EL PROGRAMA | QUE LAS CONSECUENCIAS NO LAS PAGUE LA CLASE TRABAJADORA Que las con­se­cuen­cias no las pague la cla­se tra­ba­ja­do­ra : Ikas­le Abertzaleak

El pro­gra­ma en pdf:

Que las con­se­cuen­cias no las pague la cla­se trabajadora

Las con­se­cuen­cias del esta­do de excep­ción están sien­do duras en el ámbi­to edu­ca­ti­vo y los estu­dian­tes somos tes­ti­gos direc­tos de ello. En las últi­mas sema­nas la situa­ción gene­ral ha sido con­fu­sa y cam­bian­te, y las deci­sio­nes rela­ti­vas a la edu­ca­ción y a nues­tro pro­ce­so de apren­di­za­je tam­bién lo han sido, siem­pre rodea­das de rumo­res y muy cam­bian­tes. Pare­ce que la situa­ción se está esta­bi­li­zan­do y que las auto­ri­da­des polí­ti­cas ya han comen­za­do a tomar deci­sio­nes que se han pro­lon­ga­do en exce­so, pero toda­vía siguen en el aire los por­me­no­res del apren­di­za­je académico.

El 25 de mar­zo pusi­mos sobre la mesa las siguien­tes exi­gen­cias: 1)Tomar todas las deci­sio­nes aho­ra en el aire lo antes posi­ble, 2)No poner más difi­cul­ta­des que las que ya nos plan­tea la situa­ción a los alum­nos y alum­nas y 3)Que los intere­ses de los estu­dian­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ten­gan pre­sen­cia y peso en los mar­cos de deci­sión a tra­vés de la repre­sen­ta­ción de las orga­ni­za­cio­nes de estu­dian­tes. Se tra­ta de unas rei­vin­di­ca­cio­nes míni­mas gene­ra­les impres­cin­di­bles, pero a medi­da que pasan los días hemos vis­to la nece­si­dad de pro­fun­di­zar en las rei­vin­di­ca­cio­nes y de incluir exi­gen­cias más con­cre­tas. Hemos crea­do el pro­gra­ma para la defen­sa de los estu­dian­tes de la cla­se trabajadora.

El cri­te­rio polí­ti­co que hemos segui­do para com­ple­tar las rei­vin­di­ca­cio­nes y exi­gen­cias que vamos a pro­fun­di­zar en las siguien­tes líneas es la defen­sa de los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y del alum­na­do en par­ti­cu­lar, por­que una vez más, en el esta­do de excep­ción que vivi­mos y en el con­tex­to eco­nó­mi­co, social y polí­ti­co que se abri­rá des­pués, el prin­ci­pal per­ju­di­ca­do será la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Esto ha hecho aún más urgen­te lo que antes ya era prio­ri­ta­rio y urgen­te: debe­mos traer a pri­me­ra línea la rei­vin­di­ca­ción por las con­di­cio­nes de apren­di­za­je y de vida de los tra­ba­ja­do­res y lle­var su defen­sa al extre­mo. En esen­cia, el obje­ti­vo del pro­gra­ma y de las exi­gen­cias pre­sen­ta­das es que el esta­do de excep­ción gol­pee lo míni­mo posi­ble el bien­es­tar de los alum­nos tra­ba­ja­do­res. Den­tro del capi­ta­lis­mo, sin embar­go, el bien­es­tar de los estu­dian­tes tra­ba­ja­do­res es limi­ta­do: en el pro­ce­so de apren­di­za­je orga­ni­za­do para ali­men­tar la diná­mi­ca de ganan­cias de los capi­ta­lis­tas, el bien­es­tar de los estu­dian­tes tra­ba­ja­do­res está supe­di­ta­do a este obje­ti­vo. Por tan­to, en el mar­co capi­ta­lis­ta no cabe una pro­pues­ta ópti­ma que satis­fa­ga los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y como todos los pro­gra­mas que bus­can refor­mas, el nues­tro tam­bién tie­ne lagu­nas en ese sen­ti­do. Por ello, para los revo­lu­cio­na­rios, ade­más del momen­to para la defen­sa de un pro­gra­ma que reúna los intere­ses de los alum­nos tra­ba­ja­do­res, es decir, la rei­vin­di­ca­ción de que los tra­ba­ja­do­res asu­man el menor daño posi­ble, es el momen­to, más que nun­ca, de seña­lar la orga­ni­za­ción social capi­ta­lis­ta. Es decir, es el momen­to de rei­vin­di­car la orga­ni­za­ción social socia­lis­ta y un con­trol obre­ro sobre el pro­ce­so de apren­di­za­je, una edu­ca­ción que actúe fue­ra de la lógi­ca de la diná­mi­ca de los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos, de cali­dad, gra­tui­to y universal.

Por todo ello, en las siguien­tes líneas rea­li­za­mos las siguien­tes exi­gen­cias, que hemos divi­di­do en seis pun­tos prin­ci­pa­les y que tie­nen como obje­ti­vo defen­der los intere­ses de los alum­nos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a las auto­ri­da­des polí­ti­cas de los gobier­nos de Espa­ña, CAV y Nava­rra, a los diri­gen­tes uni­ver­si­ta­rios y a las direc­cio­nes de los cen­tros educativos.

1‑Eliminar el plan de estu­dios onli­ne que se ha apli­ca­do has­ta la fecha y limi­tar la acti­vi­dad aca­dé­mi­ca estu­diar el mate­rial que sea impres­cin­di­ble y cuyo estu­dio sea posi­ble en cada caso. Ade­más, exi­gi­mos la no obli­ga­to­rie­dad de las cla­ses onli­ne pero que exis­ta la posi­bi­li­dad de con­ti­nuar con el estu­dio del contenido.

En una situa­ción inusual para todos, cree­mos que los diri­gen­tes polí­ti­cos, las direc­cio­nes de uni­ver­si­da­des y cen­tros edu­ca­ti­vos y otros agen­tes edu­ca­ti­vos se han empe­ña­do en seguir el cur­so con “nor­ma­li­dad”, aun­que todos hemos com­pro­ba­do que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, en su glo­ba­li­dad, no está dota­do de los medios y las capa­ci­da­des téc­ni­cas y tec­no­ló­gi­cas nece­sa­rias para ello. Ade­más, cada vez es más evi­den­te que la capa­ci­dad de con­cen­trar­se y apren­der con­te­ni­dos des­pués de pasar sema­nas en casa dis­mi­nu­ye nota­ble­men­te. En esta situa­ción, con­si­de­ra­mos que lo más ade­cua­do es dejar de actuar como si nada hubie­ra ocu­rri­do res­pec­to al cur­so esco­lar y actuar al nivel que la situa­ción lo requie­re. La diná­mi­ca de apren­di­za­je onli­ne que se ha apli­ca­do has­ta el momen­to no ha dado bue­nos resul­ta­dos: ha sido impo­si­ble trans­mi­tir con cali­dad y ade­cua­da­men­te el con­te­ni­do de las asig­na­tu­ras y el plan de estu­dios tipi­fi­ca­do. Aun­que las cla­ses con­ti­núan, no tene­mos for­ma de reci­bir la for­ma­ción que debe­ría­mos reci­bir. Ade­más, la impo­si­bi­li­dad de impar­tir correc­ta­men­te la asig­na­tu­ra ha lle­va­do a los alum­nos a tener que rea­li­zar tareas has­ta aho­ra inne­ce­sa­rias, acu­mu­lan­do en la mayo­ría de los casos una car­ga de tra­ba­jo supe­rior a la habi­tual. Cree­mos que no hay garan­tías para que el pro­gra­ma de estu­dios onli­ne pue­da desa­rro­llar­se con cali­dad, y no vemos razo­na­ble que el alum­na­do esté con un tra­ba­jo adi­cio­nal en casa, ya que ello res­pon­de al úni­co obje­ti­vo de no adap­tar el estu­dio aca­dé­mi­co. Aña­dir el estrés de no poder lle­gar a los tra­ba­jos que se nos exi­gen a las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas de tan­tos días de con­fi­na­mien­to no es actuar con res­pon­sa­bi­li­dad hacia nues­tra salud. Asi­mis­mo, los pro­fe­so­res que has­ta aho­ra no han reci­bi­do for­ma­ción para ello, son obli­ga­dos de un día para otro a cam­biar todo el pro­gra­ma de estu­dios y a impar­tir cla­ses onli­ne y no pue­den lle­gar a todos los tra­ba­jos, aumen­tan­do los casos de estrés.

Todo ello hace impres­cin­di­ble un replan­tea­mien­to del cur­so aca­dé­mi­co. En este sen­ti­do, exi­gi­mos que como pri­mer paso se aban­do­ne en su tota­li­dad el plan de estu­dios onli­ne apli­ca­do has­ta la fecha. En su lugar, con­si­de­ra­mos que lo más razo­na­ble es limi­tar el apren­di­za­je aca­dé­mi­co al estu­dio del mate­rial estric­ta­men­te nece­sa­rio y siem­pre y cuan­do exis­tan con­di­cio­nes reales para su estu­dio, anu­lar la asis­ten­cia obli­ga­to­ria de las cla­ses onli­ne y res­pe­tar la volun­tad de quien quie­ra con­ti­nuar con la ela­bo­ra­ción del con­te­ni­do. Ade­más, debe rea­li­zar­se de una for­ma que mini­mi­ce su impac­to en la bre­cha entre los alumnos.

2- Eli­mi­nar el valor aca­dé­mi­co de los meca­nis­mos de eva­lua­ción del con­te­ni­do tra­ba­ja­do a tra­vés del apren­di­za­je onli­ne y apli­car el apro­ba­do auto­má­ti­co de las asig­na­tu­ras. Ade­más, man­te­ner el calen­da­rio de exá­me­nes de recu­pe­ra­ción de las asig­na­tu­ras pre­vias al esta­do de excep­ción y que los exame­nes sean presenciales.

Como se ha indi­ca­do, el cono­ci­mien­to que ofre­ce el pro­ce­so de apren­di­za­je habi­tual no se está trans­mi­tien­do a tra­vés del apren­di­za­je onli­ne, por lo que las asig­na­tu­ras que debe­ría­mos estu­diar no pue­den ser eva­lua­das como si se hubie­ran tra­ba­ja­do con nor­ma­li­dad. Es decir, el incum­pli­mien­to del currícu­lo que se tra­ba­ja en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y que está tipi­fi­ca­do en cada asig­na­tu­ra, anu­la auto­má­ti­ca­men­te cual­quier posi­ble eva­lua­ción del mis­mo. La impo­si­bi­li­dad de eva­luar nos sitúa en una encru­ci­ja­da: recu­pe­rar las asig­na­tu­ras que hemos per­di­do en verano o el año siguien­te o bien avan­zar auto­má­ti­ca­men­te. Cree­mos que lo más sen­sa­to sería estu­diar los con­te­ni­dos que no se han podi­do estu­diar: por ejem­plo, que un médi­co pue­da apren­der medi­ci­na lo mejor posi­ble y de la for­ma más com­ple­ta posi­ble es esen­cial. Sin embar­go, no vemos jus­to que los meses que hemos per­di­do se repi­tan al año siguien­te y que todos los alum­nos retro­ce­dan un cur­so, ni que pier­dan las vaca­cio­nes de verano, por­que, entre otras cosas, la garan­tía eco­nó­mi­ca del cur­so de muchos alum­nos es el tra­ba­jo de verano. En las alter­na­ti­vas men­cio­na­das, las con­se­cuen­cias del esta­do de excep­ción y la res­pon­sa­bi­li­dad de la solu­ción recaen sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y no esta­mos de acuer­do con ello. Y es que con todo lo que la cla­se tra­ba­ja­do­ra ten­drá que enfren­tar des­pués de esta situa­ción, no es jus­to asu­mir tam­bién la car­ga de que sus hijos pasen a estu­diar un cur­so más o no ten­gan posi­bi­li­dad de des­can­sar, tenien­do en cuen­ta, entre otras cosas, todas las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas que ello conlleva.

Por ello, con­si­de­ra­mos que lel apro­ba­do auto­má­ti­co de las asig­na­tu­ras es la úni­ca solu­ción posi­ble de inte­rés para los alum­nos tra­ba­ja­do­res. Cree­mos que una de las con­se­cuen­cias que ha gene­ra­do el esta­do de excep­ción y que ya no se pue­de evi­tar es que miles de alum­nos pier­dan par­te del cur­so. Es decir, cree­mos que debe­mos acep­tar el esta­do de excep­ción como una con­se­cuen­cia más de una lar­ga lis­ta de con­se­cuen­cias a esca­la glo­bal. Cree­mos que la mejor mane­ra de avan­zar auto­má­ti­ca­men­te es hacer­lo sin cali­fi­ca­ción o nota, sin que afec­te a la nota media ni al expe­dien­te. Jun­to a ello, con­si­de­ra­mos lógi­co que el alumno que desee reci­bir el con­te­ni­do de la asig­na­tu­ra per­di­da pue­da hacer­lo con todas las faci­li­da­des para ello. Enten­de­mos, sin embar­go, que esta opción no pue­de ser obligatoria.

Por últi­mo, exi­gi­mos que se res­pe­te el calen­da­rio de recu­pe­ra­cio­nes, ya que tal y como hemos dicho has­ta aho­ra, la adap­ta­ción del calen­da­rio para que las recu­pe­ra­cio­nes se reali­cen tan­to en verano como en el cur­so que vie­ne es per­ju­di­cial para los alum­nos tra­ba­ja­do­res. Exi­gi­mos que los exame­nes de recu­pe­ra­ción se reali­cen de for­ma pre­sen­cial y res­pe­tan­do el pro­to­co­lo sani­ta­rio, para garan­ti­zar la igual­dad de oportunidades.

3‑Eliminar el mode­lo de selec­ti­vi­dad habi­tual y sus­ti­tuir­lo por una for­ma de eva­lua­ción que dé faci­li­da­des a los alum­nos: ade­lan­tar fechas, que todos los alum­nos pue­dan cur­sar con el con­te­ni­do de las cla­ses pre­sen­cia­les y que sea presencial.

Como hemos dicho has­ta aho­ra, el apren­di­za­je del con­te­ni­do que se tra­ba­ja en las asig­na­tu­ras no se garan­ti­za con el plan de estu­dios por Inter­net, por lo que su eva­lua­ción no tie­ne sen­ti­do. Sin embar­go, el caso de la selec­ti­vi­dad tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad: la sus­pen­sión de la selec­ti­vi­dad afec­ta­ría nega­ti­va­men­te a los sec­to­res más pro­le­ta­ri­za­dos de los alum­nos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Y es que, en gene­ral, los cen­tros pri­va­dos suben las notas y, por lo tan­to, la apli­ca­ción de la nota del bachi­lle­ra­to en lugar de la selec­ti­vi­dad deja­ría a muchos hijos de fami­lias pro­le­ta­ri­za­das fue­ra del gra­do que quie­ren estu­diar. Sin embar­go, des­de otro pun­to de vis­ta, la con­ti­nui­dad de la for­ma actual de la selec­ti­vi­dad tam­bién tie­ne efec­tos per­ni­cio­sos para los alum­nos tra­ba­ja­do­res en esta coyun­tu­ra con­cre­ta, apar­te de las con­se­cuen­cias noci­vas de edu­car en la com­pe­ti­ti­vi­dad, el estrés, y demás, carac­te­rís­ti­cas pro­pias de esta for­ma de eva­lua­ción: las cla­ses que reci­bi­mos anual­men­te para pre­pa­rar ade­cua­da­men­te la selec­ti­vi­dad no son com­pa­ra­bles a las cla­ses onli­ne, ya que no están al mis­mo nivel. Ade­más, los alum­nos de cen­tros pri­va­dos dis­po­nen de muchos más recur­sos tec­no­ló­gi­cos en con­di­cio­nes de con­fi­na­mien­to para poder pre­pa­rar mejor la selec­ti­vi­dad, por lo que no están en igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Por ello, en esta situa­ción en con­cre­to, con­si­de­ra­mos que la fun­ción de eva­lua­ción que cum­ple la selec­ti­vi­dad es la más ade­cua­da para los intere­ses de los alum­nos tra­ba­ja­do­res, pero su for­ma debe ser más fle­xi­ble de lo habi­tual. En este sen­ti­do, exi­gi­mos la garan­tía de que todos los alum­nos reali­cen el examen con lo apren­di­do antes de la inte­rrup­ción de las cla­ses, ponien­do todos los mode­los de examen nece­sa­rios para ello u ofre­cien­do un amplio aba­ni­co de pre­gun­tas opcio­na­les. Ade­más, este examen debe­rá ser nece­sa­ria­men­te pre­sen­cial para garan­ti­zar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des de los alum­nos, siguien­do siem­pre los cri­te­rios de salud indi­ca­dos. Por últi­mo, el examen debe­rá ser ante­rior a las fechas fija­das para garan­ti­zar el dere­cho de vaca­cio­nes de los alum­nos y alum­nas y poder ser rea­li­za­do por quie­nes deban tra­ba­jar en verano.

4‑Devolución del pre­cio de los cré­di­tos del segun­do cua­tri­mes­tre de la matrí­cu­la uni­ver­si­ta­ria y del impor­te abo­na­do duran­te el perio­do de cie­rre de los cen­tros de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal y Secun­da­ria, jun­to con la apli­ca­ción de las medi­das para evi­tar el pago de gas­tos pos­te­rio­res. Ade­más, apli­car medi­das para anu­lar los alqui­le­res de pisos y resi­den­cias de estudiantes.

Como hemos dicho, no esta­mos reci­bien­do el con­te­ni­do de las asig­na­tu­ras que hemos matri­cu­la­do a tra­vés de las cla­ses onli­ne. Esto es evi­den­te, por ejem­plo, en aque­llos casos en los que nece­si­ta­mos prác­ti­cas de labo­ra­to­rio para for­mar­nos en nues­tro ámbi­to o nece­si­ta­mos las infra­es­truc­tu­ras de la uni­ver­si­dad. En con­se­cuen­cia, lo más razo­na­ble es que se devuel­va el pre­cio de los cré­di­tos que hemos paga­do para reci­bir esta for­ma­ción, ya que no se ha reci­bi­do la for­ma­ción pro­me­ti­da cuan­do nos matri­cu­la­mos en dichas asig­na­tu­ras. En este sen­ti­do, exi­gi­mos que se anu­le el pago de resi­den­cias de estu­dian­tes y el alqui­ler de pisos.

5‑Aplicar medi­das para que todos los alum­nos de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Dual reci­ban su sala­rio. Ade­más, res­pe­tar el calen­da­rio de prác­ti­cas (febre­ro/­mar­zo-mayo/­ju­nio) y apli­car el apro­ba­do auto­má­ti­ca a aque­llas per­so­nas que por el esta­do de excep­ción no alcan­cen el míni­mo de horas esta­ble­ci­do en dicho calen­da­rio. Posi­bi­li­dad de rea­li­zar prác­ti­cas fue­ra del calen­da­rio habitual.

El hecho de que las prác­ti­cas obli­ga­to­rias no se hayan rea­li­za­do correc­ta­men­te no es res­pon­sa­bi­li­dad de los alum­nos tra­ba­ja­do­res, por lo que las con­se­cuen­cias aca­dé­mi­cas y eco­nó­mi­cas no pue­den ser impu­tables a éstos. Por ello, exi­gi­mos que se man­ten­ga el calen­da­rio habi­tual de prác­ti­cas, es decir, que el calen­da­rio de prác­ti­cas sea entre febre­ro y junio, tal y como está tipi­fi­ca­do en cada caso. Sin embar­go, sabe­mos que la apli­ca­ción de este calen­da­rio en muchos casos no será sufi­cien­te para lle­gar al núme­ro de horas nece­sa­rias para supe­rar las prác­ti­cas, ya que muchos talle­res están cerra­dos. En este caso, exi­gi­mos que no haya con­se­cuen­cias aca­dé­mi­cas, es decir, que a los alum­nos que no hayan alcan­za­do el míni­mo de horas se les apli­que un apro­ba­do auto­má­ti­ca de las prác­ti­cas, y en nin­gún caso adap­tar este calen­da­rio al verano o al siguien­te cur­so. Por­que ade­más de vul­ne­rar el dere­cho a las vaca­cio­nes, impi­de el tra­ba­jo remu­ne­ra­do en verano y que el pro­ce­so de apren­di­za­je se pro­lon­gue aún más, con las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas que ello con­lle­va. En defi­ni­ti­va, no lo damos por váli­do por­que supon­dría que noso­tros asu­mie­ra­mos las con­se­cuen­cias de el esta­do de excepción.

Las prác­ti­cas labo­ra­les en gene­ral supo­nen tra­ba­jar gra­tis o a cam­bio de un sala­rio muy bajo, y noso­tros, entre otras cosas, nos orga­ni­za­mos para aca­bar con esa explo­ta­ción extre­ma. En un con­tex­to pos­te­rior al esta­do de excep­ción, a la bur­gue­sía esa opción le resul­ta­rá más útil que nun­ca. Sabe­mos, sin embar­go, que para muchos estu­dian­tes tra­ba­ja­do­res las prác­ti­cas son fun­da­men­ta­les, ya que a tra­vés de ellas con­se­gui­mos en muchas oca­sio­nes un tra­ba­jo remu­ne­ra­do que sus­ten­ta eco­nó­mi­ca­men­te nues­tras vidas. Por ello, la nega­ción de cual­quier opción de prác­ti­ca es per­ju­di­cial para los alum­nos tra­ba­ja­do­res. Por lo tan­to, exi­gi­mos que quien lo desee pue­da rea­li­zar las prác­ti­cas fue­ra del calen­da­rio habi­tual (por ejem­plo en verano).

6- Crea­ción de mesas de diá­lo­go para la ges­tión de la situa­ción por par­te de las auto­ri­da­des polí­ti­cas y de los dis­tin­tos res­pon­sa­bles edu­ca­ti­vos con las orga­ni­za­cio­nes de los alum­nos trabajadores.

Para garan­ti­zar la toma de deci­sio­nes en la direc­ción expues­ta en los pun­tos ante­rio­res y la apli­ca­ción de estas deci­sio­nes, es decir, para que se escu­che la voz de los alum­nos tra­ba­ja­do­res y se defien­dan nues­tras exi­gen­cias, con­si­de­ra­mos impres­cin­di­ble que los repre­sen­tan­tes de los intere­ses de los alum­nos y alum­nas tra­ba­ja­do­ras ten­gan pre­sen­cia en los mar­cos de deci­sión, median­te la crea­ción de mesas de diá­lo­go a los nive­les nece­sa­rios para ello. En este sen­ti­do, la orga­ni­za­ción Ikas­le Aber­tza­leak quie­re mani­fes­tar su dis­po­si­ción a reu­nir­se con los car­gos de las auto­ri­da­des polí­ti­cas y del ámbi­to edu­ca­ti­vo corres­pon­dien­tes para ini­ciar las conversaciones.

Los dife­ren­tes pro­ce­sos de lucha, diná­mi­cas y rei­vin­di­ca­cio­nes que se desa­rro­llan en la direc­ción del pro­gra­ma de los alum­nos tra­ba­ja­do­ras que aca­ba­mos de pre­sen­tar, se valo­ran posi­ti­va­men­te por Ikas­le Aber­tza­leak. Es más, nos com­pro­me­te­mos a poner en mar­cha pro­ce­sos de lucha y diná­mi­cas en esa direc­ción has­ta con­se­guir la apli­ca­ción total del pro­gra­ma. Por­que el pro­gra­ma que aca­ba­mos de pre­sen­tar no es sólo un ins­tru­men­to comu­ni­ca­ti­vo o socia­li­za­dor, sino que lo enten­de­mos como un ins­tru­men­to que deter­mi­na la direc­ción a seguir para poder apli­car medi­das con­cre­tas. En este sen­ti­do, hace­mos un lla­ma­mien­to tan­to a la cla­se tra­ba­ja­do­ra como a los dife­ren­tes agen­tes edu­ca­ti­vos para que asu­man el pro­gra­ma y cree­mos una fuer­za que empu­je en esa direc­ción. La situa­ción, nece­sa­ria­men­te, nos obli­ga a crear nue­vas for­mas de lucha, de nin­gu­na mane­ra a aban­do­nar la lucha.

Ikas­le Abertzaleak

7 de abril de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.