Lucha soli­da­ria con­tra el coro­na­vi­rus y por el cam­bio de sis­te­ma

con­tra el coro­na­vi­rus y por el cam­bio de sis­te­ma

Wal­ter Men­do­za

Una deses­pe­ra­da bata­lla cam­pal es la que está libran­do la huma­ni­dad para dete­ner el avan­ce mor­tal del coro­na­vi­rus. Des­de su apa­ri­ción en Wuhan Chi­na, hace tres meses, la pan­de­mia ha con­ta­gia­do a un millón de per­so­nas y pro­vo­ca­do la muer­te a 50 mil, en un pla­ne­ta habi­ta­do por 6 mil millo­nes de seres huma­nos.

Gran par­te de la pobla­ción mun­dial hoy está sitia­da en las ciu­da­des, atrin­che­ra­da en sus casas, como medi­da extre­ma para esca­par de la pes­te y para sal­var la vida. Vivi­mos, sin duda, un tiem­po de ten­sión y cri­sis sico­ló­gi­ca, mien­tras la cien­cia, en una lucha con­tra el reloj, bus­ca en la medi­ci­na una solu­ción a los retos de la pan­de­mia.

El coro­na­vi­rus le está dicien­do al mun­do, en todos los tonos, que es más impor­tan­te la vida que el capi­tal, por­que sin vida no hay empre­sa. La sal­va­ción está en la soli­da­ri­dad huma­na y no en la per­ver­si­dad de Donald Trump, que en medio de esta vorá­gi­ne sigue sos­te­nien­do gue­rras en el mun­do y cri­mi­na­les blo­queos eco­nó­mi­cos con­tra los pue­blos y gobier­nos que odia, por­que no se le arro­di­llan.

Esa acti­tud demen­cial debe cesar, entrar en razón por un ins­tan­te, para sumar esfuer­zos a la inte­li­gen­cia que bus­ca por todos los medios una fór­mu­la de neu­tra­li­za­ción de la ame­na­za.

Pero Trump se pro­yec­ta ante el mun­do como un per­so­na­je loco apu­ña­lan­do a un ser humano en ago­nía. Se com­por­ta en esta cri­sis como un hom­bre bru­tal y des­al­ma­do. Su acti­tud pare­ce voci­fe­rar “que mue­ran San­són y todos los filis­teos”. El pue­blo de los Esta­dos Uni­dos y la gen­te bue­na del mun­do exi­gen el reti­ro inme­dia­to de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de los terri­to­rios de Asia Occi­den­tal y el fin de los blo­queos inhu­ma­nos.

Des­en­to­nan con sus des­acier­tos, pre­si­den­tes como Iván Duque de Colom­bia que, en lugar de ocu­par­se de la gen­te humil­de aco­sa­da por la ina­ni­ción en medio de la pan­de­mia, pre­fie­re afi­nar con Esta­dos Uni­dos los deta­lles de su pro­yec­ta­da agre­sión mili­tar con­tra Vene­zue­la, mien­tras recha­za la ayu­da de equi­pos médi­cos nece­sa­rí­si­mos, ofre­ci­dos gene­ro­sa­men­te por su her­ma­na repú­bli­ca boli­va­ria­na. O como Lenin Moreno, que no le impor­ta que los ecua­to­ria­nos mue­ran en las calles por coro­na­vi­rus, por­que solo quie­re matar polí­ti­ca­men­te al expre­si­den­te Rafael Correa, pre­sio­nan­do deci­sio­nes judi­cia­les en su con­tra, así se lle­ve el dia­blo al Ecua­dor.

El Covid-19 nos está plan­tean­do una encru­ci­ja­da vital: sal­var al capi­ta­lis­mo, o sal­var la huma­ni­dad. Y la res­pues­ta la da el sen­ti­do común: debe triun­far la vida, debe ven­cer la soli­da­ri­dad y el sen­ti­mien­to jus­ti­cie­ro de los pue­blos. Que se hun­da el capi­ta­lis­mo, que es egoís­mo y des­truc­ción del pla­ne­ta, y que emer­ja un nue­vo orden social, un sis­te­ma cuyo obje­ti­vo prin­ci­pal sea la dig­ni­fi­ca­ción de la vida huma­na, la armo­nía con el medio ambien­te y la paz del mun­do.

Ese nue­vo orden se insi­núa en el hori­zon­te y en los cami­nos de huma­ni­dad y soli­da­ri­dad tra­za­dos por Cuba, Rusia, Chi­na, Vene­zue­la e Irán, para quie­nes no impor­tan las rique­zas, las dife­ren­cias ideo­ló­gi­cas, sino la vida, las fami­lias y el bien­es­tar de los pue­blos. Ese espí­ri­tu de soli­da­ri­dad tre­mo­la más alto que las oscu­ras ban­de­ras de la bar­ba­rie y la bru­ta­li­dad del impe­rio del mal.

Todos los Esta­dos, chi­cos y gran­des, sus lide­res están lla­man­do a la soli­da­ri­dad, a la uni­dad para com­ba­tir a un enemi­go muy letal que, aun­que ape­nas tie­ne 90 días de naci­do, ha gene­ra­do un cata­clis­mo pla­ne­ta­rio.

En pocos días el Covid-19 ha deja­do al des­nu­do la inuti­li­dad de los gran­des mon­ta­jes pro­pa­gan­dís­ti­cos del capi­ta­lis­mo a tra­vés de los perió­di­cos y la tele­vi­sión, el cine y la radio, las revis­tas y las redes socia­les que lo pro­yec­ta­ban, fal­sa­men­te, como un sis­te­ma humano y lleno de bon­da­des. La demo­cra­cia es un cuen­to y la liber­tad una esta­tua en una bahía. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta es peor que el coro­na­vi­rus, por­que ha mata­do a millo­nes y millo­nes de seres huma­nos con sus bom­bas y su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, la expo­lia­ción de las rique­zas y la des­truc­ción, a tra­vés de inva­sio­nes mili­ta­res, de inde­pen­den­cias y cul­tu­ras mile­na­rias.

Si el coro­na­vi­rus esta unien­do volun­ta­des en una lucha soli­da­ria por la vida, es el momen­to de unir volun­ta­des, para derro­tar al enemi­go de los pue­blos, al pira­ta ladrón de sus rique­zas, que empo­bre­ce a millo­nes con sus impo­si­cio­nes eco­nó­mi­cas y piso­tea con arro­gan­cia la dig­ni­dad huma­na.

Es hora del levan­ta­mien­to y la rebel­día de los pue­blos con­tra la tira­nía mun­dial del capi­ta­lis­mo, con­tra la mani­pu­la­ción y el domi­nio de la men­te, con­tra el ham­bre y la pobre­za y por el res­pe­to a la sobe­ra­nía de los pue­blos. Un Nue­vo mun­do de inclu­sión y jus­ti­cia, es posi­ble.

Abril 8 de 2020.

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *