Coro­na­vi­rus Covid-19 y ham­bre – farc​-ep​.net

Coro­na­vi­rus Covid-19 y ham­bre:

LAS PANDEMIAS DEL SIGO XXI

Por Jesús San­trich, El Disidente.

Con­si­de­ran­do que en este ini­cio de abril la orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) cal­cu­ló en casi un millón de infec­ta­dos y en alre­de­dor 50 mil los muer­tos en el pla­ne­ta, por cuen­ta de lo que con preo­cu­pa­ción valo­ra que es una rápi­da expan­sión del coro­na­vi­rus COVID 19, cuan­do usted esté leyen­do esta nota, con cer­te­za las cifras aquí con­sig­na­das refe­ri­das a la pan­de­mia, habrán cam­bia­do de mane­ra des­fa­vo­ra­ble para la salud de la huma­ni­dad y segu­ra­men­te la pará­li­sis del mun­do del depor­te que inclu­ye el apla­za­mien­to de las olim­pia­das en Japón, será poca cosa en com­pa­ra­ción con las con­se­cuen­cias por lamentar.

En su sen­ti­do más gene­ral, la pala­bra pan­de­mia, pro­ce­den­te de voca­blos grie­gos y que sig­ni­fi­can enfer­me­dad de todo un pue­blo, tie­ne la acep­ción de ser una afec­ta­ción o enfer­me­dad infec­cio­sa que se pre­sen­ta en los huma­nos (pue­de ser que afec­te tam­bién ani­ma­les) a lo lar­go de un área geo­grá­fi­ca­men­te extensa.

La OMS, había defi­ni­do el con­cep­to como “Infec­ción por un agen­te infec­cio­so, simul­tá­nea en dife­ren­tes paí­ses, con una mor­ta­li­dad sig­ni­fi­ca­ti­va en rela­ción a la pro­por­ción de pobla­ción infec­ta­da”. Pero des­de 2009 había eli­mi­na­do la carac­te­rís­ti­ca de “mor­ta­li­dad” de su defi­ni­ción y esta­ble­ció que para con­si­de­rar la exis­ten­cia de una pan­de­mia se requería:

  • La apa­ri­ción de un virus nue­vo, que no haya cir­cu­la­do y por tan­to no exis­ta pobla­ción inmu­ne a él.

  • El virus debe tener la capa­ci­dad de pro­du­cir casos gra­ves de enfer­me­dad.

  • El virus debe tener la capa­ci­dad de trans­mi­tir­se de per­so­na a per­so­na de for­ma eficaz.

Estas tres con­di­cio­nes se pre­sen­tan hoy res­pec­to a la apa­ri­ción y con­ta­gio del coro­na­vi­rus en su ver­sión COVID 19, el cual ya ha toca­do paí­ses de todos los continentes.

Tene­mos el infor­tu­nio de que en muchos paí­ses afec­ta­dos, entre ellos Colom­bia, nin­gún hos­pi­tal tie­ne con­di­cio­nes para enfren­tar sufi­cien­te­men­te la crisis

pan­dé­mi­ca, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que en nues­tro terri­to­rio, de la irres­pon­sa­bi­li­dad se sal­ta a la impro­vi­sa­ción y de esta, al abu­so de la pacien­cia de la pobla­ción, como ocu­rre con la recien­te medi­da de gobierno que con la excu­sa de la lucha con­tra el coro­na­vi­rus, toma los recur­sos de los entes terri­to­ria­les para dár­se­los a ban­cos y empre­sas pri­va­das, que es lo que ocu­rre con el decre­to 444 que, entre otras cosas, de nin­gu­na mane­ra esta­ble­ce pre­ven­ción ni cor­ta la cade­na de con­ta­gio que en pocos días ya suma­ba 19 muer­tos y sobre­pa­só la barre­ra del millar de afec­ta­dos (1.161 al 2 de abril); cifra que sur­ge de eva­lua­cio­nes poco fia­bles den­tro de un sis­te­ma de salud públi­ca pre­ca­rio por su cre­cien­te pri­va­ti­za­ción, des­fi­nan­cia­ción y aban­dono, expre­sa­do por ejem­plo en hechos como que cerran­do mar­zo sola­men­te había una máqui­na para ela­bo­rar las prue­bas de con­ta­gio, la cual había sufri­do algu­nos daños que la saca­ron tem­po­ral­men­te de uso; en la mayo­ría de los hos­pi­ta­les no habían tra­jes para flui­dos, ade­cua­dos para aten­der la emer­gen­cia y mucho menos el per­so­nal y los medi­ca­men­tos sufi­cien­tes. Y en el col­mo del des­ca­ro, el gobierno del sin­ver­güen­za Iván Duque, el Chan­chi­to Malan­drín, has­ta ha uti­li­za­do la emer­gen­cia sani­ta­ria como cor­ti­na de humo para tapar las pes­ti­len­cias que han sali­do a flo­te des­de sus untu­ras con los nego­cios tor­ci­dos (caso Ode­brecht) y con el nar­co­trá­fi­co (caso Ras­tro­jos y caso Ñeñe Her­nán­dez, finan­cia­dor de su cam­pa­ña pre­si­den­cial), que han que­da­do en evi­den­cia con los audios, videos y foto­gra­fías que son de públi­co conocimiento.

Vol­vien­do al tema prin­ci­pal, des­de el lunes 16 de mar­zo, la OMS había adver­ti­do sobre la ace­le­ra­ción del con­ta­gio, y aun­que cree que es posi­ble fre­nar o cam­biar el rum­bo de su avan­ce exis­ten luga­res como en Ita­lia, don­de el pro­ble­ma ha lle­ga­do a tal pun­to que en un mis­mo día se han pro­du­ci­do 400, 500, 600 y 700 muer­tos que en muchos casos tie­nen que ser reti­ra­dos en camio­nes mili­ta­res y se han dado esce­nas que recuer­dan capí­tu­los de la Segun­da Gue­rra Mun­dial en que bri­ga­das de sol­da­dos reti­ra­ban muer­tos para inci­ne­rar por cen­te­na­res, y se pre­sen­ta­ron momen­tos en que des­bor­da­dos y colap­sa­dos como están los recur­sos sani­ta­rios, los médi­cos se vie­ron obli­ga­dos a prio­ri­zar aten­cio­nes a quie­nes tuvie­ran mayo­res posi­bi­li­da­des de vida. Espa­ña no pre­sen­ta un pano­ra­ma menos dra­má­ti­co, con algo más de 117.000 infec­ta­dos y un poco más de 1.000 falle­ci­dos al cerrar el dos de abril. En ambos paí­ses el pano­ra­ma de hos­pi­ta­les, mor­gues y cemen­te­rios colap­sa­dos y ciu­da­des deso­la­das con una pobla­ción en páni­co fren­te a la coyun­tu­ra, es ate­rra­dor. Y en la mis­ma Fran­cia, don­de supues­ta­men­te esta­ban toma­das todas las pre­vi­sio­nes, los voce­ros de la comu­ni­dad médi­ca han dicho que el sis­te­ma de salud se encuen­tra al bor­de de la asfi­xia y en estos momen­tos hay cier­tos medi­ca­men­tos que se están con­su­mien­do entre 10 y 20 veces más que en épo­cas nor­ma­les, pre­sen­tán­do­se cares­tía y esca­sez de varios de ellos.

Vien­do de con­jun­to a Euro­pa, excep­ción hecha de Rusia, la fal­ta de per­so­nal espe­cia­li­za­do para aten­der los casos de salud, se com­bi­na con la caren­cia de medi­ca­men­tos y equi­pos. Ya no se tra­ta sola­men­te del ago­ta­mien­to de los cupos en los hos­pi­ta­les pro­pia­men­te dichos, sino tam­bién en los hote­les, ins­ta­la­cio­nes de otros tipos y tien­das de cam­pa­ña dis­pues­tas para sor­tear la situa­ción. Y en lo

que a la aten­ción de los afec­ta­dos toca, las auto­ri­da­des se han vis­to obli­ga­das a lla­mar a médi­cos reti­ra­dos, per­so­nal con expe­rien­cia en pri­me­ros auxi­lios, estu­dian­tes y voluntarios.

Defi­ni­ti­va­men­te, se está ponien­do a prue­ba la res­pon­sa­bi­li­dad de la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”, pero gra­ve se ve el pano­ra­ma por­que aun­que los avan­ces de la cien­cia y de la medi­ci­na del siglo XXI debe­rían dar­nos garan­tías de solu­ción rápi­da y efec­ti­va a lo plan­tea­do, lo que obser­va­mos son las insen­sa­te­ces reite­ra­das de poten­cias como Esta­dos Uni­dos que aún en medio de la emer­gen­cia sani­ta­ria mun­dial, per­sis­te en man­te­ner injus­tas medi­das de inter­ven­cio­nis­mo, agre­sión, san­cio­nes y blo­queo eco­nó­mi­co que cobi­jan, inclu­so, pro­duc­tos médi­cos, far­ma­céu­ti­cos, de labo­ra­to­rio, desin­fec­tan­tes, etc. que son reque­ri­dos por paí­ses con­tra los que ha impues­to y man­tie­ne medi­das de pre­sión impe­rial para doble­gar­los, aun­que estén en ple­na lucha con­tra la pan­de­mia, tal como ocu­rre con Irán, Vene­zue­la, Cuba y Nica­ra­gua, por ejemplo.

Par­ti­cu­lar­men­te para el caso de Irán, los chan­ta­jes y ame­na­zas con­tra las com­pa­ñías que comer­cian pro­duc­tos sani­ta­rios con la nación per­sa se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro terro­ris­mo médi­co, que afec­ta el con­jun­to de sus capa­ci­da­des cien­tí­fi­cas y de manio­bra en la aten­ción de la salud y en par­ti­cu­lar de esta emer­gen­cia mun­dial, cons­ti­tu­yen­do un cri­men infa­me, abso­lu­ta­men­te con­de­na­ble, que nos pone de pre­sen­te, cla­ra­men­te, que para los capi­ta­lis­tas lo que más impor­ta son sus intere­ses, sus nego­cios, sus ganan­cia y no las con­se­cuen­cias que con­tra el ser humano ten­gan las tirá­ni­cas deter­mi­na­cio­nes des­ata­das con­tra aque­llos que no se subor­di­nan a sus dictámenes.

En el ante­rior mes de mar­zo, en el con­tex­to del des­en­vol­vi­mien­to de la pan­de­mia pro­du­ci­da por el coro­na­vi­rus COVID 19, tres ejem­plos de decla­ra­cio­nes muy difun­di­das de altos voce­ros del capi­ta­lis­mo mun­dial nos dan mejor idea de la ante­rior afir­ma­ción: Dan Patrick, Vice gober­na­dor de Texas, afir­mó que “los abue­los debe­rían sacri­fi­car­se y dejar­se morir para sal­var la eco­no­mía en bien de sus nie­tos y no para­li­zar el país”; Chris­ti­ne Lagar­de, pre­si­den­ta del Ban­co Cen­tral de Euro­peo mani­fes­tó que “los ancia­nos viven dema­sia­do y eso es un ries­go para la eco­no­mía glo­bal. Tene­mos que hacer algo y ya” y Taro Aso, minis­tro de finan­zas del Japón pidió a los ancia­nos del país que “se den pri­sa en morir” para evi­tar que el Esta­do ten­ga que pagar su aten­ción médica.

Dejan­do cla­ro estas mani­fes­ta­cio­nes que como efec­ti­va­men­te lo refle­xio­na­ba Car­los Marx, “el gobierno del Esta­do moderno no es más que una jun­ta que admi­nis­tra los nego­cios comu­nes de toda la cla­se bur­gue­sa”, sin tener en cuen­ta la salud ni los dere­chos de los ciudadanos.

Fren­te al avan­ce del COVID 19 nos debe­mos pre­gun­tar si aca­so aho­ra, agre­gan­do la per­ver­si­dad de des­na­tu­ra­li­za­dos capi­ta­lis­tas, esta­mos repi­tien­do la his­to­ria de pan­de­mias olvi­da­das, como la gran epi­de­mia de gri­pa de 1918. Oja­lá que no, por­que sería como caer en un absur­do, repe­tir por insen­sa­tez cosas que son pre­vi­si­bles y domi­na­bles con las capa­ci­da­des cien­tí­fi­co-téc­ni­cas del pre­sen­te. Y mayor dis­pa­ra­te cri­mi­nal se pro­du­ce cuan­do esas posi­bi­li­da­des se nie­gan adre­de, como ocu­rre en los casos que hemos men­cio­na­do, don­de EEUU agrede

cons­cien­te­men­te con su infa­me blo­queo y sus ame­na­zas san­cio­na­to­rias y de orden militar.

Pese al des­va­río yan­qui que obs­tru­ye el tra­ba­jo y com­pli­ca el com­ba­te con­tra la pan­de­mia, en el caso de Irán, su gobierno ha hecho esfuer­zos titá­ni­cos limi­tan­do el con­tac­to físi­co entre la pobla­ción, orde­nan­do el cie­rre de los cul­tos reli­gio­sos masi­vos, espec­tácu­los cul­tu­ra­les y públi­cos en gene­ral, etc. Y dis­pu­so cen­tros de salud, hos­pi­ta­les de cam­pa­ña y todos los méto­dos para fre­nar al COVID 19, invo­lu­cran­do a las fuer­zas arma­das a las que puso a actuar como si se tra­ta­ra de un ata­que bio­ló­gi­co, por­que con razón para la fecha 23 de mar­zo tomó fuer­za el con­ven­ci­mien­to de que el coro­na­vi­rus era pro­duc­to de una gue­rra bio­ló­gi­ca de Esta­dos Uni­dos con­tra este país y Chi­na. Al res­pec­to médi­cos ira­níes pidie­ron la des­truc­ción de labo­ra­to­rios bio­ló­gi­cos en la región de Asia Occi­den­tal. Así lo expre­sa­ron en una car­ta diri­gi­da a los pre­si­den­tes de la región, y el mis­mo 23 la can­ci­lle­ría chi­na tam­bién dijo que había prue­bas para creer que el nue­vo coro­na­vi­rus fue pro­du­ci­do y pro­pa­ga­do des­de 2015 por cien­tí­fi­cos estadounidenses.

Irán pro­ce­dió con la crea­ción de bases de com­ba­te con­tra el coro­na­vi­rus que se emplean a fon­do coor­di­nan­do con toda la ins­ti­tu­cio­na­li­dad la ayu­da para la deten­ción del COVID 19. Y los con­tra­les han teni­do posi­ti­vos resul­ta­dos, pero sin embar­go el blo­queo que no cesa es res­pon­sa­bi­li­dad de la mayor dimen­sión en muer­tos que ha alcan­za­do la pan­de­mia y que ubi­ca a Tehe­rán, jun­tó a Milán y Corea del sur como luga­res que alber­gan miles de con­ta­gia­dos, ele­ván­do­se cada día el núme­ro por­que toda­vía no se ha logra­do su con­trol, y por el con­tra­rio se suman cen­te­na­res de muer­tos por día. La insis­ten­cia de sus auto­ri­da­des, enton­ces, es que EEUU sus­pen­da las san­cio­nes y el blo­queo al menos sobre ele­men­tos sanitarios.

Fran­cia, Ale­ma­nia y el Rei­no Uni­do, preo­cu­pa­dos por la gra­ve­dad de la expan­sión, expre­sa­ron su deci­sión de apo­yar la lucha mun­dial con­tra el coro­na­vi­rus y pro­me­tie­ron no dejar por fue­ra a Irán.

Trump, el egó­la­tra pre­si­den­te del país agre­sor, segu­ra­men­te pen­sa­ba que el virus era mal solo para otros y no para los esta­dou­ni­den­ses, pero el impac­to de la pan­de­mia ha toca­do casi todos los ámbi­tos a esca­la pla­ne­ta­ria, al pun­to que al tiem­po que el FMI adver­tía que la pan­de­mia podría ser un freno para el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía glo­bal para este año 2020, se evi­den­cia­ba la caí­da de las bol­sas glo­ba­les. Los prin­ci­pa­les mer­ca­dos bur­sá­ti­les del mun­do sufrie­ron el gol­pe, y en ello Esta­dos Uni­dos ha sido uno de los paí­ses más afec­ta­dos. El lunes 16 de mar­zo fue el des­plo­me en Wall Street y las más impor­tan­tes bol­sas del mun­do con­vir­tién­do­se en el más noto­rio des­de el lunes negro de 1987. El índi­ce Dow Jones sufrió una caí­da en algo más del 12%, la mayor en tres déca­das y la segun­do mayor en sus 124 años de exis­ten­cia. El SP500 tam­bién cayó en 12 %, de tal suer­te que lue­go de su dis­pli­cen­cia fren­te al tema, Trump tuvo que admi­tir que sí era posi­ble que la eco­no­mía entra­ra en rece­sión pero que sería una situa­ción muy tem­po­ral. Sin embar­go, y es fenó­meno que se pre­sen­ta en todo el orbe, las medi­das sani­ta­rias han afec­ta­do a un amplio núme­ro de empre­sas y por

ende a sus tra­ba­ja­do­res, sin que se obser­ve razo­nes para augu­rar que la situa­ción no empeo­ra­rá. Evi­den­te­men­te la pan­de­mia puso fin a varios meses de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y al lado del des­plo­me de Wall Street, en la pode­ro­sa nación del nor­te rei­na una gran incer­ti­dum­bre por­que se temía que la cifra de con­ta­gios y falle­ci­mien­tos fue­ra mucho mayor de lo que pre­sen­ta­ban las esta­dís­ti­cas oficiales.

Y cla­ro, ocu­rrió lo que tenía que suce­der, y es que el país que se cree ser la pri­me­ra poten­cia eco­nó­mi­ca y mili­tar del pla­ne­ta comen­zó a regis­trar el mayor índi­ce mun­dial de con­ta­gio (con más de 170.000 infec­ta­dos has­ta el 01 de abril) y mayor núme­ro de muer­tes (no menos de 3000 víc­ti­mas). En New York, el pri­mer caso se pre­sen­tó el 28 de enero, pero duran­te el pri­mer mes pos­te­rior la desidia fue monu­men­tal y cuan­do se qui­so reac­cio­nar tan­to la ciu­dad con el Esta­do del mis­mo nom­bre, eran mues­tra de lo que la irres­pon­sa­bi­li­dad e impro­vi­sa­ción pue­den lograr: la urbe más rica del impe­rio más pode­ro­so del pla­ne­ta, comen­zó a regis­trar los mayo­res nive­les del bro­te a nivel mun­dial, dan­do la visión de una ciu­dad con calles desier­tas, los hos­pi­ta­les y depó­si­tos de cadá­ve­res ates­ta­dos, un hos­pi­tal de cam­pa­ña ins­ta­la­do en el Cen­tral Park y su pobla­ción per­ple­ja y atrin­che­ra­da en sus casas por efec­to de seme­jan­te descuido.

La gran Man­za­na en el ini­cio de abril con­cen­tra­ba el 50% de los casos de la nación del nor­te sin que se vean mues­tras de mejo­ría, y la len­ti­tud en la toma de las medi­das sani­ta­rias fue, sin duda, la cau­sa del desas­tre que segu­ra­men­te en poco tiem­po se verá refle­ja­do en todo el país, con el agra­van­te de que el Pre­si­den­te Donald Trump, aun­que con­tra su volun­tad ya tuvo que agra­de­cer a Mos­cú el tras­la­do de un avión con insu­mos para enfren­tar la peor cri­sis sani­ta­ria vivi­da por EEUU en los últi­mos tiem­pos, segu­ra­men­te por insa­nia no ha creí­do nece­sa­rio toda­vía decre­tar la cua­ren­te­na, y los infor­mes ofi­cia­les sobre la situa­ción no dan cer­te­za de nada dife­ren­te a que la poten­cia mili­tar no tie­ne un mane­jo cla­ro de su pro­pia situa­ción y, menos, con­di­cio­nes para ayu­dar a sobre­lle­var la de otras lati­tu­des, apar­te que los espe­cia­lis­tas creen que en un par de sema­nas su sis­te­ma de salud habrá colap­sa­do. Por eso Irán, apar­te de argu­men­tar su lógi­ca des­con­fian­za, obser­va la inca­pa­ci­dad de Esta­dos Uni­dos en el mane­jo de la cri­sis y ha recha­za­do rotun­da­men­te la “ayu­da” para luchar con­tra el coro­na­vi­rus que le ha ofre­ci­do el gobierno nor­te­ame­ri­cano en una acti­tud con­tra­dic­to­ria si se toma en cuen­ta la reim­po­si­ción recien­te de las san­cio­nes yan­quis que han teni­do un impac­to devas­ta­dor sobre la vida de los iraníes.

La natu­ra­le­za de las san­cio­nes, sim­ple­men­te, es inhu­ma­na, pero en la nación Ira­ní, la lucha con­tra el COVID 19, se ha con­ver­ti­do en algo más que un com­ba­te con­tra el coro­na­vi­rus, pues se tra­ta de una lucha con­tra las medi­das que des­de 2018 le impu­sie­ron las auto­ri­da­des grin­gas, que no per­mi­tie­ron la entra­da de medi­ca­men­tos esen­cia­les apar­te de que las san­cio­nes ban­ca­rias y finan­cie­ras impi­die­ron el pago de medi­ca­men­tos a los paí­ses que los han suministrado.

Aho­ra, enton­ces, Irán no pue­den con­se­guir prue­bas para el diag­nós­ti­co, ni anti­gri­pa­les, ni máqui­nas res­pi­ra­to­rias, por ejem­plo, y el blo­queo ha lle­va­do a varios paí­ses a sus­pen­der el comer­cio huma­ni­ta­rio con Irán, que si bien es un país que tra­ba­ja ardua­men­te por la fabri­ca­ción de una vacu­na, se cree que podrían lograr­lo pero no antes de un año.

No es esta la pri­me­ra ni, has­ta aho­ra, la más gra­ve pan­de­mia en la his­to­ria de la huma­ni­dad, que gene­ral­men­te devie­nen de zoo­no­sis que han apa­re­ci­do con la domes­ti­ca­ción de ani­ma­les. Enton­ces, nun­ca esta­rá de más para gene­rar con­cien­cia, recor­dar las dimen­sio­nes de espan­to que pue­de alcan­zar un fenó­meno de salud públi­ca como el que hoy azo­ta al mun­do con el caso del coro­na­vi­rus. Se cuen­tan la virue­la, la dif­te­ria, la gri­pe, la tubercu­losis, la tos feri­na, la fie­bre tifoi­dea, el saram­pión y el VIH, entre otras que han cau­sa­do núme­ros enor­mes de pér­di­das huma­nas que se cuen­tan, en dife­ren­tes épo­cas, por milla­res, cen­te­na­res de miles y has­ta millo­nes de muertes.

En el caso de Amé­ri­ca, entre las más anti­guas epi­de­mias, por ejem­plo, está la de virue­la que aca­bó con la mitad de la pobla­ción nati­va de la isla La Espa­ño­la en 1518 y con no menos de 150.000 mexi­ca­nos en 1520, ano­tan­do sola­men­te la pobla­ción de Tenoch­titlán, entre quie­nes murió el empe­ra­dor, lo mis­mo que en el Perú en 1530, en el que las pér­di­das fue­ron de simi­la­res dimen­sio­nes. Un poco más tar­de, hacia el año 1600, el saram­pión mató a dos millo­nes de nati­vos mexicanos.

Duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial suce­dió la epi­de­mia cono­ci­da como la gri­pa espa­ño­la, que así se mal lla­mó no por­que empe­za­ra en Espa­ña, sino por­que ahí se infor­mó sin cen­su­ra sobre el fenó­meno en tiem­pos en que por el desa­rro­llo de la con­fron­ta­ción béli­ca los paí­ses invo­lu­cra­dos en ella no infor­ma­ban sobre la enfer­me­dad que en la reali­dad esta­ba diez­man­do a las tro­pas en los fren­tes de batalla.

Tal cir­cuns­tan­cia nos dejó la ense­ñan­za que el secre­tis­mo con­tra la liber­tad de expre­sión lo que hace es no ayu­dar a resol­ver el pro­ble­ma. Es esta real­men­te la his­to­ria de una epi­de­mia olvi­da­da que nos indi­ca que en vez de fabri­car tan­ques, avio­nes de gue­rra y misi­les, la eco­no­mía debe ser para resol­ver las nece­si­da­des bási­cas de la gen­te y para enfren­tar o evi­tar con pre­ven­ción, por ejem­plo, epi­de­mias de este tipo capa­ces de poner en ries­go el futu­ro de la espe­cie. Lo cual impo­ne el deber humano de ven­cer­la entre todos sin mirar en sacar pro­ve­chos geo­po­lí­ti­cos, o boti­nes mate­ria­les o de lide­raz­go éti­ca­men­te inad­mi­si­bles si obser­va­mos que las catas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias de los even­tos que en el caso de la pan­de­mia con la que esta­mos ejem­pli­fi­can­do, las esti­ma­cio­nes más anti­guas indi­ca­ban que murie­ron entre 40 y 50 millo­nes de per­so­nas, mien­tras que esti­ma­cio­nes actua­les deri­va­das de estu­dios cien­tí­fi­cos más avan­za­dos, men­cio­nan entre 50 y 100 millo­nes de víctimas.

Se cal­cu­la que en Chi­na murie­ron 30 millo­nes de per­so­nas, las cua­les cons­ti­tuían por enton­ces apro­xi­ma­da­men­te el 35% de la pobla­ción de aque­lla épo­ca. En el Ejér­ci­to de Chi­na, se cree que el 35% de las tro­pas que se enfer­ma­ron murie­ron. En Esta­dos Uni­dos la afec­ta­ción fue del 28% y los muer­tos fue­ron entre 500.000 a

675.000 per­so­nas. En Fran­cia murie­ron al igual que en Ita­lia 400.000 per­so­nas, En Rei­no Uni­do 250.000, en Espa­ña 200.000, en la India bri­tá­ni­ca de 10 a 17 millo­nes, en el Áfri­ca sub­saha­ria­na 1,5 a 2 millo­nes, en Aus­tra­lia 80.000, en Chile

40.113 per­so­nas, etc.

Espe­re­mos que con el con­cur­so del con­jun­to de la pobla­ción la pan­de­mia no se con­vier­ta en tra­ge­dia nacio­nal suma­da a la des­gra­cia mun­dial que ya es. El pro­ble­ma, como ya hemos vis­to men­cio­nan­do la situa­ción de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les, no se limi­ta a lo estric­ta ni fun­da­men­tal­men­te sani­ta­rio. Su impac­to toca todos los nive­les y esce­na­rios de la vida coti­dia­na y en mucho del plano eco­nó­mi­co, con la para­do­ja que al tiem­po que exis­te preo­cu­pa­ción por man­te­ner los moto­res de la eco­no­mía encen­di­dos, se exi­ge que la gen­te per­ma­nez­ca en los hoga­res, y se toman otras medi­das de ais­la­mien­to social para con­tro­lar el con­ta­gio que de una u otra mane­ra impac­tan sobre la pro­duc­ción. Por ejem­plo, cuan­do comen­za­ron las aler­tas y la evi­den­cia de la expan­sión del coro­na­vi­rus en Euro­pa era un hecho, la caí­da en la deman­da no se hizo espe­rar, sobre todo debi­do a res­tric­cio­nes de urgen­cia adop­ta­das por paí­ses como Ita­lia, Espa­ña, Fran­cia y Ale­ma­nia que gene­ra­ron una espe­cie de cor­to cir­cui­to en la mar­cha de la economía.

Entre las muchas afec­ta­cio­nes gene­ra­li­za­das se resal­tan la caí­da del pre­cio del petró­leo, la semi pará­li­sis de la pro­duc­ción, el hun­di­mien­to de los mer­ca­dos de valo­res y la caí­da del con­su­mo sin la exis­ten­cia de pro­gra­mas de con­tin­gen­cia, con­fi­gu­rán­do­se una situa­ción que exper­tos y man­da­ta­rios han com­pa­ra­do con la cri­sis de los años trein­ta del siglo pasa­do, pre­ci­san­do eso sí que la rece­sión no es un efec­to del coro­na­vi­rus sola­men­te; qui­zás este la poten­cia, pero su mar­cha ya era inexo­ra­ble por otras causas.

El pri­mer minis­tro de Fran­cia Eduard Phi­lip expre­só que esta­ban enfren­tán­do­se a la peor cri­sis sani­ta­ria de los últi­mos 100 años, la cual pro­vo­ca­rá un fre­na­zo bru­tal y masi­vo al con­jun­to de la eco­no­mía y al modo de vida de la pobla­ción en Euro­pa y el mun­do. A la orden del día se pone la coope­ra­ción y la soli­da­ri­dad por que los males que le depa­re la situa­ción a cual­quie­ra, nos ter­mi­na­rán afec­tan­do a todos. A mane­ra de ejem­plo, a pro­pó­si­to de los efec­tos eco­nó­mi­cos en Euro­pa, des­de que se anun­ció la cri­sis en Espa­ña los efec­tos sobre el mer­ca­do labo­ral no tie­nen pre­ce­den­tes. Se per­die­ron 900.000 empleos y la cifra de para­dos se ele­vó a 3.5 millo­nes, la segu­ri­dad social res­tó 900.000 afi­lia­dos menos y el núme­ro de des­em­plea­dos se cifró en 302.265 des­em­plea­dos según los minis­te­rios encargados.

Res­pec­to a nues­tra región el pano­ra­ma tam­po­co es alen­ta­dor. Ana­lis­tas del FMI como Ale­jan­dro Ber­ne con­cep­tua­ron que el impac­to de la pan­de­mia para la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be será muy fuer­te sobre todo en los paí­ses que depen­den de la ven­ta del petró­leo que esta­rán afec­ta­dos enor­me­men­te por la caí­da del pre­cio del cru­do en el mer­ca­do inter­na­cio­nal y por la fuga masi­va de capi­ta­les, la con­trac­ción casi total del turis­mo, la ausen­cia de inver­sión extran­je­ra direc­ta y la rup­tu­ra de las cade­nas de sumi­nis­tros por la para­li­za­ción de la eco­no­mía en el mun­do desarrollado.

Las bol­sas de valo­res en el con­ti­nen­te tam­bién sufrie­ron caí­das en mar­zo, que fluc­tua­ron entre el 10 y el 15% (Sao Pau­lo 12%, San­tia­go 14% y la bol­sa de comer­cio de Bue­nos Aires en 10,20 % y la de Colom­bia, en 15%, por ejem­plo); al tiem­po, en Euro­pa el pro­me­dio del des­plo­me fluc­tuó en el 5%; las pla­zas asiáticas

fue­ron más mode­ra­das pero con bajas como la de la India en 5,9 %, Tokio en 2,5% y Hong Kong en algo más del 4%.

Lo más inquie­tan­te es que pese a dis­po­si­cio­nes como las cua­ren­te­nas, el cie­rre de fron­te­ras marí­ti­mas, aéreas y terres­tres que se han toma­do en casi todos los paí­ses, el con­ta­gio cre­ció, y el páni­co se ha gene­ra­li­za­do, hacién­do­se evi­den­te que la sen­sa­tez exi­ge como prio­ri­dad unir­nos para arre­ciar las pre­cau­cio­nes que se requie­ra para fre­nar el con­ta­gio, sal­var vidas huma­nas, pro­te­ger el teji­do social y para supe­rar una cri­sis sani­ta­ria que impac­ta diver­sos espa­cios y nive­les del dia­rio vivir. Tene­mos que auto impo­ner­nos y per­sua­dir a todo el que poda­mos de ele­var la vigi­lan­cia, el auto­con­trol y con­trol cons­tan­te y sis­te­má­ti­co de las pre­vi­sio­nes y medi­das más ele­men­ta­les que pue­den ayu­dar a neu­tra­li­zar la pro­pa­ga­ción como esa del ais­la­mien­to social, o la más sen­ci­lla de lavar­se con cons­tan­cia las manos con agua y jabón, y evi­tar los con­tac­tos físi­cos. Tomar ejem­plo de quie­nes mejor han sor­tea­do el pro­ble­ma, tam­bién es un deber que se impo­ne, no sola­men­te en lo que con­cier­ne a la apli­ca­ción de las res­tric­cio­nes sino a las accio­nes de pro­tec­ción labo­ral, pro­tec­ción sala­rial y pro­tec­ción social como de todos los recur­sos de sobre­vi­ven­cia de los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les y de la tota­li­dad de la ciu­da­da­nía, sobre todo los más vulnerables.

Cuba, pese a sufrir las cri­mi­na­les medi­das san­cio­na­to­rias y el blo­queo yan­qui, ha sido ejem­plo del com­ba­te al virus en todos estos cam­pos. Las accio­nes que ha toma­do esta­ble­cen tres eta­pas en el con­trol de la pan­de­mia, pro­ce­dien­do a apli­car en estric­to las medi­das que exi­gen los pro­to­co­los de salud, ade­cuan­do cada pro­ce­di­mien­to a las carac­te­rís­ti­cas de cada caso, toman­do como base prin­ci­pal de sus accio­nes fren­te al ries­go sani­ta­rio real al con­jun­to del teji­do social, que cuen­ta con una pobla­ción edu­ca­da, infor­ma­da, soli­da­ria, dis­ci­pli­na­da, y con un sis­te­ma de salud y una comu­ni­dad cien­tí­fi­ca, más una defe­sa civil y un par­ti­do de gobierno en dis­po­si­ción de ser­vir a sus com­pa­trio­tas y al mundo.

La pri­me­ra eta­pa que defi­nió fue la pre-epi­dé­mi­ca o fase uno que tra­ta de la ubi­ca­ción de los casos que le han lle­ga­do del exte­rior, hacien­do pes­qui­sas audien­cias sani­ta­rias y otros meca­nis­mos de eva­lua­ción; la segun­da fase con­sis­te en la ubi­ca­ción de la trans­mi­sión autóc­to­na limi­ta­da, que es el pro­ce­so de ubi­car a quie­nes han lle­ga­do a con­ta­giar­se sin tener con­tac­tos o nexos con via­je­ros sino que ya se han gene­ra­do des­de el inte­rior de las comu­ni­da­des. La ter­ce­ra es la epidémica.

Las medi­das adop­ta­das para pro­te­ger a la pobla­ción y evi­tar un nivel epi­dé­mi­co interno de pro­pa­ga­ción apun­tan a acre­cer la seve­ri­dad en el con­trol, la regu­la­ción de la entra­da por las fron­te­ras del país y apli­car prác­ti­cas de dis­tan­cia­mien­to social para res­guar­dar a las per­so­nas más vul­ne­ra­bles. Por ejem­plo, a par­tir del mar­tes 24 de mar­zo, la entra­da al país se res­trin­gió, limi­tán­do­la solo para per­so­nas resi­den­tes en Cuba, quie­nes una vez reci­bi­das debían per­ma­ne­ce­rán 15 días en obser­va­ción (el tiem­po de incu­ba­ción del COVID 19 es de 1 a 14 días), en los luga­res pre­via­men­te acon­di­cio­na­dos para ello y la sali­da de la isla que­dó esta­ble­ci­da solo para turis­tas que visi­tan Cuba. Todas estas medi­das sin duda afec­ta­rán noto­ria­men­te la indus­tria del turis­mo, pero el gobierno prio­ri­zó la salud

ciu­da­da­na a cual­quier otra con­si­de­ra­ción, seña­lan­do como impres­cin­di­ble hacer pre­va­le­cer la volun­tad de con­tri­buir en las accio­nes de con­trol y apo­yo sin dejar­se atra­par por el pánico.

En fecha 22 de mar­zo, la mayor de las Anti­llas redo­bló sus medi­das con­si­de­ran­do que ya tenía la iden­ti­fi­ca­ción de 35 casos gra­cias al mejo­ra­mien­to de los méto­dos de detec­ción. 33 esta­ban ais­la­dos y hos­pi­ta­li­za­dos para evi­tar pro­pa­ga­ción y pro­ce­der con su efec­ti­va aten­ción; 2 esta­ban en esta­do crí­ti­co y uno gra­ve con aten­ción y segui­mien­to per­ma­nen­te por exper­tos. En los cen­tros de ais­la­mien­to y aten­ción para con­trol había 954 pacien­tes, 200 extran­je­ros y 727 cuba­nos toma­dos por sos­pe­cha de con­tac­to. Otras 37. 773 per­so­nas eran vigi­la­das en sus hoga­res. Has­ta ese momen­to no había trans­mi­sión autóctona.

Cuba esta­ble­ció inte­gral­men­te medi­das que cobi­ja­ron el sis­te­ma de salud, de trans­por­te, de admi­nis­tra­ción públi­ca, de comer­cio, acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en gene­ral y la coti­dia­ni­dad, con­tan­do con la dis­ci­pli­na social y la con­tri­bu­ción cons­cien­te de la ciu­da­da­nía, la acción cívi­ca del con­jun­to de sus orga­ni­za­cio­nes de masas y sus fuer­zas mili­ta­res, y pro­ve­yó a la pobla­ción de ele­men­tos de aseo, desin­fec­ción y de aten­ción sani­ta­ria efec­ti­va, pudien­do inclu­so brin­dar cola­bo­ra­ción en asis­ten­cia médi­ca a otros paí­ses del mun­do. Al día de hoy ya habían repar­ti­do en todas sus terri­to­ria­li­da­des, test para el diag­nós­ti­co inme­dia­to del COVID 19.

El pri­mer minis­tro de Jamai­ca, agra­de­ció un des­ta­ca­men­to de 90 médi­cos cuba­nos, 46 enfer­me­ras y 4 tera­peu­tas médi­cos todos, espe­cia­li­za­dos en tra­ta­mien­tos epi­de­mio­ló­gi­cos. Otras bri­ga­das via­ja­ron a Gra­na­da, Suri­nam, Beli­ce, Nica­ra­gua, Gra­na­da, Ita­lia, Hai­tí, Anti­gua y Bar­bu­da, San­ta Sofía, San Cris­tó­bal, Domi­ni­ca, Nie­ves, Vene­zue­la y Ando­rra en acción de soli­da­ri­dad, com­ple­tan­do misio­nes médi­cas que se man­tie­nen acti­vas en 29 nacio­nes, con 28129 cola­bo­ra­do­res pro­yec­tan­do ele­va­do ejem­plo de inter­na­cio­na­lis­mo y solidaridad.

Para aten­der el caso espe­cí­fi­co del coro­na­vi­rus COVID 19, Cuba ha des­ta­ca­do 596 pro­fe­sio­na­les en diver­sas espe­cia­li­da­des que ase­so­ran el com­ba­te con­tra la pan­de­mia en 14 países.

Al pri­me­ro de abril en Cuba se con­fir­ma­ron 21 nue­vos casos de COVID 19, para un acu­mu­la­do de 233 afec­cio­nes. Las auto­ri­da­des sani­ta­rias ase­gu­ra­ron que han ingre­sa­do a vigi­lan­cia clí­ni­ca epi­de­mio­ló­gi­ca 2.320 pacien­tes y a 25.920 per­so­nas se les da segui­mien­to por aten­ción pri­ma­ria. De las per­so­nas con­fir­ma­das 202 pre­sen­tan evo­lu­ción clí­ni­ca esta­ble, 6 falle­cie­ron, 13 han sido dados de alta, uno eva­cua­do y están en esta­do crí­ti­co 5 y dos gra­ves. Sien­do este el pano­ra­ma de una situa­ción que se man­tie­ne bajo con­trol en un mun­do don­de la pan­de­mia se ha exten­di­do has­ta aho­ra a 178 paí­ses, sien­do los mas recien­tes agre­ga­dos Botsua­na, Sie­rra Leo­na y Burun­di. A nivel mun­dial se acu­mu­la­ron 854.707 casos con­fir­ma­dos con 42.162 fallecidos.

Vene­zue­la, que apar­te de la ayu­da huma­ni­ta­ria cuba­na pudo acu­mu­lar sufi­cien­tes prue­bas y 24 medi­ca­men­tos para aten­der la emer­gen­cia, tal como en Cuba, con cubri­mien­to para toda su pobla­ción, más el apo­yo de médi­cos rusos, chi­nos y pro­pios vene­zo­la­nos, cri­ti­có a EEUU por sus ame­na­zas con­tra los laboratorios

inter­na­cio­na­les que se han atre­vi­do ven­der­le prue­bas médi­cas a la Repú­bli­ca bolivariana.

En este momen­to, son Chi­na, Rusia y Cuba los paí­ses que fue­ra de sus pro­pios terri­to­rios atien­de el com­ba­te con­tra la pan­de­mia, pres­tan­do soli­da­ri­dad a otros paí­ses con per­so­nal sani­ta­rio, equi­pos y medi­ca­men­tos. Podría­mos decir que apar­te de Chi­na que anun­ció haber con­tro­la­do la pan­de­mia y Rusia que la fre­nó des­de el ini­cio, Cuba tam­bién pudo man­te­ner a raya el avan­ce del COVID 19, y con la ayu­da de los ante­rio­res Vene­zue­la mar­cha por el mis­mo camino, des­afor­tu­na­da­men­te no sien­do así en el res­to de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na ni del mun­do. Pre­sen­tán­do­se la par­ti­cu­lar situa­ción de que Donald Trump, el 31 de mar­zo, final­men­te pare­ció acep­tar la gra­ve­dad de los acon­te­ci­mien­tos para su pro­pio país cuan­do pidió a la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se que se pre­pa­ra­ran para una sema­na dolo­ro­sa; qui­zás irían a ser 200 mil muer­tos por cuen­ta del coro­na­vi­rus. Y altos fun­cio­na­rios de la casa Blan­ca encar­ga­dos de la cri­sis, esti­ma­ron inclu­so que podría lle­gar­se a una tasa de 2.200 per­so­nas muer­tas por día. La pren­sa por su par­te cri­ti­có seve­ra­men­te al man­da­ta­rio por haber, al prin­ci­pio de la irrup­ción de la pan­de­mia, tra­ta­do de mini­mi­zar las dimen­sio­nes de la mis­ma. De cual­quier for­ma el man­da­ta­rio grin­go, mal­va­do, cana­lla, des­ca­ra­do, ruin y des­pre­cia­ble, ha man­te­ni­do sus medi­das de agre­sión con­tra los paí­ses a los que deci­dió impo­ner san­cio­nes eco­nó­mi­cas y blo­queo, y de mane­ra insó­li­ta, el dos de abril ama­ne­ce la noti­cia del des­plie­gue de embar­ca­cio­nes y avio­nes mili­ta­res yan­quis en aguas del Cari­be, avan­zan­do ame­na­zan­tes hacia las cos­tas de Vene­zue­la, con la mani­da excu­sa de estar hacien­do un ope­ra­ti­vo con­tra el nar­co­trá­fi­co, lo cual ocu­rre a pocos días de haber el gobierno yan­qui colo­ca­do pre­cio a la cabe­za del Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y a las cabe­zas de otros altos fun­cio­na­rios de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na tras impu­tar­les fal­sos car­gos de nar­co­trá­fi­co. Hecho que fue recha­za­do por las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas y por la can­ci­lle­ría cuba­na que indi­có que las acu­sa­cio­nes y las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de supues­to com­ba­te al nar­co­trá­fi­co cons­ti­tu­yen una ame­na­za a la paz de la región y son una pre­tex­to opor­tu­nis­ta de EEUU. La can­ci­lle­ría rusa recha­zó rotun­da­men­te la posi­ble acción béli­ca con­tra Venezuela.

Esta cri­sis indi­ca la nece­si­dad de pro­por­cio­nar aten­ción médi­ca ase­qui­ble para toda la pobla­ción, aca­bar si no por huma­nis­mo y amor, por con­ve­nien­cia públi­ca, inclu­so con el cre­ci­mien­to de la des­igual­dad y la mise­ria y preo­cu­par­nos de con­jun­to por el cam­bio cli­má­ti­co que nos mues­tra que es una locu­ra devas­tar el pla­ne­ta como se está hacien­do. Por otro lado, debe­mos fre­nar defi­ni­ti­va­men­te el modo de pro­ce­der de EEUU que ade­más de haber pro­du­ci­do el virus impo­ne san­cio­nes que impi­den enfren­tar­lo, y apro­ve­cha la cri­sis para arre­ciar sus ame­na­zas mili­ta­res, lo cual es de des­qui­cia­dos. Al mis­mo tiem­po, refle­xio­ne­mos en que otra “pan­de­mia” con la que tene­mos que aca­bar y res­pec­to a la cual con segu­ri­dad exis­te el antí­do­to si se deja de lado la mez­quin­dad, es la del HAMBRE, la cual mata mucha más gen­te al día que el CORONAVIRUS COVID ‑19.

No olvi­de­mos que la ham­bru­na y la des­nu­tri­ción son pro­ble­mas sur­gi­do fun­da­men­tal­men­te de la pobre­za, la des­igual­dad y la injus­ti­cia social, que afec­tan a muchos paí­ses del mun­do con­vir­tién­do­se qui­zás en los peo­res pro­ble­mas de la

huma­ni­dad. El Pro­yec­to Ham­bre de las Nacio­nes Uni­das ha cal­cu­la­do que dia­ria­men­te mue­ren 24.000 per­so­nas de ham­bre o por cau­sas rela­cio­na­das con el ham­bre, sien­do el 16% del total de las muer­tes. Por otras cau­sas mue­ren 150.000 per­so­nas por día. Y el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­ta­ción (PMA) cal­cu­la en 975 millo­nes las per­so­nas des­nu­tri­das en el orbe, y si bien entre las cau­sas de tal fenó­meno están los desas­tres natu­ra­les, como fun­da­men­ta­les están la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra agrí­co­la y la sobre­ex­plo­ta­ción del medio ambien­te. Todo ello, pre­ci­san­do que entre las prin­ci­pa­les com­ple­jas cau­sas de incre­men­to del ham­bre, están las polí­ti­cas comer­cia­les injus­tas, la pobre­za, la fal­ta de acce­so de mucha pobla­ción al agua pota­ble y los con­flic­tos arma­dos, que en últi­mas deri­van tam­bién de la fal­ta de jus­ti­cia social, que es lo que ins­pi­ra la per­sis­ten­cia de la lucha gue­rri­lle­ra en Colombia.

NOTA: Al cie­rre del 2 de abril, lamen­ta­ble­men­te en Ecua­dor se habían pre­sen­ta­do 3.500 muer­tes cau­sa­dos por el COVID-19, la mitad de los cua­les se han sus­ci­ta­do en la ciu­dad de Gua­ya­quil, pre­sen­tán­do­se una situa­ción dan­tes­ca de des­con­trol, en la que muchos de los cadá­ve­res se han teni­do que reco­ger de las calles. La tasa de mor­ta­li­dad por cau­sa del COVID-19 lle­gó a 1,35 por cada 100 mil habi­tan­tes, superan­do al Bra­sil que era el país lati­no­ame­ri­cano más gol­pea­do en mate­ria de con­ta­gio, apar­te de Uru­guay que pro­por­cio­nal­men­te con el uni­ver­so de su pobla­ción pare­cía ser el más elevado.

Abril 03 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.