Uru­guay. Pro­fe­so­ras femi­nis­tas se orga­ni­zan con­tra la pre­ca­ri­za­ción labo­ral agra­va­da por la emer­gen­cia sanitaria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 09 de abril de 2020

Denun­cian, entre otras cosas, la situa­ción de docen­tes que no pudie­ron ele­gir horas, no cobra­ron su suel­do o se que­da­ron sin cober­tu­ra de salud.

“La cua­ren­te­na no está sien­do nin­gún pri­vi­le­gio para noso­tras” es una de las con­sig­nas que eli­gie­ron las pro­fe­so­ras femi­nis­tas que inte­gran la Comi­sión de Muje­res de la Aso­cia­ción de Docen­tes de Ense­ñan­za Secun­da­ria (ADES) para denun­ciar la pre­ca­rie­dad labo­ral que –ase­gu­ran– se pro­fun­di­zó en el mar­co de la emer­gen­cia sani­ta­ria por el COVID-19. La pri­me­ra con­se­cuen­cia fue la sus­pen­sión del pro­ce­so de elec­ción de horas que se desa­rro­lla­ba des­de diciem­bre, lo que gene­ró que muchas y muchos docen­tes se que­da­ran sin com­ple­tar las horas del año lec­ti­vo o direc­ta­men­te sin car­ga horaria.

“Esto sig­ni­fi­ca que hay docen­tes que en abril no
han cobra­do su suel­do, hay quie­nes no tie­nen suel­do, y hay otras y otros que
han cobra­do la mitad de sus habe­res”, expli­có Ceci­lia Pérez, inte­gran­te de la
Comi­sión de Muje­res de ADES Mon­te­vi­deo, a la dia­ria. La profesora
dijo ade­más que, al no tener horas asig­na­das, hay docen­tes que se que­da­ron sin
cober­tu­ra médi­ca, inclui­das “com­pa­ñe­ras que están emba­ra­za­das y se que­da­ron sin
aten­ción en ple­na emer­gen­cia sanitaria”.

Las docen­tes inter­pre­tan la sus­pen­sión de la
elec­ción de horas como un “des­pi­do indi­rec­to” y, por inter­me­dio de la
Fede­ra­ción Nacio­nal de Pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Secun­da­ria (Fena­pes), reclamaron
al Con­se­jo de Edu­ca­ción Secun­da­ria (CES) dos medi­das prin­ci­pa­les: el pago
retro­ac­ti­vo de mar­zo y lo que lla­man el “pago en espe­jo”, que en este caso
sería cobrar lo mis­mo que en febre­ro. En una mesa bipar­ti­ta, el CES con­tes­tó “nega­ti­va­men­te”
a los dos pedi­dos, dijo Pérez.

Las pro­fe­so­ras femi­nis­tas con­vo­ca­ron ayer al
medio­día a una “olla femi­nis­ta con­tra la pre­ca­ri­za­ción docen­te” fren­te a la
sede del CES, con el doble obje­ti­vo de denun­ciar la situa­ción que atra­vie­sa el
sec­tor y soli­da­ri­zar­se con com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros –docen­tes o no– que
nece­si­ta­ran un pla­to de comi­da calien­te. “La olla es un acto de resis­ten­cia, de
soli­da­ri­dad y de con­ti­nuar cons­tru­yen­do redes entre noso­tras”, dijo Pérez. La
acti­vi­dad supu­so tam­bién ele­gir un pun­to geo­grá­fi­co con­cre­to para recibir
dona­cio­nes de ali­men­tos para la aso­cia­ción Idas y Vuel­tas, que tra­ba­ja en
defen­sa de los dere­chos de migran­tes y per­so­nas refugiadas.

Las ollas estu­vie­ron rodea­das por cer­ca de 30
muje­res que con tapa­bo­cas vio­le­tas ser­vían las por­cio­nes a quie­nes se
acer­ca­ban. El color vio­le­ta pre­do­mi­na­ba ade­más en sus reme­ras –que tenían la
ins­crip­ción “pro­fes femi­nis­tas”– y en los ban­de­ri­nes que col­ga­ban de la fachada
del local del CES, con con­sig­nas como “pro­fe­so­ras sin tra­ba­jo”, “hay docentes
sin cober­tu­ra mutual” y “sin muje­res no hay educación”.

Las barre­ras del tele­tra­ba­jo

A las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que aca­rrea la
sus­pen­sión de la elec­ción de horas se suman los pro­ble­mas de tener que trabajar
des­de las casas, una exi­gen­cia que –según las docen­tes– en su caso “evi­den­cia
la pre­ca­ri­za­ción” y pro­fun­di­za las des­igual­da­des. En pri­mer lugar, por­que el
tra­ba­jo en pla­ta­for­mas vir­tua­les des­co­no­ce las con­di­cio­nes mate­ria­les en las
que viven muchas y muchos estu­dian­tes. En ese sen­ti­do, Pérez recor­dó que en
Uru­guay hay hoga­res que no tie­nen cone­xión a inter­net o una compu­tado­ra y, por
lo tan­to, no tie­nen acce­so a las cla­ses vir­tua­les. Esto podría impli­car que,
una vez que se reto­men las cla­ses pre­sen­cia­les, esos estu­dian­tes queden
rele­ga­dos con res­pec­to a los que sí pudie­ron hacer las tareas. “Todo esto
evi­den­cia pro­ble­má­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas que ya exis­tían, pero que se
pro­fun­di­zan en estas con­di­cio­nes”, con­si­de­ró la profesora.

Por otro lado, las docen­tes tam­po­co cono­cen el
con­tex­to fami­liar de cada uno de los estu­dian­tes por­que la emer­gen­cia sanitaria
se decla­ró cuan­do el pro­ce­so del comien­zo de cla­ses recién había empezado.
“Ade­más de no saber si viven en vivien­das pre­ca­rias, no sabe­mos si algu­nos de
nues­tros estu­dian­tes tie­nen que cui­dar a sus her­ma­nos por­que hay padres que
tie­nen que salir a tra­ba­jar, o si están pasan­do por algu­na situa­ción de estrés,
vul­ne­ra­bi­li­dad o angus­tia en su casa”, dijo Pérez; “tam­po­co esta­mos al tan­to de
si tie­nen cubier­tas sus nece­si­da­des ali­men­ta­rias diarias”.

Otro de los pro­ble­mas que gene­ra el teletrabajo,
según con­si­de­ran, es que impli­ca una pér­di­da del “víncu­lo peda­gó­gi­co” entre
estu­dian­tes y docen­tes en el aula. Y ese lazo no se sus­ti­tu­ye vía virtual.
Expli­có Pérez: “Cada gru­po en el que noso­tras ense­ña­mos es un gru­po singular,
úni­co y tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. En cada aula hay apren­di­za­jes colectivos,
hay una retro­ali­men­ta­ción entre docen­te y estu­dian­te, hay reac­cio­nes, dudas,
pre­gun­tas espon­tá­neas, ges­tos. Todo eso que­da inter­fe­ri­do al estar media­do por
un víncu­lo vir­tual: hay algo que está fal­tan­do y que se pier­de”. E insistió:
“Nues­tro tra­ba­jo se está redu­cien­do a esta lógi­ca de la tec­no­lo­gía, que es lo
que par­ti­cu­lar­men­te nos está hacien­do ruido”.

Pérez acla­ró que las docen­tes se están adaptando
como pue­den al nue­vo esce­na­rio y que el plan­teo no es dejar de tra­ba­jar de
for­ma vir­tual, sino poner en cues­tión el “dis­cur­so hege­mó­ni­co” de que es una
solu­ción ideal por­que “es dife­ren­te a la reali­dad” que viven ella y sus
compañeras.

Pero, ade­más, el tele­tra­ba­jo pro­fun­di­za la
des­igual­dad y pre­ca­ri­za­ción por­que “impli­ca mater­nar, cui­dar, repro­du­cir la
vida y ser docen­te 24 horas en un mis­mo espa­cio”, según se lee en una de las
pla­cas que la Comi­sión de Muje­res de ADES com­par­tió en las redes socia­les. En
ese sen­ti­do, Pérez recor­dó que la mayo­ría del cuer­po docen­te está inte­gra­do por
muje­res, las prin­ci­pa­les encar­ga­das de las tareas de cui­da­do. “Nues­tro trabajo
asa­la­ria­do se está super­po­nien­do con las tareas de cui­da­dos, ya invisibilizadas
his­tó­ri­ca­men­te, no sólo de nues­tras hijas e hijos que no tie­nen cla­ses, sino
tam­bién de las per­so­nas adul­tas mayo­res de la fami­lia”, que son a la vez la
pobla­ción de mayor ries­go fren­te a la covid-19, sos­tu­vo Pérez. “Esto genera
mayor pre­ca­ri­za­ción y más estrés en nues­tro tra­ba­jo”, afirmó.

Pro­mue­ve otro fenó­meno que tie­ne que ver con una par­te del tra­ba­jo docen­te que no es remu­ne­ra­da y está “invi­si­bi­li­za­da”, como la pla­ni­fi­ca­ción de las cla­ses, la correc­ción de las tareas o la actua­li­za­ción peda­gó­gi­ca. Dice otra de las pla­cas publi­ca­das en redes: “Mien­tras algu­nas docen­tes tele­tra­ba­jan, dedi­can­do más horas que las que les pagan, hay otras que no ten­drán ingresos”.

Jun­tas y acti­vas fren­te a la crisis 

La olla femi­nis­ta del miér­co­les fue ape­nas una de
las dis­tin­tas accio­nes que tie­nen pre­vis­tas las pro­fe­so­ras para enfren­tar las
con­se­cuen­cias de la emer­gen­cia sani­ta­ria. En para­le­lo, crea­ron un “fon­do
soli­da­rio” con el apor­te de todas para ayu­dar a las com­pa­ñe­ras que no pudieron
cobrar ya sea su suel­do ente­ro o la mitad, por­que la vida sigue y hay que
comer, pagar las cuen­tas y sos­te­ner el alqui­ler de la vivienda.

Tam­bién tejen redes inter­nas para las que trabajan
en sus casas; por eso crea­ron una car­pe­ta vir­tual en la que comparten
mate­ria­les, tareas y ejer­ci­cios. Esto es para todas las docen­tes que lo
nece­si­ten, pero espe­cial­men­te para ayu­dar en la pla­ni­fi­ca­ción a aque­llas que
tie­nen hijas e hijos a car­go o ejer­cen el cui­da­do de algún fami­liar muy mayor o
enfermo.

Por otro lado, las pro­fe­sio­na­les tra­ba­jan jun­to con
otros colec­ti­vos femi­nis­tas en la ela­bo­ra­ción de un mapeo “de las diferentes
situa­cio­nes de pre­ca­rie­dad que atra­vie­san las muje­res, que ya exis­tían antes,
pero que con la emer­gen­cia sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca se pro­fun­di­zan aún más”,
expli­có Pérez.

En tan­to, a nivel sin­di­cal, la Comi­sión de Mujeres
de ADES tra­ba­ja en el dise­ño de varias pro­pues­tas para que sean consideradas
por la direc­ti­va de Fena­pes, que apun­tan a que se reac­ti­ve el pro­ce­so de la
elec­ción de horas y a que las docen­tes pue­dan cobrar su salario.

“Com­pa­ñe­ras, nos tene­mos”, dice una pro­cla­ma de las pro­fe­so­ras femi­nis­tas que fue difun­di­da el 20 de mar­zo, una sema­na des­pués de que se detec­tó el pri­mer caso de coro­na­vi­rus en el país. “His­tó­ri­ca­men­te hemos sido las muje­res las que nos sos­te­ne­mos y apo­ya­mos ante las situa­cio­nes más difí­ci­les, las que nos orga­ni­za­mos para ayu­dar a una ami­ga, armar la olla popu­lar, cui­dar a las niñas y niños de veci­nas y ami­gas, orga­ni­zar una colec­ta, pres­tar una cama, hacer esa lla­ma­da que sal­va”, afir­man las docen­tes. Y piden: “Que el ais­la­mien­to sea físi­co y no afectivo”.

Fuen­te: La diaria 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *