Maxi­mi­lien Robes­pie­rre: «La pri­me­ra ley social es aque­lla que garan­ti­za a todos los miem­bros de la socie­dad los medios para exis­tir»

Maxi­mi­lien Robes­pie­rre /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​12 de abril de 2020

Sobre las sub­sis­ten­cias y el dere­cho a la exis­ten­cia

«La pri­me­ra ley social es aque­lla que garan­ti­za a todos los miem­bros de la socie­dad los medios para exis­tir»

2 de diciem­bre de 1792, en la Con­ven­ción

Abor­da­mos aquí una de las apues­tas mayo­res del perio­do. La Revo­lu­ción del 10 de agos­to de 1792 había, entre otras cosas, pues­to en entre­di­cho la polí­ti­ca de la liber­tad ili­mi­ta­da del comer­cio y su medio de apli­ca­ción, la ley mar­cial. Las últi­mas jac­que­ries de pri­ma­ve­ra y del oto­ño de 1792, acom­pa­ña­das de «moti­nes de sub­sis­ten­cias» de una ampli­tud insó­li­ta, demos­tra­ban el fra­ca­so de esta polí­ti­ca. En rela­ción a este tema, se abrió un impor­tan­te deba­te a par­tir de sep­tiem­bre y Robes­pie­rre inter­vino en el mis­mo duran­te los últi­mos días. Par­tien­do del fin de la socie­dad que es «man­te­ner los dere­chos del hom­bre», defi­nió «el pri­me­ro de esos dere­chos» como el dere­cho a la exis­ten­cia y a los medios para con­ser­var­la: este dere­cho es una «pro­pie­dad común de la socie­dad», que debe ser­le garan­ti­za­da a sus miem­bros. Robes­pie­rre invier­te la prio­ri­dad acor­da­da exclu­si­va­men­te has­ta aquí a la pro­pie­dad pri­va­da de los bie­nes mate­ria­les (aris­to­cra­cia de los pro­pie­ta­rios).NT.1

Hablar a los repre­sen­tan­tes del pue­blo sobre los medios de sub­ve­nir a su sub­sis­ten­cia, no es sola­men­te hablar­les del más sagra­do de sus debe­res, sino del más pre­cio­so de sus intere­ses. Pues­to que, sin duda, ellos se con­fun­den con el pue­blo.

No quie­ro defen­der sola­men­te la cau­sa de los ciu­da­da­nos indi­gen­tes, sino la de los pro­pios pro­pie­ta­rios y comer­cian­tes.

Me limi­ta­ré a recor­dar prin­ci­pios evi­den­tes pero que pare­cen olvi­da­dos. Indi­ca­ré úni­ca­men­te medi­das sim­ples que ya han sido pro­pues­tas, pues­to que se tra­ta de retor­nar a las pri­me­ras nocio­nes del buen sen­ti­do, más que de crear bri­llan­tes teo­rías.

En todo país en que la natu­ra­le­za abas­te­ce con pro­di­ga­li­dad las nece­si­da­des de los hom­bres, la esca­sez sólo pue­de ser impu­tada a los vicios de la admi­nis­tra­ción o de las pro­pias leyes. Las malas leyes y la mala admi­nis­tra­ción tie­nen su fuen­te en los fal­sos prin­ci­pios y en las malas cos­tum­bres.

Es un hecho gene­ral­men­te reco­no­ci­do que el sue­lo de Fran­cia pro­du­ce mucho más de lo que es pre­ci­so para ali­men­tar a sus habi­tan­tes, y la esca­sez actual es una ham­bru­na arti­fi­cial. La con­se­cuen­cia de este hecho y del prin­ci­pio antes esta­ble­ci­do qui­zás pue­da ser moles­ta, pero no es el momen­to de hala­gar­nos. Ciu­da­da­nos, os está reser­va­da a voso­tros la glo­ria de hacer triun­far los prin­ci­pios ver­da­de­ros y de dar leyes jus­tas al mun­do. No estáis hechos para arras­tra­ros ser­vil­men­te por el camino tri­lla­do de los pre­jui­cios tirá­ni­cos, tra­za­do por vues­tros ante­ce­so­res. O mejor dicho, voso­tros comen­záis un nue­vo cur­so en el que nadie os ha ante­ce­di­do. Debéis some­ter por lo menos a un examen seve­ro todas las leyes hechas bajo el des­po­tis­mo real, y bajo los aus­pi­cios de la aris­to­cra­cia nobi­lia­ria, ecle­siás­ti­ca o bur­gue­sa y has­ta aquí no exis­ten otras leyes. La auto­ri­dad más impor­tan­te que se nos cita es la de un minis­tro de Luis XVI, com­ba­ti­da por otro minis­tro del mis­mo tirano. NT.2 He vis­to nacer la legis­la­ción de la Asam­blea cons­ti­tu­yen­te sobre el comer­cio de gra­nos. Era la mis­ma que la del tiem­po que le pre­ce­día. No ha cam­bia­do has­ta aho­ra por­que los intere­ses y los pre­jui­cios que la sus­ten­ta­ban tam­po­co han cam­bia­do. He vis­to, duran­te el tiem­po de dicha Asam­blea, los mis­mos acon­te­ci­mien­tos que se renue­van en esta épo­ca. He vis­to a la aris­to­cra­cia acu­sar al pue­blo. He vis­to a los intri­gan­tes hipó­cri­tas impu­tar sus pro­pios crí­me­nes a los defen­so­res de la liber­tad, a los que lla­ma­ban agi­ta­do­res y anar­quis­tas. He vis­to a un minis­tro impú­di­co de cuya vir­tud esta­ba prohi­bi­do dudar, exi­gir ado­rar a Fran­cia, mien­tras la arrui­na­ba, y sur­gir a la tira­nía del seno de esas cri­mi­na­les intri­gas, arma­da con la ley mar­cial, para bañar­se legal­men­te en la san­gre de los ciu­da­da­nos ham­brien­tos. Millo­nes para el minis­tro al que esta­ba prohi­bi­do pedir cuen­tas, pri­mas que se con­ver­tían en pro­ve­cho para las san­gui­jue­las del pue­blo, la liber­tad inde­fi­ni­da de comer­cio, y bayo­ne­tas para cal­mar la alar­ma o para opri­mir el ham­bre. Tal fue la polí­ti­ca ala­ba­da por nues­tros pri­me­ros legis­la­do­res.

Las pri­mas pue­den ser dis­cu­ti­das. La liber­tad del comer­cio es nece­sa­ria has­ta el lími­te en que la codi­cia homi­ci­da empie­za a abu­sar de ella. El uso de las bayo­ne­tas es una atro­ci­dad. El sis­te­ma es esen­cial­men­te incom­ple­to por­que no aña­de nada al ver­da­de­ro prin­ci­pio.

Lo erro­res en que se ha caí­do a este res­pec­to pro­vie­nen, en mi opi­nión, de dos cau­sas prin­ci­pa­les.

1ª Los auto­res de la teo­ría no han con­si­de­ra­do los artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad más que como una mer­can­cía ordi­na­ria, y no han esta­ble­ci­do dife­ren­cia algu­na entre el comer­cio del tri­go, por ejem­plo, y el del añil. Han diser­ta­do más sobre el comer­cio de gra­nos que sobre la sub­sis­ten­cia del pue­blo. Y al omi­tir este dato en sus cálcu­los, han hecho una fal­sa apli­ca­ción de prin­ci­pios evi­den­tes para la mayo­ría; esta mez­cla de ver­da­des y fal­se­da­des ha dado un aspec­to enga­ño­so a un sis­te­ma erró­neo.

2ª Y aún menos lo han adap­ta­do a las cir­cuns­tan­cias tem­pes­tuo­sas que com­por­tan las revo­lu­cio­nes. En su vaga teo­ría, aun­que fue­ra bue­na para los tiem­pos ordi­na­rios, no se encon­tra­ría nin­gu­na apli­ca­ción ante las medi­das urgen­tes que los momen­tos de cri­sis pue­den exi­gir de noso­tros. Ellos se han preo­cu­pa­do mucho de los bene­fi­cios de los nego­cian­tes y de los pro­pie­ta­rios y casi nada de la vida de los hom­bres. ¡Y por qué! Por­que eran los gran­des, los minis­tros, los ricos quie­nes escri­bían, quie­nes gober­na­ban. ¡Si hubie­ra sido el pue­blo, es pro­ba­ble que este sis­te­ma hubie­ra sido modi­fi­ca­do!

El sen­ti­do común, por ejem­plo, indi­ca que la afir­ma­ción de que los artícu­los que no son de pri­me­ra nece­si­dad para la vida pue­den ser aban­do­na­dos a las espe­cu­la­cio­nes más ili­mi­ta­das del comer­cian­te. La esca­sez momen­tá­nea que pue­da sobre­ve­nir siem­pre es un incon­ve­nien­te sopor­ta­ble. Es sufi­cien­te que, en gene­ral, la liber­tad inde­fi­ni­da de ese nego­cio redun­de en el mayor bene­fi­cio del Esta­do y de los indi­vi­duos. Pero la vida de los hom­bres no pue­de ser some­ti­da a la mis­ma suer­te. No es indis­pen­sa­ble que yo pue­da com­prar teji­dos bri­llan­tes, pero es pre­ci­so que sea bas­tan­te rico para com­prar pan, para mí y para mis hijos. El comer­cian­te pue­de guar­dar, en sus alma­ce­nes, las mer­can­cías que el lujo y la vani­dad codi­cian, has­ta que encuen­tre el momen­to de ven­der­las al pre­cio más alto posi­ble. Pero nin­gún hom­bre tie­ne el dere­cho a amon­to­nar el tri­go al lado de su seme­jan­te que mue­re de ham­bre.

¿Cuál es el pri­mer obje­ti­vo de la socie­dad? Es man­te­ner los dere­chos impres­crip­ti­bles del hom­bre. ¿Cuál es el pri­me­ro de estos dere­chos? El dere­cho a la exis­ten­cia.

La pri­me­ra ley social es pues la que garan­ti­za a todos los miem­bros de la socie­dad los medios de exis­tir. Todos los demás están subor­di­na­dos a este. La pro­pie­dad no ha sido ins­ti­tui­da o garan­ti­za­da para otra cosa que para cimen­tar­lo. Se tie­nen pro­pie­da­des, en pri­mer lugar, para vivir. No es cier­to que la pro­pie­dad pue­da opo­ner­se jamás a la sub­sis­ten­cia de los hom­bres.

Los ali­men­tos nece­sa­rios para el hom­bre son tan sagra­dos como la pro­pia vida. Todo cuan­to resul­te indis­pen­sa­ble para con­ser­var­la es pro­pie­dad común de la socie­dad ente­ra; tan sólo el exce­den­te pue­de ser pro­pie­dad indi­vi­dual, y pue­de ser aban­do­na­do a la indus­tria de los comer­cian­tes. Toda espe­cu­la­ción mer­can­til que hago a expen­sas de la vida de mi seme­jan­te no es trá­fi­co, es ban­di­da­je y fra­tri­ci­dio.

Según este prin­ci­pio, ¿cuál es el pro­ble­ma que hay que resol­ver en mate­ria de legis­la­ción sobre las sub­sis­ten­cias? Pues es este: ase­gu­rar a todos los miem­bros de la socie­dad el dis­fru­te de la par­te de los pro­duc­tos de la tie­rra que es nece­sa­ria para su exis­ten­cia; a los pro­pie­ta­rios o cul­ti­va­do­res el pre­cio de su indus­tria, y librar lo super­fluo a la liber­tad de comer­cio.

Desa­fío al más escru­pu­lo­so defen­sor de la pro­pie­dad a con­tra­de­cir estos prin­ci­pios, a menos que decla­re abier­ta­men­te que entien­de por esa pala­bra el dere­cho a des­po­jar y ase­si­nar a sus seme­jan­tes. ¿Cómo, pues, se ha podi­do pre­ten­der que toda espe­cie de moles­tia, o mejor dicho, que toda regla sobre la ven­ta del tri­go era un aten­ta­do a la pro­pie­dad, o dis­fra­zar este sis­te­ma bár­ba­ro bajo el nom­bre fal­sa­men­te enga­ño­so de liber­tad de comer­cio? ¿Los auto­res de este sis­te­ma no se per­ca­tan de que se con­tra­di­cen a sí mis­mos nece­sa­ria­men­te?

¿Por qué os veis for­za­dos a apro­bar la prohi­bi­ción de la expor­ta­ción de gra­nos al extran­je­ro cada vez que la abun­dan­cia no está ase­gu­ra­da en el inte­rior? Fijáis voso­tros mis­mos el pre­cio del pan, ¿Fijáis el de las espe­cies, o el de las bri­llan­tes pro­duc­cio­nes de la India? ¿Cuál es la cau­sa de todas esas excep­cio­nes, sino la evi­den­cia mis­ma de los prin­ci­pios que aca­bo de desa­rro­llar? ¿Qué digo? El gobierno inclu­so some­te a veces el pro­pio comer­cio de obje­tos de lujo a modi­fi­ca­cio­nes que la sana polí­ti­ca acon­se­ja. ¿Por qué aque­llo que intere­sa a la sub­sis­ten­cia del pue­blo habría de estar nece­sa­ria­men­te exen­to de limi­ta­cio­nes?

Sin duda si todos los hom­bres fue­ran jus­tos y vir­tuo­sos; si jamás la codi­cia estu­vie­ra ten­ta­da a devo­rar la subs­tan­cia del pue­blo; si dóci­les a la voz de la razón y de la natu­ra­le­za, todos los ricos se con­si­de­ra­sen los ecó­no­mos de la socie­dad, o los her­ma­nos del pobre, no se podría reco­no­cer otra ley que la liber­tad más ili­mi­ta­da. Pero si es cier­to que la ava­ri­cia pue­de espe­cu­lar con la mise­ria, y la tira­nía mis­ma pue­de hacer­lo con el deses­pe­ro del pue­blo; si es cier­to que todas estas pasio­nes decla­ran la gue­rra a la huma­ni­dad sufrien­te, ¿por qué no deben repri­mir las leyes estos abu­sos? ¿Por qué no deben las leyes dete­ner la mano homi­ci­da del mono­po­lis­ta, del mis­mo modo que lo hacen con el ase­sino ordi­na­rio? ¿Por qué no deben ocu­par­se de la exis­ten­cia del pue­blo, tras haber­se ocu­pa­do duran­te tan­to tiem­po de los gozos de los gran­des, y de la poten­cia de los dés­po­tas?

Pero, ¿cuá­les son los medios para repri­mir estos abu­sos? Se pre­ten­de que son imprac­ti­ca­bles. Yo sos­ten­go que son tan sim­ples como infa­li­bles. Se pre­ten­de que plan­tean un pro­ble­ma inso­lu­ble, inclu­so para un genio. Yo sos­ten­go que no pre­sen­tan nin­gu­na difi­cul­tad al menos para el buen sen­ti­do y para la bue­na fe. Sos­ten­go que no hie­ren ni el inte­rés del comer­cio, ni los dere­chos de pro­pie­dad. Que la cir­cu­la­ción a lo lar­go de toda la exten­sión de la repú­bli­ca sea pro­te­gi­da, pero tome­mos las pre­cau­cio­nes nece­sa­rias para que la cir­cu­la­ción ten­ga lugar. Pre­ci­sa­men­te me que­jo de una fal­ta de cir­cu­la­ción. Pues el azo­te del pue­blo, la fuen­te de la esca­sez, son los obs­tácu­los pues­tos a la cir­cu­la­ción, con el pre­tex­to de hacer­la ili­mi­ta­da. ¿Cir­cu­lan las sub­sis­ten­cias públi­cas cuan­do los ávi­dos espe­cu­la­do­res las retie­nen amon­to­na­das en sus gra­ne­ros? ¿Cir­cu­lan cuan­do se acu­mu­lan en las manos de un peque­ño núme­ro de millo­na­rios que las sus­traen al comer­cio, para hacer­las más pre­cio­sas y más raras; que cal­cu­lan fría­men­te cuán­tas fami­lias deben pere­cer antes de que el ali­men­to haya espe­ra­do el tiem­po fija­do por su atroz ava­ri­cia? ¿Cir­cu­lan cuan­do no hacen sino atra­ve­sar las comar­cas en que han sido pro­du­ci­das, ante los ojos de los ciu­da­da­nos indi­gen­tes some­ti­dos al supli­cio de Tán­ta­lo, para ser engu­lli­das en algún des­co­no­ci­do pozo sin fon­do de algún empre­sa­rio de la esca­sez públi­ca? ¿Cir­cu­lan cuan­do al lado de las más abun­dan­tes cose­chas lan­gui­de­ce el ciu­da­dano nece­si­ta­do, a fal­ta de poder entre­gar una pie­za de oro, o un tro­zo de papel sufi­cien­te­men­te pre­cio­so como para obte­ner una par­ce­la?

La cir­cu­la­ción es lo que pone los artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad al alcan­ce de todos los hom­bres y que lle­va la abun­dan­cia y la vida a las caba­ñas. ¿Aca­so cir­cu­la la san­gre cuan­do está obs­trui­da en el cere­bro o en el pecho? Cir­cu­la cuan­do flu­ye libre­men­te por todo el cuer­po. Las sub­sis­ten­cias son la san­gre del pue­blo, y su libre cir­cu­la­ción no es menos nece­sa­ria para la salud del cuer­po social, que la de la san­gre para el cuer­po humano. Favo­re­ced pues la libre cir­cu­la­ción de gra­nos, impi­dien­do todas las obs­truc­cio­nes funes­tas. ¿Cuál es el medio para con­se­guir este obje­ti­vo? Sus­traer a la codi­cia el inte­rés y la faci­li­dad de crear estas obs­truc­cio­nes. Aho­ra bien, tres cau­sas las favo­re­cen: el secre­to, la liber­tad desen­fre­na­da y la cer­te­za de la impu­ni­dad.

El secre­to, ya que cual­quie­ra pue­de escon­der la can­ti­dad de sub­sis­ten­cias públi­cas de que pri­va a la socie­dad ente­ra, ya que cual­quie­ra pue­de hacer­las des­apa­re­cer frau­du­len­ta­men­te y trans­por­tar­las, sea a paí­ses extran­je­ros, sea a alma­ce­nes del inte­rior. Aho­ra bien, se pro­po­nen dos medios sim­ples: el pri­me­ro es tomar todas las pre­cau­cio­nes para com­pro­bar la can­ti­dad de grano que ha pro­du­ci­do cada región, y la que cada pro­pie­ta­rio o cul­ti­va­dor ha cose­cha­do. El segun­do con­sis­te en for­zar a los comer­cian­tes de grano a ven­der­lo en el mer­ca­do y en prohi­bir todo trans­por­te de mer­can­cías por la no che. No es la posi­bi­li­dad ni la uti­li­dad de esas pre­cau­cio­nes lo que hay que pro­bar, pues­to que están todas fue­ra de dis­cu­sión. ¿Es legí­ti­mo hacer esto? Pero, ¿cómo se pue­den enten­der como un aten­ta­do a la pro­pie­dad unas reglas de poli­cía gene­ral, orde­na­das por el inte­rés gene­ral de la socie­dad? ¿Qué buen ciu­da­dano pue­de que­jar­se de ser obli­ga­do a actuar con leal­tad y a la luz del día? ¿Quién pre­ci­sa de las tinie­blas si no son los cons­pi­ra­do­res y los bri­bo­nes? Por otra par­te, ¿no os he pro­ba­do que la socie­dad tenía el dere­cho de recla­mar la por­ción nece­sa­ria para la sub­sis­ten­cia de sus ciu­da­da­nos? ¿Qué digo? Es el más sagra­do de los debe­res. ¿Cómo pue­den ser injus­tas las leyes nece­sa­rias para ase­gu­rar­la?

He dicho que las otras cau­sas de las ope­ra­cio­nes desas­tro­sas del mono­po­lio eran la liber­tad inde­fi­ni­da y la impu­ni­dad. ¿Qué otro medio sería más segu­ro para ani­mar la codi­cia y para des­pren­der­la de todo tipo de freno, que acep­tar como prin­ci­pio que la ley no tie­ne el dere­cho de vigi­lar­la, de impo­ner­le las más míni­mas tra­bas? ¿Que la úni­ca regla que se le pres­cri­ba sea la poder osar­lo todo impu­ne­men­te? ¿Qué digo? El gra­do de per­fec­ción al que ha lle­ga­do esta teo­ría es tal que casi está esta­ble­ci­do que los aca­pa­ra­do­res son inta­cha­bles; que los mono­po­lis­tas son los bene­fac­to­res de la huma­ni­dad; que en las que­re­llas que sur­gen entre ellos y el pue­blo, siem­pre se equi­vo­ca el pue­blo. O bien el cri­men del mono­po­lio es impo­si­ble o bien es real. Si es una qui­me­ra, ¿cómo pue­de ser que siem­pre se haya creí­do en esa qui­me­ra? ¿Por qué hemos expe­ri­men­ta­do sus estra­gos des­de el ini­cio de nues­tra revo­lu­ción? ¿Por qué infor­mes libres de toda sos­pe­cha y hechos incon­tes­ta­bles nos denun­cian sus cul­pa­bles manio­bras? ¿Si es real, por qué extra­ño pri­vi­le­gio sólo él obtie­ne el dere­cho a estar pro­te­gi­do? ¿Qué lími­tes pon­drían a sus aten­ta­dos los vam­pi­ros des­pia­da­dos que espe­cu­la­sen con la mise­ria públi­ca, si a toda espe­cie de recla­ma­ción se opu­sie­ran siem­pre las bayo­ne­tas y la orden abso­lu­ta de creer en la pure­za y la bon­dad de todos los aca­pa­ra­do­res? La liber­tad inde­fi­ni­da no es otra cosa que la excu­sa, la sal­va­guar­dia y la cau­sa de este abu­so. ¿Cómo pue­de con­si­de­rar­se enton­ces su reme­dio? ¿De que nos que­ja­mos? Pre­ci­sa­men­te de los males que ha pro­du­ci­do el sis­te­ma actual, o al menos de los males que no ha podi­do pre­ve­nir. ¿Y qué reme­dio se nos pro­po­ne? El mis­mo sis­te­ma. Yo os denun­cio a los enemi­gos del pue­blo y me res­pon­déis: dejad­los hacer. NT.3 En este sis­te­ma todo está con­tra la socie­dad. Todo está a favor de los comer­cian­tes de gra­nos.

Es aquí don­de se hace nece­sa­ria toda vues­tra sabi­du­ría y cir­cuns­pec­ción, legis­la­do­res. Un tema de este esti­lo siem­pre es difí­cil de tra­tar. Es peli­gro­so redo­blar las alar­mas del pue­blo, y dar a en ten­der que se auto­ri­za su des­con­ten­to. Aún más peli­gro­so es callar la ver­dad y disi­mu­lar los prin­ci­pios. Pero si que­réis seguir­los, todos los incon­ve­nien­tes des­apa­re­cen. Sólo los prin­ci­pios pue­den ago­tar la fuen­te del mal.

Sé bien que cuan­do se exa­mi­nan las cir­cuns­tan­cias de un deter­mi­na­do motín, pro­vo­ca­do por la esca­sez real o fic­ti­cia del tri­go, sue­le seña­lar­se muchas veces la influen­cia de cau­sas extra­ñas. La ambi­ción y la intri­ga tie­nen nece­si­dad de pro­vo­car dis­tur­bios. Algu­nas veces son estos mis­mos hom­bres los que exci­tan al pue­blo para encon­trar el pre­tex­to de dego­llar­lo, y para hacer terri­ble la liber­tad ante los ojos de los hom­bres débi­les y egoís­tas. Pero no es menos ver­da­de­ro que el pue­blo es natu­ral­men­te rec­to y apa­ci­ble. Siem­pre está guia­do por una inten­ción pura. Los mal­va­dos no pue­den albo­ro­tar­lo a menos que le pre­sen­ten un moti­vo pode­ro­so y legí­ti­mo ante su vis­ta. Ellos apro­ve­chan su des­con­ten­to, no lo crean. Y cuan­do lo indu­cen a come­ter exce­sos so pre­tex­to del abas­te­ci­mien­to, es por­que está pre­dis­pues­to por la opre­sión y por la mise­ria. Jamás un pue­blo feliz fue un pue­blo tur­bu­len­to. Quien conoz­ca a los hom­bres, quien cono­ce sobre todo al pue­blo fran­cés, sabe que no es posi­ble para un insen­sa­to o para un mal ciu­da­dano suble­var­lo sin razón con­tra las leyes que ama y aún menos con­tra los man­da­ta­rios que ha ele­gi­do y con­tra la liber­tad que ha con­quis­ta­do. Es tarea de sus repre­sen­tan­tes devol­ver­le la con­fian­za que él mis­mo les ha otor­ga­do y des­con­cer­tar la male­vo­len­cia aris­to­crá­ti­ca, satis­fa­cien­do sus nece­si­da­des y cal­man­do sus alar­mas.

Las pro­pias alar­mas de los ciu­da­da­nos deben ser res­pe­ta­das. ¿Cómo cal­mar­las si per­ma­ne­céis inac­ti­vos? Si las medi­das que os pro­po­ne­mos no fue­ran tan nece­sa­rias como pen­sa­mos, bas­ta­ría que él las desea­se, es sufi­cien­te que éstas pro­ba­ran ante sus ojos vues­tra adhe­sión a sus intere­ses, para deter­mi­na­ros a adop­tar­las. Ya he indi­ca­do cuál era la natu­ra­le­za y el espí­ri­tu de estas leyes. Me con­ten­ta­ré aquí con exi­gir la prio­ri­dad para los pro­yec­tos de decre­to que pro­po­nen pre­cau­cio­nes con­tra el mono­po­lio, reser­ván­do­me el dere­cho de pro­po­ner modi­fi­ca­cio­nes, si es adop­ta­da. Ya he pro­ba­do que estas medi­das y los prin­ci­pios sobre los que se fun­dan eran nece­sa­rias para el pue­blo. Voy a pro­bar que son úti­les para los ricos y todos los pro­pie­ta­rios.

No quie­ro arre­ba­tar­les nin­gún bene­fi­cio hones­to, nin­gu­na pro­pie­dad legí­ti­ma. Sólo les qui­to el dere­cho de aten­tar con­tra el de otro. No des­tru­yo el comer­cio sino el ban­di­da­je del mono­po­lis­ta. Sólo les con­deno a la pena de dejar vivir a sus seme­jan­tes. Sin embar­go, nada podría ser­les más ven­ta­jo­so. El mayor ser­vi­cio que el legis­la­dor pue­de ren­dir a los hom­bres es el de for­zar­los a ser gen te hones­ta. El mayor inte­rés del hom­bre no es ama­sar teso­ros y la más dul­ce pro­pie­dad no es devo­rar la sub­sis­ten­cia de cien fami­lias infor­tu­na­das. El pla­cer de ali­viar a sus seme­jan­tes y la glo­ria de ser­vir a su patria, bien valen esta deplo­ra­ble ven­ta­ja. ¿Para qué les sir­ve a los espe­cu­la­do­res más ávi­dos la liber­tad inde­fi­ni­da de su odio­so trá­fi­co? Para ser opri­mi­dos u opre­so­res. Este últi­mo des­tino, sobre todo, es horro­ro­so. Ricos egoís­tas, sabed pre­ver y pre­ve­nir por ade­lan­ta­do los resul­ta­dos terri­bles de la lucha del orgu­llo y de las cobar­des pasio­nes con­tra la jus­ti­cia y la huma­ni­dad. Que el ejem­plo de los nobles y de los reyes os ins­tru­ya. Apren­ded a dis­fru­tar de los encan­tos de la igual­dad y de las deli­cias de la vir­tud. O, al menos, con­ten­taos con las ven­ta­jas que la for­tu­na os da, y dejad­le al pue­blo pan, tra­ba­jo y sus cos­tum­bres. Se agi­tan en vano los enemi­gos de la liber­tad, para des­ga­rrar el seno de su patria. Ellos no para­rán el cur­so de la razón huma­na, como no pue­den parar el cur­so del sol. La cobar­día no triun­fa­rá sobre el valor. Es pro­pio de la intri­ga huir ante la liber­tad. Y voso­tros, legis­la­do­res, ¿os acor­dáis de que no sois los repre­sen­tan­tes de una cas­ta pri­vi­le­gia­da sino los del pue­blo fran­cés? No olvi­déis que la fuen­te del orden es la jus­ti­cia. Que la garan­tía más segu­ra de la tran­qui­li­dad públi­ca es la feli­ci­dad de los ciu­da­da­nos, y que las lar­gas con­vul­sio­nes que des­ga­rran los esta­dos no son otra cosa que el com­ba­te de los pre­jui­cios con­tra los prin­ci­pios, del egoís­mo con­tra el inte­rés gene­ral, del orgu­llo y de las pasio­nes de los hom­bres pode­ro­sos con­tra los dere­chos y con­tra las nece­si­da­des de los más débi­les.

El 8 de diciem­bre, la Con­ven­ción, siguien­do a la Giron­da, pro­rro­ga­ba la polí­ti­ca de liber­tad ili­mi­ta­da del comer­cio, de defen­sa de los pro­pie­ta­rios y de la ley mar­cial: en con­se­cuen­cia, los moti­nes de sub­sis­ten­cias pro­si­guie­ron. Esta fue una de las cau­sas que con­du­je­ron a la Revo­lu­ción de los días 31 de mayo a 2 de junio de 1793. El 24 de junio, la ley mar­cial fue por fin abro­ga­da, des­pués, el 4 de sep­tiem­bre la liber­tad ili­mi­ta­da de comer­cio dejó sitio a la polí­ti­ca del Maxi­mum gene­ral.

Notas:

  • 1. La opo­si­ción entre «eco­no­mía polí­ti­ca tirá­ni­ca» y «eco­no­mía polí­ti­ca popu­lar» ha sido expre­sa­da por Rous­seau en «Eco­no­mía Polí­ti­ca», artícu­lo de l’Enciclopédie, apa­re­ci­do en 1755. Robes­pie­rre cono­cía bien tam­bién la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca de Tur­got hecha por Mably, Du com­mer­ce des grains, escri­to en 1775, publi­ca­ción pós­tu­ma, París, 1790. Sobre la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca en el siglo XVIII ver F. Gauthier, GR. Ikni (ed.) La Gue­rre du blé au XVIIIè siè­cle, París, Édi­tions de la Pas­sion, 1988.
  • 2. Se tra­ta del minis­tro Tur­got, cuya expe­rien­cia de liber­tad ili­mi­ta­da del comer­cio de gra­nos, acom­pa­ña­da por vez pri­me­ra por la ley mar­cial, pro­du­jo la gue­rra de las hari­nas de 1775. La acción de Tur­got fue cri­ti­ca­da por Nec­ker que le suce­dió de 1777 a 1781, antes de que fue­ra vuel­to a lla­mar en 1788. Ver la inter­ven­ción de Robes­pie­rre con­tra la ley mar­cial, el 21 de octu­bre de 1789, en este mis­mo volu­men.
  • 3. Lais­sez fai­re, lais­sez pas­ser (dejad hacer, dejad pasar) era con­sig­na de los fisió­cra­tas. O sea de la eco­no­mía polí­ti­ca a la que Robes­pie­rre opon­drá la eco­no­mía popu­lar. Esa men­ción al «dejar hacer» adquie­re en este tex­to un tin­te muy car­ga­do.

Maxi­mi­lien Robes­pie­rre (1758−1794), fue uno de los más pro­mi­nen­tes líde­res de la Revo­lu­ción fran­ce­sa, dipu­tado, pre­si­den­te de la Con­ven­ción Nacio­nal en dos opor­tu­ni­da­des, jefe indis­cu­ti­ble de la fac­ción más radi­cal de los jaco­bi­nos y miem­bro del Comi­té de Sal­va­ción Públi­ca.

Fuen­te: Robes­pie­rre, Maxi­mi­lien (2005) Por la feli­ci­dad y la liber­tad, Dis­cur­sos. Bosc, Yan­nick,; Gauthier, Flo­ren­ce; Wah­nich, Sophie (eds), El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na

SP*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *