Inter­na­cio­nal. El con­fi­na­mien­to aumen­ta los actos de vio­len­cia doméstica

Emma Graham-Harri­son, Ange­la Giuf­fri­da en Roma, Hele­na Smith en Ate­nas y Liz Ford /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​6 de abril de 2020

En todo el mun­do, a medi­da que las ciu­da­des han entra­do en con­fi­na­mien­to para fre­nar la expan­sión del coro­na­vi­rus, los esfuer­zos de la pobla­ción por sal­var vidas han expues­to a un mayor ries­go a un gru­po vul­ne­ra­ble. Muje­res y niños y niñas que con­vi­ven con la vio­len­cia domés­ti­ca no tie­nen esca­pa­to­ria de sus abu­sa­do­res duran­te la cua­ren­te­na, y de Bra­sil a Ale­ma­nia, de Ita­lia a Chi­na, acti­vis­tas y super­vi­vien­tes dicen que ya regis­tran un aumen­to alar­man­te de los abusos.

En la pro­vin­cia de Hubei, el cora­zón del bro­te ini­cial del coro­na­vi­rus, las denun­cias a la poli­cía de casos de vio­len­cia machis­ta se han más que tri­pli­ca­do en una comar­ca duran­te el con­fi­na­mien­to de febre­ro, pasan­do de 47 al año pasa­do a 162 en lo que va de año, han con­ta­do acti­vis­tas a medios loca­les. “La epi­de­mia ha teni­do un impac­to enor­me en la vio­len­cia machis­ta”, ha decla­ra­do Wan Fei, una agen­te de poli­cía reti­ra­da que fun­dó una ONG para luchar con­tra los abu­sos, a la web de Sixth Tone. “De acuer­do con nues­tras esta­dís­ti­cas, el 90 % de las cau­sas de vio­len­cia [en este perio­do] están rela­cio­na­das con la epi­de­mia de Covid-19.”

Es un patrón que se repi­te en todo el mun­do. En Bra­sil, un cen­tro públi­co de aco­gi­da ya ha obser­va­do un fuer­te aumen­to de los casos, que atri­bu­ye al con­fi­na­mien­to por el coro­na­vi­rus, ha infor­ma­do el canal bra­si­le­ño Glo­bo. “Cree­mos que ha habi­do un aumen­to del 40 o 50 %, y eso que ya había una gran deman­da”, dice Adria­na Mello, jue­za de Río de Janei­ro espe­cia­li­za­da en vio­len­cia machis­ta. “Nece­si­ta­mos man­te­ner la cal­ma para hacer fren­te a esta difi­cul­tad que tene­mos ahora.”

El gobierno regio­nal cata­lán ha infor­ma­do de que el núme­ro de lla­ma­das a su telé­fono de asis­ten­cia ha aumen­ta­do un 20 % en los pri­me­ros días del perio­do de con­fi­na­mien­to; en Chi­pre, las lla­ma­das a un ser­vi­cio de soco­rro simi­lar aumen­ta­ron un 30 % en la sema­na pos­te­rior al 9 de mar­zo, cuan­do la isla regis­tró el pri­mer caso con­fir­ma­do de coro­na­vi­rus. “Ha sido un incre­men­to fuer­te y no deja de cre­cer”, ha afir­ma­do Anni­ta Dra­ka, de la aso­cia­ción para la pre­ven­ción de la vio­len­cia domés­ti­ca, radi­ca­da en Nico­sia, la capi­tal de la isla. “Es un telé­fono de asis­ten­cia abier­to las 24 horas y no dejan de venir lla­ma­das todo el rato.”

Estas cifras alar­man­tes solo abar­can los casos en que las muje­res tie­nen la posi­bi­li­dad de pedir ayu­da; muchas no pue­den lla­mar por­que temen ser espia­das por sus abu­sa­do­res, y les impi­den salir de casa. En Ita­lia, acti­vis­tas han infor­ma­do de que las lla­ma­das a los telé­fo­nos de soco­rro han dis­mi­nui­do mucho, pero que a cam­bio están reci­bien­do men­sa­jes de tex­to deses­pe­ra­dos y correos elec­tró­ni­cos. “Un men­sa­je es de una mujer que se había ence­rra­do en el cuar­to de baño y escri­bió pidien­do ayu­da”, ha decla­ra­do Lella Palla­dino, de EVA Coope­ra­ti­va, un gru­po de acti­vis­tas para la pre­ven­ción de la vio­len­cia con­tra las muje­res. “Sin duda tene­mos una emer­gen­cia abru­ma­do­ra en este momen­to. Hay más deses­pe­ro por­que las muje­res no pue­den salir.”

Palla­dino dice que pre­vé que habrá un “aumen­to explo­si­vo” del núme­ro de denun­cias de abu­sos domés­ti­cos una vez se aflo­jen las res­tric­cio­nes del confinamiento.

Mara Bevi­la­qua, una acti­vis­ta de la casa refu­gio Lucha y Sies­ta en Roma, afir­ma que todos los espa­cios de refu­gio están abier­tos y que ellas van en bus­ca de muje­res que tra­tan de entrar en con­tac­to por cual­quier medio. “Ase­gu­ra­mos que se man­ten­gan abier­tos todos los cana­les de comu­ni­ca­ción”, ha decla­ra­do. “Nues­tro telé­fono móvil está conec­ta­do todo el rato y las muje­res tam­bién pue­den poner­se en con­tac­to con noso­tras por correo elec­tró­ni­co y Facebook.”

En Espa­ña, don­de las nor­mas de con­fi­na­mien­to son extre­ma­da­men­te rigu­ro­sas y muchas per­so­nas reci­ben mul­tas por incum­plir­las, el gobierno ha decla­ra­do que las muje­res que sal­gan de casa para denun­ciar abu­sos no serán mul­ta­das. Sin embar­go, el 19 de mar­zo se regis­tró en el país el pri­mer caso de muer­te por vio­len­cia machis­ta des­de que comen­zó el con­fi­na­mien­to cin­co días antes, cuan­do una mujer fue ase­si­na­da por su mari­do delan­te de sus hijos en la pro­vin­cia de Valencia.

El mayor peli­gro para las muje­res y los niños y niñas era un efec­to secun­da­rio pre­de­ci­ble del con­fi­na­mien­to por coro­na­vi­rus, dicen acti­vis­tas. El aumen­to de los abu­sos es un patrón que se repi­te en muchas emer­gen­cias, sea por con­flic­tos, cri­sis eco­nó­mi­cas o bro­tes epi­dé­mi­cos, si bien las nor­mas de cua­ren­te­na supo­nen un desa­fío espe­cial­men­te gra­ve. “Suce­de en todas las situa­cio­nes de cri­sis”, dice Marcy Hersh, ges­to­ra de defen­sa huma­ni­ta­ria en Women Deli­ver. “Lo que nos preo­cu­pa es que jus­to aho­ra que aumen­tan los casos de vio­len­cia, las posi­bi­li­da­des de acce­so a los ser­vi­cios y la posi­bi­li­dad de que las muje­res acce­dan a ellos van a dis­mi­nuir. Este es el gran desafío.”

En muchos paí­ses ha habi­do lla­ma­mien­tos a favor de un cam­bio legal o de polí­ti­ca en res­pues­ta al mayor ries­go que corren las muje­res y los meno­res en cua­ren­te­na. En el Rei­no Uni­do, Man­du Reid, líder del par­ti­do Women’s Equa­lity, ha recla­ma­do que se dote a la poli­cía de pode­res espe­cia­les para sacar a los per­pe­tra­do­res de sus casas duran­te el perio­do de con­fi­na­mien­to, y a las auto­ri­da­des que renun­cien a las tasas judi­cia­les para las órde­nes de pro­tec­ción. Un fis­cal de Tren­to, Ita­lia, ha orde­na­do que en situa­cio­nes de vio­len­cia domés­ti­ca, el abu­sa­dor debe aban­do­nar el hogar fami­liar en vez de la víc­ti­ma, una deci­sión que el sin­di­ca­to CGIL ha cali­fi­ca­do de “fun­da­men­tal”. “Estar con­fi­na­dos en casa debi­do al coro­na­vi­rus es difí­cil para todos, pero resul­ta una ver­da­de­ra pesa­di­lla para las víc­ti­mas feme­ni­nas de la vio­len­cia de géne­ro”, ha seña­la­do el sin­di­ca­to en una declaración.

En Ale­ma­nia, la pre­si­den­ta del gru­po par­la­men­ta­rio de Los Ver­des, Katrin Göring-Eckardt, ha decla­ra­do que esta sema­na temía por las vidas de miles de muje­res atra­pa­das con mari­dos o com­pa­ñe­ros vio­len­tos y ha pedi­do al gobierno que dé dine­ro para habi­li­tar refu­gios segu­ros. “El espa­cio de las casas refu­gio para muje­res sue­le estar reple­to inclu­so en tiem­pos nor­ma­les”, ha expli­ca­do a medios ale­ma­nes, y ha urgi­do a las auto­ri­da­des a estu­diar la posi­bi­li­dad de habi­li­tar hote­les y casas de hués­pe­des vacías, así como a anu­lar las con­di­cio­nes para salir de casa para muje­res que son vul­ne­ra­bles. La vice­pre­si­den­ta, Kat­ja Dör­ner, ha dicho que las visi­tas al hogar debe­rían man­te­ner­se en los casos en que se sos­pe­che que los hijos e hijas están sien­do mal­tra­ta­das a pesar de las nor­mas que prohí­ben todo contacto.

La poli­cía del Esta­do de Uttar Pra­desh, en India, un Esta­do con uno de los peo­res regis­tros del país en mate­ria de vio­len­cia machis­ta, ha habi­li­ta­do una nue­va línea tele­fó­ni­ca de soco­rro para casos de vio­len­cia domés­ti­ca al obser­var que el núme­ro de los mis­mos ha aumen­ta­do ver­ti­gi­no­sa­men­te. “Supri­ma­mos el virus, no tu voz”, decía un anun­cio en la por­ta­da de un perió­di­co. La poli­cía ha pro­me­ti­do que de cada caso se ocu­pa­rá una agen­te feme­ni­na y que podía dete­ner al autor de cual­quier acto de violencia.

En Gre­cia, por­ta­vo­ces de las auto­ri­da­des han decla­ra­do que están lan­zan­do una cam­pa­ña enca­mi­na­da a ayu­dar a las muje­res a ges­tio­nar los pro­ble­mas deri­va­dos del con­fi­na­mien­to. “Reco­no­cien­do que, en gene­ral, en tiem­pos de cri­sis esto es un pro­ble­ma, esta­mos tra­ba­jan­do día y noche para infor­mar a la pobla­ción”, ha dicho Maria Syren­ge­la, jefa de la secre­ta­ría gene­ral de Polí­ti­ca Fami­liar e Igual­dad de Géne­ro. “Una vez se publi­quen las cifras ofi­cia­les, la sema­na que vie­ne, y conoz­ca­mos la ver­da­de­ra mag­ni­tud del pro­ble­ma, difun­di­re­mos men­sa­jes a tra­vés de la tele­vi­sión, las redes socia­les y la pren­sa. Pien­so que sin duda el impac­to eco­nó­mi­co de la cri­sis empeo­ra­rá toda­vía más la situación.”

https://​www​.the​guar​dian​.com/​s​o​c​i​e​t​y​/​2​0​2​0​/​m​a​r​/​2​8​/​l​o​c​k​d​o​w​n​s​-​w​o​r​l​d​-​r​i​s​e​-​d​o​m​e​s​t​i​c​-​v​i​o​l​e​nce

Artícu­lo publi­ca­do en The Guardian

Kate Con­nolly en Ber­lín, Sam Jones en Madrid, Tom Phi­llips en São Pau­lo, Lily Kuo en Pekín y Annie Kelly tam­bién han apor­ta­do información.

Tra­duc­ción: vien­to sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.