Bra­sil. La polí­ti­ca exte­rior ante la pan­de­mia de coro­na­vi­rus /​Bol­so­na­ro res­pon­sa­bi­li­za a los gober­na­do­res por los efec­tos del aislamiento

.

Por Ana Tere­za Marra, Die­go Azzi, Flá­vio Rocha y Tatia­na Berrin­ger*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 08 de abril de 2020.

.

Bra­sil se diri­ge a con­ver­tir­se en un pro­ble­ma de salud glo­bal, dan­do la espal­da al mun­do y yen­do por el camino equivocado 

El desem­pe­ño inter­na­cio­nal de los esta­dos nacio­na­les es un ins­tru­men­to fun­da­men­tal en un momen­to como el que esta­mos expe­ri­men­tan­do actual­men­te, es decir, de una pan­de­mia y una cri­sis glo­bal de múl­ti­ples dimen­sio­nes: eco­nó­mi­ca, de salud, social y polí­ti­ca. Que no haya dudas, nin­gún país sal­drá solo de esta cri­sis, des­cui­dan­do la coope­ra­ción con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal o crean­do enemi­gos ima­gi­na­rios. Espe­cial­men­te, debi­do a que la cri­sis de Covid-19 se ha con­ver­ti­do en una cri­sis glo­bal, es posi­ble dar­se cuen­ta de la impor­tan­cia de la soli­da­ri­dad y la coope­ra­ción inter­na­cio­nal para la pre­ven­ción, el com­ba­te y la aten­ción de las per­so­nas infectadas.

La nece­si­dad, en este pun­to, es coser el diá­lo­go, la nego­cia­ción y el acer­ca­mien­to con orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) y todos los paí­ses que enfren­tan esta cri­sis, inde­pen­dien­te­men­te de las dife­ren­cias étni­cas, reli­gio­sas, ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les. estruc­tu­ras polí­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas que pue­dan exis­tir entre ellos y Bra­sil. La acción exte­rior bra­si­le­ña no debe estar res­pal­da­da por las ideo­lo­gías con­fu­sas que has­ta aho­ra han habi­ta­do el man­do de Ita­ma­raty, sino que debe basar­se obje­ti­va­men­te en datos cien­tí­fi­cos y en expe­rien­cias inter­na­cio­na­les exi­to­sas, tan­to pasa­das como en curso.

La eta­pa actual de la pan­de­mia en la que se encuen­tra el mun­do ha demos­tra­do cómo los flu­jos glo­ba­li­za­dos de per­so­nas y bie­nes han con­tri­bui­do a la rápi­da pro­pa­ga­ción y con­ta­gio del virus y cómo en muchos casos el con­trol fron­te­ri­zo y la entra­da de via­je­ros extran­je­ros ha redu­ci­do y retra­sa­do la pro­pa­ga­ción del virus. coronavirus. 

En este momen­to, los líde­res de las prin­ci­pa­les poten­cias del mun­do, inclu­so aque­llos, como Trump, que ini­cial­men­te des­pre­cia­ron el peli­gro para la vida huma­na repre­sen­ta­do por el virus, aho­ra están toman­do medi­das prag­má­ti­cas en defen­sa de sus pobla­cio­nes. Como era de espe­rar, des­afor­tu­na­da­men­te, Bra­sil está en des­acuer­do con el mun­do. Sin poder con­tar con más de 8,000 médi­cos cuba­nos que, debi­do a las con­di­cio­nes impues­tas por Bol­so­na­ro, aban­do­na­ron Bra­sil a fines de 2018.

Pro­pa­gan­do des­de enero de 2019 una visión guber­na­men­tal que des­pre­cia la cien­cia en gene­ral y la medi­ci­na en par­ti­cu­lar, Bra­sil se pre­sen­ta al mun­do no como un defen­sor de solu­cio­nes y arti­cu­la­dor del con­sen­so, como su papel una vez fue, dada la lucha por el des­can­so de la paten­te sobre medi­ca­men­tos con­tra el VIH, polí­ti­cas de coope­ra­ción en el área de la salud en el ámbi­to del Foro de Bra­sil, India y Sudá­fri­ca (IBSA), y espe­cial­men­te por el mode­lo uni­ver­sal de Salud Públi­ca que pre­sen­ta el SUS.

Al con­tra­rio de este pasa­do, el Esta­do bra­si­le­ño ha sido, de hecho, uno de los pro­ble­mas para com­ba­tir la pan­de­mia mun­dial. Des­de el comien­zo del gobierno de Bol­so­na­ro, el país se ha pues­to del lado de quie­nes se guían por el des­pre­cio por los dere­chos huma­nos, el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co y par­tes impor­tan­tes del sis­te­ma mul­ti­la­te­ral. A dife­ren­cia de otros gobier­nos que tenían una orien­ta­ción simi­lar, pero que sucum­bie­ron a la reali­dad de la pan­de­mia, Bol­so­na­ro se aís­la en sus pro­pios erro­res. Aun­que tar­de en revi­sar sus posi­cio­nes equi­vo­ca­das, estos gobier­nos se enfren­tan aho­ra a una cri­sis que no pue­de resol­ver­se con una sim­ple puña­la­da pre­si­den­cial: la pre­ca­rie­dad de los ser­vi­cios de salud públi­ca, el resul­ta­do de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les para pro­mo­ver el lla­ma­do esta­do mínimo.

El minis­tro de salud de su gobierno se abs­tu­vo de asis­tir a reunio­nes den­tro de la OMS para dis­cu­tir la pan­de­mia. Su hijo, Eduar­do Bol­so­na­ro, y el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Ernes­to Araú­jo, en lugar de crear más posi­bi­li­da­des de coope­ra­ción con Chi­na, crea­ron una cri­sis diplo­má­ti­ca y refor­za­ron las decla­ra­cio­nes xenó­fo­bas. Iró­ni­ca­men­te, Chi­na en este momen­to es el país que tie­ne la mayor capa­ci­dad para actuar con­tra el virus y está ayu­dan­do a varios otros paí­ses, inclui­do el pro­pio Bra­sil. Mien­tras los líde­res de las prin­ci­pa­les poten­cias están tra­tan­do de crear con­cien­cia sobre la impor­tan­cia del ais­la­mien­to social, Bol­so­na­ro des­de­ñó esa acción, salió a la calle e ins­tó a la gen­te a que vol­vie­ra a sus acti­vi­da­des normales.

Esta cri­sis diplo­má­ti­ca, jun­to con el nega­cio­nis­mo ini­cial­men­te demos­tra­do por el pre­si­den­te, tuvo un impac­to direc­to en la lucha con­tra los efec­tos de Covid-19. Según los artícu­los publi­ca­dos en la pren­sa, mien­tras el jefe de Esta­do mini­mi­za­ba las com­pli­ca­cio­nes del virus y Eduar­do Bol­so­na­ro hos­ti­ga­ba abier­ta­men­te a Chi­na en las redes socia­les, Esta­dos Uni­dos cerró una nego­cia­ción con Bei­jing para la com­pra de equi­pos y prue­bas de pro­tec­ción per­so­nal en una can­ti­dad tal que sim­ple­men­te sig­ni­fi­ca­ba que la pro­duc­ción chi­na esta­ba diri­gi­da a satis­fa­cer las deman­das esta­dou­ni­den­ses. Es decir, la com­bi­na­ción de El nega­cio­nis­mo con hos­ti­li­dad polí­ti­ca y la mala ges­tión diplo­má­ti­ca del can­ci­ller Araú­jo pro­du­jo un efec­to per­ju­di­cial para la pobla­ción bra­si­le­ña: Bra­sil lle­gó tar­de a la cola de los paí­ses que nece­si­tan el equi­po para luchar con­tra el coro­na­vi­rus, y aho­ra tie­ne que con­for­mar­se con lo que Ven­tas chi­nas a los Esta­dos Uni­dos y otras naciones.

La for­ma en que el gobierno de Bol­so­na­ro repre­sen­ta los intere­ses bra­si­le­ños en el extran­je­ro es cri­mi­nal y anti­cons­ti­tu­cio­nal, solo recuer­de que el Artícu­lo 4 de nues­tra cons­ti­tu­ción fede­ral afir­ma el prin­ci­pio de coope­ra­ción entre los pue­blos. Bra­sil se diri­ge hacia con­ver­tir­se en un pro­ble­ma de salud glo­bal, dan­do la espal­da al mun­do y yen­do por el camino equi­vo­ca­do, ponien­do a todos en riesgo.

.

* pro­fe­so­res que coor­di­nan e inte­gran el Obser­va­to­rio de Polí­ti­ca Exte­rior e Inser­ción Inter­na­cio­nal de Bra­sil (OPEB) en la Uni­ver­si­dad Fede­ral de ABC. 

Bol­so­na­ro res­pon­sa­bi­li­za a los gober­na­do­res por los efec­tos del ais­la­mien­to y defien­de nue­va­men­te la cloroquina


El pre­si­den­te dijo que el des­em­pleo tam­bién con­du­ce a la muer­te y dijo que el gobierno fede­ral «no fue con­sul­ta­do» sobre medi­das restrictivas

En una nue­va decla­ra­ción en la cade­na nacio­nal, el miér­co­les 8, el
pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro nue­va­men­te seña­ló su preo­cu­pa­ción por las
con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la nue­va pan­de­mia de coro­na­vi­rus. En un
dis­cur­so, Bol­so­na­ro dijo que «el des­em­pleo tam­bién con­du­ce a la muer­te» y
colo­có en la cuen­ta de los gober­na­do­res y alcal­des los posi­bles efectos
nega­ti­vos de los decre­tos que limi­tan la cir­cu­la­ción en los esta­dos y
municipios.

“Res­pe­to la auto­no­mía de los gober­na­do­res y alcal­des. Muchas medidas,
ya sean res­tric­ti­vas o no, son de su exclu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad. El
gobierno fede­ral no ha sido con­sul­ta­do sobre su alcan­ce o duración ”,
dijo.

Bol­so­na­ro tam­bién hizo cam­pa­ña por el uso de la sustancia
hidro­xi­clo­ro­qui­na para el tra­ta­mien­to de pacien­tes infec­ta­dos con
coro­na­vi­rus. Dijo que habló con el médi­co Rober­to Kalil Filho, quien
asu­mió que había sido some­ti­do al uso del medi­ca­men­to cuan­do fue
con­ta­mi­na­do por el nue­vo virus y fue dado de alta del
tra­ta­mien­to. Aun­que la sus­tan­cia no tie­ne una efi­ca­cia científicamente
pro­ba­da, el pre­si­den­te decla­ró que fir­mó un con­tra­to con India para
obte­ner mate­ria pri­ma y con­ti­nuar con la pro­duc­ción de la sus­tan­cia en
Brasil.

“Lo feli­ci­té por su hones­ti­dad y com­pro­mi­so con el juramento
hipo­crá­ti­co, supo­nien­do que no solo usa­ba hidro­xi­clo­ro­qui­na, sino que
tam­bién la admi­nis­tra­ba a doce­nas de pacien­tes. Todos están sal­va­dos. Me
dijo más: que, a pesar de no haber com­ple­ta­do el pro­to­co­lo de prueba,
admi­nis­tró el medi­ca­men­to aho­ra, para no arre­pen­tir­se en el futu­ro. Esta
deci­sión podría pasar a la his­to­ria por haber sal­va­do miles de vidas en
Bra­sil ”, dijo el presidente.

El uso de clo­ro­qui­na ha dado paso a un nue­vo escán­da­lo polí­ti­co en la
pan­de­mia de coro­na­vi­rus. La apli­ca­ción de la dro­ga en el tratamiento
del car­dió­lo­go Rober­to Kalil Filho, quien fue dado de alta el miércoles
8, alen­tó a los beca­rios a defen­der la sus­tan­cia, a pesar de que su
efec­ti­vi­dad aún no ha sido cien­tí­fi­ca­men­te pro­ba­da. La supera­ción del
coro­na­vi­rus por el infec­tó­lo­go David Uip tam­bién des­per­tó la sos­pe­cha de
que usa­ba clo­ro­qui­na. Los rumo­res aumen­ta­ron des­pués de que el médico
se negó a decir si uti­li­zó o no el medi­ca­men­to en su tratamiento.

Bol­so­na­ro apro­ve­chó ambos casos para hacer cam­pa­ña por la sustancia
en Twit­ter, don­de escri­bió que «cada vez más el uso de clo­ro­qui­na se
pre­sen­ta como algo efec­ti­vo». El pre­si­den­te tam­bién dijo que «dos
médi­cos de renom­bre en Bra­sil se nega­ron a reve­lar lo que los curó de
covid-19» y sugi­rió que la omi­sión habría sido guia­da por João Doria
(PSDB): «Serían cues­tio­nes polí­ti­cas, ya que uno per­te­ne­ce al equipo».
gober­na­dor de São Paulo?

En res­pues­ta, Uip le pidió res­pe­to al pre­si­den­te , por su dere­cho a no reve­lar el tra­to al que fue sometido.

Aun­que el uso de clo­ro­qui­na está des­ti­na­do a víc­ti­mas de enfermedades
como la mala­ria, el lupus y la artri­tis, algu­nas prue­bas con la
sus­tan­cia han dado espe­ran­za a los exper­tos y las auto­ri­da­des políticas
de que es útil com­ba­tir el coro­na­vi­rus. El Minis­te­rio de Salud ya ha
auto­ri­za­do la apli­ca­ción del medi­ca­men­to solo en casos gra­ves del nuevo
virus.

.

*Car­ta Capital

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.