Argen­ti­na. Una lec­tu­ra eco­so­cia­lis­ta ante el Covid-19

Gabriel E. Vide­la /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​9 de abril de 2020

¿Una vacu­na para la humanidad? 

En sólo dos meses, en cada rin­cón del mun­do com­par­ti­mos temo­res por ancia­nos, urgen­cias y mie­dos adul­tos, y terror de que el COVID 19 pue­da afec­tar seria­men­te a nues­tros hijos. A un ter­cio de la huma­ni­dad, ence­rra­da y ais­la­da en nues­tras casas, nos inva­de la ansie­dad e incer­ti­dum­bre inevi­ta­bles sobre cómo segui­rán tras la pan­de­mia la eco­no­mía, la sub­sis­ten­cia y la socia­bi­li­dad, la vida en suma.

Sin embar­go, pese al des­plo­me de la eco­no­mía mun­dial pro­vo­ca­do por el coro­na­vi­rus y a los tor­men­tos que arras­tran los millo­nes de per­so­nas infec­ta­das y muer­tas cada día, tres reali­da­des apa­re­cie­ron silen­cio­sas y radian­tes, tan ines­pe­ra­das como la pan­de­mia, y que alien­tan espe­ran­zas com­par­ti­das por millo­nes en cada rin­cón y a la ancho del planeta.

1. La increí­ble recom­po­si­ción de la natu­ra­le­za por el freno de la eco­no­mía, tras el impla­ca­ble avan­ce urbano y de la mugre gaseo­sa y líqui­da con la que la pro­duc­ción per se no cesó de enve­ne­nar­la des­de la Revo­lu­ción Indus­trial, fue muy cele­bra­da y feliz. Cier­vos en calles de Japón, cana­les lim­pios en Vene­cia, zorros en Lon­dres, cie­los trans­pa­ren­tes sobre Chi­na, Ita­lia y Espa­ña, Bue­nos Aires sin gases ni rui­dos, car­pin­chos en coun­tries sobre hume­da­les… ape­nas la pre­sión dis­mi­nu­yó, el pla­ne­ta se lim­pió. Lo vimos. No es abs­trac­to. Pode­mos sanarlo.

2. La capa­ci­dad social de adap­ta­ción de con­duc­tas ante la ame­na­za y de apren­di­za­jes socia­les velo­ces, en tan sólo tres sema­nas, es sor­pren­den­te. En pocas sema­nas “todo lo sóli­do se des­va­ne­ció en el aire”: avio­nes cla­va­dos en tie­rra, casi tres mil millo­nes ais­la­dos en sus casas, se caye­ron accio­nes, se con­ge­ló el turis­mo y miles de acti­vi­da­des y even­tos, ¡has­ta el cir­co depor­ti­vo! Pero… mien­tras haya víve­res y techo en paz, por un tiem­po, “no pasa nada”. En sólo tres sema­nas, el mun­do pul­sa a otro ritmo.

3. Vie­jos valo­res sote­rra­dos por la mer­ca­do­fi­lia retor­na­ron súbi­ta­men­te al cen­tro de la esce­na: vida, soli­da­ri­dad, entre­ga, coope­ra­ción, paz, crea­ti­vi­dad, reco­ne­xión huma­na. Desahu­cia­dos por años (agen­tes de la salud, cien­tí­fi­cos, emplea­dos de far­ma­cias o super, etc.) se reva­lo­ri­zan como héroes anó­ni­mos del momen­to. Y… ¿y el mer­ca­do?, ¿es vital?, ¿alguien se des­vi­ve por no poder salir de shop­ping?; ¿lo extra­ñás, o abra­zar a tus afectos?

¿No se debe el sal­to de popu­la­ri­dad que gozó el Pre­si­den­te a haber prio­ri­za­do esos valo­res, a con­fir­mar y vali­dar el rol del Esta­do como orde­na­dor y freno de los intere­ses de pocos con­tra los de muchos, a haber des­per­ta­do espe­ran­zas de cam­biar las “reglas del juego”?

Una huma­ni­dad sus­pen­di­da, como entre una inha­la­ción y exha­la­ción, sin el fre­ne­sí ni la his­te­ria usua­les expe­ri­men­ta “aquí y aho­ra” una natu­ra­le­za más sana, valo­res huma­nos, y bue­na par­te “cae” o regis­tra que pue­de -¡y que desea!- vivir dis­tin­to. “Vol­ver a salir” sí, “vol­ver a la locu­ra” ya no. Vol­ver a lo mis­mo que antes no; es la cau­sa de por qué sufrimos.

Enton­ces, se reac­tua­li­za­rá un vie­jo pro­ble­ma. Lo peor de la pan­de­mia pasa­rá, y vol­ve­rán a regir el rit­mo de la codi­cia explo­ta­do­ra de los due­ños del capi­tal, y sus medios reavi­va­rán urgen­te al impres­cin­di­ble cir­co para los “tiem­pos de ocio”.

¿Cómo arti­cu­lar y cana­li­zar polí­ti­ca­men­te a los millo­nes de deseos com­par­ti­dos de que valo­res como coope­ra­ción, soli­da­ri­dad, paz, y vida a rit­mos acor­des con los de Natu­ra­le­za, pri­men y aplas­ten a los del lucro cie­go, la explo­ta­ción, la his­te­ria sin sen­ti­do y el cir­co 24×7?

Žižek y Badiou pro­po­nen una ambi­gua “nue­va for­ma de comu­nis­mo”, otros pro­nos­ti­can no más. Pero una nue­va situa­ción ¿no ame­ri­ta pos­tu­lar una nue­va afir­ma­ción? Y pocas ‑si algu­na- supera al eco­so­cia­lis­mo para bos­que­jar uni­dos anchos sue­ños com­par­ti­dos (no “idén­ti­cos”) e inte­grar pro­gra­mas para un mun­do soli­da­rio, que prio­ri­ce gene­rar bie­nes nece­sa­rios y más tiem­pos para jugar, amar, con­tac­tar­nos huma­nos, com­par­tir por pla­cer sabe­res, artes y depor­tes, con otros valo­res y pers­pec­ti­vas civilizatorias.

En su ya apre­cia­ble y amplia his­to­ria, en el eco­so­cia­lis­mo con­flu­yen un filó­so­fo occi­den­tal (Wal­ter Ben­ja­min) y múl­ti­ples pers­pec­ti­vas y pra­xis femi­nis­tas, ori­gi­na­rias y cam­pe­si­nas, deco­lo­nia­les y por moder­ni­da­des alter­na­ti­vas, jóve­nes en redes, con una sabi­du­ría común: ser par­te de la Natu­ra­le­za y res­pe­tar jun­tos a los pro­ce­sos físi­co-quí­mi­co bio­ló­gi­cos de la bios­fe­ra y eco­sis­te­mas, en vez de ace­le­rar al tren que corre incon­tro­la­do a con­cre­tar la (per­ci­bi­da impa­ra­ble) hipó­te­sis del colap­so humano.

Sus prin­ci­pios de auto­li­mi­ta­ción, pre­cau­ción, inter­cul­tu­ra­li­dad, eco-éti­ca, igual­dad y par­ti­ci­pa­ción com­po­nen un len­gua­je ile­gi­ble a las fuer­zas del con­sen­so extrac­ti­vis­ta enve­ne­nan­te en Amé­ri­ca Lati­na (soje­ro, mine­ro, frac­king, cemen­ta­dor) y aún raro a la izquier­da leninista.

Si con­so­li­da­mos y arti­cu­la­mos estos prin­ci­pios para la pos­pan­de­mia, la tra­ge­dia del COVID 19 podrá haber ser­vi­do para vacu­nar a la socie­dad huma­na con­tra su pro­pio suicidio.

Hoy, estos ver­sos de Mary Oli­ver nos inter­pe­lan como una cam­pa­na repi­can­do en los oídos:

«Dime,

¿qué pien­sas hacer

con tu úni­ca, salvaje,

pre­cio­sa vida?»

Gabriel E Vide­la es pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, mili­tan­te eco­so­cia­lis­ta y autor de «Un mun­do Eco­so­cia­lis­ta. Apor­tes mini­ma­lis­tas des­de un peri­fe­ria a medio siglo del Mayo fran­cés” (http://​www​.ub​.edu/​g​e​o​c​r​i​t​/​X​V​-​C​o​l​o​q​u​i​o​/​G​a​b​r​i​e​l​V​i​d​e​l​a​.​pdf) y “¿Bos­que­jan­do mun­dos? Una revi­sión de pro­pues­tas alter-pro­duc­ti­vis­tas y alter-capi­ta­lis­tas para un deve­nir humano en la Tie­rra” (http://​www​.ub​.edu/​g​e​o​c​r​i​t​/​x​i​v​-​c​o​l​o​q​u​i​o​/​G​a​b​r​i​e​l​E​s​t​e​b​a​n​.​pdf)

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.