Perú. ¿Y quién pro­te­ge a los pre­sos? COVID-19 ingre­sa a penales

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de abril de 2020

El Ins­ti­tu­to Nacio­nal Peni­ten­cia­rio del Perú (INPE) infor­mó que un agen­te peni­ten­cia­rio y cua­tro inter­nos del Penal del Callao (Sari­ta Colo­nia) die­ron posi­ti­vo a la prue­ba de coronavirus.

El INPE pre­ci­só que el agen­te peni­ten­cia­rio con­ta­gia­do tra­ba­ja­ba en el Esta­ble­ci­mien­to Tran­si­to­rio para reos en cár­cel de Lima, más cono­ci­do como la Car­ce­le­ta de Lima.

“Actual­men­te se encuen­tra en cua­ren­te­na en su domi­ci­lio y bajo vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca, siguien­do los pro­to­co­los de acuer­do con lo dis­pues­to por el Minis­te­rio de Salud”, infor­mó el INPE.

El orga­nis­mo dis­pu­so el cie­rre tem­po­ral de la Car­ce­le­ta de Lima, como medi­da pre­ven­ti­va. Resal­tó que rea­li­za accio­nes de lim­pie­za, fumi­ga­ción y desinfección.

“El INPE tam­bién dis­pu­so que se habi­li­te la villa que está ubi­ca­da en la par­te exter­na del penal de Ancón II, zona que se encuen­tra afue­ra del recin­to peni­ten­cia­rio, como lugar de ais­la­mien­to para casos que even­tual­men­te afec­ten a sus ser­vi­do­res”, narra au comunicado.

El INPE, por otro lado, tras­la­dó a cua­tro inter­nos del Penal del Callao a un hos­pi­tal cer­cano, lue­go de que pre­sen­ta­ran sin­to­ma­to­lo­gía del coro­na­vi­rus. Los reclu­sos die­ron posi­ti­vo a la prue­ba del COVID-19.

“Los cua­tro inter­nos se encuen­tran actual­men­te reci­bien­do aten­ción médi­ca espe­cia­li­za­da y bajo vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca. El INPE reali­zó las coor­di­na­cio­nes con el Coman­do COVID-19, para la inme­dia­ta inter­ven­ción sani­ta­ria a car­go del Min­sa en dicho penal”, dijo.

Final­men­te infor­mó que per­so­nal espe­cia­li­za­do lle­gó al Penal del Callao, para rea­li­zar prue­bas de des­car­te y acti­var los pro­to­co­los correspondientes.

Adver­ten­cia de la Defen­so­ría del Pueblo

La Defen­so­ría del Pue­blo soli­ci­ta al INPE extre­mar medi­das de pre­ven­ción fren­te al bro­te de COVID-19 en los esta­ble­ci­mien­tos peni­ten­cia­rios a nivel nacional.

Tal como lo seña­ló en diver­sos pro­nun­cia­mien­tos públi­cos, la posi­bi­li­dad de que el coro­na­vi­rus ingre­sa­ra a esta­ble­ci­mien­tos peni­ten­cia­rios deman­da­ba por par­te del Esta­do pla­nes de pre­ven­ción y aten­ción debi­da­men­te imple­men­ta­dos y financiados.

Medi­das urgentes

«Reite­ra­mos que la rápi­da pro­pa­ga­ción de este virus es alta­men­te pro­ba­ble, debi­do a las con­di­cio­nes de haci­na­mien­to y fal­ta de higie­ne que exis­ten en el penal del Callao, como en los 67 pena­les a nivel nacio­nal» indí­có la Defensoría.

El men­cio­na­do cen­tro fue cons­trui­do para reci­bir a 572 per­so­nas, pero hoy alber­ga a más de 3200. Ade­más, se debe tener en cuen­ta que exis­ten 11 536 pri­va­dos de liber­tad en el país que pade­cen enfer­me­da­des cró­ni­cas, en los cua­les el COVID-19 pue­de gene­rar serias com­pli­ca­cio­nes en su salud.

Ins­ta al INPE a coor­di­nar con el Minis­te­rio de Salud con la fina­li­dad de rea­li­zar el pro­to­co­lo de prue­bas a todos los inter­nos del penal del Callao y sus tra­ba­ja­do­res, así como tam­bién a las per­so­nas con las que ha teni­do con­tac­to el tra­ba­ja­dor del esta­ble­ci­mien­to tran­si­to­rio de Lima.

Es nece­sa­rio pre­pa­rar ambien­tes ade­cua­dos ante los casos que requie­ran ais­la­mien­to y hos­pi­ta­li­za­ción, tan­to para el per­so­nal peni­ten­cia­rio como para la pobla­ción penal.

De otro lado, con­si­de­ró indis­pen­sa­ble abrir un canal ofi­cial de comu­ni­ca­ción con las fami­lias de los inter­nos y tra­ba­ja­do­res peni­ten­cia­rios a fin de pre­ve­nir la difu­sión de fal­sas noticias.

Final­men­te, reite­ró la obli­ga­ción del INPE de garan­ti­zar el dere­cho a la salud y dig­ni­dad de todo su per­so­nal, así como de la pobla­ción peni­ten­cia­ria a nivel nacional.

Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos urge a los Estados

La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) urge a los Esta­dos enfren­tar la gra­ví­si­ma situa­ción de las per­so­nas pri­va­das de liber­tad en la región.

En tal sen­ti­do invo­có a adop­tar medi­das urgen­tes para garan­ti­zar la salud y la inte­gri­dad de esta pobla­ción y de sus fami­lias fren­te a los efec­tos de la pan­de­mia del COVID-19.

Pide ase­gu­rar las con­di­cio­nes dig­nas y ade­cua­das de deten­ción en los cen­tros de pri­va­ción de la liber­tad, de con­for­mi­dad con los están­da­res inter­ame­ri­ca­nos de dere­chos humanos.

En par­ti­cu­lar, la Comi­sión ins­ta a los Esta­dos a redu­cir la sobre­po­bla­ción en los cen­tros de deten­ción como una medi­da de con­ten­ción de la pandemia.

El pedi­do de la CIDH se adop­tó en el mar­co de su Sala de Coor­di­na­ción y Res­pues­ta Opor­tu­na e Inte­gra­da a la cri­sis en rela­ción con la pan­de­mia del COVID-19 (SACROI COVID-19).

Recor­dó a los Esta­dos los Prin­ci­pios y Bue­nas Prác­ti­cas sobre la Pro­tec­ción de las Per­so­nas Pri­va­das de Liber­tad en las Amé­ri­cas.

Cua­tro reco­men­da­cio­nes de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na:1. Adop­tar medi­das para enfren­tar el haci­na­mien­to de las uni­da­des de pri­va­ción de la liber­tad, inclui­da la reeva­lua­ción de los casos de pri­sión pre­ven­ti­va con el fin de iden­ti­fi­car aque­llos que pue­den ser sus­ti­tui­dos por medi­das alter­na­ti­vas a la pri­va­ción de la liber­tad, dan­do prio­ri­dad a las pobla­cio­nes con mayor ries­go de salud fren­te a un even­tual con­ta­gio del COVID-19. 2. Eva­luar de mane­ra prio­ri­ta­ria la posi­bi­li­dad de otor­gar medi­das alter­na­ti­vas como la liber­tad con­di­cio­nal, arres­to domi­ci­lia­rio, o liber­tad anti­ci­pa­da para per­so­nas con­si­de­ra­das en el gru­po de ries­go como per­so­nas mayo­res, per­so­nas con enfer­me­da­des cró­ni­cas, muje­res emba­ra­za­das o con niños a su car­go y para quie­nes estén pron­tas a cum­plir con­de­nas. 3. Ade­cuar las con­di­cio­nes de deten­ción de las per­so­nas pri­va­das de liber­tad par­ti­cu­lar­men­te en lo que res­pec­ta a ali­men­ta­ción, salud, sanea­mien­to y medi­das de cua­ren­te­na para impe­dir el con­ta­gio intra­mu­ros del COVID-19. Garan­ti­zar en par­ti­cu­lar que todas las uni­da­des cuen­ten con aten­ción médi­ca y pro­veer espe­cial aten­ción a las pobla­cio­nes en par­ti­cu­lar situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, inclui­das las per­so­nas mayo­res. 4. Esta­ble­cer pro­to­co­los para la garan­tía de la segu­ri­dad y el orden en las uni­da­des de pri­va­ción de la liber­tad, en par­ti­cu­lar para pre­ve­nir actos de vio­len­cia rela­cio­na­dos con la pan­de­mia y res­pe­tan­do los están­da­res inter­ame­ri­ca­nos en la materia

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.