pa­ción, a quién cono­cen, visi­tan, o quién les visi­ta. Des­de 1967 han sido encar­ce­la­dos 60.000 Niños y Niñas, y des­de el año 2000 ya se acer­can a los 20.000 infan­tes que han esta­do dete­ni­dos y encar­ce­la­dos, y casi 500 están hoy en pri­sión.

Las cár­ce­les y pri­sio­nes para Pales­ti­nas y Pales­ti­nos, para Falas­tín-Pales­ti­na, son la arci­lla con que la poten­cia colo­nial mol­dea su cuer­po, car­ne y san­gre, de eso que sus res­pon­sa­bles lla­man Israel.

A con­ti­nua­ción reco­jo las pala­bras del perio­dis­ta, Miguel-Anxo Mura­do, que tra­ba­jó en el 2000 para las Nacio­nes Uni­das en Pales­ti­na, escri­tas en su libro-memo­ria de su estan­cia allí, titu­la­do Fin de siglo en Pales­ti­na: Los sol­da­dos habían meti­do en camio­nes a todos los hom­bres de entre quin­ce y cin­cuen­ta años y los tenían reclui­dos en Bet-El. … Allí los hom­bres y los mucha­chos de Rama­la espe­ra­ban sen­ta­dos a que lle­ga­sen los cola­bo­ra­cio­nis­tas enca­pu­cha­dos para sepa­rar a los que aca­ba­rían en cár­ce­les secre­tas de los israe­líes. La esce­na se repe­tía por todo el país, en cada pue­blo y en cada ciu­dad: los jeep mili­ta­res reco­rrían len­ta­men­te las calles gri­tan­do por un megá­fono un men­sa­je gra­ba­do en ára­be en el que se orde­na­ba a todos los hom­bres que se con­cen­tra­sen en la pla­za del pue­blo, o en la mez­qui­ta. Una vez esta­ban todos allí, unos páli­dos y otros enfer­mos de has­tío, lle­ga­ban los enca­pu­cha­dos, curio­sa­men­te dis­fra­za­dos igual que los terro­ris­tas sui­ci­das, escol­ta­dos por los sol­da­dos, e iban seña­lan­do con el dedo a uno, a otro más, para que los sol­da­dos se los lle­va­sen a los camio­nes. … En esos días, los pri­sio­ne­ros eran tan nume­ro­sos en toda Cis­jor­da­nia que el ejér­ci­to empe­zó a pin­tar­les núme­ros en los ante­bra­zos. Cuan­do esto se supo, esta­lló un escán­da­lo en el par­la­men­to israe­lí. Un dipu­tado, anti­guo super­vi­vien­te de los cam­pos de exter­mi­nio nazis, pedía expli­ca­cio­nes des­de la tri­bu­na, loco de ira. Pero la expli­ca­ción era evi­den­te. “Son dema­sia­dos ‑decía un mili­tar en las noti­cias-. ¿Qué quie­ren que haga­mos? Los nazis lo hacían por­que es un sis­te­ma que fun­cio­na bien. No lo copia­mos de ellos es que es así como se hacen estas cosas …”

Unas pági­nas más allá se refie­re a la con­ver­sa­ción man­te­ni­da con un pri­sio­ne­ro que ha sali­do y había tra­ba­ja­do con el autor:

… Son­rió y me mos­tró las muñe­cas, don­de se veían unas seña­les rojas. Eran las mar­cas de los estri­bos de plás­ti­co que uti­li­za­ban los sol­da­dos para atar a los pri­sio­ne­ros. Aho­ra todos los pales­ti­nos lle­va­ban esa mar­ca en las muñe­cas que pare­cía el ras­tro de un inten­to de sui­ci­dio. En el fon­do, no era muy dis­tin­to de los núme­ros que tan­to habían escan­da­li­za­do en el Kné­set.

Algu­nas cifras refe­ri­das al momen­to actual: cer­ca de 500 Niños y Niñas están en pri­sión.

59 muje­res están pri­sio­ne­ras.

Cer­ca de 500 bajo deten­ción admi­nis­tra­ti­va, una fór­mu­la emplea­da por el ejér­ci­to tur­co en su impe­rio, que Ingla­te­rra man­tu­vo cuan­do sus­ti­tu­yó a aquél, y que el régi­men israe­lí man­tie­ne, es la deten­ción y encar­ce­la­mien­to sin acu­sa­ción ni jui­cio, que cada seis meses pue­de ser reno­va­da por los mili­ta­res a cuyo car­go está el pri­sio­ne­ro. La deten­ción admi­nis­tra­ti­va, cap­tu­ra, secues­tro, es con­tra al Dere­cho Inter­na­cio­nal y las Con­ven­cio­nes de Gine­bra en lo refe­ren­te a los pri­sio­ne­ros en terri­to­rios colo­nia­les y ocu­pa­dos.

Hay otros 1.500 pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras con enfer­me­da­des gra­ves y cró­ni­cas, cán­cer, car­dio­pa­tías, hepa­ti­tis, … y aho­ra coro­na­vi­rus. No reci­ben asis­ten­cia y muy esca­sa medi­ca­ción, y los que reci­ben algu­na no son infor­ma­dos sobre qué les están tra­tan­do.

Hay cer­ca de 600 que han sido con­de­na­dos a cade­na per­pe­tua.

700 cum­plen de 10 a 15 años en pri­sión.

478 lle­van 20 años.

140 lle­van más de 20 años.

20 lle­van más de 20 años en ais­la­mien­to.

2.000 no reci­ben visi­tas.

50 no reci­ben visi­tas des­de hace más de 5 años.

Des­de 1967 has­ta Noviem­bre de 2019 han sido ase­si­na­dos en las pri­sio­nes 222 Pales­ti­nos y Pales­ti­nas, de ellos 67 lo fue­ron por des­aten­ción y aban­dono médi­co, 75 ase­si­na­dos tras la deten­ción, 7 han sido que­ma­dos vivos, y 73 fue­ron tor­tu­ra­dos has­ta morir.

Los Pri­sio­ne­ros y Pri­sio­ne­ras han sido ence­rra­dos en pri­sio­nes que se encuen­tran en terri­to­rio israe­lí, excep­to una. Esto va con­tra el Artícu­lo 76 del IV Con­ve­nio de Gine­bra, ahí se afir­ma que los pri­sio­ne­ros del terri­to­rio ocu­pa­do deben per­ma­ne­cer en cár­ce­les y pri­sio­nes del terri­to­rio ocu­pa­do. Lue­go el régi­men sio­nis­ta sabe que actúa con­tra el Dere­cho y los acuer­dos inter­na­cio­na­les. Lle­ván­do­se a los Pri­sio­ne­ros y Pri­sio­ne­ras a terri­to­rio israe­lí, ade­más de ser ile­gal difi­cul­ta las visi­tas fami­lia­res si son algu­na vez per­mi­ti­das, que en ese caso sería des­pués de 3 meses de per­ma­ne­cer ence­rra­dos. Ade­más sólo pue­den visi­tar­los miem­bros del pri­mer nivel fami­liar y una vez al año, y los hijos cada 2 años. Las visi­tas duran 45 minu­tos.

A comien­zos del mes de mar­zo, las muje­res pri­sio­ne­ras de la cár­cel de Damon denun­cia­ron por medio de la Comi­sión de Dete­ni­dos que se encuen­tran en una situa­ción deses­pe­ra­da, pues sus peque­ñas cel­das están infec­ta­das de roe­do­res, el sue­lo y las pare­des lle­nas de hume­dad, que tan solo les dan una luz mor­te­ci­na, que los baños per­ma­ne­cen sucios y sin puer­tas, que solo tie­nen 30 minu­tos para salir al patio, que no tie­nen aten­ción médi­ca ni aten­ción psi­co­ló­gi­ca, y en los casos que nece­si­tan hos­pi­ta­li­za­ción tam­po­co son aten­di­das.

A media­dos de mar­zo el régi­men sio­na­zi prohi­bió a los Pri­sio­ne­ros Pales­ti­nos dis­po­ner de pro­duc­tos de lim­pie­za, y ha anu­la­do las esca­sas visi­tas de los médi­cos, tan solo son aten­di­dos aque­llos que pre­sen­tan esta­dos febri­les extre­ma­da­men­te altos.

La Comi­sión de Estu­dios de Pri­sio­ne­ros Pales­ti­nos denun­cia que los Pri­sio­ne­ros son uti­li­za­dos como ani­ma­les en ensa­yos médi­cos del sio­na­zis­mo.

La Comi­sión de Pri­sio­ne­ros denun­cia incur­sio­nes dia­rias en las cár­ce­les y cen­tros de deten­ción, y una gran can­ti­dad de pri­sio­ne­ros son trans­fe­ri­dos de una pri­sión a otra per­ma­ne­cien­do has­ta 18 horas en los fur­go­nes, y que, en oca­sio­nes, se les apa­lea y se les deja en jau­las al aire duran­te días y noches.

A esto se aña­de que hay pri­sio­ne­ros infec­ta­dos de coro­na­vi­rus debi­do a que los inte­rro­ga­to­rios han sido rea­li­za­dos por car­ce­le­ros y médi­cos que esta­ban con­ta­gia­dos, con lo que se teme la exten­sión rápi­da del virus pues las con­di­cio­nes de haci­na­mien­to y fal­ta de medios son pro­pi­cias para ello. El últi­mo caso de Pri­sio­ne­ro infec­ta­do ha sido en la pri­sión de Ash­ke­lon.

Con rela­ción a las cár­ce­les y pri­sio­nes secre­tas, hay que hablar de la que tie­ne por nom­bre el núme­ro 1391, situa­da pró­xi­ma a la línea de sepa­ra­ción con Cis­jor­da­nia, no figu­ra en nin­gún docu­men­to refe­ri­do a las pri­sio­nes, esta eli­mi­na­da de los mapas y se prohí­be cual­quier infor­ma­ción sobre ella. Cuan­do se la men­cio­na se dice que es peor que Guan­tá­na­mo. El Fis­cal de la Cor­te Supre­ma de Sudá­fri­ca, Golds­to­ne, ha decla­ra­do que es un agu­je­ro negro, pues quien es ence­rra­do allí no se le vuel­ve a ver ni a saber de él. No se sabe cuán­tos Pri­sio­ne­ros hay, y nin­guno de sus nom­bres figu­ran en nin­gún regis­tro. Se sos­pe­cha que, ade­más de Pales­ti­nos, en ella se encuen­tran los secues­tra­dos liba­ne­ses, jor­da­nos, sirios, egip­cios e ira­níes.

La infor­ma­ción de que se dis­po­ne es de Pri­sio­ne­ros que el ente sio­na­zi ence­rró en el 2002, cuan­do lle­vó a cabo deten­cio­nes masi­vas, al no caber más en las pri­sio­nes ordi­na­rias, un buen núme­ro de ellos fue­ron ence­rra­dos en la 1391. Debi­do a las denun­cias inter­na­cio­na­les por la des­apa­ri­ción de dete­ni­dos, el régi­men sio­nis­ta aca­bó decla­ran­do que los tenía en esa pri­sión secre­ta.

Si siem­pre hay que exi­gir la liber­tad de los Pri­sio­ne­ros y Pri­sio­ne­ras de Pales­ti­na, en momen­tos como el que esta­mos vivien­do de extre­ma gra­ve­dad por la exten­sión del coro­na­vi­rus, se hace más urgen­te su libe­ra­ción. Las orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias, los cen­tros inter­na­cio­na­les que se pro­nun­cian sobre los acon­te­ci­mien­tos más impor­tan­tes, Nacio­nes Uni­das, Liga Ára­be, … han pedi­do la libe­ra­ción inme­dia­ta de quie­nes sufren pri­sión bajo el régi­men de ocu­pa­ción israe­lí, en estos momen­tos, 7.000.

A la memo­ria vie­nen los ver­sos del poe­ma de Ahmad Dah­bur Can­ción pasa­je­ra a la tris­te­za: Cuan­do se derra­man los secre­tos en la últi­ma copa. /​Cuan­do la casa del hom­bre se con­vier­te en cár­cel. /​Cuan­do arde el jine­te en pleno medio­día, /​se des­pue­blan las pla­zas: has­ta la calle esca­pa de nosotros,/ y se mue­re la luz en el can­dil, /​el can­dil en la casa, /​y la casa se aba­te de tris­te­za. /¡Ah, jine­tes de la tie­rra pri­sio­ne­ra ! /​tras de voso­tros, la casa del hom­bre se ha con­ver­ti­do en cár­cel.

El 17 de Abril es el Día de los Pri­sio­ne­ros, así lo decla­ró en 1974 el Con­se­jo Nacio­nal Pales­tino.

Es de toda urgen­cia escu­char el lla­ma­do del Pue­blo Pales­tino para que se exi­ja la libe­ra­ción de todos sus padres, her­ma­nos, hijos e hijas que se encuen­tran en pri­sión, pero que ade­más en situa­ción de haci­na­mien­to y con­di­cio­nes com­ple­ta­men­te insa­lu­bres se expo­nen a morir por la infec­ción del coro­na­vi­rus.

Des­de estas líneas man­do mi abra­zo soli­da­rio inter­na­cio­na­lis­ta a quie­nes luchan con­tra el régi­men que per­si­gue y con­de­na a muje­res, hom­bres, Niños y Niñas de Pales­ti­na.

Ramón Pedre­gal Casa­no­va es autor de los libros: Gaza 51 días, Pales­ti­na. Cró­ni­cas de vida y Resis­ten­cia, Die­ta­rio de Cri­sis, Bel­ver Yin en la pers­pec­ti­va de géne­ro y Jesús Ferre­ro, y, Sie­te Nove­las de la Memo­ria His­tó­ri­ca. Pos­fa­cios. Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Euro­pea de Coope­ra­ción Inter­na­cio­nal y Estu­dios Socia­les AMANE. Miem­bro de la Comi­sión Euro­pea de Apo­yo a los Pri­sio­ne­ros Pales­ti­nos.

Miem­bro del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­ta Inter­na­cio­na­lis­ta (FAI).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *