India. Escue­la agro­eco­ló­gi­ca Amri­ta Boo­mi: La nece­si­dad de hacer tie­rra

Por Iva­no­vich de la Luna, des­de India para Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 abril 2020

Fotos: Maria Lau­ra Anto­nio­ni /​Edición de fotos: @otromanumora

Amri­ta Boo­mi. Una escue­la agro­eco­ló­gi­ca en el sur de la India hace fren­te al agro­ne­go­cio, a los tra­ta­dos de libre comer­cio y a las pre­ten­sio­nes de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Basán­do­se en el empo­de­ra­mien­to del cam­pe­si­na­do y la bús­que­da de la auto­no­mía, reve­la­mos una fiel radio­gra­fía de la mate­ria­li­za­ción de un pro­ce­so social y polí­ti­co de cua­ren­ta años.

Se
levan­tan el sol y el pol­vo, maña­na de verano en el sur indiano. Mos­qui­tos
taci­tur­nos des­apa­re­cen ante las tem­pe­ra­tu­ras que len­ta­men­te ascien­den y lle­gan a
los trein­ta y sie­te gra­dos cel­sius. Las aves revo­lo­tean al son de tri­nos
matu­ti­nos. De vez en cuan­do se entre­la­zan bri­sas y se ele­van peque­ños
remo­li­nos. Dos cam­pe­si­nos des­an­dan el camino, inter­cam­bian pala­bras car­gan­do un
saco de vai­nas de morin­ga. Un ter­ce­ro apa­re­ce por detrás en moto­ci­cle­ta y se
ofre­ce lle­var­lo a la coci­na. Per­fec­ta oca­sión para encen­der unos bee­dis y fumar la maña­na.

Escue­la, entra­da prin­ci­pal

Bili­gi­ri
Ran­ga Hill, Esta­do de Kar­na­ta­ka. Vein­ti­cua­tro hec­tá­reas rodea­das de cerros
nati­vos, terri­to­rio de comu­ni­da­des indígenas/​campesinas, tres par­ques
nacio­na­les, hogar del tigre y del 
ele­fan­te. Allí se eri­ge Amri­ta Bhoo­mi, «Madre Tie­rra Inmor­tal»
en sáns­cri­to; una escue­la, una espe­ran­za, una opor­tu­ni­dad de cam­biar al mun­do
con el cuer­po.

Fun­da­da
en el año 2002 bajo la ópti­ca del Dr. Nan­jun­das­wamy y el impul­so de una fac­ción
del movi­mien­to cam­pe­sino “Kar­na­ta­ka Raj­ya Raitha Sangha (KRRS). Toda la
cues­tión extra­ña­men­te, comen­za­ría con un…

C: “…pro­ble­ma de egos, una dife­ren­cia ideo­ló­gi­ca den­tro del movi­mien­to res­pec­to a pre­sen­tar­se a elec­cio­nes gene­ró una esci­sión entre aque­llos que bus­ca­ban ganar o ganar, y otros que sabían que ingre­sar en ese mun­do, los lle­va­ría a tener que for­mar alian­zas con otros par­ti­dos y gra­dual­men­te per­der el espí­ri­tu del movi­mien­to” nos expli­ca Chuk­ki, hija de Nan­jun­das­wamy y actual direc­to­ra de la escue­la. «Esta últi­ma fac­ción, disi­den­te a pre­sen­tar­se a elec­cio­nes, abo­có su ener­gía y fuer­za en la cons­truc­ción de la escue­la, que actual­men­te cuen­ta con trein­ta y cin­co per­so­nas en acti­vi­dad».

La
ama­bi­li­dad de Chuk­ki no tie­ne pre­ce­den­tes, cami­nan­do ami­ga­ble­men­te entre los
bana­na­les lue­go de una sesión de yoga brin­da­da por una de las volun­ta­rias nos
cuen­ta con orgu­llo y con­vic­ción las puer­tas y ven­ta­nas de un pro­ce­so digno de
cono­cer­se y repli­car­se por la cor­te­za terres­tre.

C:
«Amri­ta exis­te para reto­mar las for­mas tra­di­cio­na­les de cul­ti­vo, sin
pes­ti­ci­das ni fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, como méto­do prác­ti­co para hacer­le fren­te
al agro­ne­go­cio y auto­no­mi­zar a los pro­duc­to­res. Hace­mos y pro­mo­ve­mos
agri­cul­tu­ra natu­ral ZBNF (Zero Bud­get Natu­ral Far­ming por sus siglas en inglés)
la cual bus­ca dis­mi­nuir drás­ti­ca­men­te los cos­tos de pro­duc­ción, eli­mi­nan­do la
depen­den­cia con cual­quier ingre­so de dine­ro des­de el exte­rior, tales como
cré­di­tos, expen­sas e impues­tos. Con esto bus­ca­mos ins­pi­rar a los estu­dian­tes y
jóve­nes a la posi­bi­li­dad de gene­rar cam­bios en su reali­dad, no solo prac­ti­can­do
cul­ti­vo agro­eco­ló­gi­co en sus cam­pos, sino tam­bién gra­cias a un mejor enten­di­mien­to
de la situa­ción rural en la India y en el mun­do, for­ta­le­cien­do el con­cep­to de
orga­ni­za­ción y el esfuer­zo colec­ti­vo para tales fines. Un paso fir­me hacia la
sobe­ra­nía ali­men­ta­ria».

Chuk­ki
mane­ja muy bien el inglés. La pacien­cia, su mejor vir­tud, con­ta­gia a todas las
per­so­nas que la rodean y le hacen pre­gun­tas sobre como fun­cio­na, o cómo hacer;
lar­gos «comos» res­pon­de y no se inquie­ta ante los pro­nós­ti­cos
nega­ti­vos en el mar­co polí­ti­co a nivel mun­dial.

C:
«Era 1992, lue­go de varias inter­ven­cio­nes, idas y veni­das, se vio en KRRS
la nece­si­dad de tener un espa­cio pro­pio, con­tro­la­do por el cam­pe­si­na­do, un
lugar de apren­di­za­je, una suer­te de uni­ver­si­dad, for­ta­le­cer en for­ma prác­ti­ca
la lucha con­tra la pro­pie­dad inte­lec­tual. Mi papá comen­zó este pro­yec­to en los
últi­mos años de su vida, lamen­ta­ble­men­te las per­so­nas que comen­za­ron con él
este pro­yec­to no tenían muy cla­ra la idea del mis­mo. Es por eso que tuvi­mos que
reto­mar des­de cero. En esa épo­ca los cono­ci­mien­tos sobre el cul­ti­vo agro­eco­ló­gi­co,
sin inputs inter­nos, se habían per­di­do por la revo­lu­ción ver­de en 1964[1]

Acom­pa­ña­da
de Kave­ri, coor­di­na­do­ra del lugar, nos expli­ca que allá por la déca­da del
sesen­ta había esca­sez de comi­da en la India, lo cual diga­mos que la
jus­ti­fi­ca­ción sobre el mono­cul­ti­vo y el ham­bre esta­ba bien asen­ta­da. Fue una
medi­da inme­dia­ta, pero lue­go, a los trein­ta, cua­ren­ta años, el sue­lo comen­zó a
mos­trar su des­gas­te y el plan ali­men­ti­cio su grie­ta. Los cam­pos per­die­ron
fer­ti­li­dad, los ríos sub­te­rrá­neos se seca­ron, devino el avan­ce del pol­vo. La
bio­di­ver­si­dad decre­ció nota­ble­men­te.

C: «La agri­cul­tu­ra había deja­do de ser un modo de vida para pasar a ser un tra­ba­jo, ya que la revo­lu­ción ver­de no solo inter­vino en la pro­duc­ción de comi­da, sino en la for­ma de vida de la gran mayo­ría de las per­so­nas de los paí­ses del sudes­te asiá­ti­co. La agri­cul­tu­ra es cul­tu­ra: los hábi­tos en la comi­da, los fes­ti­va­les, las cele­bra­cio­nes, la iden­ti­dad con la tie­rra, todo eso comen­za­ba a des­apa­re­cer. Aque­llas per­so­nas que no tenían tie­rra no eran res­pe­ta­das, así como las dalits (des­cas­ta­das). Se pro­du­ce la gran inmi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad y la con­se­cuen­cia se pue­de obser­var aún hoy en día: la gran mayo­ría de los cam­pe­si­nos que tra­ba­jan en Amri­ta son per­so­nas mayo­res, los jóve­nes han per­di­do el inte­rés en regre­sar a la tie­rra».

C:
«Anti­gua­men­te las cam­pe­si­nas se orga­ni­za­ban espon­tá­nea­men­te, yen­do a los
cam­pos don­de había tra­ba­jo, dan­do su labor hacia sus veci­nos y lue­go reci­bien­do
la de ellos. En Kan­na­ra se deno­mi­na este méto­do como «Muy­ya­lu»: Tu
vie­nes a mi gran­ja, tu tra­ba­jas aqui cuan­do haya tra­ba­jo, asi como yo tra­ba­jo
en tu gran­ja cuan­do haya tra­ba­jo. Un sis­te­ma basa­do en la soli­da­ri­dad. Esa
for­ma labo­ral ya no exis­te, la revo­lu­ción ver­de lo hizo des­apa­re­cer y hoy en
día todo acción es bajo el cur­so de la mone­da. Este tipo de rela­ción huma­na es
el que esta­mos hacien­do rena­cer»

Cin­co
cam­pe­si­nos hier­ven las raí­ces de cúr­cu­ma para pre­pa­rar el extrac­to. Los
cal­de­ros humean­tes a pleno sol, el vapor y sus espe­jis­mos desér­ti­cos. Nos miran
entre curio­sos y diver­ti­dos, nos invi­tan unos bee­dis, acep­ta­mos de cor­te­sía pese a que el calor no invi­ta a
fumar.

Chuk­ki
nos obser­va de reo­jo, son­ríe y habla con ellos en Kan­na­ra, len­gua de las más
dul­ces y diver­ti­das, naci­da del sáns­cri­to pero con un jue­go de repe­ti­cio­nes,
casi ono­ma­to­pe­yi­cas, que enri­que­cen la más ami­ga­ble de las len­guas del
sub­con­ti­nen­te indio.

C: «Yo fui cria­da en Ban­ga­lo­re» nos dice cuan­do reanu­da­mos la mar­cha hacia una de las casas. «Para mi venir acá fue todo un desa­fío, tenía mucho mie­do a las ser­pien­tes y a los escor­pio­nes. Fue un cam­bio radi­cal, y para ello es nece­sa­rio un cam­bio de men­te, y eso no es fácil. Los pro­ble­mas empie­zan en la fami­lia, lue­go en la socie­dad. Con la cues­tión de que con la socie­dad tu pue­des lidiar, pue­de no impor­tar­te el qué dirán, pero en tu fami­lia es más com­pli­ca­do, las opi­nio­nes nos due­len más. Mind shift is not easy, going back to the roots».

Ban­co de semi­llas

Lle­ga­mos
a una casa de ladri­llos, arqui­tec­tu­ra occi­den­tal. Allí entre fras­cos y
eti­que­tas apa­re­ce Vasantha (33), guar­dia­na de las semi­llas, colec­cio­nis­ta y
apa­sio­na­da por el movi­mien­to. Tra­ba­ja hace tres años en la con­ser­va­ción de
semi­llas en Amri­ta Boo­mi, foca­li­zán­do­se en la bio­di­ver­si­dad de los cul­ti­vos
como pilar fun­da­men­tal de la sus­ten­ta­bi­li­dad, la con­ser­va­ción de semi­llas.

V:
“Aquí me sien­to tran­qui­la, en sole­dad, no ten­go jefe, es un lugar segu­ro para
las muje­res”. Vasantha nos ofre­ce unas bol­si­tas para ir colo­can­do las semi­llas
mien­tras habla­mos. Es muy cui­da­do­sa res­pec­to a que no se mez­clen los dis­tin­tos
tipos de cerea­les.

V:
“Todo comen­zó cuan­do ter­mi­né mis estu­dios de enfer­me­ría y asis­tí a un cur­so de
agro­eco­lo­gía: era la úni­ca mujer en un gru­po de trein­ta hom­bres”. Lejos de
asus­tar­se y sen­tir­se sola, el efec­to fue de empo­de­ra­mien­to y se hizo car­go de
lo que fal­ta­ba en el espa­cio don­de brin­da­ban el cur­so, ese espa­cio era Amri­ta
Boo­mi y lo que hacía fal­ta era un ban­co de semi­llas.

De allí
que dedi­ca sus vein­ti­cua­tro horas dia­rias al espa­cio. Guar­da muchas semi­llas en
enva­ses de barro, bol­sas, fras­cos, orga­ni­za los mues­tra­rios, con­cu­rre a los
fes­ti­va­les de inter­cam­bio de semi­llas. Ante la ausen­cia de muje­res en el plano
polí­ti­co, rápi­da­men­te encon­tró no sólo un lugar, sino una fun­ción que has­ta
aho­ra nadie había ocu­pa­do.

V:
“Actual­men­te las semi­llas las ven­de el gobierno. Pero están cura­das de tal
mane­ra que no tie­nen la nutri­ción sufi­cien­te para sobre­vi­vir sin suple­men­tos
quí­mi­cos. El algo­dón es un ejem­plo de las semi­llas modi­fi­ca­das gené­ti­ca­men­te”.

Des­pe­di­mos
a Vasantha y reto­ma­mos el camino a la casa prin­ci­pal. Por momen­tos, el vien­to
se lle­va los soni­dos y deja un sua­ve silen­cio. A lo lejos vimos a Par­vat­ti
(47), una de las volun­ta­rias fijas en Amri­ta Boo­mi hablan­do por celu­lar,
ima­gi­na­mos algún fami­liar, adi­vi­na­mos.

Su
inglés flui­do nos per­mi­te ir más allá tras bam­ba­li­nas del pro­yec­to. Cuen­ta que
el bichi­to de vol­ver al cam­po le tocó hace un tiem­po, y gra­cias al apo­yo de su
fami­lia deci­dió dedi­car­se a estu­diar de pleno la agro­eco­lo­gía con el obje­ti­vo
de apli­car­la en su pro­pio terreno.

P:
«No me con­ven­cían los con­se­jos de los cam­pe­si­nos loca­les. Empe­cé un cur­so
anual de agro­eco­lo­gía en Ban­ga­lo­re y una de las sedes fue Amri­ta Boo­mi. Sen­tí
que tenía que vol­ver y regre­sé para pro­fun­di­zar mis cono­ci­mien­tos y poder
apli­car­los a una esca­la mayor, salir de las mace­tas en el bal­cón y vol­ver al
cam­po».

Par­vat­ti
acep­ta el mate y pre­gun­ta curio­sa como cual­quie­ra que lo ve por pri­me­ra vez de
don­de vie­ne y una res­pon­de que es como un té, pero se toma dis­tin­to, que es
ener­gi­zan­te y que algu­nas no pode­mos tomar mate de noche por­que nos des­ve­la­ría.

P:
«No lo veo como un volun­ta­ria­do, sino como un inter­cam­bio. Como coucher me dedi­qué estos pri­me­ros tres
meses a esta­ble­cer el gru­po de muje­res y que jun­tas ten­ga­mos un cam­po modu­lar a
dis­po­si­ción, don­de noso­tras pode­mos cul­ti­var y expe­ri­men­tar. Creo en el pro­ce­so
de Amri­ta, los desa­fíos y los obje­ti­vos pro­pues­tos. El cre­ci­mien­to es orgá­ni­co
y deja­ría de ser­lo si yo vinie­ra de afue­ra y dije­ra que cosa es nece­sa­ria
cam­biar a modo indi­vi­dual y no colec­ti­va­men­te. Por eso me gus­ta tra­ba­jar con el
gru­po humano».

Par­vat­ti
nos da una pers­pec­ti­va más inte­lec­tual, nos per­mi­te ver el pro­ce­so ana­li­za­do
con ojos más occi­den­ta­les, una gran dife­ren­cia entre las per­so­nas volun­ta­rias y
las cam­pe­si­nas del lugar. Dos mun­dos entran en con­tac­to.

P:
«Las tra­ba­ja­do­ras vie­nen aquí, pri­me­ra­men­te por­que es el pro­yec­to del Dr
Nan­dus­wamy, por el res­pe­to que aún le tie­nen. Él qui­so cam­biar los modos
vin­cu­la­res y los méto­dos que había en la agri­cul­tu­ra lue­go de la inva­sión de
los mono­cul­ti­vos y los pes­ti­ci­das. Qui­zá las tra­ba­ja­do­ras no son tan
cons­cien­tes del mar­co polí­ti­co o la pro­pues­ta que sig­ni­fi­ca la escue­la. Pero lo
her­mo­so es que ellas sien­ten que algo bueno pasa, se sien­ten cómo­das, y sobre
todo, divul­gan en sus comu­ni­da­des que otra mane­ra de cul­ti­var es posi­ble, otra
mane­ra de vin­cu­lar­nos».

P: «¿Cómo se pue­de ense­ñar? Una no pue­de decir­le a otra lo que es bueno o lo que es malo, sino sim­ple­men­te dar­le la opor­tu­ni­dad de vivir la expe­rien­cia para que pue­da sacar su pro­pia apre­cia­ción de ello. Creo que no es nece­sa­rio dar­le una pers­pec­ti­va polí­ti­ca a las cam­pe­si­nas ni dar­le un mon­tón de infor­ma­ción teó­ri­ca sobre libros que jamás lee­rán. Sim­ple­men­te con la expe­rien­cia de algo nue­vo, ellas mis­mas sacan sus pro­pias con­clu­sio­nes y sobre todo las trans­mi­ten en sus pro­pias pala­bras a sus cono­ci­das. La prác­ti­ca es la mejor divul­ga­ción»

La
orga­ni­za­ción está par­ti­da en dos, una con un enfo­que hacia las per­so­nas
volun­ta­rias, gene­ral­men­te per­so­nas for­ma­das aca­dé­mi­ca­men­te, wes­terns, estu­dian­tes, mili­tan­tes de
otras orga­ni­za­cio­nes que vie­nen por la expe­rien­cia de vol­ver a la tie­rra, la
nece­si­dad de hacer tie­rra. Y por otro lado, la escue­la es un cam­po don­de las
per­so­nas tra­ba­ja­do­ras reci­ben una remu­ne­ra­ción por sus labo­res, cum­plien­do
horas dia­rias en la expe­rien­cia de la agri­cul­tu­ra agro­eco­ló­gi­ca.

Todas
las maña­nas, en el jar­dín memo­rial al Dr. Nan­dus­wamy se rea­li­za la asam­blea
matu­ti­na, don­de el equi­po de coor­di­na­ción con las super­vi­so­ras inter­cam­bian
infor­ma­ción con las tra­ba­ja­do­ras sobre los esta­dos de los cul­ti­vos, las
nece­si­da­des y los queha­ce­res del día.

Hom­bres
de un lado, muje­res del otro, com­par­ten risas y esco­gen a sus com­pa­ñe­ras para
las tareas desig­na­das. Es noto­rio que ya hay dúos, tríos y cuar­te­tos de tra­ba­jo
for­ma­dos: “Cada tra­ba­ja­do­ra esco­ge a su com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, inclu­so a su
super­vi­so­ra” nos cuen­ta Chuk­ki mien­tras trans­cu­rría la asam­blea. “Gene­ral­men­te
en otros tra­ba­jos las crí­ti­cas vie­nen de las super­vi­so­ras hacia las
tra­ba­ja­do­ras, bueno, aquí es al revés, las tra­ba­ja­do­ras sue­len que­jar­se de las
super­vi­so­ras” son­ríe Chuk­ki y expli­ca que las super­vi­so­ras se dis­tri­bu­yen por
áreas, ron­dan­do en moto por el terreno. “Para ese tipo de tra­ba­jos bus­ca­mos a
las más jóve­nes. No nece­si­ta­mos que ten­gan cono­ci­mien­tos pre­vios, inclu­so
algu­nas de ellas ni siquie­ra tie­nen casa. El fin es mos­trar que las per­so­nas
jóve­nes pue­den vol­ver al tra­ba­jo rural, que pue­dan ver un futu­ro nue­va­men­te en
la agri­cul­tu­ra”.

Los 65 acres están divi­di­dos en blo­ques. Cada uno tie­ne dife­ren­tes cul­ti­vos modu­la­res. Por ejem­plo, un blo­que está divi­di­do en man­gos o jack­fruits, limo­nes, etc. Tam­bién hay cul­ti­vos a rie­go de llu­via, como el mijo. Cada blo­que tie­ne dos res­pon­sa­bles, un hom­bre y una mujer, entre los que se encuen­tran: Semi­llas, Bana­nas, Legum­bres, Cul­ti­vo mix­to, Jack­fruit, Pic­kles, Mijo, Cúr­cu­ma, Cam­po de Muje­res, Arqui­tec­tu­ra, Tra­ba­jo con bovi­nos.

C: “No
hace­mos rota­ción de tra­ba­jos, los pues­tos son fijos. La gran ven­ta­ja de ello es
que hay una noción de apro­pia­ción del terreno y la tarea, una sen­sa­ción de
pro­gre­so. Ante­rior­men­te cuan­do tenía­mos pues­tos móvi­les las tra­ba­ja­do­ras
sen­tían que no ter­mi­na­ban nada”.

La
asam­blea matu­ti­na fina­li­za. Cada una a su espa­cio, a su tarea, nadie corre,
nadie se deses­pe­ra, todo en armo­nía.

C: “Si bien exis­te un gru­po coor­di­na­dor. Toma­mos las deci­sio­nes bajo la con­sul­ta de las tra­ba­ja­do­ras, el cono­ci­mien­to vie­ne de la expe­rien­cia. Al comien­zo se reían de noso­tras y nos decían “como no vas a poner fer­ti­li­zan­tes” o fra­ses como “ah… por­que tie­nen dine­ro pue­den hacer eso”. En fin, la expe­rien­cia nos demos­tró no sólo que es posi­ble cul­ti­var sin quí­mi­cos sino que ellas mis­mas se con­vir­tie­ran en nues­tras emba­ja­do­ras, divul­gan­do en sus comu­ni­da­des como es posi­ble hacer­lo agro­eco­ló­gi­ca­men­te, sin pes­ti­ci­das ni fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos. Es un inter­cam­bio cul­tu­ral muy enri­que­ce­dor, por ejem­plo ellas no se mane­jan con meses, sino con las llu­vias y los cul­ti­vos. Tene­mos vein­ti­cua­tro llu­vias y cada una de ellas tie­ne un fes­ti­val, un nom­bre y un dios aso­cia­do. Por ejem­plo el Maha Shi­va­ra­tri (21 de febre­ro) coin­ci­de cuan­do supues­ta­men­te se ha ter­mi­na­do la cose­cha”.

Cues­tión de cas­tas

C: “Al
comien­zo hubo con­flic­tos cuan­do algu­nas cam­pe­si­nas de cas­tas más altas no
que­rían comer la comi­da hecha por indí­ge­nas o des­cas­ta­das. Lle­ga­ban inclu­so a
escon­der sus pla­tos para que ellas no los pudie­ran tocar. A las cas­tas más
altas les hacía mucho rui­do que per­so­nas de cas­tas más bajas estu­vie­ran en
posi­cio­nes de deci­sión u orga­ni­za­ti­vas”.

“La
ver­dad que es casi impo­si­ble resol­ver la cues­tión de cas­tas, se nece­si­ta mucho
tiem­po para gene­rar un cam­bio de con­cien­cia res­pec­to a ello. Por eso deci­di­mos con­tra­tar
gen­te de las cas­tas más bajas. Hoy en día solo con­tra­ta­mos des­cas­ta­das y el
plan­tel de tra­ba­jo es prác­ti­ca­men­te en su tota­li­dad de “into­ca­bles”[2].
De esa mane­ra hemos encon­tra­do un gru­po de tra­ba­jo sóli­do y orgá­ni­co ya que
tam­bién la for­ma que tene­mos de con­tra­tar es boca a boca, es decir, le pedi­mos
a la gen­te que tra­ba­ja que anda­mos nece­si­tan­do tra­ba­ja­do­ras, cues­tión de que
lla­man a las per­so­nas de las mis­mas comu­ni­da­des para ello”.

Cues­tión de géne­ro

C: “Los
hom­bres no quie­ren hacer el tra­ba­jo de las muje­res, las muje­res no quie­ren
hacer el tra­ba­jo de los hom­bres. Para empe­zar a modi­fi­car eso, hici­mos
res­pon­sa­bles de cada blo­que a un hom­bre y dos muje­res. La dis­tri­bu­ción del
tra­ba­jo en cada maña­na depen­de del tipo de labor nece­sa­ria y de la can­ti­dad de
per­so­nas que se requie­ren para ello, y eso cam­bia todo el tiem­po. Por ejem­plo
para la pre­pa­ra­ción del extrac­to de cúr­cu­ma que se hace una vez al año, se
requie­re al menos sie­te per­so­nas acti­vas por varios días hir­vien­do las raí­ces.
De allí que segu­ra­men­te algún módu­lo pue­de que­dar sin tra­ba­ja­do­ras”.

“Para
las muje­res es una suer­te de esca­pe. Venir a tra­ba­jar a Amri­ta sig­ni­fi­ca salir
de los tra­ba­jos domés­ti­cos, ale­jar­se un poco de los pro­ble­mas de la fami­lia.
Pode­mos decir que en zonas rura­les, el 90% de los hom­bres tie­nen pro­ble­mas con
el alcohol. Cuan­do hablo con ellas, me dicen que son feli­ces aquí, que pue­den
hablar entre si, com­par­tir, can­tar jun­tas. Lue­go vuel­ven a la casa y se ocu­pan
de las tareas de la fami­lia pero con una con­ten­ción, con nue­vas herra­mien­tas”.

“A
veces usa­mos los fes­ti­va­les de llu­via para jugar gru­pal­men­te, para for­ta­le­cer
al gru­po. Por ejem­plo escri­bi­mos los nom­bres de todas y al sacar­los solo
pode­mos decir cosas bue­nas de la com­pa­ñe­ra. Gene­rar cosas posi­ti­vas, soro­ri­dad
y her­man­dad”.

Par­vat­ti
se suma a la con­ver­sa­ción comen­tán­do­nos más cosas sobre el gru­po de muje­res que
hacía poco había comen­za­do.

P: “Es
impor­tan­te vol­ver a for­ta­le­cer la iden­ti­dad de mujer, replan­tear los víncu­los
mari­ta­les. Las cosas no vie­nen fáci­les, no es sim­ple que tu mari­do pue­da
enten­der todo esto, pero no es cues­tión de bajar los bra­zos, sino de poder
obte­ner con­ten­ción de otras muje­res para poder afron­tar los momen­tos bajos. Es
impor­tan­te reco­no­cer que nece­si­ta­mos nues­tros espa­cios”.

C:
“Pode­mos decir inclu­so que el 90% del tra­ba­jo de cam­po lo hacen las muje­res,
plan­tar, podar, cose­char… los hom­bres sola­men­te son los due­ños de la tie­rra,
ellos se encar­gan de la comer­cia­li­za­ción y muchas veces ellas no ven ni
siquie­ra la pla­ta por su labor”.

P:
“Lue­go de la migra­ción a la ciu­dad, espe­cial­men­te de las per­so­nas que podían
acce­der a la edu­ca­ción e inser­tar­se en el mer­ca­do labo­ral, tuvo como
con­se­cuen­cia inme­dia­ta que los tra­ba­jos agrí­co­las reca­ye­ran en manos de las
cas­tas más bajas. Es por eso la impe­rio­sa nece­si­dad de resig­ni­fi­car el tra­ba­jo
agrí­co­la, sobre todo en la muje­res, quie­nes repre­sen­tan más del 75% de las
per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, inde­pen­dien­te­men­te de la cas­ta.

P: “La
mujer está reple­ta de tra­ba­jo y debe­res. Vol­ver a dig­ni­fi­car el tra­ba­jo en la
tie­rra, vol­ver a reva­lo­ri­zar la labor, recrear esa iden­ti­dad, que deje de ser
una escla­vi­tud. A muchas muje­res no se les paga, sino sim­ple­men­te se man­tie­nen
su con­di­cio­nes ser­vi­les de casas y comi­da. El empo­de­ra­mien­to feme­nino es
nece­sa­rio. Pode­mos agre­gar que las muje­res de las últi­mas cas­tas son las más
opri­mi­das ya que no tie­nen per­mi­ti­do poseer el títu­lo de la tie­rra, y sue­len
tra­ba­jar en con­di­cio­nes de mise­ria. Muchas de ellas reci­ben una can­ti­dad de
dine­ro que las obli­gan a tra­ba­jar en deter­mi­na­da tie­rra, para deter­mi­na­do due­ño
por el res­to de sus vidas”.

No todo está per­dido

Amri­ta
Boo­mi es par­te del movi­mien­to juve­nil de Kar­na­ta­ka, con­for­man­do el fren­te Kar­na­ta­ka for Employ­ment bajo el lema “No Job, no vote”.

C:
“Muchos gobier­nos pro­me­tían en sus cam­pa­ñas de elec­ción pues­tos de tra­ba­jo,
pero la reali­dad era dis­tin­ta como uste­des podrían ima­gi­nar. Comien­za a haber
una gran rever­sión hacia la agri­cul­tu­ra, ya que los tra­ba­jos en la ciu­dad están
cada vez más pre­ca­ri­za­dos, con­tra­tos de tres meses que lue­go de su fina­li­za­ción
las per­so­nas son des­pe­di­das, des­car­ta­bi­li­dad. Por eso invi­ta­mos a los
dife­ren­tes can­di­da­tos a las con­fe­ren­cias juve­ni­les y pre­gun­ta­mos cuán­tos
pues­tos de tra­ba­jo pue­den gene­rar. Si ellos esta­ban de acuer­do con nues­tro
mani­fies­to, y lo hacían par­te de su pro­gra­ma, le dába­mos el apo­yo. Nin­guno lo
hizo. Es por eso que deci­di­mos gene­rar una apli­ca­ción para la bús­que­da de
empleo. De repen­te tenía­mos a muchí­si­mas jóve­nes regis­tra­das bus­can­do tra­ba­jo”.

“Allí
sur­gió la “Citri aca­demy”, bajo el lema “Nation
buil­ded through com­mu­nity orien­ta­tion
”. En esta espe­cie de uni­ver­si­dad hay
muchas per­so­nas del ámbi­to aca­dé­mi­co, coun­se­ling
de tra­ba­jos alter­na­ti­vos en dis­tin­tos espa­cios que pro­po­nen una eco­no­mía alter­na­ti­va,
coope­ra­ti­va y soli­da­ria. Amri­ta es una de las sedes don­de se pue­de encon­trar
empleo, así como Deisy, una coope­ra­ti­va tex­til de muje­res. De esta mane­ra se
pue­den hos­pe­dar estu­dian­tes que quie­ran apren­der el ofi­cio y ayu­den en la
coope­ra­ti­va, tra­ba­jan­do y apren­dien­do”.

Cone­xión con Vía Cam­pe­si­na

C: “Hay
muchas escue­las agro­eco­ló­gi­cas en todo el mun­do conec­ta­das gra­cias a VC. En
Asia a dife­ren­cia de Lati­noa­mé­ri­ca, la agro­eco­lo­gía es un con­cep­to poco
dise­mi­na­do. Somos con­si­de­ra­da como la escue­la agro­eco­ló­gi­ca del Sudes­te
Asiá­ti­co, del cual for­ma­mos par­te como cen­tro regio­nal. Por el momen­to no
tene­mos cur­sos de lar­ga dura­ción, sino más bien workshops, por ejem­plo hace­mos
un cur­so de agro­eco­lo­gía de una sema­na don­de vie­nen estu­dian­tes de dis­tin­tos
paí­ses como Sri Lan­ka o Ban­gla­desh.

“Tene­mos
una alian­za con una nue­va ini­cia­ti­va lla­ma­da Sco­la Cam­pe­si­na en Roma. Envia­mos
y reci­bi­mos estu­dian­tes de agro­eco­lo­gía de la red de la VC de otras escue­las
Agro­eco­ló­gi­cas como en Mali, Zim­bab­we y Bra­sil, y en con­jun­to for­ma­mos una
úni­ca escue­la agro­eco­ló­gi­ca inter­na­cio­nal. Eso nos da fuer­za y con­ten­ción,
sen­tir que no esta­mos ais­la­das, que somos par­te de algo mucho más gran­de, algo
que emer­ge indis­tin­ta­men­te de las cul­tu­ras y tra­di­cio­nes, una nue­va for­ma de
cons­truir el mun­do”.

El camino a la Sus­ten­ta­bi­li­dad

C: “El
ante­rior gober­nan­te de Kar­na­ta­ka fue par­te de KRRS, alumno de mi padre. Entre
cafés y char­las, podría­mos decir que mi padre lo mili­tó, y así entró en
polí­ti­ca gra­cias a él. Con­se­cuen­cia futu­ra es que hemos reci­bi­do apo­yo del
esta­do duran­te un buen tiem­po, lo que nos per­mi­tió comen­zar los tra­ba­jos en
cam­po y pagar sala­rios. Pero lamen­ta­ble­men­te este es el últi­mo año que
per­ci­bi­mos ese apo­yo eco­nó­mi­co, lo cual todo se vuel­ca acce­der a la
sus­ten­ta­bi­li­dad con más urgen­cia. Ese es nues­tro prin­ci­pal obje­ti­vo. Sabien­do
que el gober­na­dor actual no nos daría ni una rupia, nece­si­ta­mos salir al
mer­ca­do. Somos par­te de coope­ra­ti­vas de cam­pe­si­nas, inten­tan­do crear un nue­vo
mer­ca­do agro­eco­ló­gi­co, como los loca­les de pro­duc­tos orgá­ni­cos. Com­pa­ra­do con
Euro­pa, en India no exis­te un boom del mun­do orgá­ni­co o bio. Inclu­so para ello
nece­si­ta­ría­mos un cer­ti­fi­ca­ción de orgá­ni­co y noso­tras esta­mos en con­tra, ya que
es sim­ple­men­te para ele­var los pre­cios de esos tipos de pro­duc­tos. Ter­mi­na
sien­do una suer­te de mafia; por ende una lucha polí­ti­ca tam­bién. ZBNF es
nues­tra cer­ti­fi­ca­ción, la voz de las cam­pe­si­nas es nues­tra cer­ti­fi­ca­ción. Es
una iro­nía: sobre lo orgá­ni­co hay muchí­si­mas res­tric­cio­nes, en cam­bio con los
GMO (Gene­tic modi­fied orga­nism) las polí­ti­cas son muy fle­xi­bles.

“Cree­mos
que para lograr la sus­ten­ta­bi­li­dad debe­mos inser­tar nues­tros pro­duc­tos en el
mer­ca­do. Hemos inten­ta­do con que­rer ven­der nues­tros pro­duc­tos en la ciu­dad, ir,
hablar en públi­co, expli­can­do que sig­ni­fi­ca cul­ti­var agro­eco­ló­gi­ca­men­te. Fue­ron
muy bue­nas expe­rien­cias, pero no han sido ren­ta­bles, se nece­si­ta aún más que
eso para lograr ser sus­ten­ta­bles. Esta­mos apren­dien­do este camino”.

“Nece­si­ta­mos
más gen­te, hay mucho tra­ba­jo. Nece­si­ta­mos más volun­ta­rias, muchas extran­je­ras
sue­len abu­rrir­se ya que en la escue­la hay muy pocas per­so­nas que hablan inglés.
Las pla­ta­for­mas de volun­ta­ria­do como Wor­ka­way o Woo­fing no tie­nen una
orien­ta­ción polí­ti­ca, por ejem­plo mucha gen­te que se acer­ca por medio de esas
redes no tie­nen una con­vic­ción polí­ti­ca. Per­so­nas muy crí­ti­cas que no
com­pren­den los movi­mien­tos socia­les y pre­ten­den que la escue­la satis­fa­ga sus
expec­ta­ti­vas, al final ter­mi­nan sien­do un dolor de cabe­za” se ríe Chuk­ki.

P: “A
medi­da que fui cre­cien­do fui vien­do una fra­gi­li­dad en la comu­ni­ca­ción, esa
difi­cul­tad de poder decir lo que real­men­te se sien­te, una supre­sión de
sen­ti­mien­tos. Allí enten­dí la impor­tan­cia de la comu­ni­ca­ción, como modi­fi­car
nues­tros modos de comu­ni­car­nos para poder ter­mi­nar con círcu­los vicio­sos de
con­flic­to”.

“Creo
que en las ciu­da­des, en nues­tros tra­ba­jos, inten­ta­mos obte­ner algo que no se
que es y no sabe­mos que eso en reali­dad nos está atra­pan­do por detrás. Vi que
era nece­sa­rio dis­mi­nuir la velo­ci­dad, parar esas ideas neu­ró­ti­cas. Allí fue que
deci­dí inver­tir en un peda­zo de tie­rra y vol­ver a revi­vir esa cone­xión. Pue­do
can­tar, bai­lar, pero no quie­ro con­ver­tir­me en can­tan­te o bai­la­ri­na. Uso esas
cosas para enri­que­cer mi vida, no para ser alguien en espe­cial. Aquí es posi­ble
poder comu­ni­car todas estas cosas, aquí me sien­to libre. No esta­mos acu­mu­lan­do
y acu­mu­lan­do cono­ci­mien­tos a per­se, hay un balan­ce. Es posi­ble otra for­ma de
vida. Si quie­ren per­se­guir sus sue­ños y deseos allá uste­des. Yo pre­fie­ro ser
libre y dejar de per­se­guir cosas”.

C:
“Creo que como movi­mien­to social nos toma­mos la comu­ni­ca­ción muy a la lige­ra.
Ser par­te de un movi­mien­to social me ins­pi­ra y creo que si no estu­vie­ra inmer­sa
en ello me sen­ti­ría sola, des­co­nec­ta­da de la reali­dad. Hay dos extre­mos ¿no? Es
nece­sa­rio a veces esa des­co­ne­xión para obte­ner pers­pec­ti­va. Tam­po­co se pue­de
vivir inmer­sa en la polí­ti­ca ya que muchas veces se hace casi todo des­de la
cabe­za y no con el cora­zón, se pier­de el espí­ri­tu”.

“Este
cen­tro está dedi­ca­do a las gene­ra­cio­nes veni­de­ras. Es un poco tris­te decir que
crea­mos este cen­tro para recu­pe­rar aque­llas cosas que el capi­ta­lis­mo des­tru­yó,
pero por otro lado, es un pun­to de refe­ren­cia. Si uno obser­va las
uni­ver­si­da­des, los gurúes espi­ri­tua­les, la demo­cra­cia, nada está hecha para el
pue­blo, sino para un cre­ci­mien­to indi­vi­dual o espi­ri­tual que solo que­da allí, y
no está hecho para trans­mi­tir al res­to sino para ven­der­lo”.

“Es por
eso, que luchar con­tra toda esa marea es man­te­ner este espa­cio vivo, que la
infor­ma­ción sea libre y los sabe­res se pue­den com­par­tir sin nece­si­dad de un
víncu­lo mer­can­til. A veces me sien­to sola pen­san­do en que somos muy pocas las
que avi­va­mos este fue­go. De allí que el movi­mien­to social, este espa­cio, me
per­mi­ten regre­sar a esa fuer­za. Inter­ac­tuar con gen­te que ve más allá de las
fron­te­ras, y no com­par­tir tan­to con gen­te que lo úni­co que hace es filo­so­far
sobre la vida sin poner las manos en la tie­rra, eso no me hace bien”.

“En
india es muy difí­cil encon­trar muje­res jóve­nes envuel­tas en la polí­ti­ca. Es por
eso que como mujer fue todo un desa­fío con­vi­vir con hom­bres duran­te gran par­te
de mi vida, sufrir cues­tio­nes de machis­mo, menos­pre­cio de mis ideas por solo
ser mujer. Eso me hizo fuer­te, es can­sa­dor cier­to, pero mien­tras más fuer­te te
vuel­ves y mejor pue­des pelear”.

¿Cómo par­ti­ci­par?

Volun­ta­ria­do: escri­bir­nos por e‑mail. Expli­car la razón por la que vie­nes y los cono­ci­mien­tos que tie­nes para que poda­mos con­cre­tar una bue­na expe­rien­cia, reci­pro­ci­dad. Comen­tar­nos las inten­cio­nes y las ideas que tie­nen para sobre el lugar. El espa­cio está abier­to todo el año y la estan­cia míni­ma son 15 días para que la expe­rien­cia sea fruc­tí­fe­ra y pue­dan obte­ner una com­ple­ta visión del espa­cio y sus obje­ti­vos.

Con­tac­to

Pagi­na
web: https://​amri​tabhoo​mi​.org/

E‑mail: abhoomi.​[email protected]​gmail.​com


[1] https://ast.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_verde 

[2]  Para recor­dar, en la India hay más de dos mil cas­tas, den­tro de ellas hay dife­ren­tes jerar­quías. La cas­ta más baja, inclu­so fue­ra del sis­te­ma de cas­tas, se deno­mi­na como into­ca­bles o dalits.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *