Chi­na. Hong Kong: de la colo­nia bri­tá­ni­ca a la pun­ta de lan­za con­tra la Repú­bli­ca Popu­lar de Chi­na

Por Ana Sal­danha, Resu­men Latinoamericano/​Brasil de Fato | 10 abril 2020

La his­to­ria de la isla se remon­ta al comer­cio de opio, los gobier­nos auto­crá­ti­cos y colo­nia­lis­tas y la mise­ria de la pobla­ción asiá­ti­ca.

Uno de los cen­tros finan­cie­ros del mun­do, Hong Kong tie­ne su desa­rro­llo indus­trial mar­ca­do por una polí­ti­ca de bajos sala­rios y lar­gas horas de tra­ba­jo – Robyn Beck /​AFP

Hong Kong se encuen­tra al este del estua­rio del río Pearl, en la pro­vin­cia de Guang­dong, en el sur de Chi­na. El terri­to­rio es uno de los más den­sa­men­te pobla­dos del mun­do, con una pobla­ción de casi 7,5 millo­nes de habi­tan­tes que viven en un área de 1.104 km²: por lo tan­to, tie­ne una den­si­dad de 6.300 per­so­nas por km2 (World Popu­la­tion Review, 2019).

El 1 de julio de 1997, Hong Kong dejó de estar bajo la juris­dic­ción bri­tá­ni­ca y se tras­la­dó a la juris­dic­ción chi­na, con­vir­tién­do­se en una Región Admi­nis­tra­ti­va Espe­cial (RAEHK) de la Repú­bli­ca Popu­lar de Chi­na (RPC). En el acto ofi­cial de trans­fe­ren­cia de sobe­ra­nía, el Jefe Eje­cu­ti­vo del nue­vo Gobierno de Hong Kong, Tung Chee Hwa, for­mu­la públi­ca­men­te la polí­ti­ca de un país, dos sis­te­mas, defen­di­dos en 1978 por Deng Xiao­ping, en la 13ª sesión del 11º Comi­té Cen­tral del par­ti­do comu­nis­ta chino (PCCh). De esta mane­ra, se garan­ti­za la con­ti­nua­ción del modo de orga­ni­za­ción capi­ta­lis­ta en este terri­to­rio asiá­ti­co, de modo que, según las auto­ri­da­des de la RPC, el socia­lis­mo con carac­te­rís­ti­cas chi­nas y el capi­ta­lis­mo coexis­ti­rían en el terri­to­rio chino.

Sin embar­go, una vez que se hicie­ra la trans­fe­ren­cia de sobe­ra­nía, los bri­tá­ni­cos deja­rían en lo que era su colo­nia des­de 1842, orga­ni­za­cio­nes y meca­nis­mos que les per­mi­ti­rían man­te­ner y exten­der su apo­yo ideo­ló­gi­co-finan­cie­ro a una gue­rra estra­té­gi­ca que, has­ta hoy, se libra la RPC.

De hecho, Hong Kong ha teni­do perío­dos de con­ten­ción social des­de 1997, que son pre­sen­ta­dos por gran­des gru­pos en los medios hege­mó­ni­cos como una lucha de Hong Kong por la demo­cra­cia con­tra la opre­sión chi­na. Tal pre­sen­ta­ción de los hechos cons­ti­tu­ye, sin embar­go, una mani­pu­la­ción de la reali­dad, ya que, detrás de las movi­li­za­cio­nes en Hong Kong, hay estruc­tu­ras orga­ni­za­das por cen­tros impe­ria­lis­tas exter­nos, cuyo obje­ti­vo es des­es­ta­bi­li­zar a Chi­na, a par­tir de su pro­pia inte­rior

Las ban­de­ras bri­tá­ni­cas y esta­dou­ni­den­ses sur­gie­ron con mayor fre­cuen­cia en estas mani­fes­ta­cio­nes, la pri­me­ra que apa­re­ce como la pro­mo­to­ra de una demo­cra­cia que, des­de 1997, dicen que ha sido aban­do­na­da.
Sin embar­go, ¿esta ima­gen de los bri­tá­ni­cos corres­pon­de a la reali­dad his­tó­ri­ca?

La gue­rra del opio: cuan­do la capi­tal de Occi­den­te entra en Chi­na

En el siglo XIX, Gran Bre­ta­ña des­en­ca­de­nó dos gue­rras de opio con­tra Chi­na. El con­flic­to tenía un obje­ti­vo polí­ti­co muy pre­ci­so: debi­li­tar a Chi­na mili­tar y eco­nó­mi­ca­men­te, obli­gán­do­la a abrir­se a las poten­cias extran­je­ras y a depen­der del comer­cio de opio.

La his­to­ria del comer­cio y con­su­mo de opio en Chi­na se remon­ta a la dinas­tía Tang (618−907), cuan­do los comer­cian­tes ára­bes lo intro­du­je­ron en el terri­to­rio. Lue­go se usa prin­ci­pal­men­te con fines medi­ci­na­les, aun­que ya se cono­cen sus pro­pie­da­des nar­có­ti­cas. Más tar­de, a fines del siglo XVI, los por­tu­gue­ses tam­bién inter­cam­bia­ron opio, que entró en terri­to­rio chino a tra­vés de Macao. Sin embar­go, es al comien­zo de la dinas­tía Qing (1644−1911) que los habi­tan­tes de las zonas cos­te­ras (a saber, Fujian y Guang­dong) están per­fec­cio­nan­do la for­ma en que lo con­su­men, hacien­do que el con­su­mo de opio se extien­da gra­dual­men­te a todo el mun­do. Terri­to­rio chino Ade­más, debi­do a su con­su­mo cre­cien­te, la Cor­te Impe­rial Chi­na prohi­bió, en 1729, el comer­cio de opio, excep­to con fines medi­ci­na­les.
Ya esta­mos en el siglo XVIII, en un momen­to en que los esta­dos colo­nia­lis­tas euro­peos, don­de esta­ba vigen­te el modo de orga­ni­za­ción capi­ta­lis­ta, miran con cre­cien­te codi­cia el vas­to terri­to­rio chino y sus evi­den­tes posi­bi­li­da­des comer­cia­les y geo­es­tra­té­gi­cas, así como los ingre­sos que podrían pro­ve­nir del comer­cio de opio.

El cul­ti­vo de ador­mi­de­ra (cul­ti­va­do en Per­sia y Tur­quía) fue intro­du­ci­do en Ben­ga­la en el siglo XVIII por la Bri­tish East India Com­pany. Es, por lo tan­to, esta Com­pa­ñía la que obtie­ne el mono­po­lio comer­cial del opio, por par­te del Impe­rio Bri­tá­ni­co, en esta par­te del mun­do (prin­ci­pal­men­te gra­cias al hecho de que finan­ció la con­quis­ta de las Indias por la coro­na bri­tá­ni­ca), con­vir­tién­do­se en el comer­cio de opio, el des­de 1813 en ade­lan­te, una fuen­te fun­da­men­tal de ingre­sos para el Impe­rio Bri­tá­ni­co. Sin embar­go, el comien­zo de la revo­lu­ción indus­trial a fines del siglo XVIII hará que los indus­tria­les de Man­ches­ter, Bir­mingham, Mid­lands y Yorkshi­re se orga­ni­cen para exi­gir el libre comer­cio y, por lo tan­to, con­quis­tar nue­vos mer­ca­dos y obte­ner ganan­cias de las inver­sio­nes. Esto cau­sa­ría gra­dual­men­te

La Bri­tish East India Com­pany se vio obli­ga­da a aban­do­nar su mono­po­lio (que, de hecho, se mate­ria­li­za­ría en 1833) y obser­var el desa­rro­llo del Country Tra­de. Al reu­nir a empre­sa­rios pri­va­dos anglo­sa­jo­nes esta­ble­ci­dos en India, Country Tra­de per­mi­tió que la red de comu­ni­ca­ción de la Com­pa­ñía de las Indias inter­cam­bia­ra cana­les en India y dis­tri­bui­do­res de opio bri­tá­ni­cos con sede en Can­ton.

Es, por lo tan­to, a par­tir de este momen­to, que el opio, de hecho, ingre­sa, de mane­ra masi­va, en terri­to­rio chino, cau­san­do serios pro­ble­mas de salud públi­ca y cau­san­do un pro­fun­do des­gas­te en la eco­no­mía del país. La Cor­te Impe­rial de Qing deci­de enton­ces prohi­bir per­ma­nen­te­men­te el opio de Chi­na.

En 1839, Chi­na con­fis­có más de 20,000 cajas de opio a tra­fi­can­tes de dro­gas con sede en Guangzhou y exi­gió a los comer­cian­tes extran­je­ros que fir­ma­ran un docu­men­to en el que renun­cia­ban al trá­fi­co de opio. En su mayo­ría bri­tá­ni­cos, los tra­fi­can­tes exi­gie­ron que Chi­na les paga­ra el valor total de sus bie­nes, lo que el Impe­rio Asiá­ti­co se negó a hacer.

En vis­ta de las pér­di­das pre­vis­tas de impor­tan­tes fuen­tes de ingre­sos que el opio per­mi­tió recau­dar (y que fue­ron incom­pa­ra­ble­men­te supe­rio­res a las que alcan­za­ron las auto­ri­da­des por­tu­gue­sas, ins­ta­la­das en Macao), Gran Bre­ta­ña des­en­ca­de­na una res­pues­ta mili­tar a la prohi­bi­ción lan­za­da por la Cor­te Impe­rial y des­en­ca­de­na La pri­me­ra gue­rra del opio. El Impe­rio Bri­tá­ni­co exi­ge obte­ner una dis­cul­pa de Chi­na, una com­pen­sa­ción por el opio con­fis­ca­do y garan­tías para la segu­ri­dad de los comer­cian­tes bri­tá­ni­cos, que se mate­ria­li­za­rían con la pose­sión de una isla. Uno de los pri­me­ros actos de gue­rra bri­tá­ni­cos fue, de hecho, la ocu­pa­ción de Hong Kong, una isla esca­sa­men­te pobla­da en el sur­es­te de Chi­na.

Des­pués de tres años de una gue­rra en la que pier­de, Chi­na enfren­ta una situa­ción eco­nó­mi­ca muy frá­gil. Para poner fin al con­flic­to arma­do, Chi­na se ve obli­ga­da a fir­mar, en 1842, el Tra­ta­do de Nan­king, que inclu­ye la entre­ga de Hong Kong a los bri­tá­ni­cos, así como una com­pen­sa­ción de gue­rra de $ 21 millo­nes, para aper­tu­ra de cin­co puer­tos para el comer­cio (Guangzhou, Fuzhou, Xia­men, Ning­bo y Shanghai) y limi­ta­ción de aran­ce­les adua­ne­ros. Aun­que el tra­ta­do no dijo nada sobre el opio, su comer­cio esta­ba, por defec­to, auto­ri­za­do. La isla de Hong Kong fue decla­ra­da inme­dia­ta­men­te puer­to libre, un esta­do que ini­cia­ría un mayor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. En la par­te supe­rior de la admi­nis­tra­ción del nue­vo terri­to­rio colo­nial esta­ba el Gober­na­dor, la máxi­ma auto­ri­dad ele­gi­da por Lon­dres.

Fuma­de­ros de opio en 1858

Las ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas cris­tia­nas pron­to apro­ve­cha­ron la nue­va colo­nia bri­tá­ni­ca y los misio­ne­ros cris­tia­nos (angli­ca­nos, con­gre­ga­cio­nis­tas y meto­dis­tas) se esta­ble­cie­ron, cómo­da­men­te, en el nue­vo terri­to­rio domi­na­do por los tra­fi­can­tes y el impe­rio más gran­de de la épo­ca. Hong Kong se con­ver­ti­ría así en la base asiá­ti­ca más impor­tan­te para las ins­ti­tu­cio­nes cató­li­cas y pro­tes­tan­tes.

Des­pués del Tra­ta­do de Nan­king, los bri­tá­ni­cos con­ti­nua­ron pre­sio­nan­do a Chi­na para lega­li­zar el opio y se nega­ron a dejar de impor­tar­lo. Así, el Rei­no Uni­do y Fran­cia lan­za­ron una segun­da gue­rra en 1856, des­pués de lo cual, en 1860, se fir­mó el Tra­ta­do de Bei­jing. Des­de enton­ces, el comer­cio de opio se ha vuel­to legal y los chi­nos se ven obli­ga­dos a abrir nue­vos puer­tos al comer­cio exte­rior y entre­gar un nue­vo terri­to­rio a los bri­tá­ni­cos: la isla de Kow­loon.

En 1880, el comer­cio de opio repre­sen­ta­ba el 39% de las impor­ta­cio­nes chi­nas, y en 1905 se esti­mó que el 10% de los hom­bres chi­nos adul­tos eran opioi­des. En Hong Kong, en 1918, el 46.5% de los ingre­sos del gobierno pro­ve­nían del comer­cio de opio, mien­tras que una cre­cien­te pobla­ción chi­na en el terri­to­rio tam­bién se vol­vió depen­dien­te de ese nar­có­ti­co. Vale la pena recor­dar que solo des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, en 1945, el Impe­rio Bri­tá­ni­co hizo ile­gal el opio en Hong Kong.

En 1898, los Nue­vos Terri­to­rios fue­ron arren­da­dos a Gran Bre­ta­ña por 99 años, unién­do­se a los terri­to­rios colo­nia­les de Hong Kong y Kow­loon.

Leyes dis­cri­mi­na­to­rias en Hong Kong y la insa­lu­bri­dad de una ciu­dad asiá­ti­ca

Des­de 1911, Chi­na ha exi­gi­do la revo­ca­ción de los tra­ta­dos des­igua­les que se vio obli­ga­do a fir­mar; sin embar­go, no tuvo éxi­to¹. Sin embar­go, el Impe­rio Bri­tá­ni­co impu­so su ley en los terri­to­rios chi­nos que, en 1842, 1860 y 1898 se habían con­ver­ti­do en una colo­nia.

A lo lar­go del siglo XX, Hong Kong se con­ver­ti­rá en un paraí­so para los ban­cos, con un gobierno auto­crá­ti­co y colo­nia­lis­ta. Sin embar­go, esta situa­ción tenía el rever­so de la meda­lla, ya que la pobla­ción asiá­ti­ca vivía, en su mayor par­te, en con­di­cio­nes de extre­ma pobre­za y pre­ca­rie­dad.

De hecho, al prin­ci­pio de la colo­ni­za­ción de Hong Kong, los bri­tá­ni­cos pro­mul­ga­ron una legis­la­ción que, en la prác­ti­ca, creó una ley para los euro­peos y otra para los chi­nos. Por lo tan­to, se apro­ba­ron leyes para garan­ti­zar que nin­gún chino vivi­ría en las zonas más desea­bles de Hong Kong, que los bri­tá­ni­cos pre­ten­dían pre­ser­var como exclu­si­vo. En un terri­to­rio don­de la gran mayo­ría de la pobla­ción habla­ba, sobre todo, el can­to­nés, sin embar­go, el inglés era el idio­ma ofi­cial, aun­que la gran mayo­ría de la pobla­ción no lo enten­día. De hecho, el chino solo se con­ver­ti­ría en un idio­ma ofi­cial, jun­to con el inglés, en una eta­pa avan­za­da del colo­nia­lis­mo, en 1974.

Los infor­mes ofi­cia­les de fina­les del siglo XIX nos pre­sen­tan una ciu­dad sin con­di­cio­nes sani­ta­rias, sin sanea­mien­to bási­co, con infra­es­truc­tu­ra defi­cien­te y don­de las fami­lias se con­cen­tra­ban en espa­cios peque­ños. En 1860 y 1861, el ciru­jano colo­nial des­cri­bió el horror de las con­di­cio­nes sani­ta­rias en que vivían los chi­nos en Hong Kong, así como las pri­sio­nes super­po­bla­das de la colo­nia.

Hong Kong se había con­ver­ti­do en un terri­to­rio para el con­su­mo y el comer­cio de opio, salas de jue­go (el jue­go fue lega­li­za­do en 1867) y tra­fi­can­tes de dro­gas, con una vas­ta pobla­ción que vivía en con­di­cio­nes insa­lu­bres.
Sin embar­go, otro trá­fi­co pros­pe­ra­ba en este terri­to­rio colo­nial: el trá­fi­co de muje­res y niños.

Las muje­res chi­nas fue­ron secues­tra­das, prin­ci­pal­men­te de Can­tón, y lle­va­das a Hong Kong, obli­ga­das a pros­ti­tuir­se en esta colo­nia o en otros terri­to­rios fue­ra de Hong Kong. Para muchos otros habi­tan­tes chi­nos de Hong Kong, las con­di­cio­nes extre­mas de mise­ria en que vivían los obli­ga­ron a ven­der a sus hijas. El mui tsai se con­vir­tió así en pro­pie­dad de los chi­nos ricos y, sobre todo, de los bri­tá­ni­cos, en un pro­ce­so de ven­ta de seres huma­nos que solo es para­le­lo al comer­cio de escla­vos.

El final de este trá­fi­co solo se legis­la­ría en 1923, aun­que todos los mui tsai que se habían com­pra­do, has­ta esa fecha, segui­rían sien­do pro­pie­dad de quie­nes los com­pra­ron.

De esta mane­ra, las muje­res y los niños se con­vir­tie­ron en los nue­vos escla­vos del Impe­rio Bri­tá­ni­co.

La escla­vi­tud ocul­ta tam­bién se exten­dió a otras áreas, a pesar de que esta desig­na­ción no se plan­teó. Dos años des­pués del final de la gue­rra en Sudá­fri­ca (Gue­rra Anglo-Boer, entre 1898 y 1902), se nece­si­ta un gran núme­ro de tra­ba­ja­do­res para las minas de oro y dia­man­tes de Sudá­fri­ca.

Pros­pe­ri­dad a expen­sas de la explo­ta­ción feroz del tra­ba­jo chino y una jerar­quía de dere­chos de ciu­da­da­nía

En 1964, en medio de la gue­rra de Viet­nam, Chi­na pro­tes­tó por la pre­sen­cia de buques de gue­rra esta­dou­ni­den­ses en el puer­to de Hong Kong. En una nota fecha­da el 15 de mayo de 1967, Chi­na denun­cia «el com­plot del gobierno bri­tá­ni­co que cola­bo­ra con el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se con­tra Chi­na» y que «con­ti­núa ofre­cien­do Hong Kong a los Esta­dos Uni­dos como base para su agre­sión con­tra Viet­nam» ( Apud Fis­cher, 1968, p. 317).

Tres años más tar­de, en mayo de 1967, siguie­ron varias luchas obre­ras, enmar­ca­das por la Fede­ra­ción de Sin­di­ca­tos de Hong Kong (sin­di­ca­to cer­cano al PCCh, que esta­ba en con­tra del gobierno colo­nial), fuer­te­men­te repri­mi­do por el gobierno colo­nial, que dejó lega­do de 51 muer­tos. En este con­tex­to, han segui­do inci­den­tes fron­te­ri­zos, pro­tes­tas y un ulti­má­tum de Bei­jing. Un infor­me del PCCh de ese año decla­ró lo siguien­te: “El impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co lle­gó a Chi­na a tra­vés de bar­cos pira­tas, pro­vo­có la gue­rra cri­mi­nal del opio, masa­cró a nume­ro­sos chi­nos y ocu­pó el terri­to­rio chino de Hong Kong. Más tar­de, me apro­pio

El terri­to­rio chino de Kow­loon y los Nue­vos Terri­to­rios. Esta es una enor­me deu­da de san­gre que los bri­tá­ni­cos le deben a los chi­nos ”(Apud Klein, 1995, p. 241).

De hecho, el desa­rro­llo indus­trial que tuvo lugar en Hong Kong en la segun­da mitad del siglo XX se basó en una polí­ti­ca de bajos sala­rios y lar­gas horas de tra­ba­jo.

En 1959, 14 años des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, la legis­la­ción colo­nial apli­ca­da a Hong Kong decla­ró que el tra­ba­jo de las muje­res y los jóve­nes, meno­res de 18 años, podía exten­der­se has­ta las 10 a.m. al día y las 48 h a la sema­na. Al mis­mo tiem­po, no legis­la­ba nin­gu­na pau­sa sema­nal obli­ga­to­ria, ni limi­ta­ba las horas de tra­ba­jo de los hom­bres mayo­res de 18 años. El tra­ba­jo infan­til esta­ba prohi­bi­do solo para niños meno­res de 14 años. Aún así, en 1967, 17,000 niños aban­do­na­ron la escue­la para unir­se al mer­ca­do labo­ral. Según un dipu­tado labo­ris­ta bri­tá­ni­co, «las con­di­cio­nes de tra­ba­jo [en 1967] son​tan inima­gi­na­bles que con­tra­di­cen los prin­ci­pios que lle­va­ron al gobierno labo­ris­ta al poder» (apud Fis­cher, 1968, p. 326). Es en este con­tex­to de explo­ta­ción feroz que los tra­ba­ja­do­res, espe­cial­men­te los tra­ba­ja­do­res, se rebe­lan, obli­gan­do al gobierno colo­nial bri­tá­ni­co a satis­fa­cer algu­nas de sus deman­das.

Ade­más de los recla­mos labo­ra­les, hubo un recla­mo de la pobla­ción de Hong Kong que nun­ca sería res­pal­da­do por el poder colo­nial: la ciu­da­da­nía bri­tá­ni­ca ple­na.

De hecho, los habi­tan­tes de Hong Kong fue­ron con­si­de­ra­dos súb­di­tos de la Coro­na Bri­tá­ni­ca, sin embar­go, no dis­fru­ta­ron de todos los dere­chos, ni de la ciu­da­da­nía com­ple­ta de la que dis­fru­ta­ban los bri­tá­ni­cos en el Rei­no Uni­do.

En 1948, en un momen­to en que las colo­nias, en todo el mun­do, adqui­rie­ron pro­gre­si­va­men­te su auto­no­mía, el Rei­no Uni­do deci­de que los miem­bros de la Com­mon­wealth, aun­que podrían per­mi­tir su pro­pia ciu­da­da­nía en cada domi­nio, con­ser­va­rían el esta­tus impe­rial común de «suje­tos». Bri­tá­ni­co «. El colo­nia­lis­mo esta­ba ocul­to detrás de un neo­co­lo­nia­lis­mo difu­so, enmas­ca­ra­do bajo el dise­ño de «ciu­da­dano de la Com­mon­wealth» (CUKC – Ciu­da­dano del Rei­no Uni­do y las Colo­nias). Esto se con­vier­te en la desig­na­ción para los resi­den­tes asiá­ti­cos, naci­dos en Hong Kong.

Sin embar­go, si has­ta 1962, a pesar de que CUKC dis­fru­ta­ba de dere­chos dis­tin­tos de los ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos, podían entrar y salir del Rei­no Uni­do sin res­tric­cio­nes, esta situa­ción ha cam­bia­do des­de 1962, cuan­do CUKC (y por lo tan­to , el CUKC de Hong Kong) aho­ra están suje­tos a res­tric­cio­nes de movi­mien­to y alo­ja­mien­to.

En 1981, el Rei­no Uni­do creó nue­vas cate­go­rías de ciu­da­da­nía. A par­tir de enton­ces, en un revés lin­güís­ti­co que pre­ten­día ocul­tar, en reali­dad, la dura­ción de una situa­ción colo­nial, los bri­tá­ni­cos reem­pla­za­ron la deno­mi­na­ción de «terri­to­rios colo­nia­les bri­tá­ni­cos» por «terri­to­rios depen­dien­tes bri­tá­ni­cos». El esta­do de ciu­da­da­nía de CUKC des­apa­re­ce y se reem­pla­za por nue­vas cate­go­rías. Ade­más de la cate­go­ría de ciu­da­dano bri­tá­ni­co (solo para resi­den­tes del Rei­no Uni­do y depen­den­cias de la Coro­na Bri­tá­ni­ca), se esta­ble­cie­ron el esta­tus BDTC (Ciu­da­dano Bri­tá­ni­co de los Terri­to­rios) y el BOC (Ciu­da­dano Bri­tá­ni­co de Ultra­mar). La últi­ma cate­go­ría cons­ti­tuía una cla­se de nacio­na­li­dad no here­di­ta­ria para todos aque­llos que no podían acce­der al esta­tus de ciu­da­dano bri­tá­ni­co o al esta­tus BDTC. La ley tam­bién esta­ble­ció que todos los CUKC en Hong Kong y todos los naci­dos en el terri­to­rio des­pués de 1983 se con­ver­ti­rían en BDTC. Sin embar­go, una vez que la sobe­ra­nía se pasa­ra a Chi­na, el BDTC per­de­ría este esta­tus y se con­ver­ti­ría solo en ciu­da­da­nos chi­nos.

Por lo tan­to, en 1985, el Rei­no Uni­do creó una cate­go­ría de ciu­da­da­nía adi­cio­nal, BN (O) (Bri­tish Natio­nal Over­seas), que se apli­ca­ba solo a Hong Kong, a la que podía acce­der el BDTC. Esta cate­go­ría se exten­de­ría más allá de 1997, sin embar­go, toda­vía no per­mi­tía a sus titu­la­res los dere­chos de ciu­da­da­nía ple­nos que dis­fru­ta­ban los ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos, ni era here­di­ta­ria.

Como tal, GN (O) no tenía /​tenía dere­cho a vivir o tra­ba­jar en el Rei­no Uni­do y la Unión Euro­pea no los con­si­de­ra ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos. Actual­men­te, se esti­ma que 170,000 per­so­nas de Hong Kong tie­nen GN (O) váli­da.

Por lo tan­to, es ana­cró­ni­co que, en las mani­fes­ta­cio­nes que tuvie­ron lugar a lo lar­go de 2019, los mani­fes­tan­tes vie­ron con fre­cuen­cia ban­de­ras bri­tá­ni­cas.

En vis­ta de las des­igual­da­des his­tó­ri­cas que sufrie­ron los habi­tan­tes de Hong Kong de ori­gen chino en el terri­to­rio, su acti­tud debe­ría ser de dis­gus­to y ver­güen­za ante la ban­de­ra de un país que siem­pre los ha con­si­de­ra­do ciu­da­da­nos de segun­da cla­se.

Vale la pena recor­dar que, en el siglo XX, hubo un lar­go perío­do cuan­do, en Hong Kong, los anun­cios en la entra­da de los esta­ble­ci­mien­tos decían: «No hay chi­nos ni perros den­tro».

La inter­fe­ren­cia y el finan­cia­mien­to externo de las pro­tes­tas.

Hong Kong es, por lo tan­to, un terri­to­rio que here­dó el lega­do del impe­ria­lis­mo euro­peo res­tan­te. Al mis­mo tiem­po, este terri­to­rio esta­ba en una posi­ción pri­vi­le­gia­da para apo­yar al gobierno de Tawain, por lo que había nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes (sin­di­ca­les, cívi­cas, cris­tia­nas) que, duran­te todo el siglo XX, ope­ra­ron en Hong Kong, no solo bajo el con­trol bri­tá­ni­co. , pero tam­bién esta­dou­ni­den­se.

Los esfuer­zos de Gran Bre­ta­ña (ayu­da­dos por los Esta­dos Uni­dos) para man­te­ner la influen­cia en Hong Kong se sien­ten, con par­ti­cu­lar inten­si­dad, poco antes del tras­pa­so de la sobe­ra­nía.

De hecho, des­pués de 150 años de nom­bra­mien­tos de altos fun­cio­na­rios de Lon­dres al terri­to­rio de Hong Kong, Gran Bre­ta­ña esta­ble­ció, poco antes del tras­pa­so de la sobe­ra­nía, y con pri­sa, en 1991, elec­cio­nes al Con­se­jo Legis­la­ti­vo de Hong Kong (la Asam­blea Legis­la­ti­va del terri­to­rio), aun­que la mayo­ría siguió vinien­do de nomi­na­cio­nes. Sería la pri­me­ra vez en la his­to­ria colo­nial de Hong Kong que los miem­bros de esa Asam­blea serían ele­gi­dos direc­ta­men­te. Para­le­la­men­te, el Rei­no Uni­do esta­ble­ció y finan­ció par­ti­dos polí­ti­cos, com­pues­tos por lea­les futu­ros cola­bo­ra­do­res.

Por lo tan­to, se han cana­li­za­do millo­nes de dóla­res a una red de orga­ni­za­cio­nes, par­ti­dos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción, orga­ni­za­cio­nes y sin­di­ca­tos estu­dian­ti­les y juve­ni­les. De las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, vale la pena men­cio­nar la crea­ción, en 1990, del Comi­té Indus­trial Cris­tiano de Hong Kong (HKCIC), una orga­ni­za­ción par­cial­men­te finan­cia­da y res­pal­da­da por la Igle­sia, que hoy afir­ma ser el cam­po auto­de­no­mi­na­do «pro-demó­cra­ta». De hecho, su Secre­ta­rio Gene­ral Lee Cheuk Yan es uno de los fun­da­do­res, en 2011, del Par­ti­do Labo­ris­ta de Hong Kong.

El 14 de mayo de 2014, la Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia de los Esta­dos Uni­dos (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy – NED) orga­ni­zó un panel de dis­cu­sión cele­bra­do en Washing­ton DC, al que asis­tie­ron cua­tro miem­bros que se que­ja­ron del cam­po «pro­de­mo­crá­ti­co». Demó­cra­ta ”: Mar­tin Lee, Nathan Law (fun­da­dor del par­ti­do Demo­sis­to, jun­to con Johua Wong), Lee Cheuk Yan y Mak Yin-Ting.

Un mes des­pués, comen­za­ron las pro­tes­tas en Hong Kong. Estas reunio­nes pre­vias a la pro­tes­ta no pare­cen ser oca­sio­na­les.

En abril de 2014, cin­co meses antes del ini­cio de las pro­tes­tas de «Occupy Cen­tral», tam­bién se lle­vó a cabo una mesa redon­da, por ini­cia­ti­va de la NED, en Washing­ton DC, con miem­bros «pro­de­mo­crá­ti­cos», que tam­bién se reu­nie­ron con las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses

Aho­ra, ¿por qué es tan influ­yen­te el NED?

El NED se pre­sen­ta como una «fun­da­ción pri­va­da sin fines de lucro, dedi­ca­da al cre­ci­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas en todo el mun­do (…), inclui­dos los par­ti­dos polí­ti­cos, los sin­di­ca­tos, los mer­ca­dos libres y las orga­ni­za­cio­nes empre­sa­ria­les». Finan­cia­do prin­ci­pal­men­te por el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos, el NED desem­pe­ñó un papel impor­tan­te en nume­ro­sas ope­ra­cio­nes de cam­bio de régi­men, des­de Libia a Irak, a tra­vés de Ucra­nia y Afga­nis­tán, finan­cian­do gru­pos vene­zo­la­nos, koso­va­res o chi­nos. Des­de su fun­da­ción en 1983 por el pre­si­den­te Ronald Reagen, la NED ha finan­cia­do par­ti­dos de opo­si­ción, sepa­ra­tis­tas y extre­mis­tas en las zonas más tur­bu­len­tas del mun­do, con el obje­ti­vo de esta­ble­cer gobier­nos pro-esta­dou­ni­den­ses.

Vale la pena agre­gar que la Con­fe­de­ra­ción de Sin­di­ca­tos de Hong Kong reci­be sub­si­dios de la NED. En octu­bre de 2014, los docu­men­tos de Wiki­leaks reve­lan, ade­más, que el Depar­ta­men­to de Esta­do de EE. UU., A tra­vés de NED, había finan­cia­do el movi­mien­to «Occupy Cen­tral».

El hecho de que varios líde­res de las pro­tes­tas de Hong Kong, en 2019, via­ja­ron a Washing­ton DC, no siem­pre simul­tá­nea­men­te, para par­ti­ci­par en even­tos que apo­yan las pro­tes­tas, ilus­tra intere­ses exter­nos y cier­tos fon­dos, por los dis­tur­bios que Hong Kong fue apun­ta­do en 2019.

NED, la Fun­da­ción Ford, la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller, orga­ni­za­cio­nes finan­cia­das por Soros, así como muchas otras fun­da­cio­nes cor­po­ra­ti­vas e igle­sias cris­tia­nas están detrás de una red que finan­cia y orga­ni­za pro­tes­tas en Hong Kong.

En este con­tex­to, no es sor­pren­den­te que, al fren­te de las mani­fes­ta­cio­nes que tuvie­ron lugar tan­to en 2014 como en 2019, se encon­tra­ran orga­ni­za­cio­nes cris­tia­nas. Algu­nas de las caras prin­ci­pa­les de los jóve­nes líde­res de los movi­mien­tos de 2014 y 2019 pro­vie­nen, de hecho, de escue­las cris­tia­nas, prin­ci­pal­men­te pro­tes­tan­tes. Las redes socia­les hege­mó­ni­cas no ocul­ta­ron este hecho, pero lo pre­sen­ta­ron como una dis­po­si­ción de esas orga­ni­za­cio­nes a bus­car una demo­cra­cia (nun­ca defi­ni­da).

Joshua Wong, el ros­tro más cono­ci­do de los jóve­nes mani­fes­tan­tes de Hong Kong en 2019, miem­bro acti­vo de Umbre­lla Mou­ve­ment en 2014, secre­ta­rio gene­ral de la orga­ni­za­ción polí­ti­ca Demo­sis­to y fun­da­dor del gru­po de estu­dian­tes Scho­la­rism, estu­dió en Uni­ted Chris­tian Colle­ge, una escue­la pri­va­da. Pro­tes­tan­te que dice que tie­ne la inten­ción de «ayu­dar a los estu­dian­tes a iden­ti­fi­car y desa­rro­llar sus habi­li­da­des y talen­tos dados por Dios». Cuan­do solo tenía 18 años, la revis­ta Time, en 2014, lo con­si­de­ró el ado­les­cen­te más influ­yen­te y lo nom­bró Per­so­na del Año. Un año des­pués, la revis­ta For­tun lo con­si­de­ra­ba «uno de los mayo­res líde­res del mun­do» y, en 2018, fue nomi­na­do, jun­to con otros miem­bros del Umbre­lla Mou­ve­ment, para el Pre­mio Nobel de la Paz.

La revis­ta For­tu­ne es una revis­ta de nego­cios esta­dou­ni­den­se que, jun­to con las revis­tas Time, Life y Sports Illus­tra­ted, per­te­ne­ció al gru­po Time War­ner, que fue, has­ta 2000 (cuan­do el gru­po fue adqui­ri­do por AOL), el con­glo­me­ra­do más gran­de medios de comu­ni­ca­ción en el mun­do. En cuan­to a la pro­mis­cui­dad de las revis­tas For­tu­ne y Time con la admi­nis­tra­ción de los Esta­dos Uni­dos, recuer­de, por ejem­plo, que el edi­tor en jefe, entre 2006 y 2013, de la revis­ta Time, fue Richard Sten­gel, quien, en 2014, fue nomi­na­do por el pre­si­den­te Oba­ma , como Sub­se­cre­ta­rio del Depar­ta­men­to de Gobierno del Esta­do, para Diplo­ma­cia y Asun­tos Públi­cos.

Wong tam­bién fue invi­ta­do a Washing­ton DC, por la filial de Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED), Free­dom Hou­se, para reci­bir un pre­mio por su papel en la con­duc­ción de las pro­tes­tas.

En sep­tiem­bre de 2019, Nancy Pelo­si dio una con­fe­ren­cia de pren­sa, jun­to con miem­bros de Demo­sis­to, como Joshua Wong y Nathan Law, dicien­do que el capi­to­lio esta­ba orgu­llo­so de dar la bien­ve­ni­da a los «defen­so­res de la demo­cra­cia y la liber­tad de expre­sión», anti­ci­pan­do apro­ba­ción , por el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos, de la Ley de Dere­chos Huma­nos y Demo­cra­cia de Hong Kong.

Por lo tan­to, no es sor­pren­den­te que los medios de comu­ni­ca­ción más influ­yen­tes del mun­do pro­yec­ten a un joven de una escue­la angli­ca­na en todo el mun­do.

Pro­tes­tas en Hong Kong: terro­ris­mo finan­cia­do y demo­cra­cia coja

A medi­da que nos acer­ca­mos al final de este artícu­lo, que­re­mos seña­lar que fui­mos tes­ti­gos de varias pro­tes­tas que tuvie­ron lugar en Hong Kong en 2019.

Y que nos que­da­mos asom­bra­dos. En efec­to, pudi­mos obser­var la dis­po­si­ción de lar­gas mesas en la calle duran­te las pro­tes­tas, que fue con­co­mi­tan­te con la lle­ga­da de doce­nas y doce­nas de cajas, api­la­das detrás de ellas. De estas cajas, se eli­mi­nó el mate­rial que se colo­ca­ría en las mesas, de modo que, quien­quie­ra que fue­ra, pudie­ra ser­vir­se a volun­tad: había dis­po­ni­ble un con­jun­to de arte­fac­tos nece­sa­rios para hacer cóc­te­les molo­tov o peque­ñas bom­bas case­ras. Por lo tan­to, hubo pro­tes­tas com­ple­tas en las calles, kits para la fabri­ca­ción de peque­ños explo­si­vos, más­ca­ras pro­tec­to­ras, alcohol, pro­tec­to­res plás­ti­cos para los ojos, gotas de sue­ro, guan­tes.

Nos pre­gun­ta­mos, enton­ces: ¿Quién pagó por este mate­rial? ¿Quién lo trans­por­ta­ba? ¿Quién lo dis­tri­bu­yó?
Sin embar­go, de las vagas deman­das que los jóve­nes de Hong Kong salie­ron a la calle, nin­gu­na tuvo en cuen­ta las deman­das de los sec­to­res más empo­bre­ci­dos de la pobla­ción, espe­cial­men­te de las pobla­cio­nes migran­tes sobre­ex­plo­ta­das en el terri­to­rio.

En Hong Kong, tra­ba­jan apro­xi­ma­da­men­te 100,000 indo­ne­sios (80% a 90% de los cua­les son muje­res) y 130,000 fili­pi­nos (más del 90% son muje­res).

Aho­ra, en un terri­to­rio don­de las muje­res fili­pi­nas e indo­ne­sias son mano de obra bara­ta para tra­ba­jar con fami­lias de los estra­tos medio y supe­rior de la socie­dad de Hong Kong, en situa­cio­nes que, en muchos casos, están cer­ca de la escla­vi­tud y don­de las malas son fre­cuen­tes. tra­ta­mien­tos y situa­cio­nes de des­nu­tri­ción: los niños y niñas de Hong Kong cier­ta­men­te lle­ga­ron a sus hoga­res, des­pués de una pro­tes­ta en la que ondea­ban ban­de­ras de otra épo­ca, mien­tras cena­ban la sir­vien­ta fili­pi­na o indo­ne­sia, se qui­ta­ron la ropa chi­cos, sudo­ro­sos, lava­dos el día ante­rior por su cria­da fili­pi­na o indo­ne­sia, dor­mían pací­fi­ca­men­te en sus hoga­res, en sus habi­ta­cio­nes lava­dos por su cria­da fili­pi­na o indo­ne­sia, mien­tras que su cria­da fili­pi­na o indo­ne­sia ter­mi­na­ba su jor­na­da labo­ral, lo que cier­ta­men­te había comen­za­do hace más de 12 horas, anhe­lan­do dor­mir en su cubícu­lo, en la casa del jefe, que es el padre, la madre o el padre y la madre del niño y la niña, Cria­da fili­pi­na o indo­ne­sia para quien ocho horas de sue­ño es sin duda un sue­ño.

Y al día siguien­te, pre­pa­ran­do el desa­yuno para el joven que vis­te la ropa que ella lavó, secó y plan­chó, ve al joven ponién­do­se su más­ca­ra negra y su mochi­la de mar­ca en la espal­da, en direc­ción a las calles. que­dán­do­se con la casa, uno de los seis días a la sema­na que tra­ba­ja, con un sala­rio men­sual de 4.630 HK $ (apro­xi­ma­da­men­te 552 euros), en una ciu­dad que, en 2020, se con­si­de­ra­ba no solo una de las ciu­da­des más caras del mun­do ( The Eco­no­mist Inte­lli­gen­ce Unit (EIU)), así como la ciu­dad más cara del mun­do para quie­nes tra­ba­jan en el extran­je­ro (con­sul­to­ría de recur­sos huma­nos Mer­cer).

Pare­ce, enton­ces, que los pro demó­cra­tas de Hong Kong no solo están des­mo­ra­li­za­dos, sino que olvi­dan la cruel e impe­rial colo­ni­za­ción bri­tá­ni­ca, sino que tam­bién tie­nen dere­cho a la demo­cra­cia de la anti­gua Gre­cia: demo­cra­cia, sí, para algu­nos. Se nece­si­tan escla­vos.

Biblio­gra­fía cita­da:

Klein, Richard Daniel (1995). Ley y racis­mo en un entorno asiá­ti­co: un aná­li­sis del domi­nio bri­tá­ni­co de Hong Kong. En: Has­tings Int’l & Comp. L. Rev, v. 18, pp 223 – 276.

Fis­cher, Geor­ges (1968). Hong Kong. En: Revue fra­nçai­se de scien­ce poli­ti­que, n. 2, pp. 315 – 332.

Edi­ción: Rodri­go Cha­gas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *