Cana­dá. La ideo­lo­gía neo­li­be­ral está pri­van­do a la pobla­ción de tra­ta­mien­tos médi­cos de COVID /​Gobierno nie­ga la entra­da a médi­cos cubanos

Por Pie­rre LeBlanc des­de Otta­wa, para Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 abril 2020.-

El mun­do ha enlo­que­ci­do. De hecho, el mun­do ha esta­do des­bo­ca­do duran­te déca­das, pero COVID-19 ha pues­to al des­cu­bier­to para todas las pre­ten­sio­nes, los cuen­tos de hadas de los polí­ti­cos, las trai­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas y geo­po­lí­ti­cas y el derra­ma­mien­to de san­gre de los super­po­de­ro­sos. Tam­bién pro­por­cio­na el pre­tex­to ideo­ló­gi­co para la expan­sión masi­va de las pan­de­mias ya en cur­so, en par­ti­cu­lar la inten­si­fi­ca­ción de los fla­ge­los de hace tiem­po tales como la PANDEMIA DE LA POBREZA, la DESCOMPOSICIÓN DEL ESTADO y la MANÍA DE CAMBIO DE REGIMEN. Han cau­sa­do y gene­ra­rán expo­nen­cial­men­te más sufri­mien­to y muer­te que COVID. Sea como fue­re, COVID explo­ta y expo­ne los efec­tos debi­li­tan­tes en nues­tra infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria actual y sis­te­mas económicos/​sociales de estas pan­de­mias de inge­nie­ría multimillonaria.

Ima­gen: Chrys­tia Free­land, Vice­pri­me­ra Minis­tra de Canadá. 

La degra­da­ción del apa­ra­to de polí­ti­cas y ser­vi­cios públi­cos está hecha por el hom­bre y es deli­be­ra­da; ha dado lugar al debi­li­ta­mien­to de su capa­ci­dad para luchar con­tra COVID. Este pan­de­mo­nio está ocu­rrien­do, no sólo en el extran­je­ro sino tam­bién en nues­tras pro­pias ciu­da­des, las Pri­me­ras Nacio­nes, nues­tras comu­ni­da­des rura­les, nues­tros subur­bios y nues­tros hoga­res de cui­da­dos a lar­go pla­zo. Un atri­bu­to posi­ti­vo de COVID es que hace res­plan­de­cer mil millo­nes de velas bri­llan­tes en el vacia­mien­to, en bene­fi­cio de unos pocos, de nues­tra salud colec­ti­va y de otras ins­ti­tu­cio­nes esen­cia­les para la vida.

La Dama de Hie­rro Mar­ga­ret That­cher y Ronald Reagan, a ins­tan­cias de los súper ricos y pode­ro­sos, lan­za­ron el pro­gra­ma neo­li­be­ral de des­man­te­la­mien­to de los teji­dos socia­les y eco­nó­mi­cos de los con­ti­nen­tes. Los Bush, los Clin­ton, Tony Blair, Stephen Har­per y Barack Oba­ma y sus mul­ti­mi­llo­na­rios patro­ci­na­do­res ace­le­ra­ron este pro­ce­so y lo agra­va­ron con gue­rras inter­mi­na­bles, revo­lu­cio­nes de color alu­ci­nan­tes y ope­ra­cio­nes ile­ga­les de cam­bio de régi­men. La Dama del Óxi­do Chrys­tia Free­land, de fac­to la pri­me­ra minis­tra de polí­ti­ca exte­rior de Cana­dá, hizo suya esta gue­rra ideo­ló­gi­ca y la lle­vó a altu­ras vertiginosas.

¿Por qué Dama-del-Óxi­do-Chrys­tia-Free­land, alguien podría pre­gun­tar­se? Por­que todo en lo que se mete se con­vier­te en óxi­do y pol­vo. Y ella se mete mucho, en su país y en el extran­je­ro. Vamos a con­tar los modos.

Chrys­tia Free­land blo­quea a un equi­po de médi­cos cuba­nos para que no pue­dan venir a las Pri­me­ras Nacio­nes de Mani­to­ba para pro­por­cio­nar asis­ten­cia médi­ca de emer­gen­cia a esos pue­blos ori­gi­na­rios. Esto, a pesar de que las comu­ni­da­des de las Pri­me­ras Nacio­nes están drás­ti­ca­men­te des­aten­di­das, que­dan­do así con pocas defen­sas con­tra el virus. Según un jefe de Mani­to­ba, «Cana­dá no tie­ne sufi­cien­tes tra­ba­ja­do­res sani­ta­rios para miti­gar la pro­pa­ga­ción del COVID-19 y para hacer fren­te a los pró­xi­mos casos en las comu­ni­da­des de las Pri­me­ras Nacio­nes». El pre­tex­to de la Sra. Free­land para su blo­queo: «El sis­te­ma de aten­ción de la salud del Cana­dá, que cuen­ta con des­ta­ca­dos pro­fe­sio­na­les de la salud, tie­ne la capa­ci­dad de hacer fren­te a este extra­or­di­na­rio desafío». 

Las Pri­me­ras Nacio­nes saben que las decla­ra­cio­nes de Free­land son mani­fies­ta­men­te enga­ño­sas. El sis­te­ma de salud ya es inca­paz de aten­der a la pobla­ción en gene­ral y COVID-19 se con­ver­ti­rá en un agu­do pro­ble­ma huma­ni­ta­rio para sus pue­blos, dado que su espe­ran­za de vida y otros indi­ca­do­res socia­les ya son mucho peo­res que el pro­me­dio del Cana­dá. La dipu­tada Niki Ash­ton se encar­ga de Free­land. «Las Pri­me­ras Nacio­nes no están reci­bien­do el apo­yo que nece­si­tan», dice. «A algu­nas comu­ni­da­des les están sacan­do los médi­cos. Muchos no pue­den hacer las prue­bas medi­ca­les. Otros nece­si­tan hos­pi­ta­les de cam­pa­ña urgen­te­men­te. No hay tiem­po para espe­rar». La Recon­ci­lia­ción Nacio­nal del Pri­mer Minis­tro Tru­deau, tal y como la entre­ga Free­land, va por delan­te de la negli­gen­cia voluntariosa.

El Inter­fe­rón Alfa 2B de Cuba es una medi­ci­na pro­ba­da para el tra­ta­mien­to de COVID-19. Es un con­tri­bu­yen­te cla­ve para el exi­to­so logro de Chi­na con el Coro­na­vi­rus y se uti­li­za con efec­to posi­ti­vo en Ita­lia y muchos otros paí­ses del mun­do. Sin embar­go, Cana­dá sigue afir­man­do que no hay cura para COVID-19. ¿Por qué el Pri­mer Minis­tro Jus­tin Tru­deau, la Sra. Free­land y la indus­tria far­ma­céu­ti­ca cana­dien­se y ame­ri­ca­na, con la ayu­da de la necro­lí­ti­ca cáma­ra de eco que son los medios de comu­ni­ca­ción, pon­ti­fi­can que no hay cura, mien­tras que recha­zan el Inter­fe­rón Alfa 2B? Por­que la Gran Far­ma quie­re la exclu­si­vi­dad de las vacu­nas COVID-19 con paten­tes de déca­das de dura­ción, todo esto mien­tras que les lle­va­rá de 12 a 18 meses desa­rro­llar­las. Esto per­mi­ti­rá a los far­ma­céu­ti­cos lle­nar sus bol­si­llos de seda con dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res, al tiem­po que aumen­ta­rá enor­me­men­te la rique­za y el poder de los hiper-ricos, per­mi­tién­do­les una vez más apli­car la máxi­ma «no se debe per­mi­tir que nin­gu­na cri­sis tan rica que­de sin explo­tar». ¿Por qué pri­var a los Cana­dien­ses del Inter­fe­rón Alfa 2B, un tra­ta­mien­to que sal­va vidas, ya que Cana­dá podría rápi­da­men­te ela­bo­rar un acuer­do con­jun­to con Cuba? ¿Por qué el tán­dem Trudeau/​Freeland es tan adver­so a Cuba de repen­te? Mas una rela­ción vital es oxi­dar, si no mor­der el pol­vo, en el altar de las san­cio­nes de los EE.UU.

¿Ni la Dama del Óxi­do Free­land ni el Pri­mer Minis­tro Tru­deau están lla­man­do a la cába­la de la Casa Blan­ca en con­tra del blo­queo de equi­pos vita­les para com­ba­tir el Coro­na­vi­rus en Cuba? ¿Por qué están aver­gon­zan­do a todos los cana­dien­ses al ser silen­cio­sos y cóm­pli­ces del ase­dio de EE.UU. a Cuba, blo­quean­do la entra­da de ali­men­tos y todo tipo de pro­duc­tos vita­les para entrar o salir de Cuba? Des­de que Jus­tin Tru­deau se aco­bar­dó para dar mar­cha atrás des­pués de elo­giar a Fidel Cas­tro cuan­do murió, nues­tro Pri­mer Minis­tro ha esta­do a dis­po­si­ción de Washing­ton. Ese día, la polí­ti­ca exte­rior de Cana­dá, tal y como la dise­ñó Pie­rre Tru­deau entre otros, murió. 

Un ami­go vene­zo­lano me dijo lo siguien­te. El mun­do está en pro­fun­da tris­te­za y des­or­den por­que el COVID-19 envió a la tum­ba a 54.000 per­so­nas en todo el mun­do y des­tru­yó la eco­no­mía del pla­ne­ta. Pero pare­ce que a nadie le impor­ta que las san­cio­nes de EE.UU. envia­ron a sus tum­bas al doble de per­so­nas de un solo país peque­ño lla­ma­do Vene­zue­la, y simul­tá­nea­men­te des­tro­za­ron la eco­no­mía de ese país. El virus pan­dé­mi­co de Vene­zue­la, el que nos está matan­do, se lla­ma Esta­dos Uni­dos y los que ayu­dan a pro­pa­gar el virus son los que apo­yan a Esta­dos Uni­dos, espe­cial­men­te Cana­dá y el Gru­po de Lima.

Chrys­tia Free­land, bajo las órde­nes de los capi­ta­nes de la indus­tria, la mine­ría y las finan­zas, ha sido la direc­to­ra de la Orques­ta del Gru­po de Lima y de la Locu­ra de Guai­dó. Mien­tras Trump se mues­tra apá­ti­co con res­pec­to a COVID-19 y tra­ta deses­pe­ra­da­men­te de des­viar la aten­ción ame­na­zan­do con fue­go y azu­fre a Vene­zue­la con buques de gue­rra, avio­nes de com­ba­te, dro­nes que escu­pen la muer­te y fac­sí­mi­les de Bahía de Cochi­nos de un buque de ata­que naval para­mi­li­tar dis­fra­za­do de cru­ce­ro, Dama de Óxi­do Chrys­tia Free­land le ani­ma y tra­ba­ja duro para apre­tar la soga alre­de­dor de los cue­llos de todos los vene­zo­la­nos; agra­va­do por su apo­yo a la nega­ti­va del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal de pres­tar a Vene­zue­la los fon­dos cru­cia­les que nece­si­ta para defen­der­se de COFID-19. Sus accio­nes y la aquies­cen­cia de Tru­deau ase­gu­ran que «Del Pol­vo Eres y Al pol­vo Vol­ve­rás» de los Vene­zo­la­nos ocu­rra prematuramente. 

Jus­tin Tru­deau y Chrys­tia Free­land han impul­sa­do la opre­sión de los Pales­ti­nos median­te el apo­yo abso­lu­to al régi­men israe­lí de apartheid sio­nis­ta y el inten­to de silen­ciar a la opo­si­ción de los dere­chos huma­nos, en Cana­dá y en el extran­je­ro, inclu­yen­do el apo­yo al atroz blo­queo de la entre­ga de equi­pos de COVID para sal­var vidas en Gaza. Free­land ocul­ta el ase­si­na­to por Ara­bia Sau­di­ta de dece­nas de miles de Yeme­níes (más de 100.000 muer­tos en la gue­rra, más 85.000 niños muer­tos por malnu­tri­ción, con otros 14 millo­nes de Yeme­níes al bor­de de la ham­bru­na, según la ONU). Estas horri­bles cifras ni siquie­ra tie­nen en cuen­ta los mor­ta­les estra­gos que COVID-19 cau­sa­rá en estas pobla­cio­nes tan debi­li­ta­das. Chrys­tia Free­land tam­bién ali­men­ta la igno­mi­nio­sa dic­ta­du­ra del cri­men con­tra la huma­ni­dad que es Ara­bia Sau­di­ta, sumi­nis­tran­do recur­sos de Export Deve­lop­ment Cana­da (nues­tros impues­tos en mar­cha) y apro­ban­do con­tra­tos de máqui­nas de matar. Este es el régi­men que, no lo olvi­de­mos, es tam­bién uno de los arqui­tec­tos del actual colap­so drás­ti­co de los pre­cios del petró­leo que está para­li­zan­do la eco­no­mía de Alber­ta. ¿Cuán­do lla­ma­rá el pri­mer minis­tro de Alber­ta Jason Kenny a Free­land y Tru­deau sobre esto? No lo hará, por supues­to, por­que él y los líde­res de Ara­bia Sau­di­ta están hechos de un teji­do similar.

La Dama del Óxi­do Chrys­tia Free­land eli­ge la ideo­lo­gía en lugar de la cor­du­ra eco­nó­mi­ca y la capa­ci­dad de tra­ta­mien­to médi­co que se nece­si­ta urgen­te­men­te, pre­ci­sa­men­te en el momen­to en que COVID-19 está en su peor momen­to. Sus accio­nes a los nive­les inter­na­cio­nal y nacio­nal están soca­van­do algu­nos de los loa­bles esfuer­zos que su pro­pio gobierno está hacien­do para luchar con­tra COVID-19. El Pri­mer Minis­tro Tru­deau tie­ne una deci­sión que tomar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.