Bra­sil. La polí­ti­ca exte­rior ante la pan­de­mia de coro­na­vi­rus /​Bol­so­na­ro res­pon­sa­bi­li­za a los gober­na­do­res por los efec­tos del ais­la­mien­to

.

Por Ana Tere­za Marra, Die­go Azzi, Flá­vio Rocha y Tatia­na Berrin­ger*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 08 de abril de 2020.

.

Bra­sil se diri­ge a con­ver­tir­se en un pro­ble­ma de salud glo­bal, dan­do la espal­da al mun­do y yen­do por el camino equi­vo­ca­do

El desem­pe­ño inter­na­cio­nal de los esta­dos nacio­na­les es un ins­tru­men­to fun­da­men­tal en un momen­to como el que esta­mos expe­ri­men­tan­do actual­men­te, es decir, de una pan­de­mia y una cri­sis glo­bal de múl­ti­ples dimen­sio­nes: eco­nó­mi­ca, de salud, social y polí­ti­ca. Que no haya dudas, nin­gún país sal­drá solo de esta cri­sis, des­cui­dan­do la coope­ra­ción con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal o crean­do enemi­gos ima­gi­na­rios. Espe­cial­men­te, debi­do a que la cri­sis de Covid-19 se ha con­ver­ti­do en una cri­sis glo­bal, es posi­ble dar­se cuen­ta de la impor­tan­cia de la soli­da­ri­dad y la coope­ra­ción inter­na­cio­nal para la pre­ven­ción, el com­ba­te y la aten­ción de las per­so­nas infec­ta­das.

La nece­si­dad, en este pun­to, es coser el diá­lo­go, la nego­cia­ción y el acer­ca­mien­to con orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) y todos los paí­ses que enfren­tan esta cri­sis, inde­pen­dien­te­men­te de las dife­ren­cias étni­cas, reli­gio­sas, ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les. estruc­tu­ras polí­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas que pue­dan exis­tir entre ellos y Bra­sil. La acción exte­rior bra­si­le­ña no debe estar res­pal­da­da por las ideo­lo­gías con­fu­sas que has­ta aho­ra han habi­ta­do el man­do de Ita­ma­raty, sino que debe basar­se obje­ti­va­men­te en datos cien­tí­fi­cos y en expe­rien­cias inter­na­cio­na­les exi­to­sas, tan­to pasa­das como en cur­so.

La eta­pa actual de la pan­de­mia en la que se encuen­tra el mun­do ha demos­tra­do cómo los flu­jos glo­ba­li­za­dos de per­so­nas y bie­nes han con­tri­bui­do a la rápi­da pro­pa­ga­ción y con­ta­gio del virus y cómo en muchos casos el con­trol fron­te­ri­zo y la entra­da de via­je­ros extran­je­ros ha redu­ci­do y retra­sa­do la pro­pa­ga­ción del virus. coro­na­vi­rus. 

En este momen­to, los líde­res de las prin­ci­pa­les poten­cias del mun­do, inclu­so aque­llos, como Trump, que ini­cial­men­te des­pre­cia­ron el peli­gro para la vida huma­na repre­sen­ta­do por el virus, aho­ra están toman­do medi­das prag­má­ti­cas en defen­sa de sus pobla­cio­nes. Como era de espe­rar, des­afor­tu­na­da­men­te, Bra­sil está en des­acuer­do con el mun­do. Sin poder con­tar con más de 8,000 médi­cos cuba­nos que, debi­do a las con­di­cio­nes impues­tas por Bol­so­na­ro, aban­do­na­ron Bra­sil a fines de 2018.

Pro­pa­gan­do des­de enero de 2019 una visión guber­na­men­tal que des­pre­cia la cien­cia en gene­ral y la medi­ci­na en par­ti­cu­lar, Bra­sil se pre­sen­ta al mun­do no como un defen­sor de solu­cio­nes y arti­cu­la­dor del con­sen­so, como su papel una vez fue, dada la lucha por el des­can­so de la paten­te sobre medi­ca­men­tos con­tra el VIH, polí­ti­cas de coope­ra­ción en el área de la salud en el ámbi­to del Foro de Bra­sil, India y Sudá­fri­ca (IBSA), y espe­cial­men­te por el mode­lo uni­ver­sal de Salud Públi­ca que pre­sen­ta el SUS.

Al con­tra­rio de este pasa­do, el Esta­do bra­si­le­ño ha sido, de hecho, uno de los pro­ble­mas para com­ba­tir la pan­de­mia mun­dial. Des­de el comien­zo del gobierno de Bol­so­na­ro, el país se ha pues­to del lado de quie­nes se guían por el des­pre­cio por los dere­chos huma­nos, el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co y par­tes impor­tan­tes del sis­te­ma mul­ti­la­te­ral. A dife­ren­cia de otros gobier­nos que tenían una orien­ta­ción simi­lar, pero que sucum­bie­ron a la reali­dad de la pan­de­mia, Bol­so­na­ro se aís­la en sus pro­pios erro­res. Aun­que tar­de en revi­sar sus posi­cio­nes equi­vo­ca­das, estos gobier­nos se enfren­tan aho­ra a una cri­sis que no pue­de resol­ver­se con una sim­ple puña­la­da pre­si­den­cial: la pre­ca­rie­dad de los ser­vi­cios de salud públi­ca, el resul­ta­do de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les para pro­mo­ver el lla­ma­do esta­do míni­mo.

El minis­tro de salud de su gobierno se abs­tu­vo de asis­tir a reunio­nes den­tro de la OMS para dis­cu­tir la pan­de­mia. Su hijo, Eduar­do Bol­so­na­ro, y el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Ernes­to Araú­jo, en lugar de crear más posi­bi­li­da­des de coope­ra­ción con Chi­na, crea­ron una cri­sis diplo­má­ti­ca y refor­za­ron las decla­ra­cio­nes xenó­fo­bas. Iró­ni­ca­men­te, Chi­na en este momen­to es el país que tie­ne la mayor capa­ci­dad para actuar con­tra el virus y está ayu­dan­do a varios otros paí­ses, inclui­do el pro­pio Bra­sil. Mien­tras los líde­res de las prin­ci­pa­les poten­cias están tra­tan­do de crear con­cien­cia sobre la impor­tan­cia del ais­la­mien­to social, Bol­so­na­ro des­de­ñó esa acción, salió a la calle e ins­tó a la gen­te a que vol­vie­ra a sus acti­vi­da­des nor­ma­les.

Esta cri­sis diplo­má­ti­ca, jun­to con el nega­cio­nis­mo ini­cial­men­te demos­tra­do por el pre­si­den­te, tuvo un impac­to direc­to en la lucha con­tra los efec­tos de Covid-19. Según los artícu­los publi­ca­dos en la pren­sa, mien­tras el jefe de Esta­do mini­mi­za­ba las com­pli­ca­cio­nes del virus y Eduar­do Bol­so­na­ro hos­ti­ga­ba abier­ta­men­te a Chi­na en las redes socia­les, Esta­dos Uni­dos cerró una nego­cia­ción con Bei­jing para la com­pra de equi­pos y prue­bas de pro­tec­ción per­so­nal en una can­ti­dad tal que sim­ple­men­te sig­ni­fi­ca­ba que la pro­duc­ción chi­na esta­ba diri­gi­da a satis­fa­cer las deman­das esta­dou­ni­den­ses. Es decir, la com­bi­na­ción de El nega­cio­nis­mo con hos­ti­li­dad polí­ti­ca y la mala ges­tión diplo­má­ti­ca del can­ci­ller Araú­jo pro­du­jo un efec­to per­ju­di­cial para la pobla­ción bra­si­le­ña: Bra­sil lle­gó tar­de a la cola de los paí­ses que nece­si­tan el equi­po para luchar con­tra el coro­na­vi­rus, y aho­ra tie­ne que con­for­mar­se con lo que Ven­tas chi­nas a los Esta­dos Uni­dos y otras nacio­nes.

La for­ma en que el gobierno de Bol­so­na­ro repre­sen­ta los intere­ses bra­si­le­ños en el extran­je­ro es cri­mi­nal y anti­cons­ti­tu­cio­nal, solo recuer­de que el Artícu­lo 4 de nues­tra cons­ti­tu­ción fede­ral afir­ma el prin­ci­pio de coope­ra­ción entre los pue­blos. Bra­sil se diri­ge hacia con­ver­tir­se en un pro­ble­ma de salud glo­bal, dan­do la espal­da al mun­do y yen­do por el camino equi­vo­ca­do, ponien­do a todos en ries­go.

.

* pro­fe­so­res que coor­di­nan e inte­gran el Obser­va­to­rio de Polí­ti­ca Exte­rior e Inser­ción Inter­na­cio­nal de Bra­sil (OPEB) en la Uni­ver­si­dad Fede­ral de ABC. 

Bol­so­na­ro res­pon­sa­bi­li­za a los gober­na­do­res por los efec­tos del ais­la­mien­to y defien­de nue­va­men­te la clo­ro­qui­na


El pre­si­den­te dijo que el des­em­pleo tam­bién con­du­ce a la muer­te y dijo que el gobierno fede­ral «no fue con­sul­ta­do» sobre medi­das res­tric­ti­vas

En una nue­va decla­ra­ción en la cade­na nacio­nal, el miér­co­les 8, el
pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro nue­va­men­te seña­ló su preo­cu­pa­ción por las
con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la nue­va pan­de­mia de coro­na­vi­rus. En un
dis­cur­so, Bol­so­na­ro dijo que «el des­em­pleo tam­bién con­du­ce a la muer­te» y
colo­có en la cuen­ta de los gober­na­do­res y alcal­des los posi­bles efec­tos
nega­ti­vos de los decre­tos que limi­tan la cir­cu­la­ción en los esta­dos y
muni­ci­pios.

“Res­pe­to la auto­no­mía de los gober­na­do­res y alcal­des. Muchas medi­das,
ya sean res­tric­ti­vas o no, son de su exclu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad. El
gobierno fede­ral no ha sido con­sul­ta­do sobre su alcan­ce o dura­ción ”,
dijo.

Bol­so­na­ro tam­bién hizo cam­pa­ña por el uso de la sus­tan­cia
hidro­xi­clo­ro­qui­na para el tra­ta­mien­to de pacien­tes infec­ta­dos con
coro­na­vi­rus. Dijo que habló con el médi­co Rober­to Kalil Filho, quien
asu­mió que había sido some­ti­do al uso del medi­ca­men­to cuan­do fue
con­ta­mi­na­do por el nue­vo virus y fue dado de alta del
tra­ta­mien­to. Aun­que la sus­tan­cia no tie­ne una efi­ca­cia cien­tí­fi­ca­men­te
pro­ba­da, el pre­si­den­te decla­ró que fir­mó un con­tra­to con India para
obte­ner mate­ria pri­ma y con­ti­nuar con la pro­duc­ción de la sus­tan­cia en
Bra­sil.

“Lo feli­ci­té por su hones­ti­dad y com­pro­mi­so con el jura­men­to
hipo­crá­ti­co, supo­nien­do que no solo usa­ba hidro­xi­clo­ro­qui­na, sino que
tam­bién la admi­nis­tra­ba a doce­nas de pacien­tes. Todos están sal­va­dos. Me
dijo más: que, a pesar de no haber com­ple­ta­do el pro­to­co­lo de prue­ba,
admi­nis­tró el medi­ca­men­to aho­ra, para no arre­pen­tir­se en el futu­ro. Esta
deci­sión podría pasar a la his­to­ria por haber sal­va­do miles de vidas en
Bra­sil ”, dijo el pre­si­den­te.

El uso de clo­ro­qui­na ha dado paso a un nue­vo escán­da­lo polí­ti­co en la
pan­de­mia de coro­na­vi­rus. La apli­ca­ción de la dro­ga en el tra­ta­mien­to
del car­dió­lo­go Rober­to Kalil Filho, quien fue dado de alta el miér­co­les
8, alen­tó a los beca­rios a defen­der la sus­tan­cia, a pesar de que su
efec­ti­vi­dad aún no ha sido cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­da. La supera­ción del
coro­na­vi­rus por el infec­tó­lo­go David Uip tam­bién des­per­tó la sos­pe­cha de
que usa­ba clo­ro­qui­na. Los rumo­res aumen­ta­ron des­pués de que el médi­co
se negó a decir si uti­li­zó o no el medi­ca­men­to en su tra­ta­mien­to.

Bol­so­na­ro apro­ve­chó ambos casos para hacer cam­pa­ña por la sus­tan­cia
en Twit­ter, don­de escri­bió que «cada vez más el uso de clo­ro­qui­na se
pre­sen­ta como algo efec­ti­vo». El pre­si­den­te tam­bién dijo que «dos
médi­cos de renom­bre en Bra­sil se nega­ron a reve­lar lo que los curó de
covid-19» y sugi­rió que la omi­sión habría sido guia­da por João Doria
(PSDB): «Serían cues­tio­nes polí­ti­cas, ya que uno per­te­ne­ce al equi­po».
gober­na­dor de São Pau­lo?

En res­pues­ta, Uip le pidió res­pe­to al pre­si­den­te , por su dere­cho a no reve­lar el tra­to al que fue some­ti­do.

Aun­que el uso de clo­ro­qui­na está des­ti­na­do a víc­ti­mas de enfer­me­da­des
como la mala­ria, el lupus y la artri­tis, algu­nas prue­bas con la
sus­tan­cia han dado espe­ran­za a los exper­tos y las auto­ri­da­des polí­ti­cas
de que es útil com­ba­tir el coro­na­vi­rus. El Minis­te­rio de Salud ya ha
auto­ri­za­do la apli­ca­ción del medi­ca­men­to solo en casos gra­ves del nue­vo
virus.

.

*Car­ta Capi­tal

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *