Esta­do espa­ñol. Pac­tos de la Mon­cloa: la gran esta­fa otra vez, no

Por Ánge­les Maes­tro (Red Roja), Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 abril 2020.-

Dice Rodol­fo Walsh que las cla­ses domi­nan­tes siem­pre han pro­cu­ra­do que las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res no ten­ga­mos his­to­ria, ni teo­ría, ni héroes, que se pier­da la expe­rien­cia colec­ti­va y que cada lucha deba empe­zar de nue­vo. Cuan­do las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes de las cla­ses opri­mi­das se hacen cóm­pli­ces de la ampu­tación de la memo­ria, el desas­tre es mucho mayor.

*

Una vez más, cuan­do se oyen cru­jir los cimien­tos de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos invo­can el con­ju­ro de los Pac­tos de la Mon­cloa.

En una com­pa­re­cen­cia recien­te el pre­si­den­te del Gobierno, alu­dien­do a la encru­ci­ja­da «his­tó­ri­ca» que vivi­mos, hacía esta afir­ma­ción: “Esa uni­dad a la que ape­lo se tie­ne que tras­la­dar en una cer­te­za: todos los par­ti­dos polí­ti­cos vamos a tra­ba­jar en unos nue­vos pac­tos de la Mon­cloa”.

Hace pocos días, el gurú de El País Joa­quín Este­fa­nía, dedi­ca­ba su colum­na de opi­nión al mis­mo tema, con el pom­po­so títu­lo de «El com­pro­mi­so his­tó­ri­co espa­ñol». Es curio­so, por­que este ex-direc­tor de El País, duran­te los años de la Tran­si­ción era miem­bro de la Orga­ni­za­ción Revo­lu­cio­na­ria de Tra­ba­ja­do­res (ORT), que pro­po­nía «echar aba­jo el Pac­to de la Moncloa»1. El mis­mo Este­fa­nía escri­bió un impor­tan­te libro titu­la­do: «La Tri­la­te­ral Inter­na­cio­nal del capi­ta­lis­mo (el poder de la Tri­la­te­ral en Espa­ña», publi­ca­do por Akal en 1979 y que se ago­tó en pocos días. En él ana­li­za­ba con nom­bres y ape­lli­dos las rami­fi­ca­cio­nes de la Tri­la­te­ral en los dife­ren­tes órga­nos de poder ins­ti­tu­cio­nal y empre­sa­rial en el Esta­do espa­ñol. Jesús Polan­co, fun­da­dor del gru­po PRISA le hizo una pro­pues­ta al joven Este­fa­nía por la que ven­dió su alma: ser direc­tor de eco­no­mía de El País a cam­bio de que no hubie­ra una segun­da edi­ción del libro. A veces, Roma sí paga a trai­do­res. Jesús Polan­co pasó a ser miem­bro de la Tri­la­te­ral en abril de19822, muy pro­ba­ble­men­te como expre­sión del res­pal­do del capi­tal inter­na­cio­nal a la vic­to­ria del PSOE que se pro­du­ci­ría pocos meses des­pués.

El caso de Este­fa­nía, como tan­tos otros – el más cono­ci­do es el de las tar­je­tas Black de Ban­kia – es repre­sen­ta­ti­vo de la cara ocul­ta de la Tran­si­ción: el soborno de diri­gen­tes polí­ti­cos y sin­di­ca­les de la izquier­da.

El capi­tal siem­pre lla­ma al pac­to social cuan­do las cosas no le van bien. Se olvi­da rápi­da­men­te de su libe­ra­lis­mo y ape­la a la soli­da­ri­dad, al con­sen­so y al Esta­do. No cabe duda de que la idea lumi­no­sa ha sali­do de las filas del Ibex 35. Los Pac­tos de la Mon­cloa fue­ron su mayor nego­cio – si no con­ta­mos el gol­pe fas­cis­ta de 1936. En la Tran­si­ción, la ven­ta­ja es que las ganan­cias lle­ga­ron sin cos­te polí­ti­co. Todo lo con­tra­rio. Como en todo gran pac­to social, para el capi­tal el bene­fi­cio es doble: con­si­gue impo­ner sus obje­ti­vos y el enemi­go de cla­se se auto­des­tru­ye. Y el PSOE, repre­sen­tan­te pri­vi­le­gia­do de la gran bur­gue­sía y hace­dor de las agre­sio­nes más gra­ves con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra des­de la Tran­si­ción, se apre­su­ra aho­ra a cum­plir su papel.

La estu­pi­dez más gran­de que podría come­ter la cla­se obre­ra es creer lo que agi­tan pro­fu­sa­men­te los medios y, por supues­to, el Gobierno: que si VOX no quie­re unos nue­vos Pac­tos de la Mon­cloa, es por­que serán bue­nos para las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Como ya escri­bí al ana­li­zar la sesión de inves­ti­du­ra (3), el esper­pen­to de la extre­ma dere­cha sir­ve como espan­ta­jo pre­ven­ti­vo ante el cual cual­quier otra opción se con­si­de­ra un mal menor

Recu­pe­rar la Memo­ria

Ante una situa­ción extre­ma­da­men­te dura como la que se ave­ci­na, las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res nece­si­ta­mos recu­pe­rar la memo­ria y ana­li­zar obje­ti­va­men­te lo que real­men­te supu­sie­ron esos pac­tos y lo que ha suce­di­do des­de enton­ces has­ta aho­ra. Y, sobre todo, lo que impli­có dejar­se arras­trar por fal­sos lla­ma­mien­tos a la uni­dad que siem­pre supo­nen para noso­tras retro­ce­sos – aho­ra direc­ta­men­te hacia el abis­mo – y ganan­cias para ellos.

En los Pac­tos de la Mon­cloa hubo un ele­men­to cla­ve: el PCE, enca­be­za­do por su secre­ta­rio gene­ral San­tia­go Carri­llo. El res­to fue­ron meras figu­ras deco­ra­ti­vas has­ta el pun­to de que Alian­za Popu­lar no los fir­mó y nadie se acuer­da de ello; por­que no impor­ta­ba. El obje­ti­vo cen­tral era domes­ti­car al poten­te movi­mien­to obre­ro, com­ba­ti­vo y orga­ni­za­do, que reco­rría el terri­to­rio del Esta­do espa­ñol. Un movi­mien­to obre­ro estruc­tu­ra­do en torno a las Comi­sio­nes Obre­ras, o Comi­sio­nes Repre­sen­ta­ti­vas, sur­gi­das des­de las mis­mas asam­bleas de fábri­ca o de tajo, y por lo tan­to enrai­za­das, más allá de las cua­li­fi­ca­cio­nes o la ideo­lo­gía, en el con­jun­to de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res y garan­tes uno de los ele­men­tos cla­ves de la lucha obre­ra: la uni­dad de cla­se.

La fuer­za orga­ni­za­da de quie­nes crean la rique­za y hacen posi­ble la vida había con­se­gui­do impo­ner median­te luchas durí­si­mas, con los sin­di­ca­tos ile­ga­li­za­dos y cen­te­na­res de sin­di­ca­lis­tas en la cár­cel, la Ley de Rela­cio­nes Labo­ra­les más pro­gre­sis­ta que se ha cono­ci­do.

Y se hizo en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca. Lla­mo la aten­ción sobre esto por­que cuan­do se pro­mul­ga esta Ley, en abril de 1976, la situa­ción era muy pare­ci­da a la que se vivía en el momen­to de la fir­ma de los Pac­tos de la Mon­cloa die­cio­cho meses des­pués; sin embar­go, en su preám­bu­lo se alu­de, a dife­ren­cia de los Pac­tos, no a la cri­sis sino a las “legí­ti­mas aspi­ra­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res”. La cri­sis, y los sacri­fi­cios de “todos” nece­sa­rios para supe­rar­la, es el man­tra que se repi­te cuan­do de lo que se tra­ta, como aho­ra, es de impo­ner nue­vos recor­tes de dere­chos y de con­di­cio­nes de vida.

La Ley de Rela­cio­nes Labo­ra­les de 1976 esta­ble­cía (4), entre otras cosas, que la natu­ra­le­za del tra­ba­jo deter­mi­na­ba el tipo de con­tra­to; es decir, todo con­tra­to era inde­fi­ni­do, sal­vo unas pocas excep­cio­nes. Se prohi­bía y se san­cio­na­ba el pres­ta­mis­mo labo­ral y las empre­sas de tra­ba­jo tem­po­ral; se redu­cía la jor­na­da labo­ral, se amplia­ba el per­mi­so de mater­ni­dad, etc. Pero sobre todo, se regu­la­ba el des­pi­do impro­ce­den­te de for­ma favo­ra­ble a las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res. El artícu­lo 35 dis­po­nía lo siguien­te: «Cuan­do en un pro­ce­di­mien­to por des­pi­do, el Magis­tra­do de Tra­ba­jo con­si­de­re que no hay cau­sa jus­ta para el des­pi­do, en la sen­ten­cia que así lo decla­re con­de­na­rá a la empre­sas a la read­mi­sión del tra­ba­ja­dor en las mis­mas con­di­cio­nes que regían antes de pro­du­cir­se aquel, así como del impor­te del sala­rio deja­do de per­ci­bir des­de que se pro­du­jo el des­pi­do has­ta que la read­mi­sión ten­ga lugar”. En el apar­ta­do 4 de este mis­mo artícu­lo se prohi­bía que el des­pi­do fue­ra sus­ti­tui­do por indem­ni­za­ción eco­nó­mi­ca sal­vo acuer­do volun­ta­rio de las par­tes (5). Este artícu­lo era esen­cial, como bien se pue­de com­pro­bar aho­ra, para luchar con­tra las «lis­tas negras» y la repre­sión sin­di­cal.

Esta Ley es cla­ve para des­mon­tar el argu­men­to cen­tral de quie­nes fir­ma­ron los Pac­tos en repre­sen­ta­ción de la cla­se obre­ra: que la corre­la­ción de fuer­zas no per­mi­tió hacer otra cosa. En este sen­ti­do, es impor­tan­te des­ta­car que esto ocu­rría a con­tra­co­rrien­te del res­to de los paí­ses cen­tra­les del capi­ta­lis­mo, don­de los amplios dere­chos labo­ra­les con­quis­ta­dos por la vic­to­ria con­tra el fas­cis­mo en la II Gue­rra Mun­dial – que fue sobre todo una gue­rra de cla­ses – habían entra­do en fase de demo­li­ción con la pique­ta de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les.

En el Esta­do espa­ñol la corre­la­ción de fuer­zas en la lucha de cla­ses era otra. A pesar de los durí­si­mos cole­ta­zos del final de la Dic­ta­du­ra – los fusi­la­mien­tos del 27 de sep­tiem­bre de 1975, el ase­si­na­to de cin­co tra­ba­ja­do­res y los cien­tos de per­so­nas heri­das de bala el 3 de mar­zo de 1976 en Vito­ria o la matan­za de los abo­ga­dos labo­ra­lis­tas de Ato­cha el 24 de enero de 1977 – la com­ba­ti­vi­dad y la orga­ni­za­ción del movi­mien­to obre­ro eran gran­des y cre­cien­tes. Ade­más no se tra­ta­ba sólo de rei­vin­di­ca­cio­nes labo­ra­les. El movi­mien­to esta­ba impreg­na­do de con­te­ni­dos polí­ti­cos de rup­tu­ra con el Régi­men que ago­ni­za­ba y de exi­gen­cias de demo­cra­cia y de con­trol obre­ro en la empre­sa. La fuer­za orga­ni­za­da de la cla­se obre­ra fue capaz de sobre­po­ner­se a los vien­tos neo­li­be­ra­les que empe­za­ban a arra­sar las polí­ti­cas socia­les en una CEE(6) con pode­ro­sas cen­tra­les sin­di­ca­les y supues­to paraí­so de los dere­chos socia­les.

Año y medio des­pués, los pre­cep­tos de esa Ley se con­vir­tie­ron en agua de borra­jas. No se pro­du­jo un cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas, sino una monu­men­tal trai­ción de cla­se.

Es curio­so leer que el PCE defen­día los Pac­tos argu­men­tan­do que las medi­das agre­si­vas con­tra la cla­se obre­ra no iban a durar más de “año y medio”, el tiem­po de aca­bar con la cri­sis, o que par­ti­ci­par de ellos era la mane­ra de evi­tar un gol­pe de Esta­do. Suce­dió exac­ta­men­te lo con­tra­rio. La cri­sis con­ti­nua­ría pro­fun­di­zán­do­se y de hecho fue el gran pre­tex­to para el nue­vo ata­que que ven­dría con la cíni­ca­men­te lla­ma­da recon­ver­sión indus­trial, y el rui­do de sables toma­ría cuer­po el 23 de febre­ro de 1981. El sal­do real, apa­bu­llan­te, fue que ante ambos acon­te­ci­mien­tos la cla­se obre­ra era ya mucho más débil.

Lo más impor­tan­te de los Pac­tos de la Mon­cloa no fue­ron sus medi­das con­cre­tas con­tra la cla­se obre­ra: pér­di­da del poder adqui­si­ti­vo de los sala­rios, faci­li­ta­ción del despido(7), etc, a cam­bio de una tími­da refor­ma fis­cal, muy por deba­jo de la exis­ten­te en Euro­pa occi­den­tal y que pro­gre­si­va­men­te, todos los gobier­nos han ido cam­bian­do a favor del capi­tal. Mien­tras tan­to, como sabe­mos, la eva­sión y el frau­de fis­cal adquie­re pro­por­cio­nes gigan­tes­cas.

El cam­bio cua­li­ta­ti­vo que intro­du­je­ron los Pac­tos de la Mon­cloa y que los sitúan como pie­dra angu­lar del retro­ce­so impa­ra­ble sufri­do por los dere­chos labo­ra­les des­de enton­ces has­ta aho­ra, es de natu­ra­le­za ideo­ló­gi­ca. Esos acuer­dos plas­ma­ron con la fir­ma de quie­nes tenían mayor influen­cia entre la cla­se obre­ra la pre­emi­nen­cia de la lógi­ca del capi­tal sobre cual­quier otra con­si­de­ra­ción, y la acep­ta­ción del orden capi­ta­lis­ta como algo natu­ral y per­ma­nen­te. Se capi­tu­la­ba ante el dog­ma cen­tral del capi­ta­lis­mo: para que a la cla­se obre­ra le vaya bien, lo prio­ri­ta­rio es res­tau­rar la tasa de ganan­cia del capi­tal y, en aras de la com­pe­ti­ti­vi­dad, hay que liqui­dar los obs­tácu­los que se le opo­nen: ter­mi­nar con la nego­cia­ción colec­ti­va, redu­cir al máxi­mo los cos­tes labo­ra­les y «fle­xi­bi­li­zar» tan­to la con­tra­ta­ción como el des­pi­do.

Bajo esa égi­da, y con un debi­li­ta­mien­to pro­gre­si­vo – orga­ni­za­ti­vo, polí­ti­co e ideo­ló­gi­co – con­tra­rre­for­ma tras con­tra­rre­for­ma, recor­te tras recor­te, hemos lle­ga­do al esper­pen­to de la situa­ción actual: con millo­nes de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras en la mise­ria, más de un millón de jóve­nes con alta cua­li­fi­ca­ción en la emi­gra­ción, los ser­vi­cios públi­cos degra­da­dos y some­ti­dos a la lógi­ca del bene­fi­cio pri­va­do y con­di­cio­nes de tra­ba­jo de semi-escla­vi­tud.

El balan­ce de estos cua­ren­ta años en tér­mi­nos de cla­se es tan obvio que no mere­ce la pena argu­men­tar­lo. Los enor­mes nego­cios de las pri­va­ti­za­cio­nes de la ban­ca públi­ca y las empre­sas estra­té­gi­cas de trans­por­te, comu­ni­ca­cio­nes, ener­gía, etc, son las gran­des for­tu­nas del Ibex 35; mono­po­lios que a su vez, están en bue­na medi­da en manos de los gran­des ban­cos.

La explo­ta­ción y la mise­ria de millo­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras – 12 millo­nes en situa­ción de extre­ma pobre­za – se escon­de bajo cifras indig­nan­tes. Mien­tras los bene­fi­cios empre­sa­ria­les de los gran­des mono­po­lios regis­tra­ban cre­ci­mien­tos del 60% en los últi­mos años, el sala­rio medio ha sufri­do una pér­di­da de poder adqui­si­ti­vo de 133 euros anua­les.

Y en estas con­di­cio­nes, ¿nos hablan de Pac­to Social? ¿Qué más quie­ren robar?

No con­vie­ne enga­ñar­se. En las cri­sis, la inver­sión de capi­tal se fre­na, e inclu­so hay una hui­da masi­va de capi­ta­les como la que ya está suce­dien­do – tan patrio­tas ellos – por­que no ven posi­bi­li­da­des de recu­pe­rar la tasa de ganan­cia. Y la inver­sión no vuel­ve has­ta que no se ha pro­du­ci­do un “sanea­mien­to” – es decir la des­truc­ción de empre­sas débi­les, fun­da­men­tal­men­te la peque­ña y media­na empre­sa – y con­di­cio­nes más favo­ra­bles de explo­ta­ción de la mano de obra.

En defi­ni­ti­va, cuan­do tan­to el Gobierno como el BCE ponen en poder de la ban­ca y de las gran­des empre­sas la capa­ci­dad de deci­sión sobre los fon­dos públi­cos, no sólo es que los vayan a emplear para res­ca­tar­se a sí mis­mos, sino que sus intere­ses son opues­tos a la sal­va­ción de las dece­nas de miles de peque­ñas y media­nas empre­sas, de las que depen­den millo­nes de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res.

No insis­ti­ré aquí en la mez­quin­dad de las ayu­das direc­tas del Gobierno, fren­te a las apli­ca­das por otros gobier­nos, y su ver­gon­zo­sa pasi­vi­dad para inter­ve­nir empre­sas pri­va­das, aun cuan­do la situa­ción adquie­re tin­tes dra­má­ti­cos en la sani­dad públi­ca. Todo ello da idea de lo que se pue­de espe­rar de este Eje­cu­ti­vo de coa­li­ción por sí mis­mo o, como podría ocu­rrir, si se aca­ba incor­po­ran­do a la toma de deci­sio­nes algu­na de las tres dere­chas.

No pode­mos seguir sien­do pre­sas del círcu­lo vicio­so que nos ama­rra des­de la Tran­si­ción: huir del PP para que gobier­ne el PSOE para, tras com­pro­bar que prac­ti­can las mis­mas polí­ti­cas, hacer el mis­mo camino en sen­ti­do con­tra­rio.

Cuan­do la situa­ción es tan dra­má­ti­ca como la que vivi­mos – y la que aso­ma sabe­mos que será mucho peor – no pode­mos con­sen­tir que el caos y la bar­ba­rie sigan impe­ran­do.

Es into­le­ra­ble que pre­va­lez­can los meca­nis­mos repre­si­vos en el con­fi­na­mien­to – con el esper­pen­to de ver a dia­rio a los repre­sen­tan­tes del ejér­ci­to, la guar­dia civil y la poli­cía infor­man­do de la evo­lu­ción de la pan­de­mia – mien­tras se man­tie­ne la pro­duc­ción de bie­nes no esen­cia­les a mayor glo­ria del capi­tal, y con­de­nan­do a una sobre­mor­ta­li­dad evi­den­te a los terri­to­rios don­de se con­cen­tra esa cla­se obre­ra obli­ga­da a tra­ba­jar con ries­go de su vida (8).

No pode­mos con­sen­tir que per­ma­nez­ca impu­ne el des­man­te­la­mien­to de la sani­dad públi­ca, que está pro­du­cien­do escan­da­lo­sas caren­cias de aten­ción y cen­te­na­res de muer­tes per­fec­ta­men­te evi­ta­bles. Por­que ese dete­rio­ro, per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­do des­de las Con­se­je­rías de Sani­dad, tie­ne res­pon­sa­bles con­cre­tos que han veni­do pre­co­ni­zan­do la supe­rio­ri­dad de la sani­dad pri­va­da, per­mi­tien­do la entra­da masi­va del capi­tal pri­va­do – fon­dos bui­tres inclui­dos – en la ges­tión con fon­dos guber­na­men­ta­les de la sani­dad públi­ca (9) y redu­cien­do y pre­ca­ri­zan­do has­ta extre­mos incon­ce­bi­bles las con­di­cio­nes de tra­ba­jo del per­so­nal.

Es una irres­pon­sa­bi­li­dad afron­tar la heca­tom­be social y eco­nó­mi­ca que se ave­ci­na per­mi­tien­do que la oli­gar­quía finan­cie­ra y mono­po­lis­ta siga impo­nien­do su ley de ham­bre, enfer­me­dad y muer­te.

Pre­ci­sa­men­te el desas­tre actual es el resul­ta­do de una izquier­da débil y cobar­de que, bajo el eufe­mis­mo del pac­to social, ha veni­do acep­tan­do la dic­ta­du­ra del capi­tal, más sal­va­je cuan­to más se debi­li­ta­ba la cla­se obre­ra. Y aún siguen tra­tan­do de jus­ti­fi­car su goteo ince­san­te de con­ce­sio­nes con el argu­men­to de una “corre­la­ción de fuer­zas adver­sa” que, curio­sa­men­te, esta mis­ma izquier­da con­tri­bu­ye a ali­men­tar para­li­zan­do movi­li­za­cio­nes y blan­quean­do men­sa­jes com­ba­ti­vos.

Es hora de enfren­tar la situa­ción des­de cla­ves dife­ren­tes. Des­de posi­cio­nes que nece­sa­ria e impres­cin­di­ble­men­te tie­nen que enfren­tar la lógi­ca del capi­tal.

No hay otra: o se sal­va al capi­tal, o se sal­va al pue­blo. La reso­lu­ción de este dile­ma es una cues­tión de poder. En ese sen­ti­do, lo que Red Roja pro­po­ne no es un plan de cho­que de los muchos que se están pro­po­nien­do como peti­cio­nes o exi­gen­cias diri­gi­das al Gobierno, y que pue­den muy bien com­par­tir­se, pero que no poseen, ni se plan­tean, el poder polí­ti­co para lle­var­las a cabo.

El lla­ma­mien­to de Red Roja plan­tea la nece­si­dad de cam­biar radi­cal­men­te el enfo­que y cons­truir un poder alter­na­ti­vo edi­fi­ca­do sobre la hege­mo­nía de la satis­fac­ción de las nece­si­da­des socia­les, que nece­sa­ria­men­te tie­ne que rom­per con el orden exis­ten­te, y que ten­ga al pue­blo en el pues­to de man­do (10).


https://​elpais​.com/​d​i​a​r​i​o​/​1​9​7​7​/​1​1​/​0​2​/​e​s​p​a​n​a​/​2​4​7​2​7​3​2​0​7​_​8​5​0​2​1​5​.​h​tml

2 https://​elpais​.com/​d​i​a​r​i​o​/​1​9​8​2​/​0​4​/​1​7​/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​3​8​7​8​4​2​4​0​6​_​8​5​0​2​1​5​.​h​tml

3 https://​redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​a​u​t​o​r​e​s​/​a​n​g​e​l​e​s​-​m​a​e​s​t​r​o​/​5​4​8​2​-​s​i​-​s​e​-​p​u​e​d​e​-​q​u​e​-​q​u​e​-​s​e​-​p​u​e​d​e​-​e​s​p​e​r​a​r​-​d​e​-​e​s​t​e​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​y​-​c​o​m​o​-​a​c​t​u​a​r​-​e​n​-​c​o​n​s​e​c​u​e​n​cia

4 https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​e​l​-​h​u​n​d​i​m​i​e​n​t​o​-​d​e​l​-​e​n​g​r​a​n​a​j​e​-de

5 https://​www​.boe​.es/​b​u​s​c​a​r​/​d​o​c​.​p​h​p​?​i​d​=​B​O​E​-​A​-​1​976 – 8373

6 Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea

7 El empre­sa­rio tenía liber­tad para des­pe­dir al 5% de la plan­ti­lla si la lucha obre­ra le obli­ga­ba a rom­per los topes sala­ria­les esta­ble­ci­dos por los Pac­tos de la Mon­cloa.

8 https://​elpais​.com/​e​s​p​a​n​a​/​m​a​d​r​i​d​/​2​020 – 04-06/como-afecta-el-coronavirus-a-cada-distrito-y-municipio-de-madrid.html

9 En el año 1997 se pro­mul­gó la Ley de per­mi­tía la ges­tión por par­te de empre­sas pri­va­das de todo tipo hos­pi­ta­les, cen­tros de salud, y cen­tros socio-sani­ta­rios «públi­cos». Eso sí, la finan­cia­ción es siem­pre públi­ca. Se apro­bó en el Con­gre­so de los Dipu­tados con los votos de PP. PSOE, PNV, Coa­li­ción Cana­ria y Con­ver­gen­cia y Unió-. Un aná­li­sis de las con­se­cuen­cias de la cita­da ley pue­de ver­se aqui. Maes­tro. A «Lay 1597: el arte de con­fun­dir­se con el pai­sa­je. https://​www​.dia​go​nal​pe​rio​di​co​.net/​c​u​e​r​p​o​/​l​e​y​-​1​5​9​7​-​a​r​t​e​-​c​o​n​f​u​n​d​i​r​s​e​-​c​o​n​-​p​a​i​s​a​j​e​.​h​tml

10 https://​redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​r​e​d​-​r​o​j​a​/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​c​e​r​c​a​n​a​s​/​5​5​3​7​-​h​a​c​i​a​-​u​n​-​f​r​e​n​t​e​-​d​e​-​s​a​l​v​a​c​i​o​n​-​p​o​p​u​lar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *