Eus­kal Herria. Día Mun­dial de la Salud, nada que cele­brar para los pre­sos y pre­sas vas­cas /​Gorka Frai­le, enfer­mo y con 22 años de cár­cel sale con con­di­cio­nal /​Recuer­dan a Ibai Agi­na­ga pre­so y ais­la­do en Sevilla

Por Ion Sal­ga­do, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 abril 2020 

Este mar­tes se cele­bra el Día Mun­dial de la Salud, un dere­cho fun­da­men­tal que no se garan­ti­za en las pri­sio­nes espa­ño­las y fran­ce­sas, don­de hay una vein­te­na de pre­sos y pre­sas vas­cas gra­ve­men­te enfer­mas. Antes y duran­te esta epi­de­mia del coro­na­vi­rus, ¿tam­bién después? 

Mani­fes­ta­ción en defen­sa de los dere­chos de los pre­sos enfer­mos. (Aritz LOIOLA/​FOKU)

Oskar Cala­bo­zo ha sali­do de Cór­do­ba tras ago­tar con­de­na en
pleno coro­na­vi­rus. Pero antes ya tuvo que espe­rar más de un año para una
colo­nos­co­pia, por dar un detalle.

Mati Itu­rral­de, médi­co, remar­ca en este Día Mun­dial de la Salud
que «nues­tra capa­ci­dad de inter­ven­ción resul­ta desesperadamente
escasa».

Des­de Sare, Jose­ba Azka­rra­ga apun­ta que la irrup­ción del
Covid-19 ha deja­do en stand-by ini­cia­ti­vas que pue­den tener importante
reco­rri­do en este problema.

El mes pasa­do, tras la apli­ca­ción del con­fi­na­mien­to por
par­te de las auto­ri­da­des de Madrid y París, la ONU ins­tó a los esta­dos a
libe­rar a pre­sos para evi­tar que el coro­na­vi­rus se extien­da en las
cár­ce­les. El Gobierno de Sán­chez se ha limi­ta­do a fle­xi­bi­li­zar la
situa­ción de los pre­sos en ter­cer gra­do, medi­da que ha deri­va­do después
en la pues­ta en liber­tad con­di­cio­nal de Gor­ka Frai­le,
mien­tras que el Eje­cu­ti­vo de Macron ha emplea­do la excu­sa del
«terro­ris­mo» para no incluir a los repre­sa­lia­dos vas­cos en un plan que
con­tem­pla la excar­ce­la­ción de 5.000 pri­sio­ne­ros «a los que que­da menos
de un mes para com­ple­tar su con­de­na» o que pade­cen pro­ble­mas gra­ves de
salud, como es el caso de Josu Urru­ti­koetxea o Ibon Fer­nán­dez Ira­di, por
citar solo dos ejemplos.PUBLICIDAD

Este mar­tes 7 de abril, Día Mun­dial de la Salud, hay una vein­te­na de
pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos en pri­sio­nes espa­ño­las y francesas.
«Prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de ellos, a su situa­ción de grave
enfer­me­dad, se une el ale­ja­mien­to de sus fami­lias y en muchos de ellos,
muchos años de pri­va­ción de liber­tad», seña­la el por­ta­voz de Sare,
Jose­ba Azka­rra­ga, que advier­te de que el Esta­do espa­ñol, «tan­to su
jus­ti­cia, como su Gobierno, vie­nen incum­plien­do la legislación
peni­ten­cia­ria, des­de hace décadas».

No en vano, el artícu­lo 80 del Códi­go Penal esta­ble­ce que «los jueces
y tri­bu­na­les podrán otor­gar la sus­pen­sión de cual­quier pena impuesta
sin suje­ción a requi­si­to alguno en el caso de que el pena­do esté
aque­ja­do de una enfer­me­dad muy gra­ve con pade­ci­mien­tos incurables».
Ade­más, el artícu­lo 104 del Regla­men­to Peni­ten­cia­rio esta­ble­ce que «los
pena­dos enfer­mos muy gra­ves con pade­ci­mien­tos incu­ra­bles, según informe
médi­co, con inde­pen­den­cia de las varia­bles inter­vi­nien­tes en el proceso
de cla­si­fi­ca­ción, podrán ser cla­si­fi­ca­dos en ter­cer gra­do por razones
huma­ni­ta­rias y de dig­ni­dad personal»

«Y el articu­lo 196 del Regla­men­to Peni­ten­cia­rio tam­bién per­mi­te que
pue­dan ser pues­tos en liber­tad, pero des­gra­cia­da­men­te la apli­ca­ción de
este articu­lo esta veda­do para este tipo de pre­sos y pre­sas», indica
Azka­rra­ga, que advier­te de que Sare ha acu­di­do a organismos
inter­na­cio­na­les como ONU «y recien­te­men­te, los días 10 y 11 de marzo,
nos reuni­mos en Madrid con dife­ren­tes gru­pos par­la­men­ta­rios a los que
tras­la­da­mos esta situa­ción. Hemos de decir, que tuvi­mos una buena
recep­ti­vi­dad y oja­lá esta bue­na acep­ta­ción se con­vier­ta en una actitud
posi­ti­va para cam­biar las cosas».

«Noso­tros segui­re­mos insis­tien­do, por­que tene­mos muy cla­ro, que solo
se pier­den las luchas que se aban­do­nan y que los Gobier­nos y los Estados
no se mue­ven por ini­cia­ti­va pro­pia, hay que mover­los. y en eso
esta­mos», aña­de, y afir­ma que «este ‘bicho’ –en alu­sión al coronavirus – ,
nos ha impe­di­do la pues­ta en mar­cha de otra ini­cia­ti­va que tene­mos ya
dise­ña­da. Una ini­cia­ti­va, posi­ble­men­te, de mucha mayor mag­ni­tud que
cual­quie­ra de las desa­rro­lla­das has­ta el momen­to. Nues­tra volun­tad es la
de no dar ni un solo paso atrás, y si lo damos que sea para coger
impul­so y no parar has­ta con­se­guir los obje­ti­vos que nos propusimos
cuan­do naci­mos, hace ya más de cin­co años».

El tiem­po jue­ga en contra

Sare lle­va años tra­ba­jan­do, pero, por des­gra­cia, los prisioneros
vas­cos no pue­den espe­rar mucho. Al fin y al cabo, como recuer­da Mati
Itu­rral­de, médi­co e inte­gran­te de Jai­ki Hadi, «los pre­sos y presas
gra­ve­men­te enfer­mos van aumen­tan­do con el paso del tiem­po como par­te de
un colec­ti­vo enve­je­ci­do y con lar­guí­si­mas con­de­nas a sus espaldas».
«Están sufrien­do su situa­ción de enfer­me­dad en las con­di­cio­nes de
ais­la­mien­to impues­tas por la aler­ta sani­ta­ria, sin visi­tas de sus amigos
y fami­lia­res y con la esca­sa garan­tía que las pri­sio­nes pue­den ofrecer
ante cual­quier enfer­me­dad infec­cio­sa», aña­de antes de insis­tir en que
«no pode­mos seguir vivien­do en una comu­ni­dad don­de seres huma­nos sufren
en su día a día la impo­si­bi­li­dad de cui­dar de su salud y la condena
aña­di­da de tener que hacer fren­te a la enfer­me­dad sin apo­yo ni
asis­ten­cia digna».

A este res­pec­to, con­vie­ne des­ta­car que los médi­cos de con­fian­za no
tie­nen per­mi­ti­do el acce­so a las pri­sio­nes. «Segui­mos a nuestros
pacien­tes des­de la dis­tan­cia, median­te car­tas algu­nas llamadas
tele­fó­ni­cas y con­tac­tan­do con los y las fami­lia­res. Nues­tra capa­ci­dad de
inter­ven­ción resul­ta deses­pe­ra­da­men­te esca­sa y sobre todo para las
per­so­nas pre­sas que nece­si­tan tera­pias por par­te de pro­fe­sio­na­les de la
salud men­tal las con­di­cio­nes son lamen­ta­bles», apunta.

Oskar Cala­bo­zo cono­ce bien las caren­cias sani­ta­rias de la pri­sión. Regre­só a Eus­kal Herria el pasa­do mes de mar­zo,
tras per­ma­ne­cer 18 años pre­so. Expli­ca que en la cár­cel de Córdoba,
don­de los pre­sos vas­cos se encuen­tran es régi­men de ais­la­mien­to, tenían
que pedir la asis­ten­cia médi­ca los sába­dos, sin saber a cien­cia cierta
qué día ten­dría lugar la visi­ta del facul­ta­ti­vo. Una visi­ta rápi­da y sin
privacidad.

Y la situa­ción se com­pli­ca cuan­do se requie­ren prue­bas com­ple­men­ta­rias fue­ra de pri­sión. Él ha esta­do espe­ran­do más de un año una colo­nos­co­pia. Por suer­te, en su caso la prue­ba res­pon­día una revi­sión, pero estas demo­ras supo­nen un ries­go para aque­llos que pade­cen gra­ves dolen­cias y que debe­rían estar en casa, tal como mar­ca la ley.

Gor­ka Frai­le, libre tras 22 años; es el pri­mer pre­so del Colec­ti­vo de dete­ni­dos que com­ple­ta el reco­rri­do has­ta la calle 

La Audien­cia Nacio­nal ha hecho fir­me el auto en el que decre­ta la liber­tad con­di­cio­nal de Gor­ka Frai­le. El pre­so duran­ga­rra, inclui­do en la lis­ta de repre­sa­lia­dos vas­cos gra­ve­men­te enfer­mos, se encon­tra­ba en ter­cer gra­do. Es el pri­me­ro de EPPK que logra com­ple­tar el reco­rri­do legal has­ta la calle. Jus­to hoy cum­plía 22 años entre rejas. 

Gorka

Gor­ka Frai­le. (NAIZ)

El pre­so de Duran­go Gor­ka Frai­le ha que­da­do en liber­tad condicional
tras hacer­se fir­me el auto dic­ta­do el pasa­do 27 de mar­zo por la
Audien­cia Nacio­nal. En el mis­mo se esta­ble­ce que ha cum­pli­do tres
cuar­tas par­tes de la con­de­na y «exis­te un pro­nós­ti­co indi­vi­dua­li­za­do y
favo­ra­ble de rein­ser­ción social, según el infor­me de la jun­ta de
tratamiento».

El pasa­do mes de diciem­bre, la Direc­ción Gene­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias depen­dien­te del Gobierno espa­ñol anun­ció la con­ce­sión del ter­cer gra­do a Frai­le,
que ya esta­ba en segun­do y había dis­pues­to de varios permisos
peni­ten­cia­rios ordi­na­rios. En con­se­cuen­cia, des­de enero esta­ba en el CIS
de Iru­ñea, don­de acu­día úni­ca­men­te a pernoctar.

En vir­tud de las medi­das adop­ta­das pos­te­rior­men­te por la decla­ra­ción de esta­do de alar­ma, no tenía que ir a dor­mir a la cár­cel,
pues­to que las entra­das y sali­das con­lle­va­ban un cla­ro ries­go de
infec­ción. Se tra­ta de una medi­da dic­ta­da por Instituciones
Peni­ten­cia­rias teó­ri­ca­men­te para todos los pre­sos en ter­cer grado,
aun­que se está mate­ria­li­zan­do caso a caso.

Aho­ra se ha pro­du­ci­do el últi­mo paso, que con­vier­te a Frai­le en el
pri­mer pre­so de EPPK que ha con­se­gui­do com­ple­tar todo el reco­rri­do hasta
la calle den­tro de la bata­lla legal abier­ta por el Colec­ti­vo hace ya
tres años, no sin múl­ti­ples difi­cul­ta­des en las diver­sas ins­tan­cias. La
Audien­cia Nacio­nal ha acep­ta­do la liber­tad condicional.

Así, en las suce­si­vas fases de esa pelea legal Frai­le logró primero
pasar a segun­do gra­do, pos­te­rior­men­te obte­ner per­mi­sos de sali­da, más
tar­de acce­der al ter­cer gra­do sien­do reubi­ca­do en Iru­ñea y, finalmente,
acce­der a la libertad.

Enfer­mo gra­ve des­de 2015

Cabe recor­dar, no obs­tan­te, que el repre­sa­lia­do duran­ga­rra ha pasado
22 años pre­so pese a pade­cer una gra­ve enfer­me­dad los últi­mos cinco
años. El 25 de mar­zo de 2015 le diag­nos­ti­ca­ron un car­ci­no­ma epidermoideo
en el dor­so de la len­gua, tal como figu­ra en el infor­me publi­ca­do en
2019 por Jai­ki Hadi.

Ade­más, en una situa­ción simi­lar a la de Frai­le, con las tres cuar­tas par­tes cum­pli­das o por cum­plir este año 2020, se encuen­tran otros 73 pre­sos polí­ti­cos vas­cos, si bien solo 28 de ellos están cla­si­fi­ca­dos en segun­do gra­do y úni­ca­men­te a ocho se les han con­ce­di­do per­mi­sos ordi­na­rios de salida.

Recuer­dan Ibai Agi­na­ga pre­so y ais­la­do en Sevilla 

«Este 7 de abril, en tu cum­plea­ños, es más que nun­ca nece­sa­ria rom­per el aislamiento»

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.