Ecua­dor. Ni siquie­ra podre­mos con­tar los muer­tos

Pilar Tro­ya Fer­nán­dez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​9 de abril de 2020

El pre­si­den­te Moreno y las auto­ri­da­des loca­les de Gua­ya­quil mues­tran incom­pe­ten­cia ante la cri­sis del coro­na­vi­rus

El Ecua­dor es el país con más casos de coro­na­vi­rus de Amé­ri­ca Lati­na si toma­mos en cuen­ta su pobla­ción: 3.646 casos y 180 muer­tes al 5 de abril. Solo Bra­sil que tie­ne una pobla­ción 12 veces mayor y Chi­le tie­nen más casos. Den­tro del país, Gua­ya­quil, el puer­to prin­ci­pal y la ciu­dad más gran­de es la más afec­ta­da por la pan­de­mia y con­cen­tra el 70% de los casos. La ciu­dad tie­ne la tasa de mor­ta­li­dad más alta del país por la covid-19 y la más alta de Amé­ri­ca Lati­na: 1,35 muer­tes por 100.000 habi­tan­tes, supe­rior a la tasa de São Pau­lo (0,92).

Muchos vimos las esce­nas dan­tes­cas de cuer­pos tira­dos en las calles, cadá­ve­res sien­do que­ma­dos, galli­na­zos sobre­vo­lan­do Gua­ya­quil. La minis­tra del Inte­rior, María Pau­la Romo, el Emba­ja­dor en Espa­ña, Cris­tó­bal Rol­dán, su hijo, Juan Sebas­tián Rol­dán, secre­ta­rio par­ti­cu­lar del pre­si­den­te y el mis­mo pre­si­den­te Moreno hablan de no dejar­se lle­var por fake news. Será que The Guar­dian, The New York Times, CNN, BBC Mun­do, RT Noti­cias, Tele­sur, Tele­mun­do, El País, Página12, La Jor­na­da, y muchos otros medios inter­na­cio­na­les, ade­más de los nacio­na­les ¿todos difun­den aho­ra fake news sobre el Ecua­dor?

Las auto­ri­da­des loca­les bri­llan por su inca­pa­ci­dad. La alcal­de­sa, Cynthia Vite­ri, del par­ti­do de dere­cha Made­ra de Gue­rre­ro, con­tra­rian­do las dis­po­si­cio­nes de las auto­ri­da­des nacio­na­les, envió vehícu­los del muni­ci­pio a blo­quear el ate­rri­za­je de un avión de Ibe­ria en vue­lo huma­ni­ta­rio que venía solo con su tri­pu­la­ción pre­via­men­te exa­mi­na­da por coro­na­vi­rus para repa­triar euro­peos. Ante la ile­ga­li­dad y aten­ta­do con­tra el dere­cho inter­na­cio­nal, la reac­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal fue muy fuer­te. Dos días des­pués ella decla­ró que tie­ne coro­na­vi­rus.

El gober­na­dor de la pro­vin­cia de Gua­yas [el gober­na­dor en el Ecua­dor es una figu­ra nom­bra­da por el pre­si­den­te], don­de está Gua­ya­quil, Pedro Pablo Duart, en medio de una ciu­dad que reco­gió 400 cuer­pos en un fin de sema­na, en vez de los 120 habi­tua­les dice: tal vez vamos a hacer toque de que­da com­ple­to de 24 horas por tres días. Dijo tal vez por­que él no tie­ne auto­ri­dad para hacer­lo. Su tal vez creó serias aglo­me­ra­cio­nes en mer­ca­dos y tien­das por­que las per­so­nas pen­sa­ron que duran­te tres días ente­ros no podrían salir de casa por abso­lu­ta­men­te nin­gún moti­vo.

El pre­si­den­te Moreno, que hace casi tres años trai­cio­nó a las fuer­zas polí­ti­cas que lo eli­gie­ron y al plan de gobierno que ganó, mues­tra incom­pe­ten­cia y fal­ta de rum­bo, bási­ca­men­te se escon­de, nadie sabe con cer­te­za dón­de está, al pare­cer en las Islas Galá­pa­gos. El vice­pre­si­den­te, al que puso al fren­te de la emer­gen­cia, tam­po­co gobier­na, sino que pro­cu­ra figu­rar en medio de la tra­ge­dia – demos­tran­do de paso su supi­na igno­ran­cia – para ganar su pos­tu­la­ción a la pre­si­den­cia en las pró­xi­mas elec­cio­nes de febre­ro de 2021. Elec­cio­nes que los “mejo­res cere­bros” polí­ti­cos de la dere­cha a tra­vés de sus ope­ra­do­res en el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral quie­ren apla­zar con el pre­tex­to de la pan­de­mia. O que se hagan sin fon­do elec­to­ral, en cuyo caso, ¿adi­vi­nen quié­nes sí podrán gas­tar en pro­pa­gan­da legal y pro­ba­ble­men­te de for­ma ile­gal tam­bién?

La minis­tra del Inte­rior Romo acu­sa a la ciu­da­da­nía de indis­ci­pli­na, olvi­dán­do­se con­ve­nien­te­men­te no solo de des­em­plea­dos, pre­ca­rios, infor­ma­les, sino de la par­te de ella com­pues­ta por la eli­te que orga­ni­zó fies­tas y bau­ti­zos cuan­do la pre­sen­cia del virus en la ciu­dad ya era cono­ci­da, con­vir­tien­do a Sam­bo­ron­dón, el can­tón más rico del país, ubi­ca­do jun­to a Gua­ya­quil, en el lugar pro­por­cio­nal­men­te más infec­ta­do del Ecua­dor. Fies­tas en las que con­ta­gia­ron a los tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos para coci­nar, ser­vir, lim­piar, etc. Los habi­tan­tes de las man­sio­nes y con­do­mi­nios de lujo de Sam­bo­ron­dón tenían, tie­nen y ten­drán, obvia­men­te, la mejor aten­ción de salud públi­ca y pri­va­da. No son sus cuer­pos los que cubren las calles.

Todos los fun­cio­na­rios ocul­tan el subre­gis­tro de con­ta­gia­dos, enfer­mos y muer­tos. Una serie de per­so­nas impro­vi­sa­das están a car­go de las ins­ti­tu­cio­nes crí­ti­cas en esta pan­de­mia. La ante­rior minis­tra de Salud renun­ció en medio de la cri­sis denun­cian­do la fal­ta de recur­sos y que se había pues­to en pues­tos cla­ve a per­so­nas sin pre­pa­ra­ción en el área de salud. El minis­tro actual hace decla­ra­cio­nes con­fu­sas y recha­zó, ape­nas 10 minu­tos antes, una entre­vis­ta con CNN.

Y es que el gobierno deci­dió prio­ri­zar la deu­da antes que la vida y gas­tó – el 25 de mar­zo, en ple­na cri­sis pan­dé­mi­ca – par­te de su esca­sa liqui­dez en pagar al 100% bonos de la deu­da exter­na que en el mer­ca­do se comer­cian al 35%. Gas­tó 325 millo­nes de dóla­res indis­pen­sa­bles para res­pi­ra­do­res, exá­me­nes, equi­pa­mien­to para el per­so­nal de salud, y para garan­ti­zar una ren­ta míni­ma para los millo­nes de pobres que no tie­nen suel­do y hoy eli­gen cada día entre el ham­bre y el virus. Lo hizo un día antes de que el FMI decla­re que se sus­pen­den todos los pagos. Minis­tro de Finan­zas, ¿quié­nes son los tene­do­res de deu­da?

Un gobierno negli­gen­te, indo­len­te, pro­fun­da­men­te inca­paz casi ha deja­do a la ciu­da­da­nía a su suer­te. Menos mal que médi­cos, enfer­me­ras, poli­cías, cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res rura­les, todos los que pro­du­cen ali­men­tos, así como quie­nes lim­pian, trans­por­tan y comer­cia­li­zan ali­men­tos y pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad siguen tra­ba­jan­do. Sin más­ca­ras o con unas poco efec­ti­vas por­que no hay más, con esca­sa ropa de pro­tec­ción, eso sí. Lo han denun­cia­do repe­ti­da­men­te en redes socia­les des­de todos los rin­co­nes del país, al menos 27 médi­cos y 5 enfer­me­ras han muer­to en esta cri­sis. El vice­mi­nis­tro de Salud anun­ció el 5 de abril que hay 1.600 pro­fe­sio­na­les de la salud infec­ta­dos, el 6 de abril el minis­tro de Salud dijo que son 460.

La cali­dad de la aten­ción en los cen­tros de salud está en serias dudas y la capa­ci­dad de los ser­vi­cios fune­ra­rios de la pro­vin­cia es cier­ta­men­te insu­fi­cien­te. Se expli­ca por el défi­cit de ser­vi­cios públi­cos pro­mo­vi­do por los recor­tes, la “huel­ga” de los ser­vi­cios pri­va­dos por mie­do a con­ta­mi­nar­se con cadá­ve­res que no se sabe si tuvie­ron covid-19 y unas auto­ri­da­des inca­pa­ces de tomar medi­das para resol­ver la situa­ción como nacio­na­li­zar las fune­ra­rias. ¡La últi­ma medi­da de la alcal­día es entre­gar ataú­des de car­tón!

Todo esto suce­de pese a que el 24 de mar­zo Gua­ya­quil fue decla­ra­da zona de segu­ri­dad nacio­nal, al man­do del coman­dan­te de fuer­zas arma­das, Luis Lara, el gober­na­dor Duart, y el vice­mi­nis­tro de Salud, Ernes­to Carras­co.

La Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) hizo un lla­ma­do a las auto­ri­da­des ecua­to­ria­nas recor­dán­do­les que el cui­da­do de los res­tos mor­ta­les for­ma par­te del dere­cho a la dig­ni­dad huma­na.

¿En todo el mun­do, quién está sal­van­do a los enfer­mos en esta pan­de­mia? Los emplea­dos públi­cos de los ser­vi­cios de salud públi­cos. Mejor cuan­do estos no han sido debi­li­ta­dos o des­man­te­la­dos por las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad neo­li­be­ra­les. Y mucho mejor aún cuan­do todo el Esta­do es fuer­te y com­pe­ten­te, como en Chi­na, como en Corea del Sur. Este gobierno no solo ha prio­ri­za­do la reduc­ción de impues­tos a los más ricos fren­te al pre­su­pues­to del Esta­do, sis­te­má­ti­ca­men­te recor­ta­do (36% menos de gas­to en salud, que impli­có el des­pi­do de alre­de­dor de 3.500 médi­cos, inclu­yen­do los médi­cos cuba­nos, todos ellos muy nece­sa­rios aho­ra), sino que ha demo­ni­za­do y tra­ta­do como delin­cuen­tes a las y los fun­cio­na­rios públi­cos, los ha des­pe­di­do, les ha baja­do el suel­do y en medio de la peor cri­sis epi­de­mio­ló­gi­ca de la his­to­ria del país, ame­na­za con bajar­les aún más el suel­do, y todo esto mien­tras pagan los bonos de la deu­da, no lo olvi­de­mos.

El Defen­sor del Pue­blo (Ombuds­man) pidió la renun­cia inme­dia­ta de Paul Gran­da, direc­tor del Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano de Segu­ri­dad Social ( IESS) por con­tra­tos irre­gu­la­res. El IESS inten­tó com­prar sumi­nis­tros médi­cos con altí­si­mo sobre­pre­cio a una empre­sa sos­pe­cho­sa que cam­bió su razón social el día ante­rior a la ofer­ta.

Gua­ya­quil, que hace 40 años era gober­na­da por el Par­ti­do Social Cris­tiano, par­ti­do tra­di­cio­nal de dere­cha, era pre­sen­ta­da por sus alcal­des como una ciu­dad con un mode­lo exi­to­so. Aquel mode­lo ape­nas cubría con cemen­to, asfal­to y gran­des obras de infra­es­truc­tu­ra vial, la pobre­za de la urbe más des­igual del Ecua­dor. Una ciu­dad con 48% de nece­si­da­des bási­cas insa­tis­fe­chas, muchos barrios mar­gi­na­les don­de las per­so­nas tie­nen acce­so a agua pri­va­ti­za­da solo dos veces por sema­na, una ciu­dad don­de el 35% de pobla­ción no tie­ne sanea­mien­to y don­de casi la mitad de las per­so­nas no tie­nen for­ma­li­dad labo­ral.

¿Ren­ta míni­ma ciu­da­da­na? Jamás pen­sa­ron en eso. ¿Sub­si­dio para las per­so­nas pobres, las y los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les y pre­ca­rios? Se habló de 60 dóla­res al mes para los que no reci­ben ya algún otro bene­fi­cio, como los pro­gra­mas de trans­fe­ren­cias mone­ta­rias con­di­cio­na­das, pero esto no se ha imple­men­ta­do aún. Los que viven al día y no están murien­do de ham­bre lue­go de más de 15 días de cua­ren­te­na es por­que cono­ci­dos, ami­gos o algún ser­vi­cio pri­va­do los está aten­dien­do. Del poder públi­co no espe­ren nada, están ocu­pa­dos pagan­do deu­das y hacien­do cam­pa­ña elec­to­ral.

Edi­ción: Lui­za Mançano

Bra­sil de Fato*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *