Méxi­co. Los invi­si­bles no tie­nen el lujo de estar con­fi­na­dos

Marie Hibon /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​12 de abril de 2020

En un país en el que más de la mitad de los tra­ba­ja­do­res no tie­ne un con­tra­to ni cober­tu­ra social, la epi­de­mia de coro­na­vi­rus está actuan­do como una terri­ble reve­la­ción, exa­cer­ban­do las des­igual­da­des del país.

Cata­li­na se apo­ya en su carri­to refri­ge­ra­do. El jue­ves 26 de mar­zo, como todos los días, se puso su tra­je de ven­de­do­ra, azul eléc­tri­co, como la hie­le­ra cubier­ta con una som­bri­lla que arras­tra por las calles de Pachu­ca, un peque­ño pue­blo a una hora al nor­te de la capi­tal, Ciu­dad de Méxi­co. Está sola, de pie bajo un sol abra­sa­dor a fina­les de mar­zo, en la desier­ta Pla­za Juá­rez. « Los hela­dos, son los niños quie­nes los com­pran », sus­pi­ra. Las escue­las de todo el país cerra­ron cua­tro días antes, deján­do­la sola vagan­do por la ace­ra.

Cada día, Méxi­co se acer­ca un poco más a la cohor­te de otros paí­ses para­li­za­dos. El país entró en « esta­do de emer­gen­cia sani­ta­ria por cau­sa de fuer­za mayor » el lunes 30 de mar­zo, y las auto­ri­da­des orde­na­ron a la gen­te que per­ma­ne­cie­ra en sus casas y sus­pen­die­ron todas las acti­vi­da­des no esen­cia­les. Una por una, las tien­das de la capi­tal han echa­do el cerro­jo. Los últi­mos res­tau­ran­tes abier­tos cerra­ron sus entra­das y colo­ca­ron las sillas sobre las mesas, ofre­cien­do sólo pla­tos para lle­var. Las ofi­ci­nas de las torres de la Ave­ni­da Refor­ma en Ciu­dad de Méxi­co, don­de des­fi­lan los tra­jes y las cor­ba­tas, se han vacia­do.

Pero al que­dar­se en sus casas, este Méxi­co moderno, equi­pa­do para tra­ba­jar a dis­tan­cia y con una bille­te­ra lo sufi­cien­te­men­te abul­ta­da como para amon­to­nar rollos de papel higié­ni­co y kilos de hari­na en la des­pen­sa, ha visi­bi­li­za­do otro Méxi­co, que sigue man­te­nien­do en fun­cio­na­mien­to estos barrios adi­ne­ra­dos y aho­ra ador­me­ci­dos. Un Méxi­co de por­te­ros, per­so­nal de lim­pie­za, barren­de­ros y ven­de­do­res de comi­da calle­je­ra: en total, el 56% de los tra­ba­ja­do­res, es decir, trein­ta millo­nes de mexi­ca­nos, para quie­nes el con­fi­na­mien­to no es una opción.

María Euge­nia, con el delan­tal bor­da­do con esco­te cua­dra­do que carac­te­ri­za al per­so­nal de lim­pie­za del país, pule las ven­ta­nas del ves­tí­bu­lo de una resi­den­cia de alta gama en La Con­de­sa, el barrio más abur­gue­sa­do de la capi­tal. Está desean­do tener más tra­ba­jo, por­que mien­tras hay tra­ba­jo, hay dine­ro. Otros han sido menos afor­tu­na­dos: muchos emplea­dos domés­ti­cos han sido des­pe­di­dos de la noche a la maña­na por sus emplea­do­res des­de los pri­me­ros con­ta­gios.

Por­que en Méxi­co, ser emplea­do no garan­ti­za nin­gu­na segu­ri­dad. « En este país se pue­de ser emplea­do y pobre », expli­ca Roge­lio Gómez Her­mo­si­llo, coor­di­na­dor de la ONG Acción Ciu­da­da­na con­tra la Pobre­za. Cua­tro de cada diez emplea­dos no tie­nen un con­tra­to esta­ble o cober­tu­ra social. El resul­ta­do de « déca­das de vio­la­cio­nes del dere­cho labo­ral » fren­te a un Esta­do débil, inca­paz de hacer cum­plir sus leyes, con­ti­núa Gómez Her­mo­si­llo. « A fin de cuen­tas, es más bara­to para las empre­sas vio­lar el códi­go labo­ral, inclu­yen­do el cos­to de una con­de­na judi­cial, que emplear a la gen­te siguien­do las nor­mas ».

Des­de la pues­ta en mar­cha de las medi­das sani­ta­rias des­ti­na­das a com­ba­tir la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus, que ha cau­sa­do 94 muer­tes y 2.143 casos con­fir­ma­dos a fecha del 5 de abril, cada día se sal­da con nue­vas empre­sas que, ante la cri­sis, se des­ha­cen de sus emplea­dos. Alsea, un con­glo­me­ra­do que reagru­pa una dece­na de cade­nas de res­tau­ran­tes (Domino’s Piz­za, Bur­ger King, Star­bucks…), pro­pu­so a fina­les de mar­zo a sus emplea­dos « tomar­se un mes de des­can­so sin suel­do ». En el sec­tor de la res­tau­ra­ción y el turis­mo, es un baño de san­gre: en las pla­yas de la Rivie­ra Maya, la joya del turis­mo mexi­cano, la baja ocu­pa­ción hote­le­ra ha pro­vo­ca­do el des­pi­do de casi 60.000 emplea­dos del sec­tor en diez días.

Sin embar­go, el Gobierno ha sido tajan­te: todos los tra­ba­ja­do­res no esen­cia­les deben per­ma­ne­cer con­fi­na­dos en abril y sus emplea­do­res « están obli­ga­dos a pagar­les un sala­rio en este mes de epi­de­mia ». Una ilu­sión, se ríe María Euge­nia: « ¿Quién no que­rría estar en casa aho­ra mis­mo? Pero esto es Méxi­co… si me envían a casa, será sin mi paga ». Todos los días reza, cuan­do atra­vie­sa la puer­ta de su casa, para no ser por­tar el virus que podría con­ta­mi­nar a sus hijas.

Des­de hace varias sema­nas, las auto­ri­da­des sani­ta­rias inten­tan con­ci­liar los impe­ra­ti­vos de la salud con la reali­dad eco­nó­mi­ca del país, cuyo PIB se con­tra­jo un 0,1% el año pasa­do. El sub­se­cre­ta­rio de Salud Hugo López-Gatell, reco­no­ci­do epi­de­mió­lo­go y guía de la res­pues­ta guber­na­men­tal, lo ha dicho varias veces: « Asfi­xiar la eco­no­mía y la socie­dad podría tener con­se­cuen­cias devas­ta­do­ras, inclu­so más que la epi­de­mia de coro­na­vi­rus ». El pro­duc­to de esta estra­te­gia híbri­da es un decre­to –por natu­ra­le­za, obli­ga­to­rio- que pide a la pobla­ción cum­plir con la con­ten­ción volun­ta­ria, sin men­cio­nar san­ción algu­na. Una decla­ra­ción dota­da de múl­ti­ples con­tor­sio­nes para enviar a casa a aque­llos que pue­den per­mi­tír­se­lo sin for­zar a los demás.

Iván Agui­lar Ortiz, vein­tea­ñe­ro, lus­tra­bo­tas de Pachu­ca, no tie­ne inten­ción de vol­ver a casa. El joven, que sigue espe­ran­do a su pri­mer clien­te del día, está con­ven­ci­do de que el coro­na­vi­rus no es una enfer­me­dad, sino una cons­pi­ra­ción de Chi­na para robar a Esta­dos Uni­dos su con­di­ción de pri­me­ra poten­cia mun­dial. No es el úni­co: a pocos metros, el ven­de­dor de « pas­tas », los típi­cos bollos de hojal­dre de la ciu­dad, tam­bién cree ser más fuer­te que el virus.

Res­pues­tas des­ti­na­das a man­te­ner el peli­gro a dis­tan­cia por­que no pue­den pro­te­ger­se de él, teo­ri­za el inves­ti­ga­dor Patri­cio Solís, del Cen­tro de Estu­dios Socio­ló­gi­cos del Cole­gio de Méxi­co. « En Méxi­co, el con­cep­to de ser­vi­cio públi­co se fue des­man­te­lan­do gra­dual­men­te bajo los gobier­nos ante­rio­res. El Esta­do está poco pre­sen­te en la vida de las per­so­nas. Así pues, cuan­do pide a la pobla­ción que se que­de en casa para luchar con­tra un virus, se enfren­ta a un enor­me sec­tor que vive sin él, y que res­pon­de: “¿Por qué debe­ría­mos creer­te? ¿Qué auto­ri­dad tie­nes para venir a alte­rar el equi­li­brio?”»

Duran­te muchas sema­nas, una per­so­na­li­dad en par­ti­cu­lar ha man­te­ni­do este dis­cur­so de desa­fío vis-à-vis del virus: el pro­pio pre­si­den­te mexi­cano Andrés Manuel López Obra­dor. Ele­gi­do a fina­les de 2018 gra­cias a su recha­zo a la cla­se polí­ti­ca corrup­ta, AMLO, como se le cono­ce en Méxi­co, basó su legi­ti­mi­dad en su cer­ca­nía al pue­blo mexi­cano. El hom­bre que se jac­ta de haber visi­ta­do « todos los muni­ci­pios del país » se ha nega­do a inte­rrum­pir sus baños de masas en todos los rin­co­nes del país, ponien­do ale­gre­men­te a prue­ba el men­sa­je de las auto­ri­da­des sani­ta­rias, que tra­ta­ban de infun­dir en la pobla­ción la idea de una futu­ra cri­sis sani­ta­ria. Duran­te tres sema­nas, el pre­si­den­te inci­tó a los mexi­ca­nos a no renun­ciar a los apre­to­nes de manos; blan­dió amu­le­tos afir­man­do que le pro­te­ge­rían del virus y ani­mó a la gen­te a ir a los res­tau­ran­tes para apo­yar una eco­no­mía «fami­liar y popu­lar».

Un dis­cur­so « atrac­ti­vo para una par­te de esta eco­no­mía infor­mal, así como para la com­pro­me­ti­da cla­se media que tra­ta de apo­yar », des­ci­fra Patri­cio Solís, para quien « el pro­ble­ma de este dis­cur­so es que, aun­que pue­de estar del lado de los más débi­les, es con­tra­pro­du­cen­te ». Al seguir aban­do­nan­do sus hoga­res para ganar­se la vida, los tra­ba­ja­do­res se expo­nen más que nun­ca al virus, aun­que son pre­ci­sa­men­te los que care­cen de cober­tu­ra social. « El con­fi­na­mien­to debe con­ver­tir­se en un dere­cho, y para ello, el pre­si­den­te debe asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des como jefe del Eje­cu­ti­vo y poner en mar­cha un pro­gra­ma de com­pen­sa­ción para que este sec­tor de la pobla­ción pue­da per­ma­ne­cer en casa ».

El domin­go 5 de abril, des­pués de una sema­na más sobria dedi­ca­da a visi­tar hos­pi­ta­les, López Obra­dor se diri­gió solem­ne­men­te a la nación. A con­tra­co­rrien­te de los ambi­cio­sos pla­nes de apo­yo a la eco­no­mía local desa­rro­lla­dos por varios paí­ses de la región, el pre­si­den­te pin­tó un cua­dro de Méxi­co sin cam­bios por la cri­sis sani­ta­ria, que cali­fi­có de « tran­si­to­ria », pidien­do una « rápi­da recu­pe­ra­ción » del país. Fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca que se ave­ci­na, dio a cono­cer su pro­gra­ma de aus­te­ri­dad, anun­cian­do nue­vos recor­tes en los sala­rios de los altos fun­cio­na­rios y la crea­ción de dos millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo para fina­les de año.

Mien­tras tan­to, Cata­li­na, la ven­de­do­ra de hela­dos de Pachu­ca, se desin­fec­ta las manos con una mez­cla de agua, jabón y lejía, y se da una lar­ga ducha en cuan­to lle­ga a casa. « No pue­do hacer más », con­fie­sa. Los ser­vi­cios de salud del país están tra­ba­jan­do duro para pre­pa­rar­se para lo que vie­ne, pero el sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio care­ce de todo. Hoy en día, sólo hay 1.000 espe­cia­lis­tas en cui­da­dos inten­si­vos en el país, cuan­do se nece­si­ta­rían diez veces más, reco­no­ció el pre­si­den­te el pasa­do sába­do, antes lan­zar un lla­ma­mien­to des­ti­na­do a reclu­tar 20.000 médi­cos y enfer­me­ras en tres sema­nas para que reali­cen un cur­so de for­ma­ción exprés onli­ne.

El sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio, en un esce­na­rio opti­mis­ta, se pre­pa­ra para aten­der duran­te varias sema­nas a cer­ca de 10.000 pacien­tes en cui­da­dos inten­si­vos. Pero la fal­ta de medi­das ambi­cio­sas para ayu­dar a las PYMES y a los tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios a vol­ver a casa y así sua­vi­zar la cur­va de con­ta­gios, podría agra­var un esce­na­rio para el que Méxi­co ya tie­ne pro­ble­mas para pre­pa­rar­se.

Corres­pon­den­cia de Pren­sa*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *