Perú. Cuan­do lavar­se las manos es un dere­cho pen­dien­te

Por Maria del Car­men Saca­sa* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de abril de 2020

En tiem­pos de pan­de­mia, ¿Cómo se lavan las manos quie­nes no tie­nen agua?

El avan­ce del coro­na­vi­rus (COVID-19) ha arro­ja­do luz sobre caren­cias en los sis­te­mas de salud a nivel mun­dial y sobre lo cru­cial que pue­de ser tomar medi­das rápi­das para pro­te­ger a la pobla­ción. En esa línea, se ha hecho mucho énfa­sis en la pre­ven­ción del virus, en las medi­das sani­ta­rias que cada uno pue­de y debe tomar para fre­nar el con­ta­gio. Una de estas es el fre­cuen­te lava­do de manos. Pero ¿cómo pue­den hacer­lo las más de 3 millo­nes per­so­nas en Perú que no tie­nen acce­so a agua pota­ble de mane­ra direc­ta? ¿Cómo pue­den los 50 millo­nes de per­so­nas en Amé­ri­ca Lati­na?

Lavar­se las manos con agua y jabón varias veces al día es una de las prin­ci­pa­les estra­te­gias para evi­tar el con­ta­gio; por­que los virus están envuel­tos en una capa lipí­di­ca —un enva­se gra­so— que es des­trui­da por el jabón de la mis­ma for­ma en la que este qui­ta la gra­sa de los pla­tos sucios. Es por esto que el fre­cuen­te lava­do de manos ha ayu­da­do a fre­nar la expan­sión de muchos otros bro­tes epi­dé­mi­cos, des­de el cóle­ra has­ta el ébo­la.

En efec­to, en 1991, al ini­cio del bro­te del cóle­ra que afec­tó al Perú duran­te ese año a 322 562 per­so­nas y pro­vo­có 2909 muer­tes, solo el 51% de los perua­nos tenía acce­so a agua pota­ble y el 41% a sanea­mien­to. Hacia el año 2000, una vez con­tro­la­da esta epi­de­mia, cer­ca de 70% de los perua­nos tenía acce­so a agua pota­ble, un fac­tor deci­si­vo en fre­nar su expan­sión.

El acce­so con­ti­nuo y segu­ro al agua pota­ble es fun­da­men­tal para el des­en­vol­vi­mien­to de la vida, para ase­gu­rar una ade­cua­da higie­ne y fre­nar epi­de­mias. Recien­te­men­te el Cen­tro de Con­trol de Enfer­me­da­des de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, ha encon­tra­do evi­den­cia de trans­mi­sión oral-fecal del COVID-19. Esto real­za la nece­si­dad, de no sólo un ade­cua­do acce­so al agua pota­ble, sino un ade­cua­do acce­so al sanea­mien­to para evi­tar la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad a tra­vés del con­tac­to direc­to e indi­rec­to con heces.

En la actua­li­dad, de acuer­do con el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca e Infor­má­ti­ca (INEI), el 90.7% de la pobla­ción urba­na el Perú tie­nen acce­so a agua por red públi­ca, ya sea a tra­vés de red den­tro del domi­ci­lio o pilón (fuen­te de agua comu­ni­ta­ria). Sin con­si­de­rar el pilón, este núme­ro se redu­ce a 85%. Y en zonas rura­les, se redu­ce aún más, a un 74.4%, exis­tien­do muni­ci­pios con un acce­so infe­rior al 50%. Esto es 3 millo­nes de perua­nos sin acce­so a agua pota­ble.

Asi­mis­mo, tener acce­so a la red de agua no es lo mis­mo a un acce­so con­ti­nuo duran­te las 24 horas del día. Según un infor­me de la Comi­sión Eco­nó­mi­ca Para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CEPAL) del 2018, de 16 ciu­da­des eva­lua­das en Perú, solo un 19% tie­ne un abas­te­ci­mien­to pro­me­dio supe­rior a 22 horas, y un 56 % tie­ne uno de más de 12 horas. De acuer­do al pro­gra­ma de moni­to­reo con­jun­to UNICEF-OMS, el 82% de la pobla­ción de Latam tie­ne acce­so a agua pota­ble segu­ra, mien­tras que sólo el 37% a un sanea­mien­to segu­ro. Estos núme­ros ponen en pers­pec­ti­va la vul­ne­ra­bi­li­dad de la región fren­te a trans­mi­sión no sólo del COVID, sino tam­bién de enfer­me­da­des trans­mi­ti­das por el agua.

Como vemos si una per­so­na que no tie­ne acce­so a agua pota­ble ya se encuen­tra en una con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, esto se exa­cer­ba toda­vía más en el esce­na­rio de una pan­de­mia. Así, la fal­ta de agua no solo limi­ta sus posi­bi­li­da­des de desa­rro­llar­se ple­na­men­te, con acce­so ase­gu­ra­do a ser­vi­cios bási­cos, sino que la pone en mayor ries­go de con­traer y trans­mi­tir el virus. Y esto no úni­ca­men­te por no poder lavar­se las manos, sino por tener que salir a bus­car agua y enfer­mar­se al tomar agua no pota­ble.

El agua es un asun­to fun­da­men­tal para limi­tar el avan­ce de la pan­de­mia. Por una par­te, el acce­so a agua pota­ble ase­gu­ra la posi­bi­li­dad de un lava­do de manos fre­cuen­te, lavar la ropa y super­fi­cies don­de el virus podría per­ma­ne­cer y, a su vez, per­mi­te a la pobla­ción que­dar­se en casa sin expo­ner­se al salir a bus­car­la. Redu­ce, tam­bién, el ries­go de con­ta­gio de otras enfer­me­da­des trans­mi­ti­das por el agua, como el den­gue, que podrían incre­men­tar la vul­ne­ra­bi­li­dad de las per­so­nas fren­te al virus. Por otra par­te, en el caso de con­ta­gio, el acce­so con­ti­nuo a agua pota­ble de cali­dad per­mi­te el fun­cio­na­mien­to ade­cua­do de los ser­vi­cios de salud, ya sea en un hos­pi­tal, clí­ni­ca o en cua­ren­te­na.

Para enfren­tar el desa­fío que supo­ne esta caren­cia, des­de el 19 de mar­zo el Ser­vi­cio de Agua Pota­ble y Alcan­ta­ri­lla­do de Lima (Seda­pal) está entre­gan­do agua pota­ble gra­tui­ta­men­te a quie­nes no tie­nen acce­so en sus hoga­res. Des­de el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo apo­ya­re­mos a Seda­pal a tra­vés de la ela­bo­ra­ción de mapas de den­si­dad pobla­cio­nal y suge­ren­cia de rutas para opti­mi­zar la entre­ga del agua de los 52 pun­tos de car­ga de camio­nes en el dis­tri­to lime­ño de San Juan de Luri­gan­cho, dón­de habi­tan más de 1 millón de per­so­nas.

Esta medi­da debe repli­car­se en todo el país y Amé­ri­ca Lati­na, sobre todo en las zonas más des­fa­vo­re­ci­das. Reco­men­da­mos a las Empre­sas Pres­ta­do­ras de Ser­vi­cio y muni­ci­pios en toda la región a repli­car esta medi­da, sin mediar cri­te­rio alguno más que la fal­ta de agua y a bus­car medios alter­na­ti­vos de hacer lle­gar agua a las comu­ni­da­des más remo­tas, ya sea a tra­vés de entre­ga direc­ta de agua o de kits de pota­bi­li­za­ción en emer­gen­cia (SODIS, desin­fec­ción quí­mi­ca, plan­tas tem­po­ra­les o inclu­so pro­mo­vien­do el her­vi­do). Sin agua pota­ble ni sanea­mien­to para todos, no podre­mos con­te­ner el avan­ce del virus, ni ase­gu­rar la recu­pe­ra­ción de los más vul­ne­ra­bles cuan­do la cri­sis haya pasa­do. Y cuan­do haya pasa­do, debe­mos tra­ba­jar en con­jun­to para redu­cir esta bre­cha y que nadie, nun­ca más no ten­ga acce­so a agua pota­ble segu­ra.


* Maria del Car­men Saca­sa es rRe­pre­sen­tan­te Resi­den­te del PNUD en Perú.

Fuen­te: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *