Uru­guay. Pro­fe­so­ras femi­nis­tas se orga­ni­zan con­tra la pre­ca­ri­za­ción labo­ral agra­va­da por la emer­gen­cia sanitaria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 09 de abril de 2020

Denun­cian, entre otras cosas, la situa­ción de docen­tes que no pudie­ron ele­gir horas, no cobra­ron su suel­do o se que­da­ron sin cober­tu­ra de salud.

“La cua­ren­te­na no está sien­do nin­gún pri­vi­le­gio para noso­tras” es una de las con­sig­nas que eli­gie­ron las pro­fe­so­ras femi­nis­tas que inte­gran la Comi­sión de Muje­res de la Aso­cia­ción de Docen­tes de Ense­ñan­za Secun­da­ria (ADES) para denun­ciar la pre­ca­rie­dad labo­ral que –ase­gu­ran– se pro­fun­di­zó en el mar­co de la emer­gen­cia sani­ta­ria por el COVID-19. La pri­me­ra con­se­cuen­cia fue la sus­pen­sión del pro­ce­so de elec­ción de horas que se desa­rro­lla­ba des­de diciem­bre, lo que gene­ró que muchas y muchos docen­tes se que­da­ran sin com­ple­tar las horas del año lec­ti­vo o direc­ta­men­te sin car­ga horaria.

“Esto sig­ni­fi­ca que hay docen­tes que en abril no
han cobra­do su suel­do, hay quie­nes no tie­nen suel­do, y hay otras y otros que
han cobra­do la mitad de sus habe­res”, expli­có Ceci­lia Pérez, inte­gran­te de la
Comi­sión de Muje­res de ADES Mon­te­vi­deo, a la dia­ria. La profesora
dijo ade­más que, al no tener horas asig­na­das, hay docen­tes que se que­da­ron sin
cober­tu­ra médi­ca, inclui­das “com­pa­ñe­ras que están emba­ra­za­das y se que­da­ron sin
aten­ción en ple­na emer­gen­cia sanitaria”.

Las docen­tes inter­pre­tan la sus­pen­sión de la
elec­ción de horas como un “des­pi­do indi­rec­to” y, por inter­me­dio de la
Fede­ra­ción Nacio­nal de Pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Secun­da­ria (Fena­pes), reclamaron
al Con­se­jo de Edu­ca­ción Secun­da­ria (CES) dos medi­das prin­ci­pa­les: el pago
retro­ac­ti­vo de mar­zo y lo que lla­man el “pago en espe­jo”, que en este caso
sería cobrar lo mis­mo que en febre­ro. En una mesa bipar­ti­ta, el CES con­tes­tó “nega­ti­va­men­te”
a los dos pedi­dos, dijo Pérez.

Las pro­fe­so­ras femi­nis­tas con­vo­ca­ron ayer al
medio­día a una “olla femi­nis­ta con­tra la pre­ca­ri­za­ción docen­te” fren­te a la
sede del CES, con el doble obje­ti­vo de denun­ciar la situa­ción que atra­vie­sa el
sec­tor y soli­da­ri­zar­se con com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros –docen­tes o no– que
nece­si­ta­ran un pla­to de comi­da calien­te. “La olla es un acto de resis­ten­cia, de
soli­da­ri­dad y de con­ti­nuar cons­tru­yen­do redes entre noso­tras”, dijo Pérez. La
acti­vi­dad supu­so tam­bién ele­gir un pun­to geo­grá­fi­co con­cre­to para recibir
dona­cio­nes de ali­men­tos para la aso­cia­ción Idas y Vuel­tas, que tra­ba­ja en
defen­sa de los dere­chos de migran­tes y per­so­nas refugiadas.

Las ollas estu­vie­ron rodea­das por cer­ca de 30
muje­res que con tapa­bo­cas vio­le­tas ser­vían las por­cio­nes a quie­nes se
acer­ca­ban. El color vio­le­ta pre­do­mi­na­ba ade­más en sus reme­ras –que tenían la
ins­crip­ción “pro­fes femi­nis­tas”– y en los ban­de­ri­nes que col­ga­ban de la fachada
del local del CES, con con­sig­nas como “pro­fe­so­ras sin tra­ba­jo”, “hay docentes
sin cober­tu­ra mutual” y “sin muje­res no hay educación”.

Las barre­ras del tele­tra­ba­jo

A las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que aca­rrea la
sus­pen­sión de la elec­ción de horas se suman los pro­ble­mas de tener que trabajar
des­de las casas, una exi­gen­cia que –según las docen­tes– en su caso “evi­den­cia
la pre­ca­ri­za­ción” y pro­fun­di­za las des­igual­da­des. En pri­mer lugar, por­que el
tra­ba­jo en pla­ta­for­mas vir­tua­les des­co­no­ce las con­di­cio­nes mate­ria­les en las
que viven muchas y muchos estu­dian­tes. En ese sen­ti­do, Pérez recor­dó que en
Uru­guay hay hoga­res que no tie­nen cone­xión a inter­net o una compu­tado­ra y, por
lo tan­to, no tie­nen acce­so a las cla­ses vir­tua­les. Esto podría impli­car que,
una vez que se reto­men las cla­ses pre­sen­cia­les, esos estu­dian­tes queden
rele­ga­dos con res­pec­to a los que sí pudie­ron hacer las tareas. “Todo esto
evi­den­cia pro­ble­má­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas que ya exis­tían, pero que se
pro­fun­di­zan en estas con­di­cio­nes”, con­si­de­ró la profesora.

Por otro lado, las docen­tes tam­po­co cono­cen el
con­tex­to fami­liar de cada uno de los estu­dian­tes por­que la emer­gen­cia sanitaria
se decla­ró cuan­do el pro­ce­so del comien­zo de cla­ses recién había empezado.
“Ade­más de no saber si viven en vivien­das pre­ca­rias, no sabe­mos si algu­nos de
nues­tros estu­dian­tes tie­nen que cui­dar a sus her­ma­nos por­que hay padres que
tie­nen que salir a tra­ba­jar, o si están pasan­do por algu­na situa­ción de estrés,
vul­ne­ra­bi­li­dad o angus­tia en su casa”, dijo Pérez; “tam­po­co esta­mos al tan­to de
si tie­nen cubier­tas sus nece­si­da­des ali­men­ta­rias diarias”.

Otro de los pro­ble­mas que gene­ra el teletrabajo,
según con­si­de­ran, es que impli­ca una pér­di­da del “víncu­lo peda­gó­gi­co” entre
estu­dian­tes y docen­tes en el aula. Y ese lazo no se sus­ti­tu­ye vía virtual.
Expli­có Pérez: “Cada gru­po en el que noso­tras ense­ña­mos es un gru­po singular,
úni­co y tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des. En cada aula hay apren­di­za­jes colectivos,
hay una retro­ali­men­ta­ción entre docen­te y estu­dian­te, hay reac­cio­nes, dudas,
pre­gun­tas espon­tá­neas, ges­tos. Todo eso que­da inter­fe­ri­do al estar media­do por
un víncu­lo vir­tual: hay algo que está fal­tan­do y que se pier­de”. E insistió:
“Nues­tro tra­ba­jo se está redu­cien­do a esta lógi­ca de la tec­no­lo­gía, que es lo
que par­ti­cu­lar­men­te nos está hacien­do ruido”.

Pérez acla­ró que las docen­tes se están adaptando
como pue­den al nue­vo esce­na­rio y que el plan­teo no es dejar de tra­ba­jar de
for­ma vir­tual, sino poner en cues­tión el “dis­cur­so hege­mó­ni­co” de que es una
solu­ción ideal por­que “es dife­ren­te a la reali­dad” que viven ella y sus
compañeras.

Pero, ade­más, el tele­tra­ba­jo pro­fun­di­za la
des­igual­dad y pre­ca­ri­za­ción por­que “impli­ca mater­nar, cui­dar, repro­du­cir la
vida y ser docen­te 24 horas en un mis­mo espa­cio”, según se lee en una de las
pla­cas que la Comi­sión de Muje­res de ADES com­par­tió en las redes socia­les. En
ese sen­ti­do, Pérez recor­dó que la mayo­ría del cuer­po docen­te está inte­gra­do por
muje­res, las prin­ci­pa­les encar­ga­das de las tareas de cui­da­do. “Nues­tro trabajo
asa­la­ria­do se está super­po­nien­do con las tareas de cui­da­dos, ya invisibilizadas
his­tó­ri­ca­men­te, no sólo de nues­tras hijas e hijos que no tie­nen cla­ses, sino
tam­bién de las per­so­nas adul­tas mayo­res de la fami­lia”, que son a la vez la
pobla­ción de mayor ries­go fren­te a la covid-19, sos­tu­vo Pérez. “Esto genera
mayor pre­ca­ri­za­ción y más estrés en nues­tro tra­ba­jo”, afirmó.

Pro­mue­ve otro fenó­meno que tie­ne que ver con una par­te del tra­ba­jo docen­te que no es remu­ne­ra­da y está “invi­si­bi­li­za­da”, como la pla­ni­fi­ca­ción de las cla­ses, la correc­ción de las tareas o la actua­li­za­ción peda­gó­gi­ca. Dice otra de las pla­cas publi­ca­das en redes: “Mien­tras algu­nas docen­tes tele­tra­ba­jan, dedi­can­do más horas que las que les pagan, hay otras que no ten­drán ingresos”.

Jun­tas y acti­vas fren­te a la crisis 

La olla femi­nis­ta del miér­co­les fue ape­nas una de
las dis­tin­tas accio­nes que tie­nen pre­vis­tas las pro­fe­so­ras para enfren­tar las
con­se­cuen­cias de la emer­gen­cia sani­ta­ria. En para­le­lo, crea­ron un “fon­do
soli­da­rio” con el apor­te de todas para ayu­dar a las com­pa­ñe­ras que no pudieron
cobrar ya sea su suel­do ente­ro o la mitad, por­que la vida sigue y hay que
comer, pagar las cuen­tas y sos­te­ner el alqui­ler de la vivienda.

Tam­bién tejen redes inter­nas para las que trabajan
en sus casas; por eso crea­ron una car­pe­ta vir­tual en la que comparten
mate­ria­les, tareas y ejer­ci­cios. Esto es para todas las docen­tes que lo
nece­si­ten, pero espe­cial­men­te para ayu­dar en la pla­ni­fi­ca­ción a aque­llas que
tie­nen hijas e hijos a car­go o ejer­cen el cui­da­do de algún fami­liar muy mayor o
enfermo.

Por otro lado, las pro­fe­sio­na­les tra­ba­jan jun­to con
otros colec­ti­vos femi­nis­tas en la ela­bo­ra­ción de un mapeo “de las diferentes
situa­cio­nes de pre­ca­rie­dad que atra­vie­san las muje­res, que ya exis­tían antes,
pero que con la emer­gen­cia sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca se pro­fun­di­zan aún más”,
expli­có Pérez.

En tan­to, a nivel sin­di­cal, la Comi­sión de Mujeres
de ADES tra­ba­ja en el dise­ño de varias pro­pues­tas para que sean consideradas
por la direc­ti­va de Fena­pes, que apun­tan a que se reac­ti­ve el pro­ce­so de la
elec­ción de horas y a que las docen­tes pue­dan cobrar su salario.

“Com­pa­ñe­ras, nos tene­mos”, dice una pro­cla­ma de las pro­fe­so­ras femi­nis­tas que fue difun­di­da el 20 de mar­zo, una sema­na des­pués de que se detec­tó el pri­mer caso de coro­na­vi­rus en el país. “His­tó­ri­ca­men­te hemos sido las muje­res las que nos sos­te­ne­mos y apo­ya­mos ante las situa­cio­nes más difí­ci­les, las que nos orga­ni­za­mos para ayu­dar a una ami­ga, armar la olla popu­lar, cui­dar a las niñas y niños de veci­nas y ami­gas, orga­ni­zar una colec­ta, pres­tar una cama, hacer esa lla­ma­da que sal­va”, afir­man las docen­tes. Y piden: “Que el ais­la­mien­to sea físi­co y no afectivo”.

Fuen­te: La diaria 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.