Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. Más dere­chos, menos limos­nas

Matías Bosch /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​8 de abril de 2020

El 25 de mar­zo, con un chas­qui­do de dedos, apa­re­cie­ron deba­jo de la alfom­bra millo­nes de domi­ni­ca­nos que no reúnen por sí mis­mos lo más bási­co para vivir. Muchos se ente­ra­ron de que una par­te impor­tan­te de sus com­pa­trio­tas viven con una dota­ción de 1500 pesos (o algo más) entre trans­fe­ren­cias con­di­cio­na­das y bonos. Son los mis­mos que algu­nos ven ‑a veces con bur­la y otras con mora­lis­mos- api­ñán­do­se en una fila para reci­bir una caja con ali­men­tos navi­de­ños. 

Tam­bién se sabe que la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res infor­ma­les supera a la de for­ma­les, en un mon­to de 2,582,790 per­so­nas fren­te a 2,299,153. Con datos de la TSS al 30 de junio de 2019, sabe­mos que el 37% de los tra­ba­ja­do­res for­ma­les regis­tra­dos per­ci­bía un sala­rio máxi­mo de RD$11,826, y que el 72% per­ci­bía entre esa cifra y RD$23,652, como máxi­mo. Cuan­do con­si­de­ra­mos a for­ma­les e infor­ma­les jun­tos, en 2017 el 60% per­ci­bía ingre­sos por deba­jo de los RD$13,500. Enci­ma de esto, sabe­mos que los sala­rios reales de hoy pue­den com­prar un 20% menos de lo que podían adqui­rir hace 20 años.

Ante la cri­sis y bajo el títu­lo de «Qué­da­te en casa», para la can­ti­dad inmen­sa de tra­ba­ja­do­res infor­ma­les el Esta­do con­si­de­ra una suma de RD$5000 men­sua­les, por dos meses, para poder garan­ti­zar el ali­men­to de los hoga­res, siem­pre y cuan­do cali­fi­quen den­tro del 1.5 millón de hoga­res con­tem­pla­dos. Para los tra­ba­ja­do­res for­ma­les sus­pen­di­dos ‑que este lunes ya supe­ra­ban los 500,000- la res­pues­ta es un sub­si­dio sala­rial de máxi­mo RD$8,500.

Pen­se­mos aho­ra en que la canas­ta bási­ca para el 20% más empo­bre­ci­do está valo­ra­da en RD$14,465; que un hogar de cua­tro per­so­nas con ingre­sos por deba­jo de RD$20,528 esta­ría por deba­jo de la línea de pobre­za gene­ral, y con RD$9,452 esta­ría por deba­jo de la línea de pobre­za extre­ma.

Ante esta reali­dad, se pue­de afir­mar que, de mane­ra sis­te­má­ti­ca y des­de antes de esta cri­sis, la mayo­ría de la pobla­ción domi­ni­ca­na sim­ple­men­te “no lle­ga”. Quie­nes tra­ba­jan de mane­ra regu­lar y regis­tra­da, quie­nes tra­ba­jan en la infor­ma­li­dad y quie­nes ni tra­ba­jo tie­nen, han esta­do vivien­do por deba­jo de los nive­les de con­su­mo bási­cos e inclu­so por deba­jo de la línea de pobre­za extre­ma. Eso expli­ca el alto nivel de endeu­da­mien­to, sea ban­ca­ri­za­do o con pres­ta­mis­tas infor­ma­les. Aña­da­mos a esto los cos­tos liga­dos a ser­vi­cios bási­cos como la salud, mer­can­ti­li­za­dos y con­di­cio­na­dos al bol­si­llo. Las “ayu­das” pro­me­ti­das pro­fun­di­za­rán aún más esa reali­dad, mien­tras millo­nes ya no dis­po­nen de la acti­vi­dad dia­ria con que “com­ple­ta­ban”, sim­ple­men­te por­que está prohi­bi­da.

Dice la can­ción que “dar sola­men­te aque­llo que te sobra, nun­ca fue repar­tir sino dar limos­na”. Una socie­dad demo­crá­ti­ca y libre se basa en dere­chos fun­da­men­ta­les y dis­tri­bu­ción jus­ta de la rique­za nece­sa­ria para garan­ti­zar­los. Así que hay cues­tio­nes míni­mas que debe­mos exi­gir a la cla­se polí­ti­ca y la cla­se empre­sa­rial, que valen más que mil dona­ti­vos:

1. Ya que el pue­blo va a pagar esos sub­si­dios, con 32 mil millo­nes de pesos com­pues­tos por los fon­dos de ries­gos labo­ra­les y deu­da con el Ban­co Mun­dial y el Ban­co Cen­tral, debe­mos ase­gu­rar­nos que los mis­mos sean uti­li­za­dos con el máxi­mo de trans­pa­ren­cia y equi­dad. Que no exis­ta una sola empre­sa que, pudien­do cubrir el ingre­so ‑de por sí pobre- de sus emplea­dos, en un momen­to de cala­mi­dad empie­ce a des­pe­dir o sus­pen­der tra­ba­ja­do­res, o se bene­fi­cie inde­bi­da­men­te del sub­si­dio esta­tal. Las enti­da­des esta­ta­les tie­nen toda la infor­ma­ción para iden­ti­fi­car­las y deben tam­bién trans­pa­ren­tar la lis­ta de empre­sas inclui­das en el FASE. Sub­si­dios sala­ria­les para las empre­sas micro, peque­ñas y media­nas con reales limi­ta­cio­nes y ganan­cias mode­ra­das.

2. Que los sub­si­dios públi­cos en for­ma de exen­cio­nes fis­ca­les obe­dez­can de una vez por todas a cri­te­rios razo­na­bles y de jus­ti­cia social, y que ade­más se vean com­pen­sa­dos en momen­tos como estos. El sec­tor zonas fran­cas reci­bió bene­fi­cios fis­ca­les en 2019 por 24 mil millo­nes de pesos, mien­tras el sec­tor turis­mo lo hizo por 4,880 millo­nes, sobre todo en impues­tos sobre la ren­ta, impues­tos selec­ti­vos al con­su­mo, aran­ce­les e impues­tos al patri­mo­nio. Casi 30 mil millo­nes de pesos en total, paga­dos por el pue­blo. En esta coyun­tu­ra están obli­ga­dos moral­men­te a man­te­ner pro­te­gi­do al máxi­mo de emplea­dos, sin abu­sos ni chan­ta­jes.

3. En el perío­do 2004 – 2019, las AFP supe­ra­ron los 64 mil millo­nes de pesos en uti­li­da­des y gas­tos ope­ra­cio­na­les. Las ARS van cer­qui­ta ¿Has­ta cuán­do los tra­ba­ja­do­res y emplea­do­res van a sub­si­diar estas ganan­cias y gas­tos de empre­sas y gru­pos finan­cie­ros? Con este dine­ro se habría podi­do crear un fan­tás­ti­co segu­ro de des­em­pleo o un fon­do de pro­tec­ción social. En este momen­to se debe­ría legis­lar para que a cada tra­ba­ja­dor su AFP le entre­gue un bono de con­tin­gen­cia, que sea cubier­to por la mis­ma con las ganan­cias de por sí exor­bi­tan­tes que van a seguir tenien­do. Asi­mis­mo, que las AFP y las ARS ‑ade­más de sus­pen­der lo que reci­ben por coti­za­cio­nes des­de la TSS- cubran todas las pen­sio­nes y las nece­si­da­des de salud de la pobla­ción, sobre todo la que está caren­te de ingre­sos o le son insu­fi­cien­tes. Que no toquen a un solo tra­ba­ja­dor sus­pen­di­do en estas cir­cuns­tan­cias. 

4. Que se empie­ce a dis­cu­tir ya una refor­ma inte­gral y estruc­tu­ral al sis­te­ma de salud y segu­ri­dad social, así como al Códi­go Tri­bu­ta­rio y al Códi­go Labo­ral, con el apo­yo trans­ver­sal de todos y todas las que se dicen sen­si­bles ante esta cri­sis sin pre­ce­den­tes. No que­re­mos más un Esta­do que da palia­ti­vos ni pone par­ches, ni ciu­da­da­nos depen­dien­do de rega­los, cari­dad ni ciber-mara­to­nes. Se agra­de­ce pero no se pue­de vivir así. Es aho­ra que en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Espa­ña, Esta­dos Uni­dos y todo el mun­do se hace evi­den­te el carác­ter inhu­mano y demo­le­dor de la com­bi­na­ción mor­tí­fe­ra de sala­rios mise­ra­bles, tra­ba­jos pre­ca­rios, impues­tos a la medi­da, salud des­fi­nan­cia­da, des­pro­tec­ción social y ganan­cias finan­cie­ras a cos­ta de pri­va­ti­zar y expro­piar­le ser­vi­cios bási­cos a la nación. Que apa­rez­ca la volun­tad polí­ti­ca, el com­pro­mi­so y la deci­sión real de hacer cam­bios.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *