Méxi­co. Los des­pe­di­dos por la cri­sis: “Yo no le ten­go mie­do al coro­na­vi­rus, yo le ten­go mie­do al ham­bre”

Por Kari­na Suárez|Georgina Zere­ga, 11 abril 2020

Pese a la peti­ción del Gobierno mexi­cano a la ini­cia­ti­va pri­va­da de sos­te­ner el empleo duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, las com­pa­ñías han echa­do sin pre­vio avi­so a miles de tra­ba­ja­do­res

Decenas de personas aguardan en la fila para tramitar su seguro de desempleo, en el Estado mexicano de Yucatán, el pasado 7 de abril.
Dece­nas
de per­so­nas aguar­dan en la fila para tra­mi­tar su segu­ro de des­em­pleo,
en el Esta­do mexi­cano de Yuca­tán, el pasa­do 7 de abril.Martín Zeti­na

38Kari­na Suá­rez|Geor­gi­na Zere­gaMéxi­co – 11 abr 2020 – 13:09 ART

Daniel Mar­tí­nez no espe­ra­ba ser des­pe­di­do. Lle­vó su libre­ta a la ofi­ci­na del direc­tor, a don­de fue lla­ma­do el 31 de mar­zo. Pen­só que le asig­na­rían más tra­ba­jo, qui­zá un nue­vo desa­rro­llo como los que super­vi­sa­ba los cua­tro años que labo­ró en la inmo­bi­lia­ria mexi­ca­na Be Grand. Todo cam­bió cuan­do vio el che­que de su fini­qui­to sobre el escri­to­rio. Su jefe le noti­fi­có que la empre­sa no podía cubrir su sala­rio debi­do a la cri­sis sani­ta­ria pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus. “Su jus­ti­fi­ca­ción fue que las ven­tas esta­ban bajas, que no tenían bue­nos ingre­sos y con lo del virus menos ven­tas iban a tener”, rela­ta.

La
empre­sa tra­tó este des­pi­do como una renun­cia, lo que la exi­mía de
cubrir una liqui­da­ción acor­de a un suel­do men­sual de unos 25.000 pesos
(1.050 dóla­res). El arqui­tec­to, de 33 años, pre­fi­rió acep­tar el
fini­qui­to a comen­zar una pelea inter­mi­na­ble ante los tri­bu­na­les
labo­ra­les. Como él, unos 60 tra­ba­ja­do­res de Be Grand —geren­tes,
coor­di­na­do­res y per­so­nal admi­nis­tra­ti­vo— fue­ron des­pe­di­dos bajo el
eufe­mis­mo de una “renun­cia volun­ta­ria”.

Unas horas antes del des­pi­do de Mar­tí­nez, el Gobierno de Méxi­co había decla­ra­do la emer­gen­cia sani­ta­ria y la sus­pen­sión de acti­vi­da­des no esen­cia­les has­ta el 30 de abril. Ante el ries­go de que las medi­das pro­vo­ca­ran una cata­ra­ta de des­pi­dos, el Eje­cu­ti­vo ape­ló a la “soli­da­ri­dad” de los empre­sa­rios. “Es un mes de per­mi­so con goce de suel­do, un mes, se pue­de ayu­dar de esa mane­ra. Estoy segu­ro de que la mayo­ría de los empre­sa­rios nos van a ayu­dar”, dijo el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor a fina­les de mar­zo.

La reali­dad ha comen­za­do a mos­trar­le al Gobierno que una invi­ta­ción no es sufi­cien­te. No hay red de segu­ri­dad que per­mi­ta a las com­pa­ñías pro­te­ger los empleos. Los con­ta­gios van en aumen­to — el país suma 233 muer­tes y 3.844 casos posi­ti­vos— y tam­bién lo hacen las cifras de des­em­plea­dos. Des­de gran­des cor­po­ra­ti­vos que coti­zan en Bol­sa has­ta media­nas y peque­ñas empre­sas han deci­di­do redu­cir sus nómi­nas para enfren­tar el maza­zo eco­nó­mi­co pro­vo­ca­do por la Covid-19. La Admi­nis­tra­ción de López Obra­dor reco­no­ció esta sema­na que se han per­di­do más de 346.800 empleos en los últi­mos 15 días. La cifra supo­ne la des­truc­ción del tra­ba­jo crea­do en todo 2019. Las esta­dís­ti­cas que advier­ten sobre una tasa de des­em­pleo del 5% y una caí­da de cua­tro pun­tos por­cen­tua­les del PIB por la cri­sis comien­zan a tener nom­bres y ape­lli­dos.

La
peti­ción de López Obra­dor a los empre­sa­rios no tuvo efec­to ni siquie­ra
entre sus más alle­ga­dos. Es el caso de Daniel Chá­vez Morán, miem­bro del
Con­se­jo Ase­sor Empre­sa­rial del pre­si­den­te mexi­cano y due­ño de 16 hote­les
repar­ti­dos en los pun­tos más turís­ti­cos. Dos de las empre­sas de su
gru­po, Vidan­ta, apa­re­cie­ron esta sema­na en la lis­ta de des­pi­dos
pre­sen­ta­da por el Gobierno, con un recor­te de más de 5.000 pues­tos entre
sus hote­les en Quin­ta­na Roo y Naya­rit.

“Al pre­si­den­te le
fal­ta ente­rar­se un poco más de lo que pasa den­tro de estas empre­sas, no
está vien­do lo que la gen­te está pade­cien­do”, dice Glo­ria Ramí­rez, una
de las tra­ba­ja­do­ras des­pe­di­das del gru­po de Chá­vez Morán. Ramí­rez migró
de Chia­pas por fal­ta de empleo. Pasó los últi­mos seis años tra­ba­jan­do
como cama­ris­ta del hotel Grand Lux­xe, en Nue­vo Vallar­ta (Naya­rit). El 27
de febre­ro lle­gó al hotel, don­de la espe­ra­ba una cola de cien­tos de
des­pe­di­dos que aguar­da­ban sus fini­qui­tos. “Nos obli­ga­ron a fir­mar un
papel, no nos die­ron ni una copia y si no fir­má­ba­mos, no nos paga­ban lo
que nos adeu­da­ban”, cuen­ta.

Ramí­rez no recuer­da haber
vis­to des­pi­dos tan masi­vos. “Echa­ron a casi todos, la mayor par­te son
tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, solo que­da­ron unos pocos eje­cu­ti­vos”,
expli­ca. La pre­ca­rie­dad de los con­tra­tos, que sue­len ser men­sua­les o
tri­mes­tra­les, le impi­dió gene­rar anti­güe­dad, por lo que se vio pri­va­da
de una indem­ni­za­ción. A las horas de fir­mar el fini­qui­to, la empre­sa le
depo­si­tó lo que le debía por esa quin­ce­na, unos 2.000 pesos, 85 dóla­res,
que solo le alcan­zó para las cuen­tas y la comi­da de un mes. “Es
deses­pe­ran­te. Yo no le ten­go mie­do al coro­na­vi­rus, yo le ten­go mie­do al
ham­bre”.

El turis­mo ha sido una de las acti­vi­da­des más
gol­pea­da. El Esta­do de Quin­ta­na Roo, con su Rivie­ra Maya, es de los que
más des­pi­dos regis­tró: 63.800 per­so­nas per­die­ron su empleo. El alba­ñil
Fran­cis­co Alcu­dia fue uno de ellos. Tra­ba­ja­ba en la cons­truc­ción de un
hotel en Tulum hace un mes, cuan­do la empre­sa para­li­zó la obra. “Cien­tos
de mis com­pa­ñe­ros se que­da­ron en la calle”, cuen­ta. La com­pa­ñía, cuyo
nom­bre no quie­re dar, se com­por­tó “muy mal” con los tra­ba­ja­do­res y en
algu­nos casos ni siquie­ra les pagó lo que les debía. Tras el cie­rre de
la obra, Alcu­dia vol­vió a Can­cún, la ciu­dad don­de nació, a unos 130
kiló­me­tros. “Aho­ra tra­ba­jo de mane­ra inde­pen­dien­te, de pin­tor,
alba­ñil… Aun­que está difí­cil”, admi­te.

Ciu­dad de Méxi­co, la enti­dad que más casos de coro­na­vi­rus regis­tra en el país, es otro pun­to afec­ta­do. La com­pa­ñía de manua­li­da­des Fan­ta­sías Miguel recor­tó al menos a 100 per­so­nas en la capi­tal en las últi­mas sema­nas de mar­zo. La orden de man­dar a casa a “des­can­sar” a sus tra­ba­ja­do­res por el coro­na­vi­rus fue el preám­bu­lo a los des­pi­dos. “Te ense­ñan una car­ta, a la que no te dejan tomar­le foto ni te dan una copia, pero te expli­ca que es por la situa­ción de la pan­de­mia. Nos hicie­ron fir­mar la renun­cia. No todos fir­ma­ron, solo un 20% de los afec­ta­dos”, cuen­ta una de las pro­fe­so­ras des­pe­di­das, quien pre­fie­re no dar a cono­cer su nom­bre por temor a sufrir repre­sa­lias. Su sala­rio era de 10.000 pesos (421 dóla­res) men­sua­les.

Ella acce­dió a fir­mar su renun­cia pen­san­do
que era lo mejor para su fami­lia. “Mi mari­do no tie­ne un tra­ba­jo segu­ro y
no sé cómo ven­ga lo de la men­ta­da fase tres (de la pan­de­mia). Ten­go dos
niñas y nece­si­ta­ba el dine­ro de inme­dia­to por­que yo vivo en la
incer­ti­dum­bre, lo que más me preo­cu­pa es qué vamos a comer”, seña­la. Al
fir­mar, dejó ir la liqui­da­ción por casi seis años tra­ba­ja­dos. Su
deses­pe­ra­ción y rabia aún se aso­man a su voz al recor­dar el 25 de mar­zo,
cuan­do fue des­pe­di­da. “Me sien­to bas­tan­te decep­cio­na­da, sien­to que la
empre­sa me que­dó a deber mucho”, lamen­ta.

Aarón Qui­roz,
de 28 años, solo reci­bió una lla­ma­da de su empre­sa de publi­ci­dad el
pri­mer día de abril. Por telé­fono, los direc­ti­vos de la com­pa­ñía Once
Once Pide un Deseo le comen­ta­ron que no podrían pagar­le la últi­ma
quin­ce­na de mar­zo y ni hablar de un fini­qui­to. Qui­roz fue uno de los
150.000 des­pe­di­dos en los pri­me­ros días de este mes. El pro­duc­tor
audio­vi­sual lamen­ta que los tra­ba­ja­do­res que­den atra­pa­dos entre el pul­so
que tie­nen el Gobierno y los empre­sa­rios ante la con­tin­gen­cia. “Se
escu­cha muy boni­to que el Gobierno pida que no des­pi­dan, pero la ver­dad
es que no lo van a hacer. Es más fácil des­pe­dir gen­te para aho­rrar
dine­ro”, con­clu­ye.

Los afec­ta­dos com­par­ten el sen­ti­mien­to
de impo­ten­cia fren­te a las nume­ro­sas irre­gu­la­ri­da­des en las que
per­die­ron su empleo. Saben que fue­ron obli­ga­dos a renun­ciar en ple­na
con­tin­gen­cia sani­ta­ria, pero pre­fie­ren no librar una bata­lla en los
juz­ga­dos que para ellos resul­ta­rá cos­to­sa, deman­dan­te y muy difí­cil de
ganar. De acuer­do con los más recien­tes infor­mes de jus­ti­cia labo­ral en
Méxi­co, las jun­tas de con­ci­lia­ción están reba­sa­das y un caso de este
tipo tar­da­ría, al menos, cua­tro años en resol­ver­se.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *