Vene­zue­la. La OTAN des­plie­ga avio­nes y bar­cos ‎de gue­rra “con­tra el coro­na­vi­rus”‎ y Madu­ro

Por Man­lio Dinuc­ci, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 09 de abril de 2020

Al ini­cio de esta sema­na infor­má­ba­mos a nues­tros lec­to­res sobre los pla­nes del pre­si­den­te ‎esta­dou­ni­den­se Donald Trump y la Unión Euro­pea para secues­trar a Nico­lás Madu­ro, a ‎quien Washing­ton ya pre­sen­ta sis­te­má­ti­ca­men­te en sus docu­men­tos como ‎‎«ex pre­si­den­te de Vene­zue­la». Des­de Roma, Man­lio Dinuc­ci reve­la aho­ra los ‎pre­pa­ra­ti­vos mili­ta­res ya empren­di­dos por los gobier­nos de Fran­cia y del Rei­no Uni­do ‎con vis­ta a esa ope­ra­ción, aho­ra pos­pues­ta por el Pen­tá­gono

Los bar­cos RFA Argus –en la foto– y Dix­mu­de no son hos­pi­ta­les flo­tan­tes sino buques ‎de gue­rra. El RFA Argus (A135) es un anti­guo por­ta­con­te­ne­do­res uti­li­za­do por la Royal Navy ‎bri­tá­ni­ca en la gue­rra de las Mal­vi­nas –en 1982 – , trans­for­ma­do des­pués en buque de ‎entre­na­mien­to aero­na­val y equi­pa­do en 1991 con un hos­pi­tal de cam­pa­ña para su uso en la ‎pri­me­ra gue­rra del Gol­fo, pero por­ta arma­men­to de gue­rra y está equi­pa­do para reci­bir ‎heli­cóp­te­ros de com­ba­te WAH-64 Apa­che, lo cual lo exclu­ye de la pro­tec­ción que la ‎Con­ven­ción de Gine­bra con­ce­de a los ser­vi­cios de salud. Tam­po­co cuen­ta con esa pro­tec­ción el buque fran­cés Dix­mu­de (L9015), un por­ta­he­li­cóp­te­ros de la cla­se Mis­tral equi­pa­do para ‎accio­nes de asal­to anfi­bio.‎

Los 30 minis­tros de Exte­rio­res de los paí­ses miem­bros de la OTAN, reu­ni­dos el 2 de abril en una ‎video­con­fe­ren­cia, encar­ga­ron al gene­ral esta­dou­ni­den­se Tod Wol­ters, Coman­dan­te Supre­mo de ‎las fuer­zas de la OTAN, «coor­di­nar el apo­yo mili­tar para com­ba­tir la cri­sis del coro­na­vi­rus». ‎

Esta­mos hablan­do del mis­mo gene­ral que, el 25 de febre­ro, decla­ra­ba ante el Sena­do de ‎Esta­dos Uni­dos que «las fuer­zas nuclea­res apo­yan toda ope­ra­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se ‎en Euro­pa» y que ade­más se ha decla­ra­do par­ti­da­rio de «una polí­ti­ca fle­xi­ble de pri­me­ra uti­li­za­ción» ‎del arma­men­to nuclear. En otras pala­bras, este gene­ral esta­dou­ni­den­se es un adep­to del ata­que nuclear sor­pre­si­vo ‎‎. ‎

El gene­ral Wol­ters es Coman­dan­te Supre­mo de la OTAN y, al mis­mo tiem­po, coman­dan­te de las ‎tro­pas de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa, lo cual quie­re decir que for­ma par­te de la cade­na de man­do ‎del Pen­tá­gono, cuyas órde­nes tie­nen para él la prio­ri­dad abso­lu­ta. Un epi­so­dio muy recien­te ‎con­fir­ma la rigi­dez de esa cade­na de man­do: el capi­tán Brett Cro­zier, coman­dan­te del ‎por­ta­vio­nes esta­dou­ni­den­se USS Theo­do­re Roo­se­velt (CVN-71), fue des­ti­tui­do hace solo días por haber vio­la­do ‎el secre­to mili­tar al soli­ci­tar ayu­da para su tri­pu­la­ción, ante la apa­ri­ción de varios casos de ‎coro­na­vi­rus a bor­do del por­ta­vio­nes. ‎

Aho­ra, para «com­ba­tir la cri­sis del coro­na­vi­rus», el gene­ral esta­dou­ni­den­se Wol­ters dis­po­ne de ‎‎«corre­do­res pre­fe­ren­cia­les para vue­los mili­ta­res a tra­vés del espa­cio aéreo euro­peo», hoy ‎prác­ti­ca­men­te desier­to de vue­los civi­les. ‎

Tam­bién uti­li­zan corre­do­res aéreos pre­fe­ren­cia­les los bom­bar­de­ros estra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses ‎de ata­que nuclear B‑2 Spi­rit. El 29 de mar­zo, des­pe­gan­do de Fair­ford (Ingla­te­rra), esos avio­nes, ‎acom­pa­ña­dos de cazas F‑16 de Norue­ga, vola­ron sobre el Árti­co hacia el terri­to­rio ruso. Según ‎el gene­ral Basham, de las fuer­zas aéreas de Esta­dos Uni­dos en Euro­pa, de esa mane­ra ‎‎«pode­mos res­pon­der con rapi­dez y efi­cien­cia a las ame­na­zas en la región, mos­tran­do nues­tra ‎deter­mi­na­ción a lle­var nues­tro pode­río de com­ba­te has­ta cual­quier lugar del mun­do». ‎

Mien­tras que la OTAN se dedi­ca a «com­ba­tir el coro­na­vi­rus» en Euro­pa, dos de los prin­ci­pa­les ‎miem­bros euro­peos de esa alian­za mili­tar –Fran­cia y el Rei­no Uni­do– envían buques de gue­rra al ‎Mar Cari­be. ‎

En efec­to, el navío fran­cés de asal­to anfi­bio Dix­mu­de (L9015) de la cla­se Mis­tral zar­pó el 3 de ‎abril de Tolón –en el sur de Fran­cia– hacia la Gua­ya­na Fran­ce­sa en lo que el pre­si­den­te fran­cés ‎Emma­nuel Macron defi­nió como «una ope­ra­ción mili­tar sin pre­ce­den­te» bau­ti­za­da ‎‎“Resi­lien­ce”, supues­ta­men­te vin­cu­la­da a la «gue­rra con­tra el coro­na­vi­rus». El Dix­mu­de pue­de ‎desem­pe­ñar un papel secun­da­rio como pun­to de aten­ción médi­ca con 69 camas, 7 de ellas ‎equi­pa­das para cui­da­dos inten­si­vos. Pero el papel esen­cial de ese gran navío de gue­rra fran­cés de ‎la cla­se Mis­tral es el de por­ta­he­li­cóp­te­ros –con casi 200 metros de eslo­ra (o sea, de lar­go) dis­po­ne de una ‎pis­ta de des­pe­gue y ate­rri­za­je de 5 000 metros cua­dra­dos [pue­de trans­por­tar 16 heli­cóp­te­ros pesa­dos o ‎‎35 heli­cóp­te­ros lige­ros]– y uni­dad naval de asal­to anfi­bio. Ya posi­cio­na­do cer­ca de la cos­ta ‎‎“enemi­ga”, pue­de ata­car con dece­nas de heli­cóp­te­ros y bar­ca­zas de des­em­bar­co capa­ces de ‎trans­por­tar tro­pas y vehícu­los terres­tres blin­da­dos. ‎

Aun­que es algo más peque­ño que el navío de gue­rra fran­cés, el buque bri­tá­ni­co RFA Argus (A135) ‎tie­ne carac­te­rís­ti­cas simi­la­res. El RFA Argus zar­pó el 2 de abril hacia la Guya­na bri­tá­ni­ca. ‎

En defi­ni­ti­va, estos dos bar­cos de gue­rra euro­peos van a posi­cio­nar­se en aguas del Mar Cari­be, ‎cer­ca de Vene­zue­la, hacia don­de con­flu­ye una flo­ta esta­dou­ni­den­se –que inclu­ye varios buques ‎de ata­que cos­te­ro– envia­da por el pre­si­den­te Trump, ofi­cial­men­te para “blo­quear” el ‎nar­co­trá­fi­co. Trump acu­sa al pre­si­den­te de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, de «apro­ve­char la cri­sis ‎del coro­na­vi­rus para incre­men­tar el trá­fi­co de dro­ga median­te el cual finan­cia su nar­co­es­ta­do». ‎

El obje­ti­vo de toda esta ope­ra­ción, res­pal­da­da por la OTAN, es cerrar la tena­za del “embar­go” ‎que estran­gu­la la eco­no­mía de Vene­zue­la, país que cuen­ta con las mayo­res reser­vas mun­dia­les ‎de petró­leo y que hoy enfren­ta tam­bién la cri­sis del coro­na­vi­rus. ‎

El obje­ti­vo final es derro­car al pre­si­den­te Madu­ro –demo­crá­ti­ca­men­te elec­to por el voto popu­lar ‎pero por cuya cabe­za Washing­ton está ofre­cien­do una recom­pen­sa de 15 millo­nes de dóla­res– e ‎ins­tau­rar en Vene­zue­la un régi­men que pon­dría ese país nue­va­men­te bajo la domi­na­ción de ‎Esta­dos Uni­dos. ‎

No pue­de excluir­se la posi­bi­li­dad de un inci­den­te que sería uti­li­za­do como pre­tex­to para inva­dir ‎Vene­zue­la. La cri­sis del coro­na­vi­rus crea con­di­cio­nes inter­na­cio­na­les favo­ra­bles para la ‎rea­li­za­ción de una ope­ra­ción de ese tipo, que sería pre­sen­ta­da ade­más como «huma­ni­ta­ria». ‎

Fuen­te: Il Mani­fes­to (Ita­lia)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *