Venezuela.Contra el cow­boy del Pen­tá­gono, la esta­tu­ra moral de un pre­si­den­te-pue­blo. Car­ta de Nico­lás Madu­ro a los esta­dou­ni­den­ses

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 abril 2020

Para un lec­tor euro­peo que no está intere­sa­do en la polí­ti­ca inter­na­cio­nal y solo se des­pla­za por los titu­la­res, acer­ca de Vene­zue­la, dos cla­vos fijos segui­rían en su cabe­za: «Madu­ro es un dic­ta­dor» y el gobierno boli­va­riano es «un régi­men dic­ta­to­rial». Las cosas son aún peo­res si se tra­ta de radio o tele­vi­sión, don­de la infor­ma­ción es aún más rápi­da, pero que­da más impre­sio­na­da por­que está aso­cia­da con una ima­gen.

Mucho menos un joven lec­tor com­pren­de­rá de inme­dia­to lo que sig­ni­fi­ca la «fór­mu­la Norie­ga» que Trump le gus­ta­ría apli­car a Vene­zue­la, pero cier­ta­men­te en su cabe­za la defi­ni­ción de «nar­co-dic­ta­du­ra» enca­ja­rá per­fec­ta­men­te con el refrán de los medios que está acos­tum­bra­do a escu­char. Ante de todo, se tie­ne que acla­rar que la figu­ra cris­ta­li­na del pre­si­den­te vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro, no per­mi­te com­pa­ra­cio­nes con la ambi­gua de Norie­ga.

Dicho esto, cabe seña­lar que recor­dan­do explí­ci­ta­men­te la agre­sión a Pana­má (el 20 de diciem­bre de 1989), la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na evo­ca un esce­na­rio espe­cí­fi­co. De hecho, esa ope­ra­ción se con­si­de­ra como el pri­mer acto de un guión que Esta­dos Uni­dos lue­go reac­ti­va­ría en otras oca­sio­nes. En aquel momen­to, sur­ge el papel de los medios en la pre­pa­ra­ción del ata­que y se obser­van los pre­tex­tos uti­li­za­dos para jus­ti­fi­car la agre­sión: la «res­tau­ra­ción de la demo­cra­cia» con­tra un «dic­ta­dor nar­co­trá­fi­can­te» y la «nece­si­dad de pro­te­ger a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses pre­sen­tes en el área del Canal de Pana­má», cuyo con­trol fue la razón prin­ci­pal de la inter­ven­ción mili­tar.

Tam­bién para jus­ti­fi­car el nue­vo ata­que a la Vene­zue­la boli­va­ria­na y enviar una flo­ta mili­tar a las cos­tas vene­zo­la­na y mexi­ca­na con el pro­pó­si­to de un blo­queo naval, Trump y su secre­ta­rio de defen­sa, Mark Esper, han uti­li­za­do razo­nes simi­la­res: «No per­mi­ti­re­mos, dije­ron, que los car­te­les las dro­gas ame­na­zan la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses apro­ve­chan­do de la pan­de­mia». Y los esce­na­rios que se abren son tan inquie­tan­tes como los ya vis­tos en todas las situa­cio­nes en las que el gen­dar­me nor­te­ame­ri­cano que­ría «res­tau­rar la demo­cra­cia».

Por esta razón, la car­ta de Madu­ro para el pue­blo esta­dou­ni­den­se, que está sien­do ase­si­na­do por el coro­na­vi­rus y por la som­bría tor­pe­za del cow­boy del Pen­tá­gono adquie­re par­ti­cu­lar impor­tan­cia. Des­pués de expre­sar soli­da­ri­dad, dolor y cons­ter­na­ción, por las con­se­cuen­cias cau­sa­das en los Esta­dos Uni­dos por el Covid-19, el pre­si­den­te vene­zo­lano advier­te al pue­blo nor­te­ame­ri­cano sobre las manio­bras mili­ta­res de Trump y sus moti­va­cio­nes reales, en este año de elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en los EE.UU.

Bajo el pre­tex­to de la lucha con­tra las dro­gas, basa­do en «acu­sa­cio­nes infa­mes», escri­be Madu­ro, Trump orde­nó el mayor des­plie­gue mili­tar vis­to en trein­ta años en nues­tra región, “con el obje­ti­vo de ame­na­zar a Vene­zue­la y lle­var a la región a un con­flic­to de gue­rra cos­to­so, san­grien­to y de dura­ción inde­fi­ni­da”.

El pre­si­den­te vene­zo­lano expli­ca los ante­ce­den­tes que pre­pa­ra­ron esta ope­ra­ción, pues­ta en mar­cha por William Barr el 26 de mar­zo: un Fis­cal Gene­ral, escri­be, de dudo­sa inde­pen­den­cia, ya que acon­se­jó la inva­sión de Pana­má con­tra Norie­ga y ayu­dó a cubrir las irre­gu­la­ri­da­des del Escán­da­lo Irán-Con­tras. Si bien la mis­ma infor­ma­ción del depar­ta­men­to de Amé­ri­ca del Nor­te mues­tra que Vene­zue­la no es una ruta impor­tan­te de trán­si­to de dro­gas a los Esta­dos Uni­dos, “como lo son los paí­ses alia­dos de Esta­dos Uni­dos como Colom­bia o Hon­du­ras”, Barr acu­só a algu­nos diri­gen­tes del pro­ce­so boli­va­riano, empe­zan­do por su pre­si­den­te, de ser nar­co­tra­fi­can­tes.

Des­pués de denun­ciar una vez más las medi­das cri­mi­na­les coer­ci­ti­vas y uni­la­te­ra­les que impi­den al país boli­va­riano la com­pra de medi­ca­men­tos, que son vita­les para enfren­tar la pan­de­mia, Madu­ro recuer­da al pue­blo nor­te­ame­ri­cano la dife­ren­cia entre la polí­ti­ca del socia­lis­mo boli­va­riano y la de Trump.

«Hoy la cri­sis está empeo­ran­do, dice, sim­ple­men­te por­que Trump no está dis­pues­to a trans­for­mar el sis­te­ma de salud en bene­fi­cio de la pobla­ción” y no en bene­fi­cio de las impre­sa pri­va­da de la salud, de las com­pa­ñías de segu­ros y de las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas.

En Vene­zue­la, escri­be el pre­si­den­te, “no que­re­mos un con­flic­to arma­do en nues­tra región, sino rela­cio­nes fra­ter­nas, coope­ra­ción, inter­cam­bio y res­pe­to. No pode­mos acep­tar ame­na­zas béli­cas, ni blo­queos, ni tam­po­co la inten­ción de ins­ta­lar un tute­la­je inter­na­cio­nal que vio­la nues­tra sobe­ra­nía y des­co­no­ce los avan­ces del últi­mo año en el diá­lo­go polí­ti­co sin­ce­ro entre el gobierno y gran par­te de la opo­si­ción vene­zo­la­na que desea solu­cio­nes polí­ti­cas y no gue­rras por el petró­leo».

En este sen­ti­do, Madu­ro ha acti­va­do recien­te­men­te el Con­se­jo de Esta­do, un orga­nis­mo de emer­gen­cia, pre­vis­to por la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na, den­tro del cual el pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal, Luis Parra, en nom­bre de la opo­si­ción no gol­pis­ta, ha fir­ma­do un nue­vo lla­ma­mien­to a la uni­dad nacio­nal que recha­za cual­quier tipo de inter­fe­ren­cia exter­na.

Por lo tan­to, Madu­ro le pidió al pue­blo esta­dou­ni­den­se «dete­ner la locu­ra de Trump», reco­no­cién­do­se a sí mis­mo en el sue­ño común de Mar­tin Luther King quien, como dijo una vez Hugo Chá­vez, «tam­bién es el sue­ño de Vene­zue­la y de su gobierno revo­lu­cio­na­rio».

Un lla­ma­mien­to que mues­tra una vez más la supe­rio­ri­dad moral del socia­lis­mo boli­va­riano y de su pre­si­den­te sobre el caza­rre­com­pen­sas de la Casa Blan­ca y sus vasa­llos, como el pre­si­den­te colom­biano Duque. El ahi­ja­do de Uri­be lle­gó has­ta recha­zar dos máqui­nas para ana­li­zar el coro­na­vi­rus que Madu­ro que­ría enviar­le. Trump tam­bién negó al gobierno boli­va­riano la sus­pen­sión de las «san­cio­nes» a la aero­lí­nea Con­via­sa, para per­mi­tir que cien­tos de ciu­da­da­nos vene­zo­la­nos regre­sen a casa des­de los Esta­dos Uni­dos.

Y mien­tras el gobierno boli­va­riano está dan­do la bien­ve­ni­da a cien­tos de com­pa­trio­tas a sus fron­te­ras que regre­san a pie des­de Ecua­dor o Bra­sil, varias voces ya están aumen­tan­do en res­pues­ta a la car­ta de Madu­ro. El cono­ci­do direc­tor Oli­ver Sto­ne ha denun­cia­do «la fal­ta de decen­cia y huma­ni­dad» de la polí­ti­ca exte­rior de Amé­ri­ca del Nor­te que, dijo, «inclu­so en medio de una pan­de­mia, no hace más que aumen­tar las medi­das coer­ci­ti­vas que cau­sa­rán un sufri­mien­to muy gra­ve a la pobla­ción vene­zo­la­na».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: