Medio Orien­te. Coa­li­ción lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta anun­cia cese al fue­go en Yemen /​Minis­tro de Salud de Israel acu­sa que Covid-19 es por ‘cas­ti­go divino para la homo­se­xua­li­dad’; aho­ra pade­ce la enfer­me­dad /​Más info…

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​08 de abril de 2020 –

Coa­li­ción lide­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta anun­cia cese al fue­go en Yemen

La exten­sión del cese al fue­go podría ser más allá de las dos sema­nas pre­vis­tas, que entra­rá en vigen­cia este jue­ves, ante el lla­ma­do de la ONU por la pan­de­mia actual.

La coa­li­ción inter­na­cio­nal enca­be­za­da por Ara­bia Sau­di­ta infor­mó que ini­cia­rá un cese al fue­go a par­tir de este jue­ves en Yemen, en el mar­co del lla­ma­do del secre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), Antó­nio Gute­rres, ante la cri­sis sani­ta­ria pro­vo­ca­da por el nue­vo coro­na­vi­rus (Covid-19).

“Anun­cia­mos un alto al fue­go a par­tir de maña­na por un pla­zo de dos sema­nas. Espe­ra­mos que los Huthi hagan lo pro­pio. Pre­pa­ra­mos el terreno para luchar con­tra la enfer­me­dad Covid-19”, decla­ró el por­ta­voz de la coa­li­ción, coro­nel Tur­ki Al-Maliki.

Al-Mali­ki ha dicho que el cese de los com­ba­tes podría exten­der­se más allá de las dos sema­nas pre­vis­tas y uno de sus obje­ti­vos es pro­pi­ciar el diá­lo­go entre las par­te en con­flic­to, rese­ñó la agen­cia esta­tal sau­di­ta SPA.

Asi­mis­mo, ase­gu­ra­ron que su obje­ti­vo es «alcan­zar el alto al fue­go per­ma­nen­te» y crear medi­das de con­fian­za que per­mi­tan reanu­dar el pro­ce­so polí­ti­co entre las par­tes, como lo pro­pu­so el envia­do espe­cial de la ONU en Yemen, Mar­tin Griffits.

Por su par­te, Gute­rres ha remar­ca­do las res­pues­tas posi­ti­vas de las par­tes en con­flic­to en 11 paí­ses, tras rea­li­zar su lla­ma­do a un cese al fue­go glo­bal para com­ba­tir la pandemia.

El sis­te­ma de salud de Yemen, por el momen­to, no ha regis­tra­do con­ta­gios en el país, pero el minis­tro yeme­ní de esa car­te­ra, Taha Al-Muta­va­kel, aler­tó que, de pro­pa­gar­se el virus, podría con­ta­giar al 90 por cien­to de la población.

Fuen­te: Telesur


Minis­tro de Salud de Israel acu­sa que Covid-19 es por ‘cas­ti­go divino para la homo­se­xua­li­dad’; aho­ra pade­ce la enfermedad

Yaa­kov Litz­man ha agre­ga­do su nom­bre a la lar­ga lis­ta de faná­ti­cos que han capi­ta­li­za­do la cri­sis del coro­na­vi­rus al cul­par a las per­so­nas LGBT+.

Lue­go de mani­fes­tar a la pren­sa el mes pasa­do que el coro­na­vi­rus era un “cas­ti­go” para la homo­se­xua­li­dad, Yaa­kov Litz­man, minis­tro de salud de Israel, dio posi­ti­vo por Covid-19.

Según The Times of Israel, Litz­man, de 71 años, ha sido acu­sa­do de vio­lar las pau­tas de su pro­pio minis­te­rio sobre dis­tan­cia­mien­to social para con­ti­nuar asis­tien­do a los ser­vi­cios de oración.

Ade­más de ser el minis­tro de salud de Israel, tam­bién diri­ge el par­ti­do ultra orto­do­xo del judaís­mo de la Torá Uni­da y tes­ti­gos dije­ron que fue vis­to rezan­do en la casa de otro miem­bro de su ver­tien­te reli­gio­sa tres días des­pués de que se prohi­bie­ran los ser­vi­cios en interiores.Litzman fue vis­to más tar­de asis­tien­do a un ser­vi­cio en una sina­go­ga cer­ca de su casa.

El hecho es que él y su espo­sa aho­ra han con­traí­do Covid-19, y como resul­ta­do de un con­tac­to recien­te con él, el pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu, y varios otros altos fun­cio­na­rios del gobierno se han vis­to obli­ga­dos a ais­lar­se duran­te 15 días.

Su ofi­ci­na ha nega­do todas las acu­sa­cio­nes de que Litz­man vio­ló sus pro­pias reglas de dis­tan­cia­mien­to social.

El mes pasa­do, hablan­do sobre los orí­ge­nes de Covid-19, el minis­tro de salud dijo: “Es un cas­ti­go divino con­tra la homosexualidad”.

En 2016, Yaa­kov Litz­man votó en con­tra de per­mi­tir que las unio­nes civi­les del mis­mo sexo, las pare­jas del mis­mo sexo adop­ten, edu­quen a los pro­fe­sio­na­les de la salud sobre la iden­ti­dad de géne­ro y la orien­ta­ción sexual. El mis­mo día dijo que las per­so­nas LGBT + eran “peca­do­res“.

La sema­na pasa­da, cuan­do se le pre­gun­tó si se levan­ta­rían las res­tric­cio­nes de cie­rre antes de Pas­cua, dijo: “Ora­mos y espe­ra­mos que el Mesías lle­gue antes de Pas­cua, el tiem­po de nues­tra redención.

“Estoy segu­ro de que el Mesías ven­drá y nos saca­rá como Dios nos sacó de Egip­to. Pron­to sere­mos libres y el Mesías ven­drá y nos sal­va­rá de todos los pro­ble­mas del mun­do”, sos­tu­vo.

El minis­tro de salud de Israel aho­ra ha agre­ga­do su nom­bre a una lis­ta ridí­cu­la­men­te lar­ga de faná­ti­cos que han capi­ta­li­za­do la cri­sis del coro­na­vi­rus al cul­par a las per­so­nas LGBT+, inclui­do el pro­pio maes­tro de estu­dios bíbli­cos de Trump. 

Fuen­te: For­bes México


Mie­do, espe­ran­za, soli­da­ri­dad: tres his­to­rias de supera­ción duran­te la cua­ren­te­na en el cam­pa­men­to de Aida, en Belén

El virus no cono­ce barre­ras ni fron­te­ras, ni colo­res, ni reli­gio­nes, y ha pilla­do a muchas comu­ni­da­des sin herra­mien­tas para luchar con­tra él. Pero la soli­da­ri­dad siem­pre ven­ce. En Cis­jor­da­nia todo se paró sien­do uno de los luga­res del mun­do con menor liber­tad de movi­mien­to debi­do a la ocu­pa­ción. En la ciu­dad de Belén el cie­rre no podría haber lle­ga­do en peor momento.

Abdul­rah­man con sus medi­ci­nas para la dia­be­tes y la tensión

UNRWA Espa­ña

Cam­pa­men­to de refu­gia­dos de Aida, en Cis­jor­da­nia. Una zona bajo ocu­pa­ción y el terri­to­rio con mayor con­cen­tra­ción de gases lacri­mó­ge­nos del mun­do. Allí, en cua­ren­te­na, vive la fami­lia de Abdul­rah­man Abu Srour, de Moham­med y de Sajida. 

Ya hace un mes que Belén, la ciu­dad más cer­ca al cam­pa­men­to, fue cerra­da por ser uno de los prin­ci­pa­les focos de coro­na­vi­rus en Cis­jor­da­nia. Los resi­den­tes, inclu­yen­do a miles de refu­gia­dos de Pales­ti­na, fue­ron pues­tos en ais­la­mien­to. Sin embar­go, el cie­rre no podría haber lle­ga­do en peor momen­to para los ciu­da­da­nos de Belén, una ciu­dad que depen­de del turis­mo para sobrevivir. 

En cues­tión de días, miles de per­so­nas esta­ban des­em­plea­das, sin saber cómo iban a obte­ner su pró­xi­mo ingre­so o cuán­to tiem­po pasa­ría antes de que todo vol­vie­ra a la nor­ma­li­dad. Se notó inme­dia­ta­men­te el impac­to. Las escue­las cerra­das, las calles silen­cia­das y toda la fuer­za de tra­ba­jo de repen­te en casa. 

En Cis­jor­da­nia todo se paró sien­do uno de los luga­res del mun­do con menor liber­tad de movi­mien­to. Hay mie­do por no lle­gar a tiem­po al hos­pi­tal o al cen­tro de salud más cer­cano debi­do a las res­tric­cio­nes de movi­li­dad impues­tas por la ocu­pa­ción israe­lí. Los pues­tos de con­trol mili­ta­res israe­líes for­man par­te de la ruti­na de miles de ciu­da­da­nos pales­ti­nos, vayan al tra­ba­jo, a la escue­la o al hospital. 

Aten­ción sani­ta­ria puer­ta por puer­ta, casa por casa 

Abdul­rah­man Abu Srour vive en Aida, tie­ne 56 años, es dia­bé­ti­co y tie­ne la pre­sión arte­rial muy alta. For­ma par­te del gru­po de ries­go fren­te al coronavirus. 

A medi­da que en Cis­jor­da­nia todo se iba fre­nan­do, Abdul­rah­man, como otros tan­tos ciu­da­da­nos comen­za­ron a preo­cu­par­se al pen­sar que no tenían alter­na­ti­va para ir a la com­pra o reci­bir sus medi­ci­nas: «está­ba­mos vien­do en las noti­cias que el virus esta­ba afec­tan­do gra­ve­men­te a las per­so­nas con enfer­me­da­des cró­ni­cas, como yo, por lo que comen­cé a preocuparme». 

El virus no cono­ce barre­ras ni fron­te­ras, ni colo­res, ni reli­gio­nes, y ha pilla­do a muchas comu­ni­da­des sin herra­mien­tas para luchar con­tra él. Pero la soli­da­ri­dad siem­pre ven­ce. Se repro­du­cen los men­sa­jes en las redes socia­les de áni­mo en dife­ren­tes idio­mas y para los más ana­ló­gi­cos, los veci­nos cuel­gan en los por­ta­les los men­sa­jes de ayu­da a quie­nes más los necesitan. 

Fue el caso de Abdul­rah­man. No pen­só que un post de Face­book podría dar­le un poco de tran­qui­li­dad. Ibrahim, el ofi­cial de ser­vi­cios comu­ni­ta­rios en el cam­pa­men­to de Aida, esta­ba ofre­cien­do, a tra­vés de esta red social, reco­ger las rece­tas en los cen­tros de salud de UNRWA en Belén y entre­gar los medi­ca­men­tos puer­ta por puer­ta, casa por casa. 

«Fue un gran ali­vio que Ibrahim se esfor­za­ra tan­to por hacer esto para per­so­nas como yo, para que no ten­ga­mos que salir a la ciu­dad y expo­ner­nos poten­cial­men­te al virus», dice Abu Srour, que aho­ra tie­ne sus medi­ci­nas para dos meses, gra­cias a Ibrahim y a las nue­vas medi­das que ha deci­di­do tomar UNRWA para evi­tar que las per­so­nas enfer­mas ten­gan que salir cada mes a por sus medi­ca­men­tos. “Han sido de gran ayu­da”, añade. 

«Aun­que todo el mun­do está atra­pa­do en casa, y tra­tan­do de man­te­ner la dis­tan­cia social unos de otros, esta comu­ni­dad sigue cui­dan­do de per­so­nas como yo, y estoy muy agra­de­ci­do», dijo. 

Cui­dar, ense­ñar y tra­ba­jar en casa: un reto más para las fami­lias palestinas 

Con el hura­cán de la incer­ti­dum­bre, com­par­ti­mos el mie­do, la frus­tra­ción, el temor y el no saber qué va a pasar des­pués. Adap­ta­mos nues­tras ruti­nas a toda velo­ci­dad con los hijos en casa y cam­bia­mos nues­tro orden de prio­ri­da­des en la vida sin haber­lo cues­tio­na­do antes. 

La cua­ren­te­na tam­bién está sien­do difí­cil para Moham­med Lut­fi, de 39 años y padre de cua­tro hijos. Dice que estar atra­pa­do en casa ha sido un duro ajus­te para su fami­lia: «cuan­do tie­nes cua­tro hijos y tu ruti­na cam­bia repen­ti­na­men­te, pue­de ser muy difí­cil adap­tar­se, espe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de estu­diar y de dar edu­ca­ción a dis­tan­cia”, señaló. 

Los dos hijos mayo­res de Lut­fi, Dalia, de 7 años, y Ahmad, de 6, están matri­cu­la­dos en las escue­las de niños y niñas de UNRWA en el cam­pa­men­to de Aida. Los maes­tros y maes­tras tam­bién están adap­tan­do sus méto­dos y apren­dien­do nue­vas herra­mien­tas para que nin­gún niño o niña vea vul­ne­ra­do su dere­cho a la edu­ca­ción ni en los momen­tos más difíciles. 

Moham­med sien­te tran­qui­li­dad mez­cla­da con orgu­llo: «Si no fue­ra por sus edu­ca­do­res de UNRWA no sabría cómo ges­tio­nar­lo. Sus maes­tros han sido increí­bles duran­te este tiem­po, y pue­do decir hones­ta­men­te que son los mejo­res maes­tros del mundo». 

El poder de las redes socia­les y de inter­net ha trans­for­ma­do los nue­vos méto­dos de ense­ñan­za. Los maes­tros envían las tareas y dan lec­cio­nes a tra­vés de You­tu­be y Face­book y están pen­dien­tes de las pre­gun­tas de cada alumno: “Esta­mos agra­de­ci­dos por los esfuer­zos de los maes­tros y maes­tras y por per­so­nas como Ibrahim que real­men­te se esfuer­zan al máxi­mo a pesar de la fal­ta de finan­cia­ción inter­na­cio­nal de UNRWA”. 

Un deseo de Moham­med: “Espe­ra­mos que la gen­te de todo el mun­do pue­da ver­nos como un ejem­plo y hagan dona­cio­nes a UNRWA, para que pue­dan seguir pres­tán­do­nos ser­vi­cios esen­cia­les, que nece­si­ta­mos para vivir, espe­cial­men­te en este tiempo”. 

«Nues­tra comu­ni­dad y nues­tros veci­nos nun­ca nos abandonarán” 

La gen­te del cam­pa­men­to de Aida ha crea­do un comi­té de emer­gen­cia esta­ble­ci­do por el con­se­jo local y ha esta­do uti­li­zan­do sus recur­sos para com­prar pro­duc­tos enla­ta­dos, ver­du­ras fres­cas, arroz, hari­na y otros artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad y crear paque­tes de ali­men­tos que los jóve­nes volun­ta­rios del cam­pa­men­to dis­tri­bu­yen a las fami­lias necesitadas. 

La músi­ca en los bal­co­nes extien­de la espe­ran­za en todo el mun­do. Los jóve­nes del cam­pa­men­to de Aida tam­bién hacen sonar músi­ca por sus alta­vo­ces en todo el cam­pa­men­to para levan­tar el áni­mo de la gen­te, mien­tras que un gru­po de muje­res jóve­nes, bien pro­te­gi­das y con la segu­ri­dad ade­cua­da, dis­tri­bu­yen flo­res a las muje­res de todo el cam­pa­men­to para no olvi­dar el Día de la Madre (que en Pales­ti­na se cele­bra estos días). 

Saji­da Allan vive en el cam­pa­men­to de Aida y para ella este apo­yo comu­ni­ta­rio es aho­ra más impor­tan­te que nun­ca. «Pue­de que este­mos sin tra­ba­jo y sufrien­do duran­te esta pan­de­mia, pero sabe­mos que nues­tra comu­ni­dad y nues­tros veci­nos y veci­nas nun­ca nos aban­do­na­rán», dice Sajida. 

Saji­da y su mari­do nacie­ron y cre­cie­ron en Aida. Aho­ra están crian­do a su peque­ña hija, Lea de 6 meses en el cam­pa­men­to. Sus vidas se pusie­ron patas arri­ba cuan­do el COVID-19 lle­gó a Belén y se cerró la ciudad. 

«Mi mari­do Mus­ta­fa es guía turís­ti­co, así que, si no hay turis­tas, no tie­ne tra­ba­jo y no tene­mos dine­ro», dijo. «Ha sido muy difí­cil y estre­san­te, por­que dejé mi tra­ba­jo des­pués de tener a Lea, y Mus­ta­fá está a car­go de sus padres, sus her­ma­nos y sus fami­lias», añade. 

Como muchos de los resi­den­tes del cam­pa­men­to que tra­ba­jan en la indus­tria del turis­mo y los ser­vi­cios, Saji­da y su mari­do espe­ra­ban con impa­cien­cia la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra, la tem­po­ra­da alta del turis­mo en Belén. «Recien­te­men­te com­pra­mos un coche con todos nues­tros aho­rros, pen­san­do que podría­mos pagar­lo con el dine­ro que Mus­ta­fá ganó esta tem­po­ra­da, pero aho­ra no podre­mos», dijo. 

No impor­ta cuán estre­sa­da esté, Saji­da encuen­tra con­sue­lo en ver la soli­da­ri­dad comu­ni­ta­ria que estos días está bañan­do el cam­pa­men­to de Aida: «Como refu­gia­dos de Pales­ti­na, hemos vivi­do muchas difi­cul­ta­des a lo lar­go de los años, por lo que en cier­to modo esta­mos acos­tum­bra­dos a vivir con menos y a ayu­dar a las per­so­nas que nos rodea. Creo que este virus ha saca­do a la luz la huma­ni­dad de la gen­te en todo el mun­do, y espe­cial­men­te en Aida.»

Fuen­te: eldia​rio​.es

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.