Argen­ti­na. Los mise­ra­bles que pri­vi­le­gian las ganancias

Por Julio C. Gam­bi­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 abril 2020.-

La pre­sión mediá­ti­ca de anti­guos y nue­vos voce­ros del poder eco­nó­mi­co recla­man­do “fle­xi­bi­li­zar” el ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, ante la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, son los mis­mos que deman­da­ban y deman­dan fle­xi­bi­li­zar las rela­cio­nes labo­ra­les (eli­mi­nar dere­chos socia­les y labo­ra­les) e inclu­so, más abier­ta­men­te, bajar la pre­sión impo­si­ti­va sobre el capi­tal. Sos­tie­nen que el “capi­tal” es la van­guar­dia del pro­ce­so pro­duc­ti­vo, por­que es el que anti­ci­pa el dine­ro para la inver­sión y, en con­se­cuen­cia, el capi­tal es el que “da” tra­ba­jo. El dis­cur­so cla­ma por sal­var a los capi­ta­les que son los que pue­den inver­tir y por ende, hacia allí debe diri­gir­se la polí­ti­ca pública.

Todo es una fal­se­dad abso­lu­ta de la reali­dad. Des­de los fun­da­do­res de la escue­la clá­si­ca de la Eco­no­mía Polí­ti­ca sabe­mos que el capi­tal es “tra­ba­jo acu­mu­la­do”, por lo tan­to, es el “tra­ba­jo” el que gene­ra la pro­duc­ción y el pro­pio capi­tal. No es el capi­tal el que gene­ra la rique­za, sino que es el tra­ba­jo el que gene­ra la rique­za y al pro­pio capi­tal. El dine­ro por sí mis­mo no pro­du­ce ganan­cia, aun­que así apa­re­ce en el pro­ce­so finan­cie­ro y en la espe­cu­la­ción. El dine­ro del inver­sor solo pro­du­ce ganan­cia y acu­mu­la­ción en tan­to pue­de com­prar la fuer­za de tra­ba­jo y arti­cu­lar­la, pre­ci­sa­men­te, en el pro­ce­so de tra­ba­jo con los medios de pro­duc­ción (edi­fi­cios, maqui­na­rias, herra­mien­tas, mate­ria­les, mate­rias pri­mas, etc.).

La rela­ción de pro­duc­ción entre el inver­sor, pro­pie­ta­rio de los medios de pro­duc­ción, y las per­so­nas que ven­den, en el mer­ca­do, la fuer­za de tra­ba­jo es la rela­ción capi­tal – tra­ba­jo, o rela­ción de explo­ta­ción que expli­ca la diná­mi­ca de pro­duc­ción mate­rial y de ganan­cias en el capi­ta­lis­mo. No hay secre­to, el enig­ma del capi­tal es la nece­sa­ria reite­ra­ción de esa rela­ción social de explo­ta­ción. El capi­tal nece­si­ta que se mate­ria­li­ce coti­dia­na y reite­ra­da­men­te el pro­ce­so de tra­ba­jo, que haya pro­duc­ción, si no, no hay plus­va­lía o la posi­bi­li­dad de apro­piar ganan­cias. Se tra­ta de un pro­ce­so de pro­duc­ción y cir­cu­la­ción, de rela­cio­nes eco­nó­mi­cas mone­ta­rio mer­can­ti­les, que en su diná­mi­ca esca­mo­tea la subor­di­na­ción del dine­ro a la rela­ción capi­ta­lis­ta de producción.

En rigor, el pro­ble­ma que se evi­den­cia en estos tiem­pos de paro de la pro­duc­ción es que sin tra­ba­jo humano no hay posi­bi­li­dad de pro­du­cir ganan­cias y, por ende se obs­ta­cu­li­za la acu­mu­la­ción. Por eso es que los pro­pie­ta­rios de medios de pro­duc­ción cla­man por la vuel­ta al tra­ba­jo y se preo­cu­pan por el impac­to de la rece­sión. Dicen preo­cu­par­se por la vida coti­dia­na de la pobla­ción, cuan­do lo que visua­li­zan es la pér­di­da de sus ganan­cias e ingre­sos, y con ello la impo­si­bi­li­dad de la acu­mu­la­ción. La pre­sión mise­ra­ble apun­ta a levan­tar la cua­ren­te­na, que por aho­ra se extien­de en Argen­ti­na has­ta fines de abril y gana espa­cio como acción pre­ven­ti­va en todo el mun­do, cuan­do ya supe­ran los 100.000 falle­ci­dos por coro­na­vi­rus, o si se quie­re por la des­apren­sión del des­fi­nan­cia­mien­to de la salud pública.

La incer­ti­dum­bre sobre la evo­lu­ción de la pan­de­mia exi­ge dis­cu­tir más a fon­do el orden eco­nó­mi­co y social capi­ta­lis­ta que, deli­be­ra­da­men­te, des­fi­nan­ció la salud públi­ca en aras de otros nego­cios, inser­vi­bles e impro­duc­ti­vos para la socie­dad, pero ren­ta­bles para los inver­so­res capi­ta­lis­tas, caso de la pro­duc­ción y cir­cu­la­ción de armas, dro­gas o per­so­nas (tra­ta).

Salud públi­ca o nego­cios para el capital

Resul­ta urgen­te recrear con­di­cio­nes de fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de salud públi­ca, des­trui­do en casi medio siglo de polí­ti­cas “neo­li­be­ra­les”, que, pri­vi­le­gian­do el mer­ca­do, la ini­cia­ti­va pri­va­da, con el obje­ti­vo exclu­si­vo de gene­rar ganan­cias, per­mi­tie­ron la trans­for­ma­ción de un “dere­cho” a la salud, en una mer­can­cía que se com­pra y se ven­de en el mer­ca­do. Un mer­ca­do que se mane­ja con mone­da, con dinero.

La cua­ren­te­na tie­ne sen­ti­do pre­ven­ti­vo en mate­ria de salud, pero tam­bién para res­tau­rar capa­ci­dad de aten­ción sani­ta­ria del sec­tor públi­co. La des­truc­ción no es solo de la ges­tión ante­rior de Mau­ri­cio Macri, sino lega­do de la libe­ra­li­za­ción mone­ta­ris­ta des­de tiem­pos de la geno­ci­da dic­ta­du­ra de 1976. Salud y edu­ca­ción son entre otros dere­chos socia­les, los afec­ta­dos por la libe­ra­li­za­ción de la eco­no­mía. Sal­vo excep­cio­nes limi­ta­das, la cons­tan­te de la orga­ni­za­ción socio eco­nó­mi­ca, en este medio siglo, trans­cu­rrió con una orien­ta­ción favo­ra­ble a la acu­mu­la­ción privada.

Preo­cu­pa al poder eco­nó­mi­co la con­ti­nui­dad de la acción pre­ven­ti­va en mate­ria de salud, por la rece­sión, por la caí­da de la pro­duc­ción. No les preo­cu­pa el empleo, ya que aun con prohi­bi­ción de des­pi­dos, la nor­ma pasa por las cesan­tías, las sus­pen­sio­nes o las reduc­cio­nes del ingre­so de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res ante la mer­ma de la pro­duc­ción. Argu­yen que veni­mos de dos años de rece­sión y que en este 2020 la caí­da podrá osci­lar entre 3,5% y 4,5%. Más allá de la Argen­ti­na, la rece­sión es mun­dial. Kris­ta­li­na Geor­gie­va anti­ci­pa lo que será el infor­me de la pers­pec­ti­va mun­dial que se difun­de en la reu­nión de pri­ma­ve­ra del FMI y el Ban­co Mun­dial. La Direc­to­ra Geren­te del orga­nis­mo anti­ci­pa lo que infor­ma­rá el documento[1]:

“Hace tan solo tres meses, espe­rá­ba­mos para 2020 un cre­ci­mien­to posi­ti­vo del ingre­so per cápi­ta en más de 160 de nues­tros paí­ses miem­bros. Hoy, ese núme­ro ha dado un giro de 180º: aho­ra pro­yec­ta­mos que más de 170 paí­ses expe­ri­men­ta­rán un cre­ci­mien­to nega­ti­vo del ingre­so per cápi­ta este año.”

Agre­ga a ese pro­nós­ti­co el dato de la sali­da de capi­ta­les de paí­ses emer­gen­tes en su bús­que­da de “segu­ri­dad” en los prin­ci­pa­les paí­ses del capi­ta­lis­mo mundial:

“En los últi­mos dos meses, han sali­do de los mer­ca­dos emer­gen­tes apro­xi­ma­da­men­te USD 100.000 millo­nes de inver­sio­nes de car­te­ra, mon­to más de tres veces mayor que en el mis­mo perío­do de la cri­sis finan­cie­ra mundial.”

Ni siquie­ra Chi­na podrá mori­ge­rar la caí­da del pre­sen­te año, ya que recién aho­ra comien­za a nor­ma­li­zar el paro de la pro­duc­ción en las zonas de cie­rre eco­nó­mi­co sani­ta­rio pre­ven­ti­vo, espe­cial­men­te Wuhan y la pro­vin­cia de Hubei.

Por su par­te, la OIT señala[2]:

“El posi­ble aumen­to del des­em­pleo mun­dial duran­te 2020 depen­de­rá de mane­ra con­si­de­ra­ble de la evo­lu­ción futu­ra y de las medi­das polí­ti­cas que serán adop­ta­das. Exis­te un ries­go ele­va­do de que para final de año la cifra será sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más alta que la pre­vi­sión ini­cial de la OIT, de 25 millo­nes de desempleados.”

Agre­ga:

“Más de cua­tro de cada cin­co per­so­nas (81 por cien­to) de los 3.300 millo­nes que con­for­man la fuer­za de tra­ba­jo mun­dial están sien­do afec­ta­das por cie­rres tota­les o par­cia­les de su lugar de trabajo.”

El deba­te entre salud y eco­no­mía, es fal­so, mez­quino y mise­ra­ble, que esca­mo­tea la dis­cu­sión del qué hacer en la coyun­tu­ra y más allá en el tiem­po para supe­rar los pro­ble­mas del presente.

¿Quién finan­cia el rece­so obli­ga­do y cómo seguir?

Resul­ta salu­da­ble el deba­te abier­to aho­ra en la Argen­ti­na sobre la impo­si­ción a las gran­des for­tu­nas, el 1% de la pobla­ción local, sobre quie­nes debe recaer un apor­te espe­cial para aten­der los gas­tos de la pan­de­mia y el paro tran­si­to­rio de la capa­ci­dad de producir.

Se requie­re, ade­más, para el lar­go pla­zo dis­cu­tir el mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo, tan­to como el sis­te­ma finan­cie­ro y la inser­ción inter­na­cio­nal del país. La situa­ción de emer­gen­cia habi­li­ta esta dis­cu­sión, evi­ta­da por años de oscu­ran­tis­mo y hege­mo­nía des­bor­dan­te de ideo­lo­gía y polí­ti­ca neo­li­be­ral, for­ma mani­fies­ta del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta contemporáneo.

Pen­sar y cons­truir más allá del capi­ta­lis­mo cons­ti­tu­ye un desa­fío para el pen­sa­mien­to crí­ti­co y la prác­ti­ca por la eman­ci­pa­ción de los pueblos.

Bue­nos Aires, 11 de abril de 2020.

[1] FMI. Afron­tar la cri­sis: Prio­ri­da­des para la eco­no­mía mun­dial. Por Kris­ta­li­na Geor­gie­va, Direc­to­ra Geren­te del FMI. Washing­ton, DC. 9 de abril de 2020, en: https://​www​.imf​.org/​e​s​/​N​e​w​s​/​A​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​7​/​s​p​0​4​0​9​2​0​-​S​M​s​2​0​2​0​-​C​u​r​t​a​i​n​-​R​a​i​ser (con­sul­ta­da el 11 de abril de 2020).
[2] OIT. El COVID-19 cau­sa pér­di­das devas­ta­do­ras de empleos y horas de tra­ba­jo, 07/​04/​2020, en: https://​www​.ilo​.org/​g​l​o​b​a​l​/​a​b​o​u​t​-​t​h​e​-​i​l​o​/​n​e​w​s​r​o​o​m​/​n​e​w​s​/​W​C​M​S​_​7​4​0​9​2​0​/​l​ang – es/index.htm (con­sul­ta­do el 11 de abril de 2020)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *