La liber­tad es atea

Pone­mos a dis­po­si­ción públi­ca el libro de recien­te publi­ca­ción en Boltxe Libu­ruak «La liber­tad es atea». Tam­bién está dis­po­ni­ble en nues­tra tien­da la ver­sión en papel y dos ver­sio­nes elec­tró­ni­cas, una con una peque­ña apor­ta­ción a Boltxe Libu­ruak para que poda­mos con­ti­nuar con nues­tra labor edi­to­rial y otra total­men­te gra­tui­ta.

https://​www​.boltxe​.eus/​p​r​o​d​u​c​t​/​l​a​-​l​i​b​e​r​t​a​d​-​e​s​-​a​t​ea/

Una de las obse­sio­nes que ator­men­tan a algu­nas per­so­nas cre­yen­tes que refle­xio­nan sobre la lógi­ca inter­na de su creen­cia, es lograr demos­trar que siem­pre ha exis­ti­do la «reli­gión» –en el sen­ti­do ofi­cial bur­gués – , que la espe­cie huma­na siem­pre ha ado­ra­do espí­ri­tus, seres inma­te­ria­les, dio­sas y dio­ses, y que a lo lar­go de mile­nios el ini­cial poli­teís­mo ha ido avan­zan­do al mono­teís­mo. Otras per­so­nas no tie­nen esta inquie­tud por­que se refu­gian en el dog­ma, en la fe, ese «engru­do insí­pi­do»1. Exis­ten otras muchas obse­sio­nes que ate­na­zan a los y las cre­yen­tes, como la de demos­trar que la Biblia «tenía razón», o tam­bién la de la exis­ten­cia real de un tal Jesu­cris­to, etcé­te­ra. Ire­mos ana­li­zan­do la irra­cio­na­li­dad de estas y otras obse­sio­nes.

Sobre la esen­cia «reli­gio­sa» de la espe­cie huma­na, hay que decir que no se tra­ta de una cues­tión meta­fí­si­ca y teo­ló­gi­ca y por tan­to fal­sa­men­te his­tó­ri­ca, sino que ata­ñe a la liber­tad gené­ri­ca del ser humano que inci­de en la tota­li­dad de su acción y pen­sa­mien­to, o, dicho de otra for­ma, se deba­te sobre el mate­ria­lis­mo. M. F. Niés­turf cri­ti­có las hipó­te­sis más cono­ci­das –reli­gio­sa, tar­sia­na, sími­ca, de Osborn, de Wei­de­ren­reich…– sobre la antro­po­ge­nia que de un modo u otro tie­nen su base en for­mas de idea­lis­mo; lue­go expo­ne algu­nos de los fac­to­res de la homi­ni­za­ción y de la extin­ción de los antro­poi­des fósi­les del plio­ceno y pleis­to­ceno, con­clu­yen­do que:

En sen­ti­do más amplio, que podría­mos lla­mar filo­só­fi­co, acon­te­ció una acu­mu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va cons­tan­te de nue­vas cua­li­da­des en el desa­rro­llo del rei­no ani­mal, o, más pre­ci­sa­men­te, en el de la línea que final­men­te con­du­jo al pite­cán­tro­po. Ince­san­te­men­te se mani­fes­ta­ba un cam­bio evo­lu­ti­vo que, en la espe­cie ante­pa­sa­da de los homí­ni­dos, lle­vó inevi­ta­ble­men­te a la apa­ri­ción de una nue­va cua­li­dad, que ni antes ni des­pués sur­gió en nin­gu­na otra sub­di­vi­sión de la cla­se de los mamí­fe­ros. Esta cua­li­dad abso­lu­ta­men­te espe­cí­fi­ca, carac­te­ri­za al nue­vo ser: al pri­mer hom­bre. Por obra del tra­ba­jo, enten­di­do en el sen­ti­do de ela­bo­ra­ción regu­lar de ins­tru­men­tos y uti­li­za­ción prác­ti­ca de los mis­mos, rea­li­za­do en común por los miem­bros de la hor­da pri­mi­ti­va para satis­fa­cer sus nece­si­da­des vita­les, sur­gie­ron leyes cua­li­ta­ti­va­men­te nue­vas –las leyes socia­les – , nue­vos fac­to­res que mode­la­ron el cuer­po humano y al hom­bre en su tota­li­dad2.

El tra­ba­jo va crean­do una nue­va reali­dad social en la que solo tar­día­men­te sur­ge lo que aho­ra se lla­ma «reli­gión». Antes de lle­gar a esa recien­te fase, e inclu­so duran­te sus pri­me­ros tiem­pos, debe­mos pro­ce­der con extre­ma cau­te­la. Leroi-Gourhan insis­tía en la nece­si­dad del rigor y de la pru­den­cia a la hora de aven­tu­rar hipó­te­sis sobre las for­mas supues­ta­men­te reli­gio­sas de los colec­ti­vos huma­nos del paleo­lí­ti­co y ponía como ejem­plo el lla­ma­do «cul­to al oso», que se basa­ba en la gran can­ti­dad de hue­sos y crá­neos de oso acu­mu­la­dos encon­tra­dos en el inte­rior de caver­nas en Eura­sia y Nor­te­amé­ri­ca, hallaz­gos que han sus­ten­ta­do la hipó­te­sis de que el «cul­to al oso» fue una de las pri­me­ras «reli­gio­nes», si no la pri­me­ra. Tras varias rigu­ro­sas pági­nas de estu­dio del pro­ble­ma, se pre­gun­ta­ba: «¿Qué nos que­da del cul­to al oso? Una vez eli­mi­na­das todas las cau­sas natu­ra­les, nada que sea con­sis­ten­te»3. A pesar de este siem­pre nece­sa­rio lla­ma­mien­to al prin­ci­pio de pre­cau­ción y de obje­ti­vi­dad, y de la insis­ten­cia en que no hay prue­bas al res­pec­to, insis­ten­cia ava­la­da por el cono­ci­mien­to dis­po­ni­ble, aun así, una y otra vez per­so­nas cre­yen­tes se aga­rran a cual­quier cosa para «demos­trar» sus tesis.

La nece­si­dad del prin­ci­pio de pre­cau­ción, bási­ca del méto­do cien­tí­fi­co, se hace tan­to más peren­to­ria cuan­to que en los últi­mos años se ha empe­za­do a estu­diar sin mie­dos ni tabúes la pre­sen­cia del cani­ba­lis­mo que vie­ne des­de el fon­do de la antro­po­ge­nia. El lla­ma­do «hom­bre de Ata­puer­ca» u homo ante­ces­sor, de hace unos 800.000 años, prac­ti­ca­ba el cani­ba­lis­mo de los actua­les chim­pan­cés4. Según inves­ti­ga­cio­nes, este cani­ba­lis­mo que era «más fre­cuen­te de lo espe­ra­do» has­ta aho­ra, res­pon­día a una razón que popu­lar­men­te se defi­ne como ley del míni­mo esfuer­zo, o más correc­ta­men­te ley de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo: «el balan­ce entre cos­te y bene­fi­cio del cani­ba­lis­mo es alta­men­te ren­ta­ble» con­si­de­ran­do los ries­gos de la caza y el enor­me cos­to ener­gé­ti­co que reque­ría. Ade­más, según este estu­dio, los res­tos cani­ba­li­za­dos son de per­so­nas de entre 4 a 17 años de edad, y los auto­res supo­nen que ello res­pon­día tam­bién a razo­nes de ren­ta­bi­li­dad y pro­duc­ti­vi­dad en la obten­ción de ener­gía5. Ire­mos vien­do la impor­tan­cia de estas prác­ti­cas a la hora de con­cep­tua­li­zar la «reli­gión».

El reco­no­ci­do arqueó­lo­go J. L. Arsua­ga tam­bién sos­tie­ne que, en la Gran Doli­na, en Ata­puer­ca, se han encon­tra­do res­tos de cani­ba­lis­mo de hace 900.000 años6, aun­que en esa épo­ca los nean­der­ta­les no habían sur­gi­do aún como un gru­po humano cla­ra­men­te defi­ni­do, sí se ha encon­tra­do un gru­po de trein­ta pre­an­der­ta­les que empe­za­ban a mos­trar algu­nos ras­gos facia­les pro­pios, aun­que su cere­bro seguía sien­do más peque­ño. Cen­trán­do­se ya en las y los nean­der­ta­les, Arsua­ga dice que «“care­cían del pen­sa­mien­to mági­co que es esen­cial en el pen­sa­mien­to humano” […] En su cere­bro no había lugar para “la litur­gia, la cere­mo­nia, el pro­to­co­lo, para enten­der que las cosas pue­den sig­ni­fi­car algo”. Sin embar­go, ambos eran huma­nos»7. Arsua­ga solo repi­te con sus pala­bras lo que hace más de trein­ta años había sos­te­ni­do V. Cher­ti­jin, que des­pués de hacer una des­crip­ción minu­cio­sa de un ente­rra­mien­to nean­der­tal esca­va­do en 1908 y de gene­ra­li­zar en base a otros ente­rra­mien­tos pos­te­rio­res: «Cier­ta­men­te, las exca­va­cio­nes en toda una serie de otros empla­za­mien­tos de los hom­bres de Nean­der­tal no pro­por­cio­nan nin­gún mate­rial para afir­mar que entre ellos exis­tían creen­cias reli­gio­sas»8.

Es impor­tan­te pre­ci­sar lo que aho­ra enten­de­mos por «reli­gión», «creen­cias reli­gio­sas», etc., y lo que real­men­te podían creer e ima­gi­nar los gru­pos huma­nos de épo­cas tan remo­tas. Lo pri­me­ro que debe­mos tener en cuen­ta es que «los prin­ci­pios del len­gua­je moderno debie­ron de adqui­rir­se hace entre 400.000 y 300.000 años, cuan­do el ser humano alcan­zó la con­for­ma­ción fisio­ló­gi­ca nece­sa­ria para comen­zar a pro­du­cir el soni­do de las voca­les uni­ver­sa­les que carac­te­ri­zan a nues­tra espe­cie […] Pero no debió de ocu­rrir has­ta hace 100.000−35.000 años –qui­zá más cer­ca de esta segun­da fecha que de la pri­me­ra– que el ser humano empe­za­se a aso­ciar las pala­bras entre sí para inten­tar expre­sar cosas dife­ren­tes de los suce­sos tan­gi­bles y pun­tua­les que le ocu­rrían en su pre­sen­te»9. Es decir, nos colo­ca­mos ya en el perío­do en el que el nean­der­tal esta­ba en extin­ción y ascen­día el cro­ma­ñón. Y sin esta capa­ci­dad psi­co­fí­si­ca de crea­ción lin­güís­ti­ca es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble pen­sar que hace 400.000 o 40.000 años exis­tie­ran las bases psi­co­fí­si­cas obje­ti­vas para idear algo pare­ci­do a una «reli­gión», un «Dios» en el sen­ti­do aho­ra domi­nan­te.

Por tan­to, el recha­zo de cual­quier elu­cu­bra­ción se vuel­ve impe­ra­ti­vo cuan­do se estu­dian con­si­de­ra­bles acu­mu­la­cio­nes de res­tos óseos. Por ejem­plo, uno los vein­tio­cho res­tos huma­nos de ambos sexos y de todas las eda­des10, el crá­neo nº 17 per­te­ne­cien­te a un adul­to joven, que data de hace 430.000 años, encon­tra­dos en la Sima de los Hue­sos de 13 metros de pro­fun­di­dad, sita a medio kiló­me­tro de la Gran Doli­na, ante­rior­men­te cita­da, tam­bién per­te­ne­cien­te al con­jun­to de Ata­puer­ca, pre­sen­ta dos tre­men­dos gol­pes en la cabe­za con tra­yec­to­rias dife­ren­tes, rea­li­za­dos con el mis­mo obje­to pesa­do. Se refuer­za así mucho la hipó­te­sis de que no murie­ra por la caí­da acci­den­tal o pro­vo­ca­da en la Sima de los Hue­sos, sino por dos gol­pes ases­ta­dos por otra per­so­na dies­tra. De ser cier­ta esta hipó­te­sis nos encon­tra­ría­mos ante el pri­mer ase­si­na­to cono­ci­do en la his­to­ria, cosa excep­cio­nal en el paleo­lí­ti­co11, épo­ca muy pro­lon­ga­da en la que ape­nas se han encon­tra­do muer­tes por vio­len­cia huma­na según los datos más recien­tes12. La vio­len­cia sufri­da por la per­so­na del crá­neo-17 no debe enten­der­se como «vio­len­cia de gue­rra», por­que esta apa­re­ce­ría mucho más tar­de13. Poner esto en cla­ro es nece­sa­rio ya que, como vere­mos, la bru­ta­li­dad pla­ni­fi­ca­da sur­ge con la pro­pie­dad pri­va­da y con las reli­gio­nes que le son fun­cio­na­les.

Pero ade­más de escla­re­cer casi el ase­si­na­to y des­car­tar el móvil béli­co en el sen­ti­do actual de «gue­rra», tam­bién es impor­tan­te cons­ta­tar que en la rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción se plan­tea­se la posi­bi­li­dad de que la Sima fue­ra una espe­cie de cemen­te­rio para depo­si­tar los muer­tos, pero sin hablar en nin­gún momen­to de ente­rra­mien­tos con ritos reli­gio­sos. La razón es muy sim­ple: cues­tión de higie­ne, de sani­dad, como que­dó demos­tra­do al poco tiem­po en otras inves­ti­ga­cio­nes idén­ti­cas sobre dos cúmu­los de fósi­les huma­nos de hace más de 300.000 años. Para algu­nos cre­yen­tes esos cúmu­los demos­tra­rían la prác­ti­ca de «fune­ra­les reli­gio­sos» en el paleo­lí­ti­co pro­fun­do, pero inves­ti­ga­cio­nes recien­tes cues­tio­nan que esas dos acu­mu­la­cio­nes tuvie­ran sig­ni­fi­ca­dos sim­bó­li­cos, sien­do más pro­ba­ble que fue­ran for­ma­dos por sim­ple acu­mu­la­ción de res­tos duran­te un lar­go tiem­po de ocu­pa­ción del lugar14.

El autor de esta tesis, D. Media­vi­lla, cita a Frans de Vaal, quien expli­ca que has­ta los chim­pan­cés ente­rra­rían a sus con­gé­ne­res si per­ma­ne­cie­sen mucho tiem­po en un lugar por­que su fuer­te olor atrae­ría rápi­da­men­te a los carro­ñe­ros. Sabe­mos que otras espe­cies tapan con tie­rra y hoja­ras­ca los res­tos de comi­da que encuen­tran o pie­zas que cazan para que su olor no atrai­ga a otros ani­ma­les. P. Rodrí­guez ha mos­tra­do los sen­ti­mien­tos de los ele­fan­tes y tam­bién ha escri­to que:

Se ha vis­to a chim­pan­cés adul­tos en esta­do sal­va­je que inclu­so se han deja­do morir de pena –según nues­tros pará­me­tros emo­cio­na­les– tras el falle­ci­mien­to de un con­gé­ne­re al que esta­ban muy uni­dos, pero los chim­pan­cés no han ela­bo­ra­do tam­po­co nin­gu­na reli­gión (aun­que, en su estruc­tu­ra social, la figu­ra del suje­to alfa o macho domi­nan­te pre­sen­te ya los tra­zos fun­da­men­ta­les de com­por­ta­mien­to que carac­te­ri­zan a los líde­res polí­ti­cos y reli­gio­sos huma­nos en su inter­ac­ción con sus súb­di­tos)15.

Estas afir­ma­cio­nes han sido corro­bo­ra­das por muchas inves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res en las que se ve cómo ele­fan­tes dan un «entie­rro digno»16 a sus crías, y cómo los gori­las, por ceñir­nos a estas espe­cies, «llo­ran»17 a sus con­gé­ne­res muer­tos, pero sin creen­cias reli­gio­sas. Por con­si­guien­te, lo más pro­ba­ble es que la Sima de los Hue­sos cum­plie­se una fun­ción tri­ple: man­te­ner la míni­ma salu­bri­dad en el entorno ante el hedor de la putre­fac­ción de los cadá­ve­res, man­te­ner la segu­ri­dad al evi­tar o redu­cir en lo posi­ble el ries­go de pre­sen­cia de carro­ñe­ros atraí­dos por ese hedor y «llo­rar» y cum­plir en perío­do de «luto» y «due­lo emo­cio­nal» en el sen­ti­do de los gori­las y ele­fan­tes, a los con­gé­ne­res muer­tos.

La posi­ble tri­ple fun­ción de la Sima de los Hue­sos no con­tra­di­ce que en otros luga­res se desa­rro­lla­ran más tar­de posi­bles cul­tos al crá­neo con la antro­po­fa­gia de su cere­bro en bas­tan­tes casos, según pro­po­ne E. O. James con sus estu­dios de un caso en Chi­na de hace alre­de­dor de 300.000 años, otro en Ita­lia de hace unos 70.000, en Java, en Bavie­ra, en los terri­to­rios de los actua­les Esta­dos espa­ñol y fran­cés, etc. Prác­ti­cas repe­ti­das inclu­so en el meso­lí­ti­co:

Es posi­ble que el cere­bro fue­ra extraí­do y comi­do sacra­men­tal­men­te para absor­ber sus cua­li­da­des vivi­fi­can­tes, ya que la exten­di­da cos­tum­bre pri­mi­ti­va de cazar cabe­zas apa­re­ce inva­ria­ble­men­te liga­da a creen­cias de que en la cabe­za se con­cen­tra una sus­tan­cia aní­mi­ca de gran poten­cia. Al ir reu­nien­do crá­neos, el caza­dor incre­men­ta su pro­pia fer­ti­li­dad y la de su tri­bu. […] Tam­bién en Java, los crá­neos de Ngan­doeng pare­cen haber sido par­ti­dos, posi­ble­men­te en un cur­so de una fies­ta caní­bal, y qui­zá usa­dos des­pués a mane­ra de cuen­cos, de modo simi­lar al de algu­nos sal­va­jes que beben en el crá­neo de un gue­rre­ro para asi­mi­lar su fuer­za. […] En la gru­ta de Trou-Vio­let en Mon­tar­dit, final­men­te, se ha encon­tra­do un frag­men­to de crá­neo lim­pio de car­ne y piel, jun­to con unos cuan­tos hue­se­ci­llos y cier­to núme­ro de pie­dre­ci­tas dis­pues­tos en for­ma de cuer­po humano, qui­zá for­man­do todo ello una espe­cie de ceno­ta­fio con­me­mo­ra­ti­vo de algún nota­ble, cuya cabe­za era obje­to de vene­ra­ción18.

Aun­que el libro de E. O. James aquí cita­do fue escri­to en 1956, la visión que pro­po­ne es cohe­ren­te con los recien­tes avan­ces sobre la pro­lon­ga­da fun­ción de la antro­po­fa­gia tan­to sacra­men­tal como de super­vi­ven­cia. Exca­va­cio­nes rigu­ro­sas de ente­rra­mien­tos de lo que aho­ra es Ali­can­te con­fir­man prác­ti­cas de cani­ba­lis­mo hace solo 10.000 años, en el meso­lí­ti­co, una prác­ti­ca «más o menos común en toda Euro­pa»19, o de hace solo 7.000 años en la actual Ante­que­ra20, pro­vin­cia de Mála­ga; y sobre todo en el hecho de que el cul­to al crá­neo fue­ra par­te de las rela­cio­nes de poder en socie­da­des pre cla­sis­tas del meso­lí­ti­co, como se insi­núa en Mon­tar­dit según las tesis enton­ces emplea­das. Pero espe­cial­men­te, por­que tam­bién esta­ba gene­ra­li­za­do bas­tan­te más tar­de, en las socie­da­des del bron­ce y del hie­rro, en los íbe­ros21 e inclu­so en Roma, como se apre­cia en la colum­na Tra­ja­na.

En resu­men, estas reali­da­des nos remi­ten a pre­gun­tas cla­ves: ¿dón­de que­da el «alma» huma­na, ¿dón­de que­da dios, si se demos­tra­se que el «llo­ro» de ele­fan­tes y gori­las, u otros com­por­ta­mien­tos ani­ma­les y huma­nos como el cani­ba­lis­mo, tie­nen algu­na rela­ción con la antro­po­ge­nia? El tra­ba­jo fue y es el sal­to cua­li­ta­ti­vo que sepa­ra a la espe­cie huma­na de los simios más desa­rro­lla­dos, pero, apar­te de esta dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va defi­ni­ti­va, se des­cu­bren día a día com­por­ta­mien­tos de mamí­fe­ros22 que se pare­cen de algu­na for­ma a los huma­nos, y tam­bién se con­fir­ma el papel de la antro­po­fa­gia. Enton­ces, ¿cuán­do hizo dios el alma? ¿Hace más de dos millo­nes de años cuan­do apa­re­cie­ron las pri­me­ras herra­mien­tas huma­nas? ¿Hace alre­de­dor de 800.000 años cuan­do empe­za­ron a sur­gir los pri­me­ros indi­cios de un pro­to nean­der­tal? ¿Hace 430.000 años cuan­do fue ase­si­na­da la per­so­na del crá­neo-17? ¿O cuan­do apa­re­ce el sim­bo­lis­mo grá­fi­co…?

Esta pre­gun­ta no es una pre­gun­ta sim­ple, al con­tra­rio: «Los bió­lo­gos mate­ria­lis­tas demos­tra­ron, a tra­vés de sus inves­ti­ga­cio­nes, que el hom­bre está indi­so­lu­ble­men­te vin­cu­la­do con el res­to del mun­do ani­mal. Cons­ta­ta­ron la exis­ten­cia en el hom­bre de ras­gos comu­nes con los res­tan­tes ani­ma­les y, con ello, sal­va­ron el apa­ren­te abis­mo entre el mun­do ani­mal y el hom­bre»23. Las inves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res sobre este deci­si­vo deba­te con­fir­man pun­to a pun­to la exis­ten­cia de «ras­gos comu­nes» tan­to en la evo­lu­ción gené­ti­ca como en la cul­tu­ral. Por ejem­plo, en esta segun­da área «la evi­den­cia de la cul­tu­ra en ani­ma­les se ha encon­tra­do en múl­ti­ples espe­cies»24, o tam­bién que aho­ra mis­mo un lina­je de monos lle­va varios mile­nios per­fec­cio­nan­do el desa­rro­llo de herra­mien­tas25 para aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo inver­ti­do en la obten­ción de comi­da, ley de la pro­duc­ti­vi­dad o del aho­rro de la ener­gía que es el secre­to últi­mo del ori­gen de la cul­tu­ra.

El desa­rro­llo del cuer­po humano y de sus capa­ci­da­des inte­lec­ti­vas es par­te del desa­rro­llo de su capa­ci­dad de tra­ba­jo y de super­vi­ven­cia, y vice­ver­sa: se tra­ta de una tota­li­dad en movi­mien­to que res­pon­de al movi­mien­to de la tota­li­dad de la natu­ra­le­za en la que vive y de la que for­ma par­te. Pro­fun­di­zan­do en este méto­do, P. Rodrí­guez ha escri­to que: «La reli­gión, con sus ela­bo­ra­cio­nes míti­cas, fue com­pli­can­do pro­gre­si­va­men­te este mun­do es espe­jis­mos y aca­bó sacán­do­le un jugo inusi­ta­do al más allá, pero, en defi­ni­ti­va, la super­vi­ven­cia post mor­tem, al igual que el con­cep­to de dios, se nos apa­re­cen como cla­ros deu­do­res del modo pecu­liar que tie­ne nues­tro lóbu­lo fron­tal del cere­bro para pro­ce­sar la infor­ma­ción alma­ce­na­da en nues­tro lóbu­lo late­ral»26. O sea, pri­me­ro y gra­cias a la adap­ta­ción bípe­da median­te el tra­ba­jo y para el tra­ba­jo, nues­tra espe­cie desa­rro­lló el cere­bro, y lue­go, con los siglos y las con­tra­dic­cio­nes socia­les, las ilu­sio­nes sobre un hipo­té­ti­co más allá. Vere­mos que la pri­me­ra refe­ren­cia al «alma» escri­ta con cla­ri­dad apa­re­ce con Pla­tón27 en la Gre­cia de fina­les del siglo ‑V y comien­zos del ‑IV.

La teo­ría de la evo­lu­ción es incom­pa­ti­ble con las creen­cias en espí­ri­tus, dio­ses y almas, como argu­men­ta G. Puen­te Ojea, por­que «ha des­man­te­la­do defi­ni­ti­va­men­te los sue­ños de una cos­mo­vi­sión ajus­ta­da a la hipó­te­sis reli­gio­sa ances­tral de la exis­ten­cia de un dise­ño divino inte­li­gi­ble que expli­ca diá­fa­na­men­te todo y siem­pre»28. G. Puen­te Ojea basa esta afir­ma­ción entre otras cosas tam­bién en que, con el dog­ma del alma inma­te­rial e inmor­tal, a la reli­gión «no le que­da nin­gu­na posi­ción de replie­gue, por­que la reli­gión en gene­ral, y la cris­tia­na en par­ti­cu­lar, es inse­pa­ra­ble de la doc­tri­na de almas o espí­ri­tus. Si la aban­do­na­sen, el pre­cio sería su extin­ción como reli­gio­nes. He aquí por qué la cien­cia, sin pro­po­ner­se asu­mir com­pe­ten­cias teo­ló­gi­cas, tie­ne hoy pala­bras deci­si­vas que decir, que afec­tan nega­ti­va­men­te a las pre­ten­sio­nes de ver­dad de las reli­gio­nes»29. Tam­bién:

La creen­cia en almas inma­te­ria­les e inmor­ta­les ha veni­do a repre­sen­tar, como con­se­cuen­cia del desa­rro­llo de la teo­ría de la evo­lu­ción bio­ló­gi­ca y del avan­ce ver­ti­gi­no­so de las neu­ro­cien­cias orien­ta­das al cono­ci­mien­to del cere­bro humano y sus fun­cio­nes men­ta­les el talón de Aqui­les de las creen­cias reli­gio­sas. Lo que la Igle­sia cató­li­ca quie­re levan­tar como últi­mo baluar­te de la fe, se con­vier­te aho­ra en el pun­to más vul­ne­ra­ble de la reli­gión ante la cien­cia. Inter­pre­tar el rela­to del Géne­sis como la expre­sión sim­bó­li­ca de la ver­dad de la Reve­la­ción y refu­giar­se simul­tá­nea­men­te en la supues­ta cer­te­za de la exis­ten­cia del alma espi­ri­tual como garan­tía de lo que sería eterno en el ser humano, com­por­ta el comien­zo de la diso­lu­ción de las pre­ten­sio­nes veri­ta­ti­vas de la fe reli­gio­sa, tan­to en el plano docu­men­tal como en el plano onto­ló­gi­co30.

Por­que el mate­ria­lis­mo des­tro­za las enso­ña­cio­nes reli­gio­sas, por eso mis­mo hay un esfuer­zo des­ca­ra­do para man­te­ner la creen­cia en la reli­gio­si­dad esen­cial e inmu­ta­ble des­de los cri­te­rios ofi­cia­les de nues­tra actua­li­dad, o un esfuer­zo sutil y camu­fla­do de colar la reli­gio­si­dad des­de el Nean­der­tal31, en su mis­mo ori­gen. Sin embar­go, en el caso con­cre­to de creen­cias «en algu­na noción de per­vi­ven­cia en un hipo­té­ti­co más allá»32 hay que espe­rar has­ta hace unos 90.000 años para encon­trar los pri­me­ros ente­rra­mien­tos que así pue­dan suge­rir­lo. Y en lo que hace al sim­bo­lis­mo grá­fi­co, que cons­ti­tu­ye ya un con­jun­to de datos más lle­nos de con­te­ni­do, hay que espe­rar has­ta entre ‑60000 y ‑30000, pero otra vez nos pone en aler­ta para no caer en la ilu­sión «pobre y boba» cau­sa­da por el error de ana­li­zar los datos fue­ra de su con­tex­to lo que nos lle­va a los «más sor­pren­den­tes erro­res». El autor advier­te del ries­go de incluir en el tote­mis­mo y en el cha­ma­nis­mo más recien­tes aque­llas prác­ti­cas, fal­tan­do al rigor inhe­ren­te al méto­do cien­tí­fi­co, ya que «pue­de inclu­so supo­ner­se razo­na­ble­men­te que las mudas pare­des de las salas ador­na­das pre­sen­cia­ron esce­nas muy pin­to­res­cas de encan­ta­mien­tos y magia, qui­zá inclu­so sacri­fi­cios huma­nos, actos de cani­ba­lis­mo ritual o acer­ca­mien­tos hie­ro grá­fi­cos. Nada de lo huma­na­men­te con­ce­bi­ble en ese orden de cosas es inve­ro­sí­mil; pero los docu­men­tos no pue­den mos­trar­lo como no sea al pre­cio de una dis­tor­sión exce­si­va»33. Como vere­mos, su refe­ren­cia a los sacri­fi­cios huma­nos y al cani­ba­lis­mo ritual es deci­si­va para com­pren­der la tra­ge­dia de la reli­gión.

Inves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res han vuel­to a dar la razón a Leroi-Gourhan por­que en la pri­me­ra evi­den­cia de cani­ba­lis­mo nean­der­tal del nor­te de Euro­pa, data­da entre hace 40.500 y 45.500 años, en el yaci­mien­to de Goyet (Bél­gi­ca), se han iden­ti­fi­ca­do noven­ta y nue­ve res­tos óseos per­te­ne­cien­tes a un míni­mo de cin­co indi­vi­duos. Sus res­tos pre­sen­ta­ban una gran pro­por­ción de mar­cas pro­du­ci­das por herra­mien­tas de pie­dra al cor­tar la car­ne. Las exca­va­cio­nes han demos­tra­do tam­bién que los nean­der­ta­les usa­ban hue­sos huma­nos para cier­tos tra­ba­jos por su plas­ti­ci­dad para ser emplea­dos como «per­cu­to­res blan­dos»34.

Estos datos son cohe­ren­tes con la expli­ca­ción ofre­ci­da por J. L. Guil-Gue­rre­ro de que, en aque­lla épo­ca de la edad de hie­lo, alre­de­dor de hace 40.000 años, solo el cani­ba­lis­mo apor­ta­ba los nutrien­tes impres­cin­di­bles para la muy difí­cil super­vi­ven­cia35 de los gru­pos huma­nos. Estu­dios gené­ti­cos mues­tran que fue «un pasa­do com­ple­jo y vio­len­to en el que pobla­cio­nes ente­ras tuvie­ron que emi­grar o des­apa­re­cer para siem­pre»36. Una prue­ba más de que la edad de hie­lo fue vio­len­ta pode­mos tener­la en el crá­neo humano de hace 33.000 años, roto por dos fuer­tes gol­pes ases­ta­dos por una per­so­na zur­da o que uti­li­zó ambas manos, encon­tra­do en una cue­va en Tran­sil­va­nia. Dos gol­pes que le cau­sa­ron la muer­te al poco tiem­po, por­que no se ini­ció el pro­ce­so de cica­tri­za­ción. El artícu­lo, que cita el «ase­si­na­to» de C‑17 en la Sima de los Hue­sos de hace 430.000 años, aun­que no habla direc­ta­men­te de cani­ba­lis­mo37, tam­po­co cie­rra esa posi­bi­li­dad.

Des­pués de este baño de reali­dad, vol­ve­mos a Leroi-Gourhan por­que, aca­ban­do el libro que cita­mos, vuel­ve a insis­tir con fuer­za en que «antes del homo sapiens, es decir, antes de ‑30000 o ‑40000, no hay casi nada que resis­ta el examen». El autor expli­ca que se han encon­tra­do algu­nos res­tos de ente­rra­mien­to del final del Nean­der­tal, tam­bién ocres y pocas gra­ba­cio­nes, y poco más, lo que sí sir­ve de base para ima­gi­nar algún sen­ti­mien­to de algo pare­ci­do a lo sobre­na­tu­ral «pero pro­ba­ble­men­te no en el sen­ti­do en que noso­tros lo con­ce­bi­mos des­de hace algu­nos mile­nios […], Es abu­si­vo tra­tar de apli­car los pun­tos de lle­ga­da archi­se­cu­la­res del pen­sa­mien­to inte­lec­tua­lis­ta de una mino­ría eru­di­ta a los hom­bres de los comien­zos y bus­car ofren­das, sacri­fi­cios y cul­tos sin dis­po­ner de docu­men­tos irre­fu­ta­bles»38. Hemos vis­to que la antro­po­fa­gia era anti­quí­si­ma pero como medio «natu­ral» de obten­ción de ener­gía; solo en épo­cas recien­tes se desa­rro­lla un cani­ba­lis­mo sagra­do, reli­gio­so. Es muy impor­tan­te la refe­ren­cia que el autor hace a los sacri­fi­cios ritua­les por­que, como vere­mos, estos apa­re­cen en el mis­mo pro­ce­so de esci­sión de la comu­ni­dad en blo­ques socia­les enfren­ta­dos por la pose­sión colec­ti­va o pri­va­da del exce­den­te social acu­mu­la­do.

Otro inves­ti­ga­dor tam­bién muy reco­no­ci­do, Toka­rev, cons­ta­tó que mien­tras que las imá­ge­nes de ani­ma­les son de un rea­lis­mo fas­ci­nan­te, la de las figu­ras huma­nas son abs­trac­tas y borro­sas, inclu­so en las figu­ras de seres zoo antro­po­mór­fi­cos resul­ta difí­cil dis­tin­guir lo humano de lo ani­mal39. Una dife­ren­cia tan noto­ria entre el rea­lis­mo de los ani­ma­les y lo abs­trac­to de los huma­nos, pue­de suge­rir el comien­zo de una for­ma de cul­to espe­cí­fi­co hacia el ser humano, sepa­rán­do­lo del otro ani­mal. Ha habi­do y hay toda una serie de espe­cu­la­cio­nes sobre por qué son «defor­mes» las famo­sas Venus del paleo­lí­ti­co. V. Cher­ti­jin sos­tie­ne que des­ta­can los senos, los vien­tres y las cade­ras de las muje­res y que la opi­nión gene­ral es que se tra­ta de un «monu­men­to de cier­to cul­to anti­guo, rela­cio­na­do con la fer­ti­li­dad»40.

Irrum­pe así en la his­to­ria de las creen­cias y reli­gio­nes una cons­tan­te que no des­apa­re­ce­rá nun­ca pese a los esfuer­zos del patriar­ca­do por aca­bar con ella: el papel de la «dio­sa» ado­ra­da por sus facul­ta­des mági­cas. Sin embar­go, la pro­fun­da inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por D. Snow de las manos pin­ta­das en ocho cue­vas en los Esta­dos espa­ñol y fran­cés demues­tran que nada menos que el 75% son manos de mujer y pin­tu­ras rupes­tres pin­ta­das por muje­res, exac­ta­men­te vein­ti­cua­tro de las trei­na y dos manos estu­dia­das41. Que­dan aún muchas dudas que resol­ver, pero la gran mayo­ría de los espe­cia­lis­tas acep­tan el estu­dio de D. Snow.

Gus­ta­vo Bueno no se refie­re a las muje­res y uti­li­za el gené­ri­co mas­cu­lino: «Los hom­bres hicie­ron a los dio­ses a ima­gen y seme­jan­za de los ani­ma­les»42 duran­te mile­nios, en los que la úni­ca refe­ren­cia obje­ti­va, direc­ta e inme­dia­ta era, ade­más del pro­pio gru­po o de otros huma­nos, la exis­ten­cia de ani­ma­les peli­gro­sos y ame­na­za­do­res, pero de los que tam­bién depen­día en par­te la super­vi­ven­cia colec­ti­va bien por la caza o, sobre todo, por el carro­ñeo. En otro tex­to pos­te­rior, G. Bueno insis­ti­rá en la mis­ma idea: «La reli­gión estric­ta se cons­ti­tui­rá en fun­ción de las rela­cio­nes bien visi­bles que nues­tros ante­pa­sa­dos man­tu­vie­ron nece­sa­ria­men­te con deter­mi­na­dos ani­ma­les del paleo­lí­ti­co, pre­ci­sa­men­te aque­llos cuyas repre­sen­ta­cio­nes toda­vía hoy pode­mos con­tem­plar en las caver­nas de Chau­vet, Las­caux o de Alta­mi­ra»43.

Citan­do a R. Cal­der, J. Beins­tein nos recuer­da que «el pode­ro­so dios de Babi­lo­nia, Ner­gal¸ era repre­sen­ta­do bajo el aspec­to de un insec­to»44. Un mos­qui­to ino­cu­la­dor de la mala­ria era el «feti­che nega­ti­vo» más temi­do por los pue­blos de las maris­mas de Babi­lo­nia. ¿Qué dife­ren­cia exis­te entre este feti­chis­mo posi­ti­vo y el nega­ti­vo? Estu­dian­do con deta­lle la psi­co­lo­gía cri­mi­nal de los fas­cis­tas que que­ma­ban vivas a per­so­nas en la Gua­rim­ba de 2017 para derro­car por el terror al gobierno demo­crá­ti­co de Vene­zue­la, L. Brea lle­ga a la correc­ta con­clu­sión de que:

Tal como exis­te un feti­che posi­ti­vo en el cual se le rin­den cul­to a cosas o per­so­nas a las que se les otor­gan vir­tu­des extra­or­di­na­rias o sobre­na­tu­ra­les, exis­te un feti­chis­mo nega­ti­vo en el cual se recha­zan o des­pre­cian cosas o per­so­nas a las que igual­men­te se les atri­bu­yen carac­te­rís­ti­cas extra­or­di­na­rias o sobre­na­tu­ra­les, solo que infa­mes. Sin embar­go, lo carac­te­rís­ti­co del feti­chis­mo que hemos carac­te­ri­za­do como nega­ti­vo es que ter­mi­na por ren­dir­le cul­to a aque­llo que en un prin­ci­pio quie­re denos­tar45.

En la his­to­ria de las reli­gio­nes, el feti­chis­mo nega­ti­vo sir­ve para jus­ti­fi­car todos los crí­me­nes ima­gi­na­bles rea­li­za­dos en nom­bre del feti­chis­mo bueno: la Inqui­si­ción tor­tu­ra­ba atroz­men­te para lograr que, en el últi­mo sus­pi­ro, el reo pidie­ra per­dón a dios.

El trán­si­to de los dio­ses y dio­sas comu­na­les toté­mi­cos de cla­nes geo­grá­fi­ca­men­te redu­ci­dos con atri­bu­cio­nes sim­ples y muy con­cre­tas a la for­ma­ción de una cas­ta mas­cu­li­na de drui­das social­men­te muy pode­ro­sa, de carác­ter vita­li­cio, aun­que toda­vía sin trans­mi­sión por heren­cia fami­liar del poder per­so­nal acu­mu­la­do, ha sido muy estu­dia­do en Egip­to. Así, ani­ma­les toté­mi­cos loca­les –gato, bui­tre, ibis y coco­dri­lo46– ter­mi­na­ron con­ver­ti­dos en dio­ses nacio­na­les. Eran ado­ra­dos por sus cua­li­da­des bene­fi­cio­sas: el gato impe­día que los rato­nes devo­ra­ran el grano alma­ce­na­do; el bui­tre lim­pia­ba la carro­ña; el ibis se comía las cule­bras y el coco­dri­lo los ani­ma­les muer­tos que flo­ta­ban en el Nilo. Todos eran muy lim­pios, ase­gu­ra­ban la salud y el alma­ce­na­mien­to de cerea­les.

Pepe Rodrí­guez está de acuer­do en la impor­tan­cia de los ani­ma­les, pero extien­de el cam­po de obser­va­ción a la natu­ra­le­za ente­ra, al agua, al ciclo de las esta­cio­nes, etc.; sos­tie­ne que «la tota­li­dad de las abs­trac­cio­nes sim­bó­li­cas» rea­li­za­das en esta lar­ga épo­ca están pre­sen­tes en las reli­gio­nes actua­les:

[…] es impo­si­ble ima­gi­nar a un vege­tal o ani­mal como ances­tro si no se le ha antro­po­mor­fi­za­do pre­via­men­te; otra cosa bien dis­tin­ta es que ese sím­bo­lo –sur­gi­do nece­sa­ria­men­te den­tro de un mar­co míti­co deter­mi­na­do que le dio vida y fuer­za – , ya repre­sen­te a un ances­tro o ser divino, ten­ga su tra­duc­ción ico­no­grá­fi­ca median­te ras­gos antro­po­mór­fi­cos o no. Así, por ejem­plo, el gran dios egip­cio Amón Ra era repre­sen­ta­do por un car­ne­ro y/​o por una figu­ra antro­po­mor­fa con cabe­za de car­ne­ro para sim­bo­li­zar la rege­ne­ra­ción solar y en Kar­nak se guar­da­ba un car­ne­ro sagra­do que se supo­nía la reen­car­na­ción viva del dios, pero nin­gún egip­cio con­fun­día el fon­do con la for­ma, de la mis­ma mane­ra que nin­gún cris­tiano se ima­gi­na a Cris­to como un cor­de­ro por más que este ani­mal le sim­bo­li­ce ico­no­grá­fi­ca­men­te como signo de algu­nas de sus cua­li­da­des míti­cas47.

Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que en el auri­ña­cien­se, hace apro­xi­ma­da­men­te 38.000 años, apa­re­cen ya las figu­ras de mujer. De entre las varias hipó­te­sis sobre su sig­ni­fi­ca­do, la más plau­si­ble es que repre­sen­ta­ran a las «due­ñas del fue­go», fun­ción que se ha man­te­ni­do has­ta el pre­sen­te en tri­bus de Sibe­ria como figu­ras del «cul­to fami­liar-clá­ni­co»48, pero «dio­sas» y otras figu­ras de ani­ma­les des­apa­re­cie­ron por com­ple­to al final del paleo­lí­ti­co, en la épo­ca azi­lien­se, sien­do sus­ti­tui­das por dibu­jos más o menos esque­má­ti­cos. Recor­de­mos que el azi­lien­se es la épo­ca en la que el paleo­lí­ti­co se ago­ta y median­te la tran­si­ción del meso­lí­ti­co se sien­tan las bases para el neo­lí­ti­co, con el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra, dicho muy rápi­da­men­te. De las Venus del paleo­lí­ti­co que podían repre­sen­tar el cul­to a la fer­ti­li­dad, a las due­ñas del fue­go del auri­ña­cien­se, han trans­cu­rri­do muchos miles de años en los que la mujer diri­gió las cues­tio­nes deci­si­vas para la super­vi­ven­cia del gru­po, como su repro­duc­ción bio­ló­gi­ca y el fue­go, el apor­te ener­gé­ti­co vital.

Ten­ga­mos en cuen­ta que, según se pien­sa, las comu­ni­da­des huma­nas de esta épo­ca «cons­ti­tuían peque­ños gru­pos coope­ra­ti­vos estre­cha­men­te enla­za­dos, que a su vez esta­ban vin­cu­la­dos en redes mayo­res, pero más laxas, basa­das en el paren­tes­co, el inter­cam­bio y el apo­yo mutuo […] sus for­mas de obte­ner ali­men­tos, vivir jun­tos, com­par­tir tareas, fabri­car ins­tru­men­tos, ador­nar­se, ente­rrar a los muer­tos y muchas otras cosas eran acor­da­das den­tro de los peque­ños gru­pos y seguían reglas esta­ble­ci­das. Esto impli­ca­ba algo más: toma­ban deci­sio­nes colec­ti­vas cons­cien­te­men­te. Se habla­ba de las cosas y a con­ti­nua­ción se deci­día»49. Seme­jan­te hori­zon­ta­li­dad, solo suje­ta de vez en cuan­do a los con­se­jos de las per­so­nas de más edad, podía refle­jar muy bien su mun­do sub­je­ti­vo en las pin­tu­ras rupes­tres.

En estas socie­da­des, lo fun­da­men­tal era el tra­ba­jo apor­ta­do por las muje­res, y de aquí la impor­tan­cia del arte rupes­tre feme­nino como prue­ba con­tun­den­te. U. Melot­ti y otros inves­ti­ga­do­res han demos­tra­do que las muje­res del Kalaha­ri apor­tan un peso en ali­men­tos entre dos o tres veces mayor que el que apor­tan los hom­bres y entre el 60 y 80% de la die­ta son vege­ta­les; las abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nas apor­tan el 60 – 70%, las tin­di­ga más del 80%50. La pro­duc­ción de ces­te­ría, bol­sas, cuer­das, redes, etc., que más tar­de el sis­te­ma patriar­cal menos­pre­ció tam­bién la rea­li­zan las muje­res. Ha que­da­do demos­tra­do feha­cien­te­men­te que las muje­res tam­bién caza­ban51, que esta no era exclu­si­va­men­te una «tarea de hom­bres».

Con el trans­cu­rrir del tiem­po se acu­mu­lan los datos has­ta lle­gar a su pun­to cul­men entre ‑27000 y ‑22000 cuan­do en al menos cua­ren­ta cue­vas, por aho­ra estu­dia­das, se rea­li­zan pin­tu­ras rupes­tres de manos con dedos ampu­tados. Se han pre­sen­ta­do varias hipó­te­sis al res­pec­to, pero la más recien­te y a la vez la más plau­si­ble es que fue­ran ampu­tacio­nes ritua­les, sacri­fi­cia­les, regis­tra­das segui­da­men­te en pin­tu­ras rupes­tres. Uno de los inves­ti­ga­do­res pro­po­nen­tes de la hipó­te­sis, argu­ye que: «Debi­do a que esta ha sido una prác­ti­ca rela­ti­va­men­te común en el pasa­do más recien­te y en dis­tin­tas zonas del mun­do, pen­sa­mos que exis­te la posi­bi­li­dad de que tam­bién se haya efec­tua­do en el paleo­lí­ti­co supe­rior». La razón más común para ampu­tar dedos, de los 121 gru­pos huma­nos estu­dia­dos entre los siglos XVII y XXI, fue «el sacri­fi­cio volun­ta­rio dedi­ca­do a una dei­dad o fuer­za sobre­na­tu­ral, aun­que tam­bién des­ta­can las expre­sio­nes de luto y la for­ma de demos­trar la per­te­nen­cia a una comu­ni­dad. Tam­bién se halla­ron ampu­tacio­nes como tro­feos de gue­rra, así como por el resul­ta­do de méto­dos de cas­ti­go por una fal­ta gra­ve»52. Aun­que se tra­ta de una hipó­te­sis cues­tio­na­da por otros inves­ti­ga­do­res53, podría indi­car que el ritual del sacri­fi­cio humano con fines «reli­gio­sos» era ya prac­ti­ca­do en épo­ca tan anti­gua.

Poco más tar­de, entre ‑15000 y ‑12000, en que ya pode­mos vis­lum­brar con «razo­na­ble cer­ti­dum­bre» el asen­ta­mien­to de una sor­pren­den­te gra­fía rupes­tre, toda­vía incom­pren­si­ble, en la que las figu­ras feme­ni­na y mas­cu­li­na, de bison­tes y caba­llos, pero tam­bién de otros ani­ma­les como cier­vo, mamut o cabra, guar­dan rela­cio­nes aún no des­en­tra­ña­das. En base a esto, ya es obvio que:

La valo­ra­ción de la mis­ma caver­na como sím­bo­lo hem­bra que­da muy cla­ra en los nume­ro­sos casos en que for­mas natu­ra­les fue­ron sub­ra­ya­das (nichos pin­ta­dos de rojo) o com­ple­ta­das con sig­nos […] un sis­te­ma extre­ma­da­men­te com­ple­jo y rico, mucho más rico y mucho más com­ple­jo de lo que se había supues­to […] pién­se­se en el tema euro­asiá­ti­co del águi­la, el león y el toro, que en Meso­po­ta­mia, en Esci­tia, en Egip­to, en Chi­na, en todas par­tes, recu­brió con­te­ni­dos mito­ló­gi­cos dife­ren­tes y que, para noso­tros, es el signo de los Evan­ge­lis­tas54.

Más ade­lan­te, con­for­me avan­ce­mos en la evo­lu­ción de las creen­cias pre­ca­pi­ta­lis­tas, es decir, has­ta antes de la irrup­ción del feti­chis­mo de la mer­can­cía, vere­mos cómo sur­ge seme­jan­te rique­za de ado­ra­cio­nes y ritos, cómo se inter­re­la­cio­nan, se adap­tan a los nue­vos cul­tos y a la vez cómo estos se adap­tan a los anti­guos, los copian e inte­gran, y vere­mos cómo no es nin­gún mis­te­rio ni tie­ne ori­gi­na­li­dad algu­na la esce­no­gra­fía de los Evan­ge­lis­tas. Pero antes debe­mos pro­fun­di­zar un poco más en el deci­si­vo pro­ble­ma de los cul­tos a la mujer des­de los pri­me­ros datos fia­bles –las pin­tu­ras rupes­tres– de la his­to­ria huma­na.

Como vere­mos, la mujer será cen­tral en la evo­lu­ción de las reli­gio­nes, pri­me­ro por ser ado­ra­da como la dio­sa madre y des­pués, des­de la vic­to­ria del patriar­ca­do, la dio­sa derro­ta­da y escla­vi­za­da por el dios mas­cu­lino. Pero antes ten­dría que pasar mucho tiem­po por­que estu­dios inter­na­cio­na­les han des­cu­bier­to cier­tas cons­tan­tes en las pin­tu­ras paleo­lí­ti­cas que sugie­ren el empleo del sis­te­ma de cálcu­lo qui­na­rio-deci­mal y sobre todo los sis­te­mas de cálcu­lo basa­dos en los núme­ros 3, 4 y 7, y tam­bién el 5 en deter­mi­na­dos casos, así como la reite­ra­ción del «prin­ci­pio feme­nino» «sea inter­pre­tan­do la pro­pia cue­va como el vien­tre materno, sea recal­can­do el pues­to cen­tral de los sig­nos feme­ni­nos»55, lo que con­fir­ma­ría la tesis de que ya en aque­llas leja­nas épo­cas la super­vi­ven­cia colec­ti­va exi­gía nive­les ele­men­ta­les de pro­to-cien­cia, estre­cha­men­te rela­cio­na­dos con la pre­sen­cia de la mujer.

En otro tex­to, B. Fro­lov mues­tra las rela­cio­nes entre los núme­ros 5 y 7 en cue­vas de Euro­pa occi­den­tal, aña­dien­do que: «El cen­tro del cua­dro de la crea­ción pri­mi­ti­va lo ocu­pa­ba la ima­gen de la mujer madre, así como las imá­ge­nes de toros y caba­llos sal­va­jes, en tan­to que la peri­fe­ria com­pren­día las imá­ge­nes rea­lis­tas de la de fau­na de caza del pleis­to­ceno y otra sim­bo­lo­gía de caza (mas­cu­li­na)»56. Como se apre­cia, en el comu­nis­mo pri­mi­ti­vo del pleis­to­ceno la mujer madre, la mujer en gene­ral, ocu­pa­ba el cen­tro de las preo­cu­pa­cio­nes pro­duc­ti­vas, socia­les y cul­tu­ra­les de los gru­pos huma­nos mien­tras que el papel del hom­bre caza­dor era peri­fé­ri­co, secun­da­rio.

Según Toka­rev, todo indi­ca que en el neo­lí­ti­co se desa­rro­lla el cul­to a la divi­ni­dad feme­ni­na, al menos eso sugie­re la alta des­pro­por­ción exis­ten­te entre la can­ti­dad de esta­tui­llas de mujer y las pocas de hom­bres: «Las esta­tui­llas mas­cu­li­nas solo se encuen­tran por excep­ción en los terre­nos neo­lí­ti­cos»57. Las tri­bus bos­qui­ma­nas, que vivían en sis­te­ma matri­li­neal y toté­mi­co, tam­bién pasa­ron por una fase en la que se mez­cla­ban las figu­ras ani­ma­les con las huma­nas, semi­ani­ma­les y semi­hu­ma­nos58, y este pro­ce­so de «antro­po­mor­fis­mo de los ani­ma­les sagra­dos»59 está estu­dia­do en Áfri­ca y muy espe­cial­men­te en el anti­guo Egip­to. Esta tesis de Toka­rev es plau­si­ble por­que el neo­lí­ti­co fue el comien­zo de la gana­de­ría y de la agri­cul­tu­ra, con la apa­ri­ción de nue­vas enfer­me­da­des infec­ta­das por los ani­ma­les esta­bu­la­dos, por la extre­ma incer­ti­dum­bre de los resul­ta­dos muy alea­to­rios de los pri­me­ros sem­bra­dos debi­do a la igno­ran­cia del tema, incer­ti­dum­bre viven­cial que se agu­di­za­ba día a día al irse redu­cien­do rápi­da­men­te la caza dis­po­ni­ble por el rápi­do cam­bio cli­má­ti­co de entre los años ‑12000 y ‑10000: es muy pro­ba­ble que todo ello reva­lo­ri­za­da la fun­ción pro­tec­to­ra de las dio­sas madres.

Con el tiem­po, sin embar­go, ese con­tex­to empe­zó a cam­biar. Fro­lov sos­tie­ne que fue duran­te el trán­si­to de la edad del bron­ce a la edad del hie­rro cuan­do apa­re­ce un «per­so­na­je nue­vo: la figu­ra mas­cu­li­na cuyo atri­bu­to fun­da­men­tal es un aureo­la por enci­ma de su cabe­za, for­ma­da por rayos radia­les, inclui­dos los sie­te rayos […] El estu­dio de tales imá­ge­nes des­de el Medi­te­rrá­neo has­ta la cos­ta del Pací­fi­co per­mi­te supo­ner su unión con cam­bios pro­fun­dos en la estruc­tu­ra social y en la ideo­lo­gía de la socie­dad pri­mi­ti­va, cam­bios que impli­ca­ron, entre otras cosas, el reem­pla­zo de las muje­res por los hom­bres en cuan­to guar­dia­nes de los cono­ci­mien­tos exac­tos y de otras esfe­ras tra­di­cio­na­les de la cul­tu­ra espi­ri­tual de la épo­ca pri­mi­ti­va»60. Con­vie­ne saber que este trán­si­to del bron­ce al hie­rro fue tam­bién el de la crea­ción de armas de hie­rro más leta­les que las de bron­ce.

Aho­ra bien, este reem­pla­zo no supon­dría la total des­apa­ri­ción de la dio­sa madre, sino que pese a la pér­di­da de poder y de refe­ren­cia­li­dad, man­ten­dría cier­ta pre­sen­cia como figu­ra secun­da­ria o ter­cia­ria, posi­ti­va o nega­ti­va según los casos, de modo que sobre ella cae­rán todas las ala­ban­zas fal­sas y todas las ver­da­de­ras repro­ba­cio­nes, como vere­mos. Fro­lov nos dice que:

A medi­da que cam­bia­ba el papel social y de pro­duc­ción de la par­te feme­ni­na de la comu­na se modi­fi­ca­ba el papel del calen­da­rio lunar, que cedió al solar sus fun­cio­nes en la orga­ni­za­ción de la vida comu­nal de los agri­cul­to­res y gana­de­ros. En los dis­tin­tos esta­dios de des­com­po­si­ción de la socie­dad pri­mi­ti­va, y lue­go en las socie­da­des de cla­ses, con­ti­nua­ron con­ser­ván­do­se las repre­sen­ta­cio­nes sobre la impor­tan­cia que reves­tía el cálcu­lo del tiem­po según la Luna y sobre la nota­ble sig­ni­fi­ca­ción pasa­da del calen­da­rio lunar61.

P. Lafar­gue resu­mió así el pro­ce­so his­tó­ri­co que se abría con estos cam­bios:

Este comu­nis­mo se man­tu­vo inclu­so mien­tras que los bie­nes mobi­lia­rios (reba­ños, escla­vos, joyas, meta­les pre­cio­sos, etc.) se mul­ti­pli­ca­ban en el seno de las tri­bus bár­ba­ras. Sin embar­go, estos bie­nes mobi­lia­rios, que duran­te milla­res de años serán el azo­te de la huma­ni­dad, al pres­tar­se a la acu­mu­la­ción per­so­nal y al comer­cio, van a orga­ni­zar la for­mi­da­ble revo­lu­ción que des­po­ja­rá a la mujer de su alta posi­ción social y empu­ja­rá al hom­bre incons­cien­te a eri­gir sobre las rui­nas del comu­nis­mo pri­mi­ti­vo y el colec­ti­vis­mo con­san­guí­neo la nefas­ta pro­pie­dad pri­va­da62.

  1. K. Katzen­ber­ger: «Vic­to­ria final», En qué creo yo, Yal­de, Zara­go­za 1992, p. 143.
  2. M. F. Niés­turj: El ori­gen del hom­bre, Mir, Mos­cú 1979, p. 122.
  3. André Leroi-Gourhan: Las reli­gio­nes de la pre­his­to­ria, Ler­ma, Bar­ce­lo­na 1987, p. 29.
  4. Nuño Domin­guez: El hom­bre de Ata­puer­ca prac­ti­ca­ba el mis­mo cani­ba­lis­mo que los chim­pan­cés, 4 de sep­tiem­bre de 2012 (http://​esma​te​ria​.com/​2​0​1​2​/​0​9​/​0​4​/​e​l​-​h​o​m​b​r​e​-​d​e​-​a​t​a​p​u​e​r​c​a​-​p​r​a​c​t​i​c​a​b​a​-​e​l​-​m​i​s​m​o​-​c​a​n​i​b​a​l​i​s​m​o​-​q​u​e​-​l​o​s​-​c​h​i​m​p​a​n​c​es/).
  5. Patri­cia Bios­ca: ¿Por qué comían car­ne huma­na nues­tros ante­pa­sa­dos de Ata­puer­ca?, 10 de mayo de 2019 (https://​www​.abc​.es/​c​i​e​n​c​i​a​/​a​b​c​i​-​c​o​m​i​a​n​-​c​a​r​n​e​-​h​u​m​a​n​a​-​n​u​e​s​t​r​o​s​-​a​n​t​e​p​a​s​a​d​o​s​-​a​t​a​p​u​e​r​c​a​-​2​0​1​9​0​5​1​0​0​2​1​1​_​n​o​t​i​c​i​a​.​h​tml).
  6. Ali­cia Rive­ra: Un ase­si­na­to en la Sima de los Hue­sos, 27 de mayo de 2015 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​5​/​0​5​/​2​5​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​4​3​2​5​7​3​4​2​9​_​6​1​9​2​9​9​.​h​tml).
  7. Vicen­te G. Ola­ya: Los nean­der­ta­les no creían en dios, 29 de mayo de 2019 (https://​elpais​.com/​c​u​l​t​u​r​a​/​2​0​1​9​/​0​5​/​2​9​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​5​9​1​2​4​7​8​9​_​4​8​1​9​3​8​.​h​tml).
  8. V. Cher­ti­jin: Las fuen­tes de la reli­gión des­de una crí­ti­ca mar­xis­ta, Júcar, Madrid 1983, p. 42.
  9. Pepe Rodrí­guez: Dios nació mujer, Pun­to de Lec­tu­ra, Bar­ce­lo­na 2000, p. 78.
  10. Ali­cia Rive­ra: Un ase­si­na­to en la Sima de los Hue­sos, art. cita­do.
  11. Umber­to Melot­ti: El hom­bre entre la natu­ra­le­za y la his­to­ria, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1981, pp. 389 – 391.
  12. Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do: ¿Vio­len­cia y patriar­ca­do en el Paleo­lí­ti­co? Otro rela­to ses­ga­do, 21 de febre­ro de 2017 (https://​muje​res​con​cien​cia​.com/​2​0​1​7​/​0​2​/​2​1​/​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​p​a​t​r​i​a​r​c​a​d​o​-​p​a​l​e​o​l​i​t​i​c​o​-​r​e​l​a​t​o​-​s​e​s​g​a​do/).
  13. Alba Ruíz Caban­zón: Una refle­xión sobre la vio­len­cia en la Pre­his­to­ria: las masa­cres de la cul­tu­ra LBK en Cen­tro­euro­pa, cur­so 2017 – 2018, Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria (https://​repo​si​to​rio​.uni​can​.es/​x​m​l​u​i​/​b​i​t​s​t​r​e​a​m​/​h​a​n​d​l​e​/​1​0​9​0​2​/​1​2​8​7​4​/​R​u​i​z​C​a​b​a​n​z​o​n​A​l​b​a​.​p​d​f​?​s​e​q​u​e​n​c​e​=​1​&​i​s​A​l​l​o​w​e​d=y).
  14. Daniel Media­vi­lla: ¿Cuán­do comen­za­ron los huma­nos a cele­brar fune­ra­les?, 6 de abril de 2018 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​8​/​0​4​/​0​5​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​5​2​2​9​4​8​0​9​5​_​3​8​8​0​6​9​.​h​tml).
  15. Pepe Rodrí­guez: Dios nació mujer, op. cit., p. 155.
  16. Una mamá ele­fan­te car­ga con su cría muer­ta has­ta dar­le un entie­rro digno (http://​videos​.elmun​do​.es/​v​/​0​_​h​n​l​r​x​4​w​b​-​u​n​a​-​m​a​m​a​-​e​l​e​f​a​n​t​e​-​c​a​r​g​a​-​c​o​n​-​s​u​-​c​r​i​a​-​m​u​e​r​t​a​-​h​a​s​t​a​-​d​a​r​l​e​-​u​n​-​e​n​t​i​e​r​r​o​-​d​i​g​n​o​?​c​o​u​n​t=0).
  17. Ele­na Mar­tí­nez Bata­lla: Los gori­las tam­bién llo­ran la muer­te de sus con­gé­ne­res, 8 de abril de 2019 (https://​www​.lavan​guar​dia​.com/​n​a​t​u​r​a​l​/​a​n​i​m​a​l​a​d​a​s​-​v​i​d​e​o​s​/​2​0​1​9​0​4​0​8​/​4​6​1​4​5​8​0​1​2​6​0​0​/​g​o​r​i​l​a​s​-​l​l​o​r​a​n​-​m​u​e​r​t​e​-​d​u​e​l​o​-​f​a​m​i​l​i​a​r​e​s​.​h​tml).
  18. E. O. James: His­to­ria de las reli­gio­nes, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1997, pp. 36 – 38.
  19. ¿Ham­bre o ritual? Hallan evi­den­cias de cani­ba­lis­mo en Espa­ña hace 10000 años, 22 de mar­zo de 2017 (https://​www​.elcon​fi​den​cial​.com/​t​e​c​n​o​l​o​g​i​a​/​c​i​e​n​c​i​a​/​2​017 – 03-22/­ca­ni­ba­lis­mo-espa­na-meso­li­ti­co-ali­can­te_1352429/)
  20. Nacho Sán­chez: Halla­das prue­bas de cani­ba­lis­mo en el Neo­lí­ti­co Anti­guo, 13 de mar­zo de 2019 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​3​/​1​2​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​5​5​2​3​9​6​7​7​8​_​9​2​2​7​8​2​.​h​tml).
  21. Vicen­te G. Ola­ya: Los íbe­ros, el pue­blo que cor­ta­ba cabe­zas, 2 de abril de 2019 (https://​elpais​.com/​c​u​l​t​u​r​a​/​2​0​1​9​/​0​4​/​0​2​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​5​4​2​0​5​9​0​9​_​3​7​5​9​6​3​.​h​tml).
  22. Joa­quim Elca­cho: Las madre bono­bo ayu­dan a sus hijos machos a tener rela­cio­nes sexua­les y pro­crear, 21 de mayo de 2019 (https://​www​.lavan​guar​dia​.com/​n​a​t​u​r​a​l​/​2​0​1​9​0​5​2​1​/​4​6​2​3​8​5​4​7​6​5​9​2​/​l​a​s​-​m​a​d​r​e​s​-​b​o​n​o​b​o​-​a​y​u​d​a​n​-​a​-​s​u​s​-​h​i​j​o​s​-​m​a​c​h​o​-​a​-​t​e​n​e​r​-​r​e​l​a​c​i​o​n​e​s​-​s​e​x​u​a​l​e​s​-​y​-​p​r​o​c​r​e​a​r​.​h​tml).
  23. A. Oklad­ni­kov: «Deve­nir del hom­bre y de la socie­dad», El desa­rro­llo en la natu­ra­le­za y en la socie­dad, Edi­to­ra Polí­ti­ca, La Haba­na 1964, p. 157.
  24. Javier Salas: Tor­tu­gas, sesos, cara­co­les y can­gre­jos: los secre­tos culi­na­rios de los chim­pan­cés, 20 de junio de 2019 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​6​/​1​8​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​5​6​0​8​5​3​8​0​6​_​8​5​5​8​8​2​.​h​tml).
  25. Javier Salas: Un lina­je de monos lle­va tres mile­nios adap­tan­do herra­mien­tas, 25 de junio de 2019 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​6​/​2​4​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​5​6​1​3​8​3​9​3​7​_​9​5​7​5​1​1​.​h​tml).
  26. Pepe Rodrí­guez: Dios nació mujer, op. cit., p. 174.
  27. Pepe Rodrí­guez: Idem., p. 176.
  28. Gon­za­lo Puen­te Ojea: El mito del alma, Siglo XXI, Madrid 2000, p. 86.
  29. Gon­za­lo Puen­te Ojea: Idem., p. 71.
  30. Gon­za­lo Puen­te Ojea: Idem., p. 73.
  31. AA.VV.: «El fenó­meno reli­gio­so en la pre­his­to­ria», His­to­ria Uni­ver­sal, Sal­vat-El País, Madrid 2004, tomo I, pp. 202 – 205.
  32. Pepe Rodrí­guez: Dios nació mujer, op. cit., p. 133.
  33. André Leroi-Gourhan: Las reli­gio­nes de la pre­his­to­ria, Ler­ma, Bar­ce­lo­na 1987, p. 134.
  34. Des­cu­bren la pri­me­ra evi­den­cia de cani­ba­lis­mo nean­der­tal del nor­te de Euro­pa, 7 de julio de 2016 (https://​www​.abc​.es/​c​i​e​n​c​i​a​/​a​b​c​i​-​d​e​s​c​u​b​r​e​n​-​p​r​i​m​e​r​a​-​e​v​i​d​e​n​c​i​a​-​c​a​n​i​b​a​l​i​s​m​o​-​n​e​a​n​d​e​r​t​a​l​-​n​o​r​t​e​-​e​u​r​o​p​a​-​2​0​1​6​0​7​0​6​1​8​1​3​_​n​o​t​i​c​i​a​.​h​t​m​l​#​v​c​a​=​m​o​d​-​s​u​g​e​r​ido).
  35. Ale­jan­dro Carra: El cani­ba­lis­mo nos per­mi­tió sobre­vi­vir en la Edad del Hie­lo, 5 de febre­ro de 2017 (https://​www​.abc​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​a​b​c​i​-​a​n​t​r​o​p​o​l​o​g​i​a​-​c​a​n​i​b​a​l​i​s​m​o​-​p​e​r​m​i​t​i​o​-​s​o​b​r​e​v​i​v​i​r​-​e​d​a​d​-​h​i​e​l​o​-​2​0​1​7​0​2​0​5​0​1​5​8​_​n​o​t​i​c​i​a​.​h​tml).
  36. Nuño Domín­guez: Cuan­do todos los euro­peos eran negro, 6 de mayo de 2016 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​6​/​0​5​/​0​4​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​4​6​2​3​8​0​2​8​2​_​7​6​6​5​5​1​.​h​tml).
  37. Miguel Ángel Cria­do: El aná­li­sis foren­se acla­ra un ase­si­na­to del Paleo­lí­ti­co, 6 de julio de 2019 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​9​/​0​7​/​0​6​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​5​6​2​3​9​2​5​4​9​_​7​7​0​6​8​0​.​h​tml).
  38. André Leroi-Gourhan: Las reli­gio­nes de la pre­his­to­ria, Ler­ma, Bar­ce­lo­na 1987, pp. 129 – 130.
  39. S. A. Toka­rev: His­to­ria de las reli­gio­nes, Akal, Madrid 1979, pp. 38 – 39.
  40. V. Cher­ti­jin: Las fuen­tes de la reli­gión des­de una crí­ti­ca mar­xis­ta, Júcar, Madrid 1983, p. 50.
  41. Los auto­res de las hue­llas rupes­tres eran en su mayo­ría muje­res, lo que des­mon­ta la teo­ría de que los pri­me­ros artis­tas eran hom­bres, 11 de octu­bre de 2013 (https://​www​.natio​nal​geo​graphic​.es/​c​i​e​n​c​i​a​/​l​o​s​-​a​r​t​i​s​t​a​s​-​p​r​e​h​i​s​t​o​r​i​c​o​s​-​p​o​d​r​i​a​n​-​h​a​b​e​r​-​s​i​d​o​-​m​u​j​e​res).
  42. Gus­ta­vo Bueno: El ani­mal divino, Pen­tal­fa, Ovie­do 1985, p. 204.
  43. Gus­ta­vo Bueno: «La reli­gión en la evo­lu­ción huma­na», Cien­cia y socie­dad, Nobel, Ovie­do 2001, p. 64.
  44. Jor­ge Beins­tein: Marx, temas pen­dien­tes, Trin­che­ra, Cara­cas 2019, p. 17.
  45. Lenin Brea: Vene­zue­la. Crí­me­nes de odio y vio­len­cia incen­dia­ria 2017, El perro y la rana, Cara­cas 2018, p. 11.
  46. S. A. Toka­rev: His­to­ria de las reli­gio­nes, Akal, Madrid 1979, p. 287.
  47. Pepe Rodrí­guez: Dios nació mujer, op. cit., pp. 132 – 133.
  48. S. A. Toka­rev: His­to­ria de las reli­gio­nes, op. cit., p. 40.
  49. Neil Faulk­ner: De los nean­der­ta­les a los neo­li­be­ra­les, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2014, p. 22.
  50. Umber­to Melot­ti: El hom­bre entre la natu­ra­le­za y la his­to­ria, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1981, p. 327.
  51. Mar­ta Sal­gue­ro: La mujer tam­bién caza­ba: una expo­si­ción rom­pe el ses­go de géne­ro en la evo­lu­ción huma­na, 23 de febre­ro de 2018 (https://​www​.eldia​rio​.es/​a​r​a​g​o​n​/​c​a​z​a​b​a​-​e​x​p​o​s​i​c​i​o​n​-​g​e​n​e​r​o​-​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​h​u​m​a​n​a​_​0​_​7​4​3​3​2​6​1​1​4​.​h​tml).
  52. Jai­me Porras Ferrei­ra: Las pin­tu­ras rupes­tres de manos incom­ple­tas podrían deber­se a muti­la­cio­nes ritua­les, 12 de diciem­bre de 2018 (https://​elpais​.com/​e​l​p​a​i​s​/​2​0​1​8​/​1​2​/​0​7​/​c​i​e​n​c​i​a​/​1​5​4​4​1​8​1​5​9​3​_​6​3​1​0​8​9​.​h​tml).
  53. Iden­ti­fi­can tres nue­vas manos de 20.000 años de anti­güe­dad en la cue­va de Alta­mi­ra, 26 de enero de 2019 (https://​www​.publi​co​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​a​r​t​e​-​r​u​p​e​s​t​r​e​-​i​d​e​n​t​i​f​i​c​a​n​-​t​r​e​s​-​n​u​e​v​a​s​-​m​a​n​o​s​-​2​0​0​0​0​-​a​n​o​s​-​a​n​t​i​g​u​e​e​d​a​d​-​c​u​e​v​a​-​a​l​t​a​m​i​r​a​.​h​tml).
  54. André Leroi-Gourhan: Las reli­gio­nes de la pre­his­to­ria, Ler­ma, Bar­ce­lo­na 1987, pp. 136 – 137.
  55. Boris Fro­lov: Prin­ci­pios del sim­bo­lis­mo pre­his­tó­ri­co, AC de la URSS, Mos­cú 1986, nº 1, p. 145.
  56. Boris Fro­lov: Pre­his­to­ria de la cien­cia: aspec­to etno­cul­tu­ral, AC de la URSS, Mos­cú 1988, nº 1, p. 94.
  57. S. A. Toka­rev: His­to­ria de las reli­gio­nes, op. cit., p. 42.
  58. S. A. Toka­rev: Idem., pp. 138 – 139.
  59. S. A. Toka­rev: Idem., p. 284.
  60. Boris Fro­lov: Pre­his­to­ria de la cien­cia: aspec­to etno­cul­tu­ral, op. cit., p. 98.
  61. Boris Fro­lov: Los cono­ci­mien­tos antes de la civi­li­za­ción, AC de la URSS, Mos­cú 1991, nº 1, p. 93.
  62. Paul Lafar­gue: «La pro­pie­dad, su ori­gen y su evo­lu­ción», Tex­tos esco­gi­dos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2007, p. 112.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Pingback: LA LIBERTAD ES ATEA (+nuevo libro) por Iñaki Gil de San Vicente | EL SUDAMERICANO

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: