Bra­sil. Los mili­ta­res lle­ga­ron de la mano de Bol­so­na­ro

Por Emir Sader*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 05 de Abril de 2020.

.

No hay vacío en la polí­ti­ca. Siem­pre que hay un vacío, hay ins­ti­tu­cio­nes que tra­tan de lle­nar­lo. Las FF.AA. bra­si­le­ñas lo hicie­ron en 1964 y se pro­po­nen hacer­lo de nue­vo.

En 1964 los mili­ta­res for­ja­ron el vacío para inter­ve­nir, actuan­do fuer­te­men­te para ero­sio­nar al ya débil gobierno de João Gou­lart. Apo­ya­dos en la Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal, ero­sio­na­ron la legi­ti­mi­dad del gobierno y die­ron el gol­pe, en sus­ti­tu­ción de los inep­tos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les y sus par­ti­dos.

Aho­ra, de nue­vo, los par­ti­dos tra­di­cio­na­les han entra­do en cri­sis, derro­ta­dos sis­te­má­ti­ca­men­te por el PT. Bol­so­na­ro se apro­ve­chó de la nue­va cri­sis de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les para pro­po­ner­se como alter­na­ti­va. Fue un buen can­di­da­to para la dere­cha: el úni­co que tenia un cau­dal de pre­fe­ren­cias en las encues­tas, gra­cias al apo­yo de las bases tra­di­cio­na­les del PSDB, que se habían radi­ca­li­za­do hacia posi­cio­nes de extre­ma dere­cha. Con eso, Bol­so­na­ro era la úni­ca apues­ta posi­ble de la dere­cha para esta­ble­cer una manio­bra mons­truo­sa, que ter­mi­nó lle­ván­do­lo a ganar las elec­cio­nes, aun­que de for­ma frau­du­len­ta.

Su esti­lo sal­va­je y agre­si­vo, gro­se­ro, pro­yec­tó una ima­gen de líder popu­lar. El nom­bró a un ultra­neo­li­be­ral en Eco­no­mía, para garan­ti­zar el apo­yo de los gran­des empre­sa­rios. Se pre­sen­tó como la úni­ca posi­bi­li­dad de evi­tar que PT vol­vie­ra al gobierno. Arti­cu­ló mani­pu­la­cio­nes gigan­tes­cas, con la com­pli­ci­dad del Poder Judi­cial y los medios, para lle­gar al gobierno. 

Fue un buen can­di­da­to de la dere­cha, pero no es buen pre­si­den­te. No agre­ga, al con­tra­rio, apa­re­ce como un fac­tor de des­or­den del gobierno.

Él ya se había acer­ca­do al Ejér­ci­to para con­tar con el apo­yo de la ins­ti­tu­ción y per­so­nal que ocu­pe pues­tos esta­ta­les. Y tam­bién para con­tar con una ins­ti­tu­ción com­pro­me­ti­da con la repre­sión y la defen­sa del orden. Con­for­me Bol­so­na­ro fue per­dien­do apo­yo, inclu­so de los suyos, el gobierno fue lle­nán­do­se cada vez más de mili­ta­res, en acti­vi­dad y de la reser­va. Hoy com­po­nen el gobierno, mien­tras que Bol­so­na­ro se vacía, pier­de apo­yo y pier­de capa­ci­dad de acción, situa­ción aún más gra­ve por la pan­de­mia que se extien­de por todo el país. El vacío de la capa­ci­dad de gober­nar de Bol­so­na­ro ya está lle­na­do por los mili­ta­res, cada vez más com­pro­me­ti­dos, inclu­so como ins­ti­tu­ción, con este gobierno.

Para evi­tar la deli­ca­da ope­ra­ción de sus­ti­tu­ción de Bol­so­na­ro por su vice, Mou­rao, se va mili­ta­ri­zan­do cada vez más al gobierno. Los mili­ta­res ejer­cen su poder de veto de accio­nes guber­na­men­ta­les y se vuel­ven el úni­co núcleo capaz de dar un cier­to gra­do de acción a un gobierno per­di­do por la acti­tud desin­te­gra­do­ra de Bol­so­na­ro. 

No es la mejor alter­na­ti­va para la FF.AA., pero fue la que les tocó y no dejan de apro­ve­char­la, tenien­do como obje­ti­vo man­te­ner al gobierno, modi­fi­ca­do o no, y la cons­truc­ción de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que tra­ta de pre­ve­nir el regre­so de PT al gobierno. Con el colap­so de la ges­tión de Bol­so­na­ro, que pier­de no sólo apo­yo popu­lar, sino tam­bién de los medios y de gran­des sec­to­res de la cla­se media, los mili­ta­res se vuel­ven estra­té­gi­cos y tien­den a ser la colum­na ver­te­bral del gobierno.

Un pro­ce­so que se cho­ca de fren­te con la res­tau­ra­ción de la demo­cra­cia. La mili­ta­ri­za­ción del gobierno es el prin­ci­pal obs­tácu­lo para el regre­so de la demo­cra­cia en Bra­sil. Un gobierno sin legi­ti­mi­dad, sin capa­ci­dad de gober­nar, que se desin­te­gra cuan­do debe­ría coman­dar al país duran­te una gra­ve cri­sis como esta, abre el camino para el esta­ble­ci­mien­to del poder mili­tar den­tro del Esta­do.

Si hay ya un coman­do esta­ble­ci­do para sus­ti­tuir en la prác­ti­ca a Bol­so­na­ro exis­te en el terreno de las espe­cu­la­cio­nes. Como se dice en ita­liano: Si non è vero, è ben tro­vat­to.

.

*Pági­na 12 – Foto: EFE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *