Vene­zue­la. ¿Casua­li­dad la «coli­sión de bar­cos» fren­te cos­tas vene­zo­la­nas?: fake new en toda la pren­sa alemana

Por Vol­ker Herms­dorf, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 abril 2020

No es casua­li­dad
His­to­ria oportuna

Des­pués de que la Mari­na de EE.UU. envia­ra buques de gue­rra a la cos­ta de Vene­zue­la el 1 de abril, los medios de comu­ni­ca­ción ale­ma­nes secun­da­ron la misión con «infor­mes» de una coli­sión de bar­cos dos días antes. «La Arma­da de Vene­zue­la embis­te un cru­ce­ro ale­mán», infor­mó el 3 de abril la emi­so­ra públi­ca extran­je­ra Deu­ts­che Welle (DW). Spie­gel onli­ne, Bild, Welt y otros «medios de cali­dad» pro­por­cio­na­ron al infor­me titu­la­res simi­la­res y así difun­die­ron fake news.

Sin lle­var a cabo su pro­pia inves­ti­ga­ción, se hicie­ron eco de un comu­ni­ca­do de pren­sa de la empre­sa de Ham­bur­go «Colum­bia Crui­se Ser­vi­ces GmbH & Co. KG» (CCS), que entre otros ope­ra el cru­ce­ro «RCGS Reso­lu­te» que nave­ga bajo ban­de­ra por­tu­gue­sa. El buque, que ante­rior­men­te ope­ra­ba en aguas del Árti­co con el nom­bre de «Han­sea­tic», cho­có el 30 de mar­zo con el patru­lle­ro «Nai­gua­tá» de la mari­na vene­zo­la­na, que se hun­dió des­pués de la coli­sión. Dos días des­pués del inci­den­te, la CCS inten­tó que los vene­zo­la­nos fue­ran los úni­cos res­pon­sa­bles. De nue­vo dos días des­pués, DW y otros se hicie­ron eco de las acu­sa­cio­nes sin com­pro­bar hechas por la CSS y las pre­sen­ta­ron en los titu­la­res como hechos pro­ba­dos. La comu­ni­ca­ción por radio entre las par­tes invo­lu­cra­das publi­ca­da el sába­do pasa­do (ver jW del 6.4.2020) así como los videos del momen­to de la coli­sión indi­can que fue exac­ta­men­te al revés.

Extra­ña maniobra

La pri­me­ra fra­se de la noti­cia de DW ya con­te­nía una decla­ra­ción fal­sa. Aun­que los medios de comu­ni­ca­ción loca­les infor­ma­ron sobre ello poco des­pués del inci­den­te y la Vice­pre­si­den­te de Vene­zue­la, Delcy Rodrí­guez, pro­tes­tó ofi­cial­men­te con­tra el «acto de pira­te­ría» el 1 de abril, la emi­so­ra extran­je­ra afir­mó: «Sólo des­pués de un retra­so de varios días se cono­ce un inci­den­te marí­ti­mo fren­te a las cos­tas de Vene­zue­la». El dia­rio por­tu­gués Públi­co ya había cita­do el 1 de abril al Minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res del país, Augus­to San­tos Sil­va, exi­gien­do que se inves­ti­ga­ra el inci­den­te. Como el «RCGS Reso­lu­te» había pues­to rum­bo a toda velo­ci­dad hacia Willems­tad (Cura­zao) des­pués de la coli­sión, San­tos Sil­va pidió a las auto­ri­da­des de la isla de las Anti­llas Holan­de­sas que rea­li­za­ran una inves­ti­ga­ción exhaustiva.

El por­tal espe­cia­li­za­do Mari​nes​che​pen​.nl había infor­ma­do en deta­lle los días 1 y 2 de abril, des­cri­bien­do el rum­bo y las manio­bras del cru­ce­ro en los días ante­rio­res a la coli­sión como «extra­ño». Las inves­ti­ga­cio­nes reve­la­ron que el «RCGS Reso­lu­te» había per­ma­ne­ci­do tem­po­ral­men­te en aguas terri­to­ria­les vene­zo­la­nas y ade­más – «com­ple­ta­men­te en con­tra de las reglas» – apa­gó el Sis­te­ma de Iden­ti­fi­ca­ción Auto­má­ti­ca (AIS) duran­te horas. La Orga­ni­za­ción Marí­ti­ma Inter­na­cio­nal (OMI) ha hecho obli­ga­to­rio el sis­te­ma para los buques de más de 20 metros de eslo­ra. Bajo esta regu­la­ción no están los buques de gue­rra, cuyos trans­mi­so­res AIS pue­den ser apagados.

Cara­cas protesta

Ade­más de estas carac­te­rís­ti­cas cons­pi­cuas, el equi­pa­mien­to del «RCGS Reso­lu­te» con 14 botes infla­bles del tipo «Zodiak Mark V HD» había des­per­ta­do la sos­pe­cha de la guar­dia cos­te­ra. Estos botes, equi­pa­do con moto­res eléc­tri­cos casi silen­cio­sos y de 36 CV, son anun­cia­dos por el fabri­can­te en la feria onli­ne «Nau­ti­cex­po» como «bar­co mili­tar para fuer­zas y coman­dos espe­cia­les» y como «ade­cua­do para misio­nes extremas».

Sin embar­go, las «rare­zas» fácil­men­te inves­ti­ga­bles que habían lle­va­do a la guar­dia cos­te­ra a rea­li­zar una ins­pec­ción, fue­ron ocul­ta­das por DW y con­sor­tes. La posi­ción de Vene­zue­la, que se apo­ya en nume­ro­sas prue­bas, se redu­ce a las fra­ses cor­tas: «Al igual que la socie­dad, el pre­si­den­te de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, quie­re aho­ra que se inves­ti­gue el asun­to. En esta par­te se habla de pira­te­ría». El gobierno de Cara­cas pro­tes­tó el lunes de esta sema­na en una car­ta for­mal diri­gi­da al canal con­tra «la supre­sión de la ver­sión de un Esta­do inde­pen­dien­te». El perio­dis­ta y vice­mi­nis­tro de comu­ni­ca­cio­nes William Cas­ti­llo cri­ti­có en la car­ta que el repor­ta­je de DW no era «com­pa­ti­ble con la éti­ca y el ejer­ci­cio res­pon­sa­ble de la profesión».

Fuen­te: https://​www​.jun​ge​welt​.de/​a​r​t​i​k​e​l​/​3​7​6​2​4​8​.​k​e​i​n​-​z​u​f​a​l​l​-​p​a​s​s​e​n​d​e​-​s​t​o​r​y​.​h​tml

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.