La liber­tad es atea

Pone­mos a dis­po­si­ción públi­ca el libro de recien­te publi­ca­ción en Boltxe Libu­ruak «La liber­tad es atea». Tam­bién está dis­po­ni­ble en nues­tra tien­da la ver­sión en papel y dos ver­sio­nes elec­tró­ni­cas, una con una peque­ña apor­ta­ción a Boltxe Libu­ruak para que poda­mos con­ti­nuar con nues­tra labor edi­to­rial y otra total­men­te gra­tui­ta.

https://​www​.boltxe​.eus/​p​r​o​d​u​c​t​/​l​a​-​l​i​b​e​r​t​a​d​-​e​s​-​a​t​ea/

Recu­pe­rar Nues­tra­mé­ri­ca se pre­sen­ta­ba ante Juan Pablo II como un obje­ti­vo tan urgen­te que no dudó en recu­rrir al tra­to humi­llan­te y repre­si­vo con el que nue­vo papa iba a tra­tar a las corrien­tes pro­gre­sis­tas del cato­li­cis­mo, sobre todo en Amé­ri­ca Lati­na. El 4 de mar­zo de 1983, en el aero­puer­to de Mana­gua, el papa mos­tró al mun­do su per­so­na­li­dad en extre­mo domi­nan­te al some­ter a una seve­ra repri­men­da lle­na de actos de pre­po­ten­cia al sacer­do­te Ernes­to Car­de­nal, miem­bro del gobierno legal de Nica­ra­gua y defen­sor de los dere­chos de su pue­blo ava­sa­lla­dos por Esta­dos Uni­dos. Wojty­la había esta­do pre­via­men­te en Méxi­co arre­me­tien­do durí­si­ma­men­te con­tra la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, y a la vuel­ta qui­so rema­tar la fae­na humi­llan­do a Ernes­to Car­de­nal. Sobre el fon­do del relan­za­mien­to de la irra­cio­na­li­dad y del idea­lis­mo más bur­do, se rea­li­za­ba una polí­ti­ca reac­cio­na­ria a esca­la mun­dial. De entra­da, en 1984, a los seis años de haber lle­ga­do al pon­ti­fi­ca­do Juan Pablo II, ocu­rría que «nin­guno de los cam­bios pro­pues­tos por Lucia­ni había sido pues­to en prác­ti­ca. Los nego­cios del Vati­cano toda­vía siguen fun­cio­nan­do. A pleno ren­di­mien­to y en todos los mer­ca­dos»1.

Inme­dia­ta­men­te comen­zó su «cru­za­da anti­co­mu­nis­ta». Sin entrar aho­ra a deba­tir qué enten­de­mos noso­tros por comu­nis­mo, podría­mos estar de acuer­do con estas pala­bras: «Juan Pablo II, tuvo un dis­cur­so y una posi­ción polí­ti­ca muy cla­ra en con­tra del comu­nis­mo y con­tri­bu­yó deci­si­va­men­te a su derrum­be. Los papas, los obis­pos y los sacer­do­tes no solo son guia­dos por obra del espí­ri­tu san­to, sino tam­bién por la polí­ti­ca y el poder»2. El sis­te­ma en cri­sis de la URSS –no del comu­nis­mo– se hun­dió en pri­mer lugar por sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, azu­za­das, en segun­do lugar por el ata­que per­ma­nen­te impe­ria­lis­ta que tuvo que supe­rar des­de su naci­mien­to. Juan Pablo II fue uno de los ins­tru­men­tos más efec­ti­vos del impe­ria­lis­mo para mani­pu­lar con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias den­tro del blo­que sovié­ti­co. Los erro­res de esta cita refle­jan la inca­pa­ci­dad del cris­tia­nis­mo pro­gre­sis­ta, sea o no de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, para cono­cer la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo.

Un ejem­plo, entre muchos, de la inca­pa­ci­dad de este cris­tia­nis­mo lo tene­mos en las dos citas que vamos a leer: «El paraí­so es la Jeru­sa­lén pro­vi­sio­nal­men­te celes­te que al final de cuen­tas des­cen­de­rá del cie­lo y se ins­ta­la­rá en nues­tra tie­rra por los siglos de los siglos. Según la Biblia, las situa­cio­nes fue­ra de nues­tro mun­do son tran­si­to­rias e inte­ri­nas, tan­to si se lla­man paraí­so como si se lla­man seno de Abrahán o teso­ro celes­te o estar con Cris­to o ter­cer cie­lo. Como el Nue­vo Tes­ta­men­to emplea ter­mi­no­lo­gía del judaís­mo con­tem­po­rá­neo y este ofre­ce docu­men­ta­ción exu­be­ran­te, a los estu­dio­sos no les ha que­da­do la menor duda al res­pec­to»3.

El ateís­mo mar­xis­ta se sus­ten­ta en la cer­ti­dum­bre mate­ria­lis­ta de que nada «baja de los cie­los» excep­to las bom­bas impe­ria­lis­tas para impo­ner las exi­gen­cias del capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo. Pero estos con­cep­tos actua­les hubie­ran sido incom­pren­si­bles para los cre­yen­tes que espe­ra­ban ansio­sos la ins­tau­ra­ción ins­tan­tá­nea del rei­no de dios en Jeru­sa­lén, por­que esos con­cep­tos –que expre­san con­tra­dic­cio­nes mate­ria­les– solo se van for­man­do con los cam­bios en y de los modos de pro­duc­ción mate­rial de las con­di­cio­nes de espi­ri­tua­les y reli­gio­sas: una socie­dad que se rige por la pro­pie­dad tri­bu­ta­ria es muy dife­ren­te a la socie­dad capi­ta­lis­ta, y si esa socie­dad a la vez tie­ne res­tos de pro­pie­dad comu­nal sien­do inva­di­da por otra que impo­ne la pro­pie­dad pri­va­da escla­vis­ta, enton­ces la resul­tan­te con­cre­ta es de una com­ple­ji­dad muy dife­ren­te a la com­ple­ji­dad bur­gue­sa actual.

La uto­pía sí se cree en con­di­cio­nes de tras­la­dar al pre­sen­te situa­cio­nes de hace dos mil años o más, al mar­gen aho­ra de si real­men­te exis­tie­ron tal cual esa uto­pía sos­tie­ne que exis­tie­ron. La men­te utó­pi­ca en su for­ma idea­lis­ta reapa­re­ce en estas pala­bras:

La idea de comu­nis­mo está con todas sus letras en el Nue­vo Tes­ta­men­to, al gra­do de que en estos vein­te siglos nadie ha sido capaz de dar una mejor defi­ni­ción de lo que es comu­nis­mo que la que San Lucas for­mu­la en Act 2, 44 – 45 y 4, 32 – 35. La mis­ma defi­ni­ción que Marx toma de Louis Blanc, «de cada uno según sus capa­ci­da­des, a cada uno según sus nece­si­da­des», está ins­pi­ra­da si no direc­ta­men­te copia­da de la for­mu­la­ción que Lucas redac­tó die­cio­cho siglos antes4.

Estas pala­bras cho­can de fren­te con lo que aho­ra pode­mos saber sobre la ten­den­cia al comu­nis­mo que se abre camino median­te la actual lucha de cla­ses. Marx y Engels se nega­ron a acep­tar una «idea de comu­nis­mo» que ase­gu­ran fue ela­bo­ra­da hace vein­te siglos. Los y las comu­nis­tas nun­ca nega­ron que hubie­ra sen­ti­mien­tos, anhe­los, deseos pro­fun­dos de equi­dad y jus­ti­cia en las pri­me­ras socie­da­des rotas por la irrup­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, y que tales ansias bási­cas siguen tenien­do fuer­za mate­rial y moral en el pre­sen­te. Sin apli­car aquí el ele­men­tal prin­ci­pio de pre­cau­ción cien­tí­fi­ca sobre todo lo rela­cio­na­do con lo que se dice que la Biblia y los evan­ge­lios dicen, las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas del pre­sen­te solo tie­nen que ver con las de Lucas en que en ambas exis­tían dos for­mas de pro­pie­dad pri­va­da muy dife­ren­tes, por tan­to dos con­te­ni­dos y for­mas de lucha de cla­ses muy dife­ren­tes y, por con­si­guien­te, muy dife­ren­tes mane­ras de enten­der la jus­ti­cia y luchar por ella.

La teo­lo­gía de la libe­ra­ción era una de tan­tas varian­tes utó­pi­cas mesiá­ni­cas del cris­tia­nis­mo dis­fra­za­da de pre­ten­di­do aire de cien­ti­fi­ci­dad y, para el Vati­cano, uno de sus peli­gros mayo­res radi­ca­ba en que al sacar a la luz las insu­fri­bles injus­ti­cas que pade­cían sus pue­blos, podía «ilu­mi­nar» a amplios sec­to­res cató­li­cos. Pero el Vati­cano no tie­ne dema­sia­das razo­nes para inquie­tar­se por la teo­lo­gía de la libe­ra­ción en cuan­to a sus posi­bles iden­ti­da­des con el mar­xis­mo. Muchos teó­lo­gos de esta corrien­te insis­ten que no tie­nen nada que ver con la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria. Por ejem­plo, J. B. Liba­nio:

La teo­lo­gía de la libe­ra­ción se enfren­ta con una nue­va pre­gun­ta. Esta pre­gun­ta nace de la prác­ti­ca pas­to­ral de libe­ra­ción den­tro de un con­tex­to en el que al mis­mo tiem­po coexis­ten la explo­ta­ción drás­ti­ca y la domi­na­ción por un lado, y los movi­mien­tos de libe­ra­ción en cur­so por otro. Unos cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos en este con­tex­to plan­tean pre­gun­tas a su fe. Aun­que algu­nas pre­gun­tas de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción tie­nen un ori­gen pare­ci­do a las del mar­xis­mo, sin embar­go se diri­gen a una ins­tan­cia total­men­te dis­tin­ta: la fe. El mar­xis­mo bus­ca una res­pues­ta en la línea de la prác­ti­ca eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, mien­tras que la teo­lo­gía de la libe­ra­ción encuen­tra en la reve­la­ción su res­pues­ta, con con­se­cuen­cias evi­den­tes para las prác­ti­cas pas­to­ra­les de alcan­ce eco­nó­mi­co y polí­ti­co5.

Vea­mos la car­ga que tie­ne esta cita. Dice que el mar­xis­mo pre­gun­ta, pero que la teo­lo­gía de la libe­ra­ción «encuen­tra» la res­pues­ta, dan­do a enten­der que el mar­xis­mo no siem­pre logra encon­trar la res­pues­ta mien­tras que la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, sí. Res­trin­ge las pre­gun­tas mar­xis­tas a la eco­no­mía y a la polí­ti­ca, dejan­do fue­ra la cien­cia, la filo­so­fía, la éti­ca, el arte y la cul­tu­ra, la his­to­ria… con lo que vuel­ve a dar una ima­gen empo­bre­ci­da del mar­xis­mo, res­trin­gi­da a lo gro­se­ra­men­te «mate­rial», a lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co; mien­tras que la teo­lo­gía de la libe­ra­ción pre­gun­ta a la fe y se refuer­za con la reve­la­ción, con lo «tras­cen­den­te», lo «subli­me». Si en la teo­lo­gía cris­tia­na en gene­ral exis­te un des­pre­cio al ateís­mo, en la teo­lo­gía de la libe­ra­ción lo es al mar­xis­mo.

La base de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción como del cris­tia­nis­mo, es la fe en un dios y la acep­ta­ción incon­di­cio­nal de la reve­la­ción que este dios quie­ra dar­nos; la base del mar­xis­mo es la terre­na­li­dad inma­nen­te a nues­tra espe­cie y la uni­dad y lucha de con­tra­rios que se libra en ella. Son dos visio­nes incon­ci­lia­bles sobre la antro­po­ge­nia, aun­que en la lucha con­tra la pro­pie­dad pri­va­da haya algu­nas coin­ci­den­cias prác­ti­cas con miem­bros de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, en el sen­ti­do de avan­zar al comu­nis­mo, pero des­de lue­go que nin­gu­na coin­ci­den­cia con el Vati­cano y con las igle­sias cris­tia­nas en gene­ral. Has­ta aho­ra, des­pués de 2.000 años, el dios cris­tiano no ha reve­la­do nin­gu­na alter­na­ti­va con­tra la pro­pie­dad pri­va­da, al con­tra­rio, la ha for­ta­le­ci­do ayu­da­do por la corrien­te de sus segui­do­res defen­so­res de la pro­pie­dad que casi siem­pre ha repri­mi­do a quie­nes lucha­ban por la pro­pie­dad colec­ti­va. Des­pués de 7.000 u 8.000 años de pro­pie­dad pri­va­da, nin­gún dios o dio­sa ha reve­la­do a la «huma­ni­dad dolien­te» cómo aca­bar con su sufri­mien­to.

La fe y la espe­ran­za en la reve­la­ción tie­nen que espe­rar mucho tiem­po para ver si dios deci­de ayu­dar a que «se cum­pla su volun­tad así en la tie­rra como en el cie­lo», por­que es injus­to que su volun­tad se cum­pla en el cie­lo pero se incum­pla en la tie­rra. Esta es una de las crí­ti­cas mar­xis­tas a la espe­ra de la «veni­da del rei­no a la tie­rra». Hay muchas más. Tal vez sea por eso, por no afron­tar la can­ti­dad y cali­dad de los argu­men­tos del ateís­mo mar­xis­ta, que algu­nos repre­sen­tan­tes de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción elu­den el deba­te con el mar­xis­mo y pre­fie­ran hacer­lo con las lla­ma­das «cien­cias socia­les». Gus­ta­vo Gutié­rrez ase­gu­ra que:

En nin­gún momen­to, ni explí­ci­ta ni implí­ci­ta­men­te, nos pro­pu­si­mos un diá­lo­go con el mar­xis­mo en vis­tas a una even­tual «sín­te­sis» o a tomar un aspec­to o dejar otro. Este tipo de empre­sas eran fre­cuen­tes en esos años en Euro­pa (por ejem­plo, el movi­mien­to crea­do por las con­ver­sa­cio­nes en Salz­bur­go en los años sesen­ta) y comen­za­ban a ser­lo en cier­tos ambien­tes en Amé­ri­ca Lati­na. Esa no fue nues­tra inten­ción, por­que otras eran las urgen­cias que nos venían de nues­tra prác­ti­ca pas­to­ral.

Tener en cuen­ta el con­tex­to de la pobre­za y la mar­gi­na­ción, en orden a una refle­xión teo­ló­gi­ca, lle­va –lo hemos recor­da­do– a su aná­li­sis des­de un pun­to de vis­ta social y para ello se hace nece­sa­rio ape­lar a las dis­ci­pli­nas corres­pon­dien­tes. Esto sig­ni­fi­ca que si hay un encuen­tro, este se da entre teo­lo­gía y cien­cias socia­les, y no entre teo­lo­gía y aná­li­sis mar­xis­ta, sal­vo por los ele­men­tos de este que se hallan en las cien­cias socia­les con­tem­po­rá­neas, en par­ti­cu­lar tal como se pre­sen­tan en el mun­do lati­no­ame­ri­cano6.

Nada de «sín­te­sis» con el mar­xis­mo, que es redu­ci­do a un méto­do de «aná­li­sis». La teo­lo­gía de la libe­ra­ción nece­si­ta las apor­ta­cio­nes de las «cien­cias socia­les», no del aná­li­sis mar­xis­ta en su tota­li­dad sino solo de aque­llas par­tes uti­li­za­das por las «cien­cias socia­les». Ante esto, tene­mos que pegun­tar­nos: ¿qué son las «cien­cias socia­les». Para noso­tros son aque­llos com­po­nen­tes de la ideo­lo­gía bur­gue­sa espe­cial­men­te adap­ta­dos para inte­grar el males­tar de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta evi­tan­do su radi­ca­li­za­ción. En el caso de Nues­tra­mé­ri­ca, las «cien­cias socia­les» son en su mayo­ría un medio de con­trol polí­ti­co-cul­tu­ral nor­te­ame­ri­cano. Las «cien­cias socia­les» sí uti­li­zan «ele­men­tos» del mar­xis­mo, pero expur­ga­dos del con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio, sepa­ra­dos de la tota­li­dad, para apun­ta­lar el orden bur­gués con refor­mas.

Por lo que esta­mos vien­do, la teo­lo­gía de la libe­ra­ción tie­ne una visión pro­gre del posi­ti­vis­mo cien­ti­fis­ta y, de nue­vo, vuel­ve a mos­trar el des­pre­cio igno­ran­te del mar­xis­mo como a esca­la más amplia la teo­lo­gía des­pre­cia al ateís­mo, solo lo com­ba­te. Una for­ma algo más sua­ve de mos­trar la secun­da­rie­dad del mar­xis­mo para la teo­lo­gía de la libe­ra­ción nos la ofre­ce Anto­ne­lla Gue­rre­ro que ha extraí­do sie­te prin­ci­pios que reco­rren las obras de los prin­ci­pa­les teó­lo­gos de la libe­ra­ción:

  • La lucha con­tra la ido­la­tría (no el ateís­mo) como el prin­ci­pal enemi­go de la reli­gión. Estos son: el dine­ro, el mer­ca­do, la Segu­ri­dad Nacio­nal, el Esta­do.

  • La libe­ra­ción huma­na his­tó­ri­ca como anti­ci­pa­ción de la sal­va­ción final en Cris­to, el reno de dios.

  • Una nue­va lec­tu­ra de la Biblia que da aten­ción sig­ni­fi­ca­ti­va a pasa­jes tales como el éxo­do, que es con­si­de­ra­do un para­dig­ma de la lucha por la libe­ra­ción de un pue­blo escla­vi­za­do.

  • Una agu­da denun­cia moral y social del capi­ta­lis­mo depen­dien­te de ser un sis­te­ma injus­to y mal­va­do, una for­ma de peca­do estruc­tu­ral.

  • El mar­xis­mo como recur­so social-ana­lí­ti­co para poder enten­der las cau­sas de la pobre­za, las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo y las for­mas de lucha de cla­ses.

  • La opción pre­fe­ren­cial por los pobres y la soli­da­ri­dad con su lucha de auto-libe­ra­ción.

  • El desa­rro­llo de comu­ni­da­des cris­tia­nas de base entre los pobres como una nue­va for­ma de Igle­sia y como una alter­na­ti­va para el esti­lo de vida indi­vi­dua­lis­ta impues­to por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta7.

No vamos a entrar al deba­te sobre si exis­tió o no el éxo­do judío de Egip­to, sobre la ausen­cia de prue­bas que lo demos­tra­rían, sobre si fue una cons­truc­ción intere­sa­da escri­ta mucho tiem­po des­pués, sobre la inexis­ten­cia de Moi­sés, etc. Estas y otras muchas «dudas» –ver­da­des– rom­pen la qui­lla del tex­to que ana­li­za­mos, pero siga­mos. Debe­mos decir que para enten­der en su radi­cal con­te­ni­do his­tó­ri­co los pun­tos uno, cua­tro, seis y sie­te hay que emplear el méto­do mar­xis­ta, que es redu­ci­do en el pun­to quin­to a un «recur­so social-ana­lí­ti­co», por­que el cris­tia­nis­mo es inca­paz de hacer­lo, aun­que ello no anu­la el gran valor eman­ci­pa­dor que tie­nen y que los comu­nis­tas tam­bién asu­mi­mos; en cuan­to a los pun­tos dos y tres, se mue­ven fue­ra del mate­ria­lis­mo mar­xis­ta.

Una corrien­te de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción acu­sa a Marx de deter­mi­nis­ta en lo que toca a la defi­ni­ción de socia­lis­mo. Para esta corrien­te, la crí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Marx al capi­ta­lis­mo no es deter­mi­nis­ta, y es la mejor crí­ti­ca que se le ha hecho has­ta aho­ra a este sis­te­ma inhu­mano, pero sí es deter­mi­nis­ta la solu­ción polí­ti­ca que Marx pro­po­ne: «La visión esque­ma­ti­za­da de Marx es la siguien­te: si el capi­ta­lis­mo no es capaz de garan­ti­zar un orden deter­mi­nis­ta, enton­ces el socia­lis­mo debe ser­lo. De esta visión esque­má­ti­ca emer­ge el socia­lis­mo sovié­ti­co, que median­te un plan cen­tral pre­ten­dió rea­li­zar el deter­mi­nis­mo del orden. Si bien Marx no con­ci­be algo pare­ci­do a una pla­ni­fi­ca­ción cen­tral –Engels sí la con­ci­be, en par­ti­cu­lar des­pués de la muer­te de Marx – , ela­bo­ra una visión tras­cen­den­tal corres­pon­dien­te»8.

Sor­pren­de que a estas altu­ras de cono­ci­mien­to de la evo­lu­ción del mar­xis­mo, se siga toman­do la vía fácil de iden­ti­fi­car esta­li­nis­mo con mar­xis­mo. Tam­bién sor­pren­de que a estas altu­ras se siga redu­cien­do sim­plis­ta­men­te la evo­lu­ción del mar­xis­mo –y de los mar­xis­mos pos­te­rio­res a fina­les del siglo XIX– a lo que pudo escri­bir Marx has­ta 1883.

Más ade­lan­te, dicen:

El socia­lis­mo his­tó­ri­co, teó­ri­co y prác­ti­co, que­ría y qui­so cons­truir un «mun­do otro», que estu­vie­ra libre de leyes com­pul­si­vas que se impo­nen a espal­das de los acto­res. Engels lla­mó a eso «el sal­to del rei­no de la nece­si­dad al rei­no de la liber­tad». El capi­ta­lis­mo, en cam­bio, sos­tie­ne ser este «mun­do otro». De ahí las for­mu­la­cio­nes del «final de la his­to­ria» y de leyes meta­fí­si­cas de la his­to­ria, común a las prác­ti­cas de ambos. Pre­ci­sa­men­te por eso, el pro­ble­ma de las alter­na­ti­vas se pre­sen­ta hoy como el pro­ble­ma de cam­biar el mun­do sin pre­ten­der crear algún «mun­do otro», mun­do (orden) que siem­pre vuel­ve a ser una pre­ten­sión de un orden deter­mi­nis­ta a prio­ri. El socia­lis­mo his­tó­ri­co bus­ca­ba este «mun­do otro» más allá de todas las rela­cio­nes mer­can­ti­les, el capi­ta­lis­mo por el con­tra­rio lo bus­ca en el mer­ca­do total. Ambos disuel­ven la polí­ti­ca en la apli­ca­ción de una téc­ni­ca9.

El socia­lis­mo, real­men­te, sí creó un «mun­do otro» con­cre­to muy supe­rior al capi­ta­lis­ta. Si de las nubes de la abs­trac­ción baja­mos a la mate­ria­li­dad social vemos que la URSS logró con­quis­tas his­tó­ri­cas que nin­gu­na bur­gue­sía impe­ria­lis­ta había logra­do has­ta enton­ces, pese a tener varios siglos más de exis­ten­cia y una ingen­te supe­rio­ri­dad de medios cuan­ti­ta­ti­vos. Bas­ta com­pa­rar Cuba con el Cari­be, o Chi­na con India, o Arge­lia con Marrue­cos, o Viet­nam con Sri Lan­ka… Bas­ta ver el retro­ce­so bru­tal impues­to a los pue­blos de la exURSS por la bur­gue­sía reins­tau­ra­da a par­tir de la con­tra­rre­vo­lu­ción de la cas­ta buro­crá­ti­ca diri­gen­te. Todos los argu­men­tos expues­tos en la cita se des­plo­man a la pri­me­ra que nos intro­du­ci­mos en la his­to­ria real de la lucha de cla­ses.

En sín­te­sis, para los auto­res, pri­me­ro, el mar­xis­mo es «una de las herra­mien­tas más poten­tes» para enten­der el capi­ta­lis­mo, lo que quie­re decir que hay otras herra­mien­tas tan poten­tes o más, aun­que no nos las dicen; segun­do, su lími­te es que no pue­de enten­der y plan­tear «un hori­zon­te eman­ci­pa­dor […] hay que pen­sar con, con­tra y más allá de Marx, pero no sin este […] es una exi­gen­cia des­ha­cer­nos de la ilu­sión del pro­gre­so y la cien­cia, de su corre­la­ción»; ter­ce­ro, lo obso­le­to del mar­xis­mo es la ilu­sión de que el capi­ta­lis­mo crea de for­ma auto­má­ti­ca a su sepul­tu­re­ro, cuan­do en reali­dad este solo se auto­cons­tru­ye en la mis­ma lucha: cuar­to, el uso de tér­mi­nos como «dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do» aumen­ta los lími­tes del mar­xis­mo por­que aque­llos tiem­pos excep­cio­na­les ya pasa­ron; quin­to, aho­ra de lo que se tra­ta es de cam­biar el mun­do sin tomar el poder; y sex­to, debi­do a la situa­ción del mun­do: «sur­ge el desa­fío de pen­sar no solo con Marx sino tam­bién con­tra Marx»10.

Los seis pun­tos mues­tran que esta for­ma de teo­lo­gía de la libe­ra­ción ha deva­lua­do el mar­xis­mo has­ta la cari­ca­tu­ra de los manua­les esta­li­nis­tas, apli­can­do el méto­do clá­si­co de los deba­tes reli­gio­sos de crear un fal­so enemi­go al que acha­car­le todos los peca­dos y vicios horren­dos. Seguir redu­cien­do la mul­ti­fa­cé­ti­ca rique­za de varian­tes mar­xis­tas a una ver­sión intere­sa­da de Marx es repe­tir el méto­do emplea­do sis­te­má­ti­ca­men­te por la Igle­sia des­de el siglo II para deni­grar a las here­jías, el libre pen­sa­mien­to, a las corrien­tes pro­tes­tan­tes, a la cien­cia inci­pien­te, a la Ilus­tra­ción y al Moder­nis­mo, al socia­lis­mo utó­pi­co, y al comu­nis­mo.

La teo­lo­gía de la libe­ra­ción ha sido muy debi­li­ta­da por las repre­sio­nes den­tro y fue­ra de la Igle­sia y por su mis­ma inca­pa­ci­dad. No ha des­apa­re­ci­do pese a que el Vati­cano la ha some­ti­do a tal pre­sión que ha que­da­do mino­ri­za­da con res­pec­to a lo que fue, y la vio­len­cia esta­tal ha rema­ta­do la fae­na. Pero tam­bién la ha debi­li­ta­do la irrup­ción de los nue­vos medios de alie­na­ción de masas y los duros cam­bios socia­les ori­gi­na­dos por la ofen­si­va con­ser­va­do­ra. La lla­ma­da «déca­da pro­gre­sis­ta» no ha logra­do una recu­pe­ra­ción de esta corrien­te has­ta el nivel ante­rior. Peor aún, el for­ta­le­ci­mien­to de las sec­tas cris­tia­nas ultra reac­cio­na­rias11, de las que habla­mos en el pri­mer capí­tu­lo, le supo­ne una com­pe­ten­cia muy dura por el mis­mo espa­cio de «evan­ge­li­za­ción» por­que estas sec­tas tie­nen muchos más recur­sos eco­nó­mi­cos para hacer «cari­dad», su pro­gra­ma ultra­con­ser­va­dor no es com­ba­ti­do por la bur­gue­sía y su dema­go­gia lle­ga fácil­men­te a la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de las masas cris­tia­nas.

Sin embar­go, una baza para la super­vi­ven­cia de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción vie­ne pre­ci­sa­men­te del estu­dio que ha hecho de la crí­ti­ca mar­xis­ta del feti­chis­mo, lo que le ha lle­va­do a pre­sen­tar­se como «teo­lo­gía con­cre­ta y no abs­trac­ta»12, como expli­ca J. J. Bau­tis­ta. Lle­ga­dos a este pun­to, el pro­ble­ma radi­ca en qué enten­de­mos por «con­cre­to» si por teo­lo­gía «abs­trac­ta» defi­ni­mos la que rea­li­za la Igle­sia defen­so­ra del capi­tal. Lle­gar a lo con­cre­to exi­ge uti­li­zar la ade­cua­ción mar­xis­ta de la doc­tri­na del con­cep­to13 según Hegel, inse­pa­ra­ble de la pra­xis libe­ra­do­ra, del valor de la sub­je­ti­vi­dad como fuer­za mate­rial revo­lu­cio­na­ria que no solo refle­ja cien­tí­fi­ca­men­te la reali­dad, que sí lo hace, sino que a la vez la crea14. Aho­ra bien, en este pun­to encon­tra­mos de nue­vo ese aire de supe­rio­ri­dad ónti­ca del cris­tia­nis­mo sobre el ateís­mo mar­xis­ta al decir que este enten­dió la dia­léc­ti­ca, «casi sin excep­cio­nes»15, como el pasa­je de la doc­tri­na del ser a la doc­tri­na de la esen­cia, sub­va­lo­ran­do la doc­tri­na del con­cep­to.

Para noso­tros, son mayo­ría las y los mar­xis­tas que basan su mili­tan­cia en la doc­tri­na del con­cep­to, en la dia­léc­ti­ca de auto-movi­mien­to y de la auto­po­ie­sis. Lenin en su estu­dio de la Cien­cia de la lógi­ca dedi­có tre­ce pági­nas de su manus­cri­to al «Pró­lo­go» y a la «Intro­duc­ción», vein­ti­dós a la «Doc­tri­na del ser», trein­ta y cin­co a la «Doc­tri­na de la esen­cia» y, por fin, seten­ta y una a la «Doc­tri­na del con­cep­to»16. Según Raya Duna­yevs­ka­ya, Lenin era un «dia­léc­ti­co prac­ti­can­te […] de la dia­léc­ti­ca como trans­for­ma­ción en lo opues­to»17, que leyó a Hegel en un tiem­po, con­tex­to y cir­cuns­tan­cia dife­ren­te a la de Marx y Engels, desa­rro­llan­do, en sus con­di­cio­nes, más los cri­te­rios de auto­mo­vi­mien­to, auto­ac­ti­vi­dad, auto­de­sa­rro­llo, etc., que los de esen­cia ver­sus apa­rien­cia, y otros.

Para esta auto­ra: «Las cate­go­rías por medio de las cua­les vamos a obte­ner cono­ci­mien­to de la reali­dad obje­ti­va, según Lenin, son la liber­tad, la sub­je­ti­vi­dad, el con­cep­to. Estas son enton­ces la tran­si­ción o, mejor aún, la tras­cen­den­cia del idea­lis­mo obje­ti­vo en el mate­ria­lis­mo, así como tam­bién del mate­ria­lis­mo vul­gar en la sub­je­ti­vi­dad real que ha absor­bi­do al obje­to»18. Esta doc­tri­na del con­cep­to es incom­pa­ti­ble con cual­quier ente espi­ri­tual y con cual­quier expre­sión de idea­lis­mo. Nos alar­ga­ría­mos dema­sia­do si hicié­se­mos siquie­ra un some­ro repa­so de la abru­ma­do­ra mili­tan­cia mar­xis­ta que prac­ti­ca esta teo­ría del con­cep­to, en la que el auto­des­plie­gue de lo mate­rial y el poder de la nega­ti­vi­dad son par­tes nece­sa­rias para la crea­ción inma­nen­te de lo nue­vo: «La acti­vi­dad y la nega­ti­vi­dad son con­di­cio­nes inalie­na­bles de la his­to­ri­ci­dad natu­ral, pues, sin ellas, no se pue­de expli­car la apa­ri­ción de lo nue­vo y el cam­bio natu­ral que­da­ría redu­ci­do a la repe­ti­ción (cícli­ca) de lo mis­mo»19. Los y las dio­sas son par­te del ciclo eterno de lo mis­mo des­de que exis­te la pro­pie­dad pri­va­da.

J. L. Ale­mán sos­tie­ne que la teo­lo­gía de la libe­ra­ción ha fra­ca­sa­do por­que no ha podi­do inte­grar en su cor­pus la crí­ti­ca radi­cal del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, debien­do ser sus­ti­tui­da por la «teo­lo­gía crí­ti­ca». Dice que su con­cep­to de «libe­ra­ción tie­ne un con­te­ni­do fatuo en sí mis­mo, pues hay una real com­pren­sión de su supues­to corre­la­ti­vo depen­den­cia […] Esta lógi­ca dis­cur­si­va, gene­ra­li­za­da en el seno de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, pue­de ser asu­mi­da como un tipo de “roman­ti­cis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta”, que se fun­da­men­ta en una idea­li­za­ción de supues­tos valo­res éti­cos, esté­ti­cos y reli­gio­sos del pasa­do pre­ca­pi­ta­lis­ta, y que se con­tra­po­nen a la lógi­ca capi­ta­lis­ta moder­na de cálcu­lo racio­nal y frío con su con­te­ni­do indi­vi­dua­lis­ta»20. Seme­jan­te debi­li­dad le impi­de rea­li­zar una lucha radi­cal con­tra el capi­ta­lis­mo y ha faci­li­ta­do su absor­ción por el Vati­cano.

La «teo­lo­gía crí­ti­ca», por el con­tra­rio, se carac­te­ri­za por reto­mar y actua­li­zar la teo­ría del feti­chis­mo de Marx al capi­ta­lis­mo pre­sen­te. Para J. L. Ale­mán la «teo­lo­gía crí­ti­ca» for­ma par­te de una lar­ga tra­di­ción de pen­sa­mien­to que se remon­ta des­de Mar­tí y Mariá­te­gui has­ta hoy y que asu­me como sus ideas cen­tra­les las resu­mi­das por seis extrac­ta­das por Maritza Mon­te­ro: una, comu­ni­dad, par­ti­ci­pa­ción y saber popu­lar; dos, libe­ra­ción a tra­vés de la pra­xis; tres, el sujeto/​objeto como cons­truc­tor del cono­ci­mien­to; cua­tro, his­to­ri­ci­dad del cono­ci­mien­to y plu­ra­li­dad epis­té­mi­ca; cin­co, pers­pec­ti­va de resis­ten­cia y modos alter­na­ti­vos de hacer-cono­cer; y seis, revi­sión de méto­dos y de las apor­ta­cio­nes gene­ra­das por lo ante­rior21.

Varios de estos pun­tos per­te­ne­cen al acer­vo his­tó­ri­co de la lucha por la liber­tad, como suce­de con los arri­ba expues­tos por Anto­ne­lla Gue­rre­ro, con­fir­man­do así el méto­do mar­xis­ta. Pero el cuar­to y el quin­to son equí­vo­cos tal cual están enun­cia­dos. La plu­ra­li­dad epis­té­mi­ca y los modos alter­na­ti­vos de hacer-cono­cer solo pue­den exis­tir como sub­co­rrien­tes, como sub­ca­pí­tu­los o apar­ta­dos inser­tos en una con­cep­ción más amplia que los englo­ba y sub­su­me. Sola­men­te hay dos con­cep­cio­nes gene­ra­les, las dos enfren­ta­das en todo momen­to: la cien­tí­fi­co-crí­ti­ca y mate­ria­lis­ta, y la idea­lis­ta. Den­tro de cada una de ellas, exis­ten mul­ti­tud de sub­co­rrien­tes que, con sus dife­ren­cias, apun­ta­lan o bien el mate­ria­lis­mo o bien el idea­lis­mo, pero nun­ca las dos a la vez en cues­tio­nes esen­cia­les. Este es un deba­te inso­lu­ble que enfren­ta el ateís­mo mar­xis­ta con el idea­lis­mo y ata­ñe al con­cep­to cla­ve de «ver­dad»22 como desa­rro­llo prác­ti­co de la lucha de con­tra­rios inter­na a la reali­dad obje­ti­va.

Ante este retro­ce­so inne­ga­ble de las diver­sas expre­sio­nes de la teo­ría de la libe­ra­ción nos vie­ne a la memo­ria la cita que J. L. Segun­do hace de Hen­ri Caze­lles en su libro Biblia y polí­ti­ca, cuan­do recuer­da que los pro­fe­tas de Israel ter­mi­na­ban en el fra­ca­so de sus pro­pues­tas de libe­ra­ción: «Pero a pesar de este fra­ca­so, los dis­cí­pu­los de esos pro­fe­tas reco­ge­rán sus orácu­los y reco­no­ce­rán su vali­dez como pala­bra divi­na»23. Según se mire, el cris­tia­nis­mo ha fra­ca­sa­do como reli­gión de los pobres y/​o ha triun­fa­do como reli­gión de los ricos. La «pala­bra divi­na» ha guia­do la derro­ta de los pobres y la vic­to­ria de los ricos, para uti­li­zar la ter­mi­no­lo­gía de los teó­lo­gos de la libe­ra­ción que ape­nas emplean los con­cep­tos mar­xis­tas de pro­le­ta­ria­do, cla­se obre­ra, pue­blo tra­ba­ja­dor –sí uti­li­za­do con pro­fu­sión por Rosa Luxem­burg en sus tex­tos sobre reli­gión – , etc.

La «pala­bra divi­na» vol­vió a actuar con­tra la teo­lo­gía de la libe­ra­ción cuan­do «ilu­mi­nó al Cón­cla­ve» a la muer­te de Juan Pablo II en 2005 para que nom­bra­ra pon­tí­fi­ce a Bene­dic­to XVI, un cono­ci­do reac­cio­na­rio res­pon­sa­ble de la Con­gre­ga­ción para la Doc­tri­na de la Fe –nom­bre pues­to a la anti­gua Inqui­si­ción – , que había mili­ta­do en la juven­tud nazi, aun­que se dice que se afi­lió «por mie­do»24. Posi­ble­men­te para equi­li­brar un poco la ima­gen de neu­tra­li­dad en un momen­to en el que las con­tra­dic­cio­nes del impe­ria­lis­mo se habían agu­di­za­do como nun­ca antes tras el esta­lli­do en 2007 de la ter­ce­ra gran depre­sión mun­dial, en 2013 el «espí­ri­tu san­to» con­ven­ció a la Igle­sia para que Bene­dic­to XVI pasa­ra a la reser­va y Fran­cis­co I asu­mie­ra el man­do aun cuan­do exis­ten inte­rro­gan­tes muy sóli­dos sobre su «fas­ci­na­ción por el mal»25 que se remon­ta a sus oscu­ras rela­cio­nes con la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na, opor­tu­na­men­te ocul­ta­das.

La rapi­dez con la que se inten­tó ocul­tar el pasa­do de Fran­cis­co I no logró evi­tar que salie­ra a la luz: en mar­zo de 2013 fue acu­sa­do de entre­gar en 1976 dos jesui­tas a la dic­ta­du­ra mili­tar, aun­que fue­ron devuel­tos con vida al poco tiem­po26. La dic­ta­du­ra tor­tu­ra­ba sis­te­má­ti­ca­men­te e hizo «des­apa­re­cer» a alre­de­dor de 30.000 per­so­nas, la gran mayo­ría mili­tan­tes de izquier­das entre los que abun­da­ban los cua­dros sin­di­ca­les más peli­gro­sos para la bur­gue­sía argen­ti­na: es una ver­dad esta­ble­ci­da que la dic­ta­du­ra pudo prac­ti­car el terror entre 1976 y 1983 gra­cias al apo­yo de la Igle­sia ade­más de la de Esta­dos Uni­dos. Para lim­piar esta par­te de la vida del papa la pren­sa inten­si­fi­có la cam­pa­ña de dis­trac­ción al igual que lo había hecho con el pasa­do de Bene­dic­to XVI, pero los mal­pen­sa­dos ateos se pre­gun­tan sobre si dios, en su omnis­cien­cia, no había pre­vis­to estos pro­ble­mas ¿o fue­ron dos prue­bas que «el Señor» man­dó a la Igle­sia?

Deje­mos que los cre­yen­tes dis­cu­tan sobre el par­ti­cu­lar. Lo cier­to es que el nue­vo papa irrum­pió con algu­nos cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos con res­pec­to al anti mar­xis­mo vis­ce­ral de Juan Pablo II y Bene­dic­to XVI. En diciem­bre de 2013 decla­ró que el mar­xis­mo es erró­neo, pero que él había cono­ci­do a muchos mar­xis­tas que eran per­so­nas bue­nas, así que no se ofen­día cuan­do le tacha­ban de comu­nis­ta27. En junio de 2015 decla­ró bea­to al obis­po sal­va­do­re­ño Óscar Arnul­fo Rome­ro ase­si­na­do en 1980 por los mili­ta­res de su país cuan­do cele­bra­ba misa. La reac­ción del Vati­cano fue la de siem­pre que se ase­si­na­ba a cató­li­cos pro­gre­sis­tas o de izquier­das: una escue­ta con­de­na indi­vi­dua­li­za y des­con­tex­tua­li­za­da, y des­pués silen­cio, en este caso duran­te trein­ta y cin­co años. Fran­cis­co I no podía seguir con esa polí­ti­ca fría hacia el pue­blo y cola­bo­ra­cio­nis­ta con el cri­men si que­ría dete­ner el gra­ve retro­ce­so del cato­li­cis­mo en Nues­tra­mé­ri­ca ante el avan­ce de otros cris­tia­nis­mos. Bea­ti­fi­car al obis­po ase­si­na­do era un paso impres­cin­di­ble que ocul­ta­ba una estra­te­gia a lar­go pla­zo: «Pre­fie­ren un san Óscar silen­cia­do y silen­cio­so»28.

En 2015, el Vati­cano no podía per­ma­ne­cer cie­go, sor­do y mudo ante todas las con­tra­dic­cio­nes que her­vían y hier­ven en Nues­tra­mé­ri­ca, pero tam­po­co podía dar la razón al cato­li­cis­mo iden­ti­fi­ca­do con el dolor del pue­blo explo­ta­do aban­do­nan­do su his­tó­ri­co apo­yo a la tor­tu­ra. Tenía que bus­car un pun­to de equi­li­brio que le per­mi­tie­ra des­ac­ti­var a los cató­li­cos con­se­cuen­tes para impe­dir el resur­gi­mien­to de otra teo­lo­gía de la libe­ra­ción, no ene­mis­tar­se con el capi­tal y, a la vez, con­te­ner el avan­ce del cris­tia­nis­mo de extre­ma dere­cha, pro yan­qui. Silen­ciar a san Óscar con­ver­ti­do en un feti­che de altar, fue par­te de esa lar­ga estra­te­gia.

Otro paso era su famo­so via­je a Cuba de sep­tiem­bre de 2015, Fran­cis­co I no fue tan direc­to en sus crí­ti­cas al socia­lis­mo como lo había sido Juan Pablo II en los ata­ques a la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, pero inten­tó «evan­ge­li­zar» de mane­ra indi­rec­ta abu­san­do de la pro­ver­bial diplo­ma­cia cuba­na, defen­dien­do un inter­cla­sis­mo abs­trac­to e inde­fen­so ante la sis­te­má­ti­ca agre­sión impe­ria­lis­ta, des­ideo­lo­gi­za­do: «Pedir la des­ideo­lo­gi­za­ción es pedir la ren­di­ción y, para eso, pri­me­ro, tie­nen que derro­tar­los. Por­que cuan­do se aban­do­nan los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos se que­da derro­ta­do, ven­ci­do»29. El pres­ti­gio de Cuba en Amé­ri­ca Lati­na, en el Cari­be y en todo el mun­do, es bien cono­ci­do por el impe­ria­lis­mo. Ya que no se la pue­de des­truir, hay que debi­li­tar­la lo más posi­ble, y hay que hacer­lo con la suti­le­za de Fran­cis­co I en vez de con la hos­que­dad de Juan Pablo II y Bene­dic­to XVI.

En ese mis­mo 2015 Oba­ma endu­re­ció la agre­sión yan­qui a Vene­zue­la al cons­ta­tar el fra­ca­so de todas las pre­sio­nes ante­rio­res, inclui­do el falli­do gol­pe de Esta­do de 2002, la «gue­rra petro­le­ra» pos­te­rior, las suce­si­vas olea­das de ata­ques terro­ris­tas o gua­rim­bas, etc. Des­de 2002, la Igle­sia, no los «cris­tia­nos popu­la­res», se opo­nía a la liber­tad del pue­blo vene­zo­lano, opo­si­ción total ya des­de 2007:

La dis­cre­pan­cia insal­va­ble entre el Coman­dan­te Hugo Chá­vez y la Jerar­quía Ecle­siás­ti­ca fue desa­rro­llán­do­se pau­la­ti­na­men­te en la medi­da en que la cúpu­la ecle­siás­ti­ca y la bur­gue­sía iban vien­do el avan­ce ines­pe­ra­do del apo­yo popu­lar hacia el líder de masas y este iba per­ca­tán­do­se de que había encon­tra­do en la Igle­sia una for­mi­da­ble adver­sa­ria deve­ni­da mili­tan­te acti­va con­tra su anhe­lo de atraer res­pal­dos a su cau­sa30.

La mili­tan­cia de la Igle­sia vene­zo­la­na con­tra el pue­blo boli­va­riano se endu­re­cía en los momen­tos en los que el impe­ria­lis­mo orga­ni­za­ba las gua­rim­bas fas­cis­tas, pero en los tiem­pos «nor­ma­les» se cen­tra­ba fun­da­men­tal­men­te en aumen­tar su con­trol del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y crear aso­cia­cio­nes socia­les que movi­li­za­ran el voto de la dere­cha y del cen­tro. Des­de la déca­da de 1950, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Vene­zo­la­na en alian­za con la bur­gue­sía pre­sio­na­ba a los suce­si­vos gobier­nos para que redu­je­ran la edu­ca­ción públi­ca esta­tal y amplia­ran la pri­va­da y cató­li­ca31. Con el tiem­po, muchos diri­gen­tes neo­fas­cis­tas sur­gie­ron de la edu­ca­ción pri­va­ti­za­da: la pren­sa impe­ria­lis­ta mos­tra­ba esce­nas de «estu­dian­tes luchan­do por la demo­cra­cia» que Esta­dos Uni­dos quie­re impo­ner en Vene­zue­la. Y como en otros pue­blos resis­ten­tes, tam­bién en este cre­ce el siguien­te inte­rro­gan­te: «El papel polí­ti­co de la Igle­sia ¿es deci­sión autó­no­ma de quie­nes la diri­gen local­men­te, la jerar­quía de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Vene­zo­la­na, u obe­de­ce a una doc­tri­na pre­es­ta­ble­ci­da como prin­ci­pio ideo­ló­gi­co de la orga­ni­za­ción impues­to des­de el Vati­cano?»32. La res­pues­ta es obvia: man­da el Vati­cano.

Según las cir­cuns­tan­cias e intere­ses de la Igle­sia, en unos se bea­ti­fi­ca a un «obis­po rojo», en otros se recri­mi­na al socia­lis­mo con algo de tac­to y a pue­blos ente­ros se les inten­ta adoc­tri­nar en la sumi­sión al capi­tal nor­te­ame­ri­cano. En este cali­dos­co­pio no pue­de fal­tar la san­ti­fi­ca­ción por Fran­cis­co I, en 2016, de la madre Tere­sa, la «san­ta de los pobres»33, des­oyen­do las fun­da­das crí­ti­cas que des­mon­ta­ban el mito crea­do por intere­ses colo­nia­les sobre la mon­ja que había ido a «cris­tia­ni­zar la India». Como ideal de liber­tad, la madre Tere­sa es el mode­lo anta­gó­ni­co con el de la eman­ci­pa­ción radi­cal de la mujer tra­ba­ja­do­ra por­que defen­día una «cul­tu­ra del sufri­mien­to»34. La con­tra­dic­ción era tan noto­ria y tan­tas las crí­ti­cas que la BBC tuvo que bus­car un equi­li­brio infor­ma­ti­vo por­que en 1968 un perio­dis­ta de esta cade­na, públi­ca­men­te dere­chis­ta y anti­abor­tis­ta, la había san­ti­fi­ca­do en vida; con la cam­pa­ña ya lan­za­da por la BBC y la pren­sa impe­ria­lis­ta, en 1979 reci­bió el pre­mio Nobel de la Paz.

La san­ti­fi­ca­ción de la «cul­tu­ra del sufri­mien­to» que defen­día la madre Tere­sa era cohe­ren­te con las san­ti­fi­ca­cio­nes que reali­zó Fran­cis­co I en su via­je a Ruma­nia con dos obje­ti­vos:

El pri­me­ro de los obje­ti­vos es pro­duc­to de una recien­te ten­den­cia, pro­pug­na­da tan­to por Roma como por los prin­ci­pa­les patriar­cas orto­do­xos, espe­cial­men­te Kirill, pri­ma­do de la Igle­sia rusa, de acer­car pos­tu­ras y ten­der puen­tes entre las dos reli­gio­nes, en el evi­den­te mar­co de la glo­ba­li­za­ción y la inter­na­cio­na­li­za­ción de los mer­ca­dos (¿qué otra cosa más que mer­ca­do han sido prin­ci­pal­men­te las igle­sias, espe­cial­men­te en la actua­li­dad?).

En cuan­to al segun­do, se tra­ta de la con­ti­nua­ción del esfuer­zo del Vati­cano, evi­den­te des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, en la que apo­yó sin fisu­ras al fas­cis­mo (tan­to en Ale­ma­nia, como en Ita­lia, Croa­cia, Espa­ña, Ucra­nia, etc.), en su lucha anti­co­mu­nis­ta. En defi­ni­ti­va, la bea­ti­fi­ca­ción de sie­te obis­pos gre­co-cató­li­cos, como «már­ti­res» del comu­nis­mo, no per­si­gue otra cosa que con­ti­nuar la gue­rra de pro­pa­gan­da con­tra esa uto­pía hecha reali­dad de que la cla­se tra­ba­ja­do­ra deje de pro­du­cir para una mino­ría hol­ga­za­na y empie­ce a hacer­lo para sí mis­ma35.

Tal vez una razón más de este via­je a Ruma­nia fue­ra la de com­pen­sar el fra­ca­so del lla­ma­do «diá­lo­go de reli­gio­nes» sobre el que tan­ta pro­pa­gan­da se hizo en su tiem­po cuan­do, en 2016, lo reac­ti­vó el Vati­cano. Ade­más del inte­rés de dar una ima­gen de diá­lo­go con otras reli­gio­nes a las que se ha per­se­gui­do inclu­so a muer­te duran­te siglos, el Vati­cano tam­bién bus­ca sus direc­tos intere­ses eco­nó­mi­cos que, según W. Saleh, con­sis­ten entre otros en que:

El diá­lo­go entre reli­gio­nes más que diá­lo­go es una manio­bra para encu­brir los intere­ses que sí unen a las reli­gio­nes. En un país como Espa­ña y tam­bién en otros paí­ses euro­peos pro­cu­ran con­se­guir más pri­vi­le­gios y sub­ven­cio­nes de los par­ti­cu­la­res y de los Esta­dos para lle­gar al espa­cio públi­co y a toda la pobla­ción. Es el «café para todos» para meter cla­ses de otras reli­gio­nes dife­ren­tes a la cató­li­ca en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Pre­ten­den poner en pie de igual­dad las reli­gio­nes mino­ri­ta­rias con la cató­li­ca y de esta mane­ra obte­ner exen­ción de impues­tos y lograr otros pri­vi­le­gios36.

Si hace­mos caso a M. Bet­ti­ni, el diá­lo­go entre reli­gio­nes exis­tió sola­men­te antes del cris­tia­nis­mo por­que una vez asen­ta­da esta reli­gión se hizo impo­si­ble cual­quier tipo de diá­lo­go. Según expli­ca este filó­so­fo, que no cita a Pla­tón, «con la apa­ri­ción del cris­tia­nis­mo comen­za­ron los con­flic­tos reli­gio­sos», y tam­bién:

Las anti­guas reli­gio­nes no cono­cie­ron el ras­go domi­nan­te de las reli­gio­nes mono­teís­tas, es decir, la idea de que no solo hay una úni­ca dei­dad, sino que esta es la «ver­da­de­ra». Las reli­gio­nes mono­teís­tas han iden­ti­fi­ca­do has­ta tal extre­mo esas tres nocio­nes (dei­dad, uni­ci­dad, ver­dad) que resul­ta casi impo­si­ble con­ce­bir una sin las otras: un «dios», si es tal, solo pue­de ser «úni­co» y «ver­da­de­ro». En las reli­gio­nes anti­guas no solo las dei­da­des eran muchas, sino que no se excluían mutua­men­te, no había divi­ni­da­des «ver­da­de­ras» y divi­ni­da­des «fal­sas»; ni tam­po­co se excluían entre sí dei­da­des de dife­ren­tes cul­tu­ras y reli­gio­nes. Un romano no con­si­de­ra­ba fal­sos a los dio­ses de los grie­gos o de los ger­ma­nos; todo lo con­tra­rio, los con­si­de­ra­ba «ver­da­de­ros» al mis­mo nivel que los suyos. […] a pesar de que los grie­gos y los roma­nos pudie­ran ensan­gren­tar­se en todo tipo de gue­rras y con­flic­tos, nun­ca mata­ron o tor­tu­ra­ron para afir­mar la supre­ma­cía o la ver­dad de sus dio­ses sobre los de los demás. Como se ha pro­du­ci­do, por el con­tra­rio, de for­ma sis­te­má­ti­ca y dolo­ro­sa a lo lar­go de los siglos en las cul­tu­ras mono­teís­tas; y como toda­vía sigue suce­dien­do hoy, por des­gra­cia, con hom­bres que matan a otros hom­bres en nom­bre de su pro­pio dios. Esa es la lec­ción más valio­sa que pode­mos extraer de las reli­gio­nes anti­guas37.

Las gue­rras reli­gio­sas ori­gi­na­ria­men­te crea­das por el cris­tia­nis­mo requie­ren armas y ejér­ci­tos, y como vere­mos segui­da­men­te, este es el prin­ci­pal moti­vo por el que des­de Juan Pablo II se reac­ti­vó la polí­ti­ca del mila­gro. San­ti­fi­car már­ti­res ruma­nos impul­sa la polí­ti­ca mila­gre­ra, el mar­ti­ro­lo­gio y el comer­cio de feti­ches, amu­le­tos y demás injer­tos paga­nos en el cris­tia­nis­mo. Pero al poco tiem­po, para recu­pe­rar la legi­ti­mi­dad del feti­chis­mo, Fran­cis­co I orde­nó al san­tua­rio de Lour­des que con­tro­la­ra «el nego­cio de los mila­gros»38 por el des­pres­ti­gio que tie­ne. El papa Fran­cis­co I quie­re parar el cre­cien­te des­pres­ti­gio del Vati­cano en todas las áreas. En el caso con­cre­to de Lour­des, este des­pres­ti­gio era ya escan­da­lo­so por­que cual­quier turis­ta cree haber hecho un via­je en el tiem­po has­ta la Edad Media.

Fran­cis­co I tie­ne otra razón de peso para que Lour­des recu­pe­re su pres­ti­gio reli­gio­so. En su via­je al san­tua­rio de Fáti­ma, en 2016, un gru­po de per­so­nas, entre las que se encon­tra­ba un sacer­do­te, orga­ni­za­ron una cam­pa­ña no con­tra su pre­sen­cia, que res­pe­ta­ban, sino con­tra el comer­cio de feti­ches y amu­le­tos, denun­cian­do que el supues­to mila­gro de Fáti­ma «es un embus­te, una far­sa, una mala esce­ni­fi­ca­ción con cien años, tiem­po ya para haber des­en­mas­ca­ra­do lo que hoy en día es un nego­cio»39. Fue un gol­pe para los cató­li­cos año­ran­tes de Juan Pablo II. El Vati­cano que­ría impe­dir que el movi­mien­to de denun­cia se exten­die­ra a otros san­tua­rios mila­gro­sos y por eso Fran­cis­co I pre­sio­nó al de Lour­des.

Sin embar­go, lo que lle­vó al Vati­cano a lavar su ima­gen de la vir­gen fran­ce­sa fue que este san­tua­rio tie­ne una gran sim­bo­lo­gía mili­tar que a su vez va uni­da al impe­ria­lis­mo reli­gio­so y a su ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­co-polí­ti­ca. Muchos ejér­ci­tos orga­ni­zan la pere­gri­nan a Lour­des para recon­for­tar­se con la advo­ca­ción a su vir­gen. Juan Pablo II pre­fe­ría a la vir­gen de Fáti­ma, pero los ejér­ci­tos pre­fie­ren a la de Lour­des, don­de acu­die­ron entre el 17 y el 19 de mayo de 2019 en la 61ª Pere­gri­na­ción Mili­tar Inter­na­cio­nal. Sobre la 58º Pere­gri­na­ción, C. de Ura­bá escri­bió:

El domin­go, el día del señor, se cele­bra la san­ta misa inter­na­cio­nal con la pre­sen­cia de los altos man­dos, las dele­ga­cio­nes mili­ta­res, la jerar­quía ecle­siás­ti­ca, las auto­ri­da­des civi­les y el cuer­po diplo­má­ti­co (cató­li­co) Des­de lue­go que los pode­res fác­ti­cos están más uni­dos que nun­ca. La basí­li­ca de san Pio XII (de 12.000 metros cua­dra­dos y capa­ci­dad para 25.000 almas) se con­vier­te lite­ral­men­te en un cuar­tel que aco­ge a miles de sol­da­dos de los cua­ren­ta y cua­tro paí­ses que enar­bo­lan los estan­dar­tes y ban­de­ras invic­tas. Muchos de ellos lucen ele­gan­tes tra­jes de gala en los que no fal­tan sus meda­llas y con­de­co­ra­cio­nes gana­das en fran­ca lid en el cam­po de bata­lla. Tal es el des­ca­ro que algu­nas repre­sen­ta­cio­nes cas­tren­ses que sin con­si­de­ra­ción algu­na des­fi­lan con los uni­for­mes mime­ti­za­dos y botas de cam­pa­ña. Des­de lue­go que este es el signo de los tiem­pos. «Jesu­cris­to regre­sa­rá lide­ran­do un pode­ro­so ejér­ci­to» Cris­to ya lo dijo: «no he veni­do a traer la paz sino a traer la espa­da», «todo el mun­do debe adqui­rir un rifle AR-15 por­que eso es lo que Jesús habría hecho» –sabias pala­bras del tenien­te gene­ral de los coman­dos de ope­ra­cio­nes espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses William Boy­kin40.

La Igle­sia debe cui­dar las for­mas y los nego­cios. Las ganan­cias polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y reli­gio­sas pro­ve­nien­tes de lo que el pre­si­den­te Eisenho­wer lla­mó «com­ple­jo indus­trial-mili­tar» son casi incon­men­su­ra­bles en rela­ción a la par­te que se que­da del peque­ño comer­cio de feti­ches mila­gre­ros. Para ser más pre­ci­sos, y saber de qué habla­mos cuan­do habla­mos de indus­tria mili­tar, hemos de aban­do­nar el tram­po­so tér­mino yan­qui que ocul­ta la reali­dad sal­va­je y vol­ver al con­cep­to que emplea­ban Marx y Engels en su corres­pon­den­cia: «indus­tria de la matan­za de hom­bres»41. Así cono­ce­mos en su radi­ca­li­dad las cau­sas y los efec­tos del apo­yo del Vati­cano a las pere­gri­na­cio­nes mili­ta­res al san­tua­rio de Lour­des.

En la socie­dad bur­gue­sa real, la que exis­te obje­ti­va­men­te por detrás del «par­la­men­to demo­crá­ti­co», inclu­so den­tro del hemi­ci­clo, hablar de ejér­ci­to y de lob­bies eco­nó­mi­co-mili­ta­res es hablar de las rela­cio­nes entre el sis­te­ma poli­cía­co-mili­tar, o de «las fuer­zas del orden»42, según la mag­ní­fi­ca des­crip­ción de O. Jones, y el sis­te­ma judi­cial. Muy pro­ba­ble­men­te E. Gómez Alcor­ta conoz­ca mejor que noso­tros la rela­ción entre la indus­tria de la matan­za huma­na y la jus­ti­cia del capi­tal y más con­cre­ta­men­te en un país como Argen­ti­na, lo que le ha lle­va­do a un esta­do de aler­ta per­so­nal al ente­rar­se del pro­yec­to de Fran­cis­co I «de influir en la jus­ti­cia, de borrar las líneas deli­mi­ta­do­ras entre el dere­cho y la religión/​moral»43 median­te una «refle­xión» con­vo­ca­da por el papa sobre el dere­cho y la jus­ti­cia en sus rela­cio­nes con la socie­dad, con espe­cial énfa­sis en los dere­chos con­cre­tos de las muje­res, abor­to, sexua­li­dad, divor­cio, sala­rios, legis­la­ción con­tra las vio­la­cio­nes y vio­len­cias…

Es aún pron­to para cali­brar en su pleno alcan­ce esta «refle­xión» de por sí inquie­tan­te, vien­do cómo Fran­cis­co I rea­li­za una polí­ti­ca más sibi­li­na y astu­ta, típi­ca de la Com­pa­ñía de Jesús, que la de los papas ante­rio­res. Lo cier­to es que Fran­cis­co I está lidian­do con dos opo­si­cio­nes inter­nas muy fuer­tes: la que bus­ca una mayor adap­ta­ción de la Igle­sia a los cam­bios actua­les en dos temas deci­si­vos y per­ma­nen­tes en la Igle­sia: el poder y la sexua­li­dad44. Pero tam­bién hay una pos­tu­ra crí­ti­ca que plan­tea la nece­si­dad de abrir las refor­mas a todas las áreas de la vida, como es el caso del obis­po Hei­ner Wil­mer, cono­ci­do por sus ideas pro­gre­sis­tas, que defien­de la nece­si­dad de una «nue­va teo­lo­gía»45 cen­tra­da en los pro­ble­mas coti­dia­nos de la gen­te, y no cen­tra­da en el con­trol de la sexua­li­dad.

Aun­que por aho­ra es la mayo­ría de la Igle­sia ale­ma­na la que avan­za en esta moder­ni­za­ción, es sabi­do que las mis­mas o pare­ci­das inquie­tu­des se agi­tan en otras igle­sias, aun­que tal vez con menos fuer­za. La cerra­zón del Vati­cano no augu­ra nada bueno sobre todo en los dere­chos de la mujer, en los que la buro­cra­cia ha fre­na­do en seco el pro­yec­to de mejo­ra de hace tres años46. La otra corrien­te es la neo-tri­den­ti­na extre­ma­da­men­te peli­gro­sa si toma­mos como ejem­plo al nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol. Asis­ti­mos a una pug­na entre tres for­mas de dios: la neo-tri­den­ti­na que defien­de al dios medie­val ya inser­vi­ble para el capi­ta­lis­mo, pero que, debi­do a la auto­no­mía de lo irra­cio­nal, aún recon­for­ta a sec­to­res reac­cio­na­rios; la refor­mis­ta que quie­re que el Vati­cano se acer­que al dios bur­gués pero sin caer en los exce­sos del pro­tes­tan­tis­mo; y la defen­di­da por el Vati­cano que bus­ca un rum­bo pro­pio ale­ja­do de ambos extre­mos.

La vida ecle­siás­ti­ca de Fran­cis­co I en la ten­sa y terri­ble Argen­ti­na ante­rior, duran­te y pos­te­rior a la dic­ta­du­ra, el hecho de que se for­ma­ra en la Com­pa­ñía de Jesús des­de 1958 pro­fe­san­do como jesui­ta en 1973, su expe­rien­cia en las rela­cio­nes polí­ti­co-reli­gio­sas en este con­ti­nen­te impres­cin­di­ble para Esta­dos Uni­dos y para el euro impe­ria­lis­mo, así como la expe­rien­cia que iba adqui­rien­do en los labe­rin­tos enga­ño­sos de la buro­cra­cia vati­ca­na, más el poder efec­ti­vo que ha adqui­ri­do con el pon­ti­fi­ca­do, le ha per­mi­ti­do con­tro­lar ple­na­men­te el pró­xi­mo cón­cla­ve47, que pare­ce que será deci­si­vo. Fran­cis­co I es el pri­mer pon­tí­fi­ce que une en su per­so­na dos pode­res dife­ren­tes en la Igle­sia, el del «papa negro» por cuan­to jesui­ta y el del «papa blan­co» por cuan­to pon­tí­fi­ce. Para ima­gi­nar el futu­ro pre­vi­si­ble tal como pue­de inten­tar mol­dear­lo el pri­mer papa jesui­ta, bus­que­mos con­se­jo en las siguien­tes pala­bras sobre la Com­pa­ñía y su fun­da­dor Igna­cio de Loio­la:

Entre sus miem­bros se esta­ba for­man­do lo que lla­ma­mos el espí­ri­tu jesui­ta. No obs­tan­te, el fun­da­dor no había des­cui­da­do la apti­tud, sien­do ins­pi­ra­do prin­ci­pal­men­te por las nece­si­da­des de las «misio­nes», en el país y fue­ra de él. En su Sen­ten­tiae asce­ti­cae escri­bió: «Una cau­te­la sagaz jun­to con una pure­za medio­cre es mejor que una pure­za mayor con una apti­tud menos per­fec­ta. Un buen pas­tor de almas tie­ne que saber cómo igno­rar muchas cosas y pre­ten­der que no las entien­de. Una vez que sea amo de las volun­ta­des, podrá guiar sabia­men­te a sus estu­dian­tes a don­de él eli­ja. La gen­te está total­men­te absor­ta por intere­ses pasa­je­ros, por lo que no debe­mos hablar­les muy direc­ta­men­te acer­ca de sus almas: seria lan­zar el anzue­lo sin la car­na­da»48.

  1. David A. Yallop: En nom­bre de Dios, op. cit., p. 329.
  2. Ana Sil­via Solo­rio Rojas y Juan Die­go Ortiz Acos­ta: «Marx y el cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo. El papa Fran­cis­co y su dis­cur­so polí­ti­co anti­ca­pi­ta­lis­ta», 200 años de Marx, Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, Méxi­co 2018, p. 210.
  3. José Por­fi­rio Miran­da: Comu­nis­mo en la Biblia, Siglo XXI, Méxi­co 1988, p. 24.
  4. José Por­fi­rio Miran­da: Idem., p. 9.
  5. Joâo B. Libá­nio: «Teo­lo­gía moder­na y TL», La Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, Edic. Cul­tu­ra His­pá­ni­ca, Madrid 1990, p. 41.
  6. Gus­ta­vo Gutié­rrez: «La rela­ción con las cien­cias socia­les», La Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, Edic. Cul­tu­ra His­pá­ni­ca, Madrid 1990, p. 117.
  7. Anto­ne­lla Gue­rre­ro: Mar­xis­mo y reli­gión. El caso de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción (Re)pensando la dimen­sión espi­ri­tual de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria, 18 de agos­to de 2015 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​m​a​r​x​i​s​m​o​-​y​-​r​e​l​i​g​i​o​n​-​e​l​-​c​aso).
  8. Franz Hin­ke­lam­mert, Henry Mora Jimé­nez: Una eco­no­mía para la vida, Edit. Camino, La Haba­na 2014, p. 298.
  9. Franz Hin­ke­lam­mert, Henry Mora Jimé­nez: Idem., p. 299.
  10. Ana Sil­via Solo­rio Rojas y Juan Die­go Ortiz Acos­ta: «Marx y el cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo. El papa Fran­cis­co y su dis­cur­so polí­ti­co anti­ca­pi­ta­lis­ta», 200 años de Marx, op. cit., pp. 250 – 251.
  11. Andrea DiP-Nata­lia Via­na: Los pas­to­res ultra­con­ser­va­do­res de Trump lle­gan a la Bra­si­lia de Bol­so­na­ro, 28 de sep­tiem­bre de 2019 (https://​www​.eldia​rio​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​p​a​s​t​o​r​e​s​-​T​r​u​m​p​-​l​l​e​g​a​n​-​B​r​a​s​i​l​i​a​-​B​o​l​s​o​n​a​r​o​_​0​_​9​4​5​6​0​5​8​6​1​.​h​tml).
  12. J.J. Bau­tis­ta S.: ¿Qué sig­ni­fi­ca pen­sar «des­de» Amé­ri­ca Lati­na?, Mon­te Ávi­la, Cara­cas 2018, pp. 230 y ss.
  13. F. Hegel: Cien­cia de la Lógi­ca, Edic. Solar, 1982, pp. 247 – 316.
  14. R. Duna­yevs­ka­ya: Filo­so­fía y revo­lu­ción. De Hegel a Sar­tre y de Marx a Mao, Siglo XXI, Méxi­co 2009, p. 119.
  15. J.J. Bau­tis­ta S.: ¿Qué sig­ni­fi­ca pen­sar «des­de» Amé­ri­ca Lati­na?, op. cit., p. 293.
  16. R. Duna­yevs­ka­ya: Filo­so­fía y revo­lu­ción. De Hegel a Sar­tre y de Marx a Mao, op. cit., p 119.
  17. R. Duna­yevs­ka­ya: Idem., p. 112.
  18. R. Duna­yevs­ka­ya: El poder de la nega­ti­vi­dad. Escri­tos sobre la dia­léc­ti­ca en Hegel y Marx, Edi­to­rial Biblos, Bue­nos Aires 2010, p. 179.
  19. Rog­ney Pie­dra Aren­ci­bia: Mar­xis­mo y dia­léc­ti­ca de la natu­ra­le­za, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2017, p. 146.
  20. Jor­ge Luís Ale­mán: El pen­sa­mien­to crí­ti­co, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2008, pp. 56 – 57.
  21. Jor­ge Luís Ale­mán: Idem., pp. 97 – 98.
  22. C. Car­los Jesús Del­ga­do Díaz: «Dia­léc­ti­ca, ver­dad, prác­ti­ca y reali­dad obje­ti­va», Filo­so­fía, polí­ti­ca y dia­léc­ti­ca en Mate­ria­lis­mo y Empi­rio­cri­ti­cis­mo, Edi­to­rial Polí­ti­ca, La Haba­na 2014, pp. 76 – 104.
  23. J.L. Segun­do: «Capi­ta­lis­mo-socia­lis­mo. “Crux theo­lo­gi­ca”», La Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, Edic. Cul­tu­ra His­pá­ni­ca, Madrid 1990, pp. 187 – 188.
  24. Ratzin­ger entró en las Juven­tud Hitle­ria­nas por mie­do, «como todos los chi­cos ale­ma­nes», 28 de sep­tiem­bre de 2008 (https://​www​.elmun​do​.es/​e​l​m​u​n​d​o​/​2​0​0​8​/​0​9​/​2​8​/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​1​2​2​2​6​0​5​4​6​3​.​h​tml).
  25. Vic­to­ria Aldu­na­te Mora­les: El papa Fran­cis­co I y la fas­ci­na­ción por el mal…, 13 de enero de 2018 (https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/el-papa-francisco-i-y‑1).
  26. Ale­jan­dro Pag­ni: La som­bra de la dic­ta­du­ra argen­ti­na alcan­za al papa Fran­cis­co, 14 de mar­zo de 2013 (https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​3​/​0​3​/​1​4​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​3​6​3​2​2​4​7​6​8​_​8​5​1​2​5​0​.​h​tml).
  27. Daniel Bur­ke: Papa Fran­cis­co: «No soy mar­xis­ta, pero no me sien­to ofen­di­do», 15 de diciem­bre de 2013 (https://​cnnes​pa​nol​.cnn​.com/​2​0​1​3​/​1​2​/​1​5​/​p​a​p​a​-​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​n​o​-​s​o​y​-​m​a​r​x​i​s​t​a​-​p​e​r​o​-​n​o​-​m​e​-​s​i​e​n​t​o​-​o​f​e​n​d​i​do/).
  28. Rober­to Pine­da: Mon­se­ñor Rome­ro, el obis­po rebel­de sal­va­do­re­ño y la lucha ideo­ló­gi­ca, 14 de junio de 2015 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​m​o​n​s​e​n​o​r​-​r​o​m​e​r​o​-​e​l​-​o​b​i​s​p​o​-​r​e​b​e​lde).
  29. Rober­to Pine­da: Fe e ideo­lo­gía en la visi­ta de Fran­cis­co I a Cuba, 29 de sep­tiem­bre de 2015 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​f​e​-​e​-​i​d​e​o​l​o​g​i​a​-​e​n​-la).
  30. Anto­nio Ran­gel: Luces y som­bras. Igle­sia, poder y Esta­do en Vene­zue­la, op. cit., p. 238.
  31. Anto­nio Ran­gel: Idem., p. 296.
  32. Anto­nio Ran­gel: Idem., p. 309.
  33. Jesús Bus­ta­man­te: El Vati­cano hace san­ta a la Madre Tere­sa entre acu­sa­cio­nes de frau­de, 3 de sep­tiem­bre de 2016 (https://​www​.eldia​rio​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​M​a​d​r​e​-​T​e​r​e​s​a​-​s​a​n​t​a​-​f​r​a​u​d​e​_​0​_​5​5​4​6​9​4​7​2​4​.​h​tml).
  34. El lado oscu­ro de la Madre Tere­sa del que no res­pon­de el Vati­cano, 4 de sep­tiem­bre de 2016 (https://​www​.publi​co​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​l​a​d​o​-​o​s​c​u​r​o​-​m​a​d​r​e​-​t​e​r​e​s​a​-​d​e​l​.​h​tml).
  35. El Papa Fran­cis­co en Ruma­nía y el anti­co­mu­nis­mo vati­cano, 6 de junio de 2019 (https://​insur​gen​te​.org/​e​l​-​p​a​p​a​-​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​e​n​-​r​u​m​a​n​i​a​-​y​-​e​l​-​a​n​t​i​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​v​a​t​i​c​a​no/).
  36. Waleed Saleh: El frau­de del diá­lo­go de reli­gio­nes, 10 de abril de 2019 (https://​blogs​.publi​co​.es/​d​o​m​i​n​i​o​p​u​b​l​i​c​o​/​2​8​3​3​1​/​e​l​-​f​r​a​u​d​e​-​d​e​l​-​d​i​a​l​o​g​o​-​d​e​-​r​e​l​i​g​i​o​n​es/).
  37. Mau­ri­zio Bet­ti­ni: Las ven­ta­jas de tener muchos dio­ses, 23 de octu­bre de 2016 (https://​elpais​.com/​c​u​l​t​u​r​a​/​2​0​1​6​/​1​0​/​2​0​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​4​7​6​9​8​2​5​6​1​_​4​9​5​0​4​5​.​h​tml).
  38. Daniel Ver­dú: El Papa pone coto al nego­cio de los mila­gros en Lour­des, 7 de junio de 2019 (https://​elpais​.com/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​2​0​1​9​/​0​6​/​0​7​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​5​9​9​1​8​8​5​7​_​0​0​0​4​0​7​.​h​tml).
  39. Javier Mar­tín: Fáti­ma, mila­gro, men­ti­ra y/​o nego­cio, 26 de noviem­bre de 2016 (https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​6​/​1​1​/​2​4​/​m​u​n​d​o​_​g​l​o​b​a​l​/​1​4​7​9​9​9​0​3​9​0​_​8​6​2​9​3​3​.​h​tml).
  40. Car­los de Ura­bá: La yihad cató­li­ca pere­gri­na a Lour­des, 8 de junio de 2016 (https://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​1​3​188).
  41. K. Marx: «Car­ta a Engels, 7 de julio de 1866», Car­tas sobre El Capi­tal, Edi­cio­nes Bol­si­llo, Bar­ce­lo­na 1974, p. 119.
  42. Owen Jones: El esta­blish­ment, Boo­ket, Bar­ce­lo­na 2018, pp. 187 – 249.
  43. Eli Gómez Alcor­ta: Les jue­ces del papa, 20 de sep­tiem­bre de 2019 (https://​www​.lahai​ne​.org/​m​u​n​d​o​.​p​h​p​/​l​e​s​-​j​u​e​c​e​s​-​d​e​l​-​p​apa).
  44. La Igle­sia Cató­li­ca ale­ma­na abor­da des­de maña­na su «camino sino­dal» con la opo­si­ción del Vati­cano, 22 de sep­tiem­bre de 2019 (https://​www​.reli​gion​di​gi​tal​.org/​m​u​n​d​o​/​I​g​l​e​s​i​a​-​C​a​t​o​l​i​c​a​-​a​l​e​m​a​n​a​-​o​p​o​s​i​c​i​o​n​-​V​a​t​i​c​a​n​o​-​r​e​l​i​g​i​o​n​-​c​a​r​d​e​n​a​l​-​m​a​r​x​-​p​a​p​a​-​f​r​a​n​c​i​s​c​o​_​0​_​2​1​6​0​9​8​3​8​9​4​.​h​tml).
  45. Sólo una nue­va teo­lo­gía pue­de sal­var a la Igle­sia, 9 de julio de 2019 (http://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​2​5​5​9​5​/​s​o​l​o​-​u​n​a​-​n​u​e​v​a​-​t​e​o​l​o​g​i​a​-​p​u​e​d​e​-​s​a​l​v​a​r​-​a​-​l​a​-​i​g​l​e​s​i​a​-​a​s​e​g​u​r​a​-​o​b​i​s​p​o​-​a​l​e​man).
  46. Jesús Bas­tan­te: Al papa Fran­cis­co se le atra­gan­ta el papel de las muje­res en la Igle­sia cató­li­ca, 19 de mayo de 2019 (https://​lai​cis​mo​.org/​a​l​-​p​a​p​a​-​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​s​e​-​l​e​-​a​t​r​a​g​a​n​t​a​-​e​l​-​p​a​p​e​l​-​d​e​-​l​a​s​-​m​u​j​e​r​e​s​-​e​n​-​l​a​-​i​g​l​e​s​i​a​-​c​a​t​o​l​i​ca/).
  47. Daniel Ver­dú: Fran­cis­co se ase­gu­ra la mayo­ría en el pró­xi­mo cón­cla­ve, 5 de octu­bre de 2019 (https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​0​1​9​/​1​0​/​0​4​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​7​0​1​8​6​3​5​2​_​2​2​8​4​0​0​.​h​tml).
  48. Edmond Paris: La his­to­ria secre­ta de los jesui­tas, op. cit., p. 29.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Pingback: LA LIBERTAD ES ATEA (+nuevo libro) por Iñaki Gil de San Vicente | EL SUDAMERICANO

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: