Méxi­co. Sal­var a un bos­que de abe­tos con la ayu­da de las comu­ni­da­des

Agus­tín Del Cas­ti­llo /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de abril de 2020

Des­de hace 20 años, el oya­mel Abies coli­men­sis está en el cora­zón de las luchas que se han dado por con­ser­var los bos­ques tem­pla­dos del sur de Jalis­co, en el cen­tro de Méxi­co. Hoy, el futu­ro de ese árbol y de su eco­sis­te­ma depen­den de que no avan­cen aún más los sem­bra­díos de agua­ca­te y, sobre todo, de que las comu­ni­da­des sean alia­das en su pro­tec­ción.

El Abies coli­men­sis es un oya­mel cuya dis­tri­bu­ción se redu­ce a los alre­de­do­res del Neva­do de Coli­ma. Por encon­trar­se en un terri­to­rio tan limi­ta­do, en noviem­bre de 2019, este árbol se inclu­yó en el lis­ta­do de la Nor­ma Ofi­cial Mexi­ca­na 059, bajo la cate­go­ría de espe­cie En Peli­gro de extin­ción.

Dete­ner la comer­cia­li­za­ción de su made­ra e impul­sar polí­ti­cas que per­mi­tan con­ser­var los bos­ques en don­de sub­sis­te este árbol son accio­nes urgen­tes, expli­ca el bió­lo­go José Villa Cas­ti­llo, direc­tor del Par­que Nacio­nal Neva­do de Coli­ma y del Par­que Esta­tal Bos­ques Mesó­fi­los del Neva­do de Coli­ma, y uno de los pro­mo­to­res de que esta espe­cie se inclu­ye­ra en la NOM-059.

El desa­fío para con­ser­var este árbol es enor­me, reco­no­ce el fun­cio­na­rio. A la pre­sión que exis­te para apro­ve­char —sin un mane­jo sus­ten­ta­ble— la made­ra de los bos­ques, tam­bién se debe sumar un nue­vo pro­ble­ma: la expan­sión de la fron­te­ra agua­ca­te­ra.

Si se le deja cre­cer, el Abies coli­men­sis pue­de lle­gar a ser monu­men­tal: alcan­za has­ta 60 metros de altu­ra y dos de diá­me­tro. Para pro­te­ger a este gigan­te, espe­cia­lis­tas y comu­ni­da­des impul­san pro­yec­tos de eco­tu­ris­mo y con­ser­va­ción den­tro de los dos par­ques que se extien­den a los pies del Neva­do de Coli­ma.

Incen­dios que abren paso al agua­ca­te

En el 2012, un gru­po de inves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra (UdeG) pro­pu­sie­ron a la Secre­ta­ría de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (Semar­nat) el reco­no­ci­mien­to del Abies coli­men­sis como espe­cie úni­ca, dife­ren­cia­da del Abies reli­gio­sa, que es el oya­mel o abe­to domi­nan­te en el Eje Neo­vol­cá­ni­co, en el cen­tro de Méxi­co.

El Abies coli­men­sis “tie­ne una diver­si­dad gené­ti­ca extre­ma­da­men­te baja, la más baja cono­ci­da entre todas las espe­cies de Abies de Meso­amé­ri­ca y una de las más bajas entre las espe­cies arbó­reas del pla­ne­ta”. Su área de ocu­pa­ción “es muy redu­ci­da, de apro­xi­ma­da­men­te 150.02 kiló­me­tros cua­dra­dos”, es decir, 0.007 por cien­to del terri­to­rio de Méxi­co, escri­bie­ron los auto­res de la pro­pues­ta para incluir a esta espe­cie en la NOM-059.

Con sus 4260 metros sobre el nivel del mar, a menos de 40 kiló­me­tros del océano Pací­fi­co, el Neva­do de Coli­ma es una de las ocho cum­bres que supe­ran los cua­tro mil metros en Méxi­co; una isla evo­lu­ti­va, por­que sus eco­sis­te­mas en la par­te alta pre­sen­tan adap­ta­cio­nes úni­cas sin inter­ac­cio­nes en cien­tos de kiló­me­tros a la redon­da. Y el oya­mel Abies coli­men­sis es un ejem­plo de la dife­ren­cia­ción bio­ló­gi­ca que exis­te en ese lugar, expli­ca la inves­ti­ga­do­ra Liber­tad Arre­don­do, exper­ta en eco­lo­gía de alta mon­ta­ña.

Si bien este árbol se man­tu­vo en esa “isla evo­lu­ti­va”, su pano­ra­ma comen­zó a com­pli­car­se con el impac­to de la defo­res­ta­ción —en lo que con­tri­bu­yó la entre­ga, sin jus­ti­fi­ca­ción, de per­mi­sos para apro­ve­cha­mien­to fores­tal— y de los incen­dios pro­vo­ca­dos para cam­biar el uso de sue­lo, seña­lan los exper­tos que la pro­pu­sie­ron como espe­cie en ries­go.

Su len­ta tasa de cre­ci­mien­to, su alto gra­do de ero­sión gené­ti­ca, los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co y la migra­ción de nubes a par­tes más altas (fuen­te de hume­dad indis­pen­sa­ble para los oya­me­les) com­pli­can aún más el pano­ra­ma para este árbol, resal­tan los inves­ti­ga­do­res.

José Villa Cas­ti­llo, exper­to en gené­ti­ca y repro­duc­ción de pinos, con­fir­ma que el oya­mel del Neva­do de Coli­ma no se ha podi­do repro­du­cir con éxi­to en vive­ros, lo que impo­si­bi­li­ta el poder rea­li­zar accio­nes de refo­res­ta­ción para su recu­pe­ra­ción.

Los bos­ques de oya­mel don­de se encuen­tra el Abies coli­men­sis se sos­tie­nen en un cli­ma frío y húme­do, con luz esca­sa y penum­bra a nivel del soto­bos­que (el estra­to de arbus­tos). Se ubi­can, sobre todo, a media lade­ra o en barran­cas y caña­das. La espe­cie pros­pe­ra entre dos tipos de vege­ta­ción: bos­que mesó­fi­lo de mon­ta­ña y bos­que de coní­fe­ras y enci­nos, pero requie­re de un hábi­tat pri­ma­rio, es decir, un bos­que inte­gral con baja per­tur­ba­ción huma­na.

El fue­go es uno de sus prin­ci­pa­les enemi­gos, ya que las pro­ba­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia de plán­tu­las de Abies son míni­mas, agre­ga el direc­tor del par­que. En los últi­mos años, se han regis­tra­do cada vez más incen­dios pro­vo­ca­dos en la zona fores­tal, para así jus­ti­fi­car el cam­bio de uso de sue­lo y sem­brar agua­ca­te.

La inves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, Sonia Nava­rro Pérez, quien ha rea­li­za­do moni­to­reos e inven­ta­rios bio­ló­gi­cos en la zona, ha sido tes­ti­go de cómo el auge de la siem­bra de agua­ca­te ha pro­vo­ca­do la pér­di­da de impor­tan­tes áreas de bos­que.

Y cuen­ta el caso de la comu­ni­dad indí­ge­na de San José del Car­men, ubi­ca­da en el muni­ci­pio de Zapo­titlán de Vadi­llo, cer­ca de uno de los man­cho­nes de bos­que nubo­so: “está­ba­mos tra­ba­jan­do con ellos para esta­ble­cer alter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas ama­bles con la natu­ra­le­za. Pero cuan­do lle­gó el agua­ca­te, nos reba­só por com­ple­to”.

Des­de 2013, los bos­ques de coní­fe­ras del Neva­do de Coli­ma han per­di­do más de 6578 hec­tá­reas, por cau­sa de los incen­dios pro­vo­ca­dos para el cam­bio de uso de sue­lo para cul­ti­vos de agua­ca­te, gana­de­ría, así como por la tala ile­gal, de acuer­do con datos del Índi­ce de Pre­sión Eco­nó­mi­ca (Ries­go) de Defo­res­ta­ción (IRDef-INECC 2018).

“Una super­fi­cie ori­gi­nal de 7 mil hec­tá­reas de bos­que espe­cí­fi­ca­men­te de oya­mel está redu­ci­da a la mitad”, advier­te el direc­tor de los par­ques nacio­nal y esta­tal del Neva­do de Coli­ma, José Villa Cas­ti­llo.

La expan­sión de la siem­bra del agua­ca­te es la ame­na­za más recien­te de una serie de usos que han impac­ta­do en for­ma nega­ti­va la con­ser­va­ción de los bos­ques del maci­zo mon­ta­ño­so.

Entre los años cua­ren­ta y noven­ta del siglo XX, la Com­pa­ñía Indus­trial Aten­qui­que, una para­es­ta­tal, usó en exclu­si­va la made­ra de estos bos­ques bajo una con­ce­sión del esta­do mexi­cano. El efec­to fue “que los bos­ques fue­ron des­cre­ma­dos, es decir, se lle­va­ron lo mejor”, apun­ta Villa Cas­ti­llo.

Tras el tér­mino de la con­ce­sión, en 1995, no se tran­si­tó a un mode­lo sos­te­ni­ble de extrac­ción de made­ra: los eji­da­ta­rios y los peque­ños pro­pie­ta­rios se limi­ta­ban a ven­der bara­to “el mon­te” a las nue­vas indus­trias made­re­ras ubi­ca­das en Ciu­dad Guz­mán. “Allí se daban muchos abu­sos con­tra las comu­ni­da­des, se daba el dine­ro a los caci­ques, se deja­ban limos­nas al pue­blo y nues­tros bos­ques eran muy mal mane­ja­dos”, ase­gu­ra Rafael Gon­zá­lez Merín, expre­si­den­te ejidal de Hues­ca­la­pa.

Por eso, la apues­ta de este eji­do, pese a las iner­cias, es la con­ser­va­ción con pro­yec­tos pro­duc­ti­vos.

Con­ser­var un árbol de mano de las comu­ni­da­des

A dife­ren­cia de las comu­ni­da­des que se han deja­do sedu­cir por la siem­bra del agua­ca­te, el eji­do de Hues­ca­la­pa —en cuyas tie­rras comu­ni­ta­rias, que ocu­pan más de 1200 hec­tá­reas, se levan­tan bos­ques umbro­sos y húme­dos de pino, oya­mel y mesó­fi­lo de mon­ta­ña— ha resis­ti­do la ten­ta­ción.

El eji­do tam­bién ha hecho a un lado las pro­pues­tas que han reci­bi­do de la indus­tria fores­tal que se ha intere­sa­do en com­prar sus árbo­les.

En esta región de Jalis­co, la acti­vi­dad extrac­ti­va de made­ra “ha sido muy nega­ti­va, por­que la indus­tria ha mane­ja­do muy mal super­fi­cies deli­ca­das, con espe­cies tan res­trin­gi­das, por lo que esta­mos apo­yan­do y deto­nan­do pro­yec­tos con las comu­ni­da­des”, expli­ca Gerar­do Ber­na­bé Agua­yo, pre­si­den­te del patro­na­to Neva­do de Coli­ma y Cuen­cas Adya­cen­tes, aso­cia­ción civil crea­da hace dos déca­das por impul­so del gobierno del esta­do y que aca­ba de reci­bir el par­que fede­ral en coad­mi­nis­tra­ción, en bus­ca de cana­li­zar­le los recur­sos fis­ca­les des­ti­na­dos al área natu­ral. Para impul­sar la con­ser­va­ción de los par­ques fede­ral y esta­tal, esta aso­cia­ción tam­bién cuen­ta con el finan­cia­mien­to del sec­tor pri­va­do regio­nal.

El patro­na­to mane­ja seis millo­nes de pesos (poco más de 246 mil dóla­res) apor­ta­dos por el gobierno del esta­do en 2020; con los recur­sos del sec­tor pri­va­do ha podi­do acce­der a casi un millón y medio más (61 500 dóla­res).

El eji­da­ta­rio y pre­si­den­te de la coope­ra­ti­va eco­tu­rís­ti­ca El Alcá­zar, Rodri­go Can­te­ra Her­nán­dez, expli­ca que los caci­ques de Hues­ca­la­pa —fami­lias que por siem­pre con­tro­la­ron el eji­do — , saca­ron made­ra de los bos­ques de oya­mel, “pero no repor­ta­ban nada de dine­ro a los demás cam­pe­si­nos, por lo que lucha­mos para expul­sar­los y lo logra­mos ape­nas hace un par de años”.

En esta comu­ni­dad, los con­flic­tos por la made­ra se han regis­tra­do en tres momen­tos duran­te los últi­mos 20 años:

En 1999, un gru­po de eji­da­ta­rios ven­dió el “mon­te” a una indus­tria fores­tal de Ciu­dad Guz­mán; una movi­li­za­ción ciu­da­da­na detu­vo la tala cin­co meses des­pués.

En 2012, las auto­ri­da­des ambien­ta­les otor­ga­ron una nue­va auto­ri­za­ción para el apro­ve­cha­mien­to fores­tal en estos bos­ques, así que se reto­mó la extrac­ción de oya­mel. Un dic­ta­men del Ins­ti­tu­to de Dere­cho Ambien­tal (Idea), en don­de se mos­tra­ban las evi­den­cias cien­tí­fi­cas sobre la sin­gu­la­ri­dad de los abe­tos de la mon­ta­ña, obli­gó a la Semar­nat a reti­rar el per­mi­so.

En 2015, una nue­va auto­ri­za­ción para el apro­ve­cha­mien­to de made­ra en el bos­que de nie­bla fue sus­pen­di­da por un juez fede­ral.

Para que comu­ni­da­des, como el eji­do Hues­ca­la­pa, pue­dan tener opcio­nes eco­nó­mi­cas que no impli­quen el apro­ve­cha­mien­to de made­ra —debi­do al impac­to que eso pue­de tener en la pobla­ción que aún que­da de Abies coli­men­sis—, se impul­san accio­nes como el eco­tu­ris­mo.

El obje­ti­vo, seña­la Gerar­do Ber­na­bé Agua­yo, es que el bos­que natu­ral se con­ser­ve como “un capi­tal para la con­tem­pla­ción, el dis­fru­te, la pre­ser­va­ción de ser­vi­cios ambien­ta­les y la inves­ti­ga­ción”.

La coope­ra­ti­va El Alcá­zar reci­bió en 2019 poco más de un millón de pesos, recur­sos que per­mi­tie­ron con­tar con la infra­es­truc­tu­ra bási­ca para el pro­yec­to eco­tu­rís­ti­co. En 2020, exis­te la posi­bi­li­dad de otro finan­cia­mien­to por 3 millo­nes de pesos más para com­ple­tar el equi­pa­mien­to y mejo­rar los cami­nos, pero el apo­yo fue blo­quea­do en la asam­blea del eji­do, “no han enten­di­do que es para bene­fi­cio de todos, que no es dine­ro para nues­tros bol­si­llos”, lamen­ta Rodri­go Can­te­ra Her­nán­dez, el pre­si­den­te de la coope­ra­ti­va.

En el eji­do Hues­ca­la­pa, uno de los retos para impul­sar el cen­tro eco­tu­rís­ti­co ha sido las divi­sio­nes que exis­ten en la comu­ni­dad, entre quie­nes bus­can rea­li­zar apro­ve­cha­mien­to de made­ra y aque­llos que ya están con­ven­ci­dos de la impor­tan­cia de la con­ser­va­ción.

El direc­tor de los par­ques nacio­nal y esta­tal del Neva­do de Coli­ma, José Villa Cas­ti­llo, des­ta­ca que ade­más del cen­tro eco­tu­rís­ti­co El Alcá­zar, se impul­san pro­yec­tos simi­la­res en los eji­dos San José del Car­men y Zapo­titlán de Vadi­llo, en la lade­ra sur, muy cer­ca del lími­te de Jalis­co con el esta­do de Coli­ma.

En el eji­do San José del Car­men, cer­ca de los lími­tes con el esta­do de Coli­ma, se encuen­tra el cen­tro eco­tu­rís­ti­co Amixtlán. Se tra­ta de un núcleo de caba­ñas a la entra­da del bos­que de nie­bla que, des­de 2009, está bajo la cate­go­ría de Par­que Esta­tal.

“Noso­tros deci­di­mos pro­te­ger nues­tro bos­que mucho antes de que decla­ra­ran el par­que esta­tal, 20 años antes”, cuen­ta María de la Luz Cor­tés Reyes, líder comu­ni­ta­ria en San José del Car­men y recuer­da que, “cuan­do lle­ga­ron los made­re­ros a que­rer com­prar el mon­te”, los eji­da­ta­rios con­si­de­ra­ron que ofre­cían un pago muy bajo y “los des­tro­zos (que deja­ban) eran muchos”. Por eso, deci­die­ron “no tocar el bos­que, por­que nos pro­du­ce agua para los cul­ti­vos y para nues­tras casas”.

Cor­tés Reyes expli­ca que el eji­do logró cons­truir el cen­tro eco­tu­rís­ti­co por­que con­tó con recur­sos ges­tio­na­dos por el par­que y el patro­na­to. Pero seña­la que hace fal­ta dar mayor pro­mo­ción a la zona, ade­más de resol­ver pro­ble­mas urgen­tes, como la red de abas­te­ci­mien­to de agua.

En el eji­do Zapo­titlán de Vadi­llo tam­bién impul­sa­ron el cen­tro eco­tu­rís­ti­co Puer­ta de la Hacien­da, don­de la admi­nis­tra­ción de los par­ques apo­ya la pro­duc­ción bio­cul­tu­ral de aga­ve del maes­tro mez­ca­le­ro Maca­rio Par­ti­da de Zapo­titlán de Vadi­llo; lo mis­mo hacen con el maes­tro mez­ca­le­ro Rosa­rio Pine­da, de la comu­ni­dad Teta­pán.

Otros pro­yec­tos pro­duc­ti­vos que se impul­san entre las comu­ni­da­des son la pro­duc­ción orgá­ni­ca de hue­vos de mesa, de la peque­ña pro­duc­to­ra Efi­ge­nia Larios, de la comu­ni­dad el Tecuán. Ade­más, a los eji­dos Zapo­titlán de Vadi­llo, San José del Car­men y Hues­ca­la­pa se les pro­por­cio­na equi­po para las bri­ga­das de pre­ven­ción de incen­dios y mate­rial para obras de res­tau­ra­ción de sue­los fores­ta­les.

Tam­bién se rea­li­zan mura­les artís­ti­cos con el tema de la con­ser­va­ción del bos­que en las comu­ni­da­des de San José del Car­men y Zapo­titlán de Vadi­llo.

La inten­ción es que los posee­do­res de dere­chos en esta frá­gil mon­ta­ña, “com­pren­dan que hay otras opcio­nes a la tala, y que les pue­de gene­rar desa­rro­llo”, advier­te la inves­ti­ga­do­ra Liber­tad Arre­don­do.

De este modo, y pese a la fuer­te pre­sión para cam­bios de uso de sue­lo indu­ci­dos por la agro­in­dus­tria millo­na­ria del agua­ca­te y pro­pi­cia­dos por la alta impu­ni­dad que pre­va­le­ce en la zona rural, muchos due­ños de la tie­rra tra­tan de encon­trar un mode­lo en el que sus bos­ques per­ma­nez­can. Así lo advier­te José Ava­lo Lino, cam­pe­sino de San José del Car­men: “muchos veci­nos dicen que esta­mos ton­tos por no que­rer ven­der tan boni­to mon­te que tene­mos; pero ese dine­ro nomás te dura un rato. Esta­mos tan con­ven­ci­dos de impe­dir la tala que, mucho antes del decre­to de área natu­ral pro­te­gi­da, nues­tra asam­blea del eji­do ya había deci­di­do sal­var este bos­que. Vamos a seguir necios en esta deci­sión”, sub­ra­ya orgu­llo­so.

* Ima­gen prin­ci­pal: Bos­que de oya­mel o abe­tos en el Neva­do de Coli­ma, Jalis­co. Foto: Agus­tín del Cas­ti­llo.

Fuen­te: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *