Coro­na­vi­rus Covid-19 y ham­bre – farc​-ep​.net

Coro­na­vi­rus Covid-19 y ham­bre:

LAS PANDEMIAS DEL SIGO XXI

Por Jesús San­trich, El Disi­den­te.

Con­si­de­ran­do que en este ini­cio de abril la orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) cal­cu­ló en casi un millón de infec­ta­dos y en alre­de­dor 50 mil los muer­tos en el pla­ne­ta, por cuen­ta de lo que con preo­cu­pa­ción valo­ra que es una rápi­da expan­sión del coro­na­vi­rus COVID 19, cuan­do usted esté leyen­do esta nota, con cer­te­za las cifras aquí con­sig­na­das refe­ri­das a la pan­de­mia, habrán cam­bia­do de mane­ra des­fa­vo­ra­ble para la salud de la huma­ni­dad y segu­ra­men­te la pará­li­sis del mun­do del depor­te que inclu­ye el apla­za­mien­to de las olim­pia­das en Japón, será poca cosa en com­pa­ra­ción con las con­se­cuen­cias por lamen­tar.

En su sen­ti­do más gene­ral, la pala­bra pan­de­mia, pro­ce­den­te de voca­blos grie­gos y que sig­ni­fi­can enfer­me­dad de todo un pue­blo, tie­ne la acep­ción de ser una afec­ta­ción o enfer­me­dad infec­cio­sa que se pre­sen­ta en los huma­nos (pue­de ser que afec­te tam­bién ani­ma­les) a lo lar­go de un área geo­grá­fi­ca­men­te exten­sa.

La OMS, había defi­ni­do el con­cep­to como “Infec­ción por un agen­te infec­cio­so, simul­tá­nea en dife­ren­tes paí­ses, con una mor­ta­li­dad sig­ni­fi­ca­ti­va en rela­ción a la pro­por­ción de pobla­ción infec­ta­da”. Pero des­de 2009 había eli­mi­na­do la carac­te­rís­ti­ca de “mor­ta­li­dad” de su defi­ni­ción y esta­ble­ció que para con­si­de­rar la exis­ten­cia de una pan­de­mia se reque­ría:

  • La apa­ri­ción de un virus nue­vo, que no haya cir­cu­la­do y por tan­to no exis­ta pobla­ción inmu­ne a él.

  • El virus debe tener la capa­ci­dad de pro­du­cir casos gra­ves de enfer­me­dad.

  • El virus debe tener la capa­ci­dad de trans­mi­tir­se de per­so­na a per­so­na de for­ma efi­caz.

Estas tres con­di­cio­nes se pre­sen­tan hoy res­pec­to a la apa­ri­ción y con­ta­gio del coro­na­vi­rus en su ver­sión COVID 19, el cual ya ha toca­do paí­ses de todos los con­ti­nen­tes.

Tene­mos el infor­tu­nio de que en muchos paí­ses afec­ta­dos, entre ellos Colom­bia, nin­gún hos­pi­tal tie­ne con­di­cio­nes para enfren­tar sufi­cien­te­men­te la cri­sis

pan­dé­mi­ca, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que en nues­tro terri­to­rio, de la irres­pon­sa­bi­li­dad se sal­ta a la impro­vi­sa­ción y de esta, al abu­so de la pacien­cia de la pobla­ción, como ocu­rre con la recien­te medi­da de gobierno que con la excu­sa de la lucha con­tra el coro­na­vi­rus, toma los recur­sos de los entes terri­to­ria­les para dár­se­los a ban­cos y empre­sas pri­va­das, que es lo que ocu­rre con el decre­to 444 que, entre otras cosas, de nin­gu­na mane­ra esta­ble­ce pre­ven­ción ni cor­ta la cade­na de con­ta­gio que en pocos días ya suma­ba 19 muer­tos y sobre­pa­só la barre­ra del millar de afec­ta­dos (1.161 al 2 de abril); cifra que sur­ge de eva­lua­cio­nes poco fia­bles den­tro de un sis­te­ma de salud públi­ca pre­ca­rio por su cre­cien­te pri­va­ti­za­ción, des­fi­nan­cia­ción y aban­dono, expre­sa­do por ejem­plo en hechos como que cerran­do mar­zo sola­men­te había una máqui­na para ela­bo­rar las prue­bas de con­ta­gio, la cual había sufri­do algu­nos daños que la saca­ron tem­po­ral­men­te de uso; en la mayo­ría de los hos­pi­ta­les no habían tra­jes para flui­dos, ade­cua­dos para aten­der la emer­gen­cia y mucho menos el per­so­nal y los medi­ca­men­tos sufi­cien­tes. Y en el col­mo del des­ca­ro, el gobierno del sin­ver­güen­za Iván Duque, el Chan­chi­to Malan­drín, has­ta ha uti­li­za­do la emer­gen­cia sani­ta­ria como cor­ti­na de humo para tapar las pes­ti­len­cias que han sali­do a flo­te des­de sus untu­ras con los nego­cios tor­ci­dos (caso Ode­brecht) y con el nar­co­trá­fi­co (caso Ras­tro­jos y caso Ñeñe Her­nán­dez, finan­cia­dor de su cam­pa­ña pre­si­den­cial), que han que­da­do en evi­den­cia con los audios, videos y foto­gra­fías que son de públi­co cono­ci­mien­to.

Vol­vien­do al tema prin­ci­pal, des­de el lunes 16 de mar­zo, la OMS había adver­ti­do sobre la ace­le­ra­ción del con­ta­gio, y aun­que cree que es posi­ble fre­nar o cam­biar el rum­bo de su avan­ce exis­ten luga­res como en Ita­lia, don­de el pro­ble­ma ha lle­ga­do a tal pun­to que en un mis­mo día se han pro­du­ci­do 400, 500, 600 y 700 muer­tos que en muchos casos tie­nen que ser reti­ra­dos en camio­nes mili­ta­res y se han dado esce­nas que recuer­dan capí­tu­los de la Segun­da Gue­rra Mun­dial en que bri­ga­das de sol­da­dos reti­ra­ban muer­tos para inci­ne­rar por cen­te­na­res, y se pre­sen­ta­ron momen­tos en que des­bor­da­dos y colap­sa­dos como están los recur­sos sani­ta­rios, los médi­cos se vie­ron obli­ga­dos a prio­ri­zar aten­cio­nes a quie­nes tuvie­ran mayo­res posi­bi­li­da­des de vida. Espa­ña no pre­sen­ta un pano­ra­ma menos dra­má­ti­co, con algo más de 117.000 infec­ta­dos y un poco más de 1.000 falle­ci­dos al cerrar el dos de abril. En ambos paí­ses el pano­ra­ma de hos­pi­ta­les, mor­gues y cemen­te­rios colap­sa­dos y ciu­da­des deso­la­das con una pobla­ción en páni­co fren­te a la coyun­tu­ra, es ate­rra­dor. Y en la mis­ma Fran­cia, don­de supues­ta­men­te esta­ban toma­das todas las pre­vi­sio­nes, los voce­ros de la comu­ni­dad médi­ca han dicho que el sis­te­ma de salud se encuen­tra al bor­de de la asfi­xia y en estos momen­tos hay cier­tos medi­ca­men­tos que se están con­su­mien­do entre 10 y 20 veces más que en épo­cas nor­ma­les, pre­sen­tán­do­se cares­tía y esca­sez de varios de ellos.

Vien­do de con­jun­to a Euro­pa, excep­ción hecha de Rusia, la fal­ta de per­so­nal espe­cia­li­za­do para aten­der los casos de salud, se com­bi­na con la caren­cia de medi­ca­men­tos y equi­pos. Ya no se tra­ta sola­men­te del ago­ta­mien­to de los cupos en los hos­pi­ta­les pro­pia­men­te dichos, sino tam­bién en los hote­les, ins­ta­la­cio­nes de otros tipos y tien­das de cam­pa­ña dis­pues­tas para sor­tear la situa­ción. Y en lo

que a la aten­ción de los afec­ta­dos toca, las auto­ri­da­des se han vis­to obli­ga­das a lla­mar a médi­cos reti­ra­dos, per­so­nal con expe­rien­cia en pri­me­ros auxi­lios, estu­dian­tes y volun­ta­rios.

Defi­ni­ti­va­men­te, se está ponien­do a prue­ba la res­pon­sa­bi­li­dad de la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, pero gra­ve se ve el pano­ra­ma por­que aun­que los avan­ces de la cien­cia y de la medi­ci­na del siglo XXI debe­rían dar­nos garan­tías de solu­ción rápi­da y efec­ti­va a lo plan­tea­do, lo que obser­va­mos son las insen­sa­te­ces reite­ra­das de poten­cias como Esta­dos Uni­dos que aún en medio de la emer­gen­cia sani­ta­ria mun­dial, per­sis­te en man­te­ner injus­tas medi­das de inter­ven­cio­nis­mo, agre­sión, san­cio­nes y blo­queo eco­nó­mi­co que cobi­jan, inclu­so, pro­duc­tos médi­cos, far­ma­céu­ti­cos, de labo­ra­to­rio, desin­fec­tan­tes, etc. que son reque­ri­dos por paí­ses con­tra los que ha impues­to y man­tie­ne medi­das de pre­sión impe­rial para doble­gar­los, aun­que estén en ple­na lucha con­tra la pan­de­mia, tal como ocu­rre con Irán, Vene­zue­la, Cuba y Nica­ra­gua, por ejem­plo.

Par­ti­cu­lar­men­te para el caso de Irán, los chan­ta­jes y ame­na­zas con­tra las com­pa­ñías que comer­cian pro­duc­tos sani­ta­rios con la nación per­sa se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro terro­ris­mo médi­co, que afec­ta el con­jun­to de sus capa­ci­da­des cien­tí­fi­cas y de manio­bra en la aten­ción de la salud y en par­ti­cu­lar de esta emer­gen­cia mun­dial, cons­ti­tu­yen­do un cri­men infa­me, abso­lu­ta­men­te con­de­na­ble, que nos pone de pre­sen­te, cla­ra­men­te, que para los capi­ta­lis­tas lo que más impor­ta son sus intere­ses, sus nego­cios, sus ganan­cia y no las con­se­cuen­cias que con­tra el ser humano ten­gan las tirá­ni­cas deter­mi­na­cio­nes des­ata­das con­tra aque­llos que no se subor­di­nan a sus dic­tá­me­nes.

En el ante­rior mes de mar­zo, en el con­tex­to del des­en­vol­vi­mien­to de la pan­de­mia pro­du­ci­da por el coro­na­vi­rus COVID 19, tres ejem­plos de decla­ra­cio­nes muy difun­di­das de altos voce­ros del capi­ta­lis­mo mun­dial nos dan mejor idea de la ante­rior afir­ma­ción: Dan Patrick, Vice gober­na­dor de Texas, afir­mó que “los abue­los debe­rían sacri­fi­car­se y dejar­se morir para sal­var la eco­no­mía en bien de sus nie­tos y no para­li­zar el país”; Chris­ti­ne Lagar­de, pre­si­den­ta del Ban­co Cen­tral de Euro­peo mani­fes­tó que “los ancia­nos viven dema­sia­do y eso es un ries­go para la eco­no­mía glo­bal. Tene­mos que hacer algo y ya” y Taro Aso, minis­tro de finan­zas del Japón pidió a los ancia­nos del país que “se den pri­sa en morir” para evi­tar que el Esta­do ten­ga que pagar su aten­ción médi­ca.

Dejan­do cla­ro estas mani­fes­ta­cio­nes que como efec­ti­va­men­te lo refle­xio­na­ba Car­los Marx, “el gobierno del Esta­do moderno no es más que una jun­ta que admi­nis­tra los nego­cios comu­nes de toda la cla­se bur­gue­sa”, sin tener en cuen­ta la salud ni los dere­chos de los ciu­da­da­nos.

Fren­te al avan­ce del COVID 19 nos debe­mos pre­gun­tar si aca­so aho­ra, agre­gan­do la per­ver­si­dad de des­na­tu­ra­li­za­dos capi­ta­lis­tas, esta­mos repi­tien­do la his­to­ria de pan­de­mias olvi­da­das, como la gran epi­de­mia de gri­pa de 1918. Oja­lá que no, por­que sería como caer en un absur­do, repe­tir por insen­sa­tez cosas que son pre­vi­si­bles y domi­na­bles con las capa­ci­da­des cien­tí­fi­co-téc­ni­cas del pre­sen­te. Y mayor dis­pa­ra­te cri­mi­nal se pro­du­ce cuan­do esas posi­bi­li­da­des se nie­gan adre­de, como ocu­rre en los casos que hemos men­cio­na­do, don­de EEUU agre­de

cons­cien­te­men­te con su infa­me blo­queo y sus ame­na­zas san­cio­na­to­rias y de orden mili­tar.

Pese al des­va­río yan­qui que obs­tru­ye el tra­ba­jo y com­pli­ca el com­ba­te con­tra la pan­de­mia, en el caso de Irán, su gobierno ha hecho esfuer­zos titá­ni­cos limi­tan­do el con­tac­to físi­co entre la pobla­ción, orde­nan­do el cie­rre de los cul­tos reli­gio­sos masi­vos, espec­tácu­los cul­tu­ra­les y públi­cos en gene­ral, etc. Y dis­pu­so cen­tros de salud, hos­pi­ta­les de cam­pa­ña y todos los méto­dos para fre­nar al COVID 19, invo­lu­cran­do a las fuer­zas arma­das a las que puso a actuar como si se tra­ta­ra de un ata­que bio­ló­gi­co, por­que con razón para la fecha 23 de mar­zo tomó fuer­za el con­ven­ci­mien­to de que el coro­na­vi­rus era pro­duc­to de una gue­rra bio­ló­gi­ca de Esta­dos Uni­dos con­tra este país y Chi­na. Al res­pec­to médi­cos ira­níes pidie­ron la des­truc­ción de labo­ra­to­rios bio­ló­gi­cos en la región de Asia Occi­den­tal. Así lo expre­sa­ron en una car­ta diri­gi­da a los pre­si­den­tes de la región, y el mis­mo 23 la can­ci­lle­ría chi­na tam­bién dijo que había prue­bas para creer que el nue­vo coro­na­vi­rus fue pro­du­ci­do y pro­pa­ga­do des­de 2015 por cien­tí­fi­cos esta­dou­ni­den­ses.

Irán pro­ce­dió con la crea­ción de bases de com­ba­te con­tra el coro­na­vi­rus que se emplean a fon­do coor­di­nan­do con toda la ins­ti­tu­cio­na­li­dad la ayu­da para la deten­ción del COVID 19. Y los con­tra­les han teni­do posi­ti­vos resul­ta­dos, pero sin embar­go el blo­queo que no cesa es res­pon­sa­bi­li­dad de la mayor dimen­sión en muer­tos que ha alcan­za­do la pan­de­mia y que ubi­ca a Tehe­rán, jun­tó a Milán y Corea del sur como luga­res que alber­gan miles de con­ta­gia­dos, ele­ván­do­se cada día el núme­ro por­que toda­vía no se ha logra­do su con­trol, y por el con­tra­rio se suman cen­te­na­res de muer­tos por día. La insis­ten­cia de sus auto­ri­da­des, enton­ces, es que EEUU sus­pen­da las san­cio­nes y el blo­queo al menos sobre ele­men­tos sani­ta­rios.

Fran­cia, Ale­ma­nia y el Rei­no Uni­do, preo­cu­pa­dos por la gra­ve­dad de la expan­sión, expre­sa­ron su deci­sión de apo­yar la lucha mun­dial con­tra el coro­na­vi­rus y pro­me­tie­ron no dejar por fue­ra a Irán.

Trump, el egó­la­tra pre­si­den­te del país agre­sor, segu­ra­men­te pen­sa­ba que el virus era mal solo para otros y no para los esta­dou­ni­den­ses, pero el impac­to de la pan­de­mia ha toca­do casi todos los ámbi­tos a esca­la pla­ne­ta­ria, al pun­to que al tiem­po que el FMI adver­tía que la pan­de­mia podría ser un freno para el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía glo­bal para este año 2020, se evi­den­cia­ba la caí­da de las bol­sas glo­ba­les. Los prin­ci­pa­les mer­ca­dos bur­sá­ti­les del mun­do sufrie­ron el gol­pe, y en ello Esta­dos Uni­dos ha sido uno de los paí­ses más afec­ta­dos. El lunes 16 de mar­zo fue el des­plo­me en Wall Street y las más impor­tan­tes bol­sas del mun­do con­vir­tién­do­se en el más noto­rio des­de el lunes negro de 1987. El índi­ce Dow Jones sufrió una caí­da en algo más del 12%, la mayor en tres déca­das y la segun­do mayor en sus 124 años de exis­ten­cia. El SP500 tam­bién cayó en 12 %, de tal suer­te que lue­go de su dis­pli­cen­cia fren­te al tema, Trump tuvo que admi­tir que sí era posi­ble que la eco­no­mía entra­ra en rece­sión pero que sería una situa­ción muy tem­po­ral. Sin embar­go, y es fenó­meno que se pre­sen­ta en todo el orbe, las medi­das sani­ta­rias han afec­ta­do a un amplio núme­ro de empre­sas y por

ende a sus tra­ba­ja­do­res, sin que se obser­ve razo­nes para augu­rar que la situa­ción no empeo­ra­rá. Evi­den­te­men­te la pan­de­mia puso fin a varios meses de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y al lado del des­plo­me de Wall Street, en la pode­ro­sa nación del nor­te rei­na una gran incer­ti­dum­bre por­que se temía que la cifra de con­ta­gios y falle­ci­mien­tos fue­ra mucho mayor de lo que pre­sen­ta­ban las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les.

Y cla­ro, ocu­rrió lo que tenía que suce­der, y es que el país que se cree ser la pri­me­ra poten­cia eco­nó­mi­ca y mili­tar del pla­ne­ta comen­zó a regis­trar el mayor índi­ce mun­dial de con­ta­gio (con más de 170.000 infec­ta­dos has­ta el 01 de abril) y mayor núme­ro de muer­tes (no menos de 3000 víc­ti­mas). En New York, el pri­mer caso se pre­sen­tó el 28 de enero, pero duran­te el pri­mer mes pos­te­rior la desidia fue monu­men­tal y cuan­do se qui­so reac­cio­nar tan­to la ciu­dad con el Esta­do del mis­mo nom­bre, eran mues­tra de lo que la irres­pon­sa­bi­li­dad e impro­vi­sa­ción pue­den lograr: la urbe más rica del impe­rio más pode­ro­so del pla­ne­ta, comen­zó a regis­trar los mayo­res nive­les del bro­te a nivel mun­dial, dan­do la visión de una ciu­dad con calles desier­tas, los hos­pi­ta­les y depó­si­tos de cadá­ve­res ates­ta­dos, un hos­pi­tal de cam­pa­ña ins­ta­la­do en el Cen­tral Park y su pobla­ción per­ple­ja y atrin­che­ra­da en sus casas por efec­to de seme­jan­te des­cui­do.

La gran Man­za­na en el ini­cio de abril con­cen­tra­ba el 50% de los casos de la nación del nor­te sin que se vean mues­tras de mejo­ría, y la len­ti­tud en la toma de las medi­das sani­ta­rias fue, sin duda, la cau­sa del desas­tre que segu­ra­men­te en poco tiem­po se verá refle­ja­do en todo el país, con el agra­van­te de que el Pre­si­den­te Donald Trump, aun­que con­tra su volun­tad ya tuvo que agra­de­cer a Mos­cú el tras­la­do de un avión con insu­mos para enfren­tar la peor cri­sis sani­ta­ria vivi­da por EEUU en los últi­mos tiem­pos, segu­ra­men­te por insa­nia no ha creí­do nece­sa­rio toda­vía decre­tar la cua­ren­te­na, y los infor­mes ofi­cia­les sobre la situa­ción no dan cer­te­za de nada dife­ren­te a que la poten­cia mili­tar no tie­ne un mane­jo cla­ro de su pro­pia situa­ción y, menos, con­di­cio­nes para ayu­dar a sobre­lle­var la de otras lati­tu­des, apar­te que los espe­cia­lis­tas creen que en un par de sema­nas su sis­te­ma de salud habrá colap­sa­do. Por eso Irán, apar­te de argu­men­tar su lógi­ca des­con­fian­za, obser­va la inca­pa­ci­dad de Esta­dos Uni­dos en el mane­jo de la cri­sis y ha recha­za­do rotun­da­men­te la “ayu­da” para luchar con­tra el coro­na­vi­rus que le ha ofre­ci­do el gobierno nor­te­ame­ri­cano en una acti­tud con­tra­dic­to­ria si se toma en cuen­ta la reim­po­si­ción recien­te de las san­cio­nes yan­quis que han teni­do un impac­to devas­ta­dor sobre la vida de los ira­níes.

La natu­ra­le­za de las san­cio­nes, sim­ple­men­te, es inhu­ma­na, pero en la nación Ira­ní, la lucha con­tra el COVID 19, se ha con­ver­ti­do en algo más que un com­ba­te con­tra el coro­na­vi­rus, pues se tra­ta de una lucha con­tra las medi­das que des­de 2018 le impu­sie­ron las auto­ri­da­des grin­gas, que no per­mi­tie­ron la entra­da de medi­ca­men­tos esen­cia­les apar­te de que las san­cio­nes ban­ca­rias y finan­cie­ras impi­die­ron el pago de medi­ca­men­tos a los paí­ses que los han sumi­nis­tra­do.

Aho­ra, enton­ces, Irán no pue­den con­se­guir prue­bas para el diag­nós­ti­co, ni anti­gri­pa­les, ni máqui­nas res­pi­ra­to­rias, por ejem­plo, y el blo­queo ha lle­va­do a varios paí­ses a sus­pen­der el comer­cio huma­ni­ta­rio con Irán, que si bien es un país que tra­ba­ja ardua­men­te por la fabri­ca­ción de una vacu­na, se cree que podrían lograr­lo pero no antes de un año.

No es esta la pri­me­ra ni, has­ta aho­ra, la más gra­ve pan­de­mia en la his­to­ria de la huma­ni­dad, que gene­ral­men­te devie­nen de zoo­no­sis que han apa­re­ci­do con la domes­ti­ca­ción de ani­ma­les. Enton­ces, nun­ca esta­rá de más para gene­rar con­cien­cia, recor­dar las dimen­sio­nes de espan­to que pue­de alcan­zar un fenó­meno de salud públi­ca como el que hoy azo­ta al mun­do con el caso del coro­na­vi­rus. Se cuen­tan la virue­la, la dif­te­ria, la gri­pe, la tubercu­losis, la tos feri­na, la fie­bre tifoi­dea, el saram­pión y el VIH, entre otras que han cau­sa­do núme­ros enor­mes de pér­di­das huma­nas que se cuen­tan, en dife­ren­tes épo­cas, por milla­res, cen­te­na­res de miles y has­ta millo­nes de muer­tes.

En el caso de Amé­ri­ca, entre las más anti­guas epi­de­mias, por ejem­plo, está la de virue­la que aca­bó con la mitad de la pobla­ción nati­va de la isla La Espa­ño­la en 1518 y con no menos de 150.000 mexi­ca­nos en 1520, ano­tan­do sola­men­te la pobla­ción de Tenoch­titlán, entre quie­nes murió el empe­ra­dor, lo mis­mo que en el Perú en 1530, en el que las pér­di­das fue­ron de simi­la­res dimen­sio­nes. Un poco más tar­de, hacia el año 1600, el saram­pión mató a dos millo­nes de nati­vos mexi­ca­nos.

Duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial suce­dió la epi­de­mia cono­ci­da como la gri­pa espa­ño­la, que así se mal lla­mó no por­que empe­za­ra en Espa­ña, sino por­que ahí se infor­mó sin cen­su­ra sobre el fenó­meno en tiem­pos en que por el desa­rro­llo de la con­fron­ta­ción béli­ca los paí­ses invo­lu­cra­dos en ella no infor­ma­ban sobre la enfer­me­dad que en la reali­dad esta­ba diez­man­do a las tro­pas en los fren­tes de bata­lla.

Tal cir­cuns­tan­cia nos dejó la ense­ñan­za que el secre­tis­mo con­tra la liber­tad de expre­sión lo que hace es no ayu­dar a resol­ver el pro­ble­ma. Es esta real­men­te la his­to­ria de una epi­de­mia olvi­da­da que nos indi­ca que en vez de fabri­car tan­ques, avio­nes de gue­rra y misi­les, la eco­no­mía debe ser para resol­ver las nece­si­da­des bási­cas de la gen­te y para enfren­tar o evi­tar con pre­ven­ción, por ejem­plo, epi­de­mias de este tipo capa­ces de poner en ries­go el futu­ro de la espe­cie. Lo cual impo­ne el deber humano de ven­cer­la entre todos sin mirar en sacar pro­ve­chos geo­po­lí­ti­cos, o boti­nes mate­ria­les o de lide­raz­go éti­ca­men­te inad­mi­si­bles si obser­va­mos que las catas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias de los even­tos que en el caso de la pan­de­mia con la que esta­mos ejem­pli­fi­can­do, las esti­ma­cio­nes más anti­guas indi­ca­ban que murie­ron entre 40 y 50 millo­nes de per­so­nas, mien­tras que esti­ma­cio­nes actua­les deri­va­das de estu­dios cien­tí­fi­cos más avan­za­dos, men­cio­nan entre 50 y 100 millo­nes de víc­ti­mas.

Se cal­cu­la que en Chi­na murie­ron 30 millo­nes de per­so­nas, las cua­les cons­ti­tuían por enton­ces apro­xi­ma­da­men­te el 35% de la pobla­ción de aque­lla épo­ca. En el Ejér­ci­to de Chi­na, se cree que el 35% de las tro­pas que se enfer­ma­ron murie­ron. En Esta­dos Uni­dos la afec­ta­ción fue del 28% y los muer­tos fue­ron entre 500.000 a

675.000 per­so­nas. En Fran­cia murie­ron al igual que en Ita­lia 400.000 per­so­nas, En Rei­no Uni­do 250.000, en Espa­ña 200.000, en la India bri­tá­ni­ca de 10 a 17 millo­nes, en el Áfri­ca sub­saha­ria­na 1,5 a 2 millo­nes, en Aus­tra­lia 80.000, en Chi­le

40.113 per­so­nas, etc.

Espe­re­mos que con el con­cur­so del con­jun­to de la pobla­ción la pan­de­mia no se con­vier­ta en tra­ge­dia nacio­nal suma­da a la des­gra­cia mun­dial que ya es. El pro­ble­ma, como ya hemos vis­to men­cio­nan­do la situa­ción de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les, no se limi­ta a lo estric­ta ni fun­da­men­tal­men­te sani­ta­rio. Su impac­to toca todos los nive­les y esce­na­rios de la vida coti­dia­na y en mucho del plano eco­nó­mi­co, con la para­do­ja que al tiem­po que exis­te preo­cu­pa­ción por man­te­ner los moto­res de la eco­no­mía encen­di­dos, se exi­ge que la gen­te per­ma­nez­ca en los hoga­res, y se toman otras medi­das de ais­la­mien­to social para con­tro­lar el con­ta­gio que de una u otra mane­ra impac­tan sobre la pro­duc­ción. Por ejem­plo, cuan­do comen­za­ron las aler­tas y la evi­den­cia de la expan­sión del coro­na­vi­rus en Euro­pa era un hecho, la caí­da en la deman­da no se hizo espe­rar, sobre todo debi­do a res­tric­cio­nes de urgen­cia adop­ta­das por paí­ses como Ita­lia, Espa­ña, Fran­cia y Ale­ma­nia que gene­ra­ron una espe­cie de cor­to cir­cui­to en la mar­cha de la eco­no­mía.

Entre las muchas afec­ta­cio­nes gene­ra­li­za­das se resal­tan la caí­da del pre­cio del petró­leo, la semi pará­li­sis de la pro­duc­ción, el hun­di­mien­to de los mer­ca­dos de valo­res y la caí­da del con­su­mo sin la exis­ten­cia de pro­gra­mas de con­tin­gen­cia, con­fi­gu­rán­do­se una situa­ción que exper­tos y man­da­ta­rios han com­pa­ra­do con la cri­sis de los años trein­ta del siglo pasa­do, pre­ci­san­do eso sí que la rece­sión no es un efec­to del coro­na­vi­rus sola­men­te; qui­zás este la poten­cia, pero su mar­cha ya era inexo­ra­ble por otras cau­sas.

El pri­mer minis­tro de Fran­cia Eduard Phi­lip expre­só que esta­ban enfren­tán­do­se a la peor cri­sis sani­ta­ria de los últi­mos 100 años, la cual pro­vo­ca­rá un fre­na­zo bru­tal y masi­vo al con­jun­to de la eco­no­mía y al modo de vida de la pobla­ción en Euro­pa y el mun­do. A la orden del día se pone la coope­ra­ción y la soli­da­ri­dad por que los males que le depa­re la situa­ción a cual­quie­ra, nos ter­mi­na­rán afec­tan­do a todos. A mane­ra de ejem­plo, a pro­pó­si­to de los efec­tos eco­nó­mi­cos en Euro­pa, des­de que se anun­ció la cri­sis en Espa­ña los efec­tos sobre el mer­ca­do labo­ral no tie­nen pre­ce­den­tes. Se per­die­ron 900.000 empleos y la cifra de para­dos se ele­vó a 3.5 millo­nes, la segu­ri­dad social res­tó 900.000 afi­lia­dos menos y el núme­ro de des­em­plea­dos se cifró en 302.265 des­em­plea­dos según los minis­te­rios encar­ga­dos.

Res­pec­to a nues­tra región el pano­ra­ma tam­po­co es alen­ta­dor. Ana­lis­tas del FMI como Ale­jan­dro Ber­ne con­cep­tua­ron que el impac­to de la pan­de­mia para la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be será muy fuer­te sobre todo en los paí­ses que depen­den de la ven­ta del petró­leo que esta­rán afec­ta­dos enor­me­men­te por la caí­da del pre­cio del cru­do en el mer­ca­do inter­na­cio­nal y por la fuga masi­va de capi­ta­les, la con­trac­ción casi total del turis­mo, la ausen­cia de inver­sión extran­je­ra direc­ta y la rup­tu­ra de las cade­nas de sumi­nis­tros por la para­li­za­ción de la eco­no­mía en el mun­do desa­rro­lla­do.

Las bol­sas de valo­res en el con­ti­nen­te tam­bién sufrie­ron caí­das en mar­zo, que fluc­tua­ron entre el 10 y el 15% (Sao Pau­lo 12%, San­tia­go 14% y la bol­sa de comer­cio de Bue­nos Aires en 10,20 % y la de Colom­bia, en 15%, por ejem­plo); al tiem­po, en Euro­pa el pro­me­dio del des­plo­me fluc­tuó en el 5%; las pla­zas asiá­ti­cas

fue­ron más mode­ra­das pero con bajas como la de la India en 5,9 %, Tokio en 2,5% y Hong Kong en algo más del 4%.

Lo más inquie­tan­te es que pese a dis­po­si­cio­nes como las cua­ren­te­nas, el cie­rre de fron­te­ras marí­ti­mas, aéreas y terres­tres que se han toma­do en casi todos los paí­ses, el con­ta­gio cre­ció, y el páni­co se ha gene­ra­li­za­do, hacién­do­se evi­den­te que la sen­sa­tez exi­ge como prio­ri­dad unir­nos para arre­ciar las pre­cau­cio­nes que se requie­ra para fre­nar el con­ta­gio, sal­var vidas huma­nas, pro­te­ger el teji­do social y para supe­rar una cri­sis sani­ta­ria que impac­ta diver­sos espa­cios y nive­les del dia­rio vivir. Tene­mos que auto impo­ner­nos y per­sua­dir a todo el que poda­mos de ele­var la vigi­lan­cia, el auto­con­trol y con­trol cons­tan­te y sis­te­má­ti­co de las pre­vi­sio­nes y medi­das más ele­men­ta­les que pue­den ayu­dar a neu­tra­li­zar la pro­pa­ga­ción como esa del ais­la­mien­to social, o la más sen­ci­lla de lavar­se con cons­tan­cia las manos con agua y jabón, y evi­tar los con­tac­tos físi­cos. Tomar ejem­plo de quie­nes mejor han sor­tea­do el pro­ble­ma, tam­bién es un deber que se impo­ne, no sola­men­te en lo que con­cier­ne a la apli­ca­ción de las res­tric­cio­nes sino a las accio­nes de pro­tec­ción labo­ral, pro­tec­ción sala­rial y pro­tec­ción social como de todos los recur­sos de sobre­vi­ven­cia de los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les y de la tota­li­dad de la ciu­da­da­nía, sobre todo los más vul­ne­ra­bles.

Cuba, pese a sufrir las cri­mi­na­les medi­das san­cio­na­to­rias y el blo­queo yan­qui, ha sido ejem­plo del com­ba­te al virus en todos estos cam­pos. Las accio­nes que ha toma­do esta­ble­cen tres eta­pas en el con­trol de la pan­de­mia, pro­ce­dien­do a apli­car en estric­to las medi­das que exi­gen los pro­to­co­los de salud, ade­cuan­do cada pro­ce­di­mien­to a las carac­te­rís­ti­cas de cada caso, toman­do como base prin­ci­pal de sus accio­nes fren­te al ries­go sani­ta­rio real al con­jun­to del teji­do social, que cuen­ta con una pobla­ción edu­ca­da, infor­ma­da, soli­da­ria, dis­ci­pli­na­da, y con un sis­te­ma de salud y una comu­ni­dad cien­tí­fi­ca, más una defe­sa civil y un par­ti­do de gobierno en dis­po­si­ción de ser­vir a sus com­pa­trio­tas y al mun­do.

La pri­me­ra eta­pa que defi­nió fue la pre-epi­dé­mi­ca o fase uno que tra­ta de la ubi­ca­ción de los casos que le han lle­ga­do del exte­rior, hacien­do pes­qui­sas audien­cias sani­ta­rias y otros meca­nis­mos de eva­lua­ción; la segun­da fase con­sis­te en la ubi­ca­ción de la trans­mi­sión autóc­to­na limi­ta­da, que es el pro­ce­so de ubi­car a quie­nes han lle­ga­do a con­ta­giar­se sin tener con­tac­tos o nexos con via­je­ros sino que ya se han gene­ra­do des­de el inte­rior de las comu­ni­da­des. La ter­ce­ra es la epi­dé­mi­ca.

Las medi­das adop­ta­das para pro­te­ger a la pobla­ción y evi­tar un nivel epi­dé­mi­co interno de pro­pa­ga­ción apun­tan a acre­cer la seve­ri­dad en el con­trol, la regu­la­ción de la entra­da por las fron­te­ras del país y apli­car prác­ti­cas de dis­tan­cia­mien­to social para res­guar­dar a las per­so­nas más vul­ne­ra­bles. Por ejem­plo, a par­tir del mar­tes 24 de mar­zo, la entra­da al país se res­trin­gió, limi­tán­do­la solo para per­so­nas resi­den­tes en Cuba, quie­nes una vez reci­bi­das debían per­ma­ne­ce­rán 15 días en obser­va­ción (el tiem­po de incu­ba­ción del COVID 19 es de 1 a 14 días), en los luga­res pre­via­men­te acon­di­cio­na­dos para ello y la sali­da de la isla que­dó esta­ble­ci­da solo para turis­tas que visi­tan Cuba. Todas estas medi­das sin duda afec­ta­rán noto­ria­men­te la indus­tria del turis­mo, pero el gobierno prio­ri­zó la salud

ciu­da­da­na a cual­quier otra con­si­de­ra­ción, seña­lan­do como impres­cin­di­ble hacer pre­va­le­cer la volun­tad de con­tri­buir en las accio­nes de con­trol y apo­yo sin dejar­se atra­par por el páni­co.

En fecha 22 de mar­zo, la mayor de las Anti­llas redo­bló sus medi­das con­si­de­ran­do que ya tenía la iden­ti­fi­ca­ción de 35 casos gra­cias al mejo­ra­mien­to de los méto­dos de detec­ción. 33 esta­ban ais­la­dos y hos­pi­ta­li­za­dos para evi­tar pro­pa­ga­ción y pro­ce­der con su efec­ti­va aten­ción; 2 esta­ban en esta­do crí­ti­co y uno gra­ve con aten­ción y segui­mien­to per­ma­nen­te por exper­tos. En los cen­tros de ais­la­mien­to y aten­ción para con­trol había 954 pacien­tes, 200 extran­je­ros y 727 cuba­nos toma­dos por sos­pe­cha de con­tac­to. Otras 37. 773 per­so­nas eran vigi­la­das en sus hoga­res. Has­ta ese momen­to no había trans­mi­sión autóc­to­na.

Cuba esta­ble­ció inte­gral­men­te medi­das que cobi­ja­ron el sis­te­ma de salud, de trans­por­te, de admi­nis­tra­ción públi­ca, de comer­cio, acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en gene­ral y la coti­dia­ni­dad, con­tan­do con la dis­ci­pli­na social y la con­tri­bu­ción cons­cien­te de la ciu­da­da­nía, la acción cívi­ca del con­jun­to de sus orga­ni­za­cio­nes de masas y sus fuer­zas mili­ta­res, y pro­ve­yó a la pobla­ción de ele­men­tos de aseo, desin­fec­ción y de aten­ción sani­ta­ria efec­ti­va, pudien­do inclu­so brin­dar cola­bo­ra­ción en asis­ten­cia médi­ca a otros paí­ses del mun­do. Al día de hoy ya habían repar­ti­do en todas sus terri­to­ria­li­da­des, test para el diag­nós­ti­co inme­dia­to del COVID 19.

El pri­mer minis­tro de Jamai­ca, agra­de­ció un des­ta­ca­men­to de 90 médi­cos cuba­nos, 46 enfer­me­ras y 4 tera­peu­tas médi­cos todos, espe­cia­li­za­dos en tra­ta­mien­tos epi­de­mio­ló­gi­cos. Otras bri­ga­das via­ja­ron a Gra­na­da, Suri­nam, Beli­ce, Nica­ra­gua, Gra­na­da, Ita­lia, Hai­tí, Anti­gua y Bar­bu­da, San­ta Sofía, San Cris­tó­bal, Domi­ni­ca, Nie­ves, Vene­zue­la y Ando­rra en acción de soli­da­ri­dad, com­ple­tan­do misio­nes médi­cas que se man­tie­nen acti­vas en 29 nacio­nes, con 28129 cola­bo­ra­do­res pro­yec­tan­do ele­va­do ejem­plo de inter­na­cio­na­lis­mo y soli­da­ri­dad.

Para aten­der el caso espe­cí­fi­co del coro­na­vi­rus COVID 19, Cuba ha des­ta­ca­do 596 pro­fe­sio­na­les en diver­sas espe­cia­li­da­des que ase­so­ran el com­ba­te con­tra la pan­de­mia en 14 paí­ses.

Al pri­me­ro de abril en Cuba se con­fir­ma­ron 21 nue­vos casos de COVID 19, para un acu­mu­la­do de 233 afec­cio­nes. Las auto­ri­da­des sani­ta­rias ase­gu­ra­ron que han ingre­sa­do a vigi­lan­cia clí­ni­ca epi­de­mio­ló­gi­ca 2.320 pacien­tes y a 25.920 per­so­nas se les da segui­mien­to por aten­ción pri­ma­ria. De las per­so­nas con­fir­ma­das 202 pre­sen­tan evo­lu­ción clí­ni­ca esta­ble, 6 falle­cie­ron, 13 han sido dados de alta, uno eva­cua­do y están en esta­do crí­ti­co 5 y dos gra­ves. Sien­do este el pano­ra­ma de una situa­ción que se man­tie­ne bajo con­trol en un mun­do don­de la pan­de­mia se ha exten­di­do has­ta aho­ra a 178 paí­ses, sien­do los mas recien­tes agre­ga­dos Botsua­na, Sie­rra Leo­na y Burun­di. A nivel mun­dial se acu­mu­la­ron 854.707 casos con­fir­ma­dos con 42.162 falle­ci­dos.

Vene­zue­la, que apar­te de la ayu­da huma­ni­ta­ria cuba­na pudo acu­mu­lar sufi­cien­tes prue­bas y 24 medi­ca­men­tos para aten­der la emer­gen­cia, tal como en Cuba, con cubri­mien­to para toda su pobla­ción, más el apo­yo de médi­cos rusos, chi­nos y pro­pios vene­zo­la­nos, cri­ti­có a EEUU por sus ame­na­zas con­tra los labo­ra­to­rios

inter­na­cio­na­les que se han atre­vi­do ven­der­le prue­bas médi­cas a la Repú­bli­ca boli­va­ria­na.

En este momen­to, son Chi­na, Rusia y Cuba los paí­ses que fue­ra de sus pro­pios terri­to­rios atien­de el com­ba­te con­tra la pan­de­mia, pres­tan­do soli­da­ri­dad a otros paí­ses con per­so­nal sani­ta­rio, equi­pos y medi­ca­men­tos. Podría­mos decir que apar­te de Chi­na que anun­ció haber con­tro­la­do la pan­de­mia y Rusia que la fre­nó des­de el ini­cio, Cuba tam­bién pudo man­te­ner a raya el avan­ce del COVID 19, y con la ayu­da de los ante­rio­res Vene­zue­la mar­cha por el mis­mo camino, des­afor­tu­na­da­men­te no sien­do así en el res­to de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na ni del mun­do. Pre­sen­tán­do­se la par­ti­cu­lar situa­ción de que Donald Trump, el 31 de mar­zo, final­men­te pare­ció acep­tar la gra­ve­dad de los acon­te­ci­mien­tos para su pro­pio país cuan­do pidió a la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se que se pre­pa­ra­ran para una sema­na dolo­ro­sa; qui­zás irían a ser 200 mil muer­tos por cuen­ta del coro­na­vi­rus. Y altos fun­cio­na­rios de la casa Blan­ca encar­ga­dos de la cri­sis, esti­ma­ron inclu­so que podría lle­gar­se a una tasa de 2.200 per­so­nas muer­tas por día. La pren­sa por su par­te cri­ti­có seve­ra­men­te al man­da­ta­rio por haber, al prin­ci­pio de la irrup­ción de la pan­de­mia, tra­ta­do de mini­mi­zar las dimen­sio­nes de la mis­ma. De cual­quier for­ma el man­da­ta­rio grin­go, mal­va­do, cana­lla, des­ca­ra­do, ruin y des­pre­cia­ble, ha man­te­ni­do sus medi­das de agre­sión con­tra los paí­ses a los que deci­dió impo­ner san­cio­nes eco­nó­mi­cas y blo­queo, y de mane­ra insó­li­ta, el dos de abril ama­ne­ce la noti­cia del des­plie­gue de embar­ca­cio­nes y avio­nes mili­ta­res yan­quis en aguas del Cari­be, avan­zan­do ame­na­zan­tes hacia las cos­tas de Vene­zue­la, con la mani­da excu­sa de estar hacien­do un ope­ra­ti­vo con­tra el nar­co­trá­fi­co, lo cual ocu­rre a pocos días de haber el gobierno yan­qui colo­ca­do pre­cio a la cabe­za del Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y a las cabe­zas de otros altos fun­cio­na­rios de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na tras impu­tar­les fal­sos car­gos de nar­co­trá­fi­co. Hecho que fue recha­za­do por las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas y por la can­ci­lle­ría cuba­na que indi­có que las acu­sa­cio­nes y las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de supues­to com­ba­te al nar­co­trá­fi­co cons­ti­tu­yen una ame­na­za a la paz de la región y son una pre­tex­to opor­tu­nis­ta de EEUU. La can­ci­lle­ría rusa recha­zó rotun­da­men­te la posi­ble acción béli­ca con­tra Vene­zue­la.

Esta cri­sis indi­ca la nece­si­dad de pro­por­cio­nar aten­ción médi­ca ase­qui­ble para toda la pobla­ción, aca­bar si no por huma­nis­mo y amor, por con­ve­nien­cia públi­ca, inclu­so con el cre­ci­mien­to de la des­igual­dad y la mise­ria y preo­cu­par­nos de con­jun­to por el cam­bio cli­má­ti­co que nos mues­tra que es una locu­ra devas­tar el pla­ne­ta como se está hacien­do. Por otro lado, debe­mos fre­nar defi­ni­ti­va­men­te el modo de pro­ce­der de EEUU que ade­más de haber pro­du­ci­do el virus impo­ne san­cio­nes que impi­den enfren­tar­lo, y apro­ve­cha la cri­sis para arre­ciar sus ame­na­zas mili­ta­res, lo cual es de des­qui­cia­dos. Al mis­mo tiem­po, refle­xio­ne­mos en que otra “pan­de­mia” con la que tene­mos que aca­bar y res­pec­to a la cual con segu­ri­dad exis­te el antí­do­to si se deja de lado la mez­quin­dad, es la del HAMBRE, la cual mata mucha más gen­te al día que el CORONAVIRUS COVID ‑19.

No olvi­de­mos que la ham­bru­na y la des­nu­tri­ción son pro­ble­mas sur­gi­do fun­da­men­tal­men­te de la pobre­za, la des­igual­dad y la injus­ti­cia social, que afec­tan a muchos paí­ses del mun­do con­vir­tién­do­se qui­zás en los peo­res pro­ble­mas de la

huma­ni­dad. El Pro­yec­to Ham­bre de las Nacio­nes Uni­das ha cal­cu­la­do que dia­ria­men­te mue­ren 24.000 per­so­nas de ham­bre o por cau­sas rela­cio­na­das con el ham­bre, sien­do el 16% del total de las muer­tes. Por otras cau­sas mue­ren 150.000 per­so­nas por día. Y el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­ta­ción (PMA) cal­cu­la en 975 millo­nes las per­so­nas des­nu­tri­das en el orbe, y si bien entre las cau­sas de tal fenó­meno están los desas­tres natu­ra­les, como fun­da­men­ta­les están la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra agrí­co­la y la sobre­ex­plo­ta­ción del medio ambien­te. Todo ello, pre­ci­san­do que entre las prin­ci­pa­les com­ple­jas cau­sas de incre­men­to del ham­bre, están las polí­ti­cas comer­cia­les injus­tas, la pobre­za, la fal­ta de acce­so de mucha pobla­ción al agua pota­ble y los con­flic­tos arma­dos, que en últi­mas deri­van tam­bién de la fal­ta de jus­ti­cia social, que es lo que ins­pi­ra la per­sis­ten­cia de la lucha gue­rri­lle­ra en Colom­bia.

NOTA: Al cie­rre del 2 de abril, lamen­ta­ble­men­te en Ecua­dor se habían pre­sen­ta­do 3.500 muer­tes cau­sa­dos por el COVID-19, la mitad de los cua­les se han sus­ci­ta­do en la ciu­dad de Gua­ya­quil, pre­sen­tán­do­se una situa­ción dan­tes­ca de des­con­trol, en la que muchos de los cadá­ve­res se han teni­do que reco­ger de las calles. La tasa de mor­ta­li­dad por cau­sa del COVID-19 lle­gó a 1,35 por cada 100 mil habi­tan­tes, superan­do al Bra­sil que era el país lati­no­ame­ri­cano más gol­pea­do en mate­ria de con­ta­gio, apar­te de Uru­guay que pro­por­cio­nal­men­te con el uni­ver­so de su pobla­ción pare­cía ser el más ele­va­do.

Abril 03 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *