Argen­ti­na. Resu­men gre­mial y social. Des­de el lunes se sabrá quie­nes cobra­rán el Ingre­so Fami­liar de Emergencia/​Con ganan­cias millo­na­rias, la empre­sa lác­tea Veró­ni­ca paga suel­dos en 4 cuotas/​Long­champs: tra­ba­ja­do­res de La Sere­ní­si­ma en con­flic­to … (Más info)

Des­de el lunes se sabrá quie­nes cobra­rán el Ingre­so Fami­liar de Emergencia

11 millo­nes de per­so­nas se pre­in­cri­bie­ron para cobrar el bono de 10 mil pesos en medio de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus. Cono­cé el cronograma.

Los más de 11 millo­nes de pre­ins­crip­tos que se regis­tra­ron para reci­bir el Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia (IFE) podrán cono­cer a par­tir de la media­no­che del lunes si reúnen los requi­si­tos para acce­der a esta pres­ta­ción extra­or­di­na­ria de $10.000, que se cobra­rá en el cur­so de este mes para paliar los efec­tos de la cua­ren­te­na por el coro­na­vi­rus.

Según cuen­ta la agen­cia Télam, la Admi­nis­tra­ción Nacio­nal de la Segu­ri­dad Social (Anses) deter­mi­nó un cro­no­gra­ma de con­sul­ta en base a la ter­mi­na­ción del DNI, a tra­vés de la pági­na web www​.anses​.gob​.ar.

En base a esto, a par­tir del pri­mer minu­to del lunes 6 de abril podrán rea­li­zar la con­sul­ta quie­nes ten­gan su docu­men­to nacio­nal de Inden­ti­dad ter­mi­na­dos en 0 y 1; el mar­tes los fina­li­za­dos en 2 y 3; y el miér­co­les los ter­mi­na­dos en 4 y 5.

En tan­to, los fina­li­za­dos en 6 y 7 podrán rea­li­zar la con­sul­ta el jue­ves 9 de abril; y los ter­mi­na­dos en 8 y 9, el vier­nes 10.

La can­ti­dad de pre­ins­crip­cio­nes para el IFE cerró el vier­nes a la noche, con un total de 11.018.398 per­so­nas regis­tra­das de acuer­do con la infor­ma­ción brin­da­da por la Anses.

En base a los núme­ros ini­cia­les dados a cono­cer por la depen­den­cia ofi­cial, la can­ti­dad de hoga­res en con­di­cio­nes de reci­bir el bono suman alre­de­dor de 3,6 millones.

Los bene­fi­cia­rios de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo y Asig­na­ción por Emba­ra­zo ‑un total de 2,4 millo­nes de bene­fi­cia­rios- ya empe­za­ron a per­ci­bir el bono de $10.000 de mane­ra auto­má­ti­ca por­que sus datos ya esta­ban car­ga­dos antes de que lle­ga­ra el coro­na­vi­rus al país.

El res­to de los bene­fi­cia­rios, que se infor­ma­rán des­de esta media­no­che, comen­za­rán a cobrar el bono de $10.000 a par­tir del pró­xi­mo 15 de abril.

Una vez que ter­mi­ne la eta­pa de con­sul­ta, a los que resul­ten bene­fi­cia­rios se les va a pedir datos de con­tac­to y la for­ma en la que reci­bi­rán el pago, que pue­de ser a tra­vés de una cuen­ta ban­ca­ria u otro meca­nis­mo que se defi­ni­rá en las pró­xi­mas horas.

Si bien el bono está pre­vis­to que se entre­gue por úni­ca vez, en caso que el ais­la­mien­to se pro­lon­gue por la pan­de­mia de coro­noa­vi­rus pue­de vol­ver a entre­gar­se en mayo.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Tras el encuen­tro con la CGT, el Gobierno ya dise­ña estra­te­gias para salir de la cua­ren­te­na y vol­ver al trabajo

Tras el encuentro con la CGT, el Gobierno ya diseña estrategias para salir de la cuarentena y volver al trabajo

El Gobierno nacio­nal defi­ne por estas horas cómo con­ti­nuar con el dis­tan­cia­mien­to social des­pués del 13 de abril, y ana­li­za «cua­tro o cin­co mode­los» en base a los resul­ta­dos de la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, que si son «posi­ti­vos» lle­va­rían a «libe­rar pau­la­ti­na­men­te algu­nos rubros y endu­re­cer­se con los gru­pos de riesgo».05/04/2020 11:16:00

Así lo anti­ci­pa­ron a NA fuen­tes ofi­cia­les, que con­si­de­ra­ron que «si los resul­ta­dos de la cua­ren­te­na son posi­ti­vos se podría empe­zar a fle­xi­bi­li­zar», y admi­tie­ron que el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez está «con­fia­do, y pare­cie­ra que es posi­ble, lograr acha­tar la cur­va de infectados».

«El mode­lo más obvio es libe­rar pau­la­ti­na­men­te algu­nos rubros y endu­re­cer­se con los gru­pos de ries­go», seña­la­ron las mis­mas fuen­tes, aun­que advir­tie­ron que «no es segu­ro que se fle­xi­bi­li­ce» el ais­la­mien­to des­pués de Sema­na Santa.

En ese mar­co, Fer­nán­dez «tie­ne de cua­tro a cin­co mode­los para salir de la cua­ren­te­na de una mane­ra orde­na­da sin poner en ries­go el ame­se­ta­mien­to de la cur­va (de con­ta­gia­dos)«, para evi­tar «lle­gar a sep­tiem­bre con un nue­vo pico».

«Segu­ra­men­te será una cua­ren­te­na más foca­li­za­da, fuer­te­men­te foca­li­za­da, con otro tipo de medi­das. No se pien­sa como algo pare­ci­do a lo que era antes de que se dic­te el ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio», señalaron. 

En ese mar­co, deta­lla­ron: «Foca­li­zar la cua­ren­te­na impli­ca que se le per­mi­ta a la gen­te ir a tra­ba­jar y vol­ver a sus casas. Algu­nos rubros defi­ni­ti­va­men­te por dos meses más no van a apa­re­cer: bares, res­tau­ran­tes, pla­zas y parques».

«Cree­mos que habrá una gran opor­tu­ni­dad, si se man­tie­ne una gran adhe­sión, de poder pro­fun­di­zar medi­das sani­ta­rias para salir bien de esto. Sería inso­por­ta­ble ver las igle­sias lle­nas de ataú­des. Ese es el espe­jo», des­cri­bie­ron las mis­mas fuen­tes, con lle­ga­da a la Quin­ta de Olivos.

Sobre la res­pues­ta de la socie­dad, el Gobierno ana­li­zó que «es más preo­cu­pan­te la acti­tud de los sec­to­res más reac­cio­na­rios, más de dere­cha y más pudien­tes, que son los que hacen la cua­ren­te­na y se que­dan en sus casas y aga­rran la cacerola».

«Los pobres, que se les com­pli­ca cum­plir con la cua­ren­te­na en 40 metros cua­dra­dos vivien­do 8 per­so­nas, final­men­te van a enten­der mejor la cri­sis que esta­mos vivien­do», eva­lua­ron cer­ca del Presidente.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Con ganan­cias millo­na­rias, la empre­sa lác­tea Veró­ni­ca paga suel­dos en 4 cuotas

Con ganancias millonarias, la empresa láctea Verónica paga sueldos en 4 cuotas

La fábri­ca san­ta­fe­ci­na le «pro­po­ne» a sus emplea­dos cobrar el suel­do de mar­zo entre el 7 y el 21 de este mes, en cua­tro cuo­tas. Los suel­dos se lle­van la mitad de la fac­tu­ra­ción, pero así y todo las ganan­cias estu­vie­ron alre­de­dor de los $ 37 millo­nes el mes pasado.04/04/2020 00:03:00

La reco­no­ci­da empre­sa san­ta­fe­ci­na de lác­teos Veró­ni­ca le «pro­pu­so» a sus tra­ba­ja­do­res pagar los suel­dos de mar­zo en cua­tro cómo­das cuo­tas. Los tra­mos se divi­di­rían en dos del 30% y en otros dos del 20%. 

Se podría pen­sar que la situa­ción eco­nó­mi­ca de la empre­sa es de cri­sis por el ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio dis­pues­to por el Gobierno Nacio­nal, pero no es el caso.

Es que a pesar de la pan­de­mia Veró­ni­ca con­ti­nuó con la pro­duc­ción por estar entre los ser­vi­cios esen­cia­les y habría gana­do unos $ 37 millo­nes netos sólo el mes pasado.

Tras la denun­cia de los tra­ba­ja­do­res, la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Indus­tria Leche­ra de la Repú­bli­ca Argen­ti­na (ATILRA) soli­ci­tó ver los libros con­ta­bles de la empre­sa, pero se lo nega­ron sistemáticamente. 

Como ante­sa­la de esta situa­ción, la empre­sa ya había comen­za­do a atra­sar­se en los pagos al gre­mio y su obra social, rete­nien­do, por lo menos, $ 10 millo­nes de pesos, según con­sig­nó el por­tal Minu­to de Cierre.

El por­tal local inves­ti­gó tam­bién que el due­ño de la empre­sa, Fran­cis­co Gon­za­lo Espi­ñei­ra, se ano­tó para el blan­queo de capi­ta­les en el exte­rior que habi­li­tó el gobierno ante­rior por varios millo­nes de dóla­res y sos­pe­chan que eva­den impues­tos sub­fac­tu­ran­do en exportaciones.

«Se auto­pa­gan la leche mucho más que el valor real, y de ese modo decla­ran menos ganan­cias y eva­den impues­tos. En el caso de Veró­ni­ca es fácil, por­que tie­ne muchos tam­bos pro­pios», le expli­có a Minu­to de Cie­rre una per­so­na de tra­to fre­cuen­te con esa empresa.

_________________________________________-

Long­champs: tra­ba­ja­do­res de La Sere­ní­si­ma en conflicto

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Por la pan­de­mia: la UBA repro­gra­mó su calen­da­rio escolar

Según infor­mó la alta casa de altos estu­dios más, la enti­dad edu­ca­ti­va, de carác­ter autó­no­ma, con el obje­ti­vo de cui­dar la salud y man­te­ner la cali­dad edu­ca­ti­va, reto­ma­rá sus cla­ses el 1 de junio de este año y las fina­li­za­rá el el 12 de mar­zo del 2021, con un lap­so de des­can­so entre el 19 de diciem­bre y el 17 de enero.

Pero la casa de altos estu­dios des­ta­có que adop­ta esta deci­sión por­que inte­gran­tes de su comu­ni­dad inte­gran gru­pos de ries­go y por­que docen­tes, no docen­tes, estu­dian­tes e inves­ti­ga­do­res jun­to a fun­cio­na­rios pres­tan ser­vi­cios esen­cia­les para la aten­ción de la salud de la población.Recordemos que la uni­ver­si­dad puso a dis­po­si­ción su red de hos­pi­ta­les, pre­pa­ra el hos­pi­tal de Clí­ni­cas para asis­tir duran­te la pan­de­mia, envía trai­lers a barrios vul­ne­ra­bles para des­com­pri­mir los cen­tros de salud, repar­te insu­mos médi­cos en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad y cuen­ta con más de sie­te mil volun­ta­rios que asis­ten en el sis­te­ma de salud públi­ca en la emergencia. 

______________________________________________________________-

Las orga­ni­za­cio­nes socia­les deman­dan más ali­men­tos y agua potable

Tra­ba­jan en la con­ten­ción de los barrios popu­la­res ante la pan­de­mia del coro­na­vi­rus. Advier­ten una deman­da cre­cien­te en come­do­res y meren­de­ros. Preo­cu­pa­ción por la fal­ta de ele­men­tos de higiene.

(Foto: Barrios de pie)

Por Gus­ta­vo Mon­tiel

En las barria­das del Conur­bano bonae­ren­se, las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res se encuen­tran en la pri­me­ra línea de con­ten­ción social fren­te a la pan­de­mia del Covid-19. En ese con­tex­to, el diag­nós­ti­co com­par­ti­do mar­ca la nece­si­dad urgen­te de una mayor inter­ven­ción esta­tal en la pro­vi­sión de ali­men­tos, agua pota­ble, ele­men­tos de higie­ne y desin­fec­ción de mane­ra direc­ta en los barrios humil­des; que no sólo va a con­te­ner social­men­te a los veci­nos, sino que a cor­to pla­zo les faci­li­ta­rá el cum­pli­mien­to del ais­la­mien­to pre­ven­ti­vo obligatorio.

Tam­bién recla­man con la mis­ma urgen­cia mayo­res par­ti­das de ali­men­tos para come­do­res y meren­de­ros, que en gran par­te se encuen­tran sobre­pa­sa­dos ante el aumen­to de la demanda.

“Se incre­men­ta sema­na a sema­na la lle­ga­da de veci­nos a come­do­res y meren­de­ros. Y ade­más se con­vier­te en un espa­cio que no es sólo abas­te­cer­se de comi­da. El que va a bus­car comi­da a veces se infor­ma, pre­gun­ta, denun­cia, ave­ri­gua”, remar­có a Tiem­po Nico­lás Caro­pre­si, del Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Excluidos-UTEP.

“Las orga­ni­za­cio­nes esta­mos preo­cu­pa­das, en pri­me­ra ins­tan­cia, en que haya ali­men­tos. Que los come­do­res no se satu­ren de gen­te, que se pue­da aten­der a la deman­da. Por­que lo que pasó con la medi­da de la cua­ren­te­na, es que fre­nas­te la eco­no­mía popu­lar, que fun­cio­na en su mayo­ría en la vía públi­ca. Hay gen­te que se que­dó sin ingre­sos de un día para el otro. Hay medi­das nacio­na­les que vinie­ron bien, el Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia, el IFE, va a ser un apor­te impor­tan­te para muchí­si­mas fami­lias”, seña­ló. “En los come­do­res y meren­de­ros esta­mos pidien­do que dupli­quen la can­ti­dad, y están refor­zan­do”, proyectó.

Res­pec­to a los come­do­res y meren­de­ros, algu­nas orga­ni­za­cio­nes mani­fes­ta­ron una pro­pues­ta audaz: que se abran nue­va­men­te todos los come­do­res de las escue­las bonae­ren­ses para que los movi­mien­tos lle­ven a cabo allí su labor ali­men­ta­ria. En ese sen­ti­do, Juan Car­los Alde­re­te, coor­di­na­dor nacio­nal de la Corrien­te Cla­sis­ta y Com­ba­ti­va, dipu­tado nacio­nal (FdT) y vecino de Gon­zá­lez Catán, La Matan­za, con­tó a Tiem­po: “Le hemos dicho a la minis­tra (de Desa­rro­llo de la Comu­ni­dad de la Pro­vin­cia) Fer­nan­da Raver­ta, que lo mejor que pue­de ocu­rrir es que abran todas las escue­las y que no se coci­ne en la casa de una fami­lia o en un come­dor, sino que se coci­ne y se atien­da en la escue­la, que se les entre­gue allí la vian­da todos los días. En ese caso iría­mos a las escue­las, las coci­nas son más gran­des, hay mayor como­di­dad para repar­tir”, apuntó.

Fuen­tes del gobierno pro­vin­cial con­fia­ron a Tiem­po que la medi­da “se ana­li­za, pero direc­ti­vos y docen­tes son muy reti­cen­tes a “com­par­tir” el espa­cio”. Por aho­ra, seña­la­ron, con­ti­nua­rán con el repar­to de bol­so­nes con los cua­les se reem­pla­zó pro­vi­so­ria­men­te al Ser­vi­cio Ali­men­ta­rio Escolar.

Ries­go sani­ta­rio y aislamiento

El esce­na­rio más temi­do por todos es que la pan­de­mia se ins­ta­le en los barrios popu­la­res. “Noso­tros pode­mos lle­var rele­va­mien­tos en los barrios don­de tene­mos pre­sen­cia, para acer­car a las auto­ri­da­des polí­ti­cas y sani­ta­rias. Por­que si en algún momen­to se sos­pe­cha de un vecino que tie­ne el virus, hay que ais­lar­lo de for­ma inme­dia­ta. Hay que sacar­lo del barrio. Por­que en los barrios popu­la­res, en una habi­ta­ción duer­men cua­tro per­so­nas, una fami­lia. El con­ta­gio pue­de cre­cer rápi­da­men­te, y no que­re­mos ni pen­sar en una epi­de­mia en los barrios popu­la­res”, advir­tió Alderete.

Y ese pun­to está liga­do a las con­di­cio­nes del ais­la­mien­to en los barrios. Por el momen­to, la idea que se impo­ne es la de un ais­la­mien­to con­tro­la­do, en un deter­mi­na­do núme­ro de man­za­nas, en un perí­me­tro. “El ais­la­mien­to indi­vi­dual es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio. Pero alguien, para que­dar­se en su casa, tie­ne que tener dos cosas: comi­da y ele­men­tos de higie­ne. Nin­gu­na de las dos ha lle­ga­do a los barrios popu­la­res. Para eso ten­dría que haber, todos los días, o por lo menos cada dos días, dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. Cree­mos que el Esta­do tie­ne que ir a los barrios popu­la­res, se lo diji­mos a los fun­cio­na­rios”, plan­teó Eduar­do Belli­bo­ni, del Polo Obrero.

De allí que, en líneas gene­ra­les, las orga­ni­za­cio­nes socia­les eva­lúen posi­ti­va­men­te la pre­sen­cia logís­ti­ca del Ejér­ci­to para dis­tri­buir ali­men­tos en dis­tri­tos como La Matan­za y Quil­mes, pero “sin pre­po­ten­cia” hacia los vecinos. 

La pro­vi­sión de agua es otro de los pun­tos crí­ti­cos en los barrios. Belli­bo­ni anti­ci­pó: “El día mar­tes nos va a reci­bir el minis­tro (Arro­yo), según nos anun­cia­ron. Vamos a lle­var un plie­go de rei­vin­di­ca­cio­nes y recla­mos, que par­ten des­de el agua pota­ble. El pri­mer pun­to es que hay muchos barrios que no la tie­nen. La gen­te no se pue­de lavar las manos si no tie­ne agua. Es un peti­to­rio para que se resuel­van pro­ble­mas como la comi­da, la dis­tri­bu­ción de kits de lim­pie­za, la coor­di­na­ción con hos­pi­ta­les públicos”.

A nivel dis­tri­tal, seña­lan; “Hay una resis­ten­cia, pero por suer­te los inten­den­tes están aflo­jan­do, incor­po­ran­do las orga­ni­za­cio­nes socia­les a los comi­tés de emer­gen­cia”, con­tó Alderete.

Sin bar­bi­jos

Varias orga­ni­za­cio­nes plan­tea­ron su preo­cu­pa­ción por­que el Esta­do aún no les envía ele­men­tos de pro­tec­ción, como bar­bi­jos, alcohol en gel y lavan­di­na, entre otros, sobre todo en come­do­res y meren­de­ros. “El vier­nes pasa­do, en el Comi­té de Emer­gen­cia Nacio­nal, les hemos plan­tea­do que esos com­pa­ñe­ros, que son mil en todo el país en nues­tro caso, no han reci­bi­do ni siquie­ra un barbijo. 

Veni­mos pidien­do medi­das de segu­ri­dad para esos com­pa­ñe­ros. Ellos mis­mos tie­nen que fabri­car sus bar­bi­jos, sabien­do que sir­ven muy poco, por­que tie­nen que ser de una tela espe­cial, los hace­mos como pode­mos. No tene­mos alcohol en gel, lo tene­mos que fabri­car noso­tros”, con­tó el dipu­tado nacio­nal Juan Car­los Alde­re­te, coor­di­na­dor de la Corrien­te Cla­sis­ta y Com­ba­ti­va. Eduar­do Belli­bo­ni, del Polo Obre­ro, con­tó: “Les hemos teni­do que com­prar noso­tros el alcohol en gel, y fabri­ca­mos care­tas por­que no hay barbijos”.

_______________________________________________________-

EMERGENCIA SOCIAL

Volun­ta­rios vir­tua­les: la crea­ti­va con­vo­ca­to­ria de Barrios de Pie

En las geo­gra­fías más humil­des, las orga­ni­za­cio­nes socia­les con­tie­nen el avan­ce de la pan­de­mia y ape­lan a la soli­da­ri­dad con ollas e inge­nio­sas propuestas

Por Pablo Bas­si | La vida en los come­do­res comu­ni­ta­rios cam­bió. Si hace vein­te días los veci­nos acu­dían a com­par­tir un almuer­zo, aho­ra van a car­gar tapers des­de una olla para­da en la puer­ta, a una dis­tan­cia pru­den­te uno de otro. La ima­gen remi­te a 2001: mili­tan­tes socia­les ‑sobre todo muje­res- que garan­ti­zan el ali­men­to; aho­ra con bar­bi­jos y guantes. 

En tiem­pos de pan­de­mia, el pro­ble­ma en cual­quier conur­bano sigue sien­do eco­nó­mi­co. La gran mayo­ría vive de chan­gas, al día. La pará­li­sis en la pro­duc­ción empu­jó a más de 10 millo­nes de per­so­nas a soli­ci­tar los diez mil pesos de emer­gen­cia que ofre­ce el Gobierno. Nin­gún bene­fi­cia­rio pue­de ser asa­la­ria­do for­mal o recep­tor de un sala­rio social complementario.

Lucía Bian­chi, coor­di­na­do­ra de Capa­ci­ta­ción e Inves­ti­ga­ción de Barrios de Pie, orga­ni­za­ción social que inte­gra la UTEP, afir­ma: “El coro­na­vi­rus pro­fun­di­za la pobre­za estruc­tu­ral en los barrios”. Y eso que toda­vía no lle­gó con el espi­ral con­ta­gio­so que podría hacer deto­nar una cri­sis sanitaria.

“Todos los esfuer­zos de las orga­ni­za­cio­nes socia­les están pues­tos en ase­gu­rar la ali­men­ta­ción”, dice Bian­chi, “y en ganar tiem­po para que la pan­de­mia no se desborde”.

Según la UTEP, duran­te la últi­ma quin­ce­na la visi­ta a come­do­res cre­ció entre un 30 y 40 por cien­to a lo lar­go de los 3000 barrios popu­la­res del AMBA, muchos sin agua pota­ble, y don­de el den­gue azo­ta con tem­pe­ra­tu­ras altas y obli­ga a las orga­ni­za­cio­nes a rele­var man­za­nas para su desinfección.

Aquí, las cua­ren­te­nas poten­cian otros emer­gen­tes: la vio­len­cia hacia las muje­res, los con­su­mos pro­ble­má­ti­cos, la vio­len­cia repre­si­va de las fuer­zas de segu­ri­dad, los pro­ble­mas de salud mental.

El ais­la­mien­to se vive de otra mane­ra a cómo se pre­ser­van los sec­to­res medios. El haci­na­mien­to hace del pasi­llo, la vere­da y la calle, la casa. Pero se res­pe­ta: hay menos cir­cu­la­ción que antes. “Que­da­te en tu barrio”, el eslo­gan de la UTEP, resul­ta efectivo.

“La pre­gun­ta que nos hici­mos fue: ¿cómo pode­mos ayu­dar los sec­to­res medios, aca­dé­mi­cos, pro­fe­sio­na­les ante esta coyun­tu­ra? Antes podía­mos dar una mano en el barrio, aho­ra no”, expli­ca Bianchi.

La res­pues­ta fue con­vo­car a perio­dis­tas, rea­li­za­do­res audio­vi­sua­les, dise­ña­do­res, abo­ga­dos, docen­tes, tra­ba­ja­do­res de la salud o cual­quier per­so­na que pue­da dar una mano de mane­ra vir­tual, para for­ta­le­cer la comu­ni­ca­ción inter­na en los barrios.

Hace fal­ta dise­ñar recur­se­ros, redac­tar pro­to­co­los o gra­bar audios didác­ti­cos para niños. Es nece­sa­ria la ima­gi­na­ción para sor­tear la mala conec­ti­vi­dad, las pocas compu­tado­ras y el puña­do de impresoras.

Tam­bién hace fal­ta apun­ta­lar una cam­pa­ña más exten­si­va: la de dona­ción de alcohol en gel, lavan­di­na y ali­men­tos no pere­ce­de­ros. Se nece­si­tan per­so­nas que pue­dan reco­lec­tar­los y espe­rar a que un agen­te sani­ta­rio los reco­ja para tras­la­dar­los a los cen­tros comunitarios.

Cual­quier intere­sa­do pue­de ofre­cer­se escri­bien­do a [email protected]​gmail.​com

_____________________________________________-

La “esen­cia­li­dad” de la pro­duc­ción en una pan­de­mia: salud colec­ti­va o ganan­cia Individual

El 19 de mar­zo el Gobierno Nacio­nal dis­pu­so el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio para el con­jun­to de la pobla­ción con el obje­ti­vo de enfren­tar la pan­de­mia Covid-19. Se tra­ta de una medi­da suma­men­te extra­or­di­na­ria que difi­cul­ta­ría la pro­duc­ción de muchos de los bie­nes y ser­vi­cios nece­sa­rios para nues­tras vidas. Por ello, la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria para el con­jun­to de la pobla­ción nació limi­ta­da. En esos lími­tes, miles de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras libran una bata­lla coti­dia­na ‑y abso­lu­ta­men­te silen­cia­da por los medios– por sus con­di­cio­nes de salud y por la posi­bi­li­dad de lle­var ade­lan­te las medi­das de pre­ven­ción nece­sa­rias. Por Julia Soul y Kari­na Cio­lli para ANRed.


La redac­cíón de las nor­mas y la auto­ri­dad incues­tio­na­da de los empresarios

En el decre­to N°297/20, el Gobierno dis­pu­so el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio para el con­jun­to de la pobla­ción y esta­ble­ció sus lími­tes. El DNU enu­me­ra a 24 sec­to­res de pro­duc­ción y ser­vi­cios cuyo per­so­nal está excep­tua­dos de cum­plir con el ais­la­mien­to ya que las tareas que desem­pe­ñan tie­nen un carác­ter esen­cial en la situa­ción de emer­gen­cia sani­ta­ria que atra­vies­ta el país. En suce­si­vas nor­mas, se suma­ron 10 sec­to­res más al día siguien­te y otros 8 el 2 de abril ante la pro­lon­ga­ción de la cuarentena.

El repa­so de estas excep­cio­nes evi­den­cia un doble obje­ti­vo por par­te del Esta­do: el pri­me­ro, ges­tio­nar las acti­vi­da­des socia­les y las tareas que se des­pren­den de la Emer­gen­cia Sani­ta­ria y la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria (ade­más del obvio per­so­nal de salud, los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de come­do­res popu­la­res y meren­de­ros, las fuer­zas de segu­ri­dad, la indus­tria de la ali­men­ta­ción, etc). El otro, sos­te­ner los resor­tes de acti­vi­dad pro­duc­ti­va que garan­ti­cen la con­ti­nui­dad de la inser­ción de la pro­duc­ción de Argen­ti­na en el mer­ca­do mun­dial – fun­da­men­ta­les para sos­te­ner las polí­ti­cas de com­pen­sa­ción y con­ten­ción social anun­cia­das. Es por ello que, ade­más de la amplia defi­ni­ción de cier­tos sec­to­res, la acti­vi­dad agro­pe­cua­ria en toda su cade­na con­ti­nua fun­cio­nan­do nor­mal­men­te, expo­nien­do a los tra­ba­ja­do­res del sec­tor a con­di­cio­nes sani­ta­rias deplorables.

La para­li­za­ción for­za­da de la pro­duc­ción de bie­nes o de ser­vi­cios es abso­lu­ta­men­te con­tra­ria al inte­rés de los empre­sa­rios indi­vi­dua­les. De allí que cada uno ellos inten­te defi­nir su acti­vi­dad como par­te de las “excep­cio­nes” y con­ti­nuar con las tareas nor­mal­men­te, hacien­do uso de la auto­ri­dad y del poder que tie­ne sobre los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que depen­den de su sala­rio. En con­tra­rio, los y las tra­ba­ja­do­res entien­den que su inte­rés inme­dia­to es pre­ser­var su salud y la de sus fami­lias, evi­tan­do los des­pla­za­mien­tos y la expo­si­ción al con­ta­gio tal y como reco­mien­dan las auto­ri­da­des. Enton­ces, la lógi­ca de pre­ven­ción de la salud de la pobla­ción dis­pues­ta por la Emer­gen­cia Sani­ta­ria lle­va a un cues­tio­na­mietno de la lógi­ca empre­sa­ria. Es por ello que la con­di­ción de esen­cial no debe­ría ser defi­ni­da uni­la­te­ral­men­te por el emplea­dor, como expre­sa un infor­me ela­bo­ra­do por Gui­ller­mo Pérez Cres­po del Taller de Estu­dios Labo­ra­les que ana­li­za la nor­ma­ti­va que regu­la la vida labo­ral duran­te la cuarentena.

¿Quién esta­ble­ce la “esen­cia­li­dad”?

El lis­ta­do de sec­to­res excep­tua­dos abar­ca una amplia red de empre­sas que ela­bo­ran pro­duc­tos, fina­les, pro­vee­do­res, empre­sas ter­ce­ri­za­das que les pres­tan ser­vi­cios, entre otras. Es así que la “esen­cia­li­dad” de las acti­vi­da­des de cada esta­ble­ci­mien­to la deci­den los empre­sa­rios, a par­tir de la inter­pre­ta­ción que reali­cen de la nor­ma­ti­va sobre el tema. Esta es la res­pues­ta uná­ni­me de la con­sul­ta rea­li­za­da a abo­ga­dos labo­ra­lis­tas, tra­ba­ja­do­res, dele­ga­dos y refe­ren­tes sin­di­ca­les de dife­ren­tes sec­to­res de la pro­duc­ción. En el trasn­cur­so de la medi­da de aila­mien­to, se advier­te que, con­tra los cri­te­rios de esen­cia­li­dad que esgri­men los empre­sa­rios, sur­gen cri­te­rios de los tra­ba­ja­do­res, dan­do lugar a con­flic­tos al inte­rior de los espa­cios de trabajo.

Des­de la vigen­cia de la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria han cir­cu­la­do denun­cias de tra­ba­ja­do­res de call cen­ters abo­ca­dos a tareas admi­nis­tra­ti­vas o comer­cia­les (de empre­sas de diver­sos rubros) que eran inti­ma­dos a con­cu­rrir al tra­ba­jo. En Mas­te­llo­ne Hnos. (prin­ci­pal gru­po del país dedi­ca­do a la indus­tria lac­tea) las y los tra­ba­ja­do­res admi­nis­tra­ti­vos fue­ron obli­ga­dos a con­ti­nuar recu­rrien­do al lugar de tra­ba­jo. Lue­go de una exi­gen­cia hacia la geren­cia el tra­ba­jo se reor­ga­ni­zó median­te “home offi­ce” y “guar­dias”. Los tra­ba­jos de remo­de­la­ción, mon­ta­je y obras tam­bién son cues­tio­na­dos: un tra­ba­ja­dor de Uni­le­ver advier­te que “siguen tra­ba­jan­do empre­sas con­tra­tis­tas hacien­do tareas de remo­de­la­ción del edfi­cio que no son de urgen­cia, expo­nien­do a ter­ce­ros y a noso­tros, los ope­ra­rios, a un flu­jo de gen­te inne­ce­sa­ria en la plan­ta”. El carác­ter esen­cial de los pro­duc­tos es otra dis­cu­sión: algu­nas Comi­sio­nes Inter­nas (Mon­de­lez, Pepsi­co, Felt Fort, Bim­bo) cues­tio­nan que las golo­si­nas y snacks sean esen­cia­les para la vida social y recla­man el aca­ta­mien­to de la cua­ren­te­na por par­te de las empresas.

A su vez, los tra­ba­ja­do­res entien­den que la pro­duc­ción esen­cial es aque­lla des­ti­na­da al mer­ca­do interno. En tér­mi­nos de un tra­ba­ja­dor de Uni­le­ver: “no cree­mos que [el jabón en pol­vo] sea un pro­duc­to esen­cial, ya que la com­pa­ñía tra­ba­ja con mucho stock y esta­mos pro­du­cien­do para expor­ta­ción a Chi­le, Para­guay, Uru­guay y Tri­ni­dad y Toba­go (…)”. La Comi­sión Inter­na del Fri­go­rí­fi­co Rio­plan­ten­se se expre­só en el mis­mo sen­ti­do res­pec­to de los nive­les de ope­ra­ción del esta­ble­ci­mien­to. La Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res Acei­te­ros dis­cu­tió con las cáma­ras empre­sa­rias la esen­cia­li­dad de una par­te impor­tan­te del sec­tor efec­ti­va­men­te liga­do al sec­tor expor­ta­dor, pero no a la Ali­men­ta­ción. Fren­te a la impo­si­bi­li­dad de impo­ner el cum­pli­mien­to de la cua­ren­te­na, la orga­ni­za­ción avan­za en el esta­ble­ci­mien­to de pro­to­co­los de pre­ven­ción y el con­trol de su cum­pli­mien­to a tra­vés de los Comi­tés Mix­tos de Segu­ri­dad e Higie­ne. El carác­ter inme­dia­to del con­su­mo del pro­duc­to es otro cri­te­rio que esgri­men las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les. En Cam­pa­na, la Unión Obre­ra Meta­lúr­gi­ca entien­de que la pro­duc­ción de la plan­ta de Tena­ris – Sider­ca no es esen­cial, pues­to que la pro­duc­ción se orien­ta a exca­va­cio­nes y per­fo­ra­cio­nes futu­ras. Sin embar­go, la empre­sa sos­tie­ne que pue­de pro­du­cir nor­mal­men­te pues­to que entra en las excep­cio­nes con­tem­pla­das para el rubro de pro­duc­ción y trans­por­te de ener­gía. En comu­ni­ca­dos emi­ti­dos ante el anun­cio de la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria y su pró­rro­ga, el sin­di­ca­to ha expre­sa­do que “(…) nin­gu­na acti­vi­dad vin­cu­la­da a la indus­tria side­rúr­gi­ca, metal­me­cá­ni­ca, auto­par­tis­ta ni meta­lúr­gi­ca de nues­tra región se encuen­tra alcan­za­da por las ezcep­cio­nes (…) para con­ti­nuar con acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas” En la actua­li­dad sólo están tra­ba­jan­do unos sesen­ta ope­ra­rios por turno en las “áreas inin­te­rrum­pi­bles” (que no pue­den dete­ner­se sin cau­sar serios dete­rio­ros a los equipos).

En rela­ción con esta con­tra­dic­ción, la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Labo­ra­lis­tas ha soli­ci­ta­do el con­trol efec­ti­vo del cum­pli­mien­to de las medi­das de ais­la­mien­to y advier­te que las nue­vas regu­la­cio­nes deben inter­pre­tar­se aten­dien­do a que “la regla es el ais­la­mien­to y la excep­ción es el fun­cio­na­mien­to de las acti­vi­da­des men­cio­na­das”. Des­de la UOM Cam­pa­na plan­tean la nece­si­dad de con­trol e ins­pec­cio­nes y sos­tie­nen que “el Decre­to deja algu­nos gri­ses [y los tra­ba­ja­do­res] corre­mos el ries­go de algún tipo de repre­sa­lia por par­te de la empresa (…)”

Tra­ba­ja­do­res, Sin­di­ca­tos y Estado.

En el sis­te­ma de rela­cio­nes labo­ra­les, las dife­ren­cias y con­flic­tos que enfren­tan a tra­ba­ja­do­res y sin­di­ca­tos con los empre­sa­rios se diri­men en ámbi­tos ins­ti­tu­cio­na­les depen­dien­tes del Minis­te­rio de Tra­ba­jo. En varios casos, la inter­ven­ción de los Minis­te­rios (pro­vin­cia­les y nacio­nal) ha for­ta­le­ci­do la lógi­ca del inte­rés par­ti­cu­lar del empre­sa­rio sobre la lógi­ca de salud públi­ca. La Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res Acei­te­ros y Des­mo­ta­do­res con­si­de­ra que la acti­vi­dad de las des­mo­ta­do­ras no revis­te carác­ter de esen­cial. En con­tra­rio, las empre­sas que sos­tie­nen su ope­ra­ción argu­men­tan­do que pro­veen mate­rias pri­mas a la ela­bo­ra­ción de insu­mos sani­ta­rios (batas, bar­bi­jos, etc) y han envia­do tele­gra­mas de inti­ma­ción a los tra­ba­ja­do­res bajo ame­na­za de des­pi­dos. En un comu­ni­ca­do el Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Acei­te­ros y Des­mo­ta­do­res de San­tia­go del Este­ro expli­ca que “(…) hemos soli­ci­ta­do la inter­ven­ción del Minis­te­rio de la Pro­duc­ción y de la Secre­ta­ría de Tra­ba­jo de la Pro­vin­cia así como del Minis­te­rio de Pro­duc­ción de la Nación (…) con resul­ta­dos nega­ti­vos en ambos casos”. Otra suer­te corrió el recla­mo del SUTNA (tra­ba­ja­do­res del neu­má­ti­co) ante el Minis­te­rio de Tra­ba­jo de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba. Este orga­nis­mo había auto­ri­za­do el fun­cio­na­mien­to de una empre­sa de neu­má­ti­cos, que se con­si­de­ra­ba inte­gra­da al sec­tor trans­por­te. Ante el recla­mo sin­di­cal, el Minis­te­rio pro­vin­cial reco­no­ció no tener atri­bu­cio­nes para decla­rar excep­cio­nes y se logró el aca­ta­mien­to del ais­la­mien­to por par­te de la empresa.

El Minis­te­rio de Tra­ba­jo decre­tó con­ci­lia­cio­nes obli­ga­to­rias al menos en dos casos: a URGARA (Peri­tos Reci­bi­do­res de Gra­nos) que el 20 de mar­zo anun­cia­rion una huel­ga por con­si­de­rar­se abar­ca­dos por la cua­ren­te­na y en el rubro pape­le­ro, para nor­ma­li­zar la pro­duc­ción en plan­tas cuyos tra­ba­ja­do­res y repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les no con­si­de­ra­ban “esen­cia­les”. En Tan­dil, la sec­cio­nal local de la UOM inte­rrum­pió la pro­duc­ción en una fábri­ca de vál­vu­las de segu­ri­dad para máqui­nas indus­tria­les de la indus­tria ali­mien­ti­cia. Ante la dispu­ta sobre la esen­cia­li­dad o no de tal tarea, empre­sa y sin­di­ca­to recu­rrie­ron a las auto­ri­da­des muni­ci­pa­les, no al Minis­te­rio de Tra­ba­jo. En el ámbi­to local enton­ces, acor­da­ron que la empre­sa pre­sen­te al Muni­ci­pio una decla­ra­ción jura­da en la que cons­te que es pro­vee­do­ra de fir­mas liga­das con el rubro de Alimentación.

Los casos y las denun­cias se mul­ti­pli­can, con dis­tin­ta suer­te para los colec­ti­vos de tra­ba­ja­do­res. Lo cier­to es que la dis­cu­sión sobre la excep­cio­na­li­dad pone de mani­fies­to que el mun­do de la pro­duc­ción está regi­do por cri­te­rios y lógi­cas incom­pa­ti­bles con lógi­cas que garan­ti­cen la pre­ven­ción colec­ti­va de la salud. Y que el carác­ter dis­per­so, con­tra­dic­to­rio y con­fu­so de las inter­ven­cio­nes de los dife­ren­tes orga­nis­mos esta­ta­les – sal­vo cuan­do medio la fuer­za sin­di­cal – ha refor­za­do los pri­me­ros. En los hechos las reso­lu­cio­nes que regu­lan la vida labo­ral ape­nas cues­tio­nan la auto­ri­dad de los empre­sa­rios indi­vi­dua­les para con­ti­nuar orga­ni­zan­do la pro­duc­ción de acuer­do con sus intere­ses. En este con­tex­to, son los tra­ba­ja­do­res, los cuer­pos de dele­ga­dos, las comi­sio­nes inter­nas y – en algu­nos casos – las orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les, los que pue­den garan­ti­zar que pre­va­lez­ca el inte­rés colec­ti­vo de la pre­ven­ción por sobre el inte­rés pri­va­do de la acu­mu­la­ción de capital.

__________________________________________________________-

TRABAJADORAS EN CUARENTENA

Mamá está en una reu­nión: doble jor­na­da labo­ral en casa

El home offi­ce o tele­tra­ba­jo en medio de la cua­ren­te­na deja en evi­den­cia muchos pro­ble­mas rela­cio­na­dos con la jor­na­da labo­ral y el tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do, que rea­li­zan mayo­ri­ta­ria­men­te las mujeres.

Por Celes­te Murillo

La ima­gen que ilus­tra este tex­to dio vuel­tas en las redes socia­les y con­vir­tió en meme una reali­dad que viven muchas muje­res que están tra­ba­jan­do des­de sus casas duran­te la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria dis­pues­ta por el gobierno (esto no es igual para todas las muje­res, muchas tra­ba­jan en sec­to­res esen­cia­lesotras son pre­ca­ri­za­das, tra­ba­jan de mane­ra infor­mal o están des­ocu­pa­das).

Sole­mos aso­ciar la idea de home offi­ce a una eje­cu­ti­va en un ambien­te cal­mo, impo­lu­to, silen­cio­so y con dis­po­si­ti­vos de últi­ma tec­no­lo­gía. Pero la reali­dad se pare­ce más a una docen­te dan­do cla­ses vir­tua­les, una emplea­da admi­nis­tra­ti­va pelean­do con el Excel o una ope­ra­do­ra de call cen­ter tra­tan­do de aten­der una lla­na­da, en un ambien­te com­par­ti­do, con mala conec­ti­vi­dad, poco espa­cio, des­or­de­na­do y mez­cla­do con la vida fami­liar (una mino­ría tie­ne un lugar exclu­si­vo en el hogar). Esa mez­cla entre fami­lia y tra­ba­jo cre­ce con el ais­la­mien­to social obligatorio.

El tele­tra­ba­jo o home offi­ce abrió ya varios deba­tes nece­sa­rios sobre la jor­na­da labo­ral en hoga­res hiper­co­nec­ta­dos. El con­trol de las empre­sas, omni­pre­sen­tes median­te herra­mien­tas infor­má­ti­cas, el pro­ble­ma de los datos de las per­so­nas que “abren” sus dis­po­si­ti­vos para tra­ba­jar, los lími­tes borro­sos de la jor­na­da labo­ral que impo­nen jefes deman­dan­tes o la faci­li­dad de la comu­ni­ca­ción trans­for­ma­da en dis­po­ner de la fuer­za de tra­ba­jo 7 días por sema­na, 24 horas al día.

Tra­ba­ja­do­ras jor­na­da com­ple­ta en todas partes

Estos pro­ble­mas, para las muje­res, muchas jóve­nes y madres sol­te­ras, se com­bi­nan con las tareas de cui­da­do, que siguen y se mul­ti­pli­can en cua­ren­te­na. Si niños y niñas no van a la escue­la, ¿quién los cui­da? ¿Quién hace la tarea con ellos, quién se encar­ga de los jue­gos? Aun­que es pro­ba­ble que el con­fi­na­mien­to en casa haya tras­to­ca­do algu­nas reali­da­des, las muje­res son las que dedi­can el doble del tiem­po a estas tareas, indis­pen­sa­bles y no remu­ne­ra­das. Pasa­ba antes de la cua­ren­te­na y pasa aho­ra. Un estu­dio recien­te del Indec mues­tra que 8 de cada 10 muje­res rea­li­zan tareas domés­ti­cas en el hogar, el doble que en el caso de los varones.

Duran­te la cua­ren­te­na, esta reali­dad se tra­du­ce en sobre­car­ga y jor­na­das que pare­cen no ter­mi­nar. Muchas muje­res rea­li­zan tele­tra­ba­jo mien­tras cui­dan a sus hijos e hijas o a per­so­nas mayo­res. Que sean ellas quie­nes rea­li­zan esas tareas no tie­ne que ver con la cua­ren­te­na sino con el rol asig­na­do a las muje­res en las socie­da­des capi­ta­lis­tas (aun­que el patriar­ca­do ya exis­tía des­de antes), encar­ga­das de las tareas del hogar y el cui­da­do infan­til, como una exten­sión de su capa­ci­dad bio­ló­gi­ca de repro­du­cir la vida (que nada tie­ne que ver con esas tareas).

Esa des­igual­dad no se ter­mi­na al salir de casa. Los roles, basa­dos en pre­jui­cios patriar­ca­les, se repro­du­cen en el mer­ca­do de tra­ba­jo. Esto ali­men­ta dife­ren­tes fenó­me­nos, des­de la bre­cha sala­rial has­ta las “pare­des de cris­tal”, como expli­ca Móni­ca Aran­ci­bia en “Bre­cha sala­rial: más tra­ba­jo y menos sala­rio para las muje­res”, cuan­do seña­la que las muje­res “están sobre­rre­pre­sen­ta­das en tareas vin­cu­la­das a las acti­vi­da­des domés­ti­cas y de cui­da­do. Es como una exten­sión del rol asig­na­do a las muje­res en sus casas tras­la­da­do al tipo de tra­ba­jo que ‘debe­rían rea­li­zar’. En la Argen­ti­na las muje­res son mayo­ría en el tra­ba­jo en casas par­ti­cu­la­res (94,7 %), en la ense­ñan­za (tres de cada cua­tro ocu­pa­dos son muje­res) y en los ser­vi­cios socia­les y de salud (dos de cada tres ocupados)”.

Te pue­de inte­re­sar: Cri­sis sani­ta­rias: más ries­gos para las mujeres

A eso se suma que, al ocu­par mucho más tiem­po en las tareas de cui­da­do no remu­ne­ra­das, las muje­res tie­nen menos horas dis­po­ni­bles para tra­ba­jar en el mer­ca­do labo­ral de for­ma paga. Según los últi­mos datos dis­po­ni­bles de la encues­ta de uso del tiem­po rea­li­za­da por el Indec en 2013, las muje­res le dedi­can en pro­me­dio 6,4 horas dia­rias a las acti­vi­da­des domés­ti­cas, mien­tras que los varo­nes des­ti­nan solo 3,4 horas. Esto hace que más muje­res que varo­nes se empleen en tra­ba­jos part-time o con mayor fle­xi­bi­li­dad horaria.

La no dis­po­ni­bi­li­dad de los ser­vi­cios que socia­li­zan aspec­tos del cui­da­do (o tra­ba­jo repro­duc­ti­vo), como las escue­las, muchos loca­les de comi­da, lava­de­ros, entre otros, mues­tran la reali­dad que viven millo­nes de muje­res que mul­ti­pli­can sus tareas en un con­tex­to de ajus­te, al no poder acce­der a la solu­ción “social” que ofre­ce el mer­ca­do. Como seña­la Lucía Orte­ga, aun­que es difí­cil medir­lo esta­dís­ti­ca­men­te, “en un con­tex­to de suba de pre­cios y dete­rio­ro de los ingre­sos tien­den a inten­si­fi­car­se las tareas del hogar, por la nece­si­dad de reem­pla­zar pro­duc­tos adqui­ri­dos en el mer­ca­do por otros rea­li­za­dos inter­na­men­te para aba­ra­tar gas­tos. Entre ellos, la ela­bo­ra­ción de ali­men­tos, el cui­da­do de adul­tos mayo­res y niños, la con­tra­ta­ción de per­so­nal de lim­pie­za. A eso se agre­ga el achi­ca­mien­to de ser­vi­cios pro­vis­tos por el Esta­do (edu­ca­ción, salud)”.

Estos pro­ble­mas hace tiem­po son par­te de las deman­das y los deba­tes en el femi­nis­mo. ¿Qué lugar tie­ne el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo en las socie­da­des orga­ni­za­das alre­de­dor de la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do y las ganan­cias de los capi­ta­lis­tas? La movi­li­za­ción de las muje­res tra­du­jo algu­nas de estas dis­cu­sio­nes en con­sig­nas como “No es amor, es tra­ba­jo no remu­ne­ra­do”, en refe­ren­cia a los pre­jui­cios patriar­ca­les (apro­ve­cha­dos hábil­men­te por el capi­ta­lis­mo) que asig­nan las tareas de cui­da­dos a las per­so­nas de un géne­ro. Visi­bi­li­zar el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo, femi­ni­za­do y no pago (del que se bene­fi­cian prin­ci­pal­men­te emplea­do­res pri­va­dos y esta­ta­les) es par­te de la crí­ti­ca de las des­igual­da­des natu­ra­li­za­das en una socie­dad des­igual por definición.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

CÓRDOBA/​CORONAVIRUS

Cua­ren­te­na| Mc Donald’s no solo no paga sala­rios: tam­bién ame­na­za con sanciones

En medio de la cua­ren­te­na, la cade­na de comi­da rápi­da, como la mayo­ría de las empre­sas, solo pien­sa en cómo dupli­car sus ganan­cias a cos­ta de la vida de sus emplea­das. Deja­mos aquí el tes­ti­mo­nio de Lari­sa, tra­ba­ja­do­ra de una de sus sucur­sa­les que la cade­na posee en Córdoba.

Por Noel Arga­ña­raz

Pri­me­ro debe­mos recor­dar que el gigan­te esta­dou­ni­den­se de comi­da rápi­da, McDonald’s, obtu­vo unos bene­fi­cios netos de 5.924 millo­nes en 2018, un 14 % más res­pec­to al año ante­rior y se cal­cu­la que el año pasa­do fue aún mayor, mien­tras atra­vie­sa cam­bios estra­té­gi­cos en su sis­te­ma de fran­qui­cias para mejo­rar la facturación.

Fren­te a las medi­das de ais­la­mien­to impues­tas por los Esta­dos por el Covid-19, estas cade­nas siguen ven­dien­do por la moda­li­dad del deli­very y pre­pa­ran com­bos para no per­der ni un centavo.

Esta empre­sa que gana unos 62 millo­nes de dóla­res por día, no quie­re pagar­les a sus tra­ba­ja­do­res en ple­na cri­sis sani­ta­ria, sino que por el con­tra­rio, ame­na­zan con apli­car sanciones.

Lari­sa, emplea­da de la fir­ma, narró a La Izquier­da Dia­rio: “La situa­ción que esta­mos vivien­do les labu­ran­tes de Mc Donalds es atroz. Los shop­pings cerra­ron el miér­co­les por la cua­ren­te­na total; pero ya hacía des­de el lunes de esa sema­na habían empe­za­do a recor­tar los pues­tos, éra­mos 2 emplea­dos en todo el local encar­gán­do­nos de todo. Lo que siguió a eso fue incer­ti­dum­bre, no sabía­mos si nos iban a pagar esa quin­ce­na que venía con el pre­sen­tis­mo o si nos iban a pagar horas míni­mas o si nos iban a pagar direc­ta­men­te. Todes pre­gun­tá­ba­mos por los gru­pos y no decían que íba­mos a reci­bir res­pues­tas cuan­do los geren­tes la tuvie­ran, ya que ellos «están al mis­mo nivel que nosotros».

La res­pues­ta nos lle­gó el 25 de mar­zo. Nos dije­ron que tenía­mos que hacer una lla­ma­da por Sky­pe, la regen­ta del local nos expli­có que la situa­ción de todos era muy dife­ren­te, ya que algu­nos había­mos lle­ga­do a tra­ba­jar, algu­nos no habían tra­ba­ja­do nin­gún día de la sema­na, y otros direc­ta­men­te no tenían pre­sen­ti­mos. En pocas pala­bras la res­pues­ta fue que no nos van a pagar la segun­da quin­ce­na de mar­zo y que está­ba­mos todos obli­ga­dos a rea­li­zar una serie de cur­sos a tra­vés de inter­net. Que a fin de mes se va a enviar una lis­ta de cada emplea­do con los cur­sos rea­li­za­dos, quie­nes no los ten­gan pue­de reci­bir has­ta sanción. “

Ya en ese mis­mo lugar de tra­ba­jo, habían denun­cia­do que un tra­ba­ja­dor se que­mó el bra­zo con acei­te y que la empre­sa no lo reco­no­ció por el hora­rio en el que fue el acci­den­te. Ejem­plos como estos, de lo poco que le impor­tan nues­tras vidas a empre­sas, sobran día a día.

Tur­nos cubier­tos por menos per­so­nal del que se nece­si­ta es mone­da corrien­te y los acci­den­tes por tener que tra­ba­jar más entre menos tra­ba­ja­do­res son lógi­cos, cuan­do debe­ría estar todo el per­so­nal tra­ba­jan­do para aten­der a tiem­po los pedidos.

Lari­sa pro­si­gue y agre­ga que ante la cua­ren­te­na “Lo úni­co que nos dije­ron es que no nos van a pagar la quin­ce­na que nos corres­pon­de y que se verá qué pasa con la pri­me­ra quin­ce­na de abril. Y a eso hay sumar­le la exi­gen­cia de un labu­ro no remu­ne­ra­do: los ben­di­tos cur­sos obli­ga­to­rios, que van a ser remu­ne­ra­dos a los pri­me­ros 5 que logran ter­mi­nar­los, con unas entra­das al cine. Aho­ra esta­mos a la espe­ra de ver qué van hacer con esta quin­ce­na, ya que muches sí tra­ba­ja­mos y nos deben esas horas. Des­pués, lo úni­co que saben decir­nos es que cada pro­vin­cia es dife­ren­te y que cada emplea­do es un caso en par­ti­cu­lar, por lo que no pue­den dar­nos una res­pues­ta con­cre­ta en general”.

En estos días, des­de el Fren­te de Izquier­da Uni­dad y des­de el PTS, veni­mos impul­san­do cam­pa­ñas para que se escu­chen nues­tras deman­das, como la inme­dia­ta prohi­bi­ción de des­pi­dos jun­to a licen­cias pagas al 100 por cien­to del sala­rio. Así como tam­bién sala­rio de cua­ren­te­na de 30 mil pesos para todes quie­nes no pue­dan tra­ba­jar por la cua­ren­te­na. Éstas son medi­das míni­mas para que las patro­na­les no se apro­ve­chen de la cri­sis sani­ta­ria para explo­tar­nos, dejar­nos sin pla­ta para vivir o comer y que nadie que­de en la calle.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

La Corrien­te Fede­ral de Tra­ba­ja­do­res de la CGT apo­ya y valo­ra el esfuer­zo de lxs tra­ba­ja­dorxs ban­ca­rixs en la reso­lu­ción de un pro­ble­ma que no gene­ra­ron, prio­ri­zan­do la soli­da­ri­dad con la socie­dad fren­te al ries­go de la pandemia. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *