Méxi­co. Libe­ra­ción anti­ci­pa­da de reos, alter­na­ti­va ante pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de abril de 2020

La emer­gen­cia por COVID-19 debe­ría des­ta­par la corrup­ción que se vive al inte­rior de los pena­les, opi­na el acti­vis­ta recien­te­men­te liberado 

José Hum­ber­tus Pérez –acti­vis­ta recien­te­men­te libe­ra­do tras per­ma­ne­cer cua­tro años en pri­sión acu­sa­do de los deli­tos de extor­sión y robo a casa habi­ta­ción con vio­len­cia y de los cua­les no fue posi­ble acre­di­tar cul­pa­bi­li­dad– ini­ció una cam­pa­ña para infor­mar a los fami­lia­res de los inter­nos que algu­nos de los pre­sos cuen­tan con el bene­fi­cio de la liber­tad con­di­cio­na­da, liber­tad anti­ci­pa­da o con bra­za­le­te, o con la pro­tec­ción de la Cons­ti­tu­ción y el Códi­go de Pro­ce­di­mien­tos Pena­les en caso de no haber reci­bi­do sen­ten­cia en dos años, ello con la inten­ción de con­tri­buir a la des­pre­su­ri­za­ción en apro­xi­ma­da­men­te 40 por cien­to los cen­tros peni­ten­cia­rios del Esta­do de Méxi­co en el con­tex­to del esta­do de la emer­gen­cia sani­ta­ria nacional.

Median­te una trans­mi­sión en vivo afue­ra del penal de Barrien­tos, José Hum­ber­tus men­cio­nó que en el sis­te­ma peni­ten­cia­rio mexi­quen­se, de 29 mil pre­sos, 13 mil ya ten­drían que haber sido libe­ra­dos pero no ha suce­di­do por­que no exis­te volun­tad jurí­di­ca ni res­pe­to al Esta­do de Dere­chos; con­si­de­ró que la acción de libe­ra­ción debió lle­var­se a cabo des­de 2018, sin embar­go ni el enton­ces gober­na­dor Eru­viel Ávi­la Ville­gas, el pre­si­den­te del tri­bu­nal, Ser­gio Medi­na Peña­lo­za, ni el fis­cal, Ale­jan­dro Gómez Sán­chez, cum­plie­ron con su res­pon­sa­bi­li­dad de otor­gar esas liber­ta­des; las medi­das de super­vi­sión para quie­nes salie­ran por liber­tad con­di­cio­nal no fue­ron estructuradas.

Una de las preo­cu­pa­cio­nes del líder del Fren­te Mexi­quen­se en Defen­sa para una Vivien­da Dig­na, expli­có, es que ni los inter­nos ni sus fami­lia­res están infor­ma­dos de estos pro­ce­di­mien­tos lega­les y que en este momen­to de la con­tin­gen­cia sani­ta­ria repre­sen­ta un peli­gro por las con­di­cio­nes de haci­na­mien­to en las que se vive en la mayo­ría de los cen­tros penitenciarios.

De acuer­do con datos del ter­cer infor­me espe­cial sobre Dere­chos Fun­da­men­ta­les de las Per­so­nas Pri­va­das de Liber­tad en la Infra­es­truc­tu­ra Peni­ten­cia­ria de la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos del Esta­do de Méxi­co, que abar­ca de octu­bre de 2018 a octu­bre de 2019 se seña­la, como una gene­ra­li­dad, que las pri­sio­nes están reba­sa­das en cuan­to a capa­ci­dad, por men­cio­nar alguno, el penal de Chal­co tie­ne capa­ci­dad para 632 inter­nos, sin embar­go, según el infor­me, alber­ga a 3 mil 121 inter­nos con­tro­la­dos por 180 per­so­nas de segu­ri­dad y custodia.

Des­de la pers­pec­ti­va del acti­vis­ta, la posi­bi­li­dad de infor­mar a los fami­lia­res e inter­nos podría tam­bién paliar la situa­ción de reos que se encuen­tran reclui­dos por fabri­ca­ción de car­pe­tas. Asi­mis­mo, dijo que la situa­ción de la emer­gen­cia sani­ta­ria ten­dría que visua­li­zar la situa­ción que exis­te y que “los pena­les dejen de ser la caja chi­ca de muchos polí­ti­cos y muchos fun­cio­na­rios de los sis­te­mas peni­ten­cia­rios del todo el país”.

La pre­li­be­ra­ción es par­te de un dis­cur­so que se ha mane­ja­do a nivel fede­ral y esta­tal des­de hace tiem­po, sin embar­go, no ha sido lle­va­da a la prác­ti­ca, en sep­tiem­bre de 2019, la secre­ta­ria de Segu­ri­dad, Mari­bel Cer­van­tes, men­cio­nó que se esta­ba ges­tio­nan­do la liber­tad de al menos 4 mil inter­nos con con­de­nas por deli­tos meno­res, a tra­vés de bra­za­le­tes elec­tró­ni­cos; enton­ces men­cio­nó que la pro­pues­ta había sido pre­sen­ta­da al sis­te­ma Judicial.

Par­te del tra­ba­jo que José Hum­ber­tus Pérez, en con­jun­to con algu­nas aso­cia­cio­nes de Dere­chos Huma­nos, ha asu­mi­do es el de ase­so­rar a los inter­nos y fami­lia­res res­pec­to a la pre­sun­ción de inocencia.

Par­te del tra­ba­jo que José Hum­ber­tus Pérez, en con­jun­to con algu­nas aso­cia­cio­nes de Dere­chos Huma­nos, ha asu­mi­do es el de ase­so­rar a los inter­nos y fami­lia­res res­pec­to a la pre­sun­ción de inocencia.

Hum­ber­tus Pérez habló tam­bién de diver­sas defi­cien­cias en el sis­te­ma de salud al inte­rior de las peni­ten­cia­rías, de la exis­ten­cia de casos de saram­pión, de la fal­ta de aten­ción psi­quiá­tri­ca, de la caren­cia de tra­ta­mien­tos y medi­ci­nas, del nulo res­pe­to al dere­cho humano de la salud con la pobla­ción penitenciaria.

Ante esta caren­cia, con­si­de­ró que en las cár­ce­les debe­ría apli­car­se el plan DN-III, esto es que los médi­cos atien­dan a los inter­nos y que es impor­tan­te hacer una valo­ra­ción de las defi­cien­cias de medi­ca­men­tos, camas, ins­tru­men­tal y per­so­nal, así como garan­ti­zar la aten­ción sufi­cien­te e inme­dia­ta para los inter­nos en gene­ral y en el caso espe­cí­fi­co del coronavirus.

El infor­me de la Codhem seña­la, entre otras cifras, que el penal de Eca­te­pec alber­ga a 5 mil 504 inter­nos, cuan­do su capa­ci­dad es de mil 300, que el penal de Nezahual­có­yotl Bor­do Xochia­ca con­tie­ne a 4 mil 476 inter­nos, cuan­do su capa­ci­dad es de mil 750 y que el Cen­tro Peni­ten­cia­rio de Tlal­ne­pantla tie­ne a 4 mil 349 reos mien­tras su capa­ci­dad es de mil 38 internos.

Fuen­te: Alfa Diario

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.