Inter­na­cio­nal. El con­fi­na­mien­to aumen­ta los actos de vio­len­cia domés­ti­ca

Emma Graham-Harri­son, Ange­la Giuf­fri­da en Roma, Hele­na Smith en Ate­nas y Liz Ford /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​6 de abril de 2020

En todo el mun­do, a medi­da que las ciu­da­des han entra­do en con­fi­na­mien­to para fre­nar la expan­sión del coro­na­vi­rus, los esfuer­zos de la pobla­ción por sal­var vidas han expues­to a un mayor ries­go a un gru­po vul­ne­ra­ble. Muje­res y niños y niñas que con­vi­ven con la vio­len­cia domés­ti­ca no tie­nen esca­pa­to­ria de sus abu­sa­do­res duran­te la cua­ren­te­na, y de Bra­sil a Ale­ma­nia, de Ita­lia a Chi­na, acti­vis­tas y super­vi­vien­tes dicen que ya regis­tran un aumen­to alar­man­te de los abu­sos.

En la pro­vin­cia de Hubei, el cora­zón del bro­te ini­cial del coro­na­vi­rus, las denun­cias a la poli­cía de casos de vio­len­cia machis­ta se han más que tri­pli­ca­do en una comar­ca duran­te el con­fi­na­mien­to de febre­ro, pasan­do de 47 al año pasa­do a 162 en lo que va de año, han con­ta­do acti­vis­tas a medios loca­les. “La epi­de­mia ha teni­do un impac­to enor­me en la vio­len­cia machis­ta”, ha decla­ra­do Wan Fei, una agen­te de poli­cía reti­ra­da que fun­dó una ONG para luchar con­tra los abu­sos, a la web de Sixth Tone. “De acuer­do con nues­tras esta­dís­ti­cas, el 90 % de las cau­sas de vio­len­cia [en este perio­do] están rela­cio­na­das con la epi­de­mia de Covid-19.”

Es un patrón que se repi­te en todo el mun­do. En Bra­sil, un cen­tro públi­co de aco­gi­da ya ha obser­va­do un fuer­te aumen­to de los casos, que atri­bu­ye al con­fi­na­mien­to por el coro­na­vi­rus, ha infor­ma­do el canal bra­si­le­ño Glo­bo. “Cree­mos que ha habi­do un aumen­to del 40 o 50 %, y eso que ya había una gran deman­da”, dice Adria­na Mello, jue­za de Río de Janei­ro espe­cia­li­za­da en vio­len­cia machis­ta. “Nece­si­ta­mos man­te­ner la cal­ma para hacer fren­te a esta difi­cul­tad que tene­mos aho­ra.”

El gobierno regio­nal cata­lán ha infor­ma­do de que el núme­ro de lla­ma­das a su telé­fono de asis­ten­cia ha aumen­ta­do un 20 % en los pri­me­ros días del perio­do de con­fi­na­mien­to; en Chi­pre, las lla­ma­das a un ser­vi­cio de soco­rro simi­lar aumen­ta­ron un 30 % en la sema­na pos­te­rior al 9 de mar­zo, cuan­do la isla regis­tró el pri­mer caso con­fir­ma­do de coro­na­vi­rus. “Ha sido un incre­men­to fuer­te y no deja de cre­cer”, ha afir­ma­do Anni­ta Dra­ka, de la aso­cia­ción para la pre­ven­ción de la vio­len­cia domés­ti­ca, radi­ca­da en Nico­sia, la capi­tal de la isla. “Es un telé­fono de asis­ten­cia abier­to las 24 horas y no dejan de venir lla­ma­das todo el rato.”

Estas cifras alar­man­tes solo abar­can los casos en que las muje­res tie­nen la posi­bi­li­dad de pedir ayu­da; muchas no pue­den lla­mar por­que temen ser espia­das por sus abu­sa­do­res, y les impi­den salir de casa. En Ita­lia, acti­vis­tas han infor­ma­do de que las lla­ma­das a los telé­fo­nos de soco­rro han dis­mi­nui­do mucho, pero que a cam­bio están reci­bien­do men­sa­jes de tex­to deses­pe­ra­dos y correos elec­tró­ni­cos. “Un men­sa­je es de una mujer que se había ence­rra­do en el cuar­to de baño y escri­bió pidien­do ayu­da”, ha decla­ra­do Lella Palla­dino, de EVA Coope­ra­ti­va, un gru­po de acti­vis­tas para la pre­ven­ción de la vio­len­cia con­tra las muje­res. “Sin duda tene­mos una emer­gen­cia abru­ma­do­ra en este momen­to. Hay más deses­pe­ro por­que las muje­res no pue­den salir.”

Palla­dino dice que pre­vé que habrá un “aumen­to explo­si­vo” del núme­ro de denun­cias de abu­sos domés­ti­cos una vez se aflo­jen las res­tric­cio­nes del con­fi­na­mien­to.

Mara Bevi­la­qua, una acti­vis­ta de la casa refu­gio Lucha y Sies­ta en Roma, afir­ma que todos los espa­cios de refu­gio están abier­tos y que ellas van en bus­ca de muje­res que tra­tan de entrar en con­tac­to por cual­quier medio. “Ase­gu­ra­mos que se man­ten­gan abier­tos todos los cana­les de comu­ni­ca­ción”, ha decla­ra­do. “Nues­tro telé­fono móvil está conec­ta­do todo el rato y las muje­res tam­bién pue­den poner­se en con­tac­to con noso­tras por correo elec­tró­ni­co y Face­book.”

En Espa­ña, don­de las nor­mas de con­fi­na­mien­to son extre­ma­da­men­te rigu­ro­sas y muchas per­so­nas reci­ben mul­tas por incum­plir­las, el gobierno ha decla­ra­do que las muje­res que sal­gan de casa para denun­ciar abu­sos no serán mul­ta­das. Sin embar­go, el 19 de mar­zo se regis­tró en el país el pri­mer caso de muer­te por vio­len­cia machis­ta des­de que comen­zó el con­fi­na­mien­to cin­co días antes, cuan­do una mujer fue ase­si­na­da por su mari­do delan­te de sus hijos en la pro­vin­cia de Valen­cia.

El mayor peli­gro para las muje­res y los niños y niñas era un efec­to secun­da­rio pre­de­ci­ble del con­fi­na­mien­to por coro­na­vi­rus, dicen acti­vis­tas. El aumen­to de los abu­sos es un patrón que se repi­te en muchas emer­gen­cias, sea por con­flic­tos, cri­sis eco­nó­mi­cas o bro­tes epi­dé­mi­cos, si bien las nor­mas de cua­ren­te­na supo­nen un desa­fío espe­cial­men­te gra­ve. “Suce­de en todas las situa­cio­nes de cri­sis”, dice Marcy Hersh, ges­to­ra de defen­sa huma­ni­ta­ria en Women Deli­ver. “Lo que nos preo­cu­pa es que jus­to aho­ra que aumen­tan los casos de vio­len­cia, las posi­bi­li­da­des de acce­so a los ser­vi­cios y la posi­bi­li­dad de que las muje­res acce­dan a ellos van a dis­mi­nuir. Este es el gran desa­fío.”

En muchos paí­ses ha habi­do lla­ma­mien­tos a favor de un cam­bio legal o de polí­ti­ca en res­pues­ta al mayor ries­go que corren las muje­res y los meno­res en cua­ren­te­na. En el Rei­no Uni­do, Man­du Reid, líder del par­ti­do Women’s Equa­lity, ha recla­ma­do que se dote a la poli­cía de pode­res espe­cia­les para sacar a los per­pe­tra­do­res de sus casas duran­te el perio­do de con­fi­na­mien­to, y a las auto­ri­da­des que renun­cien a las tasas judi­cia­les para las órde­nes de pro­tec­ción. Un fis­cal de Tren­to, Ita­lia, ha orde­na­do que en situa­cio­nes de vio­len­cia domés­ti­ca, el abu­sa­dor debe aban­do­nar el hogar fami­liar en vez de la víc­ti­ma, una deci­sión que el sin­di­ca­to CGIL ha cali­fi­ca­do de “fun­da­men­tal”. “Estar con­fi­na­dos en casa debi­do al coro­na­vi­rus es difí­cil para todos, pero resul­ta una ver­da­de­ra pesa­di­lla para las víc­ti­mas feme­ni­nas de la vio­len­cia de géne­ro”, ha seña­la­do el sin­di­ca­to en una decla­ra­ción.

En Ale­ma­nia, la pre­si­den­ta del gru­po par­la­men­ta­rio de Los Ver­des, Katrin Göring-Eckardt, ha decla­ra­do que esta sema­na temía por las vidas de miles de muje­res atra­pa­das con mari­dos o com­pa­ñe­ros vio­len­tos y ha pedi­do al gobierno que dé dine­ro para habi­li­tar refu­gios segu­ros. “El espa­cio de las casas refu­gio para muje­res sue­le estar reple­to inclu­so en tiem­pos nor­ma­les”, ha expli­ca­do a medios ale­ma­nes, y ha urgi­do a las auto­ri­da­des a estu­diar la posi­bi­li­dad de habi­li­tar hote­les y casas de hués­pe­des vacías, así como a anu­lar las con­di­cio­nes para salir de casa para muje­res que son vul­ne­ra­bles. La vice­pre­si­den­ta, Kat­ja Dör­ner, ha dicho que las visi­tas al hogar debe­rían man­te­ner­se en los casos en que se sos­pe­che que los hijos e hijas están sien­do mal­tra­ta­das a pesar de las nor­mas que prohí­ben todo con­tac­to.

La poli­cía del Esta­do de Uttar Pra­desh, en India, un Esta­do con uno de los peo­res regis­tros del país en mate­ria de vio­len­cia machis­ta, ha habi­li­ta­do una nue­va línea tele­fó­ni­ca de soco­rro para casos de vio­len­cia domés­ti­ca al obser­var que el núme­ro de los mis­mos ha aumen­ta­do ver­ti­gi­no­sa­men­te. “Supri­ma­mos el virus, no tu voz”, decía un anun­cio en la por­ta­da de un perió­di­co. La poli­cía ha pro­me­ti­do que de cada caso se ocu­pa­rá una agen­te feme­ni­na y que podía dete­ner al autor de cual­quier acto de vio­len­cia.

En Gre­cia, por­ta­vo­ces de las auto­ri­da­des han decla­ra­do que están lan­zan­do una cam­pa­ña enca­mi­na­da a ayu­dar a las muje­res a ges­tio­nar los pro­ble­mas deri­va­dos del con­fi­na­mien­to. “Reco­no­cien­do que, en gene­ral, en tiem­pos de cri­sis esto es un pro­ble­ma, esta­mos tra­ba­jan­do día y noche para infor­mar a la pobla­ción”, ha dicho Maria Syren­ge­la, jefa de la secre­ta­ría gene­ral de Polí­ti­ca Fami­liar e Igual­dad de Géne­ro. “Una vez se publi­quen las cifras ofi­cia­les, la sema­na que vie­ne, y conoz­ca­mos la ver­da­de­ra mag­ni­tud del pro­ble­ma, difun­di­re­mos men­sa­jes a tra­vés de la tele­vi­sión, las redes socia­les y la pren­sa. Pien­so que sin duda el impac­to eco­nó­mi­co de la cri­sis empeo­ra­rá toda­vía más la situa­ción.”

https://​www​.the​guar​dian​.com/​s​o​c​i​e​t​y​/​2​0​2​0​/​m​a​r​/​2​8​/​l​o​c​k​d​o​w​n​s​-​w​o​r​l​d​-​r​i​s​e​-​d​o​m​e​s​t​i​c​-​v​i​o​l​e​nce

Artícu­lo publi­ca­do en The Guar­dian

Kate Con­nolly en Ber­lín, Sam Jones en Madrid, Tom Phi­llips en São Pau­lo, Lily Kuo en Pekín y Annie Kelly tam­bién han apor­ta­do infor­ma­ción.

Tra­duc­ción: vien­to sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *