Uru­guay. Mien­tras Laca­lle «rei­na», se mace­ra el ajus­te nacio­nal

Nico­lás Cen­tu­rión /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​7 de abril de 2020

En Uru­guay se cum­plió un mes de gobierno mul­ti­co­lor lide­ra­do por Luis Laca­lle Pou, del Par­ti­do Nacio­nal, y el fes­te­jo se dio con un tari­fa­zo. El ser­vi­cio eléc­tri­co, el del agua y de cone­xión a inter­net aumen­ta­ron y los des­cuen­tos de IVA (impues­to al valor agre­ga­do) que se obte­nían al com­prar con tar­je­tas de débi­to, se han redu­ci­do.

El dólar subió y con ello el poder adqui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res se des­plo­mó. Fue el peor ajus­te de tari­fas de los últi­mos 15 años.

Una encues­ta de la con­sul­to­ra Cifra ‑El impac­to del coro­na­vi­rus en el tra­ba­jo- indi­ca que al 41% de los tra­ba­ja­do­res se le redu­jo su hora­rio labo­ral y 26% fue­ron o serán envia­dos al segu­ro de paro o des­pe­di­dos como con­se­cuen­cia del impac­to de las medi­das toma­das por el gobierno para con­te­ner el avan­ce del coro­na­vi­rus en Uru­guay. Sólo 33% de los tra­ba­ja­do­res man­te­nía a fines de mar­zo el mis­mo nivel de tra­ba­jo que a prin­ci­pios de mes.

En esta sema­na lle­gó el pri­mer envío de dine­ro por par­te del Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). La suma ascien­de a 400 millo­nes de dóla­res de un total de 1500 que soli­ci­tó el gobierno uru­gua­yo. El micro­cré­di­to ha ido en aumen­to en gran can­ti­dad de fami­lias en este mes debi­do a la situa­ción eco­nó­mi­ca del país, los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les han vis­to caer sus ingre­sos debi­do a la casi nula cir­cu­la­ción de per­so­nas en la vía públi­ca.

En mate­ria dis­cur­si­va, el gobierno vie­ne ganan­do la pul­sea­da. Todas las noches brin­da una con­fe­ren­cia a nivel nacio­nal y a pesar de con­tra­dic­cio­nes y decla­ra­cio­nes con­fu­sas, tie­ne gran acep­ta­ción en la pobla­ción. Según la últi­ma encues­ta de Equi­pos Con­sul­to­res, el Pre­si­den­te Laca­lle Pou tie­ne un 65% de apro­ba­ción, un pun­to por enci­ma de lo que medía Taba­ré Váz­quez del Fren­te Amplio en el pri­mer mes de su gobierno en el año 2005 habien­do gana­do en pri­me­ra vuel­ta.

Esto dis­pa­ra dis­tin­tas cues­tio­nes. Pri­me­ro, que a pesar de la cri­sis y de que hay sec­to­res que han vis­to dis­mi­nui­do su sala­rio real, valo­ran posi­ti­va­men­te las medi­das del gobierno. Segun­do, a raíz de la medi­da de redu­cir el sala­rio a los fun­cio­na­rios públi­cos que per­ci­ban más de 80.000 pesos (unos 1.800 dóla­res), el gobierno apro­ve­cha la mala ima­gen que tie­ne este sec­tor para enfren­tar a tra­ba­ja­do­res con­tra tra­ba­ja­do­res.

La pan­de­mia ha con­den­sa­do toda la aten­ción mediá­ti­ca e infor­ma­ti­va en un solo tema, aun­que el plan neo­li­be­ral de trans­fe­ren­cia de recur­sos de los tra­ba­ja­do­res hacia las éli­tes sigue ins­tru­men­tán­do­se. Por momen­tos camu­fla­do den­tro de medi­das para com­ba­tir la pan­de­mia, por otros en decre­tos no difun­di­dos por la pren­sa y en oca­sio­nes a viva voz en todos los dia­rios.

Tal es el caso del minis­tro del Inte­rior, Jor­ge Larra­ña­ga, el mis­mo que pro­pu­so la refor­ma “Vivir sin mie­do” en el 2019 para que los mili­ta­res salie­ran a patru­llar en la vía públi­ca y se aumen­ta­ran penas sobre varios deli­tos. Todo un ejem­plo de popu­lis­mo puni­ti­vo, don­de pre­ten­de dar un giro con­ser­va­dor en las polí­ti­cas públi­cas de segu­ri­dad.

Larra­ña­ga ha pre­sio­na­do para que lue­go de la Sema­na de Turis­mo (Sema­na San­ta en las socie­da­des no lai­cas) ingre­se al par­la­men­to la Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción (LUC), un pro­yec­to de 457 artícu­los que se esta­ble­ce con suma cele­ri­dad con res­pec­to a los tiem­pos nor­ma­les de la legis­la­ción.

Entre varias cues­tio­nes, la LUC pro­po­ne mer­can­ti­li­zar la edu­ca­ción, soca­va la liber­tad de cáte­dra en las aulas, qui­ta auto­no­mía a la esta­tal Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, ini­cia un pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de las empre­sas públi­cas y con­tie­ne artícu­los que pro­mue­ven la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta.

Este nue­vo (vie­jo) gobierno con remi­nis­cen­cias a la déca­da de 1990 se ha suma­do al coro ser­vil del Gru­po de Lima y ha apo­ya­do las decla­ra­cio­nes de Donald Trump y el inten­to de inva­sión en Vene­zue­la.

Aun­que el abue­lo del pre­si­den­te, Luis Alber­to de Herre­ra, his­tó­ri­co líder del Par­ti­do Nacio­nal, a pesar de su ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra, plan­tea­ba el antim­pe­ria­lis­mo y la no inje­ren­cia como impor­tan­te prin­ci­pio en terri­to­rio lati­no­ame­ri­cano. Hoy su nie­to no sigue, en ese aspec­to, la línea de la dinas­tía Herre­ra.

El Fren­te Amplio, que vuel­ve a ser opo­si­ción lue­go de 15 años de gobierno, se reu­nió con par­te del equi­po de pre­si­den­cia para pre­sen­tar­le una pla­ta­for­ma de medi­das a tomar para con­tra­rres­tar la cri­sis. La pos­tu­ra es jugar a ser “opo­si­ción res­pon­sa­ble” en nom­bre de un repu­bli­ca­nis­mo poco defi­ni­do, con un lide­raz­go aún más des­di­bu­ja­do.

Es una cla­ra pos­tu­ra ideo­ló­gi­ca que abo­na a la alter­nan­cia en el poder y que nie­ga la lucha de cla­ses cuan­do lla­ma a la uni­dad nacio­nal. Por su par­te la cen­tral úni­ca de tra­ba­ja­do­res, PIT-CNT, no ha logra­do con­ju­rar la uni­dad nece­sa­ria para con­tra­rres­tar el avan­ce neo­li­be­ral. Las líneas de acción son dis­pa­res, don­de varios sin­di­ca­tos orga­ni­zan ollas popu­la­res y la cúpu­la alien­ta a que no se reali­cen.

Esta cri­sis eco­nó­mi­ca y social del capi­ta­lis­mo que se esta­ba mace­ran­do, obvia­men­te es poten­cia­da por la pan­de­mia y en Uru­guay agra­va­da por un gobierno que car­ga todas las tin­tas en ajus­tar a los tra­ba­ja­do­res mien­tras los due­ños del país han esta­do exen­tos de cual­quier medi­da.

Esto nos demues­tra la debi­li­dad del pro­gre­sis­mo a la hora de gene­rar polí­ti­cas robus­tas que pro­te­jan y mejo­ren la cali­dad de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Lue­go de estar en el gobierno, pocas son las polí­ti­cas que se man­tie­nen. Lo hemos vis­to en otros paí­ses y lo esta­mos vivien­do aho­ra en Uru­guay.

Las con­quis­tas que no se hacen car­ne en el pue­blo y se digi­tan des­de un escri­to­rio, más tem­prano que tar­de se des­va­ne­cen en el aire. La reali­dad uru­gua­ya mues­tra que la social­de­mo­cra­cia es un cas­ti­llo de nai­pes que al pri­mer soplo neo­li­be­ral se derrum­ba.

* Licen­cia­do en Psi­co­lo­gía, Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, Uru­guay. Miem­bro de la Red Inter­na­cio­nal de Cáte­dras, Ins­ti­tu­cio­nes y Per­so­na­li­da­des sobre el estu­dio de la Deu­da Públi­ca (RICDP). Ana­lis­ta aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *