Pac­tos del capi­tal y diná­mi­ca hacia el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co

Des­kar­gak /​Des­car­gas (345 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi ]Des­car­gar 

Hace ya una cua­ren­te­na de años de los Pac­tos de la Mon­cloa (bajo la égi­da del capi­tal) y aún nos man­tie­nen en cua­ren­te­na. La pri­me­ra, la de 1978, fue una amnis­tía para la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, una ren­di­ción ante el capi­tal de la mayo­ría del espec­tro orga­ni­za­do de izquier­da (sal­vo el con­jun­to del MLNV) y, por resu­mir, por orden del capi­tal, una pues­ta a pun­to del Esta­do espa­ñol para homo­lo­gar­se ante sus seme­jan­tes en for­ma de demo­cra­cia, monar­quía y par­la­men­to.

Para Eus­kal Herria la rece­ta ha sido con­ti­nuar con la ocu­pa­ción por par­te de Fran­cia y Espa­ña jun­to con las reglas impues­tas por el capi­tal. En todo este tris­te y san­gran­te perio­do no hemos con­se­gui­do nin­gún avan­ce de fon­do para la cla­se obre­ra vas­ca, tan­to en su aspec­to social como nacio­nal.

Al con­tra­rio, la sumi­sión de los par­ti­dos, sin­di­ca­tos, medios de comu­ni­ca­ción, uni­ver­si­da­des y un lar­go etcé­te­ra a las reglas del Esta­do del capi­tal ha sido total (en este pun­to no nos olvi­da­mos ni de la últi­ma ETA ni de Sor­tu). Para ello han con­ta­do y cuen­tan, sobre todo, con sus capa­ta­ces cipa­yos polí­ti­cos del PNV y su sol­da­des­ca arma­da.

Esto es, sumi­sión a la filo­so­fía, al len­gua­je, a los para­dig­mas y prác­ti­cas bur­gue­sas y una posi­ción anti­co­mu­nis­ta y anti­in­de­pen­den­tis­ta. Posi­ción feroz en unos casos y cabal­men­te pla­nea­da en otros (EHBil­du), mareán­do­nos con «gure esku dago», dere­cho a deci­dir, auto­de­ter­mi­na­ción, tres espacios/​carriles de desa­rro­llo, tiem­po y deci­sión para lue­go fede­rar­se, admi­sión de anti inde­pen­den­tis­tas…

Hoy nos toca vivir la cua­ren­te­na del coro­na­vi­rus. En sí mis­ma, la situa­ción es trá­gi­ca y más que catas­tró­fi­ca sobre todo para los más débi­les y los des­pro­te­gi­dos. Tam­bién para la cla­se obre­ra y capas popu­la­res, con el aña­di­do de que esta vez el dra­ma va a tocar a más sec­to­res socia­les.

Des­de hace un tiem­po muchos eco­no­mis­tas pre­di­cen que en bre­ve pla­zo de tiem­po vamos a caer en una cri­sis eco­nó­mi­ca que supe­ra­ría la del 2008 e inclu­so hablan que podría ir más allá que la del 29. Que nada será igual… Nos da la impre­sión que algu­nos se que­dan dema­sia­do cor­tos. Otros pen­sa­mos que no es cues­tión de una cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial (que no es poco), sino que el capi­ta­lis­mo actual se encuen­tra en esta­do agó­ni­co. No da más de sí. Otra cosa es cuán­to dura­rá en ese esta­do agó­ni­co.

A su vez, y uni­do a lo ante­rior, exis­ten muchos datos, situa­cio­nes, seña­les que augu­ran una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial deri­va­da de este esta­do agó­ni­co del capi­tal. Los varia­dos esbi­rros del mis­mo nos dicen que no hay que hacer caso de plan­tea­mien­tos catas­tró­fi­cos.

Estos char­la­ta­nes pre­ten­den hacer­nos creer que es posi­ble cons­truir un capi­ta­lis­mo que no sea sal­va­je. Nos dicen que el obje­ti­vo es cons­truir un Esta­do ama­ble, un Esta­do de bien­es­tar cam­bian­do algu­nas cosi­llas. Y todo eso diri­gi­do, cla­ro está, a los Esta­dos de pri­me­ra línea, pues la mayo­ría del mun­do sufre la depen­den­cia, fal­ta de desa­rro­llo de las nece­si­da­des bási­cas, pobre­za, insa­lu­bri­dad, ham­bre, sed, cóle­ra, den­gue, mala­ria…

En todo caso, vamos a cen­trar­nos en lo más cer­cano en tiem­po y en espa­cio, sin abor­dar otras situa­cio­nes para inten­tar cen­trar la cues­tión que pre­ten­de­mos. Habrá pac­tos en Madrid, en París, en Ipa­rral­de, en Vas­con­ga­das y en Nafa­rroa Garaia. Nos da igual si algu­nos fir­man, se abs­tie­nen, o hacen el pino. Lo que acuer­den ahí será para afian­zar la diná­mi­ca y la cade­na de man­do capi­ta­lis­ta a todos los nive­les. Es decir, ser­vi­rá para seguir entro­nan­do al capi­tal y todo su entra­ma­do (par­ti­dos, medios de comu­ni­ca­ción, sin­di­ca­tos… del sis­te­ma), con la diver­sa funcionalidad/​mandato que le es impres­cin­di­ble a cada uno para ase­gu­rar su man­te­ni­mien­to. Al mis­mo tiem­po, si los que hoy ven­den su fuer­za de tra­ba­jo en blan­co, en negro… millo­nes de ellos no aguan­tan, ima­gi­né­mo­nos en que situa­ción que­da­rán a cor­to y medio pla­zo.

Ante esta situa­ción ¿Qué pen­sa­mos hacer en Eus­kal Herria los y las que com­po­ne­mos la nación obre­ra vas­ca, la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca? Des­de el 2009 (y des­de antes) nos ha cos­ta­do levan­tar cabe­za. Como no podía ser de otra for­ma, ha cos­ta­do que sur­jan en dife­ren­tes momen­tos estruc­tu­ras des­de dife­ren­tes sec­to­res, pro­ce­den­cias, expe­rien­cias… Hoy más que nun­ca, más que andar el camino en diná­mi­cas poco a poco más uni­ta­rias, tene­mos que CORRER. No es el mejor momen­to, pero no tene­mos otra opción.

Los que pre­ten­de­mos cons­truir el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co no pode­mos andar a la peque­ña. La cla­ri­fi­ca­ción acer­ca de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria hay que zan­jar­la hones­ta­men­te en tiem­po record. Tene­mos que ser capa­ces de con­se­guir­lo pues la con­fian­za que ello nos repor­ta­rá nos dota­rá de una fuer­za impre­sio­nan­te cara a deter­mi­nar la línea a seguir y las estruc­tu­ras impres­cin­di­bles, com­pa­ti­bles o más impor­tan­tes. Somos y pode­mos ser muchas más de las que pen­sa­mos.

Des­de el 20 de mar­zol hay dece­nas de orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos, orga­nis­mos, asam­bleas… en gran par­te de Eus­kal Herria que ya están tra­ba­jan­do dife­ren­tes líneas de actua­ción con­jun­ta­men­te. Aho­ra es cuan­do más apre­mian­te es sacar lo mejor que ten­ga­mos como mili­tan­tes y como colec­ti­vos. Por la con­fi­gu­ra­ción del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Socia­lis­ta Revo­lu­cio­na­rio Vas­co. Por la crea­ción del Esta­do Socia­lis­ta Vas­co.

Jon Iurre­ba­so Atutxa

10 de abril de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *