Eus­kal Herria. Aho­ra lo que­re­mos todo

Por Julen Men­di­za­bal y Aitor Gara­gar­za , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de abril 2020

No se tra­ta ya de que la cri­sis la paguen ellos, es el momen­to de pro­cla­mar que las cla­ses popu­la­res vamos hacér­se­lo pagar aca­ban­do con sus pri­vi­le­gios

Mikel Ote­ro situa­ba la dis­to­pía en la que nos quie­ren
sumer­gir las éli­tes polí­ti­cas-eco­nó­mi­cas de una par­te de nues­tra nación
some­ti­da: «Me da que la feroz arre­me­ti­da de Con­fe­bask y sus ten­tácu­los,
no es más que el pre­lu­dio de la tre­men­da dispu­ta sobre la dis­tri­bu­ción
de la ren­ta [men­guan­te] que se dará en los pró­xi­mos años. Yo les
agra­dez­co la fran­que­za. A ver si nos ayu­da a espa­bi­lar para enten­der de
qué va esto».

En este con­tex­to cam­bian­te la patro­nal ha enten­di­do
per­fec­ta­men­te don­de situar­se y sus laca­yos pro­li­fe­ran sus dis­cur­sos por
todos los medios. Están asus­ta­dos y temen que ya nada vol­ve­rá a ser
como antes, se pre­pa­ran para una nue­va gran arre­me­ti­da con­tra los
sec­to­res popu­la­res, sumer­gién­do­nos en una esca­la­da de fas­cis­mo social
difu­so pero con­tun­den­te median­te el cual pre­ten­den sal­va­guar­dar su
capi­tal con­tra todas nues­tras vidas.

Ellos han enten­di­do muy bien
de que va todo esto, el sen­ti­do común de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta
de este país para crear una gran mesa, «nues­tro pac­to pro­pio de la
Mon­cloa», se ha vis­to dila­pi­da­do. Que­da cla­ro que la patro­nal y sus
repre­sen­tan­te polí­ti­cos no se sen­ta­ran con un sec­tor polí­ti­co, social y
sin­di­cal de este país más que para fir­mar nues­tra defun­ción. Hay una
fra­se que se le atri­bu­ye a Idi­go­ras, noso­tros a un buen ami­go, «sin el
PNV difí­cil, con el PNV impo­si­ble». Cam­bien el suje­to de la fra­se y el
resul­ta­do es el mis­mo. Nue­va­men­te vol­ve­mos a topar­nos con nues­tros
lími­tes, depen­den­cias y com­ple­jos. Libe­ré­mo­nos, nin­gún poder polí­ti­co
para la patro­nal y todo el poder polí­ti­co para el pue­blo.

Mien­tras
tan­to, se están dan­do las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas para
vol­ver a levan­tar aque­llas rei­vin­di­ca­cio­nes, deman­das y nece­si­dad de
con­quis­tas que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, en un retro­ce­so his­tó­ri­co en
Euro­pa que dura déca­das, escon­dió en la are­na bajo los ado­qui­nes.

Supe­re­mos
la diplo­ma­cia libe­ral y pon­ga­mos radi­cal­men­te en el cen­tro las vidas.
Tran­si­tar del sen­ti­do común al sen­ti­do comu­ni­ta­rio. No se tra­ta ya de
que la cri­sis la paguen ellos, es el momen­to de pro­cla­mar que las cla­ses
popu­la­res vamos hacér­se­lo pagar aca­ban­do con sus pri­vi­le­gios
cua­si-medie­va­les de some­ti­mien­to y explo­ta­ción. Aho­ra lo que­re­mos todo,
que­re­mos todo aque­llo que nos han roba­do. Por­que para ellos las vidas de
nues­tras madres y abue­los no valen nada y para noso­tros las vidas de
nues­tros padres y abue­las lo valen todo.

Decía el Comi­té Cen­tral
de la Comu­na de París en 18 de mar­zo de 1871: «En medio de los fra­ca­sos y
las trai­cio­nes de las cla­ses domi­nan­tes, nos hemos dado cuen­ta que ha
lle­ga­do la hora de sal­var la situa­ción toman­do en nues­tras manos la
direc­ción de los asun­tos públi­cos». Noso­tros que esta­mos ence­rra­dos
deci­mos que per­mi­tir que las cla­ses domi­nan­tes con­ti­núen al man­do
repro­du­cien­do las mis­mas polí­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas de ayer nos vol­ve­rán a
traer a los mis­mos pro­ble­mas de hoy. Esta es la lec­ción que la Tie­rra
nos ha ense­ña­do y que no olvi­da­re­mos jamas.

Coope­ra­ti­vas,
media­nas y peque­ñas empre­sas, tra­ba­ja­do­ras esen­cia­les e inte­lec­tua­les de
Eus­kal Herria, con­for­me­mos un blo­que para des­ban­car a la cla­se
domi­nan­te. Cons­truía­mos la Repú­bli­ca Vas­ca para ser y deci­dir, garan­te
de un sis­te­ma de cui­da­dos públi­co comu­ni­ta­rio, otor­gue­mos la
nacio­na­li­dad vas­ca a todas las per­so­nas migran­tes, que las que tra­ba­jan
en el sec­tor de los cui­da­dos pasen a ser par­te del sis­te­ma públi­co,
nacio­na­li­ce­mos las gran­des empre­sas y los sec­to­res estra­té­gi­cos, que la
sani­dad sea total­men­te públi­ca y des­apa­rez­ca la pri­va­da, sobe­ra­nía por y
para múl­ti­ples sobe­ra­nías: sani­ta­ria, ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca… Es la
vida la ban­de­ra que cla­va­re­mos enci­ma de los escom­bros del capi­tal.

Que­re­mos
tomar el con­trol sobre la eco­no­mía, que­re­mos una ren­ta míni­ma, que­re­mos
vivien­das, que se repar­ta el tra­ba­jo y las ganan­cias, que­re­mos tie­rras,
tra­ba­jar menos días, tener más tiem­po libre para cui­dar y ser cui­da­dos,
tiem­po libre de cali­dad para rela­cio­nar­nos cuer­po a cuer­po, tiem­po para
poder dedi­car­lo tam­bién al teji­do aso­cia­ti­vo y depor­ti­vo que aflo­ra en
todos los pue­blos, que pre­va­lez­ca el valor de uso fren­te al valor de
cam­bio, un plan de tran­si­ción para la indus­tria arma­men­tís­ti­ca y
auto­mo­vi­lís­ti­ca, que­re­mos un par­la­men­to de muje­res, que­re­mos a los y las
pre­sas en la calle, que las obras del TAV se para­li­cen defi­ni­ti­va­men­te,
que­re­mos una uni­ver­si­dad públi­ca, gra­tui­ta y de cali­dad, que­re­mos un
ejer­ci­to de batas blan­cas al esti­lo cubano, que­re­mos salud y bue­nos
ali­men­tos, menos poli­cía y más diver­sión. Esto y mucho más que­re­mos.
Aho­ra lo que­re­mos todo.

Ter­mi­na­mos con Marx hacien­do refe­ren­cia
nue­va­men­te a la Comu­na de París: «La cla­se obre­ra no espe­ra­ba de la
Comu­na nin­gún mila­gro. Los obre­ros no tie­nen nin­gu­na uto­pía lis­ta para
implan­tar por decre­to del pue­blo. Saben que para con­se­guir su pro­pia
eman­ci­pa­ción, y con ella esa for­ma supe­rior de vida hacia la que tien­de
irre­sis­ti­ble­men­te la socie­dad actual por su pro­pio desa­rro­llo eco­nó­mi­co,
ten­drán que pasar por lar­gas luchas, por toda una serie de pro­ce­sos
his­tó­ri­cos, que trans­for­ma­rán las cir­cuns­tan­cias y las per­so­nas. Ellas
no tie­nen que rea­li­zar nin­gu­nos idea­les, sino sim­ple­men­te libe­rar los
ele­men­tos de la nue­va socie­dad que la vie­ja socie­dad bur­gue­sa ago­ni­zan­te
lle­va en su seno». Sol­te­mos las ama­rras y libe­re­mos los ele­men­tos que
ya han pasa­do 149 años.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *