Argen­ti­na. Una lec­tu­ra eco­so­cia­lis­ta ante el Covid-19

Gabriel E. Vide­la /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​9 de abril de 2020

¿Una vacu­na para la huma­ni­dad?

En sólo dos meses, en cada rin­cón del mun­do com­par­ti­mos temo­res por ancia­nos, urgen­cias y mie­dos adul­tos, y terror de que el COVID 19 pue­da afec­tar seria­men­te a nues­tros hijos. A un ter­cio de la huma­ni­dad, ence­rra­da y ais­la­da en nues­tras casas, nos inva­de la ansie­dad e incer­ti­dum­bre inevi­ta­bles sobre cómo segui­rán tras la pan­de­mia la eco­no­mía, la sub­sis­ten­cia y la socia­bi­li­dad, la vida en suma.

Sin embar­go, pese al des­plo­me de la eco­no­mía mun­dial pro­vo­ca­do por el coro­na­vi­rus y a los tor­men­tos que arras­tran los millo­nes de per­so­nas infec­ta­das y muer­tas cada día, tres reali­da­des apa­re­cie­ron silen­cio­sas y radian­tes, tan ines­pe­ra­das como la pan­de­mia, y que alien­tan espe­ran­zas com­par­ti­das por millo­nes en cada rin­cón y a la ancho del pla­ne­ta.

1. La increí­ble recom­po­si­ción de la natu­ra­le­za por el freno de la eco­no­mía, tras el impla­ca­ble avan­ce urbano y de la mugre gaseo­sa y líqui­da con la que la pro­duc­ción per se no cesó de enve­ne­nar­la des­de la Revo­lu­ción Indus­trial, fue muy cele­bra­da y feliz. Cier­vos en calles de Japón, cana­les lim­pios en Vene­cia, zorros en Lon­dres, cie­los trans­pa­ren­tes sobre Chi­na, Ita­lia y Espa­ña, Bue­nos Aires sin gases ni rui­dos, car­pin­chos en coun­tries sobre hume­da­les… ape­nas la pre­sión dis­mi­nu­yó, el pla­ne­ta se lim­pió. Lo vimos. No es abs­trac­to. Pode­mos sanar­lo.

2. La capa­ci­dad social de adap­ta­ción de con­duc­tas ante la ame­na­za y de apren­di­za­jes socia­les velo­ces, en tan sólo tres sema­nas, es sor­pren­den­te. En pocas sema­nas “todo lo sóli­do se des­va­ne­ció en el aire”: avio­nes cla­va­dos en tie­rra, casi tres mil millo­nes ais­la­dos en sus casas, se caye­ron accio­nes, se con­ge­ló el turis­mo y miles de acti­vi­da­des y even­tos, ¡has­ta el cir­co depor­ti­vo! Pero… mien­tras haya víve­res y techo en paz, por un tiem­po, “no pasa nada”. En sólo tres sema­nas, el mun­do pul­sa a otro rit­mo.

3. Vie­jos valo­res sote­rra­dos por la mer­ca­do­fi­lia retor­na­ron súbi­ta­men­te al cen­tro de la esce­na: vida, soli­da­ri­dad, entre­ga, coope­ra­ción, paz, crea­ti­vi­dad, reco­ne­xión huma­na. Desahu­cia­dos por años (agen­tes de la salud, cien­tí­fi­cos, emplea­dos de far­ma­cias o super, etc.) se reva­lo­ri­zan como héroes anó­ni­mos del momen­to. Y… ¿y el mer­ca­do?, ¿es vital?, ¿alguien se des­vi­ve por no poder salir de shop­ping?; ¿lo extra­ñás, o abra­zar a tus afec­tos?

¿No se debe el sal­to de popu­la­ri­dad que gozó el Pre­si­den­te a haber prio­ri­za­do esos valo­res, a con­fir­mar y vali­dar el rol del Esta­do como orde­na­dor y freno de los intere­ses de pocos con­tra los de muchos, a haber des­per­ta­do espe­ran­zas de cam­biar las “reglas del jue­go”?

Una huma­ni­dad sus­pen­di­da, como entre una inha­la­ción y exha­la­ción, sin el fre­ne­sí ni la his­te­ria usua­les expe­ri­men­ta “aquí y aho­ra” una natu­ra­le­za más sana, valo­res huma­nos, y bue­na par­te “cae” o regis­tra que pue­de -¡y que desea!- vivir dis­tin­to. “Vol­ver a salir” sí, “vol­ver a la locu­ra” ya no. Vol­ver a lo mis­mo que antes no; es la cau­sa de por qué sufri­mos.

Enton­ces, se reac­tua­li­za­rá un vie­jo pro­ble­ma. Lo peor de la pan­de­mia pasa­rá, y vol­ve­rán a regir el rit­mo de la codi­cia explo­ta­do­ra de los due­ños del capi­tal, y sus medios reavi­va­rán urgen­te al impres­cin­di­ble cir­co para los “tiem­pos de ocio”.

¿Cómo arti­cu­lar y cana­li­zar polí­ti­ca­men­te a los millo­nes de deseos com­par­ti­dos de que valo­res como coope­ra­ción, soli­da­ri­dad, paz, y vida a rit­mos acor­des con los de Natu­ra­le­za, pri­men y aplas­ten a los del lucro cie­go, la explo­ta­ción, la his­te­ria sin sen­ti­do y el cir­co 24×7?

Žižek y Badiou pro­po­nen una ambi­gua “nue­va for­ma de comu­nis­mo”, otros pro­nos­ti­can no más. Pero una nue­va situa­ción ¿no ame­ri­ta pos­tu­lar una nue­va afir­ma­ción? Y pocas ‑si algu­na- supera al eco­so­cia­lis­mo para bos­que­jar uni­dos anchos sue­ños com­par­ti­dos (no “idén­ti­cos”) e inte­grar pro­gra­mas para un mun­do soli­da­rio, que prio­ri­ce gene­rar bie­nes nece­sa­rios y más tiem­pos para jugar, amar, con­tac­tar­nos huma­nos, com­par­tir por pla­cer sabe­res, artes y depor­tes, con otros valo­res y pers­pec­ti­vas civi­li­za­to­rias.

En su ya apre­cia­ble y amplia his­to­ria, en el eco­so­cia­lis­mo con­flu­yen un filó­so­fo occi­den­tal (Wal­ter Ben­ja­min) y múl­ti­ples pers­pec­ti­vas y pra­xis femi­nis­tas, ori­gi­na­rias y cam­pe­si­nas, deco­lo­nia­les y por moder­ni­da­des alter­na­ti­vas, jóve­nes en redes, con una sabi­du­ría común: ser par­te de la Natu­ra­le­za y res­pe­tar jun­tos a los pro­ce­sos físi­co-quí­mi­co bio­ló­gi­cos de la bios­fe­ra y eco­sis­te­mas, en vez de ace­le­rar al tren que corre incon­tro­la­do a con­cre­tar la (per­ci­bi­da impa­ra­ble) hipó­te­sis del colap­so humano.

Sus prin­ci­pios de auto­li­mi­ta­ción, pre­cau­ción, inter­cul­tu­ra­li­dad, eco-éti­ca, igual­dad y par­ti­ci­pa­ción com­po­nen un len­gua­je ile­gi­ble a las fuer­zas del con­sen­so extrac­ti­vis­ta enve­ne­nan­te en Amé­ri­ca Lati­na (soje­ro, mine­ro, frac­king, cemen­ta­dor) y aún raro a la izquier­da leni­nis­ta.

Si con­so­li­da­mos y arti­cu­la­mos estos prin­ci­pios para la pos­pan­de­mia, la tra­ge­dia del COVID 19 podrá haber ser­vi­do para vacu­nar a la socie­dad huma­na con­tra su pro­pio sui­ci­dio.

Hoy, estos ver­sos de Mary Oli­ver nos inter­pe­lan como una cam­pa­na repi­can­do en los oídos:

«Dime,

¿qué pien­sas hacer

con tu úni­ca, sal­va­je,

pre­cio­sa vida?»

Gabriel E Vide­la es pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, mili­tan­te eco­so­cia­lis­ta y autor de «Un mun­do Eco­so­cia­lis­ta. Apor­tes mini­ma­lis­tas des­de un peri­fe­ria a medio siglo del Mayo fran­cés” (http://​www​.ub​.edu/​g​e​o​c​r​i​t​/​X​V​-​C​o​l​o​q​u​i​o​/​G​a​b​r​i​e​l​V​i​d​e​l​a​.​pdf) y “¿Bos­que­jan­do mun­dos? Una revi­sión de pro­pues­tas alter-pro­duc­ti­vis­tas y alter-capi­ta­lis­tas para un deve­nir humano en la Tie­rra” (http://​www​.ub​.edu/​g​e​o​c​r​i​t​/​x​i​v​-​c​o​l​o​q​u​i​o​/​G​a​b​r​i​e​l​E​s​t​e​b​a​n​.​pdf)

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *