Doble con­de­na: Covid-19 y cárceles

En el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, poli­cía­co, judi­cial y peni­ten­cia­rio, la cár­cel es un núcleo bási­co para la ges­tión de la delin­cuen­cia. Con esta estruc­tu­ra se con­tro­la al delin­cuen­te y se le segre­ga físi­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te de su cla­se de ori­gen. Esto evi­ta que el dis­cur­so que muchas veces acom­pa­ña a la acción delic­ti­va pue­da tener algún tipo de efec­to en la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de lugar a un posi­ble com­por­ta­mien­to gene­ral que per­tur­be al sis­te­ma y su nece­si­dad vital de acu­mu­la­ción de capital.

Tam­bién suce­de al revés: la masa obre­ra es sepa­ra­da de aque­llos que inten­tan obte­ner ven­ta­jas de la socie­dad sin pasar por la explo­ta­ción asa­la­ria­da. Esto ayu­da infi­ni­ta­men­te a que la escla­vi­tud se entien­da como lo úni­co moral­men­te acep­ta­ble y el sis­te­ma bur­gués se vea refor­za­do.

A la bur­gue­sía no le intere­sa en exce­so la repre­sión del deli­to (siem­pre per­mi­ti­rá un cier­to gra­do de delin­cuen­cia, como per­mi­te un cier­to gra­do de des­em­pleo) pero sí la cons­ti­tu­ción de meca­nis­mos de ges­tión a tra­vés de los cua­les obten­ga bene­fi­cios que per­pe­túen su hege­mo­nía como cla­se. Y es ahí don­de se debe enten­der el dis­cur­so con­tra­dic­to­rio entre la «reha­bi­li­ta­ción» y la pavo­ro­sa reali­dad del orden carcelario.

En estos días de bom­bar­deo ince­san­te de medi­das polí­ti­cas, socia­les y de segu­ri­dad en torno al Covid-19, que en su mayo­ría resul­tan inú­ti­les e insu­fi­cien­tes, los medios de comu­ni­ca­ción y los gobier­nos olvi­dan en su agen­da polí­ti­ca a las per­so­nas reclu­sas o pri­va­das de liber­tad.

La pobla­ción peni­ten­cia­ria en el Esta­do Espa­ñol es de un total de 58.369 per­so­nas, sin con­tar las cár­ce­les en Cata­lu­ña. Una pobla­ción que supera a ciu­da­des como Sego­via, Soria, Cuen­ca o Ávi­la, dis­tri­bui­da y haci­na­da en los dife­ren­tes cen­tros peni­ten­cia­rios del Estado.

El desin­te­rés se mani­fies­ta en cifras ridí­cu­las, con un total de 285 médi­cos y 6 psi­quia­tras repar­ti­dos en las dis­tin­tas cár­ce­les ya que un 41,66% de las pla­zas no están cubier­tas. Esto, suma­do a la fal­ta de espa­cio y a la satu­ra­ción de las peni­ten­cia­rías hace que la esca­la de con­ta­gio sea mucho mayor, como en las resi­den­cias de nues­tros mayo­res, don­de por el evi­den­te nivel de ries­go el núme­ro de falle­ci­dos es mayor.

Por su par­te, las medi­das adop­ta­das por el gobierno espa­ñol, siguien­do con la línea de las toma­das por el gobierno ita­liano, se basan en un mayor ais­la­mien­to y el cas­ti­go. Se han sus­pen­di­do todas las visi­tas y per­mi­sos en cual­quie­ra de sus for­mas, olvi­dan­do a las fami­lias que ya tenían que hacer cien­tos de kiló­me­tros para poder ver a sus padres o hijas y aho­ra se ven impo­si­bi­li­ta­das para hacer­lo por una lamen­ta­ble ges­tión de las instituciones.

El nivel higié­ni­co es esca­so y los pro­duc­tos caros si se tie­nen que adqui­rir en los eco­no­ma­tos. Por otro lado, los fun­cio­na­rios entran y salen pudien­do con­ta­giar en todo momen­to a los que se encuen­tran recluidos.

La solu­ción que se le está dan­do a los pre­sos con­ta­gia­dos o en deli­ca­do esta­do de salud es el ais­la­mien­to total duran­te 15 días, en una cel­da pro­pia de ais­la­mien­to, cuan­do debe­rían estar aten­di­dos en un entorno médi­co adecuado.

Las comu­ni­ca­cio­nes con las fami­lias son úni­ca­men­te tele­fó­ni­cas tras la prohi­bi­ción de las visi­tas, ron­dan entre los 3 y los 5 euros y se res­trin­gen a una vez por sema­na, varian­do las con­di­cio­nes depen­dien­do del cen­tro penitenciario.

Ante esta situa­ción se han ido orga­ni­zan­do a lo lar­go de todas las cár­ce­les espa­ño­las, igual que ha pasa­do en Ita­lia pre­via­men­te, levan­ta­mien­tos y moti­nes que se tra­tan de silen­ciar como si no fue­ra un tema impor­tan­te. Ayer mis­mo se pro­du­cía un motín en la cár­cel tole­da­na de Oca­ña, don­de la orga­ni­za­ción «Tu aban­dono me pue­de matar» expli­ca lo ocu­rri­do debi­do a la fal­ta de pro­tec­ción y de medios efec­ti­vos que actúen fren­te a la cri­sis del coro­na­vi­rus. Los medios insis­ten en su «todo sal­drá bien» inten­tan­do cegar a las masas obre­ras ante las caren­cias del capi­tal que están salien­do a flo­te y que a toda cos­ta quie­ren ocultar.

Exi­gi­mos la mejo­ra inme­dia­ta de las con­di­cio­nes en las ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias del Esta­do, que se faci­li­te a las fami­lias el dere­cho a las visi­tas y la comu­ni­ca­ción garan­ti­zan­do las medi­das de segu­ri­dad ade­cua­das. Tam­bién un paque­te de medi­das sani­ta­rias bási­cas que per­mi­tan sepa­rar a los reclu­sos con­ta­gia­dos de los que no lo están sin agra­var las situa­cio­nes de ais­la­mien­to inhu­ma­nas y en gene­ral, el fin del haci­na­mien­to y la sobre­ex­plo­ta­ción de los penales.

No olvi­de­mos que los cen­tros peni­ten­cia­rios están lle­nos de obre­ros y mili­tan­tes y que las cár­ce­les espa­ño­las son solo un arma más del apa­ra­to repre­si­vo bur­gués.

Las cár­ce­les no reha­bi­li­tan, cas­ti­gan y tor­tu­ran a la cla­se trabajadora.

Comu­nis­tas de Castilla

10 de abril de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *