Eus­kal Herria. Día Mun­dial de la Salud, nada que cele­brar para los pre­sos y pre­sas vas­cas /​Gorka Frai­le, enfer­mo y con 22 años de cár­cel sale con con­di­cio­nal /​Recuer­dan a Ibai Agi­na­ga pre­so y ais­la­do en Sevi­lla

Por Ion Sal­ga­do, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 abril 2020

Este mar­tes se cele­bra el Día Mun­dial de la Salud, un dere­cho fun­da­men­tal que no se garan­ti­za en las pri­sio­nes espa­ño­las y fran­ce­sas, don­de hay una vein­te­na de pre­sos y pre­sas vas­cas gra­ve­men­te enfer­mas. Antes y duran­te esta epi­de­mia del coro­na­vi­rus, ¿tam­bién des­pués?

Mani­fes­ta­ción en defen­sa de los dere­chos de los pre­sos enfer­mos. (Aritz LOIOLA/​FOKU)

Oskar Cala­bo­zo ha sali­do de Cór­do­ba tras ago­tar con­de­na en
pleno coro­na­vi­rus. Pero antes ya tuvo que espe­rar más de un año para una
colo­nos­co­pia, por dar un deta­lle.

Mati Itu­rral­de, médi­co, remar­ca en este Día Mun­dial de la Salud
que «nues­tra capa­ci­dad de inter­ven­ción resul­ta deses­pe­ra­da­men­te
esca­sa».

Des­de Sare, Jose­ba Azka­rra­ga apun­ta que la irrup­ción del
Covid-19 ha deja­do en stand-by ini­cia­ti­vas que pue­den tener impor­tan­te
reco­rri­do en este pro­ble­ma.

El mes pasa­do, tras la apli­ca­ción del con­fi­na­mien­to por
par­te de las auto­ri­da­des de Madrid y París, la ONU ins­tó a los esta­dos a
libe­rar a pre­sos para evi­tar que el coro­na­vi­rus se extien­da en las
cár­ce­les. El Gobierno de Sán­chez se ha limi­ta­do a fle­xi­bi­li­zar la
situa­ción de los pre­sos en ter­cer gra­do, medi­da que ha deri­va­do des­pués
en la pues­ta en liber­tad con­di­cio­nal de Gor­ka Frai­le,
mien­tras que el Eje­cu­ti­vo de Macron ha emplea­do la excu­sa del
«terro­ris­mo» para no incluir a los repre­sa­lia­dos vas­cos en un plan que
con­tem­pla la excar­ce­la­ción de 5.000 pri­sio­ne­ros «a los que que­da menos
de un mes para com­ple­tar su con­de­na» o que pade­cen pro­ble­mas gra­ves de
salud, como es el caso de Josu Urru­ti­koetxea o Ibon Fer­nán­dez Ira­di, por
citar solo dos ejemplos.PUBLICIDAD

Este mar­tes 7 de abril, Día Mun­dial de la Salud, hay una vein­te­na de
pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos en pri­sio­nes espa­ño­las y fran­ce­sas.
«Prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de ellos, a su situa­ción de gra­ve
enfer­me­dad, se une el ale­ja­mien­to de sus fami­lias y en muchos de ellos,
muchos años de pri­va­ción de liber­tad», seña­la el por­ta­voz de Sare,
Jose­ba Azka­rra­ga, que advier­te de que el Esta­do espa­ñol, «tan­to su
jus­ti­cia, como su Gobierno, vie­nen incum­plien­do la legis­la­ción
peni­ten­cia­ria, des­de hace déca­das».

No en vano, el artícu­lo 80 del Códi­go Penal esta­ble­ce que «los jue­ces
y tri­bu­na­les podrán otor­gar la sus­pen­sión de cual­quier pena impues­ta
sin suje­ción a requi­si­to alguno en el caso de que el pena­do esté
aque­ja­do de una enfer­me­dad muy gra­ve con pade­ci­mien­tos incu­ra­bles».
Ade­más, el artícu­lo 104 del Regla­men­to Peni­ten­cia­rio esta­ble­ce que «los
pena­dos enfer­mos muy gra­ves con pade­ci­mien­tos incu­ra­bles, según infor­me
médi­co, con inde­pen­den­cia de las varia­bles inter­vi­nien­tes en el pro­ce­so
de cla­si­fi­ca­ción, podrán ser cla­si­fi­ca­dos en ter­cer gra­do por razo­nes
huma­ni­ta­rias y de dig­ni­dad per­so­nal»

«Y el articu­lo 196 del Regla­men­to Peni­ten­cia­rio tam­bién per­mi­te que
pue­dan ser pues­tos en liber­tad, pero des­gra­cia­da­men­te la apli­ca­ción de
este articu­lo esta veda­do para este tipo de pre­sos y pre­sas», indi­ca
Azka­rra­ga, que advier­te de que Sare ha acu­di­do a orga­nis­mos
inter­na­cio­na­les como ONU «y recien­te­men­te, los días 10 y 11 de mar­zo,
nos reuni­mos en Madrid con dife­ren­tes gru­pos par­la­men­ta­rios a los que
tras­la­da­mos esta situa­ción. Hemos de decir, que tuvi­mos una bue­na
recep­ti­vi­dad y oja­lá esta bue­na acep­ta­ción se con­vier­ta en una acti­tud
posi­ti­va para cam­biar las cosas».

«Noso­tros segui­re­mos insis­tien­do, por­que tene­mos muy cla­ro, que solo
se pier­den las luchas que se aban­do­nan y que los Gobier­nos y los Esta­dos
no se mue­ven por ini­cia­ti­va pro­pia, hay que mover­los. y en eso
esta­mos», aña­de, y afir­ma que «este ‘bicho’ –en alu­sión al coro­na­vi­rus – ,
nos ha impe­di­do la pues­ta en mar­cha de otra ini­cia­ti­va que tene­mos ya
dise­ña­da. Una ini­cia­ti­va, posi­ble­men­te, de mucha mayor mag­ni­tud que
cual­quie­ra de las desa­rro­lla­das has­ta el momen­to. Nues­tra volun­tad es la
de no dar ni un solo paso atrás, y si lo damos que sea para coger
impul­so y no parar has­ta con­se­guir los obje­ti­vos que nos pro­pu­si­mos
cuan­do naci­mos, hace ya más de cin­co años».

El tiem­po jue­ga en con­tra

Sare lle­va años tra­ba­jan­do, pero, por des­gra­cia, los pri­sio­ne­ros
vas­cos no pue­den espe­rar mucho. Al fin y al cabo, como recuer­da Mati
Itu­rral­de, médi­co e inte­gran­te de Jai­ki Hadi, «los pre­sos y pre­sas
gra­ve­men­te enfer­mos van aumen­tan­do con el paso del tiem­po como par­te de
un colec­ti­vo enve­je­ci­do y con lar­guí­si­mas con­de­nas a sus espal­das».
«Están sufrien­do su situa­ción de enfer­me­dad en las con­di­cio­nes de
ais­la­mien­to impues­tas por la aler­ta sani­ta­ria, sin visi­tas de sus ami­gos
y fami­lia­res y con la esca­sa garan­tía que las pri­sio­nes pue­den ofre­cer
ante cual­quier enfer­me­dad infec­cio­sa», aña­de antes de insis­tir en que
«no pode­mos seguir vivien­do en una comu­ni­dad don­de seres huma­nos sufren
en su día a día la impo­si­bi­li­dad de cui­dar de su salud y la con­de­na
aña­di­da de tener que hacer fren­te a la enfer­me­dad sin apo­yo ni
asis­ten­cia dig­na».

A este res­pec­to, con­vie­ne des­ta­car que los médi­cos de con­fian­za no
tie­nen per­mi­ti­do el acce­so a las pri­sio­nes. «Segui­mos a nues­tros
pacien­tes des­de la dis­tan­cia, median­te car­tas algu­nas lla­ma­das
tele­fó­ni­cas y con­tac­tan­do con los y las fami­lia­res. Nues­tra capa­ci­dad de
inter­ven­ción resul­ta deses­pe­ra­da­men­te esca­sa y sobre todo para las
per­so­nas pre­sas que nece­si­tan tera­pias por par­te de pro­fe­sio­na­les de la
salud men­tal las con­di­cio­nes son lamen­ta­bles», apun­ta.

Oskar Cala­bo­zo cono­ce bien las caren­cias sani­ta­rias de la pri­sión. Regre­só a Eus­kal Herria el pasa­do mes de mar­zo,
tras per­ma­ne­cer 18 años pre­so. Expli­ca que en la cár­cel de Cór­do­ba,
don­de los pre­sos vas­cos se encuen­tran es régi­men de ais­la­mien­to, tenían
que pedir la asis­ten­cia médi­ca los sába­dos, sin saber a cien­cia cier­ta
qué día ten­dría lugar la visi­ta del facul­ta­ti­vo. Una visi­ta rápi­da y sin
pri­va­ci­dad.

Y la situa­ción se com­pli­ca cuan­do se requie­ren prue­bas com­ple­men­ta­rias fue­ra de pri­sión. Él ha esta­do espe­ran­do más de un año una colo­nos­co­pia. Por suer­te, en su caso la prue­ba res­pon­día una revi­sión, pero estas demo­ras supo­nen un ries­go para aque­llos que pade­cen gra­ves dolen­cias y que debe­rían estar en casa, tal como mar­ca la ley.

Gor­ka Frai­le, libre tras 22 años; es el pri­mer pre­so del Colec­ti­vo de dete­ni­dos que com­ple­ta el reco­rri­do has­ta la calle

La Audien­cia Nacio­nal ha hecho fir­me el auto en el que decre­ta la liber­tad con­di­cio­nal de Gor­ka Frai­le. El pre­so duran­ga­rra, inclui­do en la lis­ta de repre­sa­lia­dos vas­cos gra­ve­men­te enfer­mos, se encon­tra­ba en ter­cer gra­do. Es el pri­me­ro de EPPK que logra com­ple­tar el reco­rri­do legal has­ta la calle. Jus­to hoy cum­plía 22 años entre rejas.

Gorka

Gor­ka Frai­le. (NAIZ)

El pre­so de Duran­go Gor­ka Frai­le ha que­da­do en liber­tad con­di­cio­nal
tras hacer­se fir­me el auto dic­ta­do el pasa­do 27 de mar­zo por la
Audien­cia Nacio­nal. En el mis­mo se esta­ble­ce que ha cum­pli­do tres
cuar­tas par­tes de la con­de­na y «exis­te un pro­nós­ti­co indi­vi­dua­li­za­do y
favo­ra­ble de rein­ser­ción social, según el infor­me de la jun­ta de
tra­ta­mien­to».

El pasa­do mes de diciem­bre, la Direc­ción Gene­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias depen­dien­te del Gobierno espa­ñol anun­ció la con­ce­sión del ter­cer gra­do a Frai­le,
que ya esta­ba en segun­do y había dis­pues­to de varios per­mi­sos
peni­ten­cia­rios ordi­na­rios. En con­se­cuen­cia, des­de enero esta­ba en el CIS
de Iru­ñea, don­de acu­día úni­ca­men­te a per­noc­tar.

En vir­tud de las medi­das adop­ta­das pos­te­rior­men­te por la decla­ra­ción de esta­do de alar­ma, no tenía que ir a dor­mir a la cár­cel,
pues­to que las entra­das y sali­das con­lle­va­ban un cla­ro ries­go de
infec­ción. Se tra­ta de una medi­da dic­ta­da por Ins­ti­tu­cio­nes
Peni­ten­cia­rias teó­ri­ca­men­te para todos los pre­sos en ter­cer gra­do,
aun­que se está mate­ria­li­zan­do caso a caso.

Aho­ra se ha pro­du­ci­do el últi­mo paso, que con­vier­te a Frai­le en el
pri­mer pre­so de EPPK que ha con­se­gui­do com­ple­tar todo el reco­rri­do has­ta
la calle den­tro de la bata­lla legal abier­ta por el Colec­ti­vo hace ya
tres años, no sin múl­ti­ples difi­cul­ta­des en las diver­sas ins­tan­cias. La
Audien­cia Nacio­nal ha acep­ta­do la liber­tad con­di­cio­nal.

Así, en las suce­si­vas fases de esa pelea legal Frai­le logró pri­me­ro
pasar a segun­do gra­do, pos­te­rior­men­te obte­ner per­mi­sos de sali­da, más
tar­de acce­der al ter­cer gra­do sien­do reubi­ca­do en Iru­ñea y, final­men­te,
acce­der a la liber­tad.

Enfer­mo gra­ve des­de 2015

Cabe recor­dar, no obs­tan­te, que el repre­sa­lia­do duran­ga­rra ha pasa­do
22 años pre­so pese a pade­cer una gra­ve enfer­me­dad los últi­mos cin­co
años. El 25 de mar­zo de 2015 le diag­nos­ti­ca­ron un car­ci­no­ma epi­der­moi­deo
en el dor­so de la len­gua, tal como figu­ra en el infor­me publi­ca­do en
2019 por Jai­ki Hadi.

Ade­más, en una situa­ción simi­lar a la de Frai­le, con las tres cuar­tas par­tes cum­pli­das o por cum­plir este año 2020, se encuen­tran otros 73 pre­sos polí­ti­cos vas­cos, si bien solo 28 de ellos están cla­si­fi­ca­dos en segun­do gra­do y úni­ca­men­te a ocho se les han con­ce­di­do per­mi­sos ordi­na­rios de sali­da.

Recuer­dan Ibai Agi­na­ga pre­so y ais­la­do en Sevi­lla

«Este 7 de abril, en tu cum­plea­ños, es más que nun­ca nece­sa­ria rom­per el ais­la­mien­to»

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *