Argen­ti­na. Habla la her­ma­na de la mujer que apa­re­ció ahor­ca­da tras ser dete­ni­da por vio­lar la cua­ren­te­na

Por Adria­na Meyer, 10 abril 2020

Flo­ren­cia Maga­lí Mora­les tenía 39 años, tres hijos y una nie­ta. 

«Había
sali­do en bici­cle­ta a com­prar leche y comi­da para sus hijos y su
nie­ti­ta. No la detu­vie­ron por la cua­ren­te­na en prin­ci­pio sino, por­que
supues­ta­men­te iba en con­tra­mano. Esta­mos hablan­do de un pue­blo, era una
calle que ni siquie­ra tie­ne seña­li­za­ción». Andrea Mora­les es enfer­me­ra,
tie­ne 44 años, vive y tra­ba­ja en Men­do­za capi­tal, tie­ne dos hijos y es
viu­da. Pudo recons­truir lo que le pasó a su her­ma­na Flo­ren­cia Maga­lí,
y con angus­tia en su voz cla­ma por jus­ti­cia. «Ella no tenía el
docu­men­to enci­ma, les da el núme­ro y ahí le dicen ‘no podés salir, tenés
núme­ro impar y hoy salen los pares, así que vas a que­dar dete­ni­da por
haber vio­la­do la cua­ren­te­na. Eran cer­ca de las diez de la maña­na cuan­do
se la lle­van y a las cin­co de la tar­de la encuen­tran ahor­ca­da en la
cel­da», dijo en diá­lo­go con Página/​12

«Des­de el vamos no hicie­ron el pro­ce­di­mien­to que
corres­pon­de: no le saca­ron los cor­do­nes, el cor­pi­ño, se supo­nen que
tie­nen que lle­var­te a un lugar segu­ro. Otra ver­sión dice que esta­ba muy
alte­ra­da, que se qui­so esca­par y si me pon­go en su lugar, yo hubie­ra
hecho lo mis­mo», expli­ca sobre lo suce­di­do con la mujer de 39 años que
el domin­go fue dete­ni­da al cir­cu­lar en bici­cle­ta por la calle Riva­da­via,
en la loca­li­dad de San­ta Rosa de Con­la­ra, en San Luis, y que apa­re­ció ahor­ca­da en un cala­bo­zo de la comi­sa­ría 24.
«Soy enfer­me­ra tera­pis­ta y tra­ba­jo en un hos­pi­tal públi­co, me para­ron
los poli­cías, les mos­tré mis pape­les, mi matrí­cu­la y uno empe­zó a
hacer­se el sim­pá­ti­co, me pidió mi núme­ro de telé­fono. O sea, hay aco­so
poli­cial no solo allá, en todos lados, es abu­so de poder. Mi her­ma­na me
decía, acá la poli­cía es de terror».

A
la fami­lia Mora­les le avi­sa­ron recién a las dos de la madru­ga­da del
lunes 4 de la muer­te de Flo­ren­cia. De inme­dia­to otra de las cin­co
her­ma­nas, que es médi­ca, via­jó con su hijo a San Luis. «Van y piden ver
la cel­da a ver si era posi­ble que se hubie­ra ahor­ca­do des­de la bisa­gra.
Ella mide un metro ochen­ta, levan­tó el bra­zo y no lle­ga­ba a tocar­la.
Cómo pudo ser si Flo­ren­cia era más baja que ella», se pre­gun­ta Andrea.

–¿Enton­ces des­car­tan que se haya sui­ci­da­do?

–Mi
her­ma­na ha sido ase­si­na­da por la fuer­za, la mató la poli­cía, ella ama­ba
la vida. Me pedía que fue­ra a visi­tar­la, pero soy viu­da y ten­go que
tra­ba­jar mucho, alqui­lo y man­ten­go a mis hijos, es muy difí­cil la vida
para mí. Ella que­ría que fué­ra­mos a visi­tar los luga­res lin­dos de allá.
Esta­ba feliz por­que le habían dado la tenen­cia de la nena.

–¿Y por qué pien­sa que la mata­ron?

–Se
zar­pa­ron con ella, mi her­ma­na es muy boni­ta, siem­pre me con­ta­ba que los
poli­cías eran muy zar­pa­dos, se hacían los gala­nes y le decían cosas, yo
digo que fue el enfu­re­ci­mien­to de ella por­que no la deja­ron irse. Dicen
que inten­tó esca­par, yo tra­ba­jo con poli­cías, y me dicen que hay
algu­nos que se creen dio­ses y apli­can la fuer­za físi­ca. 

–¿Flo­ren­cia ras­gu­ñó a uno y por eso esta­rían muy eno­ja­dos?

–Ha
sido por eso, es una locu­ra. No esta­ba bolu­dean­do, ella salió a com­prar
comi­da para sus hijos y la detu­vie­ron injus­ta­men­te, se creen que
esta­mos en esta­do de sitio. Están equi­vo­ca­dos, se creen que pue­den hacer
lo que quie­ren, ejer­cen poder como nun­ca antes, se mue­ven con total
impu­ni­dad. Y allá más, han tra­ta­do de ocul­tar. La han ence­rra­do por
salir un día que no le corres­pon­día.

–¿Es cier­to que esta­ba en tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co?

–Tuvo
que ir al psi­có­lo­go por­que per­dió una nie­ti­ta. Fue una situa­ción
terri­ble, tenía una hija que vivía al lími­te y que­dó emba­ra­za­da dos
veces. Se fue a vivir con un tipo y tuvie­ron las niñas en un ran­chi­to,
en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas. Mi her­ma­na fue a sal­var­las, a lle­var­les
comi­da y ese día las encon­tró des­abri­ga­das en una cuna, tapa­das con una
fra­za­da mien­tras ellos hacían sus cosas. Como madre y abue­la amo­ro­sa, se
las lle­vó a su casa en su bici­cle­ta. Ella tra­ba­ja­ba en un hotel des­de
las cin­co de la maña­na has­ta la tar­de, así que acep­tó que vol­vie­ra su
hija, pero un día una de las nenas apa­re­ció con el abdo­men dis­ten­di­do.
Al lle­gar al hos­pi­tal cons­ta­ta­ron gol­pes y des­pren­di­mien­to de intes­tino,
así que se acti­vó el pro­to­co­lo de denun­cia, pero la nena falle­ció por
una hemo­rra­gia inter­na. Mi her­ma­na deses­pe­ra­da pidió jus­ti­cia, la piba
les pega­ba a las bebés. Le die­ron per­pe­tua a ella y al novie­ci­to. Y hace
poco Flo­ren­cia había obte­ni­do la tenen­cia de su otra nie­ti­ta, esta­ba
feliz de la vida, logró lo que más desea­ba. 

–¿Dón­de está aho­ra?

–Los
tene­mos noso­tros, a la niña y a sus otros dos hijos de 7 y 12 años, que
aho­ra están sufrien­do mucho. Los niños pasa­ron por cáma­ra Gesell, y
decla­ra­ron que las bebas eran gol­pea­das. Fue una pesa­di­lla, la bebi­ta de
un año tenía lesio­nes por todos lados. Pero ya se había ter­mi­na­do y mi
her­ma­na esta­ba feliz. No esta­ba depri­mi­da, al con­tra­rio, tenía pla­nes a
lar­go pla­zo. Se com­prue­be lo que se com­prue­be, el encie­rro estu­vo erra­do
por­que no la requi­sa­ron, si esta­ba alte­ra­da psi­quiá­tri­ca­men­te, por qué
la deja­ron sola. En la tera­pia, cuan­do vie­ne alguien que se ha inten­ta­do
ahor­car, lo vigi­la­mos. 

–A tra­vés de la Corre­pi hizo una pre­sen­ta­ción en el juz­ga­do. ¿Con­fía que se va a escla­re­cer qué pasó?


Leer más
El reem­pla­zo de Boris John­son: pre­do­mi­na la pre­ca­rie­dad

|
Opi­nión


–Vamos mover cie­lo y tie­rra para hacer jus­ti­cia, que sal­ga a
la luz quié­nes la mata­ron. Hay cosas extra­ñas que ni pue­do decir, los
poli­cías están ocul­tan­do algo. Mi her­ma­na no se mató, la mata­ron. A
ellos se les fue la mano por­que ella debe haber esta­do jodien­do todo el
tiem­po para irse de la comi­sa­ría.

–En una red social usted dijo que Flo­ren­cia cono­cía a uno de los poli­cías. ¿Es así?

–Sí,
Javier Sosa, era un ami­go de ella y de la fami­lia. Ella debe haber
que­ri­do salir, pen­san­do en sus hijos, y deben haber ido a cal­mar­la, ahí
la aga­rra­ron y ras­gu­ñó la mano de un cobar­de, un inmun­do que no tie­ne
por qué tocar­la. Tam­po­co le die­ron dere­cho a una lla­ma­da, ella hubie­ra
lla­ma­do a su ami­go.

–¿Flo­ren­cia tenía cono­ci­mien­to de algu­na acti­vi­dad ilí­ci­ta en la comi­sa­ría?

–Es
pro­ba­ble. Pero por aho­ra no pue­do hablar. Esta­mos espe­ran­do todas las
peri­cias, quie­ro jus­ti­cia por ella. Estoy segu­ra de que la han vio­la­do.
No se me va de la cabe­za de que la han tra­ta­do de some­ter. Le han hecho
una lla­ve, ellos saben cómo redu­cir, la han ahor­ca­do. Que­rían dejar­la
incon­cien­te pero la mata­ron y arma­ron el cir­co de que se ahor­có. Quie­ro
que vayan todos pre­sos, están todos tapan­do lo que pasó.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *