La par­ca se esta­ble­ce en Gua­ya­quil – Por: Dax Tos­cano





Guaya­quil, la per­la sur­gi­da del más gran­de e igno­to mar, como la can­ta­ba una de sus figu­ras ilus­tres, Julio Jara­mi­llo, sufre hoy el emba­te bru­tal de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, situa­ción que se com­pli­ca aún más en una ciu­dad de 2.7 millo­nes de habi­tan­tes, de los cua­les el 11.2 % vive en la pobre­za y el 1.4 % en pobre­za extre­ma, según datos del Ins­ti­tu­to de Esta­dís­ti­cas y Cen­sos de Ecua­dor (INEC), a diciem­bre de 2019. El desa­rro­llo de la pan­de­mia no pue­de estar sepa­ra­do de las con­di­cio­nes en las que vive la mayo­ría de la pobla­ción, como resul­ta­do de un sis­te­ma injus­to, don­de el capi­tal está por enci­ma del ser humano.

Para col­mo de los males, el gobierno cen­tral y la alcal­día de Gua­ya­quil, han actua­do con tal inca­pa­ci­dad que los más nece­si­ta­dos han que­da­do a la deri­va, por lo que hoy en las calles de Gua­ya­quil se ven imá­ge­nes dan­tes­cas, con per­so­nas con­su­mi­das por el virus y otras ya muer­tas tira­das en las vere­das o en el pavi­men­to.

Lea aquí el artícu­lo com­ple­to La par­ca se esta­ble­ce en Gua­ya­quil





Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *