Chi­le. Vivir la “cua­ren­te­na” por Covid-19 en un cam­pa­men­to (villa miseria)

Gon­za­lo Baci­ga­lu­pe /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​5 de abril de 2020

“Yo soy nana y tra­ba­jo en San­to Domin­go con un matri­mo­nio muy bueno, me han ayu­da­do bas­tan­te. Pero veo la dife­ren­cia. No ten­go nada con­tra ellos, pero soy tes­ti­go de la injus­ti­cia social que hay con res­pec­to a los niños que yo ten­go en la toma. Ellos se esfuer­zan para tener las cosas de su hija, pero acá noso­tros care­ce­mos de lo bási­co”. En la Villa muchas veces no hay elec­tri­ci­dad para poder car­gar los celu­la­res. Estos son esen­cia­les para obte­ner la infor­ma­ción des­de la escue­la, ni pen­sar en un computador.

*En cola­bo­ra­ción con Gabrie­la Almu­na, diri­gen­ta cam­pa­men­to Villa Las Loi­cas, Cartagena.

Gabrie­la (33 años) lle­va ocho años vivien­do en la región de Val­pa­raí­so. Naci­da y cria­da en San­tia­go migró a Car­ta­ge­na por­que sus abue­los son de la zona y siem­pre qui­so vivir ahí. En la casa de sus abue­los vivían muchos de sus seis tíos y tías, nume­ro­sos pri­mos y pri­mas. Era una casa peque­ñí­si­ma don­de se tur­na­ban los miem­bros de la fami­lia para dor­mir en la noche. Gabrie­la siem­pre se adap­tó a estas cir­cuns­tan­cias típi­cas de gran­des fami­lias sin medios, pero al empe­zar a tra­ba­jar espe­rar que otros deja­ran su cama para dor­mir se hizo insostenible.

Des­de los 19 años comen­zó a aho­rrar en una libre­ta de la vivien­da, pero no pudo obte­ner nin­gún bene­fi­cio, la esta­fa­ron en una pos­tu­la­ción extra­ña. Per­dió el dine­ro y al no tener car­gas no logró acce­der a un sub­si­dio estatal.

La his­to­ria de Gabrie­la no es dis­tin­ta a miles de muje­res que se orga­ni­zan con otras tra­ba­ja­do­ras para resol­ver el pro­ble­ma de vivienda.

Esto lle­vó a Gabrie­la a unir­se a 54 fami­lias para pla­ni­fi­car la toma de un sitio en los cerros que divi­den Car­ta­ge­na y San Anto­nio, para des­pués nego­ciar la com­prar del terreno a su due­ño. El terreno en la cima de un cerro arci­llo­so, ale­ja­do de la urbe era un micro-basu­ral. Sin acce­so a ser­vi­cios bási­cos como agua, luz, calles o alum­bra­do públi­co, si esta­ba pla­ga­do de dese­chos del cemen­te­rio cer­cano, ani­ma­les muer­tos y res­tos de vehícu­los. Algo muy común de los cerros de la región.

Jun­to a las fami­lias comen­za­ron a lim­piar, hacer lotes y ver los des­lin­des has­ta con­cre­tar la Villa Las Loi­cas. Debi­do a la gran deman­da de vivien­da y la con­ti­nua expul­sión de per­so­nas con menos ingre­sos des­de la ciu­dad, en tres años han lle­ga­do a 300 fami­lias a vivir a la villa. Sin ser­vi­cios bási­cos, con­si­guen agua a tra­vés de una gran man­gue­ra y elec­tri­ci­dad “col­gán­do­se de los cables”, lo cual regu­lar­men­te es des­co­nec­ta­do por Chil­quin­ta. Pero el cam­pa­men­to per­sis­te. “Nos qui­tan los cables, vamos por más cables y ahí juga­mos a la persistencia”.

Esa per­se­cu­ción es con­ti­nua, pero a pesar de ello la comu­ni­dad se orga­ni­za para apo­yar a un vecino que es elec­tro-depen­dien­te que sino está conec­ta­do a la elec­tri­ci­dad pue­de sufrir un paro car­dio-res­pi­ra­to­rio por apnea del sue­ño. Tam­bién hay per­so­nas que son insu­li­na depen­dien­te y tie­nen que man­te­ner la insu­li­na refri­ge­ra­da y, por ende, conec­tar­se a la elec­tri­ci­dad es de vida o muer­te. Hay situa­cio­nes com­pli­ca­das de vivien­da. Des­pués de tres años las casas están más esta­ble­ci­das, aun­que al prin­ci­pio pasa­ban frío y vivían en car­pas. Han ins­ta­la­do lám­pa­ras para ilu­mi­nar las calles reci­clan­do unas bote­llas y cada pasa­je tie­ne una pla­ci­ta que dise­ña­ron entre todas. Algu­nos han comen­za­do a hacer huer­tos orgánicos.

Edu­car a niños y niñas es una odi­sea. Hay niños que lite­ral­men­te cru­zan dos cerros para ir al cole­gio. Han envia­do car­tas al alcal­de y con­ce­ja­les para que se faci­li­te trans­por­te a los 30 niños de la villa para lle­gar al cole­gio en Car­ta­ge­na, sin res­pues­ta. Los niños corren ries­gos de acci­den­tes y que los abor­de gen­te como el año pasa­do en octu­bre cuan­do los siguió un hom­bre. Con el cie­rre de las escue­las debi­do a la cua­ren­te­na, el apren­di­za­je remo­to reem­pla­za la cami­na­ta. Pero Gabrie­la pien­sa que eso no es posible.

“Yo soy nana y tra­ba­jo en San­to Domin­go con un matri­mo­nio muy bueno, me han ayu­da­do bas­tan­te. Pero veo la dife­ren­cia. No ten­go nada con­tra ellos, pero soy tes­ti­go de la injus­ti­cia social que hay con res­pec­to a los niños que yo ten­go en la toma. Ellos se esfuer­zan para tener las cosas de su hija, pero acá noso­tros care­ce­mos de lo bási­co”. En la Villa muchas veces no hay elec­tri­ci­dad para poder car­gar los celu­la­res. Estos son esen­cia­les para obte­ner la infor­ma­ción des­de la escue­la, ni pen­sar en un computador.

Tam­po­co los cole­gios más vul­ne­ra­bles tie­nen una pla­ta­for­ma digi­tal para des­car­gar guías y seguir cla­ses onli­ne. Hay días en que los niños pue­den conec­tar­se y reci­ben de las pro­fe­so­ras las tareas por WhatsApp. Los niños tra­tan de res­pon­der, pero para muchos es muy difí­cil hacer­las en medio de la pre­ca­rie­dad. Apar­te de la difi­cul­tad para conec­tar­se, las madres y padres no tie­nen la edu­ca­ción para poder apo­yar a sus hijas e hijos. Muchos de ellos no tuvie­ron la opor­tu­ni­dad de educarse.

“Es com­pli­ca­do, difí­cil, fuer­te, con­fie­sa Gabrie­la. A mí me gene­ra con­tra­dic­cio­nes ser tes­ti­go de esa des­igual­dad: mi tra­ba­jo ver­sus mi reali­dad. Acá yo ten­go niños que no tie­nen una cama don­de dor­mir, menos un celu­lar. Hay otros niños que lo tie­nen todo. Yo no juz­go por­que ellos ten­gan todo, pero sí da impo­ten­cia que los míos no ten­gan nada”.

Cómo no nos va afec­tar más una pan­de­mia como esta, dice la pobla­do­ra, si nun­ca tuvi­mos nada inclu­so sin cua­ren­te­na. Sim­ple­men­te no pode­mos que­dar­nos en nues­tras casas. Siem­pre esta­re­mos más en ries­go que los “otros”. Esas fami­lias que figu­ran hoy en sus hoga­res, conec­ta­dos a sus compu­tado­res, con sus des­pen­sas lle­nas y su suel­do a fin de mes. Noso­tros hoy no tene­mos luz en el cam­pa­men­to, dice Gabriela.

Gon­za­lo Baci­ga­lu­pe
Aca­dé­mi­co y salu­bris­ta UMASS (Bos­ton) e inves­ti­ga­dor CIGIDEN. 

El Des­con­cier­to*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *