Bra­sil. Lula dice que Bol­so­na­ro es un desas­tre en la pan­de­mia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 09 de Abril de 2020.

.

Des­de su con­fi­na­mien­to en casa ape­nas meses des­pués de salir de pri­sión, el expre­si­den­te bra­si­le­ño Luiz Inácio Lula da Sil­va dijo el miér­co­les que el man­da­ta­rio Jair Bol­so­na­ro nece­si­ta cam­biar su des­dén hacia el coro­na­vi­rus o se arries­ga a que lo obli­guen a dejar el car­go antes de con­cluir su perio­do en diciem­bre de 2022.

En entre­vis­ta con The Asso­cia­ted Press, Lula dijo que el recha­zo de Bol­so­na­ro a las exhor­ta­cio­nes para que la gen­te prac­ti­que el dis­tan­cia­mien­to social obs­tru­yen las accio­nes de los gober­na­do­res y alcal­des para con­te­ner el virus.

Argu­yó tam­bién que Bra­sil podría ver­se en la nece­si­dad de impri­mir dine­ro para pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res de bajos ingre­sos y hacer que las per­so­nas per­ma­nez­can en sus casas, pro­pues­ta que segu­ra­men­te pro­vo­ca­rá temo­res en un país con un his­to­rial de hiper­in­fla­ción y deva­lua­cio­nes.

Lula, que gober­nó de 2003 a 2010 cuan­do la eco­no­mía de Bra­sil esta­ba fuer­te, reco­no­ció que es impro­ba­ble que Bol­so­na­ro acce­da a los cre­cien­tes lla­ma­dos de la opo­si­ción para que renun­cie, y seña­ló que no hay votos sufi­cien­tes en el Con­gre­so para abrir­le un jui­cio polí­ti­co.

“Sin embar­go, la socie­dad de Bra­sil podría no tener la pacien­cia para espe­rar has­ta 2022”, decla­ró Lula en la video­lla­ma­da. “La mis­ma socie­dad que lo eli­gió tie­ne el dere­cho a des­ti­tuir a este pre­si­den­te cuan­do advier­ta que no está cum­plien­do lo que pro­me­tió. Un pre­si­den­te que ha come­ti­do erro­res y está crean­do un desas­tre. En este momen­to, Bol­so­na­ro es un desas­tre”.

Algu­nas per­so­nas en diver­sas regio­nes que vota­ron mul­ti­tu­di­na­ria­men­te por Bol­so­na­ro en las elec­cio­nes de 2018 están des­ilu­sio­na­das con él, gol­pean­do cace­ro­las afue­ra de sus domi­ci­lios en pro­tes­tas que se han repe­ti­do una y otra vez en las últi­mas dos sema­nas. El hecho de que Bol­so­na­ro esté mini­mi­zan­do la pan­de­mia lo pone en des­acuer­do con casi todos los 27 gober­na­do­res del país.

Has­ta aho­ra han falle­ci­do unas 800 per­so­nas de COVID-19 en Bra­sil, que acu­mu­la casi 16.000 casos con­fir­ma­dos, la cifra más alta en Amé­ri­ca Lati­na. El país tie­ne pre­vis­to alcan­zar su máxi­mo de infec­cio­nes a fina­les de abril o prin­ci­pios de mayo.

La sema­na pasa­da, Lula elo­gió al gober­na­dor del esta­do de Sao Pau­lo, João Doria, exalia­do de Bol­so­na­ro, por impo­ner res­tric­cio­nes para con­te­ner la pro­pa­ga­ción del virus. Bol­so­na­ro, que fre­cuen­te­men­te lla­ma “expre­si­dia­rio” a Lula, dijo en una entre­vis­ta para la radio sen­tir­se aver­gon­za­do cuan­do los polí­ti­cos con­ser­va­do­res que le han dado la espal­da son elo­gia­dos por Lula.

“Yo úni­ca­men­te estoy reco­no­cien­do a quie­nes han hecho un tra­ba­jo más efec­ti­vo”, decla­ró el exman­da­ta­rio, quien seña­ló que Doria con­ti­nua­rá sien­do su adver­sa­rio polí­ti­co.

Lula, de 74 años y sobre­vi­vien­te al cán­cer, per­ma­ne­ce en casa con su novia y dos perros en la ciu­dad de São Ber­nar­do do Cam­po, en las afue­ras de Sao Pau­lo, des­de que regre­só de un via­je a Euro­pa. Dijo que no tie­ne sín­to­ma alguno del virus, ni le han efec­tua­do prue­bas, y se ha reu­ni­do con pocos polí­ti­cos. La mayo­ría de sus con­ver­sa­cio­nes aho­ra son por inter­net.

El expre­si­den­te afir­mó que los 580 días que estu­vo en pri­sión le han ser­vi­do para enfren­tar mejor la reco­men­da­ción médi­ca de per­ma­ne­cer en casa. Está en liber­tad mien­tras ape­la a sus con­de­nas por corrup­ción y lava­do de dine­ro, que dice tuvie­ron móvi­les polí­ti­cos.

“Me entre­né espi­ri­tual­men­te para vivir bien. No es fácil vivir en 15 metros cua­dra­dos vien­do a la fami­lia una vez a la sema­na”, seña­ló. “Aho­ra estoy en casa con mi novia Jan­ja que vive con­mi­go. Es mucho mejor. Ten­go espa­cio, per­so­nas con las que con­ver­sar todo el tiem­po”.

Bol­so­na­ro ha recha­za­do las reco­men­da­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y de su pro­pio minis­te­rio de salud sobre el dis­tan­cia­mien­to social y otras medi­das para con­te­ner al virus. El man­da­ta­rio dice a menu­do que el COVID-19 es “una peque­ña gri­pe”.

Lula cree que Bra­sil podría ver­se en la nece­si­dad de impri­mir dine­ro para evi­tar el cie­rre de empre­sas y el caos social. La eco­no­mía bra­si­le­ña atra­vie­sa difi­cul­ta­des des­de 2015, con unos 12 millo­nes de des­em­plea­dos y el tri­ple de per­so­nas en el sec­tor infor­mal y en empleos de cor­ta dura­ción.

“Quie­nes nece­si­tan liqui­dez en este momen­to son los pobres. Lo nece­si­tan para com­prar jabón, sani­ti­zan­te para las manos. Ellos son quie­nes nece­si­tan liqui­dez, no el sis­te­ma finan­cie­ro bra­si­le­ño”, apun­tó. “Para derro­tar al coro­na­vi­rus nece­si­ta­mos más Esta­do, más acción de las auto­ri­da­des, para impri­mir más dine­ro y garan­ti­zar que lle­gue a las manos del pue­blo”.

La rece­ta de Lula es con­tra­ria a la ideo­lo­gía del gobierno de Bol­so­na­ro, enca­be­za­da por el minis­tro de Eco­no­mía, Pau­lo Gue­des, que estu­dio en la Uni­ver­si­dad de Chica­go. Des­pués de su nom­bra­mien­to, Gue­des pro­me­tió redu­cir el tama­ño y la influen­cia del Esta­do a tra­vés de gran­des pri­va­ti­za­cio­nes y con­tro­lan­do los prés­ta­mos del ban­co esta­tal.

Des­de la pan­de­mia hay un cier­to reco­no­ci­mien­to a la nece­si­dad de pro­veer asis­ten­cia finan­cie­ra. Entre otras cosas, el ban­co esta­tal Cai­xa Eco­no­mi­ca Fede­ral redu­jo las tasas de inte­rés a los sobre­gi­ros ban­ca­rios y a los pagos con tar­je­ta de cré­di­to, y el gobierno per­mi­tió a la gen­te sacar el equi­va­len­te a un mes de sala­rio míni­mo de las cuen­tas de reti­ro. Tam­bién apro­bó pagos men­sua­les equi­va­len­tes a 117 dóla­res para ayu­dar a los tra­ba­ja­do­res de bajos ingre­sos a que se man­ten­gan a flo­te, los cua­les se pre­vé comen­za­rán el jue­ves.

Sin embar­go, esto no es sufi­cien­te, afir­mó Lula. Agre­gó que apo­yar la posi­ble impre­sión de dine­ro no es una pos­tu­ra radi­cal, sino una medi­da nece­sa­ria en una cir­cuns­tan­cia deses­pe­ra­da.

“En tiem­pos de gue­rra se hacen cosas que no son nor­ma­les por­que lo impor­tan­te es sobre­vi­vir”, apun­tó. “El coro­na­vi­rus es un enemi­go invi­si­ble del que cono­ce­mos su fiso­no­mía, pero aún des­co­no­ce­mos cómo derro­tar­lo”.

Los polí­ti­cos izquier­dis­tas bra­si­le­ños de dis­tin­tos par­ti­dos, inclu­yen­do el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res al que per­te­ne­ce Lula, publi­ca­ron la sema­na pasa­da una car­ta en la que exi­gen la renun­cia de Bol­so­na­ro por su ges­tión duran­te la pan­de­mia. El exman­da­ta­rio no fir­mó la misi­va, pero ase­gu­ró que sus pun­tos de vis­ta son cla­ros.

“No hay sali­da con Bol­so­na­ro si no cam­bia su pro­ce­der”, agre­gó. “Sería mucho más sen­ci­llo dis­cul­par­se, admi­tir que se equi­vo­có, decir al pue­blo bra­si­le­ño que lo lamen­ta”.

.

*La Tri­bu­na

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *