Vene­zue­la. Pue­blo orga­ni­za­do fir­me a 18 años del Gol­pe de Esta­do con­tra el Coman­dan­te Eterno Hugo Chá­vez

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​11 de abril de 2020

Este 11 de abril se cum­plen 18 años del Gol­pe de Esta­do que inten­tó per­pe­trar la opo­si­ción vene­zo­la­na con­tra el enton­ces pre­si­den­te de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez Frías. Por ello, com­par­ti­mos el siguien­te tra­ba­jo de la perio­dis­ta Yun­mery Reyes Ching, que rela­ta los hechos que ocu­rrie­ron en abril de 2002.

Aquí estoy para­do fir­me. Mán­de­me el pue­blo, que yo sabré obe­de­cer. Sol­da­do soy del pue­blo, uste­des son mi jefe

Coman­dan­te Supre­mo Hugo Chá­vez Frías.

Lamen­ta­ble­men­te, este gol­pe diri­gi­do y finan­cia­do des­de los Esta­dos Uni­dos con­ti­núa en la actua­li­dad, median­te san­cio­nes eco­nó­mi­cas, blo­queos finan­cie­ros, los ata­ques al sis­te­ma eléc­tri­co y demás ser­vi­cios públi­cos y el res­pal­do del gobierno nor­te­ame­ri­cano a la opo­si­ción vene­zo­la­na.

Hoy los vene­zo­la­nos, de la mano del Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal Nico­lás Madu­ro Moros, le demues­tran al mun­do, que la Patria de Bolí­var y de Chá­vez, no se ami­la­na ni se arro­di­lla ante nin­gún impe­rio, pues están segu­ros que la REVOLUCIÓN es el úni­co camino para con­so­li­dar la igual­dad y la jus­ti­cia.

Alza­mien­to gol­pis­ta

La tar­de de aquel 11 de abril de 2002, se con­vir­tió en una de las más horren­das matan­zas ocu­rri­da en la his­to­ria polí­ti­ca del país, hecho que empa­ñó la espe­ran­za de un pue­blo libre.

Ese día un sec­tor de la cúpu­la empre­sa­rial y comer­cial se reve­ló para cal­dear las calles del país, opo­nién­do­se fron­tal­men­te con­tra un paque­te de 49 leyes pro­mul­ga­das median­te una Ley Habi­li­tan­te crea­da por el Pre­si­den­te, entre las que se encon­tra­ban la Ley de Tie­rras, que faci­li­ta­ba la lucha en con­tra del lati­fun­dio, así como la Ley de Hidro­car­bu­ros que per­mi­tía el ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía en la acti­vi­dad petro­le­ra, entre otras.

Aquel día se evi­den­ció el resen­ti­mien­to de las cúpu­las apo­de­ra­das de Pdv­sa, quie­nes no le per­do­na­ron al Líder Revo­lu­cio­na­rio el impul­so de la meri­to­cra­cia en la esta­tal petro­le­ra.

“Los méri­tos son una cosa y la mani­pu­la­ción de esa éli­te para adue­ñar­se de una empre­sa que es de todos noso­tros, es otra cosa”*, sen­ten­ció el enton­ces Jefe de Esta­do duran­te cade­na nacio­nal de radio y tele­vi­sión, don­de anun­ció la remo­ción de car­gos en la direc­ti­va de PDVSA, des­en­ca­de­nan­do así una serie de hechos vio­len­tos coman­da­dos por la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Vene­zue­la (CTV) y la Fede­ra­ción de Cáma­ras y Aso­cia­cio­nes de Comer­cio y Pro­duc­ción de Vene­zue­la (Fede­cá­ma­ras), repre­sen­ta­das por Car­los Orte­ga y Car­mo­na Estan­ga, quie­nes a tra­vés de la fir­ma de un docu­men­to titu­la­do “bases para un acuer­do demo­crá­ti­co”, con la media­ción de Luis Ugal­de, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca Andrés Bello; se le exi­gía al gobierno cam­biar su gabi­ne­te eco­nó­mi­co, y que aban­do­na­ra el sec­ta­ris­mo polí­ti­co.

Ante la nega­ti­va del pre­si­den­te Chá­vez en acep­tar dichas exi­gen­cias los empre­sa­rios, sin­di­ca­tos y par­ti­dos de opo­si­ción crea­ron las alian­zas fác­ti­cas para con­fa­bu­lar un paro inde­fi­ni­do el 09 de abril que se con­ver­ti­ría en Gol­pe de Esta­do.

Secues­tran a Chá­vez

En medio de una incer­ti­dum­bre mediá­ti­ca, el 11 de abril de 2002 el pre­si­den­te Hugo Chá­vez fue secues­tra­do a tra­vés de una ola de vio­len­cia que se des­ató en el cen­tro de Cara­cas, sig­na­da por infor­ma­cio­nes poco cla­ras con las que se inten­tó hacer­le creer a la pobla­ción que el gobierno había orde­na­do repri­mir al pue­blo y se inci­ta­ba a usur­par ile­gal­men­te el poder.

Dan­do ini­cio a los pla­nes vio­len­tos el Con­tral­mi­ran­te Moli­na Tama­yo lla­mó a una mar­cha que se diri­gie­ra a las inme­dia­cio­nes de Mira­flo­res, con el obje­ti­vo de encon­trar­se con la mani­fes­ta­ción popu­lar que lle­va­ba tres días en los alre­de­do­res del pala­cio en apo­yo al pro­ce­so de cam­bio y en recha­zo al paro cívi­co coman­da­do por la patro­nal Fede­cá­ma­ras y la CTV.

De este modo, se pro­du­je­ron los pri­me­ros hechos de vio­len­cia con dis­pa­ros a dos mani­fes­tan­tes a que­ma­rro­pa, y con las pre­ten­sio­nes de callar lo que había pasa­do entre sus mani­fes­tan­tes, los medios pri­va­dos omi­tie­ron los hechos.

Lue­go de que se avis­ta­ran las pug­nas, a las 4:01 p.m se ini­cia­ron abier­ta­men­te los dis­pa­ros al man­do del comi­sa­rio Iván Simo­no­vis, Láza­ro Fore­ro y Henry Vivas, hacia Puen­te Lla­guno.

Frac­tu­ran­do así la espe­ran­za del pue­blo boli­va­riano por varias horas, en el que se vería ata­ca­do por gru­pos ana­cró­ni­cos (Fede­cá­ma­ras, CTV, medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos, tra­ba­ja­do­res de Petró­leos de Vene­zue­la (PDVSA), en coa­li­ción con la Coor­di­na­do­ra Demo­crá­ti­ca, así como la jerar­quía de la igle­sia ecle­siás­ti­ca) que con­fa­bu­la­ron en inten­to de derro­ca­mien­to del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez.

Cada 11 tie­ne su 13

A pesar de las pre­ten­sio­nes de bur­gue­sía y la extre­ma dere­cha, en la maña­na del 13 de abril, el Poder Popu­lar se apos­tó en las calles de Cara­cas para exi­gir el regre­so del líder de la Revo­lu­ción.

“Chá­vez, ami­go, el pue­blo está con­ti­go (…) Chá­vez no renun­ció, lo tie­nen secues­tra­do (…) Libe­ren a Chá­vez”, eran algu­nas de las fra­ses que excla­ma­ba el pue­blo enar­de­ci­do mien­tras baja­ba de los barrios para lle­nar los alre­de­do­res del Pala­cio de Mira­flo­res, la unión cívi­co – mili­tar hizo tem­blar al Gobierno de fac­to de Car­mo­na Estan­ga y a las cúpu­las oli­gár­qui­cas.

Defi­ni­ti­va­men­te, aque­llos hechos mar­ca­ron la his­to­ria del pue­blo revo­lu­cio­na­rio, con­vir­tién­do­se en un hito vic­to­rio­so que recuer­da a la oli­gar­quía la fuer­za del pue­blo y su capa­ci­dad de lucha, por ende, ante el resur­gi­mien­to en la actua­li­dad de los sec­to­res más des­pre­cia­bles de la opo­si­ción vene­zo­la­na enca­be­za­dos por los mis­mos acto­res de hace 18 años atrás, la pobla­ción reanu­da su espí­ri­tu de lucha y recuer­da el sen­de­ro com­ba­ti­vo que for­ta­le­ció a la Revo­lu­ción.

VTV*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *