Cana­dá. La ideo­lo­gía neo­li­be­ral está pri­van­do a la pobla­ción de tra­ta­mien­tos médi­cos de COVID /​Gobierno nie­ga la entra­da a médi­cos cuba­nos

Por Pie­rre LeBlanc des­de Otta­wa, para Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 abril 2020.-

El mun­do ha enlo­que­ci­do. De hecho, el mun­do ha esta­do des­bo­ca­do duran­te déca­das, pero COVID-19 ha pues­to al des­cu­bier­to para todas las pre­ten­sio­nes, los cuen­tos de hadas de los polí­ti­cos, las trai­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas y geo­po­lí­ti­cas y el derra­ma­mien­to de san­gre de los super­po­de­ro­sos. Tam­bién pro­por­cio­na el pre­tex­to ideo­ló­gi­co para la expan­sión masi­va de las pan­de­mias ya en cur­so, en par­ti­cu­lar la inten­si­fi­ca­ción de los fla­ge­los de hace tiem­po tales como la PANDEMIA DE LA POBREZA, la DESCOMPOSICIÓN DEL ESTADO y la MANÍA DE CAMBIO DE REGIMEN. Han cau­sa­do y gene­ra­rán expo­nen­cial­men­te más sufri­mien­to y muer­te que COVID. Sea como fue­re, COVID explo­ta y expo­ne los efec­tos debi­li­tan­tes en nues­tra infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria actual y sis­te­mas económicos/​sociales de estas pan­de­mias de inge­nie­ría mul­ti­mi­llo­na­ria.

Ima­gen: Chrys­tia Free­land, Vice­pri­me­ra Minis­tra de Cana­dá.

La degra­da­ción del apa­ra­to de polí­ti­cas y ser­vi­cios públi­cos está hecha por el hom­bre y es deli­be­ra­da; ha dado lugar al debi­li­ta­mien­to de su capa­ci­dad para luchar con­tra COVID. Este pan­de­mo­nio está ocu­rrien­do, no sólo en el extran­je­ro sino tam­bién en nues­tras pro­pias ciu­da­des, las Pri­me­ras Nacio­nes, nues­tras comu­ni­da­des rura­les, nues­tros subur­bios y nues­tros hoga­res de cui­da­dos a lar­go pla­zo. Un atri­bu­to posi­ti­vo de COVID es que hace res­plan­de­cer mil millo­nes de velas bri­llan­tes en el vacia­mien­to, en bene­fi­cio de unos pocos, de nues­tra salud colec­ti­va y de otras ins­ti­tu­cio­nes esen­cia­les para la vida.

La Dama de Hie­rro Mar­ga­ret That­cher y Ronald Reagan, a ins­tan­cias de los súper ricos y pode­ro­sos, lan­za­ron el pro­gra­ma neo­li­be­ral de des­man­te­la­mien­to de los teji­dos socia­les y eco­nó­mi­cos de los con­ti­nen­tes. Los Bush, los Clin­ton, Tony Blair, Stephen Har­per y Barack Oba­ma y sus mul­ti­mi­llo­na­rios patro­ci­na­do­res ace­le­ra­ron este pro­ce­so y lo agra­va­ron con gue­rras inter­mi­na­bles, revo­lu­cio­nes de color alu­ci­nan­tes y ope­ra­cio­nes ile­ga­les de cam­bio de régi­men. La Dama del Óxi­do Chrys­tia Free­land, de fac­to la pri­me­ra minis­tra de polí­ti­ca exte­rior de Cana­dá, hizo suya esta gue­rra ideo­ló­gi­ca y la lle­vó a altu­ras ver­ti­gi­no­sas.

¿Por qué Dama-del-Óxi­do-Chrys­tia-Free­land, alguien podría pre­gun­tar­se? Por­que todo en lo que se mete se con­vier­te en óxi­do y pol­vo. Y ella se mete mucho, en su país y en el extran­je­ro. Vamos a con­tar los modos.

Chrys­tia Free­land blo­quea a un equi­po de médi­cos cuba­nos para que no pue­dan venir a las Pri­me­ras Nacio­nes de Mani­to­ba para pro­por­cio­nar asis­ten­cia médi­ca de emer­gen­cia a esos pue­blos ori­gi­na­rios. Esto, a pesar de que las comu­ni­da­des de las Pri­me­ras Nacio­nes están drás­ti­ca­men­te des­aten­di­das, que­dan­do así con pocas defen­sas con­tra el virus. Según un jefe de Mani­to­ba, «Cana­dá no tie­ne sufi­cien­tes tra­ba­ja­do­res sani­ta­rios para miti­gar la pro­pa­ga­ción del COVID-19 y para hacer fren­te a los pró­xi­mos casos en las comu­ni­da­des de las Pri­me­ras Nacio­nes». El pre­tex­to de la Sra. Free­land para su blo­queo: «El sis­te­ma de aten­ción de la salud del Cana­dá, que cuen­ta con des­ta­ca­dos pro­fe­sio­na­les de la salud, tie­ne la capa­ci­dad de hacer fren­te a este extra­or­di­na­rio desa­fío».

Las Pri­me­ras Nacio­nes saben que las decla­ra­cio­nes de Free­land son mani­fies­ta­men­te enga­ño­sas. El sis­te­ma de salud ya es inca­paz de aten­der a la pobla­ción en gene­ral y COVID-19 se con­ver­ti­rá en un agu­do pro­ble­ma huma­ni­ta­rio para sus pue­blos, dado que su espe­ran­za de vida y otros indi­ca­do­res socia­les ya son mucho peo­res que el pro­me­dio del Cana­dá. La dipu­tada Niki Ash­ton se encar­ga de Free­land. «Las Pri­me­ras Nacio­nes no están reci­bien­do el apo­yo que nece­si­tan», dice. «A algu­nas comu­ni­da­des les están sacan­do los médi­cos. Muchos no pue­den hacer las prue­bas medi­ca­les. Otros nece­si­tan hos­pi­ta­les de cam­pa­ña urgen­te­men­te. No hay tiem­po para espe­rar». La Recon­ci­lia­ción Nacio­nal del Pri­mer Minis­tro Tru­deau, tal y como la entre­ga Free­land, va por delan­te de la negli­gen­cia volun­ta­rio­sa.

El Inter­fe­rón Alfa 2B de Cuba es una medi­ci­na pro­ba­da para el tra­ta­mien­to de COVID-19. Es un con­tri­bu­yen­te cla­ve para el exi­to­so logro de Chi­na con el Coro­na­vi­rus y se uti­li­za con efec­to posi­ti­vo en Ita­lia y muchos otros paí­ses del mun­do. Sin embar­go, Cana­dá sigue afir­man­do que no hay cura para COVID-19. ¿Por qué el Pri­mer Minis­tro Jus­tin Tru­deau, la Sra. Free­land y la indus­tria far­ma­céu­ti­ca cana­dien­se y ame­ri­ca­na, con la ayu­da de la necro­lí­ti­ca cáma­ra de eco que son los medios de comu­ni­ca­ción, pon­ti­fi­can que no hay cura, mien­tras que recha­zan el Inter­fe­rón Alfa 2B? Por­que la Gran Far­ma quie­re la exclu­si­vi­dad de las vacu­nas COVID-19 con paten­tes de déca­das de dura­ción, todo esto mien­tras que les lle­va­rá de 12 a 18 meses desa­rro­llar­las. Esto per­mi­ti­rá a los far­ma­céu­ti­cos lle­nar sus bol­si­llos de seda con dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res, al tiem­po que aumen­ta­rá enor­me­men­te la rique­za y el poder de los hiper-ricos, per­mi­tién­do­les una vez más apli­car la máxi­ma «no se debe per­mi­tir que nin­gu­na cri­sis tan rica que­de sin explo­tar». ¿Por qué pri­var a los Cana­dien­ses del Inter­fe­rón Alfa 2B, un tra­ta­mien­to que sal­va vidas, ya que Cana­dá podría rápi­da­men­te ela­bo­rar un acuer­do con­jun­to con Cuba? ¿Por qué el tán­dem Trudeau/​Freeland es tan adver­so a Cuba de repen­te? Mas una rela­ción vital es oxi­dar, si no mor­der el pol­vo, en el altar de las san­cio­nes de los EE.UU.

¿Ni la Dama del Óxi­do Free­land ni el Pri­mer Minis­tro Tru­deau están lla­man­do a la cába­la de la Casa Blan­ca en con­tra del blo­queo de equi­pos vita­les para com­ba­tir el Coro­na­vi­rus en Cuba? ¿Por qué están aver­gon­zan­do a todos los cana­dien­ses al ser silen­cio­sos y cóm­pli­ces del ase­dio de EE.UU. a Cuba, blo­quean­do la entra­da de ali­men­tos y todo tipo de pro­duc­tos vita­les para entrar o salir de Cuba? Des­de que Jus­tin Tru­deau se aco­bar­dó para dar mar­cha atrás des­pués de elo­giar a Fidel Cas­tro cuan­do murió, nues­tro Pri­mer Minis­tro ha esta­do a dis­po­si­ción de Washing­ton. Ese día, la polí­ti­ca exte­rior de Cana­dá, tal y como la dise­ñó Pie­rre Tru­deau entre otros, murió.

Un ami­go vene­zo­lano me dijo lo siguien­te. El mun­do está en pro­fun­da tris­te­za y des­or­den por­que el COVID-19 envió a la tum­ba a 54.000 per­so­nas en todo el mun­do y des­tru­yó la eco­no­mía del pla­ne­ta. Pero pare­ce que a nadie le impor­ta que las san­cio­nes de EE.UU. envia­ron a sus tum­bas al doble de per­so­nas de un solo país peque­ño lla­ma­do Vene­zue­la, y simul­tá­nea­men­te des­tro­za­ron la eco­no­mía de ese país. El virus pan­dé­mi­co de Vene­zue­la, el que nos está matan­do, se lla­ma Esta­dos Uni­dos y los que ayu­dan a pro­pa­gar el virus son los que apo­yan a Esta­dos Uni­dos, espe­cial­men­te Cana­dá y el Gru­po de Lima.

Chrys­tia Free­land, bajo las órde­nes de los capi­ta­nes de la indus­tria, la mine­ría y las finan­zas, ha sido la direc­to­ra de la Orques­ta del Gru­po de Lima y de la Locu­ra de Guai­dó. Mien­tras Trump se mues­tra apá­ti­co con res­pec­to a COVID-19 y tra­ta deses­pe­ra­da­men­te de des­viar la aten­ción ame­na­zan­do con fue­go y azu­fre a Vene­zue­la con buques de gue­rra, avio­nes de com­ba­te, dro­nes que escu­pen la muer­te y fac­sí­mi­les de Bahía de Cochi­nos de un buque de ata­que naval para­mi­li­tar dis­fra­za­do de cru­ce­ro, Dama de Óxi­do Chrys­tia Free­land le ani­ma y tra­ba­ja duro para apre­tar la soga alre­de­dor de los cue­llos de todos los vene­zo­la­nos; agra­va­do por su apo­yo a la nega­ti­va del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal de pres­tar a Vene­zue­la los fon­dos cru­cia­les que nece­si­ta para defen­der­se de COFID-19. Sus accio­nes y la aquies­cen­cia de Tru­deau ase­gu­ran que «Del Pol­vo Eres y Al pol­vo Vol­ve­rás» de los Vene­zo­la­nos ocu­rra pre­ma­tu­ra­men­te.

Jus­tin Tru­deau y Chrys­tia Free­land han impul­sa­do la opre­sión de los Pales­ti­nos median­te el apo­yo abso­lu­to al régi­men israe­lí de apartheid sio­nis­ta y el inten­to de silen­ciar a la opo­si­ción de los dere­chos huma­nos, en Cana­dá y en el extran­je­ro, inclu­yen­do el apo­yo al atroz blo­queo de la entre­ga de equi­pos de COVID para sal­var vidas en Gaza. Free­land ocul­ta el ase­si­na­to por Ara­bia Sau­di­ta de dece­nas de miles de Yeme­níes (más de 100.000 muer­tos en la gue­rra, más 85.000 niños muer­tos por malnu­tri­ción, con otros 14 millo­nes de Yeme­níes al bor­de de la ham­bru­na, según la ONU). Estas horri­bles cifras ni siquie­ra tie­nen en cuen­ta los mor­ta­les estra­gos que COVID-19 cau­sa­rá en estas pobla­cio­nes tan debi­li­ta­das. Chrys­tia Free­land tam­bién ali­men­ta la igno­mi­nio­sa dic­ta­du­ra del cri­men con­tra la huma­ni­dad que es Ara­bia Sau­di­ta, sumi­nis­tran­do recur­sos de Export Deve­lop­ment Cana­da (nues­tros impues­tos en mar­cha) y apro­ban­do con­tra­tos de máqui­nas de matar. Este es el régi­men que, no lo olvi­de­mos, es tam­bién uno de los arqui­tec­tos del actual colap­so drás­ti­co de los pre­cios del petró­leo que está para­li­zan­do la eco­no­mía de Alber­ta. ¿Cuán­do lla­ma­rá el pri­mer minis­tro de Alber­ta Jason Kenny a Free­land y Tru­deau sobre esto? No lo hará, por supues­to, por­que él y los líde­res de Ara­bia Sau­di­ta están hechos de un teji­do simi­lar.

La Dama del Óxi­do Chrys­tia Free­land eli­ge la ideo­lo­gía en lugar de la cor­du­ra eco­nó­mi­ca y la capa­ci­dad de tra­ta­mien­to médi­co que se nece­si­ta urgen­te­men­te, pre­ci­sa­men­te en el momen­to en que COVID-19 está en su peor momen­to. Sus accio­nes a los nive­les inter­na­cio­nal y nacio­nal están soca­van­do algu­nos de los loa­bles esfuer­zos que su pro­pio gobierno está hacien­do para luchar con­tra COVID-19. El Pri­mer Minis­tro Tru­deau tie­ne una deci­sión que tomar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *