El femi­ni­ci­dio no está en cua­ren­te­na

Por Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 abril 2020

Por­ta­da: Sheh­zil Malik, Women in Public Pla­ces, 2012.

Días, sema­nas, meses, una can­ti­dad inde­ter­mi­na­da de tiem­po ha pasa­do des­de que el mun­do pare­ce para­li­za­do por el via­je del SAR-CoV‑2. La fal­ta de cer­te­za aumen­ta la ansie­dad. El virus, como escri­be Arundha­ti Roy, “bus­ca pro­pa­gar­se, no hacer ganan­cias, y por lo tan­to, inad­ver­ti­da­men­te y has­ta cier­to pun­to, ha rever­ti­do la direc­ción del flu­jo [de capi­tal]. Se ha bur­la­do de los con­tro­les migra­to­rios y bio­mé­tri­cos, de la vigi­lan­cia digi­tal y de cual­quier otro tipo de aná­li­sis de datos, y ha gol­pea­do fuer­te, has­ta aho­ra, a las nacio­nes más ricas y pode­ro­sas del mun­do, dete­nien­do de mane­ra estre­pi­to­sa el motor del capi­ta­lis­mo”. El con­fi­na­mien­to se ha vuel­to casi uni­ver­sal, el pla­ne­ta está más silen­cio­so, el can­to de los pája­ros más fuer­te. El cau­to “has­ta aho­ra” de Arundha­ti Roy es impor­tan­te por­que el virus está lle­gan­do a las zonas de pobre­za extre­ma, a los barrios mar­gi­na­les de Dha­ra­vi (India) y Cida­de de Deus (Bra­sil).

Un gran infor­me de las Nacio­nes Uni­das con el títu­lo espe­ran­za­dor de “Sha­red Res­pon­si­bi­lity, Glo­bal Soli­da­rity” (“Res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da, soli­da­ri­dad mun­dial”, tra­duc­ción libre) seña­la que la pan­de­mia mun­dial “está ata­can­do al núcleo de nues­tras socie­da­des”. En muchas par­te del mun­do las ins­ti­tu­cio­nes socia­les y esta­ta­les han sido tan vacia­das que sim­ple­men­te no son capa­ces de mane­jar la cri­sis sani­ta­ria, ni las cri­sis social y eco­nó­mi­ca. La direc­to­ra geren­te del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, Kris­ta­li­na Geor­gie­va, dijo que no hay posi­bi­li­dad de una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca antes de 2021. Esta­mos en abril de 2020, es casi como si todo el calen­da­rio del año 2020 hubie­ra sido can­ce­la­do.

The Auto­bio­graphy of an Embryo 1933 – 4 Eileen Agar 1899 – 1991 Pur­cha­sed 1987 http://​www​.tate​.org​.uk/​a​r​t​/​w​o​r​k​/​T​0​5​024

Eileen Agar, The Auto­bio­graphy of an Embryo, 1933 – 34.

Una cosa pare­ce unir a una gran varie­dad de per­so­nas: el total des­con­cier­to fren­te al fra­ca­so del orden bur­gués, y un giro impor­tan­te en la creen­cia de que el “libre mer­ca­do” asig­na­rá ade­cua­da­men­te los recur­sos. Has­ta el Finan­cial Times adop­tó esta visión:

Refor­mas radi­ca­les —que revier­tan la direc­ción polí­ti­ca que ha pre­do­mi­na­do por cua­tro déca­das— ten­drán que poner­se sobre la mesa. Los gobier­nos debe­rán acep­tar tener un rol más acti­vo en la eco­no­mía. Deben con­si­de­rar los ser­vi­cios públi­cos como una inver­sión, no como pasi­vos, y bus­car mane­ras para hacer menos inse­gu­ros los mer­ca­dos labo­ra­les. La redis­tri­bu­ción vol­ve­rá a estar en la agen­da, los pri­vi­le­gios de los mayo­res y los más ricos vol­ve­rán a ser cues­tio­na­dos. Polí­ti­cas que has­ta aho­ra eran con­si­de­ra­das excén­tri­cas, como la ren­ta bási­ca e impues­tos a la rique­za, ten­drán que ser par­te de la mez­cla.

Phum­zi­le Mlam­bo-Ngcu­ka, secre­ta­ria gene­ral adjun­ta de la ONU y direc­to­ra eje­cu­ti­va de ONU Muje­res, escri­bió recien­te­men­te que la pan­de­mia mun­dial “es un shock pro­fun­do para nues­tras socie­da­des y eco­no­mías, que pone de mani­fies­to las defi­cien­cias de los acuer­dos públi­cos y pri­va­dos que actual­men­te fun­cio­nan solo si las muje­res desem­pe­ñan múl­ti­ples fun­cio­nes no remu­ne­ra­das”. Esta es una decla­ra­ción cate­gó­ri­ca que mere­ce una refle­xión seria.

Shia Yih Ying, Miss Natu­re, 2016.

Tra­ba­ja­dorxs de la salud

Casi tres de cada cua­tro tra­ba­ja­dorxs esen­cia­les de pri­me­ra línea son muje­res, des­de el per­so­nal médi­co has­ta el de lavan­de­ría médi­ca. Una cosa es aplau­dir para cele­brar a estxs tra­ba­ja­dorxs y otra es acep­tar su lar­ga lucha por la sin­di­ca­li­za­ción, por mejo­res sala­rios y con­di­cio­nes labo­ra­les, y por el lide­raz­go en su sec­tor de tra­ba­jo. Casi todos los admi­nis­tra­do­res en el sec­tor hos­pi­ta­la­rio a nivel mun­dial son hom­bres.

En India, el peso de cual­quier emer­gen­cia sani­ta­ria es sos­te­ni­do fun­da­men­tal­men­te por las 990.000 Acti­vis­tas Acre­di­ta­das de la Salud Social (ASHA), las tra­ba­ja­do­ras Angan­wa­di o de guar­de­rías, y las matro­nas y enfer­me­ras auxi­lia­res. Estas tra­ba­ja­do­ras, casi todas muje­res, están mal paga­das (sus bajos sala­rios a menu­do se retie­nen por meses), mal entre­na­das e inclu­so se les nie­ga la pro­tec­ción labo­ral más bási­ca (son tra­ta­das como “volun­ta­rias con hono­ra­rios”, una cate­go­ría ridí­cu­la crea­da por el gobierno). El año pasa­do, las tra­ba­ja­do­ras ASHA estu­vie­ron invo­lu­cra­das en un ciclo de pro­tes­tas para mejo­rar sus con­di­cio­nes labo­ra­les; más allá de algu­nas peque­ñas vic­to­rias, fue­ron igno­ra­das (para más infor­ma­ción sobre esto, vea la entre­vis­ta a K. Hema­la­ta, pre­si­den­ta de la Cen­tral de Sin­di­ca­tos de la India, en el dos­sier nº 18 de julio de 2019). Duran­te esta pan­de­mia, son las tra­ba­ja­do­ras ASHA y Angan­wa­di quie­nes van casa a casa ayu­dan­do a las fami­lias, hacién­do­lo sin la pro­tec­ción míni­ma (como mas­ca­ri­llas y alcohol-gel). Estxs son lxs tra­ba­ja­dorxs de pri­me­ra línea de la salud públi­ca que aho­ra son cele­bradxs retó­ri­ca­men­te, pero que no tie­nen pro­tec­cio­nes bási­cas como sin­di­ca­li­za­ción, segu­ri­dad labo­ral y sala­rios dig­nos.

Móni­ca Mayer, Pri­me­ro de diciem­bre, 1977.

Roles de géne­ro refor­za­dos

Hace dos años, la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo publi­có un estu­dio que mos­tra­ba que las muje­res rea­li­zan el 76,2% del tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do, tres veces más que los hom­bres. La OIT encon­tró que “las acti­tu­des hacia la divi­sión sexual del tra­ba­jo remu­ne­ra­do y del tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do están cam­bian­do, pero el mode­lo fami­liar en el que el hom­bre es el pro­vee­dor sigue estan­do, en gene­ral, pro­fun­da­men­te arrai­ga­do en la estruc­tu­ra de las socie­da­des, y la fun­ción de cui­da­do­ra de las muje­res en la fami­lia con­ti­núa sien­do cen­tral”. Esta es la situa­ción duran­te los tiem­pos “nor­ma­les”, pero duran­te los perio­dos de pan­de­mias la des­igual­dad estruc­tu­ral y los ses­gos cul­tu­ra­les se vuel­ven un supli­cio.

Las ins­ti­tu­cio­nes y estruc­tu­ras socia­les que habían faci­li­ta­do algu­nos aspec­tos del tra­ba­jo de cui­da­dos aho­ra están clau­su­ra­das. Las escue­las están cerra­das, así que lxs niñxs están en casa con la pre­sión de edu­car­los des­de allí; las per­so­nas mayo­res no pue­den reu­nir­se en los par­ques, así que deben ser aten­di­das y entre­te­ni­das en el hogar. Com­prar es más caro y lim­piar es más nece­sa­rio, todas tareas que la evi­den­cia mues­tra que recaen en los hom­bros de las muje­res.

Vio­len­cia con­tra las muje­res

Antes del Coro­naShock, alre­de­dor de 137 muje­res de todo el mun­do eran ase­si­na­das por un miem­bro de su fami­lia cada día. Esta cifra es bru­tal. Como seña­la Rita Sega­to, no solo ha aumen­ta­do la fre­cuen­cia de la vio­len­cia con­tra las muje­res duran­te la pan­de­mia, tam­bién se ha inten­si­fi­ca­do su cruel­dad, en la medi­da en que ideas neo­fas­cis­tas sobre la subor­di­na­ción feme­ni­na eclip­san las ideas pro­gre­sis­tas sobre la eman­ci­pa­ción de las muje­res. En Argen­ti­na, la con­sig­na “el femi­ni­ci­dio no se toma cua­ren­te­na” apun­ta con cla­ri­dad a la vio­len­cia que ha esta­lla­do por el con­fi­na­mien­to mun­dial. En todos los paí­ses los infor­mes indi­can un aumen­to en la vio­len­cia con­tra las muje­res. Las líneas tele­fó­ni­cas de apo­yo están sobre­pa­sa­das, no se pue­de lle­gar a los refu­gios.

En Tren­to (Ita­lia), el fis­cal San­dro Rai­mon­di decla­ró que en los casos de vio­len­cia con­tra la mujer, el abu­sa­dor debe dejar la casa, no la víc­ti­ma. La Con­fe­de­ra­ción Gene­ral Ita­lia­na del Tra­ba­jo dijo: “El con­fi­na­mien­to en la casa debi­do al coro­na­vi­rus es difí­cil para todos, pero se vuel­ve una ver­da­de­ra pesa­di­lla para las muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro”. Son nece­sa­rios enfo­ques crea­ti­vos para enfren­tar la vio­len­cia con­tra las muje­res.

La Coor­di­na­do­ra Femi­nis­ta 8M de Chi­le ela­bo­ró un Plan de emer­gen­cia femi­nis­ta ante la cri­sis del coro­na­vi­rus. Este plan —que se ase­me­ja en algu­nos ele­men­tos a la pla­ta­for­ma crea­da por la Asam­blea Inter­na­cio­nal de los Pue­blos y el Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal — , tie­ne cua­tro pun­tos cla­ve:

Estra­te­gias de cui­da­do colec­ti­vo en los terri­to­rios. Crear redes de soli­da­ri­dad y ayu­da mutua para luchar con­tra el indi­vi­dua­lis­mo res­pec­tan­do el dis­tan­cia­mien­to social. Pri­me­ro, rea­li­zar catas­tros de la pobla­ción en ries­go en los barrios. Segun­do, orga­ni­zar equi­pos de cui­da­do comu­ni­ta­rio para lxs niñxs. Ter­ce­ro, hacer catas­tros y movi­li­zar a lxs téc­nicxs y pro­fe­sio­na­les de la salud en la comu­ni­dad.

Femi­nis­tas con­tra la vio­len­cia patriar­cal. Crear y for­ta­le­cer meca­nis­mos para res­pon­der colec­ti­va­men­te fren­te a casos de vio­len­cia de géne­ro, como líneas tele­fó­ni­cas de emer­gen­cia y refu­gios. Gene­rar pla­nes de emer­gen­cia barria­les para que muje­res y niñxs pue­dan esca­par de situa­cio­nes peli­gro­sas.

Huel­ga por la vida. Lla­ma­do a huel­ga de todas las labo­res pro­duc­ti­vas no des­ti­na­das exclu­si­va­men­te a sos­te­ner el sis­te­ma de salud, cui­da­dos y abas­te­ci­mien­to, en defen­sa del dere­cho a per­ma­ne­cer en casa fren­te a una situa­ción de emer­gen­cia sani­ta­ria. Man­te­ner el suel­do de tra­ba­ja­dorxs for­ma­les y crear un fon­do públi­co para apo­yar a tra­ba­ja­dorxs infor­ma­les.

Medi­das de emer­gen­cia: nues­tro cui­da­do sobre sus ganan­cias. Nues­tras vidas no tie­nen pre­cio. Deman­das por licen­cias médi­cas paga­das, acce­so libre y gra­tui­to a la aten­ción médi­ca en cen­tros de salud públi­cos y pri­va­dos, arres­to domi­ci­lia­rio para quie­nes están en pri­sión pre­ven­ti­va y para pobla­ción de ries­go (con excep­cio­nes espe­cí­fi­cas como vio­la­cio­nes a los DDHH), prohi­bi­ción de des­pe­dir a tra­ba­ja­dorxs en el actual con­tex­to, con­ge­la­mien­to de pre­cios de pri­me­ra nece­si­dad, sus­pen­sión del pago de deu­das y divi­den­dos por 6 meses, ase­gu­rar el acce­so a agua pota­ble y elec­tri­ci­dad, entre otras.

Ceci­lia Vicu­ña, El Paro/​The Stri­ke, 2018.

Cada uno de esos pun­tos es total­men­te intui­ti­vo, y son úti­les no solo en Amé­ri­ca Lati­na sino en todo el mun­do. Pero este plan de emer­gen­cia es solo —como lo pone la poe­ta alge­ria­na Rabi’a Jal­ti en Shi­zu­fri­ni­ya (Esqui­zo­fre­nia)— una calle. Siem­pre está esa otra calle.

Me he trans­for­ma­do en dos calles.

Una mira hacia el durazno y el nar­ci­so,

Y la maña­na de los poe­mas.

Entra en el mar del len­gua­je.

Y la otra

Es aque­lla cuyo nom­bre está col­ga­do en el hori­zon­te y el color del pan,

Cuyo ros­tro ha cer­ca­do todas direc­cio­nes,

Cuyo alien­to ha sella­do todos los círcu­los.

Casi me asfi­xia.

Esa calle que asfi­xia es la que ha lle­va­do al gobierno local de Dur­ban (Sudá­fri­ca) a des­alo­jar a la fuer­za a lxs pobla­dorxs de barra­cas. Por­que esta­mos pen­san­do des­de la otra calle, Arundha­ti Roy, Noam Chomsky, Nao­mi Klein, Yanis Varou­fa­kis y yo escri­bi­mos esta decla­ra­ción. A lo lar­go de esta otra calle la gen­te tie­ne ham­bre de tie­rra, no solo para cons­truir sus hoga­res sino tam­bién para cul­ti­var­la. Des­de Sudá­fri­ca has­ta India y Bra­sil, el ham­bre impul­sa el ham­bre de tie­rra.

Nues­tra últi­ma publi­ca­ción, el dos­sier nº 27 (abril de 2020) “Refor­ma agra­ria popu­lar y lucha por la tie­rra en Bra­sil”, mues­tra cómo esa ham­bre de tie­rra moti­va una lucha que no es sola­men­te por la tie­rra, sino por la trans­for­ma­ción social. Nues­tra ofi­ci­na de São Pau­lo escri­be que en el cora­zón de esta lucha está “la cons­truc­ción de nue­vas rela­cio­nes huma­nas, socia­les y de géne­ro, enfren­tan­do el machis­mo y la lgbt­fo­bia, por ejem­plo” y la deman­da por garan­ti­zar el acce­so a la edu­ca­ción en todos los nive­les en el medio rural.

Esta­re­mos com­par­tien­do más sobre la lucha por la tie­rra en los bole­ti­nes de las pró­xi­mas sema­nas, a los que se pue­den sus­cri­bir en nues­tro sitio web en inglés, espa­ñol, por­tu­gués, hin­di, fran­cés, man­da­rín, ruso y ale­mán.

Antes del Coro­naShock, mien­tras lee este bole­tín, dos femi­ni­ci­dios habrían ocu­rri­do en algún lugar del mun­do; duran­te el Coro­naShock, el núme­ro es aun más alto. Esto debe ter­mi­nar.

Cor­dial­men­te, Vijay.

Tra­du­ci­do por Danie­la Schro­der

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *