Si esta­mos enfren­tan­do con éxi­to la Covid-19 es por la obra de la Revo­lu­ción

Cuba, Yai­ma Puig Mene­ses, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de abril del 2020

«Cada acción de nues­tros médi­cos, de nues­tros cien­tí­fi­cos, de nues­tro
pue­blo… para enfren­tar la epi­de­mia, para espan­tar la muer­te, es un
monu­men­to a Fidel, a su visio­na­ria obra huma­ni­ta­ria y a su fe mar­tia­na
en que lo mejor del ser humano pre­va­le­ce cuan­do se alien­ta, se reco­no­ce y
esti­mu­la».

Así refle­xio­nó este vier­nes el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Miguel
Díaz-Canel Ber­mú­dez, al inter­cam­biar, a tra­vés de video­con­fe­ren­cia, con
las máxi­mas auto­ri­da­des de las pro­vin­cias y del muni­ci­pio espe­cial Isla
de la Juven­tud, en una pro­fun­da jor­na­da de tra­ba­jo, en la cual se
ana­li­za­ron esen­cias fun­da­men­ta­les para con­ti­nuar enfren­tan­do en el país
el esce­na­rio impues­to por la covid-19.

«Si hoy hemos podi­do enfren­tar todas estas cosas es por la obra de la
Revo­lu­ción», acen­tuó el Jefe de Esta­do, al enca­be­zar la reu­nión jun­to
al pri­mer minis­tro, Manuel Marre­ro Cruz. «Ese sis­te­ma de Salud, ese
sis­te­ma de cien­cia, ese pue­blo orga­ni­za­do, esas medi­das que pode­mos
tomar con­tan­do con todos y movi­li­zan­do a todos, y que todos este­mos
tra­ba­jan­do por lo mis­mo, se pue­de hacer en una Revo­lu­ción como esta,
fun­da­da por Fidel, por la gene­ra­ción his­tó­ri­ca, con­du­ci­da en estos
momen­tos por el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz», valo­ró el
man­da­ta­rio.

«Somos un pue­blo aco­sa­do por un impe­rio, que mul­ti­pli­ca su inge­nio y
sus ener­gías para enfren­tar­se a una epi­de­mia glo­bal y com­par­tir fuer­zas y
expe­rien­cias con otras nacio­nes (…) noso­tros, los blo­quea­dos, una
nación peque­ña, miren a qué dedi­ca­mos nues­tros esfuer­zos y dón­de está
nues­tro pen­sa­mien­to, el cora­zón de nues­tra nación, en enfren­tar­lo aquí,
pero tam­bién en com­par­tir con otras nacio­nes», sen­ten­ció.

Esa obra, esa con­cep­ción huma­nís­ti­ca de la polí­ti­ca, esa Cuba que en
el mun­do se admi­ra y se reco­no­ce –sub­ra­yó – , hay que enal­te­cer­la y
cui­dar­la, en pri­mer lugar, por todos los hijos de esta Revo­lu­ción, que
somos noso­tros, que es el pue­blo cubano.

Por ese cui­da­do enal­te­ce­dor, agre­gó, vamos a velar y vamos a exi­gir
los que tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de hacer­lo; por eso deman­da­mos y
exi­gi­mos res­pe­to, aca­ta­mien­to y res­pal­do a las medi­das que refuer­zan el
ais­la­mien­to social, sobre las cua­les cons­tan­te­men­te nos lle­gan
denun­cias, que­jas, avi­sos por indis­ci­pli­nas, vio­la­cio­nes, e inclu­so el
des­co­no­ci­mien­to de algu­nas orien­ta­cio­nes que damos des­de el Gobierno. 

En tal sen­ti­do, des­ta­có la impor­tan­cia de que en un momen­to como este
las orien­ta­cio­nes del Esta­do y del Con­se­jo de Minis­tros flu­yan con
agi­li­dad hacia la base. En con­di­cio­nes como estas –insis­tió – , con la
enver­ga­du­ra del tra­ba­jo que lle­va­mos a cabo entre todos, la efi­ca­cia de
nues­tra ges­tión tam­bién se mide por la rapi­dez con que se imple­men­ten
las deci­sio­nes y su impac­to inme­dia­to.

Noso­tros podría­mos decir –aña­dió– que esta­mos en un cam­po de bata­lla
enfren­tan­do la pan­de­mia, don­de cada jefe tie­ne su res­pon­sa­bi­li­dad y cada
sol­da­do su tarea.

Nun­ca un mejor momen­to que este, eva­luó, para evo­car la sabi­du­ría mar­tia­na, con la que con­vo­ca­mos a todo nues­tro pue­blo y a todo el sis­te­ma de direc­ción en el país… «Haga cada uno su par­te del deber y nada podrá ven­cer­nos», afir­mó.

Al hacer refe­ren­cia a los temas abor­da­dos duran­te la jor­na­da, el
Pre­si­den­te Díaz-Canel con­si­de­ró que nos ponen en mejo­res con­di­cio­nes de
tra­ba­jar en estos momen­tos y, sobre todo, nos per­mi­ten ir pre­pa­rán­do­nos
para la eta­pa más inten­sa que vamos a vivir de la pan­de­mia y la
recu­pe­ra­ción, que ten­dre­mos que pla­ni­fi­car y orga­ni­zar pos­te­rior a este
even­to.

«Lo que esta­mos vivien­do, como hemos mani­fes­ta­do en otras oca­sio­nes,
es un desa­fío iné­di­to para el mun­do y para Cuba», valo­ró. En el caso
nues­tro –ase­gu­ró– es un desa­fío supe­rior, por­que «noso­tros no par­ti­mos
de una situa­ción nor­mal cuan­do empe­za­mos a enfren­tar la pan­de­mia,
noso­tros par­tía­mos ya de una situa­ción, don­de venía­mos por meses
tra­ba­jan­do bajo el recru­de­ci­mien­to del blo­queo, la per­se­cu­ción
finan­cie­ra y el inte­rés del Gobierno de Esta­dos Uni­dos por­que no lle­ga­ra
com­bus­ti­ble a nues­tro país».

Aña­dió que toda esta situa­ción ha crea­do en el mun­do lo que muchos
espe­cia­lis­tas están defi­nien­do como una cri­sis sani­ta­ria, huma­na y
eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes, pero tam­bién como una cri­sis polí­ti­ca, por­que
aquí se han que­bra­do los con­cep­tos neo­li­be­ra­les, se ha que­bra­do un
gru­po de gobier­nos que con sus pro­pias polí­ti­cas no ha podi­do lograr
real­men­te dar una res­pues­ta ade­cua­da.

Esta­mos en un momen­to en que la vida en el mun­do ente­ro ha cam­bia­do,
las eco­no­mías se cie­rran o se para­li­zan, y las socie­da­des entran en
ais­la­mien­to o en cua­ren­te­na; lo peor es que no se sabe cuán­to va a
durar, mani­fes­tó el man­da­ta­rio.

De ahí su énfa­sis en que «mien­tras más rápi­da y con­tun­den­te sea la
res­pues­ta que demos en las con­di­cio­nes de nues­tro país, meno­res serán
los efec­tos nega­ti­vos que des­pués ten­dre­mos que enfren­tar».

Con espe­cial insis­ten­cia recor­dó que «el reto mayor para noso­tros
está por venir». Los casos de pacien­tes con­fir­ma­dos están aumen­tan­do
–sub­ra­yó– y van a con­ti­nuar cre­cien­do.

Por otra par­te, comen­tó que, en medio del actual esce­na­rio de cri­sis
mun­dial, en los últi­mos días el Gobierno de Esta­dos Uni­dos apa­re­ce con
una nue­va calum­nia y tra­tan­do de bus­car un nue­vo pre­tex­to para la
inje­ren­cia y la agre­sión, dicien­do que Cuba está invo­lu­cra­da en el
nar­co­trá­fi­co, cosa que solo le podrán creer los laca­yos del impe­rio.

En medio de esta cri­sis mun­dial, que tam­bién nos está impac­tan­do en
diver­sos ámbi­tos –aña­dió el man­da­ta­rio– tene­mos que pre­ver los
esce­na­rios futu­ros, don­de vamos a tener un menor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y
afec­ta­cio­nes en el turis­mo, que es una de nues­tras acti­vi­da­des
eco­nó­mi­cas más diná­mi­cas, de las que más apor­ta en liqui­dez, pero que
tam­bién mue­ve a una par­te impor­tan­te del res­to de la eco­no­mía nacio­nal.

Ese con­tex­to, apre­ció, impli­ca pla­ni­fi­ca­ción, aho­ra más que nun­ca,
algo que el Gene­ral de Ejér­ci­to ha defen­di­do siem­pre. «En los momen­tos
más com­ple­jos es cuan­do hay que insis­tir más en la pla­ni­fi­ca­ción y para
eso noso­tros tene­mos que tener pre­sen­te cuál es la dis­po­ni­bi­li­dad de
recur­sos de todo tipo con que pode­mos con­tar, hacia dón­de los vamos a
diri­gir y defi­nir cómo los vamos a con­tro­lar, para que ten­gan el
ade­cua­do uso y el ade­cua­do impac­to que nece­si­ta­mos», sub­ra­yó.

Tene­mos que orien­tar­nos más –dijo– a la pro­duc­ción de ali­men­tos y de
todo lo que pue­da garan­ti­zar una deman­da inter­na del país y pue­da
influir en la cir­cu­la­ción mer­can­til mino­ris­ta; o sea, esta­mos con­vo­can­do
a hacer todo lo que se pue­da con ese pro­pó­si­to.

Hay con­di­cio­nes, inclu­so, para que la agri­cul­tu­ra ten­ga más recur­sos
que en otros momen­tos, por­que se ha reco­pi­la­do lo que se gas­ta­ba en
otros sec­to­res para poder poten­ciar­la, deta­lló.

Díaz-Canel enfa­ti­zó en que «no se pue­den olvi­dar las medi­das de
aho­rro que está­ba­mos imple­men­tan­do antes de esta situa­ción». Los gran­des
con­su­mi­do­res tie­nen que salir del pico, y hay que insis­tir con la
pobla­ción sobre lo que el aho­rro de ener­gía eléc­tri­ca repre­sen­ta; «cada
bom­bi­llo que esté apa­ga­do y no haga fal­ta en la casa es una
con­tri­bu­ción, todos esos poqui­tos suman mucho», aco­tó.

«Y todo esto lo tene­mos que hacer con el opti­mis­mo que siem­pre hemos
teni­do, con la con­fian­za en que nues­tro país, con su Revo­lu­ción, pue­de
salir ade­lan­te». Por una par­te, vamos a enfren­tar una pan­de­mia –apun­tó– y
uni­do a ello vamos a enfren­tar el blo­queo, y esto solo se pue­de
resol­ver si somos capa­ces de resis­tir crean­do, sobre la base de nues­tras
pro­pias poten­cia­li­da­des, de nues­tro pro­pio esfuer­zo, de nues­tra
inte­li­gen­cia, de nues­tra expe­rien­cia.

Sal­var vidas huma­nas es la prio­ri­dad –reite­ró– y tene­mos que estar
pre­pa­rán­do­nos enton­ces para el momen­to más com­ple­jo de la pan­de­mia. Por
ello su insis­ten­cia en que en todos los hos­pi­ta­les, don­de haya casos
ingre­sa­dos exis­ta una bue­na vigi­lan­cia clí­ni­ca, una bue­na aten­ción al
pacien­te enfer­mo y acu­mu­lar expe­rien­cia con este tipo de enfer­me­dad para
saber qué es lo que varía, qué nos pue­de dar una señal clí­ni­ca rápi­da
para actuar, y que ese pacien­te no lle­gue en poco tiem­po a con­ver­tir­se
en un caso crí­ti­co.

Asi­mis­mo, enfa­ti­zó en los pro­to­co­los a seguir para tra­tar el nue­vo
coro­na­vi­rus en las salas de tera­pia inten­si­va; y la pre­pa­ra­ción e
inte­gra­ción que requie­ren los equi­pos de médi­cos que enfren­tan esta
enfer­me­dad, así como tam­bién se debe tener en cuen­ta dón­de des­can­san o
dón­de hacen la cua­ren­te­na tras haber con­clui­do con sus tur­nos de
tra­ba­jo.

En la medi­da en que apro­ve­che­mos estos días antes de que nos lle­gue
el pico de mayo­res con­ta­gios –mani­fes­tó– esta­re­mos en mejo­res
con­di­cio­nes para des­pués enfren­tar la pan­de­mia.

Seña­ló, ade­más, que resul­ta esen­cial en estos momen­tos «la pro­tec­ción
de nues­tro per­so­nal de salud, que está en la pri­me­ra trin­che­ra, en la
trin­che­ra de más peli­gro, y nece­si­ta­mos que esté vital», pun­tua­li­zó.

Los deta­lles de pre­ven­ción no se pue­den per­der –aco­tó – , por­que no ha
cam­bia­do nada, al con­tra­rio, esto va para peor; «enton­ces, ese exce­so de
con­fian­za, que a veces es pro­pia de la idio­sin­cra­sia del cubano, hay
que rom­per­la, no pue­de haber ruti­na, y si la hay, que sea para cum­plir
sis­te­má­ti­ca­men­te todo lo que ya hemos implan­ta­do, no para aban­do­nar­lo ni
para rela­jar­nos», aler­tó.

Espe­cial aten­ción –dijo– se debe poner tam­bién con el tema del den­gue
y «no bajar la guar­dia, tene­mos que man­te­ner el aná­li­sis de la
situa­ción epi­de­mio­ló­gi­ca de mane­ra inte­gral, no solo de la covid-19».

Entre los prin­ci­pios esen­cia­les que deben defi­nir el actuar coti­diano
en el actual esce­na­rio, el Jefe de Esta­do des­ta­có la nece­si­dad de
aho­rrar recur­sos, por lo cual se ha acu­di­do a la ven­ta nor­ma­da, regu­la­da
o con­tro­la­da de pro­duc­tos; seguir orga­ni­zan­do las colas, don­de se
vuel­ve vital una acti­tud ciu­da­da­na res­pon­sa­ble y dis­ci­pli­na­da; así como
con­ti­nuar aten­dien­do a los más vul­ne­ra­bles de mane­ra dife­ren­cia­da.

A pen­sar en cada deta­lle estu­vie­ron enca­mi­na­das tam­bién sus refle­xio­nes, pues esta­mos «en un momen­to en el que todo lo que tene­mos que hacer es faci­li­tar, des­tra­bar, apo­yar, y no moles­tar; al con­tra­rio, tene­mos que unir­nos más para enfren­tar esto entre todos», enfa­ti­zó.

HEMOS ENCONTRADO OBSTÁCULOS Y TAMBIÉN SOLUCIONES

Más ade­lan­te, el pri­mer minis­tro, Manuel Marre­ro Cruz, des­ta­có que la
bata­lla que libra­mos en estos momen­tos, difí­cil y des­co­no­ci­da, nos ha
pues­to el reto de que sin cono­cer al enemi­go hemos teni­do que ir
encon­tran­do las armas para irla libran­do; «hemos encon­tra­do muchos
obs­tácu­los, pero tam­bién muchas solu­cio­nes», des­ta­có.

De mane­ra espe­cial comen­tó sobre nume­ro­sas opi­nio­nes que
cons­tan­te­men­te ha hecho lle­gar la pobla­ción duran­te estos días, las
cua­les, ase­gu­ró, agra­de­ce­mos mucho, pues nos nutren y posi­bi­li­tan
rea­li­zar deter­mi­na­dos aná­li­sis que nos per­mi­ten adop­tar deci­sio­nes. La
mayo­ría de las opi­nio­nes son valio­sas, aun­que no todas podre­mos
apli­car­las –con­si­de­ró– pero todo lo que nos sir­ve para apli­car
solu­cio­nes o avan­zar lo hemos apro­ve­cha­do.

En con­se­cuen­cia, pidió a los máxi­mos diri­gen­tes de las pro­vin­cias que
sean muy enér­gi­cos ante el enfren­ta­mien­to de opi­nio­nes que pre­ten­den
des­in­for­mar a nues­tra pobla­ción o des­es­ta­bi­li­zar­la. Al mis­mo tiem­po, los
con­mi­nó a estar aten­tos a todos los deta­lles y sacar expe­rien­cias en el
tra­ba­jo coti­diano que se está rea­li­zan­do.

Por otra par­te, se refi­rió a la impor­tan­cia de no des­cui­dar los
asun­tos rela­cio­na­dos con la eco­no­mía y den­tro de ellos garan­ti­zar la
pro­duc­ción de ali­men­tos, no solo de lo que tene­mos hoy y esta­mos
cose­chan­do, sino tam­bién de la siem­bra, para que haya con­ti­nui­dad y
sos­te­ni­bi­li­dad.

Valo­ró que, sin dejar el enfren­ta­mien­to al nue­vo coro­na­vi­rus, don­de
evi­tar la trans­mi­sión y sal­var vidas es la tarea núme­ro uno, se debe
con­ti­nuar tra­ba­jan­do para avan­zar en el per­fec­cio­na­mien­to del comer­cio y
la gas­tro­no­mía; rea­li­zar man­te­ni­mien­tos ade­cua­dos en las ins­ta­la­cio­nes
de turis­mo; aten­der el tema de las cuen­tas por pagar y cobrar ven­ci­das;
crear las bases para con­ti­nuar bus­can­do fuen­tes de expor­ta­ción; así como
enfren­tar con sis­te­ma­ti­ci­dad las ile­ga­li­da­des en los dife­ren­tes
ámbi­tos. «Aten­der la eco­no­mía en medio del com­ple­jo esce­na­rio es vital»,
ase­gu­ró.

Todo lo que haga­mos tie­ne que ser con orden, con dis­ci­pli­na, sin
impro­vi­sa­ción, y tene­mos que pre­pa­rar­nos de la mejor mane­ra para cuan­do
vol­va­mos a la nor­ma­li­dad, por­que no pode­mos espe­rar a que ter­mi­ne toda
esta situa­ción para pen­sar enton­ces cómo nos vamos a res­ta­ble­cer.

Depen­de­rá de noso­tros, de esa ini­cia­ti­va, de esa con­sa­gra­ción, con ideas y enfren­ta­mien­to, con orden, que sal­dre­mos ade­lan­te y gana­re­mos esta bata­lla, como siem­pre lo ha hecho la Revo­lu­ción.

Toma­do de Gran­ma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *