Méxi­co. El Esta­do ausen­te de López Obra­dor

Elia­na Gilet /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​9 de abril de 2020

Méxi­co ante el nue­vo coro­na­vi­rus.

El pre­si­den­te mexi­cano se resis­te a apro­bar medi­das de apo­yo eco­nó­mi­co para los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos por las dis­po­si­cio­nes de dis­tan­cia­mien­to social volun­ta­rio. Mien­tras tan­to, el virus avan­za en su país sin dema­sia­dos obs­tácu­los.

El pri­mer caso de covid-19 en Méxi­co fue regis­tra­do el 27 de febre­ro, pero lo que puso al país en el mapa inter­na­cio­nal fue la acti­tud del pre­si­den­te, Andrés Manuel López Obra­dor (Amlo, como se lo cono­ce en su país), quien con­ti­nuó con sus giras y actos públi­cos mien­tras el mun­do se apu­ra­ba a aten­der la cri­sis. Eso estu­vo (y está) direc­ta­men­te vin­cu­la­do a la estra­te­gia de “miti­ga­ción” expli­ca­da enton­ces por Hugo López-Gatell, sub­se­cre­ta­rio de Salud y voce­ro téc­ni­co del gobierno fede­ral en el com­ba­te a la pan­de­mia.

“No exis­te aspi­ra­ción algu­na”, ni en Méxi­co ni en el res­to del mun­do, dijo López-Gatell el 27 de febre­ro, “de con­te­ner la trans­mi­sión del agen­te infec­cio­so como lo hizo Chi­na en Hubei; a lo que sí se aspi­ra es a cana­li­zar los esfuer­zos para miti­gar el daño, redu­cien­do la velo­ci­dad de trans­mi­sión y pro­te­gien­do a las pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles”. Su estra­te­gia se basa en reco­no­cer tres fases: una pri­me­ra con “casos impor­ta­dos”, una segun­da de “trans­mi­sión comu­ni­ta­ria”, y final­men­te el pico de la pan­de­mia y su pos­te­rior decli­ve. No obs­tan­te, la repre­sen­ta­ción grá­fi­ca de estas eta­pas, difun­di­da por gobierno, no indi­ca cuán­tas per­so­nas infec­ta­das se espe­ran.

Según seña­la­ron enton­ces los exper­tos ofi­cia­les, Méxi­co entra­ría en la fase de trans­mi­sión comu­ni­ta­ria 40 días des­pués de regis­tra­do el pri­mer caso. Sin embar­go, habían pasa­do sólo 27 días cuan­do el 24 de mar­zo, siguien­do a pies jun­ti­llas los dic­tá­me­nes del día ante­rior del Comi­té Téc­ni­co, Amlo ini­ció su con­fe­ren­cia de pren­sa maña­ne­ra ante una “nue­va fase” de la pan­de­mia. “No se ha actua­do de mane­ra apre­su­ra­da, no hemos hecho caso a con­je­tu­ras. Se ha actua­do con pro­fe­sio­na­lis­mo, se ha hecho a un lado la poli­ti­que­ría. Hemos enfren­ta­do a nues­tros adver­sa­rios, que bus­can siem­pre dañar­nos aun­que en ese pro­pó­si­to se dañe al pue­blo, y hemos enfren­ta­do el ama­ri­llis­mo de algu­nos medios de comu­ni­ca­ción”, afir­mó el pre­si­den­te.

Ese día, y con 367 casos en todo el país –cin­co de los cua­les no esta­ban aso­cia­dos a casos “impor­ta­dos”– López-Gatell indi­có que “es la pér­di­da de tra­za­bi­li­dad de los con­ta­gios y no el núme­ro de casos lo que seña­la for­mal­men­te el ini­cio de la fase dos”. A par­tir de allí se exten­dió la sus­pen­sión de cla­ses en todo el sis­te­ma edu­ca­ti­vo –que había comen­za­do el 14 de mar­zo y se supo­nía que dura­ría un mes – , y recién enton­ces se empe­zó a pro­mo­ver la dis­tan­cia social como medi­da de pre­ven­ción de los con­ta­gios. Has­ta aho­ra, Méxi­co des­acon­se­ja el uso de mas­ca­ri­llas pro­tec­to­ras.

Des­an­dar la expe­rien­cia

El 30 de mar­zo, con más de mil casos con­fir­ma­dos, se decre­tó el esta­do de emer­gen­cia sani­ta­ria y se con­vo­có a una cua­ren­te­na “volun­ta­ria” de un mes. Sin embar­go, aca­dé­mi­cos como Gus­ta­vo Cruz Pache­co –titu­lar del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes en Mate­má­ti­cas Apli­ca­das y Sis­te­mas de la Unam y miem­bro del equi­po téc­ni­co que en 2009 enfren­tó la pan­de­mia de gri­pe A H1N1, que tuvo su cen­tro epi­dé­mi­co en Ciu­dad de Méxi­co– cal­cu­lan que por cada diag­nos­ti­ca­do hay entre cin­cuen­ta y cien per­so­nas asin­to­má­ti­cas que con­ta­gian sin saber­lo.

Para Cruz Pache­co, una cua­ren­te­na efec­ti­va debe­ría apli­car­se en cada ciu­dad de for­ma local, a medi­da que vayan explo­tan­do los bro­tes epi­dé­mi­cos –como se hizo en 2009 – , y no de mane­ra gene­ra­li­za­da como se está hacien­do aho­ra. Los sitios don­de actual­men­te se regis­tra la mayor den­si­dad de casos de covid-19 por habi­tan­te son Ciu­dad de Méxi­co, Gua­da­la­ja­ra, algu­nos pun­tos no defi­ni­dos de los esta­dos de Quin­ta­na Roo y Baja Cali­for­nia Sur, así como la ciu­dad de Mon­clo­va.

El aná­li­sis de la situa­ción en esta últi­ma loca­li­dad, cla­va­da en el desier­to cen­tral del esta­do de Coahui­la en la fron­te­ra nor­te, refle­ja el fra­ca­so de la estra­te­gia guber­na­men­tal de “miti­ga­ción”. A pesar de regis­trar un bro­te de covid-19 des­de media­dos de mar­zo, el Hos­pi­tal del Ins­ti­tu­to del Segu­ro Social no ha reci­bi­do aten­ción espe­cí­fi­ca del gobierno fede­ral, del que depen­de, al pun­to de que sus tra­ba­ja­do­res tuvie­ron que mani­fes­tar­se para exi­gir el mate­rial sani­ta­rio bási­co (tapa­bo­cas, guan­tes y batas) y para que se les prac­ti­quen las prue­bas de rigor. Aun­que han sido eje­cu­ta­das par­cial­men­te, ya se sabe que 32 de los 42 infec­ta­dos en Mon­clo­va al ini­cio de abril son par­te del per­so­nal médi­co de la ins­ti­tu­ción, entre ellos un doc­tor que falle­ció a cau­sa del virus.

Si bien algu­nos medios han lla­ma­do a Mon­clo­va “la Wuhan mexi­ca­na”, la dife­ren­cia entre ambas ciu­da­des está en la res­pues­ta esta­tal. Si en la loca­li­dad chi­na las auto­ri­da­des loca­les fue­ron des­pla­za­das por el gobierno cen­tral al ver­se reba­sa­das por el nue­vo coro­na­vi­rus, en Mon­clo­va, ante la fal­ta de res­pues­ta del gobierno fede­ral, la epi­de­mia ha teni­do que ser mane­ja­da por un comi­té local diri­gi­do por los alcal­des muni­ci­pa­les.

Lo que no sabe

Mien­tras tan­to, es posi­ble que en Méxi­co exis­ta un impor­tan­te subre­gis­tro de casos, vin­cu­la­do a las esca­sas prue­bas de diag­nós­ti­co que se han rea­li­za­do en el país. Pri­me­ro, por­que el man­da­to de los ase­so­res téc­ni­cos del gobierno indi­có que has­ta el ini­cio del “con­ta­gio comu­ni­ta­rio” sólo se prac­ti­ca­ran aná­li­sis a quie­nes pre­sen­ta­ran sín­to­mas y, ade­más, hubie­sen via­ja­do al exte­rior o teni­do con­tac­to con alguien forá­neo. A eso se han suma­do los dila­ta­dos pla­zos para entre­gar los resul­ta­dos de las prue­bas. Según seña­la­ron algu­nos epi­de­mió­lo­gos, esto hizo que las cifras ofi­cia­les tuvie­ran dos o tres sema­nas de retra­so con res­pec­to a la reali­dad.

Bre­cha com­pa­ró la can­ti­dad de prue­bas de covid-19 apli­ca­das en tres paí­ses con base en las tasas de tes­teo cada 100 mil habi­tan­tes, y el resul­ta­do es abru­ma­dor. Según las cifras públi­cas de los exá­me­nes prac­ti­ca­dos has­ta el 4 de abril, Esta­dos Uni­dos (con­ver­ti­do en el nue­vo cen­tro de la pan­de­mia mun­dial) pre­sen­ta una tasa de 496 estu­dios cada 100 mil habi­tan­tes. Uru­guay tie­ne una tasa de 138 prue­bas cada 100 mil habi­tan­tes. Méxi­co, al 4 de abril, había rea­li­za­do ape­nas 13 aná­li­sis de covid-19 cada 100 mil habi­tan­tes.

Aun­que las auto­ri­da­des mexi­ca­nas se galar­do­nan de estar en el pelo­tón de los paí­ses con menos con­ta­gios y muer­tes por el nue­vo coro­na­vi­rus, estas cifras apun­tan más a la esca­sa can­ti­dad de prue­bas rea­li­za­das en el total de la pobla­ción que a una efec­ti­va polí­ti­ca de miti­ga­ción cen­tra­li­za­da. El que no bus­ca no encuen­tra, dice (tam­bién) el dicho popu­lar.

Un caso impor­ta­do

María Martha murió el día que Méxi­co entró a su fase dos. Tania, su hija, narró a Bre­cha los deta­lles del caso, que con­vie­ne tener pre­sen­te fren­te a las decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te de que “se ha actua­do con pro­fe­sio­na­lis­mo”.

María Martha y su fami­lia lle­ga­ron a Ciu­dad de Méxi­co el lunes 16 de mar­zo –tras haber pasa­do una estan­cia en Ita­lia y en Espa­ña– en un vue­lo comer­cial de Ibe­ria. “Mi papá tie­ne fotos de la sala del aero­puer­to don­de se reco­gen las male­tas y está lleno. El con­tac­to que se tenía entre los pasa­je­ros era casi cuer­po a cuer­po y la mayo­ría de las per­so­nas que des­em­bar­ca­ron no traían nin­gún tipo de tapa­bo­cas, aun­que mi fami­lia, sí”, rela­tó Tania.

México904 II

Su madre pre­sen­tó los sín­to­mas inme­dia­ta­men­te, por lo que pre­su­men que via­jó enfer­ma. “Los fun­cio­na­rios de adua­nas no tenían guan­tes ni tapa­bo­cas, ni nin­gún otro tipo de pro­tec­ción para ellos, aun­que esta­ban revi­san­do male­ta tras male­ta”. Tania evo­có el estu­por que sin­tie­ron al no reci­bir nin­gu­na reco­men­da­ción de poner­se en cua­ren­te­na pre­ven­ti­va, a pesar de que venían de lo que en ese momen­to era el cen­tro de la pan­de­mia: “Fue impac­tan­te lle­gar a la Ciu­dad de Méxi­co sin medi­das para impe­dir el con­ta­gio ni para detec­tar a los posi­bles enfer­mos, mucho menos para aten­der a la gen­te o para dar segui­mien­to a estos pasa­je­ros, que eran de alto ries­go”, dijo en entre­vis­ta tele­fó­ni­ca des­de su pro­pia cua­ren­te­na, tras haber con­traí­do el virus. “No creo que esa negli­gen­cia sea un pro­ble­ma de infra­es­truc­tu­ra, de fal­ta de capi­tal humano o tec­no­lo­gía. Es una cues­tión de volun­tad polí­ti­ca, de deci­sión de no tomar la pan­de­mia en serio y no tomar accio­nes efi­ca­ces para pro­te­ger a la pobla­ción”, sos­tu­vo.

Pasó una sema­na entre que su madre mani­fes­tó los pri­me­ros sín­to­mas y que el virus se comió su capa­ci­dad res­pi­ra­to­ria. “No pre­sen­ta­ba la sin­to­ma­to­lo­gía exac­ta que esta­ba difun­dien­do el gobierno y, aun­que tenía fie­bre, no tenía tos seca, sino con fle­mas. Acu­di­mos a uno de los hos­pi­ta­les pri­va­dos que ofre­cían la prue­ba, por­que pen­sa­mos que en los públi­cos la recha­za­rían por no pre­sen­tar el cua­dro clí­ni­co exac­to. Allí paga­mos 25 mil pesos (1.000 dóla­res) por el examen y por las tres horas que mi madre estu­vo en obser­va­ción”. A María Martha la man­da­ron a su casa, a espe­rar el resul­ta­do. “Nos dije­ron que nos daban el resul­ta­do en cin­co días. Eso nos qui­tó mucho tiem­po, por­que espe­rá­ba­mos el diag­nós­ti­co para que se le indi­ca­ra un tra­ta­mien­to acor­de”, dijo Tania, que pidió no reve­lar su iden­ti­dad debi­do a las ame­na­zas que ha reci­bi­do su fami­lia tras rela­tar el caso públi­ca­men­te.

Sin res­pues­ta del hos­pi­tal, lla­ma­ron al núme­ro indi­ca­do por las auto­ri­da­des de Ciu­dad de Méxi­co para aten­der casos sos­pe­cho­sos, don­de res­pon­die­ron la encues­ta tele­fó­ni­ca pre­vis­ta que cla­si­fi­ca a las per­so­nas por nive­les de ries­go bajo, medio o alto, según los sín­to­mas que pre­sen­ten. “Nos dije­ron que dejá­ra­mos a mi madre ais­la­da en un cuar­to para evi­tar el con­ta­gio al res­to de la fami­lia y nos ofre­cie­ron hacer una nue­va prue­ba envian­do a unos médi­cos que nun­ca lle­ga­ron. Al día siguien­te, mi madre ama­ne­ció con 38 gra­dos de fie­bre y comen­zó a dete­rio­rar­se muy rápi­da­men­te. Le empe­zó a fal­tar el oxí­geno y, aun­que vol­vi­mos a lla­mar a ese núme­ro, la res­pues­ta fue que la dejá­ra­mos sola”.

Con­si­guie­ron un tan­que de oxí­geno por su cuen­ta y deci­die­ron vol­ver a inter­nar­la en otro hos­pi­tal pri­va­do. “Ahí se le diag­nos­ti­có ‘neu­mo­nía viral atí­pi­ca’ y se le hizo una segun­da prue­ba de covid-19. Se la empe­zó a tra­tar con retro­vi­ra­les, pero mi mamá ya no se recu­pe­ró”. Entró a tera­pia inten­si­va el lunes 23 de mar­zo, cuan­do se agu­di­zó su cua­dro clí­ni­co. “Estu­vi­mos con ella en la maña­na y podía hablar, aun­que tenía muchos pro­ble­mas para res­pi­rar. Cuan­do la vimos a medio­día esta­ba cons­cien­te, pero ya no podía hablar. Empe­zó a que­dar­se dor­mi­da aun con asis­ten­cia res­pi­ra­to­ria. La últi­ma vez que la vimos ya no nos res­pon­dió, le diji­mos que la amá­ba­mos y que íba­mos a salir de esta.” María Martha murió a las cin­co y media de la tar­de del lunes 23.

Minu­tos des­pués de su muer­te, lle­gó el resul­ta­do del segun­do aná­li­sis que le prac­ti­ca­ron, con­fir­man­do la infec­ción de María Martha con el nue­vo coro­na­vi­rus. “Gra­cias a que el resul­ta­do lle­gó en ese momen­to, la doc­to­ra pudo asen­tar en el acta de defun­ción que mi madre murió a cau­sa del coro­na­vi­rus y emi­tir la aler­ta sani­ta­ria para toda la fami­lia. Sin ese resul­ta­do, el acta de defun­ción de mi madre diría que murió por una neu­mo­nía atí­pi­ca”, remar­có Tania.

El pasa­do 28 de mar­zo, la Secre­ta­ría de Salud dijo que “en las últi­mas 24 horas” se venían rea­li­zan­do “cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción deli­be­ra­da, don­de se empe­zó a inflar sin nin­gu­na base de evi­den­cia la fal­sa idea de que el gobierno inten­ta modi­fi­car las cifras de neu­mo­nía para ocul­tar la inci­den­cia de covid”. Como res­pues­ta, las auto­ri­da­des publi­ca­ron grá­fi­cas sobre la inci­den­cia de neu­mo­nías en los últi­mos sie­te años, gene­ra­das por el Sis­te­ma Nacio­nal de Vigi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca de Méxi­co. Según leyó de una grá­fi­ca López-Gatell –de nue­vo, sin dar cifras – , en las pri­me­ras sema­nas del año 2020 se ha repor­ta­do una caí­da en la inci­den­cia de la neu­mo­nía. “La cur­va se encuen­tra por deba­jo de la can­ti­dad espe­ra­da des­de el ini­cio del año al momen­to actual”.

Huér­fa­nos

Méxi­co no ha pre­vis­to nin­gún tipo de apo­yo eco­nó­mi­co espe­cí­fi­co para su pobla­ción tra­ba­ja­do­ra ante el esta­do de emer­gen­cia sani­ta­ria decre­ta­do el 30 de mar­zo y vigen­te al menos por un mes. La situa­ción en el país es gra­ve si con­si­de­ra­mos que la mitad de su pobla­ción eco­nó­mi­ca­men­te acti­va sobre­vi­ve en la infor­ma­li­dad y sin pres­ta­cio­nes o garan­tías ante este para­te “volun­ta­rio” de las “acti­vi­da­des no esen­cia­les”.

Aun­que se espe­ra­ba que López Obra­dor anun­cia­ra un plan emer­gen­te de apo­yo eco­nó­mi­co duran­te su infor­me tri­mes­tral de gobierno pre­sen­ta­do el pasa­do domin­go, el pre­si­den­te se plan­tó en una defen­sa de sus polí­ti­cas socia­les con un dis­cur­so en tono de cam­pa­ña elec­to­ral. La úni­ca opción eco­nó­mi­ca que ofre­ció ante la con­trac­ción de las acti­vi­da­des fue­ron prés­ta­mos para peque­ñas y media­nas empre­sas. Dijo que lo peor está por venir en las pró­xi­mas dos a cua­tro sema­nas, según los cálcu­los de su equi­po téc­ni­co, pero que Méxi­co tie­ne una for­ta­le­za en su “cul­tu­ra” y que en este país “la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción de segu­ri­dad social es la fami­lia”.

Así, bue­na par­te de los más de 31 millo­nes de mexi­ca­nos que sobre­vi­ven del comer­cio, el tra­ba­jo domés­ti­co y el agrí­co­la han que­da­do huér­fa­nos de padre y madre, y con lo peor de la pan­de­mia mor­dién­do­les los talo­nes. “El gobierno mexi­cano está tenien­do una estra­te­gia cen­tra­da en cui­dar lo más que pue­da el tema eco­nó­mi­co, y por eso ha dila­ta­do tomar medi­das en lo labo­ral. Des­de el 30 de mar­zo hay un lla­ma­do cla­ro a que­dar­se en casa, pero no hay una polí­ti­ca públi­ca que acom­pa­ñe ese lla­ma­do y que per­mi­ta que las per­so­nas que viven al día o en pobre­za lo cum­plan”, seña­ló a Bre­cha Andrea Gar­cía, poli­tó­lo­ga mexi­ca­na y exper­ta en rela­cio­nes labo­ra­les. “A esas per­so­nas se las pone en la con­di­ción de tener que ele­gir entre morir de ham­bre o expo­ner su bien­es­tar y salud por sobre­vi­vir”, apun­tó.

La situa­ción tam­po­co es hala­güe­ña para los tra­ba­ja­do­res for­ma­les, pre­sos de las nego­cia­cio­nes entre sin­di­ca­tos y patro­nes en las que, a par­tir de un anun­cio de la secre­ta­ria de Tra­ba­jo, Lui­sa María Alcal­de, se han pau­ta­do drás­ti­cas reduc­cio­nes de suel­do para “ayu­dar” a las empre­sas a que no se fun­dan. “A par­tir de un pedi­do del gobierno, las repre­sen­ta­cio­nes sin­di­ca­les están acep­tan­do reduc­cio­nes de has­ta 50 por cien­to del sala­rio, ade­más de la pér­di­da de cier­tas pres­ta­cio­nes y bonos”, agre­gó Gar­cía. En Méxi­co no exis­te el segu­ro de paro nacio­nal, sólo hay uno par­cial y limi­ta­do a la capi­tal del país que obli­ga a sus bene­fi­cia­rios a tra­ba­jar en bene­fi­cio del ayun­ta­mien­to local.

Mien­tras gobier­nos abier­ta­men­te de dere­cha como el de Donald Trump y Jair Bol­so­na­ro ya anun­cia­ron trans­fe­ren­cias de dine­ro para que su pobla­ción pue­da aca­tar la cua­ren­te­na (aun con cri­te­rios racis­tas en el caso de Esta­dos Uni­dos, don­de se exclu­ye a los migran­tes de ese apo­yo), el pro­gre­sis­ta Amlo con­ti­núa afir­man­do que es la fuer­za moral de su pobla­ción la que va a sacar a Méxi­co de la cri­sis. Por si eso no alcan­za­ra, ya hay dece­nas de poli­cías des­ple­ga­dos por todo el cen­tro de la capi­tal. En los últi­mos días, los agen­tes cerra­ron, con cin­tas ama­ri­llas de esce­na del cri­men, el paso a las prin­ci­pa­les zonas pea­to­na­les, como la calle Made­ro o el Zóca­lo.

Migran­tes en ries­go

Un gua­te­mal­te­co pre­so en la Esta­ción Migra­to­ria de Teno­si­que, en el esta­do mexi­cano de Tabas­co, en el sur­es­te del país, falle­ció el lunes 23 de mar­zo tras una pro­tes­ta que soli­ci­tan­tes de asi­lo hicie­ron den­tro de esa cár­cel irre­gu­lar. Según rela­ta­ron a Bre­cha inte­gran­tes del alber­gue fran­cis­cano para migran­tes La 72, ubi­ca­do en Teno­si­que, los guar­dias de migra­ción tran­ca­ron las puer­tas del cel­da­rio ante la que­ma de col­cho­nes por los dete­ni­dos y evi­ta­ron la sali­da de la gen­te atra­pa­da entre el fue­go y el humo, has­ta que otros migran­tes rom­pie­ron los can­da­dos y los saca­ron. Las pro­tes­tas de los soli­ci­tan­tes de refu­gio en Méxi­co se han repe­ti­do en otras cua­tro cár­ce­les para migran­tes del país, cuyos ocu­pan­tes denun­cian el haci­na­mien­to y la fal­ta de res­pues­ta de las auto­ri­da­des.

Todo el sis­te­ma asi­lar mexi­cano está para­do por la pan­de­mia. Esto alar­ga sin medi­da el tiem­po de reclu­sión irre­gu­lar de los soli­ci­tan­tes, per­so­nas que no han come­ti­do nin­gún deli­to, ya que entrar a Méxi­co sin pape­les es tan sólo una fal­ta admi­nis­tra­ti­va. En ese con­tex­to, Bre­cha supo de al menos un caso en el que agen­tes mexi­ca­nos de Migra­ción inci­ta­ron a un gru­po de cen­tro­ame­ri­ca­nos depor­ta­dos de Esta­dos Uni­dos a que cru­za­ran la fron­te­ra con Gua­te­ma­la por pasos fron­te­ri­zos irre­gu­la­res, rom­pien­do de for­ma clan­des­ti­na la pro­tec­ción sani­ta­ria impues­ta por ese y otros Esta­dos veci­nos.

Bre­cha*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *