Argen­ti­na. Feo pre­sen­te, dudo­so por­ve­nir… y aho­ra la bajan­te del Para­ná

Juan Guahán /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​11 de abril de 2020

La pan­de­mia no deja res­pi­ro, el gobierno argen­tino sigue corrien­do la línea del ais­la­mien­to social y la cua­ren­te­na con­ti­núa. Mien­tras tan­to el para­te de la eco­no­mía empie­za a mos­trar sus dien­tes. El pro­ble­ma no es la vida vs. la eco­no­mía, sino la vida vs. este mode­lo de ava­ri­cia capi­ta­lis­ta.

En medio de esta pes­te, que se ha pega­do al alma colec­ti­va bus­can­do los cuer­pos que la sigan ali­men­tan­do, una huma­ni­dad acon­go­ja­da mar­cha hacia un des­tino que pare­cie­ra no tener des­tino. Los gobier­nos van y vie­nen, más per­di­dos que “tur­co en la nebli­na”; médi­cos, infec­tó­lo­gos, epi­de­mió­lo­gos y viró­lo­gos repi­ten fra­ses y pro­nós­ti­cos “tran­qui­li­zan­tes” que nos ter­mi­nan ate­rro­ri­zan­do.

Las cifras de víc­ti­mas cre­cen y cre­cen, sien­do cada vez más impac­tan­tes. El gobierno argen­tino, sin muchos pla­nes, se for­ta­le­ce, se da y trans­mi­te con­fian­za mos­tran­do datos y logís­ti­ca que insi­núan –dicien­do lo con­tra­rio- un futu­ro temi­ble.

Mien­tras tan­to, res­pec­to del fin de esta pes­te, va des­pla­zan­do la línea del hori­zon­te con suce­si­vas modi­fi­ca­cio­nes fun­da­das en lo que lla­man un “con­ti­nuo apren­di­za­je”, que lo exi­me de mayo­res res­pon­sa­bi­li­da­des. Aho­ra la cua­ren­te­na ha sido exten­di­da has­ta el 26 de abril, aun­que es evi­den­te que algu­nas res­tric­cio­nes con­ti­nua­rán por más tiem­po.

Unos pocos datos nos ilus­tran sobre la evo­lu­ción actual de esta pan­de­mia. En Argen­ti­na las camas aptas para tera­pia inten­si­va que cuen­tan con los famo­sos “res­pi­ra­do­res” son –por aho­ra- tres veces más que las que son uti­li­za­das; el dato cier­to sobre la can­ti­dad de falle­ci­dos son –con todo el dolor que cada una de ellas sig­ni­fi­ca- una cifra menor que la exis­ten­te en gran par­te de los paí­ses.

Todos los espe­cia­lis­tas coin­ci­den en que el núme­ro de “con­ta­gia­dos” es muy supe­rior a las cifras que dia­ria­men­te se están pro­por­cio­nan­do, ello es así por los insu­fi­cien­tes tes­teos que se están rea­li­zan­do, lo que indi­ca que hay miles de per­so­nas que son por­ta­do­res del virus y que pue­den con­ta­giar sin tener sín­to­mas del mal.

Los tes­teos son la pri­me­ra defen­sa con­tra el virus y una impor­tan­te herra­mien­ta para evi­tar que los hos­pi­ta­les se lle­nen de casos que final­men­te no se con­fir­man.

La cau­sa de esta situa­ción está dada por el sor­do enfren­ta­mien­to entre los paí­ses ricos (Euro­pa y EEUU) y el res­to de paí­ses con menos recur­sos, dado que la indus­tria que pro­du­ce los kits de tes­teo y los reac­ti­vos quí­mi­cos para pro­ce­sar­los están des­bor­da­dos por la deman­da inter­na­cio­nal enca­be­za­da por los paí­ses más pode­ro­sos. A ello se suma una demo­ra del Minis­te­rio de Salud local para adqui­rir esos insu­mos quí­mi­cos.

Todo eso acon­te­ce en medio de pre­vi­sio­nes que el pico de esta pan­de­mia se ha des­pla­za­do hacia la segun­da quin­ce­na de mayo y que las medi­das que res­trin­gen la cir­cu­la­ción de per­so­nas tie­nen varios meses por delan­te.

La con­flic­ti­va rela­ción entre eco­no­mía y Covid 19

Todos sabe­mos de la nece­si­dad sani­ta­ria de man­te­ner al máxi­mo la cua­ren­te­na y el ais­la­mien­to social. Pero nadie igno­ra de la nece­si­dad de sos­te­ner el fun­cio­na­mien­to de algu­nos aspec­tos de la eco­no­mía que hacen a la con­ti­nui­dad de la vida. En medio de esta con­tra­dic­ción la mayor par­te de las mira­das se diri­gen ‑con toda jus­ti­cia- al Esta­do.

El gobierno de turno, que admi­nis­tra al Esta­do, nos dice que en esta ten­sión entre vida y eco­no­mía se que­da con la vida. ¡Está bien! De todos modos hay otra con­si­de­ra­ción que no se debe olvi­dar. La mayor con­tra­dic­ción no es entre vida vs eco­no­mía, sino entre la vida y una eco­no­mía guia­da por la ava­ri­cia capi­ta­lis­ta.

Aquí es cuan­do debe dis­cu­tir­se sobre lo qué tie­ne que hacer el Esta­do. No pue­de que­dar­se de bra­zos cru­za­dos fren­te a esa codi­cia y avi­dez por una ganan­cia inde­bi­da. Es inacep­ta­ble que se deje chan­ta­jear por empre­sa­rios ines­cru­pu­lo­sos. Debe dar el ejem­plo garan­ti­zan­do la con­ti­nui­dad de las acti­vi­da­des cla­ves y los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res. ¿Cómo?

En el caso de acti­vi­da­des estra­té­gi­cas o gran­des empre­sas debe asu­mir, a cam­bio y jun­to con los tra­ba­ja­do­res de esos cen­tros de tra­ba­jo, tareas de direc­ción para evi­tar el caos social en esta emer­gen­cia. Techint y Vicen­tín, son ejem­plos don­de medi­das de este tipo hubie­ran ser­vi­do de ejem­plo.

Cla­ro está que para eso, para ser creí­ble, el gobierno debe ajus­tar su pro­pio fun­cio­na­mien­to, ges­tión y ejem­pla­ri­dad.

Tres erro­res recien­tes indi­can cues­tio­nes que se deben corre­gir. Uno, el rom­pi­mien­to de la cua­ren­te­na por par­te de cen­te­na­res de miles de jubi­la­dos, el vier­nes 3 de abril por erro­res esta­ta­les y con­ve­nien­cias ban­ca­rias, es lamen­ta­ble.

Dos, la obs­ce­na exhi­bi­ción de la aso­cia­ción para el deli­to entre empre­sa­rios y fun­cio­na­rios esta­ta­les cono­ci­da el pasa­do lunes con moti­vo de la com­pra de ali­men­tos y las varia­das mues­tras de repre­sión sobre sec­to­res popu­la­res (indios wichis, tra­ba­ja­do­res fri­go­rí­fi­co Pen­ta, entre otros) son mues­tras de una ges­tión que debe modi­fi­car rum­bos.

Tres, ade­más de una mejor ges­tión de los fun­cio­na­rios es pre­ci­so ajus­tar las cla­vi­jas a los ban­cos, eter­nos gana­do­res de todos estos tiem­pos. Del mis­mo modo que no se pue­de con­ti­nuar con la repre­sión sobre el pue­blo humil­de apli­can­do una “cua­ren­te­na de cla­se” don­de el pato lo pagan los más pobres, tam­po­co se pue­den seguir sos­te­nien­do méto­dos de com­pras que son una con­vo­ca­to­ria a estos “arre­glos”, como ya pasa­ra con la obra públi­ca en recien­tes gobier­nos.

Es ver­gon­zo­so que se siga con la cos­tum­bre de com­prar a “bol­se­ros mayo­ris­tas” y no en for­ma direc­ta a pro­duc­to­res, muchos de los cua­les son los mis­mos pro­ta­go­nis­tas de las olvi­da­das eco­no­mías regio­na­les o pro­duc­to­res de modes­tas coope­ra­ti­vas loca­les.

Los ante­ce­den­tes cita­dos actúan en con­tra de las pro­pias accio­nes del gobierno y gene­ran des­con­fian­za sobre la impar­cia­li­dad de sus medi­das.

Por si fue­ra poco, aho­ra… la bajan­te del río Para­ná

En el Río Para­ná se obser­va una bajan­te que no cesa, ni se veía des­de hace 30 años. Los efec­tos son peli­gro­sos para las per­so­nas y malos para la eco­no­mía.

Afec­ta a las per­so­nas, agra­van­do la actual pan­de­mia, en varios aspec­tos: la insa­lu­bri­dad del agua por los des­he­chos que se vuel­can a ese río y por las tomas de agua, usa­das para extraer ese líqui­do que –una vez pota­bi­li­za­do o no- es usa­do para el con­su­mo humano. Muchas de tales tomas hoy pue­den ser obser­va­das a sim­ple vis­ta emer­gien­do del agua.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, las auto­ri­da­des del puer­to de Rosa­rio infor­man que esta situa­ción hace más difí­cil el trans­por­te marí­ti­mo. Eso es así por las difi­cul­ta­des que demo­ran los via­jes de las bar­ca­zas que vie­nen del Para­guay.

Por su par­te, los buques que hacen trans­por­tes de ultra­mar deben adap­tar­se (redu­cien­do su cala­do de 34 a 31 pies de pro­fun­di­dad) dis­mi­nu­yen­do en unas 7 mil tone­la­das el volu­men de cada car­ga. Todo ello com­pli­ca aún más las expor­ta­cio­nes de gra­nos, hari­na y acei­te de soja, cla­ves para la eco­no­mía. La fal­ta de llu­vias tam­bién afec­ta a la últi­ma eta­pa de los cul­ti­vos mai­ce­ros.

Pero… ¿cuál es la cau­sa de esta nue­va des­gra­cia? Da la impre­sión que con­flu­yen dos temas que se com­ple­men­tan: Una impor­tan­te sequía que afec­ta una amplia zona del sur de Bra­sil reco­rri­da por los ríos Igua­zú, Para­ná, Uru­guay y sus afluen­tes.

La otra cau­sa sería el cie­rre de las com­puer­tas de seis repre­sas cons­trui­das, en terri­to­rio bra­si­le­ño, sobre el Río Igua­zú. De ese modo Bra­sil se ase­gu­ra el sufi­cien­te nivel del agua para hacer fun­cio­nar dichas repre­sas sin dar cuen­ta del daño que se pue­da pro­du­cir aguas aba­jo, ya sobre terri­to­rio argen­tino.

Esta situa­ción ha moti­va­do que las legis­la­do­ras misio­ne­ras Ceci­lia Brit­to y Julia Perié, inte­gran­tes del Par­la­sur, hayan hecho el corres­pon­dien­te recla­mo sobre esta situa­ción. En el mis­mo sen­ti­do la dipu­tada entre­rria­na Blan­ca Osu­na ha preo­cu­pa­do al can­ci­ller Feli­pe Solá para que ges­tio­ne ante Bra­sil la solu­ción a esta irre­gu­la­ri­dad.

Otro de los sitios sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te afec­ta­dos son las Cata­ra­tas de Igua­zú. Según el Direc­tor del Par­que Nacio­nal Igua­zú, el cau­dal habi­tual de las aguas a esa altu­ra osci­la entre los 1.300 y 1.500 metros cúbi­cos por segun­do y aho­ra ron­da los 280 metros apro­xi­ma­da­men­te, afec­tan­do a los cono­ci­dos sal­tos de esas cata­ra­tas.

Esti­ma­cio­nes cli­má­ti­cas refie­ren que recién a media­dos de este mes vol­ve­rán algu­nas llu­vias y que res­pec­to a la zona por­tua­ria de embar­que en Rosa­rio la suba de la altu­ra del río deman­da­rá otros 20 días.

De este modo reapa­re­ce en el esce­na­rio con­tem­po­rá­neo una dis­cu­sión sobre el agua de los ríos de la región que moti­va­ra fuer­tes con­flic­tos por la déca­da de los 70.

En ese momen­to Bra­sil y Para­guay, rom­pien­do el Tra­ta­do de la Cuen­ca del Pla­ta, deci­die­ron cons­truir la repre­sa Itai­pú, enten­di­da –según algu­nos estu­dio­sos de Bra­sil- como la “bom­ba ató­mi­ca bra­si­le­ña” ante el infun­da­do temor que la Argen­ti­na, con el triun­fo del pero­nis­mo pudie­ra acce­der a un arma nuclear.

Bra­sil, por aquel enton­ces más atra­sa­do tec­no­ló­gi­ca­men­te, tenía en Itai­pú el “arma” para inun­dar la Meso­po­ta­mia y par­te de Bue­nos Aires. Por eso Juan Domin­go Perón ins­tru­yó al pre­si­den­te Héc­tor Cám­po­ra para cons­truir tres repre­sas que sir­vie­ran de amor­ti­gua­dor a esa posi­bi­li­dad.

En ese mar­co se cons­tru­yó la repre­sa Sal­to Gran­de, en acuer­do con el gobierno uru­gua­yo y se apro­bó el Pro­yec­to de Yaci­re­tá, bina­cio­nal con Para­guay, lue­go lar­ga­men­te pos­ter­ga­do. Por fin, fue deja­da de lado la cons­truc­ción de la ter­ce­ra repre­sa, la de Para­ná Medio.

En aquel enton­ces pri­ma­ron las razo­nes geo­po­lí­ti­cas, la preo­cu­pa­ción de EEUU por los triun­fos de Sal­va­dor Allen­de en Chi­le y aquel pero­nis­mo en la Argen­ti­na que cues­tio­na­ban la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se en la región. En fun­ción de ello se pro­du­jo esa acti­tud bra­si­le­ña. Recor­de­mos que ese país era reco­no­ci­do por Henry Kis­sin­ger ‑Secre­ta­rio de Esta­do- como “saté­li­te pri­vi­le­gia­do” de la estra­te­gia de Washing­ton.

Esa pers­pec­ti­va sir­vió como una jus­ti­fi­ca­ción estra­té­gi­ca de aque­llas ries­go­sas accio­nes. Hoy son otros los pro­ble­mas y es de espe­rar que esta situa­ción no pase de ser una inade­cua­da bús­que­da de efi­ca­cia de algún fun­cio­na­rio de menor nivel del vecino país.

*Ana­lis­ta polí­ti­co y diri­gen­te social argen­tino, aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *