Aumen­tan los abu­sos poli­cia­les al calor del esta­do de alar­ma – La otra Anda­lu­cía

Des­de los bal­co­nes no solo se ven calles vacías. Tam­bién es posi­ble escu­char insul­tos, pre­sen­ciar agre­sio­nes y foto­gra­fiar deten­cio­nes. En pleno esta­do de alar­ma, se acu­mu­lan las denun­cias socia­les sobre la vio­len­cia apli­ca­da por dis­tin­tos cuer­pos poli­cia­les en sus actua­cio­nes. Es, a día de hoy, la otra cara de la emer­gen­cia del coro­na­vi­rus.

En un piso de Bara­kal­do (Biz­kaia) lo aca­ban de com­pro­bar sin nece­si­dad de mirar al bal­cón. En esta oca­sión, la vio­len­cia se regis­tró des­de den­tro del hogar, con poli­cías loca­les como pro­ta­go­nis­tas. “En este vídeo de denun­cia que nos han envia­do, la Poli­cía Muni­ci­pal de Bara­kal­do no sola­men­te entra en la casa de una fami­lia gita­na sino que ade­más agre­de impu­ne­men­te a sus mora­do­ras”, des­ta­ca SOS Racis­mo Biz­kaia.

Jus­to al final de la gra­ba­ción, entre gri­tos, se escu­cha un insul­to de uno de los agen­tes, que entra por la fuer­za a la vivien­da y va direc­ta­men­te con­tra una de las muje­res que se encon­tra­ba den­tro. “La poli­cía no pue­de entrar en un domi­ci­lio sin orden judi­cial. Este es, de nue­vo, un caso de abu­so poli­cial come­ti­do hacia per­so­nas gita­nas, un colec­ti­vo al que no se le reco­no­cen los mis­mos dere­chos que al res­to de la

Este hecho se ha regis­tra­do ape­nas unos días des­pués del epi­so­dio vivi­do (y gra­ba­do) en el barrio San Fran­cis­co de Bil­bao, don­de agen­tes de la Ertzain­tza gol­pea­ron y arres­ta­ron a un joven enfer­mo y a su madre, que implo­ró que le deja­ran. Este caso ha sido tras­la­da­do por la direc­ción de la Ertzain­tza al área de Asun­tos Inter­nos.

En las últi­mas horas, el dia­rio El Correo ha fil­tra­do par­te del ates­ta­do poli­cial, en el que los agen­tes ase­gu­ran que el joven les escu­pió al gri­to de que tenía coro­na­vi­rus, y que la madre les inten­tó agre­dir. La ver­sión poli­cial ase­gu­ra ade­más que uno de los agen­tes resul­tó lesio­na­do “en un ojo y en un hom­bro” por un “com­pues­to quí­mi­co que les arro­ja­ron des­de las ven­ta­nas”.

Sobre este mis­mo caso, varias aso­cia­cio­nes que tra­ba­jan en el ámbi­to de la salud men­tal –entre las que se encuen­tran Zoroa de Eus­ka­di, GAM de Valen­cia u Orgu­llo Loco Madrid– han dado a cono­cer un mani­fies­to en el que cri­ti­can lo ocu­rri­do en Bil­bao y recha­zan “cual­quier inter­ven­ción poli­cial que uti­li­ce la vio­len­cia racis­ta y machis­ta como recur­so para garan­ti­zar res­tric­cio­nes en el espa­cio públi­co y que al mis­mo tiem­po no reco­noz­ca nues­tra diver­si­dad psí­qui­ca”.

“Va en aumen­to”

Este caso ha teni­do reper­cu­sión a nivel del Esta­do, don­de aflo­ran tam­bién las denun­cias sobre casos de abu­so poli­cial al calor de la emer­gen­cia del coro­na­vi­rus. “Lle­gan denun­cias todos los días de todos los pun­tos de Espa­ña sobre vio­len­cia poli­cial. Va en aumen­to, muy en aumen­to”, seña­lan a Públi­co des­de Es Racis­mo, la ini­cia­ti­va pro­mo­vi­da por SOS Racis­mo para reco­ger denun­cias.

“Esta­mos per­ci­bien­do un aumen­to, sobre todo por la vía comu­ni­ca­ti­va”, coin­ci­de en seña­lar Kai­re Ba, inte­gran­te de SOS Racis­me en Cata­lun­ya. En tal sen­ti­do, indi­ca que en los últi­mos días han lle­ga­do dis­tin­tos mate­ria­les audio­vi­sua­les en los que se regis­tran casos de abu­sos por par­te de agen­tes.

En el Ser­vi­cio de Aten­ción y Denun­cias de esta orga­ni­za­ción en Bar­ce­lo­na ya han reci­bi­do denun­cias con­cre­tas, al tiem­po que resul­ta espe­cial­men­te inten­so el “boom de denun­cias a tra­vés de las redes socia­les”, apun­ta Ba. Muchas de esas denun­cias, aña­de, tie­nen rela­ción con actua­cio­nes de la Guar­dia Urba­na de Bar­ce­lo­na.

“El racis­mo poli­cial habi­tual se hace más impu­ne: cual­quier iden­ti­fi­ca­ción racis­ta pue­de con­du­cir a una agre­sión”, sub­ra­ya SOS Racis­mo en uno de sus últi­mos men­sa­jes sobre este tema, que ha dado lugar a una cam­pa­ña de denun­cia en las redes.
Cos­tu­re­ros iden­ti­fi­ca­dos

En ese con­tex­to, el Sin­di­ca­to Man­te­ro de Bar­ce­lo­na denun­ció que la Guar­dia Urba­na ha iden­ti­fi­ca­do a dos inte­gran­tes del equi­po de cos­tu­re­ros que estos días pre­pa­ra mas­ca­ri­llas y batas para los hos­pi­ta­les cata­la­nes. “Cuan­do salían del taller de pro­duc­ción la Guar­dia Urba­na les ha para­do para pre­gun­tar dón­de iban. Han expli­ca­do que son cos­tu­re­ros y que están tra­ba­jan­do en la pro­duc­ción de mate­rial sani­ta­rio”, rela­ta el sin­di­ca­to.

Sin embar­go, los agen­tes, “con menos­pre­cio”, les pidie­ron la iden­ti­fi­ca­ción per­so­nal. Al com­pro­ba­ron que no tenían el docu­men­to de iden­ti­dad de extran­je­ros “les han dicho que no pue­den vol­ver al taller a coser mate­rial sani­ta­rio”, seña­la.

El sin­di­ca­to de Man­te­ros denun­ció este “acto racis­ta de la Guar­dia Urba­na de Bar­ce­lo­na” y sub­ra­yó que con­fían poder seguir pro­du­cien­do “el mate­rial que tan­to nece­si­tan los hos­pi­ta­les”. De hecho, seña­lan que esta mis­ma sema­na hicie­ron entre­ga de “las pri­me­ras batas médi­cas a la direc­to­ra del Hos­pi­tal de Gra­no­llers”.

Otro epi­so­dio rela­cio­na­do con la Poli­cía pro­vie­ne de Cas­te­llar del Vallès, en la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na. Allí se ve a dos agen­tes de la Poli­cía Local rodean­do a un joven que esta­ba mon­ta­do en una moto. Tras una dis­cu­sión, uno de los agen­tes aca­ba insul­tan­do al moto­ris­ta y lan­zán­do­lo al sue­lo para dete­ner­le.

El alcal­de de esa loca­li­dad, Igna­si Gimé­nez (PSC), ase­gu­ró que el joven había sido iden­ti­fi­ca­do y denun­cia­do en dos oca­sio­nes por incum­plir el esta­do de alar­ma.

Según los últi­mos datos de Inte­rior, a fecha 31 de mar­zo se habían regis­tra­do en Espa­ña 2.136 deten­cio­nes, mien­tras que las mul­tas alcan­za­ban ya las 252.129. Sólo el día 31 hubo 18.066 pro­pues­tas de san­ción y 150 deten­cio­nes.

Fuen­te: www​.publi​co​.es

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *