Chi­le. Los paque­tes eco­nó­mi­cos del gobierno en la abso­lu­ta oscu­ri­dad: ¿Cómo, cuán­do, a quié­nes les lle­ga­rán los bene­fi­cios?

Ser­gio Aran­ci­bia*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de abril de 2020.-

El régi­men anun­ció recien­te­men­te un segun­do paque­te de medi­das enca­mi­na­das a pre­ser­var los ingre­sos de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la pobla­ción, enten­dien­do por tales a los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les, los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, los tra­ba­ja­do­res a con­tra­ta y muchos de los tra­ba­ja­do­res de las pymes.

No se sabe si este segun­do plan sus­ti­tu­ye o com­ple­men­ta el plan ante­rior, lla­ma­do Covid 19, que ofre­cía 50 mil pesos por hogar (59 dóla­res). No hay has­ta el momen­to, res­pec­to a ese pri­mer paque­te de medi­das, sufi­cien­te infor­ma­ción sobre cuál es el uni­ver­so de per­so­nas a las cua­les va a lle­gar esa ayu­da de 50 mil pesos, ni cómo van a ser selec­cio­na­dos, ni cómo será el meca­nis­mo de pago.

Lo mis­mo suce­de con este segun­do paque­te: se anun­cia que exis­ten 2 mil millo­nes de dóla­res para finan­ciar­lo, los cua­les se saca­rían de la reasig­na­ción de los fon­dos ya com­pro­me­ti­dos en el pre­su­pues­to de la nación del pre­sen­te año, lo cual sig­ni­fi­ca, en buen roman­ce, que no tie­nen la pla­ta en la mano, ni saben bien qué acti­vi­da­des o qué minis­te­rios que­da­rán con menos recur­sos que los defi­ni­dos ini­cial­men­te. Si lo supie­ran lo habrían dicho. Si lo saben, es nece­sa­rio que la ciu­da­da­nía esté tam­bién infor­ma­da de ello.

Ade­más, esa can­ti­dad, divi­di­da por los 2 millo­nes 600 mil per­so­nas – que se supo­nen deben ser bene­fi­cia­dos – arro­ja un pro­me­dio apro­xi­ma­do de 600 mil pesos per capi­ta. ¿Eso será el mon­to para tres meses? ¿O has­ta que ter­mi­ne la emer­gen­cia ¿O has­ta el pró­xi­mo paque­te de medi­das?

¿Y cómo se cana­li­za­rá esa ayu­da? ¿Como se selec­cio­na­rán los bene­fi­cia­dos? ¿Cuán­to será el mon­to de ayu­da que reci­bi­rá cada per­so­na o cada hogar? ¿Cuál será el meca­nis­mo para cana­li­zar esa ayu­da? ¿Será en efec­ti­vo? ¿Será en espe­cies ali­men­ti­cias? ¿Se hará a tra­vés de los ban­cos? ¿A tra­vés de la tar­je­ta RUT del Ban­coEs­ta­do? ¿Por cuán­to tiem­po? ¿Los bene­fi­cia­dos del Covid 19 podrán ser bene­fi­cia­dos tam­bién de este nue­vo plan de apo­yo?

La fal­ta de res­pues­ta a estos muchos inte­rro­gan­tes pone de mani­fies­to que el Gobierno actúa con un alto gra­do de impro­vi­sa­ción y/​o de fal­ta de trans­pa­ren­cia, que lan­za medi­das que no están bien estu­dia­das, o que su capa­ci­dad de comu­ni­ca­ción es muy baja, no logran­do dar satis­fac­ción a todas las legí­ti­mas dudas que se plan­tea la ciu­da­da­nía res­pec­to a estos pla­nes guber­na­men­ta­les. La estra­te­gia que pre­si­de el accio­nar del Gobierno pare­ce resu­mir­se en la famo­sa fra­se de “allí vamos vien­do”.

Fren­te a todo ello se hace nece­sa­ria la más com­ple­ta y pron­ta infor­ma­ción sobre todos los pun­tos que que­dan oscu­ros. Hay que dar­le cer­te­zas y segu­ri­da­des – y no más frus­tra­cio­nes – a las víc­ti­mas del des­ca­la­bro sani­ta­rio y social en que ya esta­mos inser­tos.

Ade­más, pare­ce impor­tan­te insis­tir en que los recur­sos se cana­li­cen, en todo lo que se pue­da, a tra­vés de los muni­ci­pios, sin per­jui­cio de la ple­na uti­li­za­ción de la red ban­ca­ria, sobre todo de Ban­co Esta­do, sin cobro de comi­sio­nes. Igual­men­te hay que defi­nir con pre­ci­sión el mon­to de las ayu­das, las cua­les no pue­den ser meno­res que el sala­rio míni­mo, y debe variar de acuer­do a la can­ti­dad de miem­bros de cada hogar.

Con res­pec­to a los recur­sos que se reco­lec­ta­rán por la vía incier­ta de la recon­ver­sión pre­su­pues­ta­ria – que aun cuan­do se jun­ten ínte­gra­men­te serán insu­fi­cien­tes – se hace nece­sa­rio que esos recur­sos se com­ple­men­ten con la emi­sión de títu­los de deu­da que sean com­pra­dos obli­ga­to­ria­men­te por el Ban­co Cen­tral – que debe coope­rar con esta cam­pa­ña y no solo con el sal­va­ta­je empre­sa­rial – de modo de aten­der más amplia­men­te a toda la pobla­ción afec­ta­da.

*Fuen­te: El Cla­rín

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *