Cuba. Ante la más cruel de las gue­rras la más fir­me resistencia

Raúl Anto­nio Capo­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de abril del 2020.-

El más
ele­men­tal sen­ti­do de huma­ni­dad debe­ría cons­ti­tuir un freno a la sober­bia y al
egoís­mo en medio de una pan­de­mia que ha cau­sa­do miles de muer­tes. Pero no está
en la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo ser mag­ná­ni­mo, por enci­ma de cual­quier valor
domi­na el deseo de ejer­cer su poder para domi­nar al mundo.

Apro­ve­cha
las cir­cuns­tan­cias para obte­ner, median­te el ham­bre y la enfer­me­dad, lo que de
nin­gu­na otra for­ma han logra­do en más de 60 años de rigu­ro­so blo­queo económico,
finan­cie­ro y comercial.

El direc­tor
Gene­ral de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exteriores
de Cuba, Euge­nio Mar­tí­nez Enrí­quez, denun­ció en su cuen­ta ofi­cial de la red
social Twit­ter, que la empre­sa esta­dou­ni­den­se Vyai­re Medi­cal Inc. com­pró IMT
Medi­cal y Acu­tro­nic, el pro­vee­dor de res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les de la Isla y
anun­ció la sus­pen­sión de víncu­los con Cuba, por­que «la direc­triz corporativa
que tene­mos hoy día es sus­pen­der toda rela­ción comer­cial con Medicuba».

El
vice­pre­si­den­te de Medi­cu­ba, Luis Sil­va infor­mó que Cuba inten­tó adquirir
medi­ci­nas e insu­mos con 60 fir­mas del país nor­te­ño, de las cua­les sola­men­te dos
con­tes­ta­ron, entre ellas Bayer, con la que se fir­mó un acuer­do que no se pudo
eje­cu­tar, debi­do a la prohi­bi­ción emi­ti­da por el Depar­ta­men­to del Teso­ro de ese
país, con la jus­ti­fi­ca­ción de que, supues­ta­men­te, su per­mi­so había vencido.

Recien­te­men­te,
el pri­me­ro de abril, el emba­ja­dor de nues­tro país en Chi­na, Car­los Miguel
Perei­ra, denun­ció que el blo­queo impi­dió a la empre­sa Ali­ba­ba lle­var has­ta la
isla un dona­ti­vo para com­ba­tir la Covid-19. Es útil recor­dar que cuan­do la
pri­me­ra gran epi­de­mia de den­gue hemo­rrá­gi­co, intro­du­ci­do en Cuba en 1981, en la
que murie­ron 158 per­so­nas, de ellas 101 niños, la impo­si­bi­li­dad de adqui­rir a
tiem­po equi­pos de fumi­ga­ción de EE.UU., oca­sio­nó una mayor demo­ra para
con­tro­lar el vec­tor y un sig­ni­fi­ca­ti­vo aumen­to en el núme­ro de casos y muertes,
según la Ame­ri­can Asso­cia­tion for World Health.

No obs­tan­te, ante el deses­pe­ra­do espí­ri­tu de ven­gan­za, Cuba resis­te y resis­ti­rá, sobra espí­ri­tu de lucha, ver­güen­za, valor e inte­li­gen­cia para enfren­tar este reto o cual­quie­ra otro. La isla libre y rebel­de se levan­ta soli­da­ria, y como ase­gu­ró Fidel: «el pue­blo cubano vencerá».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.