Uru­guay. Con­ver­sos

Samuel Bli­xen /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​9 de abril de 2020

Key­nes en ver­sión del gobierno.

Cam­bia, todo cam­bia: las con­cep­cio­nes del inglés John M Key­nes que daban a la inter­ven­ción del Esta­do un papel pro­ta­gó­ni­co en la eco­no­mía soca­va­ron el lais­sez fai­re, lais­sez pas­ser de Gour­nay, Adam Smith y David Ricar­do –caba­lle­ros, el mun­do anda por sí solo– y sus­ti­tu­ye­ron el libe­ra­lis­mo clá­si­co impues­to a las colo­nias por las caño­ne­ras de los impe­rios euro­peos. A su tiem­po, la Escue­la de Chica­go pul­ve­ri­zó la con­cep­ción de polí­ti­ca fis­cal key­ne­sia­na (par­ti­cu­lar­men­te opor­tu­na en la Gran Depre­sión, tras la cri­sis de 1929) sacri­fi­ca­da en el altar mayor del libre mer­ca­do; y los chica­go boys se encar­ga­ron de impo­ner el neo­li­be­ra­lis­mo pri­va­ti­za­dor a pun­ta de bayo­ne­tas, espe­cial­men­te en Amé­ri­ca Lati­na. Glo­ba­li­za­do en cor­po­ra­cio­nes sin patria, enmas­ca­ra­do en las socie­da­des anó­ni­mas y ocul­to en la mara­ña finan­cie­ra mun­dial, el libre mer­ca­do pare­cía imba­ti­ble… has­ta que apa­re­ció el coro­na­vi­rus.

Todo que­dó tras­to­ca­do, inclu­so las creen­cias ina­mo­vi­bles e incues­tio­na­bles here­da­das des­de la cuna: el últi­mo vás­ta­go (polí­ti­co, cla­ro) del sec­tor neo­li­be­ra­dor y pri­va­ti­za­dor mayo­ri­ta­rio del Par­ti­do Nacio­nal (PN) se vol­vió key­ne­siano, aun­que usted no lo crea. “No somos orto­do­xos. Recuer­do, acá, que la minis­tra (de Eco­no­mía) cita a uno de sus auto­res pre­fe­ri­dos, que es Key­nes; a muchos les lla­ma la aten­ción, pero yo lo apren­dí a valo­rar un poco escu­chan­do a Azu­ce­na. El mun­do ha demos­tra­do que ser orto­do­xos no es bue­na cosa. Sin per­der los prin­ci­pios y sin per­der la liber­tad como faro prin­ci­pal, vamos a usar todas las herra­mien­tas para pren­der la lla­ve del país de vuel­ta.”

Aun­que cier­tos con­ver­sos (como los judíos en la Espa­ña de los reyes cató­li­cos) lle­van a cues­tas el estig­ma de la duda, la con­fe­sión del pre­si­den­te, Luis Laca­lle, fue salu­da­da fer­vo­ro­sa­men­te: la emer­gen­cia del coro­na­vi­rus tras­cien­de pos­tu­ras y pre­con­cep­tos; su fle­xi­bi­li­dad ideo­ló­gi­ca se ubi­có en el podio jun­to a la soli­da­ri­dad como un bien intan­gi­ble del gobierno. Qué lejos que­dan las crí­ti­cas al asis­ten­cia­lis­mo; qué bien que vie­ne dar un paso atrás cuan­do el gobierno se apron­ta a echar mano del dine­ro –“todo lo que se nece­si­te, que ahí va a estar” – , según dijo la minis­tra, para la cru­za­da con­tra el virus.

Una mira­da más aten­ta dibu­ja cier­tas fron­te­ras al ines­pe­ra­do key­ne­sia­nis­mo guber­na­men­tal y reve­la que, como dijo el pre­si­den­te, apren­dió a valo­rar­lo, pero sólo un poco. La inter­ven­ción esta­tal pare­cía inevi­ta­ble ante el deso­la­dor pano­ra­ma que cie­rra las fron­te­ras y los mer­ca­dos, barre con los empleos y mul­ti­pli­ca la pobre­za y la indi­gen­cia. Aun­que la ayu­da esta­tal, vale la pena acla­rar­lo, nun­ca fue total­men­te dese­cha­da por los gobier­nos libe­ra­les –al menos cuan­do se pro­du­cían cri­sis empre­sa­ria­les, par­ti­cu­lar­men­te, finan­cie­ras – , en la actual coyun­tu­ra el pro­ta­go­nis­mo ofi­cial se abre en aba­ni­co con un sen­ti­do, en prin­ci­pio, igua­li­ta­rio. Se arti­cu­la un Fon­do Coro­na­vi­rus, que se pro­po­ne dis­tri­buir gra­tui­ta­men­te canas­tas de ali­men­tos, otor­gar sub­si­dios a los indi­gen­tes y exten­der prés­ta­mos blan­dos a los más nece­si­ta­dos. Se echa­rá mano de los dine­ros de las empre­sas esta­ta­les y, even­tual­men­te, se acu­di­rá a los prés­ta­mos inter­na­cio­na­les. Se impu­so, por ley, una curio­sa for­ma de con­tri­bu­ción soli­da­ria, que reba­ja de for­ma pro­vi­so­ria los sala­rios más abul­ta­dos del fun­cio­na­ria­do públi­co y las jubi­la­cio­nes más altas, y se fle­xi­bi­li­za­ron y amplia­ron los bene­fi­cios del segu­ro de des­em­pleo; tam­bién el segu­ro por enfer­me­dad, que en el caso del per­so­nal de la salud –pero sólo para ellos– cubre el cien por cien­to. Y, final­men­te, se redu­je­ron los enca­jes ban­ca­rios en mone­da nacio­nal y uni­da­des inde­xa­das.

Todo eso se hizo o se pre­ten­de hacer. Es una mane­ra muy par­ti­cu­lar de apli­car a Key­nes, por­que en reali­dad el eco­no­mis­ta inglés pro­po­nía, como expre­sión fun­da­men­tal de la inter­ven­ción del Esta­do, un aumen­to del gas­to públi­co por la vía de inver­sio­nes esta­ta­les en gran­des obras para fomen­tar el empleo, aun­que ello impli­que –vaya peca­do– aumen­tar el défi­cit fis­cal.

Pero igual de sig­ni­fi­ca­ti­va es la lis­ta de lo que no se qui­so hacer: no se sus­pen­dió la apli­ca­ción de los aumen­tos para las tari­fas públi­cas; no se acep­tó la pro­pues­ta de la cen­tral sin­di­cal de otor­gar una ren­ta míni­ma tran­si­to­ria (16.300 pesos o 310 dóla­res) a unos 200 mil hoga­res que viven una situa­ción crí­ti­ca; no se acep­tó la pro­pues­ta de exten­der la “soli­da­ri­dad obli­ga­to­ria” a los sala­rios más abul­ta­dos del sec­tor pri­va­do; no se acep­tó la pro­pues­ta de aumen­tar los impues­tos a la ren­ta y a la rique­za; no se acep­tó la pro­pues­ta de eli­mi­nar las exen­cio­nes impo­si­ti­vas, que, en su con­jun­to, tre­pan a más de 400 millo­nes de dóla­res anua­les. Ni siquie­ra se con­si­de­ró la pro­pues­ta lan­za­da por Gon­za­lo Ramí­rez, un colum­nis­ta del dia­rio El País, de impo­ner un emprés­ti­to for­zo­so al capi­tal expor­ta­dor y finan­cie­ro. Pro­vi­nien­do de El País, la idea apor­ta una vía de esca­pe: por más for­zo­so que sea, el emprés­ti­to será devuel­to, de modo que la con­tri­bu­ción no sería muy dolo­ro­sa.

La reti­cen­cia del gobierno a invo­lu­crar a la rique­za y al gran capi­tal en la “soli­da­ri­dad com­pul­si­va” reve­la las limi­ta­cio­nes del key­ne­sia­nis­mo ver­sión Laca­lle y el sen­ti­do de la jus­ti­cia social que pre­go­na la minis­tra Arbe­le­che. No deja de ser sin­to­má­ti­co que dicha reti­cen­cia tuvo su con­tra­par­te en la reduc­ción de los enca­jes ban­ca­rios, es decir, la posi­bi­li­dad de los ban­cos de recu­pe­rar par­te de los depó­si­tos obli­ga­to­rios en el Bcu (Ban­co Cen­tral del Uru­guay) como garan­tía. Se ha esti­ma­do que la medi­da impli­ca una inyec­ción de más de 200 millo­nes de dóla­res, que supues­ta­men­te los ban­cos pri­va­dos des­ti­na­rán a “esti­mu­lar el cré­di­to y la liqui­dez en el mer­ca­do finan­cie­ro para con­tri­buir a mini­mi­zar los impac­tos de la cri­sis sani­ta­ria”. Pero alguien podrá pre­gun­tar­se: con una reduc­ción tan drás­ti­ca de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y del con­su­mo en par­ti­cu­lar, ¿a quién le pres­ta­rán dine­ro los ban­cos, a no ser a aque­llos que ya tie­nen dine­ro? La medi­da, que fue “suge­ri­da” por la Aso­cia­ción de Ban­cos Pri­va­dos del Uru­guay, per­mi­tió, en momen­tos de cri­sis, que las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das res­ca­ta­ran par­te del capi­tal blo­quea­do.

Pero lo más intere­san­te es que la nega­ti­va a tocar al gran capi­tal reci­bió el explí­ci­to apo­yo de la direc­ción del Fren­te Amplio (FA). La dele­ga­ción que se entre­vis­tó con el pre­si­den­te Laca­lle el mar­tes 31 de mar­zo dejó cla­ro el apo­yo a todas las medi­das, rei­vin­di­có una espe­cie de “opo­si­ción galan­te”, lle­na de bue­nas mane­ras, y, explí­ci­ta­men­te, en boca del pre­si­den­te, Javier Miran­da, des­car­tó la idea de apli­car impues­tos al gran capi­tal y a la rique­za. La actua­ción de Miran­da en la entre­vis­ta con el gobierno reci­bió crí­ti­cas de otros diri­gen­tes del FA; algu­nos lo cri­ti­ca­ron por­que no coin­ci­den con las bue­nas mane­ras y otros, por­que no fue­ron inclui­dos en la dele­ga­ción.

Bre­cha*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *